Enlaces accesibilidad

La UE y Estados Unidos rechazan el boicot a los Juegos Olímpicos de Pekín

  • Durao Barroso reclama una "posición conjunta" de los 27 países de la Unión
  • Bush reitera su deseo personal de asistir a la ceremonia de inauguración de los Juegos
  • Dos muertos en China y 73 manifestantes tibetanos detenidos en Nepal

Por
Sarkozy insinúa que no asistirá a los Juegos de Pekín

La puerta abierta que el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, dejaba a un posible boicot de los Juegos Olímpicos que se celebrarán en Pekín el próximo es de agosto no ha encontrado eco en el resto del mundo. Los principales líderes políticos han expresado su rechazo a esta medida como protesta contra los enfrentamientos violentos entre los rebeldes tibetanos y las fuerzas de seguridad chinas.

Nicolas Sarkozy había dicho por la mañana que no desechaba la posibilidad de un boicot a los Juegos.  "No cierro la puerta a ninguna opción", señalaba ante la posibilidad de no asistir al acto de apertura de los Juegos, aunque apelaba "al sentido de responsabilidad de las autoridades chinas", a las que ha pedido "contención".

Sin embargo, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, se ha mostrado en contra de realizar un boicot a los Juegos Olímpicos y ha hecho un llamamiento a los 27 países miembros de la UE para que definan una "posición conjunta" en relación con el conflicto entre China y Tíbet.

Durao Barroso ha expresado sus dudas de que "cualquier posible boicot a los Juegos Olímpicos llevase a un mayor respeto por la ley de China o en el Tíbet". Ha afirmado estar "muy preocupado" con la repercusión del conflicto entre China y parte de la población de Tíbet y ha hecho un llamamiento para que  "todas las partes involucradas terminen con la violencia".

Bush no quiere faltar

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, se ha reafirmado en su deseo de asistir como invitado a los Juegos, según ha informado la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino.

Sin embargo, a la hora de pronunciarse sobre los acontecimientos del Tíbet, Bush separa su actuación personal de la presión diplomática al gobierno chino para que respete los Derechos Humanos, que delega en su administración.

"Pensamos que el objetivo de los Juegos es permitir a los atletas de todo el mundo que se reúnan, que muestren sus habilidades y que participen en una bella competición que pueda tener también numerosas repercusiones diplomáticas", ha dicho la portavoz.

Boicoteo al paso de la antorcha

París está mostrando una posición más cauta que Londres, que ha anunciado públicamente su disposición a recibir al Dalai Lama,  acusado por Pekín de estar en el origen de las manifestaciones de  Lhasa. También, el ministro de Exteriores británico, David Miliband, ha dicho que su país permitirá las manifestaciones pro tibetanas cuando la antorcha olímpica pase por su país.

Las palabras de Sarkozy ni siquiera han hallado respaldo en otros miembros del gobierno francés, como el ministro de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, que ha sido más taxativo a la hora de rechazar el boicot a los Juegos Olímpicos. "Dejemos de hablar del boicot. Nadie lo reclama, no lo hace el  Dalai Lama, no seamos más tibetanos que el Dalai Lama", ha dicho en la emisora Europe 1.

De momento, quien ha manifestado su apoyo a Sarkozy ha sido Reporteros Sin Fronteras (RSF), cuyo presidente, Robert Ménard, quiere hablar con el presidente francés para convencerle de que no vaya a la ceremonia de inauguración.

La organización ha hecho un llamamiento a todo el mundo para movilizarse a lo largo del recorrido de la antorcha, que estará en París el próximo 7 de abril. "Hace falta que todo el mundo se movilice de una u otra forma para decir que estamos a favor de la defensa de los Derechos Humanos", ha agregado Ménard.

Más muertos y detenidos

Mientras, la violencia prosigue en la región tibetana. Al menos dos personas han muerto en enfrentamientos entre los manifestantes tibetanos y las fuerzas de seguridad. El gobierno chino ha informado de la muerte de un agente de policía, mientras que el Centro Tibetano por los Derechos Humanos y la Democracia ha comunicado que un manifestante ha muerto de un disparo y otro está gravemente herido tras unos disturbios en la provincia de Sichuan, vecina de la Región Autónoma del Tíbet.

Y en Nepal han sido detenidos 73 tibetanos que protestaban frente a la oficina de visados de la embajada china en aquel país por la represión sufrida por sus compatriotas.

 Ante el continuo goteo de enfrentamientos y detenciones, el Dalai Lama, acusado de estar detrás de la rebelión tibetana, en la que han participado monjes budistas, ha vuelto a afirmar que está dispuesto a renunciar como líder político del pueblo tibetano si continúan las manifestaciones violentas.

Los conflictos que comenzaron el pasado 10 de marzo, con los actos por el 49º aniversario de la ocupación del Tíbet por China, ya han causado más de 140 víctimas mortales, según el balance del gobierno tibetano en el exilio.

Noticias

anterior siguiente