Enlaces accesibilidad

El primer matrimonio gay de Malawi se enfrenta a una condena de hasta 14 años de cárcel

  • Un juez les considera culpable de indecencia y actos contra natura
  • La homosexualidad es un delito en el país africano
  • Han estado cuatro meses en una cárcel de máxima seguridad

Por
Steven Monjeza y Tiwonge Chimbalanga, ante el tribunal que les juzga.
Steven Monjeza y Tiwonge Chimbalanga, ante el tribunal que les juzga. REUTERS REUTERS

Un juez de Malawi ha condenado a la primera pareja homosexual que contrajo matrimonio en el país por actos contra natura e indecencia grave, unos cargos que podrían acarrerales hasta 14 años de prisión y trabajos forzados.

Steven Monjeza, de 26 años, y Tiwonge Chimbalanga, de 20, han estado encarcelados desde su arresto el pasado 27 de diciembre, dos días después de que celebrasen su unión con una fiesta que atrajo a multitudes de curiosos.

Con este acto simbólico, ambos hombres se exponían a la acción de la Justicia, ya que en este país del sur de África la homosexualidad es ilegal y tiene una pena de 14 años de cárcel.

Dos días después eran deteidos en su casa. Durante los cuatro meses y medio que han estado en una prisión de alta seguridad se les ha denegado la fianza, supuestamente por su propia seguridad, ya que sus vecinos de la localidad de Machinjiri, a las afueras de Blantyre, dicen que nos les dejarán volver a casa si los liberan.

Un crimen "planificado"

En este tiempo han sido sometidos a condiciones extremas, según los pocos activistas que les apoyan. "Les damos apoyo moral llevándoles comida, dinero y prendas a la cárcel", ha declarado a The Guardian Thindwa, un economista jubilado.

Al llegar al tribunal, ambos hombres han sido recibidos con burlas y abucheos. Monjeza ha sido encontrado culpable de "haber tenido relaciones sexuales con el señor Tiwonge contrarias al ordena natural" y Tiwonge "de haber permitido esta sodomía".

"El estado ha demostrado que los dos hombres han actuado como si estuvieran casados. Está probado que han actuado como marido y mujer durante cinco meses", ha concluido el juez.

La fiscal ha pedido que se les aplique la condena -que se conocerá el próximo jueves- más alta prevista por la ley al considerar que se trata de un crimen "planificado y bien ejecutado".

"Este caso ha dejado una cicatriz en la moralidad de Malawi", ha añadido la fiscal, que ha reprochado a los acusados no haber manifestado remordimiento alguno.

El abogado defensor, Mauya Msuku, ha pedido clemencia y ha recordado que ambos hombres no han sido condenados con anterioridad.

Posible precedente

El juicio se ve como un ataque a los derechos de los homosexuales en todo el continente, aumentando los miedos de que este tipo de sentencias sienten un precedente en otros países africanos.

El sexo homosexual es ilegal en 37 países africanos y está ampliamente demonizada. Una encuesta reciente del Pew ResearchCcenter subrata que el 98% de la población de Camerún, Kenia y Zambia desaprueba la homosexualidad.

Desde los avances legales que ha habido en Sudáfrica, los activistas del continente nefro han empezado una campaña de defensa de sus derechos en países como Kenia, Ghana, Malawi y Zimbabue.

Más aún, el año pasado Uganda propuso una legislación que pedía penas por prácticas homosexuales que iban desde la cadena perpetua a la pena de muerte.

Noticias

anterior siguiente