Enlaces accesibilidad
Repor

Insectos para el futuro: ¿nuevos alimentos y más sostenibilidad para el planeta?

Noticias REPOR   REPOR  

  • Europa ha empezado a aprobar la inclusión de insectos entre los alimentos permitidos
  • El tenebrio molitor y la mosca soldado negra colaboran en la degradación de plástico y residuos orgánicos
  • El domingo, a las 22.30 horas en el Canal 24 Horas, un reportaje de REPOR

Por
Repor - Insectos para el futuro

Los insectos nos rodean por todas partes y han convivido siempre con nosotros. Históricamente, les hemos atribuido capacidades negativas como la transmisión de enfermedades y los vemos como símbolo de degradación. Quizá por eso, mayoritariamente nos dan asco o repelús solo con imaginarlos.

Sin embargo, poco a poco, estamos recuperando las características positivas de estos pequeños animales. Por ejemplo, son indispensables en la cadena trófica, o alimentariaPolinizan las plantas que comemos, controlan las invasiones de plagas para que no acaben con las plantaciones y alimentan a otros animales superiores, dando continuidad a la cadena que nos permite acabar comiendo pollos, peces o cerdos.

Al final, se alimentan de los desechos animales y vegetales, permitiendo así un reciclaje natural de los residuos orgánicos. Tanto trabajo se puede atribuir a estos pequeños animales, que, sin ellos, la vida en el planeta no sería posible.

Control biológico de plagas

En Almería, los agricultores que cultivan bajo invernaderos, han adoptado el uso de insectos para controlar las plagas de sus cultivos. Casi el 80% de la superficie utiliza ahora estos métodos, totalmente biológicos, para controlar las plagas dañinas. Gracias a ellos han podido prescindir de pesticidas contribuyendo de esta manera a la mejora de los acuíferos.

El nesidiocoris sirve para controlar las plagas en cultivos de tomate

El nesidiocoris sirve para controlar las plagas en cultivos de tomate Repor

En torno a esa demanda creciente, se han desarrollado empresas de investigación biotecnológica, punteras como Agrobío. Allí se trabaja con decenas de especies. Estudian su comportamiento, su evolución, e intentan mejorar las características que las llevan a ser eficaces contra las plagas.

Podemos conseguir es un equilibrio natural de las plagas y poder obtener alimentos más saludables

Entre las especies que manejan están: el orius contra las poblaciones de trips, el swirskii contra la mosca blanca, el trips y la araña roja, o las adalias, contra plagas de distintos pulgones.

"Los insectos prestan un servicio importante a la naturaleza. Si todo está en equilibrio y no matamos ese equilibrio usando herramientas como los fitosanitarios más agresivos, lo que podemos conseguir es un equilibrio natural de las plagas y, de esta forma, poder obtener alimentos más saludables", explica Ana Belén Arévalo, ingeniera técnica agrícola de Agrobío.

Arévalo añade que además de trabajar en los cultivos de invernadero, estas técnicas están empezando a producirse también en plantaciones en campo abierto, donde todavía el sector puede crecer. 

Insectos como alimento

En Europa, los insectos no están dentro de la gastronomía popular, aunque en continentes, como en Asia, o en América, sí que los consumen. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) estudia actualmente la inclusión de distintas especies de insectos para el consumo humano.

 Tapa de insectos con tenebrios, grillos y saltamontes
insectos 2 ok

Tapa de insectos con tenebrios, grillos y saltamontes Repor

Son los llamados "nuevos alimentos" e incluyen diferentes tipos de grilloslarvas gusanos. ¿El motivo? Son varios: por un lado tienen una alta concentración de proteínas (50% el tenebrio molitor, 65% el grillo y 70% el saltamontes).

Además, producirlos supone un bajo consumo de recursos dado que pueden alimentarse de otros productos sobrantes de la cadena alimentaria y no requieren de mucho espacio. No contribuyen a generar gases de efecto invernadero.

Y finalmente, sus excrementos también pueden, a su vez, reutilizarse como abonos para la industria agraria. Lo que podría suponer una verdadera economía circular. Por el momento, tan solo dos de ellos han conseguido cumplir los requisitos para convertirse en "nuevos alimentos": el gusano de la harina o tenebrio molitor y la langosta migratoria o locusta migratoria.

Dudas alimentarias

Por el contrario, se generan ciertas dudas sobre la seguridad alimentaria de estos nuevos alimentos, por lo que están en fase de estudio las posibles enfermedades que pudiesen transmitir. Por el momento, se les relaciona con reacciones alérgicas.

Muchos emprendedores han visto en la futura regulación de estos nuevos alimentos una vía de negocio, y están comenzando a montar sus granjas especializándose en tenebrio molitor, grillos o saltamontes.

Hasta hace poco, su producción iba dirigida a la alimentación de mascotas o de animales en cautividad, no aptos para el consumo humano. Pero ahora las cosas están cambiando. El tenebrio ha sido el primer insecto al que la EFSA ha dado la luz verde, por lo que ya puede introducirse directamente en la dieta humana, y más mayoritariamente, en la alimentación de animales que entran dentro de la cadena de alimentación humana.

Básicamente, se produce para la alimentación de cerdosaves peces. A la espera de que cada vez más insectos entren en esta consideración como "nuevos alimentos", otras granjas se especializan, por ejemplo, en grillos. Es el caso de Origen Farms, en La Roda, Albacete.

"En España ya no solo es complejo por los usos de suelo y por todos los temas administrativos, sino porque la regulación no está interpretada como en otros países europeos que facilitan mucho que este tipo de sector crezca", nos explica sobre este negocio uno de sus socios fundadores, Andrés García.

Nos vemos obligados a exportar nuestro grillo, procesarlo fuera de España y volver a importarlo

Por eso, García dice que hasta que no exista una normativa común, deben deslocalizar parte del procesado de este producto: "Nosotros podemos tener ganadería, pero no podemos procesar las harinas. Nos vemos obligados a exportar nuestro grillo, procesarlo fuera de España y volver a importarlo para hacer terceros productos como los nachos".

El I+D de los insectos

Decir que en los insectos radica la esperanza para revertir el cambio climático sería una locura, pero sí hay datos que apuntan a ellos como posibles cómplices en la lucha contra algunos peligros ambientales. Por ejemplo, en el caso de los plásticos.

El proyecto de investigación Ap-Waste, en el que han participado los investigadores del CSIC José A. Pascual y Margarita Ros, ha girado en torno a la alimentación de larvas de tenebrio molitor con plásticos de residuos agrarios. "Ya se sabía desde siempre que el gusano de la harina se comía el plástico de los envases para entrar y salir de allí", detalla Ros.

¿Pero por qué come plástico si se trata de un producto ajeno a la naturaleza? Pascual nos explica que esto sucede porque "los tenebrios se alimentan de harina, que tiene una estructura química lo más similar a lo que es el plástico" por lo que este material artificial no resulta ajeno a su sistema digestivo.

Bandeja con tenebrio molitor digiriendo plásticos agrarios

Bandeja con tenebrio molitor digiriendo plásticos agrarios Repor

Su estudio demuestra que estos gusanos pueden digerirlo de forma que en sus heces no se encuentran residuos de la misma composición original del plástico. Aunque, como ellos mismos reconocen, esto no significa que se pueda acabar con el exceso de residuos plásticos, sí que es un paso adelante en la investigación.

El tenebrio molitor come plástico porque "tiene una estructura química parecida a la harina"

Por otra parte, los residuos orgánicos procedentes de la recogida selectiva de basuras, también suponen un problema para las grandes ciudades. Otro proyecto europeo, ValueWaste, estudia si las larvas de mosca soldado negrahermetia illucens, alimentadas con este tipo de residuos, pueden mantener la seguridad alimentaria requerida para volverlas a introducir en la cadena de alimentación humana.

La duda cabe, puesto que los residuos no se encuentran en estado "limpio" sino que sufren distintos tipos de contaminaciones cruzadas con todo aquello que tiramos a la basura sin que se trate de productos estrictamente orgánicos.

Larvas de mosca soldado negra

Larvas de mosca soldado negra Repor

Si se comprobase que esta contaminación cruzada no afecta a las larvas de mosca, estas podrían, por un lado, utilizarse en la alimentación humana o de animales destinados al consumo humano, y por otro podrían ser procesadas para extraer de ellas proteínagrasa quitina.

Elementos, todos ellos, de gran valor para la industria farmacéutica y alimentaria. Y a la vez, contribuirían a reducir los residuos orgánicos que producimos.

Noticias

anterior siguiente
-->