Enlaces accesibilidad

Irán y EE.UU. se enzarzan por el despliegue naval en el Golfo Pérsico

  • Irán ha instado a EE.UU. a no volver a mandar su flota
  • EE.UU. ha respondido que el despligue continuará pese a las amenazas
  • Francia pide que se endurezcan las sanciones contra el régimen iraní

Por
Teherán dice que los enemigos de Irán han captado muy bien el mensaje de las maniobras

Irán ha dado un paso más en la escalada de tensión con Occidente por las sanciones económicas contra su programa nuclear al advertir a Estados Unidos de que no vuelva a enviar su flota al Golfo Pérsico, donde ha concluido diez días de maniobras militares en las que ha probado con éxito tres misiles, pero el Pentágono ya ha contestado que el despliegue militar continuará pese a las advertencias.

El portavoz del Pentágono, George Little, ha afirmado que el tránsito de naves de guerra de Estados Unidos por el estrecho de Ormuz es necesario para el abastecimiento de las misiones de Washington en el Golfo y continuarán, aunque ha intentado rebajar el enfrentamiento dialéctico de los últimos días entre ambos países asegurando que EE.UU. no busca la confrontación.

"Estamos comprometidos con la protección de las reglas del comercio marítimo, base de la prosperidad internacional, y ésa es una de las razones principales de la presencia militar (de EEUU) en la región", ha indicado. "Nadie en este Gobierno busca una confrontación sobre el estrecho de Ormuz, es importante bajar la temperatura". 

EE.UU. responde así a las declaraciones del comandante del Ejército iraní, Ataolah Salehí, que esta mañana aconsejaba a la nave estadounidense que, según el régimen persa, se ha ido de Ormuz al Mar de Omán, que "no regrese al Golfo Pérsico".

Salehí ha puntualizado que la marcha del barco demuestra que "los enemigos" de Irán han captado muy bien el mensaje de las maniobras navales "Velayat 90", que la Armada iraní ha llevado a cabo en aguas del sur del país, entre el Estrecho de Ormuz y el Océano Indico.

Advertencia

"La República Islámica iraní no piensa repetir su advertencia", ha añadido el comandante, según IRNA.

En la misma línea, el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas iraníes, general Hasan Firuzabadi, ha advertido que cualquier país que ataque a Irán tendrá que pagar "un alto precio".

El alto mando militar también ha informado de que "en un futuro próximo la Guardia Revolucionaria realizará sus maniobras navales especiales y en el momento el portavoz de esas maniobras proporcionará los detalles".

El portaaviones americano John C. Stennis, que se encontraba en el Golfo, atravesó la semana pasada el Estrecho de Ormuz para llegar al Mar de Omán, mientras que la marina de guerra iraní comenzaba maniobras navales en la región.

Estados Unidos ha criticado en los últimos días el "comportamiento irracional de Irán" y ha eeclarado que "ninguna interrupción del tráfico marítimo en el Estrecho de Ormuz sería tolerada".

La marina iraní ha declarado repetidas veces que Irán podría cerrar el Estrecho de Ormuz en el caso de se aprueben nuevas sanciones contra las exportaciones de petróleo del país, impulsadas por los Estados Unidos y algunos países europeos, especialmente Francia, Gran Bretaña y Alemania, para persuadir a Irán a ceder en su controvertido programa nuclear.

Francia pide más sanciones

Mientras, desde Occidente también se ha endurecido el tono contra Teherán. El ministro francés de Exteriores, Alain Juppé, ha pedido que se refuercen las sanciones porque a su juicio "no hay dudas" de que sigue adelante con su programa para la fabricación de la bomba atómica.

"Irán persigue la puesta a punto de su arma nuclear. Creo que no hay duda sobre eso. El último informe de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (OIEA) es bastante explícito sobre este punto", ha señalado el jefe de la diplomacia francesa en una entrevista en la televisión I-Télé.

Es por esta razón, según ha señalado Juppé, que Francia, "sin cerrar la vía de la negociación y el diálogo con Irán, desea que endurezcamos las sanciones".

Juppé, aunque ha descartado cerrar la puerta a las negociaciones, ha puesto el acento en que Francia "quiere un endurecimiento de las sanciones", y ha recordado las dos propuestas del presidente francés, Nicolas Sarkozy: congelar los bienes del banco central de Irán y un embargo a las exportaciones iraníes de petróleo.

El ministro francés ha recordado que Estados Unidos ya ha tomado disposiciones para sancionar a Irán y ha expresado su deseo de que los europeos de aquí al día 30 "tomen una medida equivalente para mostrar nuestra determinación".

Noticias

anterior siguiente