Enlaces accesibilidad

El fiscal de la CPI solicita el arresto de Gadafi y su hijo por crímenes de lesa humanidad en Libia

  • También está en la lista su cuñado y jefe de inteligencia Al Sanusi
  • Los jueces tienen que decidir ahora si emiten la orden de arresto
  • Esta ha sido la investigación más rápida de la fiscalía de La Haya

Ver también: Especial  Guerra en Libia

Por
El líder libio, Muamar el Gadafi, asegura haberse refugiado lejos de las bombas de la OTAN.
El líder libio, Muamar el Gadafi, asegura haberse refugiado lejos de las bombas de la OTAN. REUTERS REUTERS/Zohra Bensemra

LOS TRES ACUSADOS

- Muamar el Gadafi: Es el líder la Jamahiriya (República de masas) Árabe Libia Popular Socialista y el cerebro de los crímenes de lesa humanidad en Libia, según la fiscalía. El dictador, que lleva más de 40 años aferrado al poder, es quién emite las órdenes de asesinar a los manifestantes y aplastar la revuelta. Es el segundo jefe de Estado en activo a quien la Corte Penal Internacional pide detener, después del sudanés Al Bachir.

- Saif el Islam: El hijo predilecto del líder era considerado su sucesor al frente del régimen. Educado en Viena y Londres, las potencias occidentales le veían como un moderado antes de que estallara la guerra en Libia. Sus intervenciones televisivas han sido, desde entonces, cada vez más agresivas. La fiscalía le considera el “primer ministro de facto” del país y el organizador de las contrataciones de mercenarios. Su nombre significa “la espada del Islam”.

- Abdulá al Senusi: Casado con una hermana de Gadafi, es considerado la "mano derecha" del dictador y el "ejecutor" de sus órdenes desde su puesto como jefe de la inteligencia. Anteriormente, fue condenado en rebeldía a perpetuidad por su implicación en el derribo de un avión de Pan Am sobre la localidad escocesa de Lockerbie que mató a 270 personas.

El fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Luis Moreno Ocampo, ha pedido a los jueces del tribunal órdenes de arresto contra el líder libio, Muamar el Gadafi, su hijo Saif el Islam y el director de la Inteligencia militar del régimen, su cuñado Abdulá el Senusi, por supuestos crímenes de lesa humanidad. 

"La oficina reunió pruebas directas que muestran que Gadafi ordenó personalmente ataques contra civiles" y sigue haciéndolo en estos momentos, ha afirmado el fiscal en un rueda de prensa en la sede de La Haya.

Atacaron a la gente en sus casas y en la calle

Según Ocampo, las fuerzas del régimen "atacaron a gente en sus casas y las vías públicas, dispararon a manifestantes con fuego real, usaron armamento pesado contra participantes en funerales y situaron francotiradores para matar a los supervivientes".

Gadafi trata con ello de "preservar su autoridad absoluta", un poder que está utilizando para ordenar acciones que, para la Fiscalía, suponen "crímenes contra la humanidad".

Las investigaciones del fiscal y su equipo han concluido que el coronel confía en su "círculo más íntimo" para perpetrar los actos violentos. Por un lado, Saif al Islam -considerado antes del estallido del conflicto como el sucesor de Gadafi- es, según Ocampo, el "primer ministro de facto" en Libia, mientras que Abdulá al Senusi -casado con una hermana del líder- es la "mano derecha" del dictador y el "ejecutor" de sus órdenes desde su puesto como jefe de la inteligencia.

La investigación más rápida de la Corte

El fiscal ha señalado que los documentos que maneja su oficina prueban cómo los tres mantuvieron reuniones para "planificar las operaciones".

La investigación de la fiscalía ha sido realizada con una rapidez sin precedentes en la historia de la Corte, algo que Ocampo ha atribuido al consenso mundial de que los crímenes tenían que ser investigados. La fiscalía se ha pronunciado solo dos meses y medio después de que el Consejo de Seguridad de la ONU autorizara la investigación.

Tras la petición, son los jueces quienes deben decidir si emiten la orden de arresto contra los sospechosos, aunque los magistrados también podrían solicitar información adicional a la oficina de la Fiscalía antes de tomar una decisión.

Gadafi y varios de sus hijos ya estaban en una lista de nombres que Ocampo desveló en febrero y en la que se identificaba a las personas que, según las investigaciones preliminares de la Fiscalía, podrían ser "máximos responsables" de los supuestos crímenes cometidos en Libia.

Los portavoces de la oposición al régimen habían pedido la detención de Gadafi por considerar que el coronel es el jefe de los servicios de seguridad y de las fuerzas armadas, y quien está dando las órdenes para atacar a los civiles.

Según la Fiscalía, las pruebas recogidas hasta ahora son "suficientes" para presentar la solicitud de orden de arresto sobre dos categorías de crímenes de lesa humanidad: asesinato y persecución.

Francia y Alemania aplauden la petición

El ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, ha saludado la decisión de la Corte Penal Internacional y ha destacado que esto envía al régimen de Libia el mensaje de que los delitos no permanecerán impunes.

"Los responsables de los ataques contra civiles deben rendir cuentas. La comunidad internacional debe apoyar plenamente a la CPI para investigar con rigor todas las denuncias", ha afirmado.

Su homólogo alemán, Guido Westerwelle, ha señalado, por su parte, que "la decisión certifica la fortaleza del derecho internacional".

"El procesamiento jurídico de los crímenes y el castigo para sus autores son no solo importantes aportaciones para una solución del conflicto; son también una condición imprescindible para la reconciliación y la paz interior en Libia", ha indicado.

Otras investigaciones de La Haya

La de Libia es la segunda investigación abierta por la CPI a instancias del Consejo de Seguridad de la ONU, que en 2005 solicitó al tribunal analizar presuntos crímenes de guerra en la región sudanesa de Darfur.

Además, la CPI ha abierto casos en Uganda, la República Democrática de Congo y la República Centroafricana a petición de las autoridades de esos países.

En el caso de Kenia, ha sido la propia fiscalía la que ha solicitado permiso para indagar los supuestos crímenes cometidos en ese país africano tras las elecciones en 2007.

Sin haber abierto investigaciones, la CPI también estudia de forma preliminar situaciones en Gaza, Colombia, Georgia, Costa de Marfil y Afganistán.

Gadafi reaparece en televisión

Acosado por los bombardeos de la OTAN, entre rumores sobre su salud y después de días fuera de los focos, Gadafi reapareció el pasado viernes con un mensaje de audio difundido por la televisión estatal.

El líder libio negó estar herido y aseguró que se encuentra en un lugar donde los aviones aliados no le puede alcanzar.

Las especulaciones sobre una posible huida del coronel de Trípoli o del país e incluso sobre que estuviese herido o muerto se desataron tras la ausencia durante casi dos semanas de sus intervenciones en los medios.

Desde que un ataque de la OTAN en la capital la noche del 30 de abril matase, según el régimen libio, al hijo menor del coronel, Saif al Arab, y a tres de sus nietos, el líder no había realizado hasta la pasada semana apariciones públicas ni discursos, como los que ha prodigado desde el inicio de la rebelión libia.

Noticias

anterior siguiente