Anterior Un tribunal libio condena a muerte a un hijo de Gadafi y otros ocho responsables de aquel régimen Siguiente Competencia impone la mayor multa de su historia, de 171 millones, a 21 fabricantes y distribuidores de automóviles Arriba
El exmilitar guatemalteco Pedro Pimentel a su llegada al tribunal. EFE

Guatemala condena a 6.060 años de cárcel a un exmilitar por sus crímenes en la guerra civil

  • Pedro Pimentel partició en la matanza de 201 campesinos en 1982

  • En agosto del pasado año otros cuatro exmilitares fueron condenados

|

La justicia de Guatemala ha condenado a 6.060 años de prisión al exmilitar Pedro Pimentel por haber participado en la matanza de 201 campesinos el 7 de diciembre de 1982 en la localidad de Las Dos Erres, del municipio de La Libertad, al norte del país.

La jueza Irma Valdéz, presidenta del tribunal encargado del caso, ha dicho durante la lectura de la sentencia que las pruebas presentadas por la Fiscalía y los testimonios de los testigos demostraron la participación de Pimentel en la matanza.

El exmilitar ha sido sentenciado a 30 años de cárcel por cada uno de los 201 asesinatos, y a otros 30 por un cargo de delitos contra la humanidad, lo que suma un total de 6. 060 años, informa Efe.

En julio del pasado año, comenzó un juicio histórico contra cuatro exmilitares guatemaltecos acusados de haber participado en la citada masacre.

Daniel Martínez, Manuel Pop, Reyes Collin y Carlos Carías se declararon inocentes durante la primera sesión del juicio, aunque finalmente la justicia guatemalteca acabó condenándoles a 6.060 años de prisión, la misma condena que ha impuesto ahora a Pimentel por su participación en aquella matanza.

Genocidio en Guatemala

Guatemala sufrió entre 1960 y 196 una de las más sangrientas guerras civiles del subcontinente americano. En ella murieron más de 200.000 personas y hubo más 45.000 desaparecidos.

Según el informe de la Comisión de Esclarecimiento Histórico de la ONU, el 80% de esos crímenes fueron cometidos por el ejército y grupos paramilitares de extrema derecha.

Los indígenas mayas se conviertieron en el principal objetivo de ese genocidio, que vivió una de sus etapas más represivas bajo el mandato del general golpista Efraín Ríos Montt, entre 1982 y 1983.

Alrededor del 80% de los crímenes cometidos durante la guerra civil guatemalteca han quedado sin esclarecer.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente