Presentado por: Diana Dzhalalova Dirigido por: Alexey Motorin

Serie concebida para que el viajero pueda -en tan solo 24 horas- visitar lo más significativo y llevarse una impresión completa de una ciudad.

Serie concebida para que el viajero pueda -en tan solo 24 horas- visitar lo más significativo y llevarse una impresión completa de una ciudad. ¿Qué merece la pena visitar? ¿Dónde comer bien sin gastar demasiado? ¿Qué rincones sorprendentes no aparecen en las guías? Tan solo un día para conocer parques, museos, restaurantes, mercados¿

5819058 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Visitame en un día - Episodio 2: Tallin - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

VISÍTAME EN UN DÍA.

TÁLLIN.

Se pueden conocer los lugares más importantes de una ciudad

en un solo día.

Os voy a contar cómo podéis vivir las experiencias más interesantes,

y de paso, ahorrar algo de dinero.

Hoy descubriré qué tienen en común los mosqueteros y los caballeros.

#Santa Catalina, envíame un noble.#

Hablaremos de las solteronas medievales.

Cosían calcetines y pantalones de soldados.

Y me compraré ropa de diseño a un precio muy razonable.

Maravilloso, te queda muy bien.

(Música)

Una vez al año, en otoño,

un hombre emerge de las aguas del Lago Ulemíste,

y pregunta a los viandantes

si la construcción de la ciudad ha terminado.

Todos le dicen que aún no,

porque si el hombre se entera

de que la restauración de Tallin ha concluido,

el lago se desbordará y lo anegará todo.

Aquí se toman muy en serio esta leyenda,

por lo que la ciudad se considera siempre inacabada.

Amigos, me llamo Diana Dzhalalova, y hoy voy a conocer Tallin.

Como el día acaba de empezar, me lo tomo con calma

y voy a respirar el aire fresco del mar Báltico.

Tallin despierta debéis posponer vuestro paseo matutino.

Aquí hay un montón de pequeños y acogedores cafés,

la mayoría con terrazas abiertas todo el año.

El que he escogido está cerca de un mirador.

Estoy disfrutando de un vino caliente y de un dulce,

que solo me ha costado tres euros con setenta cada uno,

muy razonable.

Tallin no es una gran urbe, y sin embargo hay muchas cosas que ver.

Durante la mayor parte de su historia, la ciudad se llamó Revál.

La ciudad vieja se comenzó a construir en la Edad Media,

y como ya sabemos, sigue inacabada.

Tiene dos partes:

La Ciudad alta y la Ciudad baja.

Esta distinción responde a la clase social de sus habitantes.

La parte alta la ocupaban el gobierno y la nobleza,

y en la parte baja se desarrollaba un activo comercio.

Como ciudad portuaria, las mayoría de las mercancías

llegaban por vía marítima.

(Música)

La mayoría de los turistas empiezan su recorrido

en la Plaza del Ayuntamiento, y luego, ya cansados,

se arrastran hasta la Catedral de la Cúpula.

Os doy un consejo, si lo hacéis al revés,

podréis ver mucho más en menos tiempo.

Porque siempre es más fácil bajar que subir ¿no creéis?

Aquí está.

La entrada a la Catedral de la Cúpula es gratuita,

pero se anima a los visitantes a dar un donativo.

Y si queréis escuchar su famoso órgano, venid un domingo,

justo a mediodía.

La catedral se construyó en el siglo XIII,

y en ella sucedió algo horrible.

Los daneses y los Hermanos Livonios de la Espada

lucharon aquí para conquistar el país.

Estos últimos mataron a los daneses

y depositaron sus cuerpos en el altar de la iglesia.

Este incidente recibió el nombre de “baño de sangre”.

Así que esa expresión

no tiene su origen en las películas de acción de Hollywood,

sino que responde a un hecho histórico.

La catedral es tan antigua, que se ha hundido varios metros,

y ahora está por debajo del pavimento exterior.

Los escudos de armas que adornan las paredes

nos recuerdan que esta iglesia

antiguamente perteneció a la nobleza alemana.

Muchos personajes célebres están enterrados aquí,

pero para los turistas rusos el más famoso es el gran marino ruso

Ivan Fedoróvich Kruzénshtern,

del que todos nuestros compatriotas han oído hablar en su infancia.

En algún lugar por aquí hay una entrada al Pasaje de Santa Catalina,

y tengo la sensación de que puede ser ese arco.

A ver.

Mirad, pero si hay un cartel.

Este barrio forma parte del recinto del Monasterio Católico

de Santa Catalina, que estuvo en pie hasta el siglo XVI.

# “Santa Catalina, envíame un noble”.#

Os voy a hablar de la película “Los tres mosqueteros”.

Los protestantes y los católicos no se llevaban bien, de hecho,

expulsaron a los monjes y se cerró el monasterio.

Pero el lado positivo es que en este edificio

se abrió la primera escuela de la Ciudad Baja.

Este es uno de los lugares más atractivos de Tallin.

El Pasaje de Santa Catalina

se ha convertido en la calle de los artesanos,

con numerosos talleres y tiendas de recuerdos.

Todo el edificio tiene un aire antiguo.

Fijaos, se han conservado los relieves de los pilares.

Es precioso.

Aquí venden todo tipo de objetos hechos a mano,

como estos cuadernos de color rojo intenso.

Huele a cuero.

Me gusta.

Y bolsos también hechos a mano.

Además tienen unos gorros preciosos.

Vienen muy bien, porque en Estonia hace bastante frío;

aunque hemos tenido suerte con el tiempo.

Voy a probarme uno.

El gorro es de lana, pero también tiene fieltro;

es una prenda muy típica aquí.

Así que me lo voy a poner para parecer una auténtica estonia.

¿Qué tal?

Pero no a todo el mundo le sienta bien ese gorro,

así que creo que será mejor que no lo compre.

La Plaza del Ayuntamiento está a dos pasos de aquí.

Se encuentra en el corazón de la bulliciosa y próspera

zona comercial de la antigua Revál.

Por cierto, este es el único ayuntamiento gótico

que se conserva en el norte de Europa.

Este edificio lleva aquí más de 600 años.

En algunos lugares, las catedrales están custodiadas

por gárgolas, pero en la de Tallin hay dragones.

Aunque a mí me parecen princesas rana, pero en una versión cruel.

Salta a la vista que nadie se casó con ellas.

Estas ranas-dragón de cobre forjado

llevan aquí desde el siglo XVII.

Aunque el interior de la catedral es impresionante,

solo se puede ver en julio y en agosto.

Durante los demás meses del año, para visitarla,

hay que pedir cita previa.

Realmente hay tanto que ver aquí, que no sabes hacia dónde mirar,

alrededor, arriba o abajo.

Por cierto, prestad mucha atención al suelo,

porque por aquí está el kilómetro cero,

donde puedes pedir un deseo que, por supuesto, se cumplirá.

Hola, chicos.

¿Sabéis dónde está el kilómetro cero?

Sí, claro.

Justo enfrente de nosotros.

Ahí

Ah, gracias.

De nada.

Viva Méjico.

Hasta la vista.

Adiós, gracias.

Bueno, aquí no hay nadie, así que puedo pedir yaun deseo.

Espero que se cumpla.

No es fácil discernir dónde acaba la leyenda y empieza la realidad.

Y es aún más complicado en lugares con una historia tan rica

como la de Tallin.

Esta es una de las farmacias más antiguas de Europa.

Existe desde el siglo XV, y perteneció a la familia Burchard,

uno de cuyos miembros fue médico del zar ruso Pedro I.

En aquella época, no solo vendían medicamentos, también papel,

lacre, tabaco, e incluso brandi.

Como no pagaban impuestos, sería un negocio próspero.

(Música)

Este producto cuesta cinco euros.

Ah, esto sí sé lo que es.

Y por supuesto, como en todas partes de Estonia, tiene su leyenda.

Los estonios creen que el mazapán se inventó aquí.

Es verdad, que en Estonia utilizaban almendras

para tratar los trastornos nerviosos, como el mal carácter.

Creo que este mazapán es el mejor souvenir del país.

¿Le puedo ayudar?

Quería mazapán.

Dígame ¿Cuáles son sus propiedades médicas?

Tiene muchas propiedades.

¿Para qué se receta?

¿Tiene problemas de corazón?

Ah, es bueno para el corazón.

Supongo que mi corazón se resiente con la edad y con el estrés.

Ah, vale. Va bien para eso.

¿Y para qué más se receta?

Contra la estupidez.

¿Mejora la inteligencia?

Seguro.

Pues me llevo un poco más.

Esta farmacia es como un museo.

Es la entrada.

Y efectivamente, se trata de un museo.

Es impresionante.

Antiguamente, utilizaban erizos muertos como tratamiento.

Heces de perro, qué asco.

Y esto se recetaba para el ardor de estómago ¿no es increíble?

