Anterior El equipo español de sincronizada finaliza quinto en el ejercicio técnico Siguiente La ONU debate en Madrid una declaración para frenar el flujo de combatientes yihadistas Arriba
Foto facilitada por Christie's de la obra "Faena de muleta", de Miquel Barceló.

Barceló se convierte en el artista español vivo más cotizado en subasta

  • Su obra taurina Faena de muleta ha alcanzado los 4,4 millones de euros

  • El anterior récord lo ostentaba Antonio López, con Madrid desde Torres Blancas

|

El pintor mallorquín Miguel Barceló (1957) se ha convertido en el artista español vivo más cotizado en subasta al adjudicarse su obra Faena de muleta (1990) por la cifra récord de 3,96 millones de libras (más de 4,4 millones de euros, 6,3 millones de dólares), según ha confirmado la casa Christie's de Londres.

El artista español más cotizado hasta la fecha era Antonio López (1936), cuya obra Madrid desde Torres Blancas se vendió en la misma casa londinense en el 2008 por 1,38 millones de libras (1,74 millones de euros).

Faena de muleta, el ejemplo más importante de la serie de Barceló sobre el mundo de los toros, superó con creces del anterior récord del artista, marcado en febrero también en Christie's con la obra Tres equis (1,2 millones de libras).

El cuadro muestra el ruedo a vista de pájaro y es una pintura de vigoroso empaste en tonos rojos y amarillos que transmite una gran energía centrífuga en la representación ascendente del graderío de la plaza.

Juan Muñoz, también de récord

El grupo escultórico de Juan Muñoz Esquina positiva (1992) -cuatro enigmáticas figuras de bronce con una bola en lugar de pies- supuso un récord para este artista al subastarse por 3,4 millones de libras (3,8 millones de euros, 5,4 millones de dólares), dentro del precio máximo estimado de 5 millones de libras.

Se trata de un ejemplo temprano de sus llamadas Conversation pieces, que se presentó por primera vez en la Documenta IV, de Kassel, en 1992, exposición que lanzó su carrera internacional.

El anterior récord de Muñoz se alcanzó en Sotheby's el pasado febrero, cuando Conversation pieces (in two parts) se subastó por 3,06 millones de libras, según confirmó a Efe Christie's.

Bacon y Warhol

Una de las obras estrella de la subasta, dedicada al arte contemporáneo y de postguerra, fue Estudio para un retrato (1953), de Francis Bacon, un óleo de gran tamaño que el artista elaboró en un momento clave de su carrera, y que, con sus trazos difuminados, es una reflexión sobre el estado del hombre en la Europa existencialista de después de la guerra. El cuadro se vendió muy por encima de su precio máximo estimado, por un total de 17,9 millones de libras (20 millones de euros, 28,6 millones de dólares).

Mao, pintado por Andy Warhol en 1973, se subastó por 6,9 millones de libras (7,8 millones de euros, 11,14 millones de dólares), mientras que Woman smiling (1958-59), de Lucian Freud, el mayor pintor realista británico vivo, se remató por 4,7 millones de libras (5,2 millones de euros, 7,5 millones de dólares). Se trata del único retrato individual de la entonces amante del artista, Suzy Boyt, que se convertiría en su esposa y madre de cuatro de sus hijos, y es una obra que representa un punto de inflexión en su estilo.

De Peter Doig, uno de los pintores más cotizados internacionalmente del momento, su pintura Red Boat (Imaginary Boys), pintada en 2003-4 y uno de sus mejores trabajos en lo que va de siglo, se subastó por 6,2 millones de libras (6,9 millones de euros, 9,9 millones de dólares), lo que no consiguió superar -debido a la corrección aplicada por el tipo de cambio- el récord marcado por White canoe, que alcanzó 5,7 millones en el 2007.

Hubo otros récords de artistas en la atractiva subasta de anoche, entre ellos para la pintora portuguesa Paula Rego, cuya obra Looking back (1987), en la que aparecen juntas tres mujeres de diferentes generaciones, se adjudicó al mejor postor por 759.250 libras, frente a su mejor marca previa de 558.100 libras, alcanzada en Sotheby's en el 2008 por su obra Baying.

La llamativa escultura Big Baby (1996), de Ron Mueck, que muestra un bebé muy realista de gran tamaño, registró otro récord al venderse por 825.250 libras, el precio más alto jamás alcanzado por una obra de este artista.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente