Enlaces accesibilidad
GEN PLAYZ

Salud mental y pandemia: ¿Cómo de mal estamos los jóvenes?

GEN PLAYZ  

  • Nuestras vidas y la forma de relacionarnos han cambiado en apenas unos meses
  • Se acerca el primer aniversario del primer estado de alarma
  • Todos los martes y miércoles, Gen Playz a las 20h

Por
 Dario Eme Hache
Dario Eme Hache cropper

Aunque los jóvenes seamos los menos afectados por los síntomas del virus, somos los más afectados por las secuelas psicológicas que el virus genera. Para “celebrar” un año del estado de alarma, nos preguntamos: ¿cómo estamos?

Necesitamos un respiro. Tras un año de restricciones, de miedo, de no ver a nuestras familias y amigos pero tener que ir a currar y a hacer exámenes, de precariedad y desastre económico, de medidas gubernamentales cambiantes, de toques de queda, de cierres perimetrales; es normal que estemos cansados.

No recomendado para menores de 16 años Salud mental y pandemia: ¿Cómo de mal estamos?
Transcripción completa

¿Qué pasa, mis santas? ¿Cómo estáis?

Seguro que si fuerais completamente sinceras,

la respuesta se parecería mucho a: hartitos de restricciones,

de miedo, de no ver a la familia,

pero tener que ir a currar y hacer exámenes,

de precariedad, de desastre económico,

de medidas gubernamentales cambiantes,

de toques de queda, de cierres perimetrales,

de no tener en el horizonte nada más que incertidumbre.

Y es lo más normal.

Va a hacer un año de la declaración del estado de alarma en España.

Y en el cumple de la pandemia nos preguntamos:

¿Cómo están las cabezas?

La respuesta es que no están muy allá.

Que estamos un poquito "cucuvaya".

Y es que en paralelo a la pandemia de la COVID y a la de la pobreza,

corre la de los achaques de la cabeza.

Dentro "Gen Playz".

(Sintonía programa)

¿Cómo tienes la psique, Darío? Porque yo, así.

Regulito, ¿eh? Pues es que claro...

Regulito. Es que hoy es... Bueno, hoy no,

pero está siendo, más o menos, el primer aniversario de pandemia.

"Not funny".

Me duele esto.

No, claro, es que te duele de pensar,

porque cuando nuestro ocio se reduce a reunirnos aquí,

pues llega un punto... Es que esto no es ocio.

Yo no me lo paso bien contigo. ¡Joder!

¡Qué barbaridad! Esto es trabajo.

Esto es trabajo.

Y también es trabajo hablaros de la salud mental

y de cómo nos está afectando la pandemia.

Hemos preparado un vídeo.

"Hace ya casi un año que todo esto empezó".

(CANTA EN INGLÉS)

"La pandemia de la COVID nos puso patas arriba en marzo de 2020".

No se puede, Bea. -A calle.

-Es que no se puede, hija. -¡A calle!

"Y aún seguimos en las mismas".

Porque estamos aburridos de nuestras casas.

"Restricciones, aislamiento, toque de queda,

prohibiciones de ver a nuestros seres queridos, incertidumbre,

una crisis económica que solo ha asomado la patita

y ya nos ha dejado devastados".

"Y claro, todo eso va sumando y se nota".

"A pesar de que los jóvenes sean los menos afectados

por los síntomas físicos del virus, son los más afectados

por las secuelas psicológicas de la pandemia".

Porque COVID-19 no afecta solo a tus pulmones,

también ataca a tu mente.

"En el aniversario de un estado de alarma

del que realmente no hemos salido, nos preguntamos:

¿Cómo están las cabezas?"

"¿Cuáles han sido las repercusiones psicológicas de todo esto?"

Todos locos.

"¿La pandemia que corre en paralelo a la del COVID

es la de la enfermedad mental?"

"¿Es posible un equilibrio entre salud pública y salud mental

en mitad de una pandemia?"

"¿Estamos un poco 'pa tras' y es normal que lo estemos?"

Estoy en mi casa porque no puedo salir

porque hay un bichito coronavirus.

Hasta luego.

Buf... Qué bajón, ¿eh?

"Os meninos".

Ya, "os meninos".

Yo, cada vez que hacen un vídeo recopilatorio de cosas tristes,

me pongo triste.

Sobre todo con los pequeñines. Ya.

Bueno, me da que mucha gente también.

Madre mía.

Bueno, voy a cambiar esto, si se puede.

Eh...

Vamos a presentar a nuestra mesa de esta tarde,

que es... sin igual.

Álex García forma parte del colectivo Orgullo Loco Madrid.

Colectivo de activismo en salud mental, en primera persona,

que también lucha contra la vulneración de derechos humanos

en la práctica psiquiátrica

y también estudia Medicina.

¿Tienes todo ese currículum?

Eh... Sí. De momento, sí. Es una barbaridad.

Gracias por invitarnos.

De cuatro páginas va a ser el LinkedIn.

Vas a darle ahí, al scroll, en un momento determinado...

No, con la licenciatura en Medicina yo me conformo, de momento.

Con eso ya... Con eso ya...

Qué barbaridad.

Por otro lado, tenemos a Jesús Linares,

psicólogo de emergencias en UCI

y coordinador del dispositivo de atención psicológica

de la comunidad de Madrid,

jefe del dispositivo de atención psicológica

del ministerio de Sanidad y profesor de la UEM.

Eh... Yo no sé si te das algunos besos,

si te tomas algunas cañas, pero luce a que no.

Tengo poco tiempo.

(RÍE) Me gustaría tener más.

Ya lo tendré.

O sea, vuestro trabajo consiste en atender las llamadas

de las personas que necesitan una atención psicológica

en ese momento.

Sí, es una atención en un incidente crítico, en una situación de crisis.

Los dispositivos que acabas de nombrar son telemáticos,

a través del teléfono.

Las personas llaman y no sabes lo que te vas a encontrar,

ese es el problema.

Te llaman y no sabes lo que va a pasar.

Te pueden llamar, estar llorando durante 20 minutos,

colgar y no decir nada,

o decirte que están sentados en una ventana y se van a tirar.

Qué barbaridad.

Yo desconocía este servicio.

Pero bueno es saberlo.

Y sobre todo, la gente que lo necesite, claro.

Hugo Cuevas, manchego, que es que me lo han destacado así.

Pero bueno, estudió Psicología por la Universidad de Murcia.

¿Eres de Albacete y te has ido a Murcia?

Sí, los eternos rivales por el agua.

No, es que Murcia, éxito eterno. Siempre lo diré.

También es colaborador en el blog de "El Salto".

Muchas gracias por estar aquí.

Inés Bárcenas. (HUGO) A vosotros.

No ha podido venir presencialmente

porque está pasando consulta en la consulta Velázquez.

Pero nos han dicho desde la consulta

que si le hacíamos este spam,

nos ponían ellos un vídeo de "Gen Playz" a la entrada.

Además de esto, psicóloga,

profesora de la Universidad Francisco de Vitoria,

trabaja en la Ruber Internacional, asociación Necesito Terapia.

Bueno, currículum también de los que no queda tiempo.

Y ayuda a "persones". Eso está muy bien, Inés.

Sí.

Pues nada, cariño, bienvenida a "Gen".

Encantada.

Por último y no menos importante, Paula Cariatydes.

Ella es actriz y cantante.

O sea, artista, "mocatriz".

Se podría decir que sí. Pues sí.

Y además tiene un estilazo. Nada más que lo veas.

Bueno, empiezo haciendo una pregunta.

Que conteste quien quiera.

Bueno, Álex, amor, contesta tú. ¿Cómo están las cabezas?

Muy mal, todo mal.

¿Conocéis el sticker este que hay por WhatsApp?

"Todo mal, nada bien".

Eh...

Veníamos de...

En parte, creo que la pandemia ha sacado a relucir

toda la mierda social que teníamos debajo de la alfombra.

Y bueno, se nos ha juntado

la mierda que ya teníamos debajo de la alfombra

con la pandemia mundial y está todo...

Bueno, se ha incrementado mucho la ansiedad, la depresión,

el suicidio...

Está todo bastante mal.

¿Cómo es que estamos así? Jesús, tú que estás en primera línea.

-Yo estoy totalmente de acuerdo con el compañero, con Álex.

Nosotros traíamos ya una serie de factores de vulnerabilidad.

Nos venían advirtiendo hace ya mucho tiempo

que el tema de la salud mental, en España,

estaba derogado a segundo plano.

Y claro, la pandemia ha hecho que aquellos momentos de resarcimiento,

aquellas maneras de tener ocio, Una vía de escape, ¿no?

pues han desaparecido. "Arrivederci".

Entonces, como se ha ido,

lo que ya estaba feo, ahora está mucho más feo.

Y como dice él, mal, bastante mal.

Inés, te queríamos preguntar.

¿Cuáles son las dolencias mentales más comunes

que estás recibiendo ahora?

Yo, lo que he observado es una evolución...

Sí que es verdad que después del confinamiento,

había muchos episodios de ansiedad,

de fobia social,

síndromes de Burnout en relación con el trabajo, con el teletrabajo

y problemas relaciones derivados

de haber estado tanto tiempo con la familia, con la pareja.

Y lo que veo ahora, directamente, son episodios depresivos.

La gente ya está en una indefensión,

que a mí me parece preocupante

y con muchísima fatiga.

Estamos como muy cansados.

El umbral de adaptación

está volviéndose cada vez más bajo.

Y luego, lo que se ve también es muchísima soledad.

Que no es una patología en sí,

pero es muy peligroso para el ser humano.

Es lo que estoy viendo. Paula,

dice la OMS que el 60% de la población mundial

está sufriendo fatiga pandémica.

¿Es una forma de romantizar que estamos un poco hasta la "cuca"?

Yo creo que sí.

Creo que estamos un poco hasta los cojones ya.

Sí, ¿eh?

Creo que no es que sea fatiga.

Es que, obviamente, si el tiempo que tienes,

únicamente lo estás empleando en ser productivo para el sistema

y luego ni siquiera tienes, pues lo que decía Jesús y Álex,

no tienes luego beneficio, por así decirlo,

a nivel ocio, pues obviamente acabas cansado

porque lo único que haces es producir y producir.

No tienes en ningún momento esa repercusión,

o sea esa...

Eh... Sí, un feedback de premio, ¿no?

Sí, no tienes ese feedback de: "Vale, ahora te premio

porque estás ganando dinero

no solo para sobrevivir, sino para vivir".

Entonces, obviamente eso cansa, eso cansa a cualquier persona.

Hugo, quería preguntar...

¿De qué manera afecta que estemos viviendo

en este mundo posapocalíptico?

El que es una incertidumbre constante,

porque no podemos pensar más allá de mañana,

quizá la semana que viene.

No sabemos qué va a ocurrir el mes que viene.

¿De qué manera afecta esta incertidumbre?

Pues en realidad, como han dicho los compañeros,

se han acelerado procesos que ya estaban.

Ya nos sentíamos solos, saturados.

Incluso...

bueno, estas semanas hemos tenido varias figuras públicas

que hablaban de que la cuarta ola de la pandemia

puede que sea la de la salud mental.

Y la verdad es que tienen mucha razón.

Ahora mismo, la incidencia de trastornos,

estrés postraumático, ansiedad o depresión,

en diferentes estudios,

se ha multiplicado entre tres y cinco veces.

Y es lógico que esto esté siendo así.

Ya estábamos quemados,

y esto bueno, es un colmo.

¿Creéis que...?

¿Creéis que intensifica o que rebaja

el que todos estemos en la misma situación?

¿Creéis que sirve como...? A mí sí me pega.

Es como cuando suspendes, pero suspende toda la clase.

Mal de muchos consuelo de tontos. Claro. ¿Cómo funciona esto?

-Se supone, según la literatura científica al respecto,

habla de que cuando se produce algo como esto,

como estamos todos dentro de la misma barca,

en teoría es un factor de protección.

No es como un atentado concreto a un edificio, a equis personas.

Esas personas están más vulnerables.

El hecho de que todos estemos en la misma barca, en teoría...

A lo mejor es paradójico, como lo que estamos hablando,

porque siempre hay contagio emocional, etcétera.

Pero se supone que es un factor de protección.

Y vosotros, en Orgullo Loco, ¿qué hacéis?

(ÁLEX) Nosotros, principalmente, somos un colectivo

de activismo en salud mental.

Y nos centramos mucho en la vulneración

de lo que se de produce de derechos humanos en plantas psiquiátricas.

Vale.

Por ejemplo, con esto de la pandemia,

del confinamiento duro,

ha habido residencias de larga estancia,

donde estaban como en una cárcel, no les permitían salir,

los familiares apenas tenían contacto con ellos

unos minutos por teléfono.

Ha sido muy duro.

Entonces, nosotros nos centramos en destacar y en poner de manifiesto

que los derechos humanos,

recogidos por multitud de...

Sí, convenciones, cartas... Instituciones, claro.

Que se vulneran, que están ahí.

Hay cosas, como puede ser la terapia electroconvulsiva,

el electroshock, que eso se sigue haciendo hoy en día.

No es una cosa de las películas, no es una cosa

que se queda en el cine o en la literatura,

sino que es una cosa que sigue pasando y que, a veces,

se hace sin el consentimiento informado de la persona,

lo cual es ilegal.

Entonces... Totalmente, totalmente.

Hugo, el dinero no da la felicidad, se supone.

