Las mañanas de RNE con Alfredo Menéndez   La tenebrosa reflexión sobre el talento de Rodrigo Cortés 03.08.2018 22:08

Cinco adolescentes problemáticas que son sometidas a un programa experimental de enseñanza impartido por una enigmática directora comenzarán a descubrir talentos singulares que no sabían que poseían. Este es el punto de partida de Blackwood, el cuarto largometraje de Rodrigo Cortés, que llega a los cines este fin de semana. 

El propio realizador gallego ha hablado en Las mañanas de RNE de la película, basada en la novela juvenil de terror de Lois Duncan, aunque en su traslación a la gran pantalla hay pinceladas de varios géneros.

"Es una película con trampa -ha subrayado Cortés-, porque tiene la máscara de una película juvenil, de un thriller sobrenatural juvenil, y de repente de esa película inicial empieza a emerger otra película que la infecta y que la va corrompiendo poco a poco y la llena de una densidad inesperada que la lleva a terrenos más perturbadores y menos esperables en el cine de género".

En la cinta juega un papel fundamental el personaje interpretado por Uma ThurmanMadame Duret. "Es una educadora que inicialmente tiene un espíritu alentador y que parece entender a las jóvenes casi mejor que sus familias y que, progresivamente, gracias a las artes de Uma Thurman, empieza a mostrar su reverso tenebroso", ha explicado el cineasta.

Blackwood, finalmente, se nos revela como una reflexión sobre el arte, la genialidad y el precio del talento, tal como ha apuntado Cortés. "El modo en el que uno se ve a veces devorado o absorbido por la creación puede tener un reverso tan creador como destructivo y, además, cuando uno consigue determinados logros que no están fundamentados en la disciplina o el esfuerzo acaban por exigir exactamente igual un pago y ese pago puede ser uno mismo".

Las mañanas de RNE con Alfredo Menéndez
Más opciones