Enlaces accesibilidad

Cómic

La exitosa 'Historia del Arte en Cómic' nos lleva a la Edad Media

  • El cómic de Pedro Cifuentes ha conseguido que los chavales se interesen por el Arte
  • Más noticias sobre cómic en 'El Cómic en RTVE.es'

Por
Detalle de la portada de 'Historia del Arte en Cómic: La Edad Media' Desperta Ferro Ediciones

Uno de los tebeos de mayor éxito del año pasado fue Historia del Arte en Cómic: El mundo clásico, de Pedro Cifuentes, un profesor que enseña Historia del Arte en la ESO ayudándose del lenguaje del cómic (y de un sable láser). Y tras ese éxito inesperado se ha lanzado a publicar el segundo número: Historia del Arte en Cómic: La Edad Media (Desperta Ferro), que saldrá a la venta el 10 de junio.

“Me sorprendió mucho el éxito del primer cómic porque había movido la aventura por varias editoriales y finalmente acabé montando un crowfunding que me sobrepasó –confiesa Pedo-. A partir de ahí, Desperta Ferro reeditó en gran formato El mundo clásico y lo entendió perfectamente, sacándolo de la “estantería Friki” y haciendo que llegase a un público más amplio”.

“El tebeo es, en cierto sentido, una especie de lección –añade-. Evidentemente no tengo el don de teletransportar a los chavales por el espacio y el tiempo, pero los 50 minutos que dura una sesión dan para desarrollar la imaginación y, en cierta manera, utilizar recursos que he intentado traducir en las páginas pero que en clase son una gigantesca viñeta”.

¿Cómo ven los alumnos a su maestro después del éxito mediático de este cómic? “Los chavales hace tiempo que tienen asumido que soy “el Friki de los cómics”, así que la atención que experimentó el primer tomo no ha hecho cambiar esto. Muchos se han comprado el cómic, es cierto ha sido “motu prorpio”. Nunca se me ocurriría obligarles a comprar un libro... y mucho menos un tebeo”.

Página de 'Historia del Arte en Cómic: La Edad Media'

La Edad Media no fue tan oscura

La cultura popular tiene una imagen de la Edad Media de Hambre, peste y guerras. Pero… ¿Cómo fue el arte de esa época? "Contrariamente a esa visión de oscuridad que acompaña el contexto histórico y que se desarrolla desde la modernidad, a nivel artístico en la Edad Media se desarrollan estilos artísticos muy luminosos y colosales, como son el gótico y el románico, con todas esas vidrieras y pinturas llenas de luz, repletas de elementos didácticos y simbologías. Esa es una de las ideas que he tratado de plasmar en el libro” –asegura Pedro-

“Tampoco es un periodo autárquico culturalmente hablando –añade-. La sabiduría se refugia en los conventos y buena parte del mundo musulmán, pero rutas de comunicación como El Camino De Santiago sirven como vehículo de transmisión de ideas, cosa que se nota en toda la mitad norte peninsular. Con el desarrollo de las ciudades propio de la Baja Edad Media aparece la burguesía y la figura del artista se revaloriza, pero todo entra en crisis durante el siglo XIV, con la peste, la guerra y las hambrunas asolando Europa. De ahí esa visión peyorativa que todavía nos ha llegado sobre este periodo”.

Esta historia del arte no sólo se fija en Europa, también en otros lugares del mundo. “Mientras el imperio Romano se desmoronaba, aparecía el Islam, Bizancio resistía y los reinos medievales bailaban por el continente europeo y la cuenca del Mediterráneo, la vida en el resto del mundo discurría con normalidad –Afirma Pedro-. Algunas zonas remotas permanecieron desconocidas para Europa durante un par de siglos más, pero otros lugares, como el lejano oriente, vivían su particular Edad Dorada y hemos sabido de ellas por los relatos de viajeros como Marco Polo”.

La pintura en rollos de bambú china es un ejemplo brutal (y poco conocido) de todo esto –añade-. Se trata de viñetas gigantescas de hasta 16 metros de largo, auténticos cómics que harían morirse de envidia a Joe Sacco, y que reflejan la sociedad de la época. En mi cómic hay seis páginas dedicadas a reinterpretar uno de estos trabajos”.

Página de 'Historia del Arte en Cómic: La Edad Media'

Los avances artísticos y el papel de la Iglesia

En cuanto a los avances artísticos de la época, Pedro asegura que: “Es difícil resumir todo esto en una respuesta sin que salte el “modo profesor de sociales”, así que os recomiendo echar un vistazo al libro. Sin embargo, la palabra que mejor se ajusta a todo esto es la “evolución”. Piensa que estamos hablando de casi 1000 años de historia que arrancan con una crisis muy grande y terminan con otra similar: La caída de Roma por las invasiones bárbaras y las secuelas de la Peste Negra. Entre tanto, junto el auge de las temáticas religiosas y palaciegas propias de la sociedad estamental (iglesias, catedrales, castillos...) ha ido colándose un nuevo grupo social que reclama edificios nuevos y quiere retratar su poderío: la misma burguesía que construirá edificios como la Lonja de la Seda de Valencia y sufragará trabajos de Jan Van Eyck en los Países Bajos”.

El papel de la Iglesia fue fundamental para el Arte de este periodo. “Tras la caída del imperio Romano la iglesia adapta sus estructuras y se mantiene firme. De un lado el clero regular se refugia en los conventos, donde se consigue preservar buena parte de la sabiduría antigua, de otro, el clero secular utiliza el arte como muestra de poderío y de pedagogía” –asegura Pedro-

Curiosamente el arte de la época fue antecesora de este cómic en su papel de divulgación. “En un mundo donde la mayor parte de la población es analfabeta, toda la ornamentación y simbología de las portadas románicas, de las policromías en iglesias como Sant Climent de Taüll, tienen un evidente valor didáctico que, curiosamente, las asemeja a titánicos cómics pintados en los muros y esculpidos en roca, donde la idea que se pretende transmitir está meridianamente clara para todo aquel que los contemplase” –asegura Pedro-.

Páginas de 'Historia del Arte en Cómic: La Edad Media'

Leonardo Da Vinci o Marco Polo

Pedro Cifuentes demuestra ser un buen profesor mezclando personajes históricos con otros de la cultura popular, que atraen a los niños: “En un tebeo como este, destinado a chavales, que no pretende ser una obra de referencia académica, es difícil incluir personajes que estaban ahí pero sin embargo resultan Ajenos al gran público. Es el caso de las figuras femeninas: cuesta mucho encontrar mujeres artistas medievales, así que opte por introducir en el cómic a dos mujeres que me parecen fascinantes en diferentes medida: la emperatriz Teodora y la protagonista de El matrimonio Arnolfini.

“Por las páginas también se pasea Georges Duby, el Maestro Mateo e incluso el Caballo Bavieca. Leonardo Da Vinci, con sus narcolepsias, va camino de convertirse en un chiste recurrente de la obra. Como en el primer número, también aparecen personajes de la cultura popular. Si antes había guiños a La vida de Brian, aquí hay Algo de El nombre De la Rosa, Yojimbo, e incluso El jovencito Frankenstein”.

Página de 'Historia del Arte en Cómic: La Edad Media'

Las obras fundamentales del Arte de la Edad Media

Pedro Cifuentes confiesa que lo más complicado ha sido: “Realizar la “criba” de obras para estas 96 páginas ha sido complicado, máxime porque en España cada pueblo, cada ciudad, tiene “el mejor queso, el mejor aceite, el mejor vino... y un edificio histórico medieval destacado por méritos propios”. Así, tratándose de una obra didáctica, he tratado obras fundamentales como Notre Dame de París, Santa Sofía de Estambul o el Pórtico de la Gloria en Santiago de Compostela, pero no se puede incluir todo lo que a uno le gustaría y me he mantenido fiel a una regla que me sirvió en el primer volumen: reflejar obras que conociera de primera mano o de las cuales hubiera realizado algún tipo de documentación previa para él aula”.

“Aún con esto, yo me quedo con Santa María del Naranco, en Oviedo, que me parece uno de los edificios más bonitos de la historia del arte, y el claustro del Monasterio de Poblet, en Tarragona, muy diferente al caos continuado que tenemos en el pasillo de los centros docentes” –concluye-.

Página de 'Historia del Arte en Cómic: La Edad Media'

Cómics fundamentales sobre la Edad Media

Pedimos a Pedro que, además de su cómic nos recomiende algunos clásicos que se hayan ambientado en este periodo histórico: “Con esta pregunta no quiero pecar de lo que nos sucede a la mayoría de los adultos que leemos cómics cuando tratamos de recomendarlos. Por ponente un ejemplo: si recomiendo a mis chavales de 2ESO Las Torres de Bois-Mauri, de Herman, que es una obra maestra, me lo tirarán a la cabeza”.

“Pero el pasado año tuve la suerte de realizar un viaje con cincuenta alumnos a Bruselas –añade-. Nuestro hotel estaba al lado del mural gigante con Thorgal y Aaricia, así que los chavales me preguntaron y se de unos cuantos que han aprovechado la edición de integrales que está realizando Norma. El trabajo de Rosinski y Van Hamme es aventura pura y dura, al igual que sucede (de forma distinta) con obras como Johan y Pirluit, de Peyo”.

“En el libro –añade-hay un par de páginas dedicadas a explicar lo diferente que es la Edad Media historia de la que nos ha llegado por medio de la cultura popular (esa cultura transmedia que gusta de reivindicar a Alvaro Pons, con el cómic como elemento aglutinador), pero con esta idea clara, creo que lo mejor es dejar que los chavales disfruten con obras de evasión, de aventura, y vayan descubriendo su propio camino”.

Portada de 'Historia del Arte en Cómic: La Edad Media'

“Las clases telemáticas están siendo una aventura”

Como todos los profesores, el coronavirus ha hecho que Pedro se enfrentase a un nuevo reto: el de las clases telemáticas- “Están siendo una auténtica aventura –confiesa-. Daría para cuatro o cinco entrevistas más y para un par de sesiones de terapia psicológica. Pero aciertas en el tema de los cómics: he recomendado lecturas, muchas de las cuales (caso de Kenny Ruíz, por ejemplo) han sido ofertadas por autores y editoriales para hacer más llevadera esta situación), he propuesto actividades con el cómic y la narrativa gráfica como telón de fondo y he intentado hacer presente el cómic entre mis colegas de profesión mediante algún hilo en twitter dedicado a este medio que tanto amamos y su evidente poderío como herramienta pedagógica”.

Pero el encierro también le ha servido cara adelantar sus proyectos de cómic: “He aprovechado la cuarentena para intentar finalizar otra aventura de la cual espero hablaros pronto, de la misma forma que con Desperfa Ferro hay un par de sorpresas importantes a la vuelta de la esquina”.

“Con respecto al siguiente número de Historia del Arte en Cómic, ya he empezado a trabajar en él y espero tenerlo en un añito si todo va bien. Está dedicado al Renacimiento italiano y al humanismo. La primera página es sencilla de plantear a nivel de Guión: Un alumno dice “¿dónde estamos ahora, profe?” en medio de una panorámica a doble página de la ciudad de Florencia. Hace un par de años jamás se me hubiera ocurrido plantear algo así, pero el rodaje se va notando”.

Aunque el cómic saldrá el 10 de junio ya está en preventa en la web de Desperta Ferro.

El cómic que ha conseguido que los chavales se interesen por la historia del arte

Noticias

anterior siguiente