Enlaces accesibilidad
Cómic

Un cómic narra el brutal saqueo de Roma por el ejército de Carlos V

  • Un episodio histórico que Desiree Bressend y Rubén Gil narran en 1527: El saqueo de Roma 
  • Más noticias sobre cómic en 'El Cómic en RTVE.es'

Por
Viñetas de '1527: El saqueo de Roma'

El 6 de mayo de 1527, quince días antes del nacimiento de Felipe II, las tropas de Carlos V entraban en la ciudad de Roma y la saqueaban poniendo fin a la guerra que el emperador mantenía con el Papa Clemente VII y sus alíados de la Liga de Cognac (Francia, Venecia, Milán y Florencia). Uno de los saqueos más brutales de la historia que la periodista y guionista madrileña Desiree Bressend y el dibujante valenciano Rubén Gil llevan al cómic en 1527: El saqueo de Roma (Cascaborra) 

"El tema -nos comenta Desiree- lo escogimos entre Julián Olivares, editor de Cascaborra, y yo. Sobretodo me motivó un cómic sobre Carlos V de Antonio Hernández Palacios (McCoy, Manos KellyEl Cid) que leí de niña; creo que siempre les debemos algo a esos niños que fuimos, a esa curiosidad que tuve en la comicoteca de la Biblioteca Pública Elena Fortún. Estamos hechos de las historias que nos han formado".

Se trata de un episodio histórico apasionante, como nos recuerda Desiree: El Saqueo de Roma es un punto de inflexión muy interesante, porque es la culminación de un período de guerra por todos los Estados Pontificios. Europa estaba dividida entre católicos y protestantes que no dudaban en derramar sangre para defender sus ideas al mismo tiempo que el Imperio Turco avanzaba posiciones de manera rápida. Los límites se marcaban con acero y el propio Papa tenía que cumplir".

Página de '1527: El saqueo de Roma'

Un brutal saqueo

Siendo Carlos I de España y V de Alemania el mayor defensor de la cristiandad de la época sorprende el enfrentamiento que tenía con el Papa. "En un principio -asegura Desiree- puede pensarse que al compartir una lucha en defensa del catolicismo, en un momento en el que eso te definía políticamente, tendrían que haber sido aliados, pero lo cierto es que los Estados Pontificios tenían intenciones nacionales y actuaban como cualquier otra región. Querían poder y necesitaban dinero para expandir su ideología. No dudaban en ir a la guerra o contratar igualmente mercenarios. El Papa de ese tiempo, Clemente VII, formaba parte de la familia Médici y como tal defendía los intereses familiares además de los religiosos".

Lo curioso es que Carlos V no quería saquear Roma, pero tras vencer a los franceses y conquistar el norte de Italia, los mercenarios de su ejército se encontraron a las puertas de la Ciudad Eterna y sin la paga que se les había prometido. Así que decidieron cobrarse su propio botín. "Carlos V no pretendía saquear la ciudad de Roma -asiente Desiree-, pero sí enfrentarse al Papa y a media Europa; a pesar de tener un ejército bastante nutrido y especializado como eran los tercios necesitó apoyo de los lansquenetes, mercenarios alemanes que sólo respondían ante el dinero. Cuando este escaseó, por las deudas de la corona, no dudaron en cobrarse aquello que consideraban «suyo» incluso en contra del propio Carlos V".

"Además -añade- al no tener una vinculación con la corona iban a ser juzgados; ni tenían un código moral o escrito que conozcamos entre sus filas. De modo que fueron tan crueles como quisieron ser y eso cuando hablamos de seres humanos es, lamentablemente, de manera infinita".

Páginas de '1527: El saqueo de Roma'

Las consecuencias del saqueo

El saqueo continúo hasta que el papa Clemente VII se rindió y acordó pagar un cuantíoso rescate por su via. Lo curioso es que Carlos V siempre se arrepintió del saqueo y durante bastante tiempo se vistió de luto en recuerdo de las víctimas.

"El saqueo fue realmente brutal -asegura Desiree-. Durante mucho tiempo le dio a Carlos V la imagen de un Rey Emperador que no se achantaría ante nadie, pero por otra ese miedo hizo que no se llegara a muchos acuerdos por miedo a prender la mecha de una Europa inestable. Lo que incluyó al Rey francés, que nunca llegó a recuperar su influencia".

"También -añade Desiree- nos encontramos con una de expansión de la Monarquía Hispánica que tenía que mantener sus tierras para seguir alimentando las batallas en otros lugares. Ese espíritu también lo heredó Felipe II y sus sucesores (El Imperio llegó a los 20 millones de kilómetros cuadrados en torno a 1750)".

En cuanto al papa Clemente VII, no volvió a enfrentarse a Carlos V e incluso tuvo que coronarlo como emperador en Bolonia el 22 de febrero de 1530. "No vivió mucho más, muere en 1534 y fue sustituido por un papa continuista" -asegura Desiree-.

Por cierto que de los 189 guardias suizos que había de guardía ese día sólo sobrevivieron 42; por lo que actualmente los nuevos reclutas de la Guardia Suiza prestan juramento el 6 de mayo de cada año.

Página de '1527: El saqueo de Roma'

Un cómic muy bien documentado

Tratándose de un cómic de la colección histórica de Cascaborra, la documentación está asegurada.Pero adem´sa es una de lsa pasiones de Desiree: "La documentación es uno de mis procesos favoritos. Cuando creas historias basadas en hechos reales para mí hay dos ramas que tienes que contemplar: la generalidad y los pequeños detalles. La generalidad histórica es el marco en el que se desarrollan los acontecimientos y que tiene que quedar muy claro. Para ese proceso normalmente busco fuentes directas, como grabados, y fuentes indirectas como series de televisión, asociaciones de recreación histórica, artículos académicos u obras de ficción".

Las documentación también ha sido un desafío para el dibujante, Rubén Gil, que ya había colaborado con Desiree en el muy recomendable cómic La llamada del bosque de los suicidas (Karras): "El principal desafío ha sido el esfuerzo por tratar de contar la historia desde un punto de vista neutro. No tomar partido e intentar ceñirnos a lo que ocurrió. No juzgar a los personajes e intentar entender sus motivaciones. Además del trabajo de documentación que supone dibujar un cómic que narra unos hechos históricos concretos. Aunque me he tomado licencias, he tratado que fueran las menos y que todo lo que aparece en el cómic sea lo más históricamente fiel posible".

"Los personajes -añade Rubén- aparecen bastante en actitudes cotidianas y eso no es algo que salga mucho en los retratos y representaciones de la época. La parte que más he disfrutado es la de diseño de página y realización del storyboard. Cuando dibujo cualquier historia, ya sea corta o larga, lo que más disfruto es la parte en la que voy imaginando como se cuenta, que planos voy a usar, etc..."

Viñeta de '1527: El saqueo de Roma'

Dibujando a Carlos V

Los cómics históricos son el principal desafío para cualquier dibujante; sobre todo a la hora de crear personajes históricos que sean reales y escapen a los estereotipos, algo que ha conseguido Rubén: "Para los diseños de personajes, hemos utilizado referentes históricos de los que aparecen en representaciones de la época, cuadros, grabados… Así que he pretendido mantener un estilo lo mas realista posible. Y aunque no se pueda decir que no son exactamente iguales, porque por ejemplo, a Carlos V si que le disimulé el pronagtismo que tenía, más con intención de no parecer caricaturesco que otra cosa".

"En otras ocasiones si que puedo usar más el aspecto físico para reflejar la psicología del personaje -añade el dibujante-, pero en esta historia la idea era usar más el tipo de plano o el encuadre, y sobre todo la actitud corporal o lo que están haciendo los personajes cuando aparecen en la viñeta".

Rubén insiste en la importancia de la documentación: "Ha sido lo más costoso de todo el proceso. Uniformes, edificios, armamento, he intentado que todo fuera lo mas real posible. Desiree me incluyó documentación en el guion, pero a la hora de ponerte a dibujar nunca tienes suficiente. He usado todo lo que he podido encontrar. Desde la página del museo del Prado a dibujantes de la época o mas modernos que hacían apuntes de Roma, pasando por google y Wikipedia, películas y series, hasta los primeros atlas de ciudades que se empezaban a realizar que encontré en la web de la Biblioteca Nacional. Sobre todo me costó encontrar referencias de cómo pudo haber sido la Fachada de la basílica de San Pedro del Vaticano, que justo en aquellas fechas estaba en proceso de remodelación".

"Y aunque siempre es un proceso que se disfruta, yo lo he sufrido bastante por el tiempo que me ha llevado y lo que me ha costado" -confiesa Rubén-.

Página de '1527: El saqueo de Roma'

Jugando con el formato y el color

Una de las cosas más espectaculares del cómic, y que lo hace muy diferente del resto de títulos de la colección de Cascaborra, es que la historia se narra a través de dobles páginas. "Nos gustaba la idea de jugar con el formato -confiesa Rubén-. Y me pareció que la idea de contar la historia a base de dobles páginas era una buena forma de buscar el contraste entre la épica y grandiosidad de una historia en la que se narran grandes batallas o acontecimientos pero que al fin y al cabo termina en asalto y pillaje".

Destacar también el espectacular color que termina de dar al cómic un aspecto realmente único: "En principio quería hacer un color muy sencillo, que no fuera lo que estamos acostumbrados a ver en la mayoría de comics históricos -afirma Rubén-. También hemos mantenido tanto un tipo de coloreado diferente como hacer las páginas a sangre para diferenciar las partes que transcurren linealmente en la historia de los flashbacks. Usar el color tanto para ayudar al lector a no perderse en lo que estamos narrando, como para transmitirle las emociones que queríamos contar sin pensar en si es un color realista o no".

Destacar también la portada, con esos espectaculares tonos rojizos, y que igual también os recuerda a algo: "Para la portada queríamos una imagen potente y que resumiera la historia de alguna manera -afirma Rubén-. Desiree, en el guion, describía esa escena durante el asalto a la Basílica en la que se veía la fachada reflejada en un charco de la sangre de los soldados de la Guardia Suiza e incluía una imagen de la serie Roma, de HBO, para ilustrarla. Después de hablarlo pensamos que podría ser una buen punto de partida. Barajamos varias opciones más que hemos incluido en el libro, pero al final entre todos decidimos que esa era la que más nos encajaba y nos parecía un bonito homenaje a la serie".

Portada de '1527: El saqueo de Roma'

Sus proyectos

Como siempre terminamos preguntando a los autores por sus proyectos: "Una cosa que me ha enseñado el trabajar en varios medios y proyectos es que nunca sabes cuál va a salir primero -asegura Desiree-. Así que no suelo hablar de ello. Hay proyectos por los que luchas diez años y proyectos que ven la luz en unos meses. Lo más reciente que ha salido es La llamada del Bosque de los suicidas (Karras, 2020), también con Rubén Gil como dibujante. Y como curiosidad deciros que tengo un pequeño cameo en Tigre Callejero, la nueva serie de Iván Mulero, que es una adaptación del cómic de Ertito Montana".

En cuanto a Rubén Gil: "Ahora mismo estoy trabajando con El Torres en una serie y con Miguel Ángel Giner en varios proyectos. Y me gustaría seguir con las colaborando en la revista Cthulhu con David Braña, mientras podamos y nos dejen".

Para saber más sobre el tema os recomendamos la excelente serie histórica Carlos, Rey Emperador, que podéis ver en RTVE.es

Páginas de '1527: El saqueo de Roma'

Noticias

anterior siguiente