Enlaces accesibilidad

En casa, proyectando viajes con los documentales de La 2

Por
A los que les encanta viajar, estos tiempos de confinamiento pueden ser una oportunidad para buscar rutas en La 2
A los que les encanta viajar, estos tiempos de confinamiento pueden ser una oportunidad para buscar rutas en La 2

Si hay un lugar de donde sacar ideas para las vacaciones es la pestaña "Viajes" en la web de Somos Documentales. ¡Vaya que sí! Cientos de posibilidades y propuestas y a todas horas. Cuando pase el confinamiento y todo lo que está derivando el #coronavirus, podríamos haber descubierto ¡la ruta de nuestra vida!
Hoy desde La 2 os recomendamos documentales distintos con recorridos maravillosos: descubrir mundo en moto, en la vieja Europa, haciendo senderismo, en lugares remotos...¡Hay para todos!

Diario de un Nomada, el éxito de Miquel y su Burra

En el primer capítulo de la décimoa temporada de Diario de un Nómada, el título no puede ser más claro: "Burocracia interminable: Las huellas de Gengis Khan". A Miquel Silvestre se le complican los papeles, permisos, visados... Empieza su ruta por Kazajistán y no puede dejar nada pendiente. Los viajeros experimentados saben se qué les habla el motero...

Para todos los públicos Diario de un nómada - Burocracia interminable: Las huellas de Gengis Khan - ver ahora
Transcripción completa

Están muy orgullosos de su país, son muy patriotas los turcos.

Vuelven Miquel Silvestre y su Gorda.

El escritor que viaja en moto

para enseñarnos que el mundo es un lugar apasionante.

Pero, sobre todo, que la gente que vive en él

es mucho mejor que lo que nos hacen creer.

Comienza un viaje apasionante por Asia Central

para seguir las huellas imborrables de Gengis Khan.

Acompáñanos en la décima temporada de "Diario de un Nómada"

Episodio 1.

Burocracia interminable.

¿Qué os parece?

Este es el nuevo centro de operaciones

de Silver Rider Prodaktions, ya tenemos sede física

de la mejor productora de documentales de aventura.

Aunque está bastante deteriorado todo esto, bastante decrépito,

este espacio está lleno de posibilidades.

Esto, como veis, es la sala que da a la calle.

Son 16 metros cuadrados más un pequeño aseo.

Lo que tenemos que hacer es quitar esta puerta, poner otra diferente

para que pueda meter incluso la moto.

Ahora solo queda ponerse manos a la obra

para conseguir que este agujero

sea un espacio habitable,

atractivo y confortable.

Hola, hola, bienvenidos a mi guarida.

Como veis me cabe la moto, tengo este pedazo de mural

de una fotografía que hice, creo que en la Patagonia,

con esa duna al fondo que tiene una gran profundidad

y hace que el sitio parezca más grande de lo que es.

Y tengo aquí el cuarto de baño con una puerta laminada

con la silueta de la R50/2, la abuela,

con la que he hecho algunos viajes interesantes.

Por fin, he conseguido

un espacio hecho a mi medida.

Donde puedo meter mi moto, tener mi mesa para trabajar y escribir

y poder abstraerme pensando en los destinos a los que quiero llegar.

A partir de ahora,

todas mis aventuras saldrán de este sitio.

Ya me toca, ¿eh?

Muy bien, siéntese, por favor.

Miquel, encantado. Igualmente.

A ver, necesito. ¿En qué le puedo ayudar?

El carné de conducir internacional.

Me voy de viaje y siempre viene útil,

como solo dura un año. Sí.

Solo dura un año, viene en árabe,

en francés... En ruso, que es muy importante.

Tiene que estar acompañado siempre con el carné nuestro, del país.

Porque en nuestro carné es donde pone la antigüedad.

Hay veces que hay que alquilar un vehículo y este no vale.

Claro. Le piden el otro.

Vale, y hay que pagar una tasa, ¿no?

Sí, 10,30 vale. 10,30.

Me deja el DNI. Vale.

Lo primero, el DNI. Una tarjeta bancaria.

Una foto, imagino. Muy bien.

Si tengo el carné de conducir vigente, lo miran ustedes ahí.

Sí, claro, si no está vigente, no es válido.

No es válido. Y este solo es válido

para fuera del territorio español.

El A y el B, sí.

Los tengo desde hace tantos años, ya los he renovado dos veces.

Hace ya una eternidad.

Y lo que es curioso es que cuando nos examinábamos entonces

para el carné de moto se pasaba

una prueba con una Vespa

y podías llevar la moto de la potencia que quisieras.

Eso es lo importante, que tenga sellos.

Sí, hombre, los sellos...

Los sellos siempre imponen.

Tienen un valor taumatúrgico,

que tenga sellos, rúbrica y tal,

cuántos más tenga y de más colores, mejor.

Lo importante es tener un documento.

Porque cuando te paran, que lo hacen muy habitualmente,

lo que no puedes hacer es no enseñar nada.

A veces, he enseñado la tarjeta sanitaria,

el carné de identidad, el carné de conducir español,

cualquier documento con una fotografía,

a veces, sin fotografía, lo importante es enseñar algo.

Lo que no puedes hacer es no enseñar nada.

La actitud siempre es conveniente en todos los sitios del mundo

y las tablas ayudan mucho.

También, eso sí, eso sí.

Muchas gracias. Buen viaje.

Gracias. Adiós.

Pues ya lo tenemos, nuestro carné internacional.

Es útil porque viene

las traducciones a los distintos idiomas.

El que nos va a hacer falta, no es el árabe en esta ocasión, es este.

El ruso, el cirílico.

Lo van a entender en todos los países a los que vamos ahora.

Y si lo entienden, es más fácil que nos dejen pasar.

Una vez que tenemos decidido cuál va a ser nuestro destino,

en mi caso, Mongolia, la capital, Ulán Bator.

Lo que tenemos que establecer es el itinerario a seguir

para llegar hasta allí.

Y cuando nos ponemos a examinar en la cartografía

cuál va a ser este recorrido, nos encontramos con que el mundo real

no siempre es coherente con el mundo ideal

de nuestros sueños de aventura, que no tiene límites.

El mundo real sí tiene límites y se llaman fronteras.

La mayoría de los países que hay por ahí

son regímenes autoritarios

y se toman muy en serio su soberanía territorial.

Por eso conviene examinar cuidadosamente

cuáles son los requisitos de entrada en cada uno de los países.

No vale simplemente con el pasaporte,

que, por supuesto, lo tienes que tener.

También exigen lo que llaman visados,

autorizaciones administrativas expedidas por los países

para entrar en ellos y permanecer un determinado tiempo.

Afortunadamente, en Kirguistán se ha simplificado mucho,

los ciudadanos de la Unión Europea no necesitan el visado.

Solamente el pasaporte, lo mismo que para Kazajistán.

Pero una vez que entramos en Rusia

nos encontramos que los rusos sí exigen visado.

Y es un visado que no se puede comprar en la frontera.

Hay que tramitarlo previamente en la central de visados rusos,

hay una ofician en Madrid y otra en Barcelona.

Esto es una empresa pública o semipública

que lo que quiere es cobrarte un impuesto, una tasa.

Los visados son en realidad impuestos encubiertos.

Si quieres visitar Rusia, pagas.

Pero a los rusos también se les cobra si quieren visitar España,

así que esto es recíproco.

Siempre que salimos de nuestra zona de confort

se incrementan los riesgos, también los sanitarios.

Así que para saber la profilaxis

que necesitamos aplicar en nuestras aventuras

he venido a un centro de referencia,

el servicio de medicina del viajero y enfermedades tropicales

del hospital de Madrid Carlos III.

Hola. Hola, buenos días.

¿Qué tal? Soy Miquel.

Fernando de la Calle. Hola, Fernando.

Estamos con Fernando de la Calle,

doctor de la unidad de medicina tropical y del viajero

del hospital Carlos III. Quería preguntarte

por las vías de profilaxis para los viajes de aventura

y, en concreto, para el que voy a hacer a Mongolia.

Es verdad que Mongolia no tiene fiebre amarilla,

pero sí que recomendaríamos para Mongolia,

sobre todo, incidir en las enfermedades de transmisión,

que llamamos, fecal, oral.

Es decir, enfermedades que te puedes contagiar

con alimentos mal cocinados

o con una higiene de manos que no sea adecuada

y termines contaminándote con la manipulación de tu mucosa.

Comer todo cocinado, las verduras que no estén crudas,

la fruta pelada por nosotros mismos y el agua, el agua embotellada.

Pero lo que yo le leído documentándome,

sobre todo, para tranquilizar a mi mujer.

"¿Adónde te vas?".

Y es que ha habido un brote de peste bubónica en Mongolia.

Una enfermedad que parecía desaparecida en la Edad Media,

pero no, está viva, vigente y matando gente.

¿Debemos tener una preocupación especial por la peste bubónica?

Ha habido en los últimos años brotes más importantes de peste,

más allá del de Mongolia.

La peste bubónica, como dices, existe todavía,

confinada a otros entornos, pero sí que existe.

No se transmite como una gripe,

que es muy fácil contagiarse porque está en el aire en todo momento.

Esta es fácil evitarla.

¿Y cómo lo vamos a evitar?

Primero, no manipulando carne

que no esté bien cocinada o procesada

y que pueda haber estado con esa enfermedad.

No estar en contacto con los fluidos de animales.

Quiero decir, pues la sangre, un parto de un animal

o cosas de estas que estás

en contacto con estos fluidos de manera más estrecha.

La idea como viajero que hay que llevarse

es que la peste es complicado contagiarse.

Sin embargo, la famosa diarrea del viajero

que es, prácticamente, inevitable

muchas veces podría prevenirse desinfectándose las manos

con un gel de estos como el que tienes aquí.

Claro, es la patología más frecuente que se ve.

El cuidarse la alimentación y el agua,

agua embotellada, higiene de manos, que se nos olvida muchas veces.

Y el alimento bien cocinado, siempre les decimos a los viajeros:

"Comed comida que eche humo".

Todo gran viaje comienza dando un primer paso.

Para mí comenzar una aventura es como construir una casa.

Comienza poniendo el primer ladrillo.

Diseñando la imagen representativa

de lo que va a ser todo el viaje a posteriori.

Siempre llevo alguna camiseta identificativa

del viaje que estoy realizando en concreto.

Aquí tengo al autor del diseño.

¿Quedaste contento con la camiseta? Sí, una alegría

poder participar en tus viajes.

Y estar presente ahí.

Sí, porque donde voy yo va la camiseta

y, de algún modo, vas tú también.

Ahora quiero un logo para hacer una camiseta

y creo que los vamos a llamar "Las huellas de Gengis Khan".

Gengis Khan. De algo te sonará, ¿no?

Sí, por las películas cuando era pequeño.

Os imaginareis que vamos a viajar a Mongolia

siguiendo de alguna manera

lo que fue el gran desarrollo bélico

y conquistador de Gengis Khan.

Que fue el emperador del mayor imperio,

al menos en extensión territorial, conocido en la historia.

Vamos a ponernos. A ver qué se te ocurre.

Sorpréndeme que eres un máquina dibujando rápido.

Empezando por el casco.

Primero, va el casco de Gengis Khan y debajo se construye la persona.

(RÍEN)

El tema de las camisetas me parece sumamente agradecido.

Tener un diseño que te identifique con el viaje que estás haciendo,

que la gente lo pueda reconocer, me parece muy interesante

tener estos diseños tan originales, como son los que hace Lucas.

He creado nuestro propio Khan. Exactamente.

Eso es lo bueno, como no hay fotos de él,

Gengis Khan puede ser como nosotros queramos que sea.

Va a quedar... Va a quedar muy chulo.

En blanco. Porque las camisetas son negras.

Son negras, es también imagen característica del programa.

Yo es que soy muy de color negro,

no sé por qué. En nuestra generación.

Sí, creo que sí, tú también vas de negro.

(RÍE) Sí, sí.

¿Qué tal, Miquel?

¿Qué pasa, tío, cómo estás? ¿Ya tienes las camisetas?

Mira lo que te traigo, a ver qué te parece.

Muy buena pinta, ¿no?

Mira, a ver cómo queda.

Así se aprecia bien el dibujo, cómo quedaron las letras.

Se ve perfectamente el logo, está muy, muy chulo.

Creo que esta camiseta va a gustar mucho.

Me gusta más que la que hiciste la otra vez.

Sí, yo estoy más contento.

Sí porque Gengis Khan es más guapo que yo.

(RÍEN)

Te ha salido un Gengis Khan muy chulo.

Me encanta, gran trabajo. Genial.

Lo bueno es que se van a ver en Mongolia.

Exactamente, igual en Mongolia me dicen:

"¿Por qué llevas a Gengis Khan?".

Los mongoles hay que tener cuidado con ellos, ¿eh?

Son gente muy...

muy orgullosa ¿Sí?

De Gengis Khan no se hacen bromas. Bueno, a ver.

Es su gran héroe nacional.

Lo estamos tratando con respeto y admiración.

Está muy bien, es un homenaje.

Bienvenidos, gracias por venir al comienzo de lo que va a ser

"Las huellas de Gengis Khan".

Que será la décima temporada

de la serie de La 2 "Diario de un nómada".

Lo empiezo imaginando yo sobre un mapa,

diseño cuál es la ruta

y a partir de ahí comienzo a investigar adónde voy a ir,

qué voy a contar en cada sitio

porque el programa tiene una parte improvisada

que aparece en el momento,

pero luego tiene lo que sé que voy a contar cuando llego a un sitio.

Cuando llego a Samarcanda sé que tengo que contar

la historia del español que fue en el siglo XV,

todas estas cosas, ¿no?

Esa labor de investigación es apasionante y es previa

y después es la fase de desarrollo de hacer el viaje

y después poner ese material en orden, montar los episodios,

redactar la voz en off, elegir las músicas

y convertir todo eso en una serie de televisión,

que es una película bastante complicada.

Lo esencial de "Las huellas de Gengis Khan"

es seguir la huella

histórica del emperador

que mayor extensión territorial tuvo en la historia,

más que Alejandro Magno, más que los austrias

y más que el Imperio romano.

Gengis Khan fue el que más se expandió,

pero esos imperios que dependían e un líder carismático

y que no construían ni ciudades ni vías de comunicación,

como los romanos que construyeron las calzadas romanas

e hizo que perduraran

y caía un emperador, pero el imperio seguía.

Pero lo que ha quedado curioso de Gengis Khan

son dos hechos históricos muy particulares.

Uno, que su ADN está en el 25 por ciento de la humanidad.

El tipo, además de conquistar, se esparció a lo bestia.

Y, por otra parte,

otro de los misterios de la historia

es que no se sabe dónde está enterrado.

Lo han buscado con satélites y nadie sabe dónde está enterrado.

Lo que sí se sabe, más o menos, es dónde nació.

Y allí han levantado una estatua de Gengis Khan a lo bestia

que será nuestro destino final

y diremos: "Ahí está Gengis Khan".

Pues bueno,

ese será nuestro destino final de la serie.

He sacado el mapa para que veáis un poco,

está pequeñito,

pero, más o menos, os haréis una idea de cuál es el recorrido.

Estamos aquí, en Kirguistán, tengo que volver volando desde España

y meterme en Kazajistán.

Ir por aquí hasta una ciudad que se llama Semei

y aquí entrar en Rusia.

Es un tramo muy pequeño de Rusia, pero es espectacular, el Altai.

Es la Chuya Highway, una de las carreteras más bonitas del mundo.

Una vez que entremos en Mongolia se acaba la Cordillera del Altai

y empieza el desierto del Gobi.

Y tenemos que atravesar toda Mongolia

para llegar hasta la capital, Ulán Bator.

Y allí encontrar un sitio donde dejar la moto

hasta el año siguiente.

Lo que se plantea con este viaje

es la aventura en sí, es un viaje complicado.

Al final, en Asía Central la gente normal es muy hospitalaria,

los funcionarios, policías, aduaneros, no lo son tanto.

Tienen una mentalidad muy soviética

porque es el único estado que conocen,

la antigua Unión Soviética,

que luego se desgajo en tantos países.

Y el organismo o funcionamiento administrativo de su burocracia

sigue siendo la misma, no conocen otro sistema.

La aventura es la aventura y al que no le guste que no venga.

A mí esas dificultades, esos lugares inhóspitos,

las carreteras sin asfaltar, los baches, las cabras,

eso me gusta, no sé por qué.

No hay momento para aburrirte.

Eso me gusta y se me da bien.

Hasta ahora se me ha dado muy bien esquivar.

Soy muy mal piloto, voy muy despacio, todos me mojan la oreja,

pero esquivando baches soy cojonudo.

Baches, cabras y paisanos, soy muy bueno.

Cuando crucemos el país y lleguemos a Semei

nos vamos a encontrar con un sitio totalmente distinto.

Semei es el lugar donde se producían

las bombas atómicas de la Unión Soviética.

Y a pocos kilómetros se encuentra

el lugar donde las experimentaban, la zona cero.

Después de esta región de Kazajistán

nos meteremos en Altai.

Es una cordillera que se comparte entre Rusia, China, Mongolia

y también parte de Kazajistán.

Lo llaman la farmacopea natural.

Como países independientes budistas está Mongolia y Bután.

Bueno, pues entraremos en Mongolia

y cruzaremos la región del Altai y luego, nos meteremos en el Gobi.

El Gobi es otro desierto de esos a lo bestia que existen en el mundo.

Y lo iremos recorriendo hasta llegar a Ulán Bator,

una de las capitales más altas del mundo

y allí hay una serie de cosas interesantes,

como los restos que quedaron del comunismo

porque Mongolia tenía la particularidad

que era un estado tapón

entre dos potencias muy grandes, la Unión Soviética y China.

Creo que será un país interesante de conocer

más allá de los tópicos típicos

de los nómadas, las yurtas y demás, por supuesto, los habrá,

pero también buscaremos cómo es la gente allí,

cómo están viviendo. Ese será el proyecto.

Os lo acabo de contar, os he hecho un spoiler total,

pero seguro que lo que veáis

será distinto porque cuando pongamos imágenes

a toda esta música que acabo de contar

os sorprenderá, desde luego, yo me voy a sorprender

y espero sorprenderos a vosotros con lo que filmemos.

Ya estamos, de nuevo, en el aeropuerto.

Eso es buena señal, quiere decir, que me voy de viaje,

que la ruta de Gengis Khan ha empezado.

Y, como me pasó el año pasado,

los de la compañía aérea que son fans del programa.

me invitan a business class,

very good, porque así puedo llevar todo el equipaje

que tengo que llevar que las dos ruedas ocupan mucho.

Pues nada, vamos para allá.

Hola, ¿qué tal? Hola.

¿Cómo estás? Bien.

En Estambul tengo una hora y media de escala, ¿no?

El aeropuerto es nuevo ahora.

Sí, no lo conozco, pero es más grande.

No sé, tiene capacidad para 90 millones de personas,

es una cosa espectacular.

Traes dos maletas grandes. Sí, dos grandes.

¿Algo de mano? Sí, esto.

Vale, no llevas líquidos. No.

Las baterías y aparatos electrónicos los lleva con usted.

Sí, llevo aparatos electrónicos.

Los lleva en el de mano, ¿no? Sí.

Pues muchas gracias.

Buen vuelo. Gracias.

Que vaya bien. Espero, hasta luego.

Ya viene la comida.

Hola.

¡Oh! ¿Everything is turkish?

Very good, very good, i love.

I love Turkey.

Enjoy. Okey, thank you.

Me encanta. Pan.

Este.

Sí, sí, ahí.

Y este.

(RÍE)

Very good, thank you.

Me hace mucha ilusión volver a Asia

porque una vez que crucemos el Caspio

entraremos en el territorio legendario de Tartaria.

Casi nadie llama así a Asia,

pero la Tartaria tradicional, la Tartaria legendaria,

era la tierra de los tártaros.

¿Y quiénes son los tártaros?

En un sentido amplio,

podríamos decir que son como los bárbaros.

¿Y quiénes eran los bárbaros?

Para los romanos los extranjeros del norte,

los germánicos, los que hablaban un idioma que ellos no entendían

y, por eso, utilizaron la expresión griega Barbar

para referirse a esa jerga que no comprendían.

Y si recordamos,

los árabes llamaron a los habitantes del Magreb

cuando les conquistaron, bereberes,

porque no entendían lo que decían.

Pues los tártaros para los los europeos,

especialmente para los rusos,

eran aquellos que vivían al Oriente.

Eso era la mítica Tartaria, un territorio inmenso

que iba desde el mar Caspio hasta Manchuria.

Hoy, sin embargo, para hablar de Tártaros en sentido estricto,

nos referimos a los habitantes

de la República rusa de Tartaristán.

Es una etnia túrquica,

que los hay musulmanes

y también cristianos ortodoxos.

Esos son, en sentido estricto, los tártaros.

Y entre los personajes históricos de Tartaria que nos permitirían

seguir un leitmotiv para contaros los avatares de esta región,

he elegido a Gengis Khan.

Porque es un misterio y un enigma.

Nadie exactamente cómo era.

No sabemos ni cómo era físicamente,

ni donde nació ni donde está enterrado.

Porque Gengis Khan a pesar de que es

uno de los personajes más célebres de la historia

sabemos muy poco de él, porque su historia

se ha contado muchas veces y ese es el problema.

Su historia se ha contado atomizada, en fragmentos.

Y se ha contado por los pueblos a quienes conquistó.

Y fueron muchos pueblos, con lenguas diferentes

y cada uno de ellos ha dado

su propia versión de quién fue Gengis Khan.

Así que es imposible sintetizar

un relato único y uniforme de la conquista de Gengis Khan.

Cada uno le da el contenido que más le apetezca,

para unos puede ser un gobernador sabio, prudente.

Para otros un ser sediento de sangre, cruel, vengativo.

Puede ser lo que queramos que sea.

Y yo quiero que sea la excusa

para retornar al lugar que más me gusta,

que es el movimiento.

Y la comida tiene una pinta fabulosa, ¿eh?

Además, es todo turco. Esto es el clásico yogur,

a mí me encanta. ¡Mmm!

Buenísimo.

¡Mmm!

¡Qué bueno está todo!

Ya comeremos peor según avancemos el viaje,

pero a disfrutar las cosas como vienen.

Esto me recuerda a uno de los filósofos

que más me gusta de la historia, que era Diógenes de Sínope,

el cínico.

Vivía en un tonel,

era muy modesto, no quería trabajar

y, sin embargo, decía:

"Si me invitan a pasteles, me los como"

No voy a sacrificar mi vida por conseguir los pasteles,

pero si me invitan, me pongo hasta arriba.

Y eso es lo que yo pienso.

Hay que vivir austeramente

y ser independiente,

no estar esclavizado a las cosas materiales,

pero si te ponen una buena comida hay que disfrutarla.

Buenísimo.

Y vamos a probar el vino turco.

El chef me ha ofrecido francés o turco.

He dicho: "¿El turco es bueno?". Por supuesto.

Están muy orgullosos de su país, son muy patriotas los turcos.

Así que, vamos a ver.

Está bueno.

No exclamaría de emoción, pero está bueno, está decente.

Así que nada, vamos a dejar que el vuelo fluya

hasta que lleguemos a Estambul,

han construido un aeropuerto nuevo.

No he ido nunca, espero no perderme ni perder mi avión.

Ya os contaré qué tal.

# Y decían mis vecinos

# que llevaba mal camino

# apartado del redil.

Diario de un nómada - Burocracia interminable: Las huellas de Gengis Khan - ver ahora

Puedes ver todas las temporadas de Miquel Silvestre en la web de su programa. En esta última temporada que estamos estrenando los domingos las siete de la tarde en La 2, uno de los capítulos que más nos ha impresionado es "Las huellas de Gengis Khan: De Semey a Siberia".
Miquel está en la ciudad kazaja de Semey para visitar un lugar abandonado desde los tiempos de la guerra fría, la población donde vivían los soviéticos encargados de probar el armamento nuclear.

Para todos los públicos Diario de un nómada - Las huellas de Gengis Khan: De Semey a Siberia - ver ahora
Transcripción completa

Vuelve Miquel Silvestre y su "Gorda".

El escritor que viaja en moto para enseñarnos

que el mundo es un lugar apasionante,

pero, sobre todo, que la gente que vive en él

es mucho mejor que lo que nos hacen creer.

Comienza un viaje apasionante por Asia Central

para seguir las huellas imborrables de Gencis Khan.

Acompáñanos en la décima temporada de "Diario de un nómada".

Episodio 10 De Semey a Siberia.

Estamos en el norte de Kazajistán muy cerca de la frontera rusa

y apenas a 70 km de la ciudad de Semey.

Estos tétricos esqueletos de edificio

fueron una pequeña ciudad llamada Chagan,

un ghostland;

como tantas otras que hemos visitado anteriormente,

pero esta es distinta.

Dentro de la larga lista de lugares abandonados,

raros, exóticos misteriosos que hemos ido visitando,

éste, sin duda, va ocupar un lugar especial.

Aquí vivían diez mil personas,

diez mil seres humanos que desaparecieron, sin más,

a partir de la caída de la Unión Soviética.

Aquí a lo que se dedicaban era a almacenar

y transportar las bombas atómicas,

las bombas atómicas que se detonaban muy cerca, en el Polygon,

entre Semey y Kurchátov.

Estamos alrededor de 85 kilómetros de Semey

y, prácticamente, la misma distancia de la ciudad de Kurchátov,

donde se fabricaban estos ingenios,

y se denotaban aquí cerca,

sin importar las consecuencias

que tuvieran para los habitantes de esta ciudad, Chagan,

y mucho menos para una gran capital como es Semey.

Y no es que la industria de las armas atómicas

haya desaparecido,

es que, sencillamente, se acabó el dinero.

Cuando cayó la Unión Soviética

y Kazajistán se hizo un estado independiente,

los rusos, que eran los que tenían el armamento,

se marcharon

y ha quedado este esqueleto arquitectónico,

una especie de Chernóbil en Kazajistán,

porque la radiación permanece,

no en niveles peligrosos en esta zona,

pero en el Polygon hay que tener cuidado.

Allí en el Test Nuclear Site,

más conocido por los habitantes de esta región como Polygon,

el agua está contaminada, ríos y lagos son radioactivos.

Esta ciudad ha quedado como un cascarón vacío,

un testimonio de cemento....

sobre la locura colectiva

en la que el ser humano se ha instalado.

Hay un silencio especial aquí,

solamente se oyen los pájaros y el viento.

Es curioso que este lugar tenga tanta paz

después de que los seres humanos se hayan ido.

Una tabla gimnástica en ruso,

para ponerse fuerte en casa.

Habían pegado papel en la pared de periódico.

Y es muy fuerte ¿eh?

Porque aquí hay...

está el símbolo, el escudo de la CCCP,

con la hoz y el martillo y Lenin todavía aquí

y anuncios de televisores y vídeos...

y un coche. El consumismo ya estaba entrando.

¡Uf, qué flipe!

Esta es la antigua base aérea de Chagan,

aquí aterrizaban los bombarderos soviéticos,

cargaban las bombas atómicas

y las arrojaban en el Polygon para causar la mayor devastación

y que los científicos pudieran medir

los efectos destructivos de sus artefactos nucleares.

Ya me hecho medio amigo del taxista

y me voy a cenar al mejor restaurante de Semey,

que, me lo han recomendado, se llama Vostok restaurant,

Vostok... (habla en kazajo)

Vostok restaurant. Ok.

y ahí lo que voy a comer es el laghman

porque el plov es muy.... es el arroz,

ya lo he comido muchas veces,

es el la laghman.

Laghman es el noodles, es muy largo.

Y a ver qué tal.

Laghman... eh... salad.

Salad.

¿Salad, no? OK.

Miquel aprovecha su última noche en Semey

para acudir a un buen restaurante y probar la mejor comida local.

Y, a juzgar por lo que vemos,

parece que le han aconsejado el mejor sitio para sus propósitos;

gente sencilla, comida sabrosa y ambiente acogedor.

Esto es el laghman que es la especialidad de este restaurante,

esto es, bueno, kazajo, pero bueno también de Asia Central,

porque también lo hemos comido en Kirguistán

La verdad es que cuando se tiene hambre todo está bueno,

yo hoy tengo hambre, porque ha sido un día largo, ¿no?

No ha sido un día de viaje,

ha sido un día de gestiones aquí en Semey,

he ido a comprar cosas, preparar la moto,

arreglarme las botas....

y mañana ya.... toca ponerse de nuevo en marcha.

Este breve descanso me ha venido bien

porque las carreteras kazajas me estaban cansando;

el viaje desde Almaki hasta Semey ha sido duro,

1.150 kilómetros de baches al final se hace muy pesados.

Mañana tengo que cruzar la frontera con Rusia, si todo va bien,

ya sabéis que las frontera son territorios inciertos,

un poco sin ley, dependes del arbitrio del aduanero,

y está a 126 kilómetros.

Mañana lo que quiero hacer es levantarme muy pronto

para llegar a la frontera lo antes posible,

y el trámite no sé sabe las horas que puede durar, siempre varias,

y una vez que entremos en Rusia

pues espero que las carreteros mejoren;

que será la que me lleve a Mongolia,

será la llamada Chuya Highway,

es una de las carreteras más bonitas del mundo

y espero que el tiempo me respete, o sea, el clima,

y que después la aduana mongola no sea demasiado difícil,

y así seguir la aventura.

Lo próximo que nos espera es frontera rusa

y varios días cruzando el Altái, la cordillera del Altái en Rusia,

por la Chuya Highway.

Ahí no sé lo que comeremos,

pero, bueno, espero que esté tan bueno como esto.

Laghman.....

Buenísimos estos fideos largos,

los noodels, con un poco de carne.

Esto está de muerte.

Hay que comerlos así.

Me encanta este sitio.

Me ha gustado Semey a pesar de su... triste historia

como centro de investigación de armas nucleares,

pero la gente es muy amables, la ciudad con encanto,

y he encontrado todo lo que necesitaba

para poder seguir el viaje.

Estoy satisfecho de mi paso por aquí.

Vamos a meternos esto.

¡Buenísimo!

No es una ensalada muy abundante, es de pepino y tomate, pero bueno,

me va a venir estupendamente.

Si me disculpáis,

voy a cenar tranquilamente, en la intimidad,

y nos veremos mañana. Hasta mañana.

Amanece nuestro último día en Semey.

Ha sido agradable e interesante estar en esta ciudad,

pero el viaje debe continuar.

Nos espera Mongolia y el camino es todavía muy largo.

Así que hay que madrugar y ponerse en marcha.

Son las seis de la mañana, es el momento de salir de viaje

porque estoy a unos 130 kilómetros de la frontera rusa,

me apetece llegar pronto porque después es mucho follón

y la frontera rusa es de las duras, estrictas, cerraditas, ¿eh?

no siempre son muy...... auxiliadores.

Recuerdo que la última vez no tenían formularios en inglés,

todo era en ruso, no entendía nada,

y ahí nadie me traducía

y tardé seis horas en cruzar aquella maldita frontera.

Así que.... bueno, esa es la dificultad del día, ¿no?

Luego una vez que entremos en Rusia,

creo que la carretera será mejor que las carreteras kazajas,

y mi plan sería llegar a Barnaúl, está a 450 kilómetros,

sino llego hoy porque será mucha tela,

espero llegar mañana.

Ya iré viendo, ¿no? que es lo que me voy encontrando.

Lo que más me preocupa es el clima,

es decir, me preocupan dos cosas: la frontera y el clima,

porque está nublado y amenaza lluvia,

Entonces, pues, bueno, conducir la moto con lluvia

pues no es lo más recomendable,

y es que está siendo un verano de lo más húmedo por esta zona.

En fin, la aventura es la aventura y al que no le guste que no venga.

Y esa es la situación que tenemos.

Después calculo que serán cuatro o cinco días en Rusia,

o, a la mejor, menos, si me doy más prisa,

pues ya sería cuestión de llegar a la frontera de Mongolia

y eso ya será otra aventura y otro cantar.

Y de lo que os hablaré en este tiempo,

pues, básicamente, será del legendario viajero Marco Polo

y seguiremos hablando, por supuesto, de Gencis Khan,

ya que estamos siguiendo sus huellas.

Sus huellas que se expandieron al este y al oeste a lo bestia.

Nosotros no nos expandimos tanto pero hacemos lo que podemos.

En el corto viaje hacia la frontera, encontramos distintos paisajes:

Primero los arrabales urbanos de la ciudad de Semey,

que se extienden durante varios kilómetros.

Después aparecen unas montañas

que contrastan con las interminables planicies esteparias

que tuvimos que hacer en las jornadas precedentes.

Esto es otra cosa.

Y anticipa la espesa vegetación boscosa que nos espera

en el Altái de la Siberia rusa.

Bosques...

coníferas...

fertilidad.

Y después de los bosques, de nuevo, la llanura y la lluvia.

No hay día que no llueva en este verano centroasiático.

Y el camino se alarga y alarga monótono de nuevo.

Hasta que empieza haber más gente y vehículos

porque nos acercamos a la frontera rusa.

Muchachos, eso que se ve ahí es la frontera rusa,

esa es mi moto,

y, como os digo, esa es la frontera rusa

vista desde el otro lado, estamos dentro, dentro de Rusia.

Veri good. Cada vez más cerca.

Evidentemente, hemos entrado en Rusia

y la verdad es que hemos entrado bien.

La frontera la he cruzado sin mayor dificultad,

se nota que entrando desde Kazajistán todo se simplifica,

ya que Kazajistán y Rusia forman parte de un espacio económico común,

que es la llamada zona euroasiática.

Sin embargo, entrad desde Kazajistán en Rusia

es, prácticamente, como cambiar de planeta,

porque los baches desparecen

y nos encontramos una carretera perfectamente asfaltada;

incluso las tarjetas de crédito funcionan.

He repostado pagando con la tarjeta

y aunque no he podido sacar todavía rublos,

pero, sin embargo, la tarjeta funciona.

Es una cosa maravillosa porque eso en Kazajistán

es prácticamente imposible.

En todo caso, lo que ocurre es

que en estas carreteras bien asfaltadas

hay muchísimo tráfico,

se avanza más rápido, vamos hacia Barnaul,

y creo que voy a llegar antes de lo previsto,

pero tienes que tener cuidado.

Hay camiones, coches que van a todo lo que da,

a pesar de que la policía de tráfico es muy estricta.

Y, como veis, aún se mantienen

algunos símbolos del pasado soviético.

Alucino con el tráfico que hay,

sobre todo teniendo en cuenta que estamos en Siberia,

está lejísimo de la Rusia más poblada, la Rusia occidental,

y aquí era donde deportaban a la peña

porque se habían portado mal contra la Revolución.

Ya sabéis, los gulag y esas cosas, una historia muy triste,

que, sin embargo, aquí no han hecho limpieza de los símbolos.

Esto es droga dura.

La Rusia de hoy todavía mira hacia el pasado,

no hacia el pasado económico,

porque el capitalismo aquí es pujante.

Sin embargo, ideológicamente...

Que tráfico, ¿eh? sin parar.

Ideológicamente aún siguen mirando ese pasado de la Unión Soviética,

porque era cuando lo petaban, cuando eran fuertes

y cuando daban mucho miedo.

Todavía dan miedo no tanto como antes,

aunque Putin.....

Pero una de las cosas que a mí me llaman la atención de Rusia

es que este país ha cambiado mucho para bien,

yo lo conocí en el año 2009 y no era como hoy,

y todas las noticias que hoy nos llegan de Rusia a los informativos

son negativas,

nunca se habla de Rusia para bien.

Y, sin embargo, no hay nada más que ver este tráfico

para darse cuenta de que el país está creciendo....

¡Dios mío, es insoportable!

Pues así todo el rato hasta Barraul,

espero que después en Mongolia no suceda esto,

porque este tráfico es... es agobiante.

Los baches hay que aceptar están mal,

pero el tráfico este, que me estoy encontrando en Rusia,

agobia un poquito.

Así que nada, vámonos de aquí porque quiero llegar.

En Rusia encontramos lo que ya sabíamos,

mejor asfalto e infraestructuras.

Y también algo que no esperábamos cuando imaginábamos Siberia:

superpoblación

y tantísimos vehículos por la carretera,

y todavía más cuando nos acercamos a la capital de la provincia.

Hemos llegado a nuestro destino de hoy, Barnaul,

yo lo estoy leyendo perfectamente en el cartel que tengo detrás.

Vemos también su escudo con su hoz y el martillo

y la fábrica humeante, fábrica humeante

porque aquí se trasladó, durante la Segunda Guerra Mundial,

la industria pesada soviética,

tan lejos del frente occidental,

para evitar que cayera en manos enemigas.

Aquí se fabricaron las municiones que derrotaron al ejército alemán,

permitieron ganar la guerra, y ocupar Berlín y media Europa,

de lo que ya hablamos

cuando hicimos la temporada "Operación Plaza Roja"

y recorrimos Europa oriental,

y hablamos de ese... de ese paso soviético,

y su estancia durante muchísimos años.

Pero, bueno, de eso ya hablamos en su momento.

Ahora lo que voy a hacer es buscar un hotel,

buscar donde dormir, donde descansar

y mañana coger otra carretera,

espero que menos transitada que esta,

que será la Chuya Highway auténticamente siberiana,

y esa me llevará a Mongolia,

donde espero que hay poquísima gente,

porque aquí estoy un poco saturado de peña.

Así que nada, nos vamos buscar el hotel, a dormir,

y a ver si nos dejan pagar con tarjeta,

porque todavía no tengo rublos.

Esto es, definitivamente, otra dimensión, ¿eh?

Sigue siendo escenario potsoviético,

pero aquí hay muchísimo más confort,

y, además, he podido pagar con tarjeta.

Con lo cual... es...

Kazajistán tiene su punto,

porque es como el salvaje oeste, ¿no?

pero....claro, es mucho más incómodo.

Menudo lujo, ¿eh?

Ha sido el primer motel de carretera que he encontrado,

pero este tiene muy buena pinta.

La verdad, es que cama grande, mesas, sillas...

Me han dicho que hay internet.

En fin, esto....

me va venir bien para descansar.

Mañana otra "panzá" de kilómetros, pero, bueno, menos, ¿no?

es que hasta ahora han sido muy cansaos

por lo malas que eran las carreteras;

después en Mongolia seguramente desaparezcan las carreteras,

pero ahora, por lo menos, el tramo de Rusia tendremos,

tendremos asfalto, que, a veces, se agradece.

Y hay una cosa que llama la atención es que me recuerda esto muchísimo

a...., parecerá raro, pero a Estados Unidos.

O sea, hay que tener presente que la conquista que hace....

que hace el imperio zarista, el imperio ruso,

a finales del siglo XVIII, en lo que es Asia Central;

en esas llanuras, esas estepas de Kazajistán,

forma parte de una expansión colonial

muy parecida a la que hicieron los norteamericanos

en el Salvaje Oeste.

Y, de hecho, Siberia es...

tiene un ambiente parecido al de Alaska, por ejemplo, ¿no?

O sea, colonos rusos de Europa occidental

que se mueven aquí,

tipos duros que están hechos a climas extremos,

donde aquí en invierno les cubre la nieve hasta la cabeza,

luego, cuando desaparece la nieve, desaparece el frío,

pues llegan los mosquitos, florece todo esto,

está superverde

y es cuando la gente se mueve y recobra la vida, ¿no?

Recuerdo la española que entrevisté en Noruega,

que había vivido en Siberia,

y que me decía: yo me vine a Noruega

porque echa de menos el frío de Siberia,

había vivido aquí una temporada,

pero en Noruega son inviernos templados,

lo de Siberia si que es droga dura.

En fin, yo no podría vivir aquí en.... estos sitios molan,

Alaska mola, en verano

y a comienzos de verano,

porque, aunque llueve, la temperatura no es tórrida.

Está muy bien.

La verdad es que me quejo mucho del agua,

pero nos llueve solamente un poquito cada día

y, luego, está todo bastante bien.

Si me perdonáis voy a aprovechar esta comodidad,

me voy a duchar, me voy a poner de civil

y voy a buscar algo de cenar. Hasta luego.

Diario de un nómada - Las huellas de Gengis Khan: De Semey a Siberia - ver ahora

El sederismo: ver mundo a pie, poco a poco y gozando de cada paso

Tres senderistas nos llevan cada fin de semana a lugares bellísimos. Amador continúa explorando las islas más occidentales de Canarias. En el capítulo del pasado fin de semana, visita La PalmaAna prepara su bicicleta para visitar el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, en la provincia de Huelva. Y por su parte, Juan y su inseparable perrito Migas continúan su viaje desde Bélgica hacia Holanda.

La Vieja Europa: el amor por el viaje cultural con Aled Jones

Juan y Migas nos han llevado por el oeste de Europa. Ahora os proponemos la parte central. En "Destinos clásicos con Aled Jones: Viena", el recorrido empieza con dos de los compositores más brillantes de Europa: Johannes Brahms y Gustav Mahler.

En la ciudad alemana de Hamburgo no eran muy entusiastas de Brahms: se tomaron a mal que el compositor se marchara en la flor de la vida y se fuera a Viena. La capital austríaca es nuestro destino.

Para todos los públicos Grandes documentales - Destinos clásicos con Aled Jones: Viena - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Música

"Destinos clásicos con Aled Jones".

Hola, soy Aled Jones. Bienvenidos a "Destinos clásicos."

Comenzamos con dos de los compositores

más brillantes de Europa: Johannes Brahms y Gustav Mahler.

La admiración de Hamburgo por Brahms no siempre fue igual

Sus fuerzas vivas no se tomaron bien

que el compositor se marchara de la ciudad en la flor de la vida.

Sin embargo se le concedió la ciudadanía honorífica en 1889,

ocho años antes de su muerte.

Siempre se refirió con cariño a su ciudad natal, Hamburgo.

Pero Brahms sabía bien dónde latía el corazón musical de Europa

y, por ello dirigió sus pasos sin dudarlo a esa ciudad,

Viena.

En el centro de la vida y la música de Brahms

se encuentra una relación amorosa con una mujer 14 años mayor que él,

Clara Schumann.

Clara Josephine Wieck nació aquí, en Leipzig,

en septiembre de 1819. Su padre era profesor de piano

y enseñó a tocar a su hija desde muy niña.

