Enlaces accesibilidad

Un cúmulo de estrellas de 35 millones de años da pistas de la evolución estelar

  • El cúmulo permite explorar los brazos espirales de la Vía Láctea
  • Los brazos espirales son ondas de gas y estrellas amontonadas
  • Puede dar pistas a los astrónomos sobre la evolución estelar

Por
El colorido cúmulo estelar NGC 3590.
El colorido cúmulo estelar NGC 3590. Observatorio Austral Europeo

El telescopio MPG/ESO de 2,2 metros, ubicado en el Observatorio La Silla de ESO (Chile), ha obtenido una colorida nueva imagen que muestra un cúmulo estelar, bautizado como NGC 3590 y que se encuentra a unos 7.500 años luz de la Tierra, en la constelación de Carina.

Estas estrellas, que brillan frente a un paisaje de manchas oscuras de polvo y coloridas nubes de gas brillante, revela a los astrónomos algunas claves sobre cómo se forman y evolucionan estas estrellas, al tiempo que nos da pistas acerca de la estructura de los brazos espirales de nuestra galaxia, según ha informado el Observatorio Austral Europeo.

Un cúmulo útil para el estudio

El cúmulo, que está formado por docenas de estrellas vagamente ligadas por la gravedad y tiene unos 35 millones de años, es muy útil para los astrónomos, ya que pueden explorar las propiedades del disco espiral de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

NGC 3590 se encuentra en el segmento individual más grande del brazo espiral que puede verse desde nuestra posición en la galaxia: la distintiva espiral de Carina.

La Vía Láctea tiene múltiples brazos espirales, largas y curvadas corrientes de gas y estrellas que se extiende desde el centro galáctico. Estos brazos -dos principales, con un mayor número de estrellas, y dos menores, menos poblados- se nombran según las constelaciones en las que son más prominentes. 

Ondas de gas y estrellas

La espiral de Carina se ve desde la Tierra como un pedazo de cielo densamente poblado de estrellas, en el brazo menor de Carina-Sagitario.

Estos brazos espirales son, en realidad, ondas de gas y estrellas amontonadas que barren el disco galáctico, desencadenando brillantes estallidos de formación estelar y dejando en su estela cúmulos como NGC 3590.

Encontrando y observando estrellas jóvenes como las de NGC 3590, es posible determinar las distancias a las diferentes partes de este brazo espiral, aprendiendo más sobre su estructura.

Un cúmulo abierto típico pueden contener desde unas pocas decenas a unos pocos miles de estrellas, proporcionando a los astrónomos pistas sobre la evolución estelar.

Las estrellas en un cúmulo como NGC 3590 nacen de la misma nube de gas y más o menos al mismo tiempo, haciendo de estos cúmulos los lugares perfectos para poner a prueba las teorías sobre cómo se forman y evolucionan las estrellas.

Brillos del cúmulo anaranjados y rojos

En la imagen obtenida por el instrumento Wide Field Imager (WFI), instalado en el telescopio MPG/ESO de 2,2 metros en La Silla, se ve el cúmulo y las nubes de gas que lo rodean, que brillan en tonalidades anaranjadas y rojas debido a la radiación procedente de las estrellas calientes más cercanas.

El gran campo de visión de WFI también ha captado un enorme número de estrellas de fondo. Para obtener esta imagen, se realizaron múltiples observaciones utilizando diferentes filtros para captar los variados colores de la escena.

Esta imagen fue creada mediante la combinación de imágenes tomadas en las partes visible e infrarroja del espectro y utilizando un filtro especial que recogió sólo la luz que proviene del hidrógeno brillante.

Noticias

anterior siguiente