Enlaces accesibilidad

Grecia celebrará nuevas elecciones en junio tras fracasar todos los intentos de negociaciones

  • Fracasa la reunión de partidos para formar un gobierno de tecnócratas
  • Papulias había convocado a todos los líderes, menos a Amanecer Dorado
  • Fracasa el último intento de evitar nuevas elecciones

Por
Se espera que en junio los griegos vuelvan a votar

La presidencia de Grecia ha anunciado este martes que el país celebrará nuevas elecciones, previsiblemente el próximo mes de junio, tras fracasar todos los intentos de formar un Ejecutivo de coalición, incluida la última propuesta del presidente, Karolos Papulias, de crear un Gobierno integrado por tecnócratas.

Los líderes de las siete formaciones que obtuvieron representación parlamentaria en las elecciones del pasado domingo se reunirán este miércoles con Papulias a las 13.00 (a las 12.00 en horario peninsular español) para debatir el nombramiento de un primer ministro y un Ejecutivo de transición que dirijan el país hasta los nuevos comicios.

La fecha de la nueva cita electoral aún no ha sido anunciada, pero los plazos que establece la legislación apuntan a que se celebrarían ya el próximo mes de junio.

Sin cuerdo para formar gobierno

La convocatoria de elecciones fue anunciada tras terminar sin acuerdo la reunión celebrada este martes por Papulias con los dirigentes de cinco fuerzas parlamentarias, en la que faltaron los comunistas y los neonazis, para debatir la propuesta del presidente sobre un Ejecutivo formado por tecnócratas.

Tras el encuentro, los líderes de las formaciones políticas se han enzarzado en cruces de declaraciones y descalificaciones en las que cada uno ha acusado al contrario de haber hecho fracasar la negociación. "El país va hacia nuevas elecciones en unas condiciones muy difíciles, porque algunos pusieron los intereses de su partido por encima del interés nacional", ha indicado Evangelos Venizelos, líder del socialdemócrata Pasok, según Efe.

Venizelos ha asegurado que su partido ha hecho todo lo posible por pactar un Gobierno, bien de izquierdas con Syriza y Dimar, o bien de unidad nacional con otros partidos, pero "sin éxito" debido a la "actitud negativa" de los izquierdistas radicales, según ha manifestado.

Fotis Kuvelis, del centroizquierdista Dimar, ha acusado también a Syriza de haber provocado nuevas elecciones por su negativa a participar en un Ejecutivo junto a su partido, el Pasok, y los conservadores de Nueva Democracia (ND). El líder de Syriza, Alexis Tsipras, había instado a Dimar, Pasok y ND a usar su mayoría de 168 diputados para formar un Gobierno sin su formación, a la que las encuestas dan la victoria en caso de nuevos comicios.

"Habrá nuevas elecciones", ha asegurado por su parte el líder del partido derechista Griegos Independientes, Panos Kammenos, quien justificó su rechazo a un Gobierno de tecnócratas en que éste hubiese servido para continuar el acuerdo de austeridad con la Unión Europea, al que su partido se opone.

Kammenos ha acusado del fracaso de las negociaciones a Venizelos y a Andonis Samarás, líder de ND, de quien dijo que exigía ser nombrado primer ministro.

Aunque aún no se ha precisado fecha, la normativa electoral prevé que sean a mediados de junio. Las encuestas muestran que el partido izquierdista Syriza, que rechaza el plan de rescate y que consiguió un segundo puesto en las pasadas votaciones, se colocarían primero tras los nuevos comicios, consiguiendo 50 escaños en un Parlamento de 300, según Reuters.

Mañana miércoles se formará un Gobierno provisional, para lo que Papulias se reunirá con los líderes políticos para debatir el nombramiento de un primer ministro y un Ejecutivo de transición que dirija el país hasta los nevos comicios.

Venizelos, "muy pesimista" antes de reunirse

Poco antes de entrar al palacio, el líder de la formación socialdemócrata Pasok, Evangelos Venizelos, ya había reconocido que es "muy pesimista" sobre los eventuales resultados de la reunión.

Papulias había invitado a una reunión previa al jefe de la formación derechista Griegos Independientes, Panos Kammenos a las 13.00 (10.00 GMT), que finalmente no se ha producido. Este partido podría haberse convertido en la llave de la solución del punto muerto de las negociaciones en Grecia ya que sus 33 diputados, sumados a los 108 de la conservadora Nueva Democracia (ND) y los 41 del socialdemócrata Pasok, lograrían una cómoda mayoría en el Parlamento, de 300 escaños.

De hecho, los medios revelaron que Kammenos -antes muy contrario a un pacto con ND y Pasok- habría dicho al presidente que su partido está dispuesto a apoyar un gobierno de coalición si el país corre el riesgo de "un colapso inminente".

Sin embargo, la publicación de estas palabras ha enfadado al líder derechista que ha dicho que eran un "invento" y, por ello, se ha negado a asistir a una reunión aparte con el presidente, aunque sí ha acudido a la reunión de las 14.00 (11.00 GMT) con el resto de las formaciones políticas.

"Un gobierno de unidad nacional no puede ser formado en medio de provocaciones y mentiras", ha dicho Kammenos antes de entrar a la residencia presidencial.

Los mercados siguen inquietos por la inestabilidad política en Grecia y la Bolsa de Atenas ha sufrido el mayor castigo con un batacazo del 3,62%. El parqué ateniense logró frenar las perdidas, que llegaron a superar el 5% minutos después de conocerse el fracaso de los intentos de formar gobierno. El sector bancario heleno perdió de media un 4,9%.

Noticias

anterior siguiente