Clara ya tocaba el piano antes de aprender a hablar,

y a los diez años ya tocaba en público.

Fue entonces cuando un joven de 18 años, Robert Schumann,

llegó a la casa de los Wieck para tomar clases de piano

y se enamoró de Clara, prometiendo que se casarían

en cuanto ella alcanzara la mayoría de edad.

Era una concertista de piano de enorme talento, muy solicitada,

y también una compositora de cierta notoriedad por derecho propio.

Por desgracia, una lesión en la mano obligó a Robert a renunciar al piano

Entonces fue cuando volcó su talento en la composición.

Con el incansable estímulo de Clara, Robert se estaba convirtiendo

en uno de los grandes de la música clásica,

pero también sufría cada vez más la tortura de sus demonios internos,

que lo empujaban inexorablemente hacia un intento de suicidio.

Cuando esto sucedió trágicamente en febrero de 1854,

Brahms corrió al lado de Clara para apoyarla.

Entonces, su admiración se convirtió en amor.

Compartieron giras y pasaron vacaciones juntos varias ocasiones,

pero para Clara, 14 años mayor que él,

puede que se tratara más de una amistad sólida y fiable

que de una relación romántica. Sin embargo para Brahms,

la conexión era mucho más emocional.

En las afueras de la histórica ciudad de Rudesheim,

a orillas del Rin, hay un popular sendero

que lleva el nombre del compositor, el Brahmsweg

Brahms vino aquí de vacaciones varias veces,

alojándose en esta impresionante villa con vistas al Rin

y a los viñedos. El paseo comienza aquí

y termina en lo alto de estos viñedos.

Esta región es famosa desde antaño por sus vinos,

y también se puede admirar aquí este imponente monumento,

el Niederwald Germania, que domina el Rin

y se puede ver desde el río.

Se diseñó para conmemorar el restablecimiento del

Imperio alemán y la unidad de Alemania

y, fue erigido entre 1877 y 1883.

Se puede tomar un teleférico hasta el monumento,

o simplemente se puede seguir el Paseo de Brahms hasta la cima

para disfrutar de unas sensacionales vistas y ejercitarse.

Esta es una zona de una belleza excepcional

y, un lugar muy popular para venir a descansar,

tal como hizo Johannes Brahms con Clara Schumann

tras el suicidio de Robert. Aquí, en este idílico escenario,

habrían hablado sobre su futura relación.

Tras la muerte de Robert, Clara estaba decidida

a mantener las riendas de su vida y su carrera,

y esto al parecer no incluía casarse de nuevo.

Muchos años después el fuego todavía ardía con fuerza.

"Te amo más que a mí mismo", él le escribió,

"o que a cualquier persona o cosa en este mundo".

Este anhelo es evidente en gran parte de su música

y, la aflicción de la situación tras la muerte de Schumann

se filtra en cada nota del primer concierto para piano.

En Viena, Brahms encontró una ciudad con una gran energía

y una sociedad vital y acogedora.

Viena tenía una rica tradición musical

a la que él iba a añadir un nuevo capítulo y su propia impronta.

Aquí vemos un retrato de un joven Brahms con aire pensativo.

Esta es la Sala Brahms del museo vienés que comparte

con otro prolífico compositor, Joseph Haydn.

Todos estos muebles eran de la última casa

que tuvo Brahms en Viena. El escritorio en el que componía;

y esta pequeña mesa de costura era donde guardaba sus pipas

y utensilios de fumar.

Las fotos posteriores parecen mostrar a un hombre huraño;

y de hecho era famoso por sus comentarios cáusticos,

pero también era un hombre muy sensible

e inmensamente generoso, tanto con su tiempo como con su dinero.

Creo que es alguien a quien me hubiera encantado conocer;

y además tenía una barba impresionante; ¿no les parece?

Este es el tintero de cristal de Brahms; aún tiene tinta.

¿Por qué lo menciono? Bueno... Brahms era un gran tradicionalista

en todos los sentidos; siguió usando plumas de ave

mucho después de que aparecieran las plumillas.

Musicalmente, también se le consideraba un tradicionalista,

más estrechamente ligado a sus héroes de la era clásica,

Haydn, Beethoven y Mozart, que a los compositores

más progresistas de su época, como Wagner y Liszt.

Se cree que la gran cantidad de composiciones

que Brahms dejó a su muerte son solo una pequeña parte de su producción.

Él fue su crítico más exigente y, gran parte de lo que compuso

acabó en la chimenea. En sus años tardíos destruyó

un buen número de obras anteriores, ya que no le parecía que tuvieran

la calidad suficiente. Un par de meses después de sufrir

un derrame cerebral, su amada Clara murió.

Brahms quedó devastado y, durante los conciertos conmemorativos

que dio a continuación, rompía a llorar constantemente.

Una prueba concluyente de que Clara Schumann

fue el gran amor de Brahms, es que su salud

se deterioró rápidamente tras la muerte de Clara en 1896.

Menos de un año después, el gran Brahms

también había fallecido.

Aquí descansan sus restos, en el cementerio central de Viena.

Vemos a un Brahms con gesto reflexivo

guardando una tumba muy sencilla. Beethoven, Schubert,

Salieri y Schoenberg también están enterrados aquí.

Aunque Brahms no murió a consecuencia de un corazón roto,

no hay duda de que la muerte de Clara le afectó mucho.

Su impulso creativo y sus ganas de vivir

se desvanecieron.

Brahms, uno de los mayores compositores de la era romántica,

fue también, posiblemente,

el mayor romántico de la música clásica.

Viena rebosa de música clásica.

Es la ciudad de Mozart, de Beethoven, de Haydn,

de Schubert, de los Strauss, padre e hijo;

de Brahms y de Gustav Mahler. Esta fue sin duda

la capital musical de Europa.

Música

Brahms, aún debía ser toda una institución musical en Viena

cuando Gustav Mahler llegó aquí con solo 15 años, en 1875.

Había sido aceptado en el prestigioso conservatorio

de la ciudad.

Viena es una de las ciudades del Danubio

con una gran historia de asentamientos.

Los romanos estuvieron aquí y, en la Edad Media el río trajo

gran riqueza y prosperidad,

convirtiéndose en un gran núcleo comercial.

Los Habsburgo se hicieron con el control de la región

a finales del siglo XIII y, Viena fue cobrando mayor importancia

como centro religioso.

Stephanplatz, la Plaza de San Esteban,

es el corazón y el alma de Viena;

y en su centro se alza la espléndida catedral del mismo nombre,

como otros grandes templos europeos,

ha sido testigo de muchos siglos de historia.

Me sorprendió saber que Haydn fue escolano aquí desde 1740 a 1750

y, miembro del Coro de Niños Cantores de Viena.

Y no solo eso, más tarde llegaría a escribir

nada menos que 104 sinfonías.

Durante los meses de verano se celebra en la catedral

un programa de conciertos que, por supuesto incluye

obras de Haydn, Mozart, Brahms y Mahler.

Imagínense la majestuosidad de una sinfonía de Mahler

interpretada en este lugar. Nacido en una familia judía,

en lo que es hoy la República Checa,

Gustav Mahler fue otro de los niños prodigio de la música clásica.

A la edad de diez años ya era un pianista consumado,

y ya destacó en el conservatorio, donde también demostró

su capacidad natural como compositor.

Su infancia traumática, influyó tanto en el hombre como en su música

Creció en una época donde la tasa de mortalidad infantil era muy alta

y, la familia Mahler fue particularmente desgraciada

en este sentido. Los temas de la muerte y el morir,

especialmente enfrentados con la belleza de la vida y el amor,

aparecen con frecuencia en su música.

En el aspecto personal, se convirtió en un joven apasionado,

obsesionado con la perfección y, a menudo presa

de crisis de depresión profunda. En muchos sentidos se puede decir

que la vida de Mahler fue una sucesión de vertiginosos

altos y bajos.

A pesar de su indudable talento como pianista y compositor,

también tenía un sentido pragmático, por lo que, al poco

de dejar el conservatorio se dedicó a la dirección de orquesta,

y así poder mantener a su familia, actividad por la que demostró tener

un inmenso talento natural.

Cuando fue nombrado director de la Ópera de Viena,

ya se le consideraba uno de los mejores directores del mundo,

gracias a una combinación única de meticulosa preparación

e interpretaciones visionarias.

Tchaikovsky describió al Mahler director de orquesta como un genio,

y le confió gustosamente la dirección del estreno de su ópera

"Eugenio Onegin".

Llegó a la Ópera de Viena cuando estaba en la cima

de su potencial como director de orquesta y director creativo.

Era un puesto de gran prestigioso, pero es poco probable

que lo eligiesen de no haberse convertido al catolicismo

de forma muy discreta.

Durante su vida, Mahler fue más solicitado

como director de orquesta que como compositor.

Fue el director principal de esta ópera durante diez años.

Marcó el inicio de la que se conocería

como la década dorada de las grandes producciones.

El famoso Teatro de la Ópera de Viena, la Staatsoper,

fue uno de los primeros edificios en terminarse cuando la ciudad

fue remodelada en los años 1860 y 70,

y es uno de los principales escenarios operísticos de Europa.

Mahler se estrenó como director aquí, en Viena,

con gran espectacularidad, poniendo en escena

las ambiciosas interpretaciones de, primero, "Lohengrin" de Wagner

y "La flauta mágica" de Mozart. Ambas fueron grandes éxitos.

Sin embargo, Mahler no se conformaba solo con la dirección;

quería controlar todos los aspectos de la producción operística

y, era incapaz de resistirse al impulso de cambiar las cosas

por el simple hecho de hacerlo. Y en consecuencia,

también asumió el papel de director artístico.

Uno de los cambios que introdujo fue la atenuación de las luces de sala

durante las representaciones.

Al principio esto no gustó al público, pero es una práctica

que desde entonces ha sido aceptada universalmente.

Y era tan exigente con su público como con sus músicos.

No soportaba los aplausos,

y no permitía la entrada una vez iniciada la representación.

Como tantos otros genios, no era un hombre de trato fácil

y, sus éxitos... tuvieron sus consecuencias.

Discutía siempre con cantantes y músicos,

y siempre quería salirse con la suya.

En diciembre de 1903,

hasta los tramoyistas se declararon en huelga

debido al trato que recibían. Mahler no entendía nada.

Puede que el carácter despótico lo hiciera profundamente impopular

entre muchos de los que trabajaron con él,

pero sus logros artísticos y creativos son innegables.

La ya gran Ópera de Viena adquirió un prestigio aún mayor,

y la reputación musical de la ciudad volvió a alcanzar cotas

que no había disfrutado desde los tiempos de Beethoven.

Hoy en día, la relación de Mahler con este teatro es muy apreciada

y, muchos directores de orquesta han empuñado aquí la batuta;

entre ellos Arturo Toscanini, Herbert von Karajan, Georg Solti

y más recientemente, sir Simon Rattle.

Música

Otro templo de la música de Viena es el Musikverein,

sede de la Filarmónica de Viena,

una de las orquestas más importantes del mundo.

Mahler mantuvo una estrecha relación con este lugar,

ya que fue director de la Filarmónica de Viena

durante tres años. Curiosamente, esta orquesta

nunca ha tenido un director principal.

En los tiempos de Mahler recibían el nombre

de 'directores por suscripción', y desde los años 30

la orquesta solo ha tenido directores invitados.

Cuando Mahler llegó por primera vez a Viena era un hombre soltero,

pero pronto adquirió el estatus de celebridad

debido a su espectacular trabajo en el vecino Teatro de la Ópera.

Siempre se alojaba en el Hotel Bristol, muy glamuroso;

y siempre en la suite número 274-275.

¿No adivinan cómo se llama hoy en día?

La Suite Mahler.

Como pueden ver, era un alojamiento digno de su estatus de estrella.

El Hotel Bristol está estrechamente ligado a la música,

ya que entre los muchos nombres famosos que aparecen

en su libro de visitas se encuentran los de George Gershwin,

Pietro Mascagni, Enrico Caruso, Nellie Melba,

Sergei Rachmaninov, Arturo Toscanini y Antón Rubinstein.

De hecho, todas las suites del hotel

tienen el nombre de algunos de los distinguidos directores

de la Ópera de Viena.

Sin duda alguna, a Mahler también le gustaba el Hotel Bristol

por su proximidad al Teatro de la Ópera.

Está justo al lado, de modo que, como buen

controlador compulsivo, podía observar en todo momento

las idas y venidas desde su ventana.

Música

Mahler también un fanático de la salud

y, como Richard Wagner, a quien admiraba,

era vegetariano estricto.

Servicio de habitaciones, maestro Mahler.

Cuando se hospedaba en el Bristol era conocido

por sus regímenes diarios regulares e invariables.

Por ejemplo, siempre pedía muesli y una manzana verde para el desayuno

Siempre.

Todas las mañanas se lo servían en su habitación

y, acabó convirtiéndose en la comidilla del hotel.

Desayunaba con vistas al Teatro de la Ópera.

Música

También se alojó en un antiguo palacio,

el Hotel Imperial.

En esa época los directores de orquesta

eran verdaderas estrellas, por lo que los hoteles

como el Imperial de Viena, se esforzaban

por proteger su intimidad. Detrás de mí hay una puerta secreta

por la que Mahler podía llegar directamente al Musikverein,

sin ser visto. Y aunque parezca increíble,

todavía la utilizan hoy en día directores e intérpretes;

se les da su propia llave. Y ahora, si me disculpan,

tengo que ir a un concierto.

Es bastante sorprendente que durante tres años

Mahler hubiera conseguido mantener dos de los puestos más exigentes

del mundo de la música. Ambos, siguen siendo considerados

hoy en día, de gran prestigio.

Música

Pero... ¿y la propia música de Mahler?

Apenas tenía tiempo para ella, ya que estaba dedicado en cuerpo

y alma al Teatro de la Ópera y a dirigir a la Filarmónica.

Era una carga de trabajo enorme, por lo que Mahler

tenía por costumbre hacer largas pausas estivales

en retiros de montaña por Austria.

Aquí podía empaparse del espectacular paisaje,

recargar sus baterías creativas...

y escribir música que le salía directamente del alma.

Durante estos largos descanso compuso todas

menos una de las nueve sinfonías completas y la décima inacabada,

además de muchas de sus canciones.

