Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

   Plano general  Plano general    

  • “Los libros han sido para mí la salvación, los he hecho míos", asegura la directora de la Real Academia de la Historia
  • Iglesias afirma que “Rusia no ha conocido los momentos largos de libertad que Ucrania estaba intentando conseguir”
  • Todos los viernes, la entrevista de Plano general, a partir de las 21:25 horas en RTVE Play y La 2 de TVE

Julia Varela entrevista a Asunción Gómez Pérez, la primera mujer informática académica de la Real Academia Española (RAE). La especialista es la persona más joven entre todos los académicos, con una cátedra en Inteligencia Artificial y también es investigadora. Desde abril ocupa la plaza, mejor conocida como silla, que tiene asignada la "q" minúscula en la RAE. Con Asunción Gómez Pérez hablamos de muchas cosas, desde sus comienzos en el campo de la Inteligencia Artificial, hasta cómo asociamos la tecnología con el mal uso de la lengua española.

Ana María Matute vivió casi noventa años (1925-2014), pero le gustaba decir que no pasó de los doce. Ocupó un sillón de la Real Academia Española. Fue una de las voces más singulares de la narrativa española del siglo XX, recibió los premios más importantes de la literatura en castellano y fue varias veces candidata al Nobel.

Decía que escribir era para ella una forma de ser y de estar en el mundo. Por eso, su vida y su obra no pueden separarse. Su infancia, que en alguna ocasión dijo que es más larga que la vida, fue fundamental. Por eso, muchos de sus protagonistas eran niños, o los adultos que recuerdan su niñez.

Ana María Matute nació en una familia burguesa de Barcelona, de madre riojana y padre catalán. Una torre de marfil, un mundo lleno de convenciones y de hipocresía que poco tenía que ver con la vida, y donde, desde pequeña, supo que no encajaba. Se sintió mucho más cómoda en Mansilla de la Sierra, el pueblo de su madre, donde conoció unos niños más pobres y más auténticos. Y donde conoció en profundidad el bosque, ese paisaje que también formó parte de muchas de sus obras.

Pronto la literatura fue para ella un refugio ante la extrañeza de un mundo que no entendía. Su primera novela, Pequeño teatro, la escribió a los 17 años, con la que doce años después ganó el Premio Planeta. Quedó semifinalista del Premio Nadal en 1947 con Los Abel, la primera novela que publicó y que había escrito con 19 años.

Su vida atravesó el éxito profesional en paralelo a algunos sufrimientos personales, como su doloroso fracaso matrimonial. En 1971 entró en una depresión que la apartó de su actividad, cuyas causas, según reconoció años después, tenían que ver con todas las malas experiencias de los años anteriores. Pero en 1996 llegó el resurgimiento definitivo con una novela de casi mil páginas que llevaba 25 años sin terminar: Olvidado rey Gudú. Recibió el Premio Cervantes en 2010 como culminación de toda su obra.
 

El director de la Real Academia Española, Santiago Muñoz Machado, acaba de publicar Cervantes. Hecho a partir de fragmentos de su obra, es una biografía con tintes de crítica literaria, que también incluye contexto histórico y análisis de la temática. El El Ojo Crítico, su autor ha hablado de la sociedad y la política en tiempos de El Quijote y ha animado al público a acercarse sin miedo a las páginas del autor más grande de las letras españolas. 

Informa Ana Zurita


Asunción Gómez-Pérez ocupa el sillón de la 'q' minúscula de la RAE. Ahora no para de recibir felicitaciones por su nombramiento desde su pueblo en Extremadura. "Te comunicas con las personas, hablas con los amigos, se celebra también, es un verdadero lujo", ha comentado a RTVE.
Gómez-Pérez es ingeniera, especialista en Inteligencia Artificial y la primera mujer informática académica de la RAE. Su misión va a ser trabajar en un nuevo proyecto de la RAE sobre Lengua Española e Inteligencia Artificial encaminado a garantizar el buen uso del español en las aplicaciones informáticas y los sistemas digitales.


FOTO: EFE/RAE 

En Las Mañanas de RNE hablamos con Asunción Gómez-Pérez, Catedrática de Inteligencia Artificial en la Universidad Politécnica de Madrid y primera mujer TIC elegida para ocupar la silla “q” de la Real Academia Española con la misión de proteger el español en el mundo digital, es decir, que las máquinas también hablen un buen español. La Catedrática ahonda más en su trabajo explicando que “lo que se pretende es ayudar a las personas para que utilicen un español correcto en las aplicaciones digitales. Y por otro lado, cuando las máquinas hablan o escriban, lo hagan también de forma correcta según las reglas establecidas.”

Un mundo donde las palabras técnicas surgen normalmente en inglés y por tanto, hay que “identificar cuál es la palabra en español que sea exactamente la correcta”, explica. Es importante cuidar nuestro idioma en este aspecto porque las tecnologías forman parte de nuestro día a día y asegura que cuando “escribimos en 140 caracteres, o cuando estamos utilizando una aplicación que nos está sugiriendo una serie de palabras para completar la frase provoca es que nuestro vocabulario se vaya poco a poco restringiendo y acotando”. Y añade que “los buscadores también tienen unas tecnologías que condicionan la forma en la cual interactuamos con ellos.”

Su carrera se centra en la ingeniería ontológica y detalla en qué consiste: “recoger esas palabras y en vez de expresarlas en lenguaje natural, pues los expresamos en un lenguaje computacional, en lógica.” Asunción Gómez-Pérez es inspiración y recalca la importancia de educar desde el colegio para que haya más mujeres en el ámbito de la informática.

La Fundación del Español Urgente y la Real Academia Española han elegido como palabra del año Vacuna. Este término aparece por primera vez en diccionario de la RAE en 1803. Esta voz y sus derivados, vacunación o vacunado, han estado muy presentes en todo el mundo hispanohablante este año. Además, es una palabra que ha motivado la aparición de neologismos como “vacunódromo” refiriéndose a ese espacio de grandes dimensiones destinado a vacunar a gente. Vacuna se ha impuesto a otros 11 términos como fajana o criptomoneda. Informa Sonia Castelani

Tokio 2020 es el nombre de la competición, tokiota es el gentilicio de la ciudad, son los juegos trigésimos segundos, las dos palabras en plural, y el feminino correcto de árbitro, es árbitra.

Este tipo de anotaciones aparecen en la guía de redacción elaborada por la Fundeu - RAE de cara a los Juegos Olímpicos. Estas serían las más generales, pero hay 37 apartados con recomendaciones. Una guía especialmente útil para los deportes menos mediáticos, a los que también hay que respetar sus tecnicismos. Toda esta información se puede encontrar en la guía, en la web y en un pdf descargable.

Los Reyes han inaugurado hoy en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando una exposición sobre el cineasta Luis García Berlanga, de cuyo nacimiento se cumplen 100 años. La muestra que se titula ‘Berlanguiano’ ese término que ya recoge la RAE. Recopila fotogramas, guiones, planes de rodaje o fragmentos de películas como ‘La escopeta nacional’. Informa Iñigo Pikabea

Darío Villanueva, filólogo, catedrático de Literatura comparada, académico de la Lengua (desde el 5 de julio de 2007 ocupa el sillón D) y ex presidente de la Real Academia, analiza la corrección política y la ‘postverdad’ en Morderse la lengua. Una obra que se encarga de desmenuzar, a través de una ingente investigación y miles de ejemplos, cómo la corrección llevada a la perversión de la lengua afecta a nuestra forma de ver el mundo y al devenir del mismo en todos los ámbitos posibles. “Todos nos mordemos la lengua razonablemente, pero lo hacemos por una decisión estrictamente personal, el problema de envenenarse mordiéndose la lengua es hacerlo por censura”, ha explicado el catedrático en 24 horas de RNE. “Por no ser políticamente correcto, una persona respetable pasa a las tinieblas exteriores, en ese caso morderse la lengua sí que envenena”, ha sostenido. Villanueva ha explicado que, ahora, la corrección política está siendo asumida por las instancias de poder político lo que la convierte en la “censura de siempre”.

El académico de la Lengua ha indicado que lo que rige el conocimiento es el “atreverse a saber” y ha enumerado dos problemáticas que se ha encontrado en su camino académico: “La perversión del lenguaje, que es una censura a la que llamamos corrección política, y la pérdida de la relación entre la palabra y la realidad que hay detrás de ella, la ‘postverdad’”.

El diccionario de la Rae ha batido en el último año todos los récords de visitas. Se han hecho mil millones de consultas. Las palabras relacionadas con la pandemia, han sido las que han interés han despertado, como confinamiento, cuarentena o asintomático... Pero hemos querido buscar otras curiosidades, como las palabras más largas o las menos buscadas.

Se acaban de cumplir cuarenta años de la muerte de María Moliner. Se la recuerda por haber elaborado ella sola el "Diccionario del uso del Español". Pero antes de eso, Moliner era ya una pionera. Durante la II República trabajó para acercar las bibliotecas públicas al mundo rural y realizó un plan innovador de organización de bibliotecas.

La palabra 'confinamiento' ha sido seleccionada por la Fundación del Español Urgente (FundéuRAE) como la palabra de este 2020 a consecuencia de la pandemia de la COVID-19. Este término, definido como ‘aislamiento temporal y generalmente impuesto por razones de salud o seguridad’ ha marcado la mayor parte del año dada la crisis sanitaria y cómo ha marcado la vida de los españoles.

Los otros términos que también eran candidatos por haber sido relevantes durante todo el año han sido palabras como: resiliencia, vacuna, infodemia o 'tiktok'. Foto: iStock

La Fundación del Español Urgente ha elegido "confinamiento" como la palabra del año 2020 "por las consecuencias que ha tenido en nuestras vidas y porque ha marcado buena parte de los últimos 12 meses". Además, lingüísticamente, confinamiento tiene interés porque es la mejor alternativa frente al anglicismo 'lockdown'. De hecho, la Fundéu recuerda que el Diccionario de la RAE, en su última actualización, ha modificado la entrada de la voz confinamiento para ajustarla a la realidad que han vivido millones de personas en todo el mundo, también en América Latina.

Arturo Pérez Reverte, discípulo de Gregorio Salvador es quien daba la noticia a través de las redes sociales. El filólogo, lexicógrafo, dialectólogo y critico literario, ocupante del sillón de la RAE ha fallecido a los 93 años. Ingresó como académico Gregorio Salvador en 1987 y su discurso versó sobre la letra q, la del sillón que iba a ocupar y llegó a ser vicedirector de esa institución entre 2000 y 2007. Autor de una decena de obras filológicas, escribió también obras de ficción. En el campo de la dialectología, estudió sobre todo el andaluz oriental y como crítico literario se centro en poetas como Miguel Hernández, Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez y Federico García Lorca. Como ensayista se muestra fundamentalmente como un defensor de la lengua como instrumento de unión y no de creación de identidades. 

Santiago Muñoz Machado es catedrático de Derecho Administrativo y una voz muy respetada entre los juristas por su aportación al Derecho Constitucional. En Las Mañanas de RNE conversamos con el actual director de la Real Academia Española (RAE). Muñoz Machado ha publicado varios trabajos sobre la Constitución y en la Real Academia de Ciencas Morales y Políticas en 2017 planteó una propuesta para su reforma. "La Constitución tiene ya muchos años y los textos de ese calibre hay que mantenerlos siempre revisados y a punto. La Constitución no estuvo desde el primer día, entonces se podían observar defectos. Con el paso de los años, 42 años son muchos, se advierten otros muchos defectos de regulación de ajuste a la situación actual que deberían repararse mediante una reforma", cuenta Muñoz Machado. Aún así, el director de la Real Academia de la Lengua Española cree que no es el mejor momento para reformar el texto: "Las cosas no pintan nada bien. Las discrepancia sobre cuál tiene que ser el contenido de la reforma son, de momento, muy grandes". Entre los asuntos que deberían revisarse en la Carta Magna, según el criterio de Santiago Muñoz Machado se encuentran temas como el título octavo, concerniente a la organización territorial. Otras no requieren una reforma urgente o grande, como el apartado de derechos fundamentales y las libertades o lo relativo a la Corona. ¿Está en una encrucijada el país en lo que a diálogo político se refiere? "Hay mucha palabrería, mucha exhibición. Hay muchas palabras que no están bien pensadas en cuanto al fondo, se dicen por el postureo político", dice Muñoz Machado. "Las tensiones que existen en España son grandes". Con la asistencia técnica de Sergio Jiménez