Enlaces accesibilidad

Las sondas gemelas de la NASA se colocarán en la órbita lunar en Año Nuevo

  • Frenarán sus cohetes para ser atrapadas por la gravedad selenita
  • Su objetivo es captar información sobre el interior del satélite
  • Su viaje comenzó en septiembre desde Cabo Cañaveral

Por
La misión GRAIL de la NASA, lista para mirarle las tripas a la Luna
Recreación artística de la misión GRAIL de la NASA, que consta de dos sondas que transmitirán información de la Luna Wikimedia

Las dos sondas de exploración espacial de la misión GRAIL frenarán su trayectoria el día de Fin de Año y se colocarán en el Año Nuevo en una órbita de la Luna desde la cual explorarán el interior del satélite de la Tierra, según ha informado hoy jueves la NASA.

"Aunque desde la década de 1960 hemos enviado más de un centenar de misiones a la Luna, incluidas dos en las cuales los astronautas caminaron sobre la superficie lunar, la verdad es que hay muchas cosas que no sabemos acerca de la Luna", ha afirmado en teleconferencia de prensa Maria Zuber, del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) e investigadora principal de la misión.

La verdad es que hay muchas cosas que no sabemos acerca de la Luna

Los dos artefactos han estado viajando hacia la Luna desde su lanzamiento en septiembre pasado desde Cabo Cañaveral (Florida), un viaje parsimonioso sobre la distancia que los astronautas de las misiones Apolo recorrieron en apenas tres días.

El día de Fin de Año una de las sondas gemelas GRAIL -la sigla en inglés que corresponde a Laboratorio de Recuperación de Gravedad e Interior- encenderá sus cohetes para disminuir la velocidad de forma que quedará cautiva de la gravedad de la Luna a unos 56 kilómetros de la superficie selenita.

El día siguiente la otra sonda hará una maniobra similar, y desde esas ubicaciones ambas trazarán un "mapa" de la gravedad de la Luna midiendo los efectos de esta fuerza sobre sus trayectorias orbitales.

"Entre las muchas cosas que no sabemos acerca de la Luna es por qué el lado distante es tan diferente del lado cercano", continuó Zuber refiriéndose al hemisferio lunar oculto a la vista desde la Tierra y el hemisferio siempre orientado hacia el planeta.

"La respuesta debe estar encerrada en el interior de la Luna", añadió la investigadora, quien explicó que la misión de estudio comenzará en marzo y está planificada para que dure 82 días, aunque los científicos pedirán a la NASA que la extienda hasta diciembre.

Una misión de 82 días y un final suicida

La distancia entre ambas sondas se irá modificando además durante estos 82 días para poder recoger dos tipos de mediciones, pues cuando se encuentran más próximas estas ayudan a determinar el campo gravitatorio local, mientras que cuando se encuentran a mayor distancia las mediciones sirven para caracterizar el núcleo de la Luna.

Los datos que recojan, unidos a los mapas topográficos que otras sondas como por ejemplo la Lunar Reconnaissance Orbiter han recogido, servirán para conocer mejor la historia de la formación de la Luna.

Además, los científicos cuentan con que estos datos ayuden también a conocer mejor la historia de la formación del resto de los planetas rocosos del sistema solar, Mercurio, Venus, la Tierra, y Marte.

Pero además de esta misión primaria, las sondas GRAIL llevan a bordo sendas MoonKAM, que son unas cámaras que tienen como objetivo permitir a estudiantes de todo el mundo, previo registro gratuito, pedir que se fotografíen determinados lugares de la Luna cuando las sondas pasen sobre ellos, de forma similar a lo que hace la EarthKAM de la Estación Espacial Internacional.

Una vez agotado el combustible de a bordo y sus baterías, la misión terminará a principios de junio de 2012, momento en el que ambas sondas acabarán estrellándose contra la superficie de la Luna.

Noticias

anterior siguiente