Mahler necesitaba componer sin interrupciones y en privado,

y disponía de una cabaña que usaba para ese propósito.

Aquí se encuentra la primera cabaña que se hizo construir en 1893,

junto al deslumbrante lago Attersee, a unos 40 kilómetros de Salzburgo.

Las vistas son impresionantes, se mire donde se mire.

El lago a un lado... y la imponente cordillera Höllengebirge al otro.

Más que suficiente para estimular el flujo creativo.

En los tiempos de Mahler no había mucho turismo,

por lo que este era un lugar muy tranquilo;

perfecto para aislarse.

Solía alojarse en esta casa de huéspedes cercana,

y a día de hoy aún se puede visitar la cabaña donde componía.

Durante los cuatro veranos que pasó aquí,

Mahler terminó su segunda sinfonía y escribió la tercera.

La cabaña es muy pequeña y recogida;

contrasta con la inmensidad del paisaje y el lago,

a cuyas orillas se encuentra.

La sinfonía muestra la influencia de este entorno,

así como las reflexiones de Mahler sobre la posición del hombre

en medio de una creación tan impresionante como esta.

El segundo movimiento, que tituló:

"Lo que me dicen las flores de la pradera",

es sin duda una referencia al aspecto que tiene este lugar

a principios del verano.

Música

Escuchemos ahora unos compases de la Sinfonía N 3 de Mahler,

el segundo movimiento, mientras disfrutamos del Steinbach

y de estos paisajes.

Música

A medida que su éxito se iba consolidando,

Mahler pudo permitirse una residencia de verano

más suntuosa y, para ello se dirigió al sur de Austria,

de clima más agradable.

Sin embargo el lugar preferido para componer fue este,

a orillas del lago Wörthersee, famoso por sus aguas medicinales.

En lugar de alojarse en posadas, decidió construirse una casa aquí,

y para ello compró un terreno en Maiernigg, en la costa sur.

Esta villa de elegante diseño arquitectónico

aprovecha al máximo el espectacular paisaje que se alza

más allá del lago. Corría el año 1901

y, Mahler demostró haber acertado al dedicarse

a la dirección de orquesta. Un simple compositor...

nunca hubiera podido permitirse tener un lugar como este.

Aquí la cabaña donde componía no era un simple cobertizo de jardín

De hecho, era lo bastante confortable

para poder vivir en ella hasta que la villa estuvo terminada.

Está situada en lo más profundo del bosque,

alejada de la villa principal para poder aislarse por completo.

Mahler, incluso hizo erigir una valla a su alrededor

con una puerta con cerradura,

para evitar cualquier intrusión no deseada.

Hoy solo se puede acceder a pie o con un vehículo todo terreno.

La "casa del bosque", como se la conoce,

compartía muchos elementos de diseño con la villa de Mahler,

entre otros las altas puertas y ventanas

y las paredes del mismo color. El tejado original

de estilo granero holandés con grandes voladizos,

fue sustituido más tarde cuando se restauró el edificio.

Asombra que tanta música extraordinaria

haya salido de un espacio tan pequeño.

Disfrutemos unos instantes mientras la Orquesta Sinfónica de Sidney,

bajo la dirección de Vladimir Ashkenazy,

interpreta la sexta sinfonía de Mahler.

Aunque se la conoce como "la trágica",

fue escrita en un momento feliz de la vida del compositor.

Música

Aparte del canto de los pájaros,

aquí el silencio es casi absoluto y, así era como le gustaba a Mahler.

Bueno, en realidad no le gustaba escuchar su trino

y, ponía espantapájaros para mantenerlos alejados.

A primera hora de la mañana disparaba con una escopeta

con la esperanza de que cualquier pájaro mantuviera las distancias.

Hoy sin embargo, los pájaros habitan libremente estos bosques

y hacen su propia música.

Cuando componía, Mahler no toleraba intrusiones humanas de ninguna clase

La doncella que le traía la comida tenía que seguir una ruta

especialmente tortuosa para no ser vista,

y el granjero vecino tenía que quitar todos los cencerros

a sus vacas.

Música

La casa del bosque era un escondite concebido para que Mahler

pudiera estar completamente a solas con la naturaleza

y con sus pensamientos. Y sin duda estimuló su creatividad,

porque fue aquí donde compuso su cuarta, quinta, sexta,

séptima y octava sinfonías,

así como los ciclos de canciones "Rückertlieder"

y "Kindertotenlieder".

Mahler era tan riguroso en sus hábitos personales

como en su vida profesional. Aparte de las obvias atracciones visuales,

le encantaba nadar en el lago, lo que hacía todas las mañanas,

tras lo cual, realizaba una estricta rutina de ejercicios.

Después, con el cuerpo y la mente bien entonados,

abandonaba la villa, cruzaba la carretera,

seguía el sendero del bosque que había trazado

para envolverse en esta verde quietud...

y se encerraba en su cabaña a comenzar la jornada de trabajo.

Música

Pero, en aquella época le estaba algo más le estaba sucediendo.

En 1901 conoció a una hermosa joven de la alta sociedad

llamada Alma María Schindler y, tres meses después se casaron.

Veinte años más que él, también era una compositora en ciernes

y, uno de los mejores partidos de Viena.

Como hacía con todo, Mahler se entregó sin reservas a Alma,

pero también le exigía a ella lo mismo, por lo que su relación

no estuvo exenta de desafíos.

A pesar de todo, los cinco años siguientes

fueron de los más productivos y, sin duda, los más creativos.

De esta relación nacieron dos hijas y mucha buena música;

pero lo bueno no iba a durar.

En 1907 una de sus amadas hijas, María, murió de escarlatina;

y aquel mismo año la relación de Mahler con la Ópera de Viena

comenzó a deteriorarse.

Cada vez eran más frecuentes los ataques a su ascendencia judía

y, las quejas de que dedicaba demasiado tiempo a su propia música.

Una virulenta campaña de prensa le convenció

de que su idilio con Viena había llegado a su fin.

En diciembre de 1907, Mahler se fue a Estados Unidos

para convertirse en el director de la Ópera Metropolitana

de Nueva York.

Viena siempre estará unida a Mahler.

Aquí fue donde se hizo famoso

como uno de los mejores directores del mundo

y, esta notoriedad le abrió claramente las puertas

de la ciudad de Nueva York.

Se convirtió en una estrella en esta ciudad, donde hoy en día

sigue siendo amado y venerado. Una interesante historia

sobre sus días como director de orquesta

tiene que ver con el Hotel Imperial. Después de una actuación,

a Mahler le gustaba relajarse con un café y, a menudo venía aquí,

al café del Hotel Imperial, todavía ataviado con su frac de director.

Pero en más de una ocasión algún otro cliente le llamó,

"¡Herr Ober!", "¡camarero!",

para pedirle unos cafés.

Como se pueden imaginar, aquello no le hacía ninguna gracia.

En este mismo café del Hotel Imperial

se sigue sirviendo maravillosos cafés y pasteles.

Es el lugar de encuentro perfecto para antes o después de un concierto

o de la ópera.

Música

Pero justo antes de marchar a Nueva York recibió un nuevo golpe.

Le diagnosticaron una insuficiencia cardíaca crónica,

probablemente heredada de su madre.

Su obsesión por las ideas de la muerte y mortalidad

se intensificó y, se reflejó aún más en sus obras posteriores,

en particular la novena y la inacabada décima sinfonías.

Esto se refleja en "Das lied von der Erde",

"La canción de la Tierra", cargada de desesperación y belleza

a partes iguales y, muy posiblemente,

su mayor logro musical.

En Nueva York, siguió trabajando en exceso

y continuó sacando de quicio a sus músicos y a su público.

Y su salud fue declinando lentamente.

Entonces recibió un golpe que sin duda precipitó su muerte.

Abrió por accidente una carta que revelaba que Alma

estaba manteniendo una apasionada aventura amorosa.

Al ser un hombre tan emocional, Mahler nunca llegó a recuperarse

de ese golpe. Pero, aunque su matrimonio estaba roto,

Alma permaneció a su lado hasta el final,

lo que ocurrió apenas seis meses después.

En mayo de 1911, Gustav Mahler regresó de una última gira

por los Estados Unidos enfermo y atormentado

por la proximidad de la muerte y por la idea de que el mundo

seguiría adelante sin él. Murió en el sanatorio Löw de Viena

con solo 50 años.

La música tanto de Brahms como de Mahler,

refleja en gran medida los acontecimientos

que estaban ocurriendo en sus vidas y en su entorno.

Tenían en común la experiencia del dolor emocional

y un profundo amor por el majestuoso paisaje

del que surgieron muchas obras maravillosas.

Más conocido durante su vida como un gran director de orquesta,

el inmenso talento de Mahler como compositor es lo que le sitúa

entre los verdaderos grandes de la música.

Sus sinfonías son por sí solas conjunto de obras de valor inmenso,

pero toda la música de Mahler proviene en gran medida del corazón,

está inspirada por la belleza y coloreada por igual

por el asombro y la tristeza.

Acompáñenme en la próxima etapa de mi viaje

a través de la música clásica, para viajar al corazón de Europa.

Recorreremos tres magníficos ríos, ciudades y pueblos que han inspirado

a muchos compositores y mucha música hasta hoy.

Hasta pronto.

Subtitulación realizada por Yolanda Fernández Gaitán.

Grandes documentales - Destinos clásicos con Aled Jones: Viena - ver ahora

Sudamérica de la mano de un experto: Jago Cooper

En "Los reinos perdidos de Sudamérica: Las tierras de oro", el arqueólogo especializado en Sudamérica Jago Cooper nos muestra cómo eran y cuál fue el destino de dos sociedades que brillaron por su cultura, su organización y su oro, en el año 700 después de Cristo.
Se trata de los Tairona y los Muisca, pueblos arraigados en la tierra de El Dorado, Colombia.

Para todos los públicos Grandes documentales - Los reinos perdidos de Sudamérica: Las tierras de oro - ver ahora
Transcripción completa

(Música ambiental)

"Sudamérica es el lugar perfecto para guardar secretos.

Sus junglas, cadenas montañosas y ríos

son obstáculos intimidantes para cualquier explorador.

Es un continente que ha seducido a los aventureros durante siglos".

Hay algo oculto. Ve y descúbrelo.

Ve y busca detrás de las montañas. Hay algo oculto tras las montañas.

Hay algo oculto que te espera. Ve.

El poema de Kipling es especialmente adecuado

porque esto es Colombia, la tierra de El Dorado.

El hogar del legendario reino de oro que, en el siglo XVI,

atrajo a los conquistadores

a lo más profundo del corazón de Sudamérica.

"Soy Jago Cooper.

Como arqueólogo especializado en Sudamérica,

siempre me han fascinado los secretos y misterios

enterrados en las profundidades de esos impresionantes paisajes.

La historia de este continente ha estado dominada

por las historias de los incas y los conquistadores españoles.

Pero, en esta serie, exploraré un pasado más antiguo y olvidado,

viajando desde la costa hacia las nubes

en busca de civilizaciones antiguas

tan significativas e impresionantes

como en ninguna otra parte de la tierra.

Aquí, en lo que ahora es Colombia,

vivieron dos de las sociedades más extraordinarias del Nuevo Mundo.

Los muiscas y los taironas compartieron lengua y creencias

que sustentaron sus culturas durante mil años.

Pero fueron sus exquisitos objetos,

impregnados de significados fascinantes,

los que atrajeron a los invasores europeos a sus remotas tierras".

En este programa, descubriremos cómo llegaron al poder

dos culturas extraordinarias,

qué significaba para estos pueblos el oro que deslumbraba

a los conquistadores españoles

y cómo fue que el destino y las circunstancias

hicieron que los muiscas y los taironas

tomaran senderos tan diferentes hacia el futuro.

"LOS REINOS PERDIDOS DE SUDAMÉRICA"

"LAS TIERRAS DE ORO"

"Las playas de la costa caribeña de Colombia son preciosas.

Casi un cliché del paraíso tropical.

Pero para mí es su rico pasado

lo que hace de este lugar algo tan especial".

La historia fluye a través de Colombia.

Durante 12 000 años, fue un corredor que conectaba

las poblaciones precolombinas de América Central, el Caribe,

el Amazonas y los Andes.

Y, 1000 años antes de que llegaran los españoles,

la cultura de lengua chibcha de América Central

se extendió hacia el sur, hasta esta tierra.

"El chibcha era una lengua compartida

por distintas comunidades diseminadas

por parte de Centroamérica y por lo que ahora es Colombia.

Hacia el año 700 después de Cristo,

dos de estas comunidades se desarrollaron

hasta convertirse en sociedades muy organizadas,

hábiles en la agricultura y en la orfebrería del oro.

Una de ellas, la tairona,

se estableció en las montañas de la costa del Caribe.

Otra, la muisca, se asentó a 800 km al sur.

Se desarrollaron de forma independiente durante siglos,

libres de interferencias externas.

Pero, en el año 1492, eso comenzó a cambiar.

Cristóbal Colón descubrió el Nuevo Mundo para los españoles.

Y, desde ese momento,

la influencia de los conquistadores ganó terreno,

amenazando las existencia de las culturas indígenas.

En 1537, el conquistador Jiménez de Quesada

partió en busca de una ruta terrestre

hacia la recién descubierta tierra natal de los incas, en Perú.

Con un ejército de 800 conquistadores,

se internó en las profundidades de Colombia

sin tener ni idea de lo que estaba a punto de encontrar".

La expedición tardó más de un año en abrirse camino por la selva

hasta las altas llanuras y valles del interior.

Uno de los hombres de Quesada describió así el viaje:

"Soportamos muchos sufrimientos en el viaje al nuevo reino,

no solo por tener que abrir nuevos senderos

a través de montañas y colinas,

sino por el hambre y las enfermedades".

"Y llegamos a este reino desnudos, descalzos y abrumados

por el peso de nuestras propias armas".

"Todo lo cual había provocado la muerte de muchos españoles".

"Tres cuartas partes de los españoles

murieron en aquel viaje de pesadilla.

Los que sobrevivieron

se encontraron en un mundo nuevo y desconocido.

Los muiscas eran una de las mayores sociedades indígenas

de toda Sudamérica.

Desde las cimas de las montañas,

su territorio se extendía más allá del horizonte,

ocupando un área mayor que Suiza.

Una tierra donde el oro parecía estar en todas partes.

Una sociedad como ninguna que los españoles hubieran visto jamás".

Los muiscas no eran gobernados por un líder supremo,

como en los imperios inca o azteca.

En el mundo muisca,

ninguna persona tenía control absoluto.

Por otro lado, el territorio muisca

estaba organizado en dos grandes federaciones,

una en el norte y la otra aquí, en el sur.

Cuando los conquistadores llegaron,

se estima que la población muisca sería de 500 000 personas,

la mayoría de las cuales vivía en pequeñas aldeas.

Los españoles eligieron una de esas aldeas

para erigir su primera ciudad.

Y esa ciudad ha crecido hasta llegar a ser

la extensa capital de Colombia: Bogotá.

"En el siglo XVI,

los asentamientos muiscas se extendían por todo este valle,

pero queda muy poca evidencia de ellos en la actualidad.

Si quiero entender cómo funcionaba la sociedad muisca,

debo buscar fuera de la ciudad y viajar 48 km al norte,

hasta uno de los pocos lugares muisca que aún quedan en pie".

(Música ambiental)

Uno de los problemas al tratar de entender

cómo funcionaba la sociedad muisca es el hecho de que haya

pocos restos de sus estructuras arquitectónicas

Construían con madera, la cual se ha podrido.

Así que ya no podemos encontrar las casas, los templos,

los lugares de reunión

para poder estudiarlos y entenderlos mejor.

"Excepto en este lugar,

donde los muiscas se saltaron la tradición

y construyeron en piedra.

Los españoles lo llamaron el Infiernito

al creer que los rituales practicados aquí

eran obra del demonio.

El arqueólogo Carl Langebaek

ha realizado muchas excavaciones alrededor del Infiernito".

Caminando por este yacimiento, se ve que es un lugar muy extraño.

Desde luego, es un lugar singular.

En la cultura muisca, no hay otro lugar como este.

Hay indicios de que, durante los últimos años

antes de la conquista,

la élite muisca empezaba a identificarse con el sol.

Y aquí quedan rastros de un observatorio astronómico

que es probable que tuviera que ver

con la observación del sendero del sol.

En el yacimiento, llaman la atención

estos gigantescos símbolos fálicos en el paisaje.

¿Cuál crees que es el origen y significado que hay tras ellos?

Sobre esto, se ha especulado mucho.

Pero yo creo que tienen algo que ver con la fertilidad,

que, por supuesto, está relacionada con el sol...

y también con las actividades de los jefes

y especialistas religiosos.

"Las investigaciones de Carl indican que había

una conexión profunda entre los muiscas y su medioambiente.

Y, aunque no había ningún rey gobernando al pueblo muisca,

parece que cada comunidad tenía sus líderes.

Y la relación entre la gente del pueblo y sus jefes

parece haber sido fascinante".

Documentos españoles señalan claramente

el hecho de que no tenían noción de la propiedad privada.

¿Existía la idea de la propiedad comunal? Sí.

Las tierras pertenecían a la comunidad.

Creo que los jefes eran los guardianes de los objetos valiosos.

Oro, piedras preciosas,

alimentos, algodón...

Cosas así.

Pero no creo que haya pruebas claras

de ninguna propiedad en manos de los jefes.

¿Qué nos dice esto de la vida diaria de los muiscas?

El prestigio del jefe estaba muy relacionado

con la habilidad de proveer de buenos festines a la comunidad.

Cuando llegaron los españoles,

describieron una tradición entre los muiscas

de pagar impuestos a los jefes.

Pero, cuando investigamos el significado del pago de impuestos,

era proporcional a los alimentos que la familia

y las mujeres del jefe

elaboraban para proporcionar banquetes,

festines para los miembros de la comunidad.

"Las excavaciones de Carl han revelado otro giro inesperado

en la insólita relación entre el pueblo y sus líderes.

En su laboratorio,

me enseñó dos esqueletos desenterrados en el año 2006

en un yacimiento muisca al sur de Bogotá...

que se remonta al año 1300...

y llega hasta la aparición de los españoles en el 1500.

Se encontraron unos 700 esqueletos.

Y el análisis genético de los restos

ha ayudado a entender cómo funcionaba la sociedad muisca".

Hemos centrado nuestro análisis

en tratar de identificar las diferencias

entre las llamadas personas ricas y las llamadas pobres.

Personas con muchas cosas en su tumba,

como conchas marinas, oro y cosas así,

y personas sin ofrendas.

¿Y a qué conclusiones habéis llegado?

Creo que una de las más importantes

es que sí había diferencias sociales, por supuesto,

pero no eran hereditarias.

Hemos realizado estudios genéticos de miembros de la élite,

miembros de la comunidad enterrados con objetos,

y no hay parientes entre ellos, y eso es muy interesante.

Si me estás diciendo que no era genético y no era heredado,

¿cómo crees que se llegaba al poder?

Creo que cada una de las pruebas

apunta al hecho de que el poder era negociado.

La gente poderosa

tenía que convencer a otras personas

con buenos argumentos,

no por su herencia o el uso de la fuerza.

"Esta extraordinaria investigación hace parecer a los muiscas

casi democráticos a los ojos modernos.

Parece que tenían un increíble sentido de comunidad.

Pero este yacimiento también apunta a una sociedad

donde cada uno de sus movimientos

era gobernado por la relación con sus dioses".

Cuenta la leyenda que aquí, en las cataratas de Tequendama,

el muisca Bochica salvó al pueblo de ahogarse durante una tormenta,

partiendo en dos la montaña

y dejando que el agua de la inundación se drenara.

Pero Bochica no pudo evitar la embestida de los españoles,

que estaba a punto de caer sobre el pueblo muisca.

"Lo que había captado la atención de Quesada y sus hombres

era el oro muisca.

Todos, plebeyos o jefes, en cada aldea o pueblo,

parecían tener objetos fabricados con el precioso metal.

Los rumores de que había una ciudad de oro

en algún lugar de las montañas

se extendieron rápidamente más allá del Nuevo Mundo.

Así nació la leyenda de El Dorado.

Y, en los años que siguieron,

oleadas de buscadores de tesoros fueron a Sudamérica

en busca de esa tierra legendaria".

Pero El Dorado no era un lugar, era una persona.

Un gobernante tan rico...

que se decía que se cubría él de polvo de oro cada mañana...

y se lo lavaba en un lago sagrado cada noche.

Un conquistador contó la historia así.

"Iba por ahí cubierto de polvo de oro,

tan despreocupado como si fuera sal lo que llevaba,

ya que a él le parecía que vestir con otras galas era menos hermoso,

y ponerse ornamentos o armas hechos de oro,

trabajados a martillo o por cualquier otro medio,

era una cosa común y vulgar".

"Si El Dorado era una persona, ¿existió?".

(Música tradicional colombiana)

"En el centro de las bulliciosas calles de Bogotá,

hay un lugar que propone una pista

sobre los orígenes del más resistente mito".

Vamos al Museo del Oro, que, con los años, ha acumulado

la mayor colección de objetos de oro precolombinos del país.

"El Museo del Oro de Bogotá está repleto de tesoros fantásticos.

Pero, quizá, el más increíble de todos...

es la magnífica balsa dorada de los muiscas.

El arqueólogo Juan Pablo Quintero me explicó que parece captar

un momento en una ceremonia acuática antigua.

La personificación misma de la leyenda de El Dorado".

¿Quién crees que es el que está en el centro de la balsa?

Probablemente, es un jefe, la representación de un jefe.

Va bien vestido. Puedes ver los ornamentos.

Y es mayor que los otros personajes.

Eso indica que es un personaje de mayor rango,

por lo que es probable que fuera el jefe.

"El jefe está en el centro de la balsa,

rodeado por 12 personajes más pequeños.

Todos ellos están adornados con oro y plumas.

Algunos portan instrumentos musicales

o llevan máscaras de jaguar.

Los más pequeños, al borde de la balsa,

parecen ser los remeros".

Si empezamos a pensar en el mito de El Dorado,

este mito de un hombre vestido de oro,

¿crees que esta balsa demuestra que es cierto?

No lo demuestra de manera directa.

No hay pruebas directas ni pruebas arqueológicas del mito.

Pero es muy sugerente,

porque es un balsa y representa un ritual importante.

Por eso no puedes pensar en otra cosa

que no sea el mito de El Dorado.

"Los descendientes de los muiscas sostienen otras interpretaciones

menos literales del mito.

Mantienen vivas antiguas tradiciones

en la laguna Guatavita,

un lago sagrado en el centro del territorio muisca,

al nordeste de Bogotá.

Uno de esos descendientes, Enrique González,

me espera protegiendo el lago.

Para darme la bienvenida,

Enrique realiza un saludo soplando una caracola.

Caracolas como esta provienen de la costa,

a más de 800 km de distancia.

Y eran muy valoradas por los antiguos muiscas.

Mientras el sonido de la caracola reverbera alrededor del lago,

le pregunto qué significa para él la balsa dorada".

¿Usted piensa que esto se relaciona con cosas pasadas acá?

Sí, mira.

La balsa es algo que simboliza

la unión que había,

el vínculo que había entre el muisca...

y la madre Guatavita, y el agua.

Efectivamente, acá era donde se hacía el rito en la balsa...

para adornar, para nombrar a ese cacique.

"Las pruebas confirman la explicación de Enrique.

Los cronistas españoles describieron ceremonias

que tenían lugar aquí.

Y aquí se han descubierto pequeñas cantidades de oro.

Como muchos mitos,

El Dorado podría contener algo de verdad.

Respalda la teoría de que el pueblo muisca,

a diferencia del español,

valoraba el oro en términos espirituales

en lugar de monetarios".

Nosotros al...

los... los actuales muiscas...

Como para nuestros ancestros, para nosotros, el oro...

no significa...

más que una forma de pagamento.

Es lo que está allí, lo que simboliza esa laguna.

Ese consejo espiritual, esa conexión espiritual,

ese consejo, esa palabra...

está allí.

Para el muisca, es el más grande tesoro,

que está y debe permanecer allí.

Las piezas de oro,

si están o no están, para nosotros...

no simbolizan riqueza.

Ha sido estupendo hablar con Enrique.

Te da un verdadero sentido de conexión

entre las ceremonias que se realizaban aquí, en el lago,

y los muiscas.

En cierto modo, la manera en la que habla de los muiscas actuales

y la conexión que sienten con los antiguos muiscas

proporciona una sensación de identidad

que está conectada con este lugar

y que te hace sentir que es especial.

"Sea cual sea la verdad sobre El Dorado,

los arqueólogos han descubierto

otra dimensión del papel que jugó el oro en la cultura.

Cuando se encontró la balsa en una cueva al sur de Bogotá,

en los años 70,

apareció dentro de una vasija que contenía

pequeñas figuritas planas de oro,

conocidas como "tunjos".

Muchos de estos objetos se exhiben

detrás de un cristal en el Museo del Oro.

Pero Juan Pablo ha dispuesto que se abran las bóvedas

para que pueda echarles un vistazo de cerca.

Y, de inmediato, se puede ver que cada una de ellas

representa a un personaje distinto".

Me gustan mucho los detalles que se aprecian en cada objeto.

Cada uno está hecho de manera individual.

¿Cómo crees que los distintos elementos que observamos

son representativos de personas diferentes?

Se puede ver a los jefes.

Se puede ver al sacerdote.

Mira este.

Si te fijas,

tiene una cabeza en la mano.

Eso nos indica que es un guerrero.

"Hay otras diferencias notables en los tunjos".

Mira, si te fijas en la diferencia entre este color y este otro,

aquí puedes ver que hay más oro.

Y este es más marrón.

Es porque tiene mucho cobre.

Más que este.

Y eso no es por casualidad.

Ellos decidieron que fuera así.

"Mezclando oro con cobre en diferentes proporciones,

los orfebres muiscas podían variar el color de los tunjos acabados.

Y un hecho insólito en estos objetos de oro

es que tienen defectos:

espolones con un exceso de metal y superficies sin pulir.

¿Cuál era la finalidad de estos tunjos

y su verdadero valor para la sociedad muisca?

Si los muiscas hubieran valorado los tunjos

como ornamentos o elementos de joyería,

tendrían un buen acabado

y estarían enterrados con su dueño como objetos funerarios.

Los arqueólogos que estudian este oro se enfrentan a un problema.

La mayor parte del oro lo recogieron los saqueadores

en los años en los que vender al Museo del Oro era legal.

A consecuencia de ello,

gran parte del contexto arqueológico se ha perdido.

Pero las historias que cuentan los saqueadores

coinciden en que los tunjos no se encontraron en tumbas,

sino en ríos y lagos,

en las cimas de las montañas y en cuevas.

El territorio al norte de Bogotá está plagado de cuevas.

Fue en lugares como estos donde se encontraron los tunjos.

Me reúno con el arqueólogo Roberto Lleras Pérez,

experto en orfebrería muisca y en creencias espirituales".

En cuanto a los metales de la sociedad muisca,

¿para qué usaban ellos el oro?

El oro era muy importante para los muiscas.

Sobre todo, para las ofrendas votivas.

Las lanzaban al interior de los lagos,

las introducían en cuevas como esta...

o las colocaban en campos, santuarios, templos,

en los cimientos de las casas,

dondequiera que fuera importante colocar un objeto

que restableciera el equilibrio del cosmos.

Trate de explicarme la cosmología muisca.

Intente imaginar el mundo compuesto por principios opuestos,

opuestos y complementarios.

Así que lo primero que tenemos es el hombre y la mujer.

Luego tenemos el día y la noche.

Luego tenemos arriba y abajo.

Si entendemos el mundo de esta manera,

entendemos también que hay un equilibrio.

El asunto es entender que esto está creado por los dioses,

aunque tú, como hombre,

puedes intervenir en este equilibrio.

Y, cuando hay alguna clase de alteración,

digamos, por ejemplo,

que, durante tres años seguidos, no cae una gota de lluvia,

ahí puedes intervenir tú.

¿Cómo lo haces?

Con ofrendas votivas,

porque es la manera de restablecer el principio

que se ha perdido o ha disminuido en la tierra.

Y, entonces, vuelven otra vez el equilibrio

y las condiciones favorables para la vida.

"Así que parece que el propósito real de los tunjos

era ser un deslumbrante regalo para los dioses,

que reparasen el equilibrio de la naturaleza".

¿Cree que todo ello hace que la orfebrería muisca

sea única en Sudamérica?

Ninguna otra sociedad, hasta donde yo sé,

ha dedicado más del 50 % de su producción

a ofrendas votivas.

Creo que es bastante singular.

Es increíble que la vida de algunos objetos de metal muisca

durasen solo unos días.

Ya que fueron creados con un propósito concreto:

para ir directos a la tierra.

Podría parecer una pérdida de tiempo,

pero, si pensamos en lo importante que era para esta sociedad,

mucho más importante que hacer que una mujer hermosa

los luciera como joyas,

entendemos por qué tenían que esforzarse tanto...

en la producción de estos objetos.

"Para los muiscas,

el oro no parece haber tenido un valor intrínseco.

Y, si su valor era puramente espiritual,

parece probable que cada aspecto de su creación,

su forma, su color y lo que representaba

hubiera formado parte de un proceso sagrado.

Cómo se hacía era, por lo tanto, tremendamente importante.

En la actualidad,

los secretos de esta antigua artesanía

han sido preservados en un escenario muy improbable".

Por esta parte, a mano derecha. Gracias.

(Timbre)

Hola. Mucho gusto.

"El orfebre Omar Hurtado

no es que se lleve a casa el trabajo, sino que vive con él.

En su apartamento del centro de Bogotá,

ha llegado a dominar el arte de la orfebrería muisca.

La auténtica habilidad no es la manipulación de oro,

sino saber dar forma a la cera de abeja.

Un proceso conocido como técnica de la cera perdida.

Omar comienza a moldear la cera en forma de figurita plana.

Los tunjos muisca

eran representaciones en dos dimensiones de la forma humana.

Le pregunté a Omar por qué los muiscas hacían tunjos planos.

¿Era más fácil que hacerlos en tres dimensiones?".

Creo que manejaban esa dimensión más fácil...

en cuanto a técnica.

Pero yo creo que ellos, igual,

las piezas del museo, que uno cree que son planas,

son mucho más fáciles. (ASIENTE)

Y, realmente, las piezas planas tienen una... connotación mayor,

y es que pueden presentar mayor tipo de malformaciones

en la fundición. Sí.

Realmente, la pieza plana es una pieza muy compleja.

La muesca, que ha tenido...

"Los tunjos planos se hacían más complejos.

Añadiéndoles los detalles de la cara, los brazos,

las piernas y los ornamentos corporales

con hilos de cera como alambres".

Omar me contó algo muy interesante.

Estas ceras de colores son industriales

y tienen diferentes propiedades y diferentes tipos de maleabilidad.

Para hacer una de estas piezas,

se necesitan diversos tipos de cera.

Y los muiscas usaban varias clases de abejas

para producir distintos tipos de cera.

Omar utiliza esta, que es industrial,

porque no tiene tiempo para ir a recoger cera por todo Colombia.

Pero es un hecho muy interesante

que los muiscas criaran diferentes tipos de abejas

específicamente para este proceso.

"Una vez que la figurita de cera está terminada,

Omar la dobla y añade una red de pequeños tubos.

El tunjo queda así, envuelto en arcilla,

y se coloca en un horno para evaporar la cera,

dejando un molde en el que se vierte el metal fundido.

La red de tubos asegura que el metal llegue

hasta cada intrincado detalle de la figura".

Para meterla en el horno. Perfecto.

¿Lo ponemos? Sí.

Esta pequeña y encantadora creación en cera

está ahora dentro de esta pieza de arcilla, que va a ir al horno,

y la cera se evaporará dejando el molde.

"Cuando la cera desaparece,

puede verterse el metal fundido en el interior del molde vacío.

Los muiscas podían controlar el color de la pieza final

variando las cantidades de cobre y oro en la aleación".

Me encanta que, en un bloque de apartamentos anónimo en Bogotá,

haya un hombre empuñando un soplete

preparado para quemar el edificio.

"La investigación sugiere que los muiscas

usaban fuego en lugar de sopletes.

Pero eso también indica que los que creaban estos tunjos

eran mucho más que simples orfebres.

Es posible que los tunjos los hicieran los mismos sacerdotes.

Que ellos fueran maestros en ambas cosas:

el conocimiento de los rituales y la habilidad práctica".

Un poco caliente.

Un poquito, un poquito.

Aquí está nuestra pequeña pieza.

La cera se ha evaporado. Todavía está curvada.

Y tiene estos tubos, que se han usado

para verter el metal en el molde.

Ahora tenemos que cortarlos

y luego la enderezaremos y la terminaremos.

Lanzas, las esculpimos. Sí.

Al ver este proceso de cerca,

comprendes por qué estas piezas tienen bordes rugosos

y pequeños trozos de metal a los lados.

Son los restos de los tubos de metal

utilizados para rellenar el molde.

Bueno. Muchas gracias, Omar.

Bueno. Encantado.

Muchas gracias por todo. Encantado.

Y ese es el proceso, parecido. Muy bonita.

Nos vemos. Bueno.

Gracias, chao. Gracias, está bien.

(Música ambiental)

"La maleabilidad del oro lo convierte en el material ideal

para crear una amplia variedad de pequeños pero intrincados objetos.

Las ofrendas a los dioses eran frecuentes,

por lo que necesitarían grandes cantidades.

Dada su importancia,

los españoles esperaban encontrar minas

por todo el territorio muisca.

Pero aquí no se da de manera natural.

Todo el oro muisca debía ser traído de otra parte.

Entonces, ¿cómo es que tenían tanto?".

(Música tradicional colombiana)

¿Qué es adentro, qué es la fruta?

¿Hay una fruta dentro?

"En el mercado de Villa de Leyva,

la gente de la zona circundante

viene a comprar alimentos y otros productos.

Hace 500 años,

la escena habría sido muy similar,

con la diferencia

de que los muiscas no usaban dinero.

Las crónicas españolas describen un floreciente sistema de trueque".

El comercio era vital para los muiscas,

les daba la oportunidad de adquirir productos como oro y algodón

en las tierras bajas y traerlos a las tierras altas,

donde los transformaban

en productos secundarios que luego vendían.

"La economía muisca estaba orientada

hacia la transformación

de los materiales brutos traídos de fuera

en productos acabados.

El algodón se usaba para fabricar mantas

que luego intercambiaban por oro en otras regiones,

pero había un producto

que los muiscas tenían en abundancia,

un mineral precioso tan valioso

que podía ser intercambiado directamente por oro".

(Música instrumental)

"En las colinas al norte de Bogotá están las minas de Nemocón,

donde bajo la tierra, yacen ricos depósitos

de uno de los grandes activos de los muiscas,

no son piedras preciosas ni carbón,

sino un mineral vital para la vida misma, la sal.

En las profundidades bajo tierra y lejos de la costa,

no es donde esperaríamos encontrar sal,

pero hace 100 millones de años,

aquí existía un antiguo mar.

Cuando las aguas se evaporaron,

dejaron atrás bastas llanuras de sal,

más tarde, la actividad tectónica levantó estas montañas

y las llanuras de sal quedaron atrapadas en su interior

dando lugar a enormes bolsas del mineral bajo la tierra".

Y entonces, ¿tienes esta evidencia

del tipo de mina que estaban haciendo los muiscas?

Sí, o sea, literalmente, encima de la mina.

"Mi guía Edwin me explicó que en los tiempos modernos,

los mineros perforaban profundamente en las montañas

en busca de la sal,

pero los muiscas no necesitaban perforar".

La lluvia caía a través de las colinas de sal como esta

y ellos recogían el agua salada de los riachuelos

al fondo de la colina.

Vertían el agua en grandes vasijas

y las calentaban para que se evaporase.

Poco a poco, estas vasijas de arcilla se llenaban

y cuando las rompían, se quedaban con un gran terrón de sal.

"La producción de sal se convirtió

en una industria importante para los muiscas,

proporcionándoles el poder económico

para amasar el oro que necesitaban,

pero la gran fortaleza de los muiscas

también los expuso al peligro".

Fueron los terrones de sal intercambiándose arriba y abajo

del río Magdalena

y el tipo de producción,

una producción industrial,

lo que atrajo a los conquistadores al interior del territorio muisca.

"Un cronista español registró el momento

en el que el conquistador Jiménez de Quesada

decidió cambiar el rumbo.

Al ver la excelente naturaleza de la tierra

y que los indios siempre nos traían sal,

que transportaban en grandes bloques,

Jiménez decidió intentar buscar su origen.

El rastro de la sal lleva a los españoles

directamente a los muiscas.

Con una estructura fragmentada de liderazgo

en las confederaciones del norte y del sur,

los muiscas fueron incapaces de ofrecer una resistencia seria

a los conquistadores.

En poco más de un año,

todo el territorio muisca estaba bajo el control español.

La violencia y las enfermedades del Viejo Mundo

se cobraron un alto precio

y la población se desplomó.

Los muiscas eran un pueblo

con un sistema de valores diferente al de los españoles.

Un pueblo en armonía con su medioambiente

y con el mundo a su alrededor.

Las comunidades se mantenían unidas por rituales y celebraciones

y era una sociedad para la que el valor del oro

estaba en lo que podían lograr al ofrecérselo a los dioses,

pero la ocupación de los muiscas por parte de los invasores

fue tan completa

que los ecos contemporáneos de su pasado

son difíciles de encontrar

a no ser que sepas dónde buscar".

(Música latina)

¡Dale!

# Quiero bailar. #

-¡Dale, dale como puedas! ¡Buena, buena! ¡Buena, compañero!

¡Sí!

-De la mano.

Esto es el tejo, el deporte nacional de Colombia,

y esta es una de las pocas piezas de la identidad muisca

que ha sobrevivido.

La idea es introducir este trozo de hierro en este anillo circular.

¡Eh! -¡Buena, buena!

"Pero incluso este deporte

está dominado por la influencia española".

Los españoles decidieron animarlo poniendo aquí un poco de pólvora

que hay que intentar golpear para que explote.

¡Dale!

¡Eh! -¡Eh!

-¡Eh!

"En la actualidad,

en un país con alrededor de 85 grupos étnicos diferentes,

la sangre y la cultura muisca sobreviven solo como débiles ecos".

Hemos perdido este, pero jugaremos otro.

"Los muiscas habían caído, pero no estaban solos".

(Música instrumental suave)

"Más hacia el norte,

a lo largo del río Magdalena,

vivía otra cultura conectada, los taironas,

su futuro sería muy diferente.

Voy de camino hacia las montañas de Sierra Nevada de Santa Marta

a lo largo de la costa del Caribe

para descubrir cómo y por qué".

Los ríos son el flujo vital del comercio

al permitir que las mercancías fluyan libremente

entre la costa y el interior.

"Para los muiscas,

el Magdalena había sido la fuente de gran parte de su oro,

pero otra parte de ese precioso metal

también era llevado al norte, a los taironas.

Los taironas compartían con los muiscas el lenguaje

y la habilidad para trabajar el oro,

pero vivían en un entorno muy diferente.

¿También compartían las mismas creencias?".

Esta es la tierra de los taironas.

Desde aquí, en la costa del Caribe,

el Sierra Nevada de Santa Marta se alza a 5700 metros,

la cordillera litoral más alta del mundo.

En esas montañas,

están diseminadas las ciudades perdidas

de los taironas.

"La arqueología en este tipo de terreno,

donde todo está cubierto por una densa vegetación,

es enormemente difícil.

Los nuevos descubrimientos son raros,

pero en los años 70,

en el mercado negro,

empezaron a aparecer gran cantidad de oro y otros artefactos taironas.

Todo indicaba que los saqueadores estaban trabajando

en un nuevo yacimiento tairona.

Cuando los arqueólogos llegaron a lo alto de las montañas,

se quedaron asombrados,

era el mayor y más impresionante yacimiento tairona

descubierto jamás.

Se le dio el nombre de Ciudad Perdida,

The Lost City".

(Música instrumental suave)

"Para llegar a la ciudad perdida a pie,

es necesaria una excursión de tres días

a través de estas montañas.

Hoy me va a llevar el Ejército colombiano

y eso me proporciona una maravillosa perspectiva

de la Ciudad Perdida".

Desde el aire, puedo apreciar de verdad

el tamaño y el aislamiento de este yacimiento.

Muchos yacimientos en Sudamérica están en línea recta,

pero este lugar se aferra a las laderas de la montaña

usando los contornos de las colinas.

Puedo ver las terrazas cubiertas de vegetación,

puedo imaginarme lo grande que debe ser el yacimiento".

"Para poner en perspectiva la Ciudad Perdida,

los arqueólogos han calculado que es 10 veces mayor

que las famosas ruinas incas de Machu Picchu en Perú.

Aunque la mayor parte está oculta por una densa vegetación,

es impresionante solo imaginar el esfuerzo que fue necesario

para construir una ciudad en este terreno.

Los arqueólogos solo han empezado a arañar la superficie,

pero ya están encontrando algunas pruebas muy emocionantes

de lo que este lugar fue una vez.

Santiago Geraldo dirige la excavación".

¿Qué fecha crees que tiene este yacimiento?

Lo más antiguo que tenemos aquí data del 650 después de Cristo.

Eso es lo que he encontrado durante mi investigación.

Esas fechas concuerdan con mi idea

de que hay muchas culturas formándose,

esas culturas que hablaban chibcha

y es un periodo de tiempo muy similar

al periodo en el que los muiscas se organizaron.

La época en la que estos pueblos se organizaron coincide muy bien,

digamos, con el Periodo Clásico de Mesoamérica.

El colapso maya se produjo alrededor del 900 después de Cristo,

pero estos pueblos siguieron.

"Se cree que la Ciudad Perdida fue ocupada durante casi mil años

existiendo en paralelo con la sociedad muisca,

pero mientras que hay muy pocos restos

de la arquitectura muisca,

aquí, las estructuras taironas,

han perdurado extraordinariamente bien

dejando pruebas muy claras de cómo fueron construidas".

Aquí tenemos un clásico muro tairona.

Está en muy bue estado, se ve un bonito borde de piedra,

tiene muy buen aspecto

y este muro sigue durante kilómetros.

