Enlaces accesibilidad

El Vaticano dice que al menos 40 civiles han muerto en los bombardeos aliados sobre Trípoli

  • La OTAN asegura que investigará las informaciones
  • Rebeldes y pro-Gadafi combaten en Brega
  • Los líderes opositores aseguran que la población civil está en peligro

Más información en nuestro especial sobre las revueltas árabes

Por
Los rebeldes abandonan el terreno ganado por la contraofensiva de Gadafi

El representante del Vaticano en Libia ha denunciado que al menos 40 civiles han muerto en los bombardeos de la coalición internacional sobre Trípoli.

"Los así llamados ataques humanitarios han matado a docenas de civiles en algunos barrios", ha declarado en Roma Giovanni Innocenzo Martinelli, Vicario Apostólico de Trípoli.

"He recopilado los testimonios de varios testigos de gente fiable. En particular en el barrio de Buslim, debido a los bombardeos, un edificio civil se derrumbó, causando la muerte de 40 personas", ha explicado a la agencia católica Fides.

El representante vaticano ha destacado que aunque "es verdad que los bombardeos en general alcanzan sus objetivos, pero es también verdad que cuando se trata de objetivos militares que están en medio de barrios civiles, la población se ve también afectada".

"Ayer vi que las bombas habían alcanzado, si bien indirectamente, algunos hospitales. Para ser preciso, uno de estos hospitales está en Mizda", ha añadido. Mizda está a 145 kilómetros al suroeste de la capital.

Un portavoz de la OTAN ha asegurado a Reuters que están investigando estas alegaciones.  "Estamos haciendo preguntas a la cadena de mando para ver si tienen alguna sustancia, pero no tenemos información para corroborarlo. Haremos todo lo posible para determinar si algo ha pasado", ha dicho.

Las autoridades libias han mostrado a los periodistas internacionales presentes en Trípoli los lugares supuestamente bombardeados, pero la evidencia de víctimas civiles no ha podido ser confirmada de forma independiente.

Contraofensiva de las tropas de Gadafi

Mientras tanto, los rebeldes libios no cesan de perder terreno ante el avance de los pro-Gadafi hacia el este. Sin cobertura aérea de la coalición internacional, los opositores parecen incapaces de resistir al ejército gubernamental en tierra.

Tras ser detenidos hace tres días a las puertas de Sirte y perder el miércoles Ras Lanuf, las fuerzas de la oposición intentan ofrecer alguna resistencia a las afueras de Brega. Algunos se han retirado hasta Ajdabiya, a 140km al sur de Bengasi, la sede de la rebelión.

"Ha habido combates con las fuerzas de Gadafi en Brega al amanecer", ha declarado a Reuters uno de los rebeldes. "Si Dios quiere, habrá más bombardeos aéreos, pero avanzaremos de todas formas", dice otro.

Eso es precisamente lo que piden los líderes rebeldes, que advierten que la población civil está de nuevo en peligro ante el avance de las fuerzas de Muamar al Gadafi. Además, aseguran que si se les facilitan armas, como ha sugerido Estados Unidos,  "se ahorrarían sufrimientos al pueblo libio", según informa Antonio Parreño, enviado especial de TVE a Libia.

El último bombardeo aéreo del que se tiene noticia se produjo este miércoles, cuando aviones franceses atacaron una base de misiles antiaéreos del Ejército libio situada a unos veinte kilómetros al sur de la ciudad de Sirte, según ha comunicado el Estado mayor del Ejército francés. En el ataque participaron una patrulla de aviones Rafale Air, una patrulla M 2000D y una patrulla mixta Rafale y Super-Etendard.

En Misrata, la única ciudad en el oeste del país que estaba controlada por los rebeldes, las tropas gubernamentales continúan bombardeando con artillería y habrían causado al menos 20 muertos entre la población civil, según un portavoz de los rebeldes citado por Reuters.

Noticias

anterior siguiente