Enlaces accesibilidad

Los rebeldes controlan casi toda Libia y acorralan a los gadafistas en su feudo de Sirte

  • Tras tomar Trípoli, la ciudad natal del líder parece el próximo gran objetivo
  • Los combates se suceden no obstante en la capital y otras ciudades

Por
Los combates continúan en Trípoli mientras los rebeldes ponen precio a la cabeza de Gadafi

Tras la toma del complejo presidencial Bab al Aziziyah de Trípoli, el símbolo del poder político y militar del régimen, los rebeldes tratan ahora de hacerse con el control de Sirte, la ciudad natal del coronel Muamar el Gadafi, donde algunos creen que puede estar escondido el dictador.

La capital libia está prácticamente bajo control de los rebeldes. El oeste de Trípoli, la prisión de Abu Salim y los accesos a la ciudad desde Al Zawiya están completamente asegurados, aunque los milicianos admiten que hay bolsas de resistencia gadafista al sur de la ciudad, en torno al aeropuerto.

En la madrugada de de este jueves, los rebeldes han irrumpido en el hotel Corinthians, nuevo centro de operaciones de la prensa extranjera (este miércoles acabó su confinamiento en el Rixos), para buscar al hijo futbolista de Gadafi. Esto ha desencadenado un tiroteo entre combatientes rebeldes y leales al régimen en los alrededores, según Reuters.

De momento, se desconoce el paradero de Gadafi y sus familiares aunque los rebeldes sitúan a su hijo Hamis al frente de los últimos resistentes. A Hamis se le ha situado durante la guerra en los frentes occidental de Zawiya (a unos 50 kilómetros al suroeste de Trípoli) y oriental de Ras Lanuf.

Precisamente cerca de Zawiya, cuatro periodistas italianos han sido secuestrados este miércoles por combatientes leales al régimen cuando viajaban en coche hacia Trípoli.

RNE confirma el secuestro de cuatro periodistas en Libia

Sirte, la joya de la corona

Los rebeldes, además, han conseguido tomar este miércoles el cuartel militar de Mazraq al Shams, que continuaba en manos de las tropas fieles a Gadafi, en la localidad de Zuwara, a unos 120 kilómetros al oeste de Trípoli y cerca de la frontera tunecina, según informa la cadena Al Arabiya.

A pesar de la toma de esta base militar, los combates continúan y el comandante rebelde Sanusi Al Mohamed ha pedido refuerzos y munición.

"Nos hemos quedado sin munición y ya no podemos continuar la lucha contra ellos", ha señalado a la agencia Efe por vía telefónica Al Mohamed, que ha pedido ayuda a la OTAN y al Consejo Nacional de Transición para evitar que se pierda el terreno perdido.

En su avance hacia Sirte, los rebeldes han sido detenidos por los leales al régimen a las puertas de la localidad de Ben Yawad, 160 kilómetros al este del último bastión de las fuerzas del dictador Sirte, en el norte del país, informa Efe.

El portavoz de los militares rebeldes Ahmad Bani ha denunciado que las fuerzas gadafistas se han parapetado entre la población civil de la localidad y que los rebeldes quieren evitar un derramamiento de sangre.

"Avanzamos hasta que fuimos detenidos en las puertas de Ben Yawad. Sus seguidores (de Gadafi) se encuentran entre las familias y estamos tratando de evitar bajas", ha afirmado Bani.

Los rebeldes controlan el 95% del país

Desde este martes, las autoridades del Consejo Nacional de Transición, el brazo político de la rebelión, están intentando llegar a una rendición negociada con representantes civiles y tribales de Sirte, para evitar nuevos enfrentamientos.

"Sirte es nuestro principal desafío", ha asegurado el portavoz rebelde Mohammed Zawawi. "Si podemos tomarla, significará el control de toda la costa, el norte de Libia estará liberado y podremos mirar al sur".

Sirte es nuestro principal desafío

Según el CNT, los rebeldes controlan el 95% del país. Tras la caída de Trípoli, Sirte, a 450 kilómetros al este de la capital, se ha convertido en el principal bastión gadafista junto con Sabha, a 770 kilómetros al sur de Trípoli.

Con una población de unos 100.000 habitantes, la ciudad natal de Gadafi siempre se ha mantenido fiel al dictador, que cuenta con una apoyo significativo de su tribu en la zona.

"Gadafi podría estar allí (en Sirte)", ha declarado un representante del CNT, Hassan Droy, que asegura que los rebeldes han cortado todos los suministros y las principales vías de acceso a la ciudad y que a los seguidores de Gadafi no les quedará otra opción que negociar.

El presidente del Consejo Nacional Transitorio (CNT) Mustafa Abdul Yalil, ha asegurado en una rueda de prensa en Bengasi, sede de las autoridades rebeldes, que el CNT ofrecerá una amnistía y una recompensa de dos millones de dinares libios (1,2 millones de euros) a quien capture a Gadafi "vivo o muerto".

Noticias

anterior siguiente