Enlaces accesibilidad

El Congreso de EE.UU. salva los fondos del programa de escuchas telefónicas

  • Los legisladores rechazan una enmienda republicana para bloquear los fondos
  • La medida se ha rechazado por 217 votos en contra y 205 a favor

Por
News Conference Held To Unveil Petition Asking House To Investigate Benghazi Embassy Attack
Imágen exterior del Congreso de Estados Unídos AFP Chip Somodevilla/Getty Images/AFP

La Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos ha salvado este jueves el polémico programa de registros telefónicos de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) después de rechazar, en una ajustada votación, una enmienda que habría bloqueado sus fondos. Fue presentada por un congresista republicano con la intención de frenar el programa de espionaje secreto.

Por 217 votos en contra y 205 a favor, una diferencia de tan solo 12 votos, los legisladores han rechazado la medida, que suponía el primer esfuerzo en el Congreso para frenar el programa de espionaje secreto dado a conocer por Edward Snowden, extécnico de la NSA perseguido por Estados Unidos.

La enmienda estaba asociada a un proyecto de ley sobre gastos de defensa y habría condicionado cualquier financiación a que el Gobierno estadounidense demostrara que cada recogida de datos estaba relacionada con un individuo sujeto a una investigación.

El congresista republicano Justin Amash, autor de la enmienda, había asegurado antes de la votación que la presentó porque "el pueblo estadounidense está abrumadoramente a favor de contener la vigilancia de la NSA".

El polémico programa

La NSA y el Buró Federal de Investigaciones (FBI) tienen acceso a millones de registros telefónicos amparados en la Ley Patriota, aprobada tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en EEUU.

La amplitud y extensión de esa vigilancia no se conocía hasta que Snowden filtró a dos diarios en junio detalles de ese programa y de otro llamado PRISM, que permite a la NSA ingresar en los servidores de nueve de las mayores empresas de internet estadounidenses para espiar contactos en el extranjero de sospechosos de terrorismo.

En un comunicado enviado el martes, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, sostuvo que el Gobierno del presidente Barack Obama se oponía a la enmienda impulsada por Amash porque, a su juicio, busca "desmantelar rápidamente una de las herramientas de la lucha contra el terrorismo" de la inteligencia estadounidense.

"Instamos a la Cámara Baja a que rechace la enmienda de Amash y en su lugar se mueva hacia un enfoque que tenga en cuenta la necesidad de una revisión razonada de las mejores herramientas para garantizar la seguridad de la nación", ha dicho Carney.

El portavoz recordó que Obama "ha dicho que da la bienvenida a un debate sobre la mejor manera de salvaguardar simultáneamente la seguridad nacional y la privacidad de los ciudadanos".

Campaña de la NSA

El jefe de la NSA, el general Keith Alexander, se reunió el martes en privado con congresistas para pedirles que votaran en contra de la enmienda de Amash. Mientras, el Director Nacional de Inteligencia, James Clapper, ha advertido este jueves en un comunicado que esa medida podía "desmantelar una importante herramienta de inteligencia".

Pese a la presión de la Casa Blanca en contra de la enmienda, una mayoría de los demócratas de la Cámara Baja -111- votaron hoy a favor de la misma, mientras que 83 estuvieron en contra; mientras que entre los republicanos, 94 votaron a favor y 134 en contra.

Noticias

anterior siguiente