Viendo la inclinación de la montaña,

¿cómo crees que los taironas

se las arreglaron con la arquitectura?

En realidad, lo que era muy valioso para estas sociedades

eran las zonas llanas

y lo que hacían con todas las terrazas era

crear un espacio llano para vivir.

Una de las principales dificultades

es que este pueblo no usaba cemento,

así que hicieron una combinación de mampostería y tierra apisonada

y eso es lo que las hace increíblemente estables.

Además, superponían una terraza sobre otra

por lo que creaban plataformas tipo escalones.

Eso crea mucha estabilidad en una zona como esta

porque tenemos más de 4000 milímetros de lluvia anuales

lo que significa que una terraza puede ser arrasada

si no es muy estable.

"Trabajando en armonía con el paisaje,

los taironas crearon una ciudad floreciente.

Resulta extraordinario

que la sal, el algodón y el oro de las tierras bajas

fueran traídos hasta aquí arriba

a unos mil metros sobre el nivel del mar.

Estas terrazas de piedra proporcionaban una base estable

para grandes estructuras de madera

que habrían estado

en el centro de la vida comunitaria de la ciudad".

Estas plataformas son fantásticas, el tamaño...

Son monumentales.

¿Es una zona particularmente especial de la ciudad?

Por supuesto,

allí tenemos la zona principal de reuniones y fiestas

y en la excavación que hice en el año 2006,

descubrimos que la mayor parte de la basura que depositaban

eran copas, jarras y grandes bandejas,

lo que desde luego, apunta a fiestas y banquetes en su mayor parte.

Luego tenemos estructuras adyacentes

que es probable que sirvieran como cocinas.

¿Cuál crees que era el papel de las fiestas?

¿Una exhibición del estatus?

Como en la mayoría de las sociedades,

las políticas de la comensalía son enormemente importantes,

sobre todo, para crear aliados.

Hay fiestas de trabajo

que se hacen cuando llega un nuevo socio en los negocios

al que, por supuesto, quieres impresionar.

"Los banquetes rituales fortalecían las relaciones sociales

dentro de la comunidad de habla chibcha y más allá".

Aquí encontramos evidencias de que durante el siglo XVI,

los jefes intercambiaban objetos de oro por vino

con piratas franceses e ingleses,

así que, desde luego, los festines tuvieron un papel muy importante

en estas sociedades.

"Una variedad de diferentes productos

se cultivaban a distintas elevaciones,

pero estas laderas eran escarpadas y estaban llenas de vegetación.

Trasladar grandes cantidades a cualquier distancia

debió de haber sido un verdadero reto".

Para ver cómo lo hacían, me dirijo de vuelta hacia la costa".

(Música instrumental suave)

El secreto del éxito de los taironas,

como el de los muiscas,

provenía de su dominio del medio ambiente.

Rutas de cientos de años de antigüedad

conectaban todos los asentamientos taironas.

Esta red de caminos de cientos de kilómetros de longitud

permitía a la gente

transportar mercancías entre la costa y las montañas.

El que estoy siguiendo lleva a El Pueblito,

un asentamiento tairona habitado por primera vez

hace casi 1500 años.

He venido a ver a la antropóloga Lorena Aja Eslava

quien ha estado investigando la importancia de los senderos

y lo que pueden contarnos".

Hay caminos que son pequeños

o que pueden estar, por ejemplo, como escaleras, ¿cierto?

En ciertas partes.

Y hay otros caminos que son mucho más amplios

para la circulación de mayor cantidad de población,

que es lo que encontramos en Pueblito,

zonas en donde ya son calles

que implican o nos pueden indicar

que había una población importante que se reunía en este lugar.

"Pero los caminos no eran solo una indicación

del tamaño y la movilidad de la población,

fueron diseñados para sostener literalmente

a la sociedad tairona".

Hay algo muy importante que comprender

de la ubicación de la Sierra Nevada de Santa Marta

para entender cómo fueron construidos los caminos

y lo que significó

en la adaptación ambiental de estas poblaciones al territorio.

En las temporadas de lluvia,

es muchísima el agua,

entonces, parte de lo que desarrollan

las estructuras de los caminos son permitir

que no haya una erosión fuerte por la lluvia, ¿sí?

Y para mí, con este tipo de visión,

me voy a ver un mundo tairona que es ampliado por toda la sierra

que tienen vínculos

entre las diferentes partes del medio ambiente,

¿esto es lo mismo para usted?

Sí, hay... hay algo muy importante

y es que las poblaciones otra vez en ese periodo que hablamos,

pero que es algo que se ha mantenido en el tiempo,

de un manejo del territorio

a través del conocimiento de cómo funciona la sierra.

Entonces, es el conocimiento

que ha trascendido durante todos estos años

está en el territorio, en reconocer, aprender, observar el territorio,

cómo se dan los cambios.

"Igual que los muiscas,

los taironas estaban en perfecta armonía con su entorno.

Sabían usar sus recursos sin dañar el mundo a su alrededor.

Las pruebas de esta conexión espiritual

están conservadas en una de las rocas

cerca del centro de la ciudad

donde los sacerdotes se reunían a predecir el futuro".

Los taironas usaban estas charcas para la adivinación.

Echaban una cuenta al agua...

y observaban cómo subían las burbujas.

Eso les ayudaba a tomar decisiones complejas.

"Los arqueólogos creen que muchas de esas decisiones

estarían conectadas

con su adoración del mundo natural.

Igual que hay pruebas

de la adoración al sol entre los muiscas,

también los taironas lo veneraban.

Todos los objetos que captaban o reflejaban la luz del sol

eran valiosos, el agua reluciente, las piedras brillantes,

las montañas coronadas de nieve

y los resplandecientes colores del bosque.

Un material en particular no solo reflejaba la luz del sol,

también era del mismo color, el oro.

Igual que los muiscas,

cuyo oro dio nacimiento a la leyenda de 'El Dorado',

los taironas tenían en gran estima al metal precioso.

Bajo las directrices

de la arqueóloga Juanita Saenz Samper,

los conservadores están limpiando los artefactos taironas.

Lo que impresiona al ver estos objetos

es que fueron pulidos y bruñidos

a diferencia de los artefactos de bordes rugosos

hechos por los muiscas".

Observando estas piezas,

¿cuáles son las similitudes y las diferencias

entre la orfebrería muesca y la tairona?

Hay muchas diferencias,

porque el pueblo muisca no pulía sus piezas...

y el pueblo tairona hacía un gran trabajo

puliendo y terminando cada uno de los detalles,

porque lo usaban para otra cosa.

Los tunjos muiscas no se usaban para llevarlos puestos...

y este tipo de objetos los usaban para ponérselos y decir:

"¡Eh! Soy el jefe".

"Los orfebres muiscas hacían ofrendas a los dioses.

El oro tairona también tenía un valor espiritual,

porque reflejaba el sol que daba la vida,

pero en lugar de hacer piezas únicas como los muiscas,

los taironas perfeccionaron los símbolos,

que eran reproducidos una y otra vez".

¿Cuáles eran los símbolos importantes de la cultura tairona?

Las aves.

Las aves con las alas extendidas, que son estas

y también el hombre murciélago.

El hombre murciélago es un icono simbólico muy importante

en la iconografía tairona.

"Criaturas como el hombre murciélago,

medio humano, medio animal,

son comunes en el arte tairona.

Otra prueba de la estrecha conexión

entre los seres humanos y el mundo natural.

Así que parece que el vínculo entre el oro y la naturaleza

era tan importante para los taironas

como para los muiscas,

pero la artesanía tairona no estaba restringida al oro.

En la Universidad de Magdalena, en Santa Marta,

la arqueóloga Angélica Núñez está trabajando

en una colección de extraordinarios objetos de cerámica".

¿Esta es la colección?

Sí, claro, aquí está todo lo de Pueblito...

Sí.

¿Entonces, estos artefactos vienen de sitios tairona?

Sí, todos vienen de sitios tairona,

piezas arqueológicas y materiales que no son artefactos,

son materiales originarios de cada región hacia la sierra.

"Aquí se han reunido miles de piezas diferentes de alfarería.

Proporcionan una visión inestimable

de la vida y las creencias de los taironas

y algunos de los símbolos que vi en los objetos de oro

también están aquí".

En esta pieza, tenemos una cosa muy interesante.

Sí, aquí podemos identificar con bastante precisión

las facciones de un murciélago

y también, obviamente, la posición antropomórfica.

Sus patas, sus extremidades son también de otro animal.

Este era un símbolo como de fertilidad...

eh...

por su posición

y por la representación de las ranas

y los murciélagos,

que están muy ligados a la sexualidad, a la reproducción.

"Como siempre,

la conexión con el mundo natural es muy evidente,

pero hay una pieza de alfarería en particular

que captó mi atención".

Mirando estas piezas, esta de aquí me gusta mucho,

parece que tiene algo en la mejilla.

Sí, sí, podemos hacer la asociación certeramente

y la bola siempre va a ser un indicador de mambe.

Este vínculo entre el uso de coca

y la gente tairona y la gente indígena

es una cosa muy interesante

y dentro de la cerámica, hay cosas muy buenas.

Sí, es todo un imaginaria,

toda un cosmogonía que se representa en la cerámica,

pero también está muy ligada

al trance que se obtiene con el mambe o la coca.

"La comprensión de Angélica de las creencias taironas

no está basada solo en los objetos,

ha estado trabajando estrechamente con un pueblo indígena

que podría ser el último vínculo que queda con los taironas.

Vuelvo a Sierra Nevada de Santa Marta para visitarlos.

Los kogui, una comunidad indígena de unas 12 000 personas,

viven en pequeñas aldeas de montaña,

no lejos de los yacimientos tairona de Pueblito y Ciudad Perdida.

Al vivir separados de la sociedad contemporánea,

han preservado su modo de vida tradicional

y protegen su independencia con fiereza.

Es un enorme privilegio

que me hayan invitado a pasar el día en su aldea.

La mayoría de los kogui

todavía hablan una lengua derivada del chibcha,

la lengua de los taironas y los muiscas.

Mi guía Jacinto es una de las pocas personas que también habla español.

Le pregunto si siente que su pueblo estaba conectado con los taironas".

Entre el kogui, la tairona y la Sierra Nevada.

Claro.

Sí.

Para miles de años.

Y todavía, como siempre le he dicho,

que todavía seguimos manteniendo viva nuestra cultura,

aún hemos resistido de miles de años

y aquí estamos todavía en la actualidad

y como nos ve.

Nos ven aquí.

Como ven a los miembros de la comunidad y a los mamo,

todavía siguen...

haciendo sus... sus casas desde el principio, como...

como era la forma de la construcción de la casa.

"Jacinto me invitó a ayudar en la construcción

de una casa nueva para los mamas,

los líderes espirituales de los kogui.

Aquí hay una profunda conexión cultural con el entorno

que parece reflejar la filosofía de los taironas.

Puedo imaginarme fácilmente estas casas

en las redondas terrazas de piedra en el Pueblito o Ciudad Perdida".

Una de las ceremonias que se realizará en esta casa

es la de iniciación,

cuando un niño se convierte en hombre.

En esa ceremonia, le entregan una calabaza y hojas de coca.

Como pueden ver aquí, todos los hombres mastican coca,

es una parte esencial de la vida kogui.

"Es imposible saber si los taironas tenían el mismo rito,

pero masticar coca reaparece una y otra vez en su alfarería.

Las conexiones son fáciles de ver.

Cuando los hombres kogui se encuentran,

intercambian hojas de coca...

y extraen cal de una calabaza conocida como "poporo"

y la frotan contra las hojas de coca que tienen en la boca

para liberar los ingredientes activos.

La cocaína proviene de la planta de coca,

pero las hojas crudas no tienen un efecto narcótico tan potente.

Cuando los kogui las mastican,

funcionan como un estimulante suave

que les ayuda a comunicarse con sus ancestros.

Estas tradiciones, transmitidas de generación en generación,

continúan la profunda conexión espiritual de los kogui

con su medio ambiente".

Todo lo que se utiliza para construir estas casas

tiene que provenir de una semilla,

porque se ven a sí mismos como semillas de la sierra

y los seres humanos tienen

que ser nutridos y cuidados como las plantas.

Por eso, en estas casas,

se aprecia una conexión

entre la forma en la que están construidas

y la idea kogui de que las personas y el medio ambiente son uno.

"Los kogui mantienen un sentido de su historia y de sus creencias

que es inseparable de la tierra,

la misma tierra que sostuvo a los taironas".

Mantenemos viva nuestra cultura...

cuidando de la naturaleza,

el agua, el viento y todo lo que nos rodea.

Este lugar...

y muchos otros lugares de camino hacia el mar...

son...

sagrados para nosotros.

La Sierra Nevada es sagrada, es intocable,

es el corazón del mundo...

y como ocurriría con tu propio corazón,

morirías si es destruido.

"En la actualidad,

la cultura kogui está viva en parte

debido a la protección que ofrecen las montañas,

las mismas montañas que protegieron a los taironas

hace casi 500 años".

A diferencia de los muiscas,

los taironas nunca fueron invadidos por los españoles.

La geografía de su tierra hizo muy difícil

que llegaran hasta ellos,

pero la colonización española de los valles

suprimió el comercio entre las aldeas y las montañas

y varias oleadas de enfermedades procedentes del Viejo Mundo

diezmaron su población.

"Al final, todo lo que quedaba de los taironas eran

comunidades menguantes diseminadas por las montañas.

Ellos y los muiscas parecieron desvanecerse,

pero no lo hicieron, desde Bogotá hasta la Sierra Nevada,

he presenciado el legado de estas culturas,

sigue viviendo en los restos de su arquitectura,

en sus objetos repletos de significado,

en el oro que conecta a los taironas y a los muiscas

con sus creencias espirituales.

Los españoles, atraídos por el mito de El Dorado, saquearon el oro,

pero no pudieron destruir

las creencias compartidas por las dos culturas,

creencias que siguen vivas en los kogui,

una fe inquebrantable en la comunidad

y el aprecio de su medio ambiente por encima de todo lo demás,

incluido el oro.

Para mí, estos son los tesoros de los que Kipling escribió,

ocultos detrás de las montañas".

Grandes documentales - Los reinos perdidos de Sudamérica: Las tierras de oro - ver ahora