Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

RAE informa - La y las - 29/02/24 - ALBERTO - 

Denominamos laísmo a un fenómeno sintáctico que consiste en utilizar de manera impropia los pronombres «la» y «las» con la función de complemento indirecto. Conocemos esta peculiaridad lingüística gracias al «Diccionario panhispánico de dudas». Además, resolvemos la consulta de la semana.

Mara Peterssen y el asesor lingüístico Álex Herrero explican qué es la lexicalización, un proceso lingüístico que convierte nombres propios en sustantivos comunes. 

Hablamos de esta expresión que se está extendiendo, de modo figurado, en el mundo audiovisual. En el segundo bloque, tratamos el verbo «incautar» o «incautarse»: ¿Cuál es la forma adecuada de emplearlo?

A las personas que reúnen conocimientos en distintos ámbitos del saber les llamamos eruditos y si esas materias que conocen tienen que ver con las humanidades les comparamos frecuentemente con con algunos personajes del Renacimiento. En “La España vivida” contamos hoy con una de esas personas, un polifacético catedrático que combina muchas inquietudes, como refleja su obra escrita, que supera ya el centenar de lilbros. Se trata de Santiago Muñoz Machado, director de la Real Academia Española, la RAE, a la que pertenece desde mayo de 2013, y que dirige desde diciembre de 2018. Apuntemos que su primer mandato, hasta 2022, no fue del todo fácil, pero consiguió ayudas públicas para la gestión de la RAE. Seguramente, le ayudó a lograrlo el hecho de ser un hombre provisto de una llave que abre muchas puertas, la del prestigio académico y social.

   Santiago Muñoz Machado nació en Pozoblanco, provincia de Córdoba, en julio de 1949, y que la primera rama del saber por la que se encaramó fue la del derecho, ejerciendo como catedrático de administrativo en varias universidades, la última la Complutense de Madrid. Lengua, literatura, derecho, y además historia. De todo ello deben estar llenas las estanterías de la casa de Muñoz Machado, a tenor de su obra, en la que conviven los estudios sobre materias jurídicas con otros sobre la vida de Cervantes, o sobre el pasado de Escocia y sus similitudes y diferencias con el de Cataluña, por ejemplo. El director de la RAE nos da su visión de las transformaciones de España que ha podido contemplar desde muy diversos balcones, porque pertenece también a numerosas entidades y otras academias, algunas del otro lado del charco, porque siempre ha tenido una especial preocupación por mantener y mejorar los muchos puntos de conexión que nos vinculan con el resto del universo de la lengua castellana.

"Alien", "chundachunda", "balconing", "VAR" (acrónimo de videoarbitraje), "machirulo", "bracket" o "perreo" son algunas de las nuevas y variopintas palabras que se han incorporado a la 23.7 versión digital del Diccionario de la Lengua Española (DLE), que se ha presentado este martes en la Real Academia Española y que ha actualizado 4.381 términos entre novedades, enmiendas y modificaciones.

La palabra «sándwich», pese a su origen y su apariencia inglesa, es ya una palabra plenamente incorporada a nuestra lengua y a nuestra gastronomía. Repasamos su ortografía de la mano del «Diccionario panhispánico de dudas». Además, conocemos la consulta de la semana.

En “La España vivida” vamos a tener que ir hoy con mucho cuidado con las palabras. Recibimos a una académica de la Lengua, Aurora Egido, nacida en Molina de Aragón en 1946, y ahora titular del sillón B mayúscula de la Real Academia Española. Es catedrática de Filología Hispánica y ha sido profesora de la materia en varias universidades españolas, entre ellas la Central de Barcelona, la Autónoma, también de la capital catalana, y la de León. Fue en la primera de estas universidades donde se doctoró. Su tesis fue dirigida por José Manuel Blecua, cuyo hijo, también José Manuel, fue quien años después la recibió en la ceremonia de ingreso en la Real Academia, en la que entró de la mano de Carme Riera y José Luis Gómez. Pero quien intervino en respuesta al discurso de Aurora Egido, dedicado a la figura y obra de Baltasar Gracián, fue el poeta catalán Pere Gimferrer, quien citando a Fernando Lázaro Carreter, dijo de Aura Egido que “es un genio”. Y lo explicó afirmando que “nuestra institución ha corroborado hoy la unión de alguien a quien tanto deben la Academia como la filología hispánica”, para añadir que no podría definir mejor a “una persona como Aurora Egido, la que más profundamente ha encarnado la entrega y hasta la inmolación más honda y noble de todo su ser a la pasión por las letras, a la justa y las nupcias de la palabra y la idea”


Asunción Gómez-Pérez, experta en inteligencia artificial y lenguaje y académica en la RAE, se ha acercado hasta los micrófonos del informativo 24 horas de RNE para hablarnos de las ventajas y los incovenientes del uso de la inteligencia artificial. Gómez-Pérez aclara que "los sistemas de inteligencia artificial son tecnologías que ayudan a los profesionales" pero "la última opinión la tiene que tener el ser humano".

La experta en inteligencia artificial y lenguajes explica que "la legislación siempre avanza con posterioridad al desarrollo de las aplicaciones" y por eso "lo que está haciendo la Comisión Europea es adelantarse". "Lo que ha hecho ChatGPT ha sido democratizar ciertas aplicaciones de inteligencia artificial y ponerlas al alcance de cualquiera", añade. 




Mara Peterssen y la filóloga y actriz Luna Paredes explican el concepto de la deixis. Es una palabra que puede resultar extraña pero que utilizamos a diario. Viene del griego y significa ‘señalar’, ‘indicar’.


Hoy, desde el Congreso Internacional de la Lengua Española, Pepa charla con Santiago Muñoz Machado, director de la RAE. Ambos desgranan el programa del congreso y analizan el lenguaje español y su futuro. 

El debate sobre poner, o no, la tilde en 'solo' parece zanjado, ya que la RAE ha acordado por unanimidad que se siga escribiendo sin tilde, salvo que haya ambigüedad en el mensaje. Sin embargo, para el escritor Alex Grijelmo las divergencias siguen existiendo: "Tenemos toda la historia, toda la tradición detrás, los millones de ejemplares que se han publicado con esa tilde en sólo y con los que hemos crecido y de los que hemos aprendido literatura y lengua", expresa. Grijelmo nos cuenta que para él es un argumento más sentimental que filológico y que esto ha demostrado la importancia de la Academia: "Imagínate que esto dependiera del Ministerio de Educación. Estaríamos cambiando la ortografía cada cuatro años, cada legislatura, ¿no?".