Enlaces accesibilidad

El secretario general de la ONU pide urgentemente 1.600 millones de euros para la crisis alimentaria

  • Ban Ki-moon asegura que el mundo está hasta un "desafío sin precedentes"
  • La ONU y el Banco Mundial crearán un grupo de trabajo para afrontar la crisis
  • El Banco Mundial estudia crear, además, un fondo para financiar a los países más pobres

Por

Se necesita dinero para evitar que la crisis alimentaria salte por los aires en un conflicto de dimensiones globales. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha hecho un llamamiento urgente a la comunidad internacional para que done 1.600 millones de euros.

El objetivo es cubrir las necesidades de financiación inmediata del Fondo de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), de 1.100 millones de euros, y del Programa Mundial de Alimentos (PAM), que requiere 500 millones.

El director del Banco Mundial, Robert Zoellick, ha asegurado que "las próximas semanas serán críticas" y ha dicho que su entidad se plantea crear un fondo para financiar a los países más pobres y ayudar a su agricultura.

Para ello doblará hasta el próximo año los créditos a la agricultura de África hasta más de 500 millones de euros e identificará cuáles son los países más necesitados.

Naciones Unidas y el Banco Mundial van a crear, además, un grupo de trabajo especial para buscar soluciones a la subida sin precedentes de los alimentos.

Ban también ha convocado a los líderes mundiales a una cumbre sobre seguridad alimentaria que se celebrará en Roma del 3 al 5 de junio.

En rueda de prensa, Ban ha considerado un "desafío sin precedentes" la explosión de los precios de los alimentos en el mercado mundial. Ha comparecido sobre la reunión que mantienen desde este lunes en Berna los directivos de una treintena de agencias de la ONU y organismos como el Banco Mundial y la Organizaión Mundial de Comercio.

Disturbios sociales sin precedentes

"Si no se cubren plenamente los fondos que hemos solicitado a los donantes, nos arriesgamos a que aumente aún más el hambre, la malnutrición y a que estallen disturbios sociales a una escala sin precedentes", ha dicho el secretario general.

En la reunión, se constataron entre las causas de la crisis la falta de inversiones en el sector agrícola, los subsidios que distorsionan el comercio, los subsidios a los biocombustibles, las malas condiciones climatológicas y la degradación medioambiental.

El papel de la especulación

El director del FAO, Jacques Diouf, ha manifestado en la rueda de prensa que la crisis tiene sus raíces en "bases objetivas" pero que luego han sido aprovechadas por los fondos de inversiones especulativos.

Entre esas bases objetivas, ha citado el impacto del cambio climático en la producción, con fenómenos como sequías e inundaciones. Estas circunstancias han llevado las reservas a su nivel más bajo desde 1980.

Diouf ha señalado también la demanda creciente por el alto crecimiento de los países emergentes asiáticos, como China e India. También tienen un importante papel el crecimiento de la población mundial y los biocarburantes, a los que se dedican un tercio de muchas cosechas de productos como maíz.

Noticias

anterior siguiente