¿El dinero da la tranquilidad en esta situación?

¿La brecha económica influye? (PAULA) ¡Ya ves!

-Sin duda.

O sea, obviamente, no solo en una situación

de confinamiento total, sino en el día a día,

no es lo mismo tener que convivir con una familia de cinco personas,

madre, padre, abuelo y los dos hijos,

en una casa pequeña que además está mal iluminada,

que vivir en un chalet y poder salir a hacer largos a la piscina.

-Sí.

-O la propia tensión que genera el estar,

bueno, en paro de larga duración,

dependiendo de ayudas, que además están, normalmente,

miradas por la sociedad como si fueran casi mendicidad.

Lo cual genera un sentimiento de culpa

en la persona que está cobrando el paro o esa ayuda.

O bueno, ser un... por ejemplo, un camarero precario,

que está contratado por dos o cuatro horas al día,

aunque eche de sol a sol, ¿no?

Y que va a ver cómo, con el ERTE,

está perdiendo la capacidad adquisitiva

que le permite mantenerse a él y a su familia.

Y es, obviamente, un factor estresor...

Jesús. que agrava estas cosas.

Estás asintiendo todo el rato

y yo querría que contases algún relato

de los que no salen en las noticias,

un poco a tenor de lo que dice él de toda la brecha.

-Bueno, yo estoy muy de acuerdo con Hugo.

Yo también soy un ser humano y me hervía la sangre

cuando veía vídeos en ciertos sitios

de que había que estar en casa, no sé qué,

grabándose en el jardín de casa... El "Resistiré".

Y a mí me entraba como...

J. Lo haciendo largos, como decía él.

La película esta de "Inside Out",

el de la furia me salía como... (GRUÑE)

Entonces...

He visto "Inside Out" hace poquísimo,

así que me podéis preguntar.

Pues el de la ira, mi muñeco favorito,

ha durado bastante tiempo.

Ahora estoy un poco en proceso de tristeza,

cuando veo lo que está pasando.

Pero en ese momento estaba como enfadado con el mundo.

Mira, ya me he desahogado.

Es que nadie te ha preguntado cómo estás.

No me hagas llorar.

(RÍEN)

No.

Ay, pobre.

No, en serio, he tenido situaciones que la verdad es que...

Imaginaos, llama una mamá desesperada

porque su hijo es adicto, por ejemplo, a los porros,

y se tiene que saltar el confinamiento e ir a comprárselos

porque si no le pega una paliza.

Claro.

Y para esos casos, ¿qué pasa con las restricciones?

Nada, que la mamá se lo salta.

Tiene que elegir entre que la multen

o que su hija entre en brote psicótico real,

porque es una de las cosas que puede producir el CCC en la sangre.

Y tú que estás a caballo entre las instituciones y lo humano,

eso contaría como una cosa saltable.

Yo tengo... (RÍE)

Te refieres a salvoconductos. Sí.

(RÍE)

No, hombre, no puedes hacer un salvoconducto

de que vas a por hachís.

No, hombre.

Pero depende del momento en el que esté,

yo tenía varios salvoconductos.

Además, por mis pintas me suelen parar, siempre.

Ay, Dios mío.

Me han llegado a parar del trabajo a mi casa hasta cinco veces.

Y yo: "Bueno, os voy a dar una foto y la tenéis ahí".

Pero eso me hace que siga siendo así como soy,

quiero decir, me pongo más cabezón.

¿Y no tienes algún otro caso también de lo mismo,

que concretamente haya sido de pandemia?

Sí, este fue en pandemia.

-A mí me pasó una cosa superparecida.

Yo estaba muy mal porque la situación en mi casa era horrible.

Y...

Y yo estaba a reventar.

Y entonces, le dije a mi pareja:

"Por favor, ven a verme".

"No es un capricho, de verdad que lo necesito, no estoy bien".

Y...

Y me dijo: "Vale, no te preocupes, voy a ir".

Y se cogió un Cabify en plena pandemia, en pleno confinamiento,

cuando estaba todo terrorífico.

Se cogió un Cabify, le pararon justo llegando a mi casa casi,

y le dijo la Policía: "¿Tú qué haces aquí?".

Y dijo: "Te podría mentir, pero te voy a ser sincero".

"Mi pareja tiene depresión, tiene un trastorno de ansiedad

y voy a ayudarla porque está muy mal y necesita ayuda".

Y el policía, sorprendentemente, le dejó pasar.

Digo: "Creo que te has topado con el único policía majo del mundo".

Inés, te quería preguntar cómo crees

que nos están influenciando las pantallas en todo esto.

O sea, todo el uso de...

De...

El consumo excesivo tanto de Netflix como Tik Tok...

Yo qué sé, lo único que se puede hacer, joder.

Yo creo que estamos muy aburridos.

Cada vez tenemos un tiempo atencional más corto

y nos aburrimos más rápido de los estímulos.

Incluso hay pacientes que me están pidiendo,

con los que hago a veces videollamada, que me dicen:

"Por favor, vamos a hablar por teléfono,

porque estoy harto de las pantallas".

Y es verdad que la conexión que se produce

cuando solo estás atendiendo una voz

y no te estás viendo a ti en pequeñito, que siempre...

Puede llegar a ser mucho más profunda.

Yo creo que tenemos que tratar de desintoxicarnos de alguna manera

todos los días de las pantallas,

porque al final, nos saca mucho de nosotros.

Es una estimulación continua,

que antes teníamos durante unos minutos al día,

pero ahora, trabajo a través de la pantalla,

mi ocio es a través de la pantalla,

me comunico a través de la pantalla, entonces, desconexión.

Yo estoy así.

Todo el día. Es verdad.

Sí, no me encuentro bien.

¿Cuál es el factor que juega el miedo dentro de todo esto?

¿Cómo... se puede superar

o cómo se puede sobrellevar...

saber que estamos en una situación en la que alguien cercano puede...?

Por ejemplo, el tema que estábamos comentando

de los medios de comunicación, de que es todo el rato como...

Como que te están envenenando la "movie".

¿Cómo se puede sobrellevar?

Bueno, yo creo que cada uno puede establecer...

No viéndolo.

Hombre, sí.

La desconexión, desconectar,

llegar a tu límite y decir:

"Yo ya no quiero, no puedo tolerar más información".

Eso es sanísimo, decir: "Hasta aquí".

"Hoy ya no veo noticias y me veo una película".

Aunque sea pantalla, pero bueno, esto que dicen...

del ocio, pero también con pantalla, con Internet,

de al final no desconectar.

También ayuda mucho...

tener como tu propio botiquín, de decir:

"A mí, yo sé que me sienta bien...

no ver más noticias".

"A mí me sienta bien ponerme una canción".

"Yo tengo un amigo con el que puedo hablar,

aunque no sea de mierda, pero puedo hablar de yo qué sé,

de cine, de hobbies que tengamos en común".

Todas esas cosas generan

como un botiquín personal anticrisis de salud mental

que es muy beneficioso.

Qué interesante. Todos deberíamos tener uno.

"Safe places".

A mí me encanta ver "Los Goonies", en bucle.

Es como mi "safe place".

-A mí, "La isla de las tentaciones" me ha salvado la vida.

A mí también. O sea...

(INÉS) A mí también. Es muy fuerte decir esto.

-Para mí, es el mejor día de la semana, los jueves.

Si tiras del hilo hay un problema, porque los ves y dices:

"Qué bien se está en la playa, no puedo viajar".

Te lo transmite, es guay.

Dices: "Qué guay, por fin,

ver gente sin mascarilla, comiéndose... todo".

Sí, exacto. Ojalá.

Ese es el ocio. Me gustaría

una "Isla de las tentaciones versión comida".

En plan tentando con cosas así como:

"Huy, esa pizzita", no sé qué, no sé cuántos...

"Ostras, cómo me ha apetecido".

Bueno, chicos, os hemos preparado.

Bueno, "os" no, ha preparado el señor Danel,

el señor Danel, un vídeo al efecto de la salud mental y la pandemia.

A ver qué nos cuenta.

Hey! Aquí, el chaval de...

¡Venga, Danel! ¡Levántate, coño!

¡Aunque haya pandemia, la vida sigue!

# La vida sigue igual. #

Ahí estaba la madre diciendo: "Espabila".

Me ha dado mal rollo, ¿eh? Ya.

Danel, estate quieto con las cosas de Lars von Trier,

que me ha dado susto.

Exacto. No a Pier Paolo Pasolini. Consumid "Pocoyo".

Bueno, Paula, tú contaste en redes sociales,

como intentando, bueno, no intentando, normalizando,

contando tu propia experiencia de terapia de estos años.

¿Qué mensaje lanzas?

Que...

A ver, a la gente...

Tengo dos mensajes, uno para las instituciones y otro para la gente.

A la gente, que pidan ayuda donde sea, que busquen recursos.

Como estábamos comentando con Jesús antes de grabar.

En la UCM era, ¿no?,

ofrecen terapia gratuita,

porque los...

Los graduados necesitan hacer prácticas y demás.

Yo, de hecho, fui a esas terapias.

Hay otros...

Hay otras plataformas en las que te pueden ofrecer ayuda,

como han dicho mis compañeros.

Y luego, a las instituciones les lanzo el mensaje

de que dejen de darnos por el culo ya, opino yo. Digo.

O sea... Que concreten.

Que concreten, que la salud mental es muy importante.

Eh...

Joder, que es que se muere mucha gente por salud mental.

Que la peña no solo se muere por tener enfermedades física,

que las mentales también son riesgo, son enfermedades de riesgo.

Y...

Y que estamos fatal, que nos ayuden.

Porque yo pago aquí, religiosamente, mis impuestos en España

y yo no tengo psicóloga, ¿sabes lo que te digo?

Llevo esperando una llamada de mi psiquiatra

desde febrero del año pasado

para que me gestione la medicación.

-Qué horror. Ya.

Y aquí estoy. Lol.

O sea que... Que os pongáis las pilas, Pedro Sánchez.

"I see you".

"I see you".

(INÉS) Yo, en este sentido, a mí me preocupa muchísimo

porque la salud mental es un privilegio

en nuestro país.

Y entonces, algo que...

Las enfermedades mentales son tratables,

en algunos casos, bastante curables.

Tampoco necesitamos tanto recurso, tanto tiempo,

y estamos relegándolo a un porcentaje de la población

que puede pagarse terapias de manera privada

y estamos agravando el problema.

Una depresión que no se trata durante años,

puede acabar en el suicidio, afectar a toda la familia,

puede incapacitarte a nivel laboral.

Es dramático.

Jesús, ¿qué recursos tenemos? ¿Adónde podemos acudir?

O sea, claro, el listín telefónico. Anota.

Aparte de las pastillas, que es

a lo que estamos acostumbrados desgraciadamente, ¿verdad?

Eh...

Estoy totalmente de acuerdo con Inés.

Tenemos una media de cuatro, seis psicólogos

por cada cien mil habitantes en la Seguridad Social.

Entonces, eso ya era insuficiente en su momento.

Estamos a la cola europea en eso, como siempre.

O sea, nos triplican.

Y claro, eso es imposible.

Ahora mismo, hay muchas instituciones que están haciendo,

como comentaba el compañero,

terapia gratuita a través de Psicólogos sin fronteras,

a través de los colegios de psicólogos,

a través de muchos dispositivos que se han puesto en marcha,

se han retirado, se han vuelto a poner...

Hay que invertir dinero en ello.

Y creo que es el momento perfecto para eso.

Es que es necesario, como dice la compañera.

No puede tardar un psiquiatra en regular tu medicación un año.

Cuando una persona llama pidiendo ayuda,

necesita ayuda en ese momento.

Igual que cuando una persona tiene un accidente de tráfico,

va la ambulancia en ese momento, no dice: "Te veo en abril",

y estamos en Navidad. Claro.

Eso no puede ser.

Ahora mismo, hay que tirar un poco de eso.

Y lo que tenemos es ir a tu médico de cabecera,

que el 80% de la medicación de salud mental la dan ellos

y, con suerte, para que te vea un psicólogo clínico

en la Seguridad Social pueden pasar cuatro, seis meses.

Y ya no es que pase ese tiempo para que te vea,

sino que para seguir una terapia te ve cada dos meses.

Eso es inviable, eso no puede ser. Eso hay que cambiarlo.

Y por ejemplo, Hugo, ¿tú tienes algunas referencia así,

para poder acudir a algún...?

Bueno, pues eso, beneficiarte de este servicio

de forma gratuita o con alternativas.

En general, suele haber pocas, la verdad.

Yo creo que, por seguir con el tema que estabais, ¿vale?

A mí me gustaría llamar la atención

sobre que no solo necesitamos más psicólogos en lo público,

sino que tenemos que intentar intervenir en la propia...

En evitar que, realmente, llegue a evolucionar.

Inés, ¿qué va a pasar con esto y de qué manera,

con relación a las crisis, con la salud mental?

Hablamos de cuando recobremos la cotidianidad de todo un poco.

O sea, ahí se va a ver el impacto.

Yo creo que sí.

O sea, que el tema es

que queremos volver al mundo que conocíamos,

y yo creo que va a tardar y, probablemente, no volvamos a...

Yo leía un artículo el otro día que decía que la pandemia equivale

como a haberse mudado casi a otro continente.

Es el mismo tipo de estrés.

Tenemos que adaptarnos.

A lo mejor recorremos las mismas calles,

vamos al mismo banco, a comprar a los mismos lugares,

nos relacionamos con la misma gente, pero todo ha cambiado.

Yo creo que va a requerir de unos recursos de adaptación

que espero que tengamos cuando todo esto llegue.

Y espero que llegue pronto. Desde luego.

Álex, estás en primero de Medicina.

Como futuro sanitario,

quizá al tiempo que vamos, con 74 años,

esperemos que se avance un poquito,

porque si ya Medicina es algo lento con esta situación...

Usando la plantilla, la muletilla que se suele hacer,

todo el mundo dice:

"¿Qué me ocurre, profesional sanitario?",

pero nadie dice: "¿Cómo estás, profesional sanitario?".

Exacto. ¿Qué ocurre?

¿Cómo está la gente que está en primera línea, a nivel mental?

La salud mental de los sanitarios básicamente.

Bueno, conozco casos de sanitarios, de psiquiatras,

que están dando bajas laborales a...

Conozco un caso de una mujer, creo que era enfermera.

Su madre fallecida por COVID

y ella en primera línea,

aun así, queriendo ayudar

y que en un determinado momento ha petado, no ha podido más

y ha tenido que darse de baja laboral.

Estamos muy extenuados.

Yo no sé si meterme aún, porque estoy en primero...

Sí, pero ya estás dentro. Pero estamos muy extenuados.

Por ejemplo, para nosotros, para mí, como estudiante,

el hecho de estar dando las clases online,

en la universidad en la que estoy es todo online...

El rendimiento académico es otro rollo.

El problema es que los profesores piensan que todo es igual,

que incluso para nosotros es más fácil y no es así.

No estás en un ambiente de estudio...

No hay vida universitaria.

Yo puedo tener la suerte...

Tienes un espacio.

Tengo acceso a un buen Internet, a un buen ordenador.

Hay compañeros que viven en residencias

y claro, si están cien personas de la residencia

conectadas al mismo Internet.

el 90% de las veces se pierden las clases porque Internet se cae.

Claro.

Entonces, no estamos ante las mismas...

No tenemos las mismas oportunidades todos en este momento.

Entonces, es...

Existe una brecha.

No se están adaptando las normas que tenemos o las restricciones

a la situación que hay, ¿no?

Tú querías hacer un "disclaimer" del momento salud mental saniarios.

O sea, la gente que se dedica a la salud mental de los sanitarios,

que también estáis haciendo apoyo con toda esta situación.

Y se ha hecho una pequeña crítica por ahí, en un medio.

Bueno, sí. ¿Qué pasó con eso?

Me parece que hay que ser un poco más empáticos, básicamente,

y poner los pies en la tierra.

Yo he estado trabajando con sanitarios que han escrito

cartas de despedida a su familia,

cuando no estaban ni siquiera contagiados.

Eso es dramático y muy feo,

de leer y de atender a esa persona.

Porque a lo mejor han certificado la muerte de su compañero,

que llevaba trabajando con él 20 años, en una UCI, se contagia,

acaba la UCI, sus propios compañeros le atienden y se muere.

Eso es algo que hay que tener en cuenta.

Si una persona de veintitantos años decide no hacer el MIR este año

porque está muy estresada, con ansiedad,

porque... lo que le dé la gana,

es que puede ser lo que le dé la gana,

no podemos decirle:

"Arrima el hombro que es un momento que tal".

Arrima el hombro tú. Quiero decir...

Por otro lado, si hubiera plazas para todos,

pero es que las plazas se van a cubrir.

La mitad de los médicos que se presentan al MIR se quedan fuera.

Y encima, casualmente, esta chica estaba trabajando

en un hospital público.

Yo quiero romper una lanza a favor de los sanitarios en este sentido,

que hemos sido vapuleados, que si héroes, que si villanos,

que si 5G, que si 8G, que si...

Somos personas normales y corrientes

y también tenemos nuestros problemas,

tenemos pareja o familiares que se han contagiado de COVID,

nos han puesto ERTE, yo me mudé en mitad de la pandemia.

Yo también tengo mis problemas como persona normal.

Como ciudadano, como civil. También los tengo.

Y aparte, mis problemas de riesgo asociados a mi trabajo.

Entonces, tengamos un poquito de cabeza

para tratar...

A la hora de criticar y de sacar así...

Crees que puede existir un paralelismo,

salvando las distancias, por supuesto,

pero que puede haber cierto parecido en, por ejemplo,

soldados que van a la primera línea de batalla,

que se les recibe como héroes

y que muy rápidamente ya dicen: "Bueno...".

Claro, yo estoy de acuerdo.

Eso lo he puesto alguna vez de ejemplo, porque dicen:

"Es vuestro trabajo".

Bueno, a ver, el trabajo de los soldados es ir a una guerra

y están preparados para eso, pero eso no significa

que cuando vuelva un soldado que le falta un brazo:

"Te pagamos por ello".

"Señora", quiero decir... "Me falta un brazo".

Quiero decir... Ya, ya, ya.

Un poquito de cordura.

Hugo, cuéntanos y enlázalo con algún truquillo

para mantener la cordura,

así como mente entendida.

Vale, te comento.

Otro paralelismo que tiene con el tema de la guerra este tema

es que los sanitarios están ahora mismo

en un nivel de tensión muy elevado

y no pueden... darse el lujo

de digerir lo que están viviendo.

Es muy posible que cuando esto termine, salte,

digamos, evolucione su malestar psicológico a peor.

Que será el momento en el que puedan evidenciarlo.

Y respecto a un truco,

a lo mejor va a sonar un poco bobo,

pero ya que pasamos tanto tiempo en familia,

las dinámicas que puede haber en el entorno familiar

pueden ser positivas o también negativas e ir a peor.

Creo que es bastante importante

que podamos tener una comunicación en casa sincera, honesta,

que ayude a que todo esté mejor.

Y de verdad, parece una bobada, pero muchas veces,

demostrar la afectividad entre las personas que estamos en casa.

Algo tan sencillo como un: "Te quiero, mamá",

"te quiero, papá", "te quiero, hijo"...

puede servir para tender puentes

que hagan que la comunicación en casa funcione mucho mejor.

Pues es verdad, yo lo hago. Yo se lo digo a Andrea Julia.

Le digo: "Quita el lavavajillas. Te quiero".

Bueno.

Y funciona. Parece que no, pero...

Algún tip, Paula.

-¿Para qué?

Pues para intentar estar en tu sitio,

para no petar en exceso, claro.

Para no petar en exceso.

Ver "La isla de las tentaciones". ¡Eh!

Punto número dos: ir a terapia. "Safe place".

Yo es que no tengo ningún tip, estoy echa una mierda.

O sea, el único tip que yo he conseguido...

que me sirva un poco en la pandemia,

como ha habido una escasez de trabajo brutal,

mucha precariedad laboral y demás,

pues yo, al ser autónoma, me he visto obligada a...

Ya estaba obligada antes a hacer mis propios horarios y demás,

pero ahora,

es tú, solo tú y nada más que tú,

¿sabes?

Entonces, yo me hago todos los días horarios con metas.

El día anterior me lo escribo para el día siguiente.

Qué bueno.

Entonces, me despierto a las 8:30 y hasta las 6:30 no tengo libre.

Sí que tengo mi hora para comer, mi hora para ducharme...

Pero intento organizarme muy bien el día

para notar que tengo algo que hacer.

Sí, notar tu productividad.

Es que ya no es productividad. Actividad.

Claro, yo no enfoco mi manera de trabajar

o mi manera de vivir en producir,

sino en sentirme realizada, que es distinto.

Es que si no estás... Sí, completamente.

Actividad, no productividad.

Productividad suena como a cadena de montaje Ford, la verdad.

¿Sabes que mi psicóloga dice lo mismo?

¿En serio? Sí, te lo juro.

Dice: "No hables de productividad".

"No eres una cadena de montaje de Ford".

Especial. Increíble.

Pues no, yo no lo he cogido de mi psicóloga, de verdad.

Pero bueno, a lo mejor hay madera aquí.

Jesús, ¿qué querías decir?

-Quería decir que estoy muy de acuerdo con ella

porque el primer tip es "no hagamos planes".

No hacer planes. No hacer planes, ¿verdad?

Estamos obsesionados con hacer planes:

"Cuanto esto acabe".

¿Cuándo va a acabar? ¿El mes que viene?

Ha llegado un momento que estoy en aceptación

y compromiso con la situación.

No quiero hacer planes.

Pero sí hacer actividades

que me hagan recuperar el control hoy.

Qué puedo hacer hoy. Mañana, no lo sé.

Si igual nos cae el meteorito. Está a punto, ¿no?

Ya, sí, está cerca.

-Es ponerse metas a corto plazo.

-Por eso, o vienen los zombis e igual cambiamos.

¿Qué puedo hacer hoy para sentirme bien?

¿Qué me gusta? Como decía mi compañero antes.

Esa actividad muy concreta que a mí me hace sentir bien

o esa llamada a esa persona,

que a lo mejor me cae especialmente bien,

que no es íntima, pero me hace reír.

Es como muy superficial, pero me viene bien.

Qué puedo hacer hoy en concreto.

Unos macarrones con tomate. Perfecto, hoy es el momento.

¿Y mañana? No sé, cuando me levante, veo.

Jo, ojalá un "Gen Playz" especial aliens, ¿eh?

Aquí de invitados todos los aliens, tal...

Sería ideal.

Bueno, Inés, me voy a tener que despedir de vosotros.

No sé si me queréis dar un cierre épico de 30 segunditos,

que solo los buenos psicólogos sabéis.

Ponnos deberes, Inés.

-Yo quiero añadir, a lo que ellos han dicho,

que me parecen como tips perfectos.

Añadir, lo que decíamos,

vivir en el presente

y también aceptar nuestra propia vulnerabilidad,

porque esto nos ha confrontado con eso,

y vivir con cosas mucho más concretas.

Dar gracias por lo que tienes:

me he hecho un plato que me ha encantado,

he hablado con mi amigo durante una hora

y me ha contado que jamás me había contado

cuando estábamos de cañas antes...

Sentirnos agradecidos por las cosas concretas,

ir un poco más a lo básico.

Y cultivar y aceptar la interdependencia.

Ser amables, cariñosos, como decía Hugo con los que nos rodean,

porque todos estamos en el mismo barco

y pasándolo francamente mal.

Entonces, bueno, que muchísimo ánimo a todos.

Y gracias por tenerme aquí. Al contrario, Inés.

Muchas gracias por atendernos entre paciente y paciente.

Hugo.

-Pues yo te diría que lo que necesitamos es

más estado de bienestar, en realidad.

Poder tener, ya no solo más psicólogos en lo público,

para que no haya esa brecha

entre quienes se lo pueden pagar y quien no.

Mayor asistencia social, psicólogos, educadores, trabajadores sociales,

que puedan prevenir, realmente, que los malestares psicológicos

vayan a más y desarrollen trastornos.

O incluso medidas como la renta básica.

En las poblaciones en las que se han hecho programas piloto,

se ha visto que se reducía mucho el número de trastornos mentales

que tenían que ser atendidos de forma grave.

Y dar las gracias.

Al contrario. A vosotros por vuestro tiempo.

Chapó, chicos.

Pues nada, muchas gracias, que tengáis muy buena semana

y gracias por vuestra labor.

Estamos haciendo un reconocimiento especial

a los sanitarios de salud mental. Espero que se diga así.

Es verdad que la gente ya ha perdido

el norte, el sur, el este y el oeste.

Para encontrarnos, nuestra juventud del papo, como siempre,

"always and forever".

Beatriz Oliva. Ella es psicóloga infantojuvenil.

¿Cómo estás, Beatriz?

¿Algo que añadir a estas declaraciones que acabo de hacer?

Porque a veces, ya sabes que patino.

Sí, sí, sí.

Actualmente estoy cursando el máster en Psicología General Sanitaria,

pero soy psicóloga infantojuvenil.

Pues bienvenida y muchas gracias por tu tiempo.

Y Itxaso.

Eh...

Acá "Lo que no me contaron".

Lo que no te contaron de la que se venía al ponerte en el mundo.

Es su canal de divulgación en YouTube.

Ella es investigadora y psicóloga también en formación.

Te voy a empezar a preguntar a ti Itxaso.

¿Cómo ves a la gente que tienes a tu alrededor?

¿En qué "mood" están?

Pues la gente ya está desencantada y fatigada, supongo

y un poco harta de tanta información.

Yo creo que ya estamos más pendientes de estar mirando

cuáles son las medidas sin intentar colapsar nosotros también.

Pero la gente ya está un poco harta, yo incluida.

Bea, ¿qué es lo que más os cuesta de todo esto,

desde que empezó la pandemia?

-Yo, justo hoy se me cumplen los diez días

de un segundo confinamiento que he tenido que hacer aquí,

en mi habitación.

Y para mí y creo que para todo el mundo,

con la gente que hablo está de acuerdo,

el hecho de tener que volver a pasar un confinamiento en casa,

después de toda la pandemia

y ver todo el feedback negativo de alrededor,

personas que viven en un clima familiar desestructurado,

desde los medios de comunicación, a día de hoy,

nos hablan de los problemas de las vacunas,

políticos corruptos, fraude fiscal,

cada vez hay mayor número de casos y fallecidos...

Es un feedback negativo que estamos recibiendo constantemente.

Es imposible...

poder gestionar todo esto

y menos si no tienes las herramientas para poder hacerlo.

O sea, además de los factores internos y externos

que cada persona, de manera individual, tiene en su vida.

O sea, qué atasco.

Sinceramente, qué atasco.

Yo quería preguntarle a Itxaso que qué papel,

ella que también tiene canal de divulgación,

¿qué papel han jugado las redes sociales en toda esta pandemia?

Por un lado, sí que ha ayudado a visibilizar

el sufrimiento psíquico de algunas personas.

Y yo también, siguiendo un poco la línea de lo que traía Álex,

el tema de las personas que ya estaban psiquiatrizadas,

que al final, ahora es como un agravamiento más,

una vulneración mayor de sus derechos.

Y que creo que después del confinamiento

y gracias a la pandemia se está visibilizando cada vez más,

toda esa mierda que teníamos debajo de la alfombra.

Pero bueno, hay otra cosa que me sorprende bastante,

que hay gente que está constantemente haciendo ver

que el año de pandemia y de confinamiento

ha sido el mejor año de su vida,

porque se puede desarrollar como persona.

Y a mí me parece una falacia,

porque si a ti, esto, te está pareciendo positivo,

bueno, poca conciencia social.

Y ya no solo por eso, sino porque igual te parece positivo

porque te has podido confinar en tu casa, has podido conciliar,

no has tenido que ir a fichar...

Es como que el entorno laboral capitalista igual ha parado

y entonces, eso es lo que también me hace flipar un poco,

que la pandemia, el confinamiento maravilloso.

No, no, que el mundo se haya parado y que todo te haya hecho pensar,

igual eso es lo positivo.

Claro, o sea que hashtag narcisismo.

"Stop narcissism", claro.

-Yo siento que me ha pasado a mí eso.

Yo decía: "A mí, la pandemia me ha sentado muy bien,

porque he tenido tiempo para estar en mi casa".

Yo tengo ansiedad social y me gusta mucho estar en mi casa, en general.

Entonces, me ha venido muy bien esta pandemia

como para dejar de ir a ciertos círculos

que me provocaban mucha ansiedad.

Pero sí que es verdad que luego llegó la hostia de decir:

"Guau, en realidad...".

Ya, que no son dos semanas en plan de vacas,

como pensábamos cuando dijeron que 15 días.

Al principio era como: "Qué bien, porque puedo descansar".

"Puedo estar en mi casa, sin que nadie me moleste".

"No tengo que estar pendiente de lo que piensen de mí".

Yo estaba superbien.

Era consciente de la situación que vivían otras personas

y eso me provocaba mucha ansiedad,

pero como que siendo individualista, a mí me estaba provocando bien.

Me estaba haciendo bien la pandemia.

Pero es verdad que llegó un punto, hace un mes o así,

que exploté y dije: "¿Qué me pasa?".

Ya, le está pasando a mucha gente.

-Cuando esto estaba planteado para 15 días,

era como desconexión, paz mental, todo muy zen.

Pero en la sociedad en la que vivimos actualmente

no estamos acostumbrados a estar con nosotros mismos.

No... No nos escuchamos.

No. Estás en una rutina, tienes que producir, llegar a todo.

Y, de repente, tener que parar, te hace estar contigo mismo

y enfrentarte a todo eso que la rutina te hacía no enfrentarte.

Totalmente.

Bea, tú hablabas antes de que nos hemos atascado un poco todos

y, sobre todo, que no tenemos herramientas.

Entonces, dinos así, de último cierre,

alguna herramienta que podamos utilizar.

A nivel emocional, desde que somos pequeños,

nadie nos enseña cómo podemos gestionar todo esto.

Y yo quiero aprovechar para mandar tres mensajes,

que los tengo aquí apuntados. Ay, Dios mío. Bea, por favor.

Es breve, es breve.

El primero es el de permitirse estar triste y poder llorar.

Perfecto. Sacarlo, joder.

No pasa nada porque lloremos y estemos tristes.

No somos culpables, es la situación. No nos enseñan.

En segundo lugar: una educación socioemocional

en el ámbito educativo desde que somos pequeños.

Que nos enseñen, que se visibilice la importancia de la psicología.

Y en tercer lugar:

más plazas PIR para nuestro Sistema Nacional de Salud.

Porque la huella psicológica que va a crear todo esto

se va a juntar con todo lo de atrás

y preparaos y cuidaos, porque se va a venir una buena.

Entre esto, las carencias del bolsillo, el medioambiente

y sus putos muertos, tía, en fin...

Bueno, bien reclamado.

Bea, yo pensaba que iba a perder el empleo, pero no,

vas a ganarlo tú como colaboradora.

Eh...

Pues nada, Itxaso, Bea,

muchas gracias por haber estado aquí, con nosotros.

Gracias por vuestro tiempo.

Enhorabuena por vuestra labor

y "keep going".

Y yo, pues nada, me voy a despedir de mi mesa,

pero no sin antes hacer un "recap" de un minutito cada uno.

Álex, a ver qué nos puedes decir de cierre,

así también por todo lo alto.

Me ha gustado mucho lo del permitirse estar triste,

que esto es como muy...

Dentro de ese botiquín de autocuidado

estaría muy bien incluirlo.

Yo quería dejar una reflexión.

Si la cuarta ola va a ser la de la salud mental,

no es realmente porque a lo mejor

los problemas de salud mental vengan

por individualidades de cada uno,

por problemas en el cerebro, no,

sino porque hay un problema social de base,

que es lo que...

Lo que está provocando esa cuarta ola,

y que la pandemia, por suerte o por desgracia,

nos ha permitido darnos cuenta de ello.

La cuarta ola es de salud mental,

pero por todos los problemas sociales que hay de base.

No porque de repente se nos haya ido a todos... la cabeza.

Que esto es sistémico, que ha estado siempre.

Hemos levantado la alfombra y estaba lleno de pelusas.

Hacía mucho que no barríamos.

A darle.

Jesús.

Yo, principalmente, que dejemos de estigmatizar la salud mental

y los problemas psicológicos.

Que a los psicólogos no van locos, que los psicólogos

no son entes raros, los psiquiatras tampoco.

Y eso deriva en dos cosas.

Lo primero, todo está bien.

Estar triste está bien. Estar contento está bien.

Estar enfadado un día está bien.

Lo que está mal es el mundo, que está hecho una mierda.

Lo que está mal es el mundo, no nosotros.

Todo lo que sintamos está bien.

Y ahora, si tenemos determinadas situaciones de problemas de ansiedad

o de insomnio, la alimentación o muy enfadados o muy tal

y eso se mantiene en el tiempo y no baja en frecuencia

ni intensidad, está bien pedir ayuda, a quien sea,

a tu médico de cabecera,

a un familiar y ya te derivará a alguien,

pero visibilicémoslo, porque si eso se encona,

entonces, luego, hay problemas de verdad,

y es lo que va a pasar.

Paula.

Jo, es que lo han dicho todo.

Cómo hablan, ¿eh?

Mis niños, hombre. Ni que fueran psicólogos.

Yo lo que quiero es que hay mucha gente a la que le da miedo,

como decías tú, acudir a terapia o pedir ayuda

en ciertos momentos en los que realmente se necesita,

porque también hay mucho miedo a que no se te entienda.

Yo me acuerdo cuando no estaba diagnosticada que me sentía muy mal,

porque no sabía ponerle nombre a lo que yo sentía.

Y luego, cuando me dijeron la enfermedad que tenía,

bueno, las enfermedades que tenía, porque estaba bien loquita,

ya dije: "Vale, ya puedo clasificarlo,

ya puedo tomar estas medidas o estas otras".

Y que no pasa nada si con el primer terapeuta

o la primera terapeuta con la que estás...

Se te atasca. Se te atasca, se te hace bola.

Porque eso también...

Son personas y tienen que hacer el "match".

Es eso.

Muchas veces, la gente se cree que por ir al psicólogo un día,

se curan... -Magia.

-O es magia o si no se lleva bien con él,

cree que son los psicólogos en general con los que no encaja.

Y no, realmente, tú tienes que encontrar tu terapeuta.

Como en Tinder.

Sí, ojalá hubiera un Tinder de psicólogos, sinceramente.

Yo ya he hecho "match" con la mía desde hace mucho.

Yo ya estoy cogida.

Lanzo aquí ideas de negocio.

Claro, es que no se puede hacer todo en esta vida.

Ahora hablamos de la PYME.

Darío.

Vamos allá. (CARRASPEA)

Quiero mandarles dos consejos.

El primero: para quitarnos toda la mierda de la cabeza y estas cosas,

personalmente os digo:

comedia, humor, jiji, jaja, lol, lmao, XD,

en mayúscula o minúscula, depende de lo hijo de puta que seas.

Usad eso, que viene muy bien.

Y el segundo es que no hace falta pasar por el aro

de lo que suele decir.

Os pongo el ejemplo rápido.

Yo intenté hacer meditación.

Al quinto "expira, expira, expira",

casi reviento la tele de una patada y la tiro por la ventana,

y son 55 pulgadas, y estoy gordo, pero no fuerte.

Ese es su mensaje. El mío es:

llora, ríe, haz cosas que te hagan sentir bien,

estate mal si te apetece, trónchate, destrónchate

y en fin, pues que algún día... "Un día o un día menos",

que decía mi profesor de Historia cuando entraba en clase, en plan:

"Joder, un día más o un día menos".

Vale, cosas, datos, detalles. Síguenos en nuestras redes.

Pero es que atención, sorpresa, sorpresa,

porque es que "Playz" se ha hecho Tweet y tenemos ocho seguidores ya.

Si quieres...

Teníamos inicialmente 12, pero se han desuscrito cuatro

cuando han visto la deleznabilidad del proyecto.

Nosotros, no obstante, confiamos mucho en ello,

aunque está por definir.

Síguenos o no lo hagas. Eso está en tu mano, como siempre.

Yo creo que llegamos a 20.

Yo creo que podemos llegar a 20.

Si llegamos a 20 no nos despiden.

Así que nos harías un favor.

Por otra parte y no por ello menos importante,

querrás saber de qué va el próximo programa.

Pues es una sorpresa. Así lo ves.

Besitos para todos.

Escríbenos en genplayz@rtve.es.

Ah, rupturas de pareja me dicen por el pinganillo.

¡Lol!

Mucha más salud mental de la que parece

el romper con tu pareja, ¿eh?

Venga.

# Pa fuera lo malo, no, no, no. # Que decía Fenoy.

"Agur".

Yogur.

Salud mental y pandemia: ¿Cómo de mal estamos?

Para entender mejor cómo nos sentimos nos reunimos con Álex García, estudiante de medicina y activista en el colectivo Orgullo Loco MadridJesús Linares, profesor, psicólogo de emergencias en UCI y coordinador del dispositivo de atención psicológica de la Comunidad de Madrid; Hugo Cuevas, licenciado en psicología y colaborador de El SaltoInés Bárcenas, psicóloga, profesora universitaria y presidenta de la asociación “Necesito Terapia”; y Paula Cariatydes, actriz y cantante.

Secuelas emocionales y psicológicas

A pesar de ser la generación más concienciada sobre salud mental, nos encontramos ante una situación muy difícil de gestionar. Las restricciones, el aislamiento, el toque de queda, las prohibiciones de ver a nuestros seres queridos, la incertidumbre o la crisis económica son algunas de nuestras preocupaciones más recurrentes.

A la pregunta de “qué tal”, Álex lo tiene bastante claro: “Todo mal, nada bien”. Lo cierto es que, como bien dice, “se nos ha juntado la mierda que ya teníamos debajo de la alfombra con una pandemia mundial”.

“Nuestras vías de escape han desaparecido, lo que ya estaba feo ahora está mucho más feo”, reconoce Jesús. Mientras, Inés nos informa sobre las dolencias más comunes: “He observado una evolución, justo después del confinamiento había muchos casos de ansiedad y fobia social; ahora directamente veo episodios depresivos, es preocupante”.

A Inés también le gustaría recalcar que en su consulta está viendo muchos casos de soledad que “aunque no sea una patología en sí, es muy peligroso para el ser humano”.

¿Fatiga pandémica?

En los últimos días no hemos parado de oír este término: “Fatiga pandémica”. En las noticias nos aconsejan cómo evitarla y se preguntan si somos los jóvenes los más afectados. Pero ¿se trata de una nueva forma de romantizar lo que estamos sintiendo?

Paula Cariatydes cree que sí. “No es que sea fatiga, directamente es que si el tiempo que tienes solamente lo estás empleando en ser productivo para el sistema y luego ni siquiera tienes como beneficio el ocio, no tienes ese feedback de premio que necesitas no para sobrevivir sino para vivir”.

“Esta semana hemos tenido varias figuras públicas que hablaban de que la cuarta ola de la pandemia puede que sea la de la salud mental”, cuenta Hugo. Sin embargo, Jesús nos informa de que el hecho de que todos estemos pasando por la misma situación traumática es, en principio, un factor de protección.

Por último se incorporan Beatriz Oliva, psicóloga juvenil, e Itxaso aka “Lo que no me contaron”, investigadora predoctoral especializada en trauma psicológico. Esta última cree que “la gente está harta de tanta información” y que “estamos más pendientes de las medidas que de no colapsar nosotros también”. Para Beatriz, el hecho de volver a pasar un confinamiento domiciliario después de toda la pandemia es muy difícil de gestionar.

PLAYZ

anterior siguiente
-->