Enlaces accesibilidad
ENTREVISTA

La "resiliencia" como motivación ante la pandemia: ¿por qué nos tatuamos más ahora?

  • La resiliencia se entiende en psicología como la capacidad de superación ante una adversidad
  • "La gente está pidiendo sobre todo mucho tatuaje motivacional, cosas que indiquen que se ha ganado una batalla"
  • Mira ya Tintas, el programa de tatuajes de Playz

Por

Imagen de un tatuaje de una flor UNSPLASH

Lo que parecía un arte amenazado por la pandemia se ha convertido en el desahogo de muchos. Un año y medio después de que el coronavirus apareciese en nuestras vidas, cada vez son más los que se atreven a escribir algo en su piel de por vida. Los tatuadores y tatuadoras han notado el incremento de clientela tras la salida del confinamiento y los tattoos de motivación y superación son cada vez más demandados. ¿Tiene que ver la pandemia con esto y por eso nos tatuamos más ahora? Hablamos con Dani, (@dacutattoo), artista y tatuador en Madrid que ha vivido en sus propias carnes el cambio del mundillo en este último año y nos cuenta su experiencia y visión al respecto. 

"Que nos hayan obligado a perder un año de vida les ha hecho cambiar la mentalidad a muchos"

P- ¿Cuál es tu historia como tatuador? ¿Llevas mucho tatuando?

R- Empecé a tatuar en 2015. Fue una casualidad, siempre me habían gustado los tatuajes y dibujar, pero nunca había unido conceptos. Entonces una amiga me vio dibujando y me regaló un kit completo de tatuajes. A ella le hice mi primer tatuaje y a raíz de ahí decidí que quería dedicarme a esto. Yo nunca practiqué en pieles sintéticas, directamente empecé a tatuar. Iba por todo Almería con mi mochila por las casas tatuando a la gente y así practicaba, además de tatuarme a mí mismo. Al año de estar tatuando nos mudamos a Madrid mi familia y yo, entonces empecé a trabajar de camarero y recuerdo que le dejaba a la gente en los tickets mi contacto para ir haciendo clientes. Eso me costaba algún que otro problema en el trabajo, para qué mentirte. Un día decidí tatuarme la cara para no volver a pisar un restaurante nunca más (risas). Y hasta hoy, que la verdad que es algo que disfruto haciendo todos los días... cuando te dedicas a lo que te gusta, nunca vuelves a trabajar.

P- Parece que cada vez se anima más gente a tatuarse. ¿Crees que está cada vez más de moda? 

R- Yo creo que sí, pero que también tiene algo que ver con el coronavirus. Yo creo que nos hayan obligado a perder un año de vida les ha hecho cambiar la mentalidad a muchos de que hay que exprimir un poco más esta oportunidad que se llama vida. La gente está abriendo la mirada en ese aspecto, dice: ¿por qué no hacerme un tatuaje? que es piel, no pasa nada. Y también he de decir que cada vez me viene gente más adulta a tatuarse, no siempre es gente joven. Sin ir más lejos, mi abuela se ha tatuado ya cuatro veces y si bajo a Almería y no le saco un hueco, se enfada (risas).

"Si la gente no gasta dinero y no puede salir de fiesta ni de viaje, ¿qué queda? pues tatuarse"

P- Una chica que se acaba de tatuar por primera vez, al preguntarle que por qué lo hizo, me dijo: "Necesitaba sentir algo más que no fuera la pura rutina": ¿tú qué piensas de esta motivación?

R- Que es normal. Mira, con el encierro y con el confinamiento, yo he dibujado en tres meses más que en toda mi vida, me hice mil diseños en mi casa. Fue salir del encierro y tuve más peticiones que nunca para tatuar. Piensa que la gente, que no ha gastado el dinero, que no puede salir de fiesta, que no puede irse de viaje con los amigos, etc, pues, ¿qué queda? tatuarse. En mayo de 2020 no me esperaba lo que nos cayó... Además, lo he comentado mucho con los compañeros del gremio. Teníamos muchísimas peticiones de piezas grandes, de grupos de seis y siete personas, etc, no solo mini tattoos, sino piezas elaboradas. La gente tenía ganas de un cambio, como un punto de inflexión. No hay que olvidar que cuando llega el verano, llega una época baja porque la gente no se quiere tatuar si se va a la playa. Pues todo lo contrario, en aquel entonces teníamos la agenda llena y una lista de espera de dos meses... fue como un boom. Curiosamente, parece el Covid se está portando bien con los tatuadores.

P- Y en este último año, ¿ha ido a tu estudio mucha gente a hacerse su primer tatuaje?

R- La verdad es que desde que empecé a tatuar tengo cada vez más clientes que han venido a hacerse su primer tattoo y que confían en mí para eso. Pero eso siempre ha estado y crece cada vez más, sobre todo gente que se hace el primero y al mes ya viene que quiere hacerse otro. No hay droga peor que el tatuaje.

P- ¿Algún cliente se ha tatuado algo en relación a la pandemia?

R- Sí, por ejemplo a mi amiga Sara le tatué un 2020 con el cero tachado y un número uno al lado. Lo recuerdo perfectamente. Y he visto gente que se ha hecho movidas como la bola del virus o una mascarilla. También he visto muchos tatuajes de enfermeros que han estado en primera línea de batalla y se han tatuado algo en relación a la pandemia. A mí, si me viene uno de estos algún día, ni se lo cobro, lo hago con todo el amor del mundo, de verdad. Pero sí, la gente se está tatuando cosas en relación a la pandemia, claro.

"La gente está pidiendo sobre todo mucho tatuaje motivacional o de superación"

P- ¿Y te han pedido muchos tattoos de superación? Dicen que al superar una etapa difícil nos da por tatuarnos...

R- "Sí, por supuesto. Por ejemplo la palabra "resiliencia", que es el término favorito por excelencia para tatuarse este año -la resiliencia se entiende en psicología como la capacidad de superación ante una adversidad-. He hecho muchas resiliencias, no sabría ni enumerártelas. Y términos de psicología también... la gente está pidiendo sobre todo mucho tatuaje motivacional o de superación, cosas que indiquen que la persona ha ganado una batalla, como si fuese un guerrero. Es como tatuarse una medalla para recordar la movida que has superado.

P- ¿Cómo es tatuar ahora mismo con las restricciones?

R- No ha cambiado nada el procedimiento, más allá que ponerse una mascarilla y precintar todo bien. Porque el arte del tatuaje siempre ha sido muy higiénico, ¿sabes? No es algo nuevo de ahora, por ejemplo todos los productos siempre están recién abiertos delante del cliente, con pandemia o sin ella, y todo desinfectado, claro. Por norma general, el tatuaje siempre es muy higiénico, date cuenta que estás abriendo una herida y por ahí entra todo, entonces hay que cuidar mucho todo.

P- Claro, no te puedes tatuar sin tener contacto con otra persona... ¿podemos decir que es un arte seguro? 

R- Súper seguro, pero siempre lo ha sido, no solo ahora. Con el tema de las restricciones, yo pensaba: madre mía, como no moje la varilla y la tire como los dardos, no sé cómo voy a hacer un tattoo a dos metros de distancia (risas). Y ya no solo por eso, sino que si te estás haciendo algo currado, vas a estar cinco horas trabajando con una herida abierta. Entonces yo esperaba que a la gente le diera respeto o miedo y la verdad que confiaron desde el primer momento. Ahora, un año y medio después de pandemia, se puede decir perfectamente que sigue siendo un arte seguro, y lo hemos comprobado y demostrado.

"Al fin nos empiezan a reconocer a los tatuadores como una profesión más"

P- ¿Cómo ves el futuro del tatuaje?

R- In crescendo, pero lleva así diez años o más. El mundo del tatuaje lleva evolucionando desde entonces, date cuenta que hace unos doce años, que no es hace tanto, tenías que soldarte tú mismo las agujas del tatuador. Actualmente se comercializan cada vez más materiales nuevos... cada vez salen más tipos de tintas, están incluso saliendo hasta productos veganos o tintas veganas que no tienen en el proceso de elaboración ningún testeo con animales. Cada vez va a mejor y me encanta, porque al fin nos empiezan a reconocer como una profesión artística más, que parece que en España nos cuesta un poco aún... ya no eres un chalao que hace tatuajes, sino un trabajador más.

P- ¿Crees entonces que sigue habiendo tabú con los tatuajes?

R- Creo que esa perspectiva está cambiando y mejorando pero es verdad que hay cosas que siguen impactando en la sociedad, por ejemplo yo, que tengo la cara tatuada, todavía hay quien mira impactado. Pero hay de todo, hay señores que te paran y te dicen: ole tú por llevar eso.

P- Para terminar, ¿cuál será tu próximo tattoo? ¡No te queda casi hueco en el cuerpo!

R- Siempre queda hueco. Yo ya llega un punto que en vez de tatuajes, me veo huecos (risas). Por ejemplo, me hice a Pop Smoke en el gemelo el otro día y nada más ponerme el calco me vi el hueco de la rodilla y dije: ¿qué hago con ese hueco? cuando llevas este ritmo de tatuarte ya es así inevitablemente. El próximo tattoo voy a continuarlo en la tripa, que llevo ya a Medusa, pero quiero taparme la barriga al cien por cien. Como te digo, ¡siempre hay hueco!