Anterior Las autoridades indonesias temen más de cien muertes tras estrellarse un avión en un barrio de Sumatra Siguiente El Eurogrupo rechaza la petición de Grecia de extender el segundo rescate, que expira a medianoche Arriba

Segi echa el cierre como cantera de ETA tras 33 años de violencia y adoctrinamiento

  • La organización juvenil ha ido evolucionando en nombres y objetivos

  • Se fundó en 1979 con el nombre de Jarrai en Leioa (Vizcaya)

  • Los 'cachorros' de ETA se identificaron con la kale borroka

|

El anuncio de disolución de Segi pone fin a más de treinta años de movimientos organizados de los denominados "cachorros" de ETA que comenzaron en mayo de 1979 con la fundación en Leioa (Vizcaya) de Jarrai.

"Seguir" -Jarrai-, "Levantarse" -Haika-, "Continuar" -Segi-, son expresiones que han marcado tres décadas de agitación social e intimidación en las calles del País Vasco y Navarra.

Un documento interno de 33 páginas al que tuvo acceso Efe a mediados de mayo anunciaba para este mes el paso que ahora ha dado la organización ilegalizada y avanzaba que a ella seguiría la creación de una nueva, "Kimua" (Brote), en la línea de lo que hoy auguran los portavoces de Segi al anunciar que seguirán trabajando "con instrumentos que ya existen o los que puedan surgir nuevos".

Jarrai (Seguir) surgió hace 33 años a partir de las juventudes de KAS y, desde entonces y con distintos nombres, este movimiento siempre ha sido considerado por las fuerzas de seguridad como cantera de nuevos terroristas y por el entorno etarra como "materia prima de futuros revolucionarios".

Los protagonistas de la "kale borroka"

La principal "contribución" de Jarrai a la estrategia terrorista fue la "kale borroka" que, a partir de 1988 y 1989, llevó a las calles a grupos organizados -denominados "Grupos Y"- cuyos actos de violencia callejera supusieron un poderoso instrumento de agitación social de los terroristas.

Jarrai se fusionó con la organización francesa Gazteriak en abril de 2000, con lo que nació Haika (Levantarse), cuya aparición fue saludada por ETA en un comunicado en el que se refería a sus miembros como "retoños de la lucha por la independencia del País Vasco".

En 2000 la Policía española se incautó de unos documentos a la banda terrorista en los que se demuestra la existencia de un plan por el que miembros de Haika se encargarían de perturbar, con acciones y actos en favor de la independencia vasca, el desarrollo de la cumbre de la Unión Europea que se celebró en Biarritz (Francia) en octubre de aquel año.

Baltasar Garzón dirigió una operación policial contra Haika el 6 de marzo de 2001. En la misma fueron detenidos quince personas, consideradas la cúpula dirigente de la organización.

La amenaza de la agitación

El mismo día, la organización convocó una rueda de prensa en San Sebastián en la que Asier Tapia, a la sazón portavoz de la organización, amenazó con actos de violencia en protesta por las detenciones.

La reacción de la militancia de Haika fue inmediata, con incendios, sabotajes y diversos actos vandálicos en diferentes puntos del País Vasco. Asier Tapia fue detenido, por orden del juez Garzón, acusado de apología del terrorismo y de ser responsable de los actos de violencia callejera ocurridos tras el acto informativo.

El 10 de mayo de 2001 el juez Garzón declaró la ilegalidad de Haika, a la que acusó de "formar parte de la estrategia de violencia y terror de ETA, y de animar a sus militantes a integrarse en los comandos armados de la organización terrorista".

Un mes después, Segi (Continuar) tomó el relevo de la ilegalizada Haika y el juez Garzón sólo tardó ocho meses en ilegalizar también la nueva marca al considerar a la organización un mero "sucedáneo" de Haika y parte integrante de la organización terrorista ETA-KAS-EKIN.

En junio de 2005, la Audiencia Nacional ordenó su disolución y en 2007 el Tribunal Supremo dijo que eran organizaciones terroristas y no meras asociaciones ilícitas.

Este jueves se conoció la última sentencia a miembros de Segi; Cinco miembros de la organización ilegalizada fueron condenados a seis años de prisión por integración en banda armada.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente