Zoom Tendencias La 2

Zoom Tendencias

Domingos a las 13.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5701584
Para todos los públicos Zoom Tendencias - La salvaje costa occidental asturiana - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

(Música)

Un litoral salvaje dotado de la fuerza del Cantábrico;

encantadores puertos pesqueros, casas de indianas;

naturaleza a lo grande y, además de paraíso natural,

también cultural.

Avilés brilla por la firma del gran arquitecto brasileño

Oscar Niemeyer en el apabullante Centro de Arte Contemporáneo

y con la sustanciosa producción del Teatro Valdés

con 100 años de vida.

"Zoom Tendencias" visita la costa occidental asturiana

con ganas de descubrir sus renovados fogones.

En Ortiguera conocemos a Elio Fernández,

un cocinero atrevido al que le gusta jugar

con el producto de su tierra.

En Avilés recalamos en el restaurante

del peruano Mario Céspedes y su personal apuesta

por aliar los sabores de Asturias y Perú,

un país que destaca por su alta cocina.

A la hora de alojarnos lo hacemos en Villademoros,

un pueblo pequeño donde se halla el hotel comandado

por Manuel Santullano.

La torre con vistas

en la que poder alojarse lo diferencia.

(Música)

Por suerte, esta tierra aún se mantiene alejada

del aluvión turístico.

Explorar la costa desde lo alto de los acantilados,

sentir su intensa luz y el encanto que desprenden

las pequeñas villas marineras son algunas de las bazas

con las que hemos jugado en este rodaje.

(Música)

El embrujo cantábrico nos guía a Villademoros.

"Zoom Tendencias" localiza en esta aldea

que forma parte del municipio de Valdés

un pequeño alojamiento de solo 11 habitaciones

al que le da protagonismo una torre

a la que su dueño actual, Manolo Santullano,

se ha ocupado de darle vida.

Antes de descubrir su historia, empezamos por situarnos.

Estamos viendo el edificio principal del hotel

y las casas del pueblo de Villademoros,

un pequeño pueblo de 200 habitantes.

Y los prados que rodean el pueblo que son los pueblos

que hay hasta el acantilado,

donde podéis ver las bolas de hierba seca

preparadas para hacer el alimento para el ganado.

Y al final de los prados están los acantilados,

que son acantilados de 60 o 80 metros de altura.

Y son playas de rocas,

que son las playas de Quintana y Campiecho.

(Música)

La admirada Torre de Villademoros es una antigua fortaleza medieval

que pertenece a la casa de los Peláez.

Desde entonces ha pasado por muchas manos

hasta caer en las de Manolo.

En 1998, tras dos años de obras,

abrió las puertas de este espacio hotelero.

Estamos en el interior de la torre, un edificio muy singular,

que ya antes de ser hotel era un lugar

al que la gente del pueblo venía de paseo,

veníamos a jugar cuando éramos niños,

y que tenía el interior totalmente derruido,

solo quedaron las paredes exteriores.

El arquitecto, Montalvo García,

lo que intentó fue mantener esa sensación de estar en una torre,

pero con unas líneas contemporáneas en el interior.

Y por eso utilizó un solo material que es la madera de castaño

con la que están hechos paredes, techos y suelos.

(Música)

Junto a la torre, se alza una casona del siglo XVIII

en la que se localizan los restos de habitaciones

y espacios comunes, además de un pequeño comedor.

Manolo nos lleva a conocer los claros que rodean el hotel,

que se sitúa entre Cudillero y Luarca.

(Música)

Cadavedo y toda la zona occidental siempre fue un sitio muy ganadero.

Esa ganadería también es la que modeló todo el paisaje,

el paisaje de prados.

Y lugares de pasto como este.

Hay vacas de carne, como esta, y vacas de leche,

porque aquí se producen las mejores leches de Europa.

Seguimos de ruta por la costa occidental asturiana

con Manolo Santullano.

El propósito es conocer la playa de Cadavedo.

Por esa sensación de lejanía que produce el paisaje

no tienes la impresión de que el mar esté tan próximo.

Nos situamos en el mirador de la Regalina.

Desde aquí contemplamos una de las mejores vistas

del litoral asturiano.

Este es uno de los paisajes más bonitos de Asturias

porque desde esta cala en donde estamos ahora

tenemos una panorámica impresionante de todos los acantilados

de la costa occidental de Asturias.

Desde el cabo de Vidio hasta el este,

hasta el cabo Busto al oeste.

Además, aquí está la ermita de la Virgen de la Regalina,

la imagen de la Virgen de la Regalina.

Y en este lugar se celebra una de las romerías

más importantes de Asturias,

que se celebra el último domingo de agosto.

Enfilamos en dirección a una de las villas

de la Costa Verde, Luarca.

Se esconde a la falda de su puerto pesquero amurallado,

sin duda el centro de todas las miradas.

El puerto de Luarca es un poema entre el territorio y el paisaje

escrito con el agua del mar Negro.

Termina en La Atalaya o culminado por La Atalaya

que corona el cementerio donde está enterrado Severo Ochoa

para continuar por todo el Camino Real

que baja hasta la cuna del agua que es el pueblo.

Félix Gordillo es de Barcelona,

pero lleva media vida asentado en Luarca.

La arquitectura, su gran pasión, le ha traído hasta esta tierra

que ama y en la que ha realizado decena de obras

y ha intervenido en otras como la Plaza Alfonso X el Sabio.

Sobre ella ha pasado toda la historia del pueblo.

Sobre un eje circular se apoyan los edificios representativos

y también los grandes edificios de los personajes

de los grandes arquitectos como Manuel del Busto.

Entre ellos, el propio Ayuntamiento de 1912;

el Palacio de la Moneda, muy anterior,

y también ciertos elementos del neoclasicismo histórico.

La villa, conocida por ser paso del Camino de Santiago,

puede presumir de casonas solariegas,

quintas indianas y edificios modernos.

(Música)

Nos situamos en lo alto de Luarca

para descubrir otra de las obras de Félix Gordillo.

Es una de las cuatro capillas con las que cuenta

la villa marinera y la única en la que la luz

exalta el sagrario.

Es una cruz vacía porque es una oración urbana

cuya finalidad es que los fieles la llenen con sus plegarias.

El sol atraviesa la cruz

y el 24 de junio justamente marca la cruz en el suelo

que se va esparciendo por todo el territorio.

Esa es la finalidad.

A última hora de la tarde, antes de que anochezca,

tenemos cita con Rafael Ovalle,

es el paisajista responsable de Fonte Baixa,

uno de los jardines más extensos de Europa.

Perteneció a la familia Rivera,

propietaria de la histórica empresa Panrico.

Estamos en el bosque-jardín de la Fonte Baixa

que está en Luarca, Asturias.

Y es un jardín que contamos con plantas y especies

de los cinco continentes.

Hay una gran biodiversidad evidentemente

y empezamos por este cenáculo de Félix Gordillo,

que es el autor.

Esta arquitectura fue mandada a hacer

por la familia Rivera y, sobre todo,

y lo importante es que está montada a través de unas arcadas del XVII

donde la parte sólida de la bóveda ha sido cambiada

por un elemento de cristal.

Dentro de ella se hallan diversidad de piezas romanas

hasta nuestra época, incluso con anterioridad.

Qué regalo para la mirada recorrer las carreteras

de la costa occidental y descubrir sus pueblos.

Hacemos parada en Cudillero.

Como veis, tiene diseño gráfico con su nombre para dar y tomar.

La villa marinera destaca por sus miradores

a los que se llegan por empinadas cuestas

rellenas de casas de colores escalonadas que van a dar

a su icónico puerto de pescadores.

(Música)

Cudillero está considerado como uno de los pueblos marineros

más bonitos de España,

una opinión compartida por "The New York Times".

(Música)

Al caer la noche, nos dirigimos a Ortiguera.

Por fin llega la pausa gastronómica.

Aquí nos espera Elio Fernández, un cocinero obstinado

en dar a conocer una versión diferente de la cocina

más tradicional asturiana.

Cada mañana nos peleamos para conseguir

los mejores pescados y mariscos del Cantábrico.

Para tratarlos con el máximo mimo

y para que lleguen con la mayor excelencia al plato.

Aquí tenemos un mero del Cantábrico,

pero aquí tenemos nuestro pescado favorito, el mújol,

que lo consumimos los meses de invierno

por la cantidad de grasa que contiene.

Estamos montando una vieira del Cantábrico,

hacemos una salsa con su coral y mucha cebolla.

Marcamos un poco la vieira,

la acompañamos de anguila ahumada

y unos brotes de guisantes.

Elio Fernández recuerda con orgullo la antigua parrilla de su madre

junto a la que aprendió a cocinar.

De eso hace 30 años.

Ahora el antiguo asador ha dado un cambio radical.

El cocinero ha compartimentado espacios,

eso permite vivir experiencias muy diferentes.

La sala dedicada al pan es uno de sus grandes orgullos.

Queremos conseguir el mejor pan que podamos hacer,

ya que para nosotros es una parte muy fundamental

del restaurante ya que valoramos que quitó el hambre

en los tiempos más difíciles.

La gente de los pueblos era prácticamente

el único alimento que tenían, el pan.

Hacemos un pan todos los días por la mañana,

es lo primero que hacemos cuando llegamos.

Pesamos las harinas, que compramos las harinas

en Galicia, en Asturias, algo en Castilla.

Y utilizamos harina de trigo del país, centeno y maíz.

Hacemos un pan de maíz, amarillo y crujiente,

y un pan de centeno, más blanco y muy crujiente.

El cocinero asturiano sigue hablando de su progresión.

Tras trabajar en Suiza, Barcelona y Madrid,

volvió a las salas de su madre con ganas de darle una vuelta.

Los cambios, nos cuenta, los ha hecho poco a poco

hasta dar un salto y decidirse

por una apuesta atrevida y muy personal.

En la mesa tenemos para mí tres platos imprescindibles.

El primer plato, la primera presentación

que son tres taquitos de madera de nuestra antigua barra,

la primera barra que tuvo el restaurante,

tenemos la mantequilla que elaboramos en casa

con leche de las vacas del pueblo;

la rapa de maíz que se hace con cebolla y tocino

y un snack de calamar.

Representan los tres sectores del mundo rural:

agricultura, ganadería y pesca.

Continuamos con un gran plato que nos representa en Asturias,

ya que somos de los pocos restaurantes

que los tenemos en carta, por no decir los únicos.

Lo que hacemos es un lomo mújol hembra

que ahumamos en frío y lo conservamos en aceite.

Es una textura muy parecida al salmón, muy grasiento, muy rico.

Y para finalizar, el pulpo del Cantábrico,

que tiene serie azul para que sea reconocido en todo el mundo.

Lo que hacemos es hacerlo a baja temperatura,

lo hacemos a la brasa en Josper

y le guisamos la cabeza con chocolate.

Al día siguiente ponemos navegador con destino Puerto de Vega,

una tranquila y encantadora villa marinera

asomada a un embarcadero que se fortificó en 1776.

Los puertos pesqueros de los pueblos costeros asturianos

son la fotografía que mejor los representa.

El de Puerto de Vega, con su flota amarrada y su lonja,

rula, como la llaman en Asturias, es uno de los mejores ejemplos.

Es el alma y el corazón de un pueblo marinero

donde ha habido piratería, donde ha habido pesca de la ballena,

donde ha habido una industria importante

de conservación del pescado, donde hay una lonja.

Y en torno a él Asturias creo que gira un poco.

Puerto de Vega, en el occidente asturiano,

es un punto importante marinero que se diferencia

por un tipo de arquitectura indiana por un lado;

por otro lado tiene una gran capilla,

la capilla de La Atalaya que se diferencia

por estar en un montículo que define el paisaje del entorno.

En torno a esta capilla se desarrollaron

una serie de edificaciones, entre ellas casas señoriales

con grandes galerías y, sobre todo, mirando hacia el mar

y buscando esa relación mar-paisaje-arquitectura.

Nos vamos hasta la Plaza de Cupido.

"Zoom Tendencias" se dirige a una de las direcciones gastronómicas

que, según los de la tierra, ha sabido dar otro aire

al recetario más tradicional asturiano.

Sus dueños son Mari Fernández,

al frente de la cocina marinera de la que hace gala,

y su marido Ramón Pérez, como jefe de sala.

Al final lo que vas es centrándote en una parte

de lo que te gusta de la gastronomía.

Lo que me gusta es el Cantábrico, el producto, pescado, marisco,

pescado del día a día.

Y una carta pequeña con la que puedas divertir un poco

con el producto que tienes sin salir de la provincia.

Hoy cuando llegamos, la encontramos haciendo fotos,

a la par que cocina y atiende a sus clientes.

Le gusta explicar personalmente cada uno de sus platos.

Las navajas llevan una emulsión de algas.

La lechuga de mar es un alga muy suave

de sabor muy suave cocida con el agua de los percebes.

Pasaríamos luego por una tosta. La tosta es una tosta de maíz,

que en Asturias el maíz es fundamental,

y lleva un tomate confitado, guacamole y una sardina marinada.

Y para finalizar, como digo, la reina de los mares

y, sobre todo, la reina del Cantábrico.

La reina del Cantábrico porque es una merluza

cogida día a día.

Es una merluza que tiene un sabor muy suave,

una textura muy suave, tiene sabor y tiene cuerpo.

Es la reina del Cantábrico.

Y esta va simplemente a la plancha levantada

para que coja ese sabor de la merluza

y posada sobre una crema de puerros.

(Música)

Abandonamos los pueblos marineros

y nos dirigimos a la renovada Avilés,

cabeza de la comarca costera asturiana.

Venimos con ganas de conocer su cocina

y su vida cultural protagonizada por el imponente Centro Niemeyer,

una obra colosal que ha permitido que Avilés

mude su piel industrial y pueda mostrar con orgullo

un edificio blanco resplandeciente que no puedes dejar de mirar

y más en una tarde como la de hoy.

Estamos en el Centro Niemeyer, la única obra

del arquitecto Oscar Niemeyer que hay en España.

Es uno de los arquitectos más importantes del siglo XX,

el primero que consiguió que una de sus obras

fuera Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Y una de las pocas obras de Europa de este importante arquitecto,

un rincón de Brasil en Europa y que consigue ser

una obra verdaderamente significativa

de la arquitectura modernista del siglo XX.

El arquitecto brasileño Premio Príncipe de Asturias

revolucionó con su conjunto monumental el pulso de la ciudad.

La construcción incluye un auditorio,

sala de exposiciones, un espacio para congresos,

una torre y una enorme plaza a la que todos estamos invitados.

Entramos en uno de los espacios más singulares.

Estamos en el interior de la cúpula, una de las salas principales

que destinamos en el Centro Niemeyer

a exposiciones de arte contemporáneo.

Y tiene esta especial sonoridad

que consigue Niemeyer

gracias a realizar esta semiesfera perfecta

en la que resuena el sonido

con una fórmula envolvente de sonoridad

y que concluye con esta magnífica escalera helicoidal

característica de las formas curvas que son tan significativas

en la obra de Oscar.

Salimos de nuevo a la gran plaza que da fuerza a la obra

del arquitecto brasileño para poder conocer

la sala dedicada al mundo de la fotografía,

otro de los platos fuertes del centro Niemeyer.

Tanta importancia le damos a la fotografía

que le hemos dedicado una sala estable,

que destinamos exclusivamente a fotografía.

Actualmente tenemos esta magnífica exposición

en la que se puede disfrutar de 14 premios nacionales

hasta llegar a una cincuentena de fotógrafos

con fotografías absolutamente icónicas

del último medio siglo en España.

(Música)

Nos acercamos ahora a la Plaza de España,

protagonizada por el Ayuntamiento del siglo XVII

y una decena de casas palaciegas en las que vivía la nobleza.

(Música)

Deambulamos por la ciudad de pasado medieval

hasta llegar a la plaza del mercado.

Estamos en la Plaza de los Hermanos Orbón,

que es una plaza que surgió como plaza de invierno,

pero siempre se ha utilizado como la plaza del mercado.

Aquí detrás está el mercado de abastos,

que es una intervención ya contemporánea.

Una característica de esta plaza es esta construcción central

de una planta baja de columnas metálicas

que es muy singular porque no se da en ninguna otra parte de Asturias.

Avilés, la tercera ciudad de Asturias tras Oviedo y Gijón,

ha lavado la cara de sus edificios históricos

y ha peatonalizado todo su casco histórico

convertido en un paraíso arquitectónico.

Nos detenemos en la Plaza Domingo Álvarez,

zona de tapeo y vino que destaca por la belleza

de la iglesia San Nicolás de Bari, antiguo convento franciscano,

además de por otros edificios.

Estamos en la calle San Francisco que es el primer ensanche avilesino

del siglo XX ya fuera de lo que es el casco histórico de la ciudad.

Entonces procede de las ideas que traían los americanos,

por eso le llamamos la arquitectura indiana

de principios de siglo.

Y ha servido de escenario para varias películas,

por ejemplo, "Vicky Cristina Barcelona"

de Woody Allen.

Como os decíamos, estamos situados

en la zona de tapeo y vinos de Avilés.

En la calle Alfonso VII "Zoom Tendencias"

localiza una singular propuesta gastronómica.

Sus propietarios son el cocinero Mario Céspedes

y su pareja, la asturiana de Avilés, Conchi Álvarez,

los responsables de esta bodega.

Estamos en una de las zonas más emblemáticas de Avilés,

es la calle Alfonso VII

y se conoce como la Calleja de Los Cuernos.

Y, bueno, es la ruta de los vinos.

Y desde pequeña la conozco, pues eso,

veníamos a disfrutar de día con amigos.

Y luego continuamos en la calle Galiana,

que es una calle de soportales que te protege de la lluvia.

El chef, nacido en Lima y uno de los más exitosos

representantes de la cocina nikkei en España,

nos explica que en 2011 se atrevió a abrir este espacio

en el que fusionan lo mejor de las dos cocinas:

la peruana, a base de recetas con influencias chifa y nikkei,

y el recetario asturiano.

Un proyecto innovador que al inicio no todo el mundo entendía

y que ahora es aplaudido.

Cuando llego a España vengo a formarme como cocinero,

parte de mi formación la hago en Asturias

y me enamoro de este lugar que es paradisiaco,

un lugar con muy buen producto, un buen producto de mar;

un buen producto también de la huerta.

Y la forma de guisar, la forma de trabajar los guisos;

una cocción lenta, cocción muy prolongada

y con bastante esencia.

Aquí lo que hacemos es trabajar mucho con productos peruanos,

el producto fetiche es el ají amarillo

y lo utilizamos mucho para ese punto picante,

alegre y rico en muchos platos.

Tenemos aquí un ají lima que es muy perfumado

y va muy bien para todos los platos elaborados en crudo

porque tiene un aroma diferente y le da un toque distinto

a nuestros platos también.

Y junto con ello trabajamos con un buen producto

del mar Cantábrico, una lubina.

Trabajamos también con un chicharro muy bueno

para otro de nuestros platos.

E intento siempre mezclar producto local

con producto también de allí, de Latinoamérica,

de Perú en este caso.

Su filosofía, nos cuenta Mario, se asienta además en la fusión,

en el producto y las mejores técnicas.

Y añade que los ajíes, su producto imprescindible,

son la base de la cocina peruana.

(Música)

Estamos en Avilés y hemos hecho un rol de bonito del norte,

ese bonito con mucho carácter, rico; le hemos añadido ese matiz amarillo,

un toquecito picante también.

Y a su vez con unos chips de plátano macho,

que lo hago en crujiente y da una textura diferente al plato.

Luego pasamos por aquí con un tiradito,

nuestro tiradito es un tiradito de lubina.

Trabajamos con toques de boniato que es un tubérculo dulce

que da un sabor bastante rico a este plato.

Y luego trabajamos con una crema de ají amarillo,

un toque cítrico para poder acompañar el plato

y puede ser un bocado bastante agradable en boca.

Luego seguimos con lo que es nuestro ceviche.

Yo soy de Lima y quise poner un ceviche limeño rico.

Y hemos puesto aquí, lo hemos aderezado

con un poco de ají lima que le da un aroma diferente.

Es un ají que da toques frescos a los platos

y se trabaja muy bien para platos crudos;

con un poquito de alga wakame.

Y es un plato bastante rico

que se acompaña con boniato y chile de nata.

(Música)

Salimos del restaurante y ya en la calle Loli y Mario

nos animan a conocer una de las casas de comidas

con más historia de Avilés, se sitúa en El Carbayedo.

Loli nos cuenta que cuando conoció a Mario,

tuvo claro que como buen cocinero apreciaría las elaboraciones

de esta casa de comidas

comandada por el entusiasta restaurador Juan Rivero.

¿Qué tal, Juan? ¿Te acuerdas cuando te presenté a Mario

hace como diez años? -Sí.

Y quería que conociese la cocina asturiana,

el producto bueno. Así que lo traje

y se enamoró de los pescados, de la longaniza de Avilés.

Y hablábamos en aquel momento que yo llegaba de Perú,

de decirle: "No le tengas miedo a la cocina asturiana

que liga perfectamente con la comida peruana".

(Música)

Subimos a la segunda planta.

Juan, con 40 años al frente de este espacio histórico,

quiere que conozcamos algunos de sus platos.

Lo más exitoso de nuestra casa posiblemente sea la longaniza

del cocido de garbanzos con las patatas del cocido.

El pote asturiano con la morcilla, la panceta y el chorizo.

Y la merluza al horno de Avilés, lo que demanda el público.

Antes de despedirnos de Avilés hacemos una nueva parada artística.

"Zoom Tendencias" visita el Teatro Palacio Valdés,

uno de los mejores lugares

para sentir el latido cultural de Avilés.

Su historia es centenaria.

Para nosotros es nuestro teatro.

Es un teatro que nace en Avilés para deleite de los avilesinos

y que los avilesinos cargan con parte del coste del mismo.

Ha sido la vida de Avilés en una bisagra

entre el siglo XIX y siglo XX

y que lo perdimos en el año 1972

y lo recuperamos luego en el año 92, 20 años después.

Ha sido una auténtica maravilla.

El Teatro Palacio Valdés se ha convertido

en un escenario de primera en nuestro país.

Estamos viendo a Armando Palacio Valdés,

que es quien da nombre al teatro, un novelista extraordinario,

y una escena de una de sus novelas, "Marta y María",

que ocurre en Avilés.

Detrás de ese telón, transcurrió la vida

con música sinfónica, con zarzuela, con teatro,

con otros avatares. Pero yo destacaría

que ahora el Palacio Valdés es referencia nacional

porque aquí se estrenan obras de teatro

antes que en ningún sitio.

Hacen las compañías el estreno en Avilés.

(Música)

El Faro de Nieva de Avilés nos sirve para decir adiós

a la costa occidental asturiana.

Su naturaleza salvaje, su luz y sus cielos cambiantes

nos han emocionado.

La lejanía que desprende cuaja con el encanto

de sus villas marineras y la simpatía de su gente.

Razones que lo alzan como un destino

lleno de experiencias sin igual.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La salvaje costa occidental asturiana

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Zoom Tendencias - La salvaje costa occidental asturiana

01 nov 2020

Esta semana viajamos a la hipnótica costa occidental asturiana.
Pueblos encantadores, acantilados y playas salvajes, un hotel protagonizado por una torre ahora convertida en una habitación con vistas, la cocina de dos singulares chefs, y en Avilés la cita cultural gracias al apabullante Centro Niemeyer.

ver más sobre "Zoom Tendencias - La salvaje costa occidental asturiana" ver menos sobre "Zoom Tendencias - La salvaje costa occidental asturiana"
Programas completos (496)

Los últimos 554 programas de Zoom Tendencias

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Secciones:
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios