Enlaces accesibilidad
Curiosidades históricas del capítulo 31 de 'Isabel'

¿Murió el Príncipe Juan por practicar demasiado sexo?

  • ¿Sabías que a Carlos I le preocupaba que su hijo Felipe II acabara igual?
  • ¿Qué pasó con Margarita cuando Juan murió?
  • ¿Sabías que la boda de los príncipes casi acaba en tragedia?
  • ¿Sabías que 7000 de las 8000 personas del séquito de Juana en Flandes murieron al llegar?

Por
Isabel - ¿Murió el Príncipe Juan por culpa del sexo?

Los historiadores no se ponen de acuerdo. "Hay mucha leyenda al respecto y no se puede achacar a eso ni mucho menos". Óscar Villarroel, profesor de Historia de la UCM, asegura que fue una larga enfermedad la que acabó con el heredero de los Reyes Católicos y no el exceso de sexo: "Casi con toda seguridad, enfermó de tuberculosis un par de años antes."

Sin embargo la asesora histórica de la serie, Teresa Cunillera, sí le da cierta credibilidad a esa hipótesis: "Puede parecer que es algo de la ficción, cuando en realidad existe documentación que lo prueba." Se han encontrado cartas de Carlos I a su hijo Felipe II en las que le aconseja a su primogénito cómo actuar con su primera esposa, "poniendo como ejemplo lo que le había pasado a este príncipe Juan. Le decía que tenía que administrar su energía en los deberes conyugales."Según la historiadora, el heredero murió de un ataque de viruela que no pudo superar debido a su salud quebradiza.

¿Fue el Príncipe Juan un chico débil?

Se ha comparado siempre al heredero con su padre Fernando 'El Católico' y aunque la historia lo ha pintado como un chico débil y lleno de flaquezas, lo cierto es que estaba más que preparado.

Según Cunillera "sus padres se habían esmerado mucho en su educación. No solo en la parte intelectual y sensible, sino también como un buen gobernante. Ya le habían formado la Casa del Príncipe en Almazán, en unas propiedades que eran de los Mendoza, y allí tenía hasta su propio consejo para ir formándole en la autoridad."

Y si su padre había sido el rey guerrero, Juan estaba a punto de convertirse en lo mismo. Óscar Villarroel nos descubre que "llegó a tener bajo su mando sus propias tropas. Su madre Isabel se ocupó de ello."

¿Cómo fue su breve matrimonio con Margarita de Austria?

El matrimonio de Juan y Margarita venía a terminar de sellar la alianza de los Reyes Católicos con el emperador Maximiliano de Austria. Sabemos que Margarita llegó a Santander el 6 de marzo de 1497 y desde allí fue a Burgos, sede económica de Castilla, para celebrar la boda.

Cuentan las crónicas que aquello fue un enlace de alto postín, con todo el boato del mundo según Gonzalo Fernández de Oviedo:

E aquella noche cenaron en una mesa juntos el Rey e la Reina e sus hijos, en un estrado alto. E más baxo, a los lados de la mesa, tanto quanto era luenga la sala, puestas mesas continuadas, donde cenaron aquellos grandes señores y señoras, e caballeros e damas, con mucho placer...

También sabemos que el baile lo abrió Fernando con su nuera y que el príncipe Juan sacó a bailar a su hermana María. Incluso Catalina se sumó al jolgorio bailando con el Duque de Alba. Por aquel entonces la futura esposa de Enrique VIII tenía solo 12 años y debió de ser su primera fiesta.

Pero la noche casi acabó en desgracia... La hacanea en la que montaba Juan cuando terminó el banquete, hizo un quiebro extraño y tiró al jinete a una acequia...¡Menudo bochorno debió de pasar aquel chaval de 19 años al caerse delante de su esposa, del rey y de toda la corte!

Castilla y Flandes, dos cortes muy diferentes que no se entendían demasiado bien

Isabel trata de ser lo más fiel posible a la realidad de los hechos. Detrás hay una gran labor de documentación que cuida hasta el más mínimo detalle. Esa escena en la que hemos visto a la reina indignada con el comportamiento del séquito de Margarita ocurrió realmente. Lo leemos en los textos del historiador Manuel Fernández Álvarez.

Cuenta que en la fiesta "los atrevidos galanes flamencos se tomaban licencias con sus parejas, incluso en presencia de los príncipes, que dejaban boquiabiertos a los nobles castellanos."

Y es que hay que tener en cuenta que en Flandes se entendía la vida de otra manera. Según Óscar Villarroel, "Era una corte en la que el lujo estaba por delante de todo." Y nos pone un ejemplo que explica perfectamente la filosofía de aquella corte: "Llegó el caso de que un antepasado de Felipe 'El Hermoso', un Duque de Borgoña, llegó a gastarse todo el dinero que se había recaudado para una cruzada en las fiestas que celebraban que se iba a tomar la cruz."

Isabel no llegó a tiempo, no pudo despedirse de su hijo

Después del enlace, a Juan y a Margarita les tocó hacer una especie de gira por sus territorios castellanos. Los problemas empezaron en aquellas visitas.

La reina fue avisada de que en la situación en la que se encontraba su hijo, un ataque de viruela, era mejor que se tomara su vida conyugal de una manera más pausada. Dicen que ella no hizo nada al respecto, según Fernández Álvarez, Isabel debió de pensar que si estaban unidos por los lazos del "santo matrimonio", nadie debía meterse en lo que Dios había unido. Juan se encontraba entonces en Medina del Campo. Fueron sus padres los que ordenaron su traslado a Salamanca, para que se quedara bajo la tutela y los cuidados de Fray Diego de Dezasu ayo. Entonces su salud mejoró y los Reyes Católicos, más tranquilos, decidieron acompañar a Isabel a su boda con Manuel I de Portugal.

Cuando iban por Alcántara llegó un correo urgente desde Salamanca. El príncipe Juan había empeorado. Sabemos por Manuel Fernández Álvarez que, como hemos visto en la serie, Fernando decidió ocultarle a Isabel la gravedad del asunto.

Cuando Fernando llegó junto a su hijo, solo pudo acompañarle en el trance de la muerte. Lo sabemos por las palabras que dejó escritas el humanista Pedro Mártir, testigo de todo, que insiste en que el hijo consolaba a su padre consciente de que iba a morir. 

Lo más difícil de todo fue decírselo a la reina que pasaba por un mal momento, acababa de despedir a su hija Juana y de enterrar a su madre. El propio Mártir cuenta en sus relatos que Fernando ocultaba la noticia en sus cartas. Quería asegurarse de estar cerca de ella para consolarla en el momento que se enterara.

La muerte del primogénito fue un mazazo político

Los Reyes Católicos acababan de perder su mejor baza, la garantía de que las Españas se iban a unir en solo reino. Tenían cuatro hijas más, pero hay que tener en cuenta, como nos dice Villarroel, que "la sucesión masculina daba una continuidad a la dinastía, que era algo también muy importante."

Pero aún hay esperanza: "Cuando muere Juan, Margarita está embarazada. Con lo cual ella era la princesa consorte y sobre todo, era la madre del heredero."

¿Por qué murió la gran mayoría del séquito de Juana en Flandes?

¿Por qué murió la gran mayoría del séquito de Juana en Flandes?

El viaje de Juana 'La Loca' a Flandes no fue nada fácil. A pesar de llevar la escuadra más grande jamás vista en los mares, la hija de los reyes sufrió varios percances. Primero una tormenta en el mar que le obligó a permanecer seis días refugiada en las costas inglesas, y justo cuando van a desembarcar, una carraca, la que transportaba su ropa y joyas, encalla y mueren 700 personas de su servicio.
Pero lo peor no había llegado todavía.

Ya hemos visto a la infanta en el episodio con el problema de no tener nada que ponerse, pero los historiadores desmienten que la dote también se perdiera en el naufragio. En la realidad, Juana llegó con todos sus maravedíes a la corte de borgoña.

Lo que sí es cierto es lo que le pasó a su séquito: "Murió mucha gente. En puerto quedó la comitiva y durante el invierno se calcula que murieron unas 6000 o 7000 personas. Por el frío, algunos dicen que por el hambre...Estas personas estaban esperando a Margarita para llevarla a Castilla."

No se quedaron en Flandes por Juana, su cometido era traer a Castilla a la prometida de Juan. La infanta se iba a quedar con un séquito muy reducido, que según Villarroel, "se redujo todavía más por presión de los borgoñones, no tanto por Felipe, como de su entorno." No veían los flamencos con buenos ojos a esos castellanos enemigos de Francia.

Teresa Cunillera, sin embargo, desconfía de Felipe: "Va a poner en jaque a Fernando e Isabel. Fue algo como diciendo, tú vienes con una escuadra tan espectacular, pues mira lo que les pasa..."

¡Y todo lo que nos queda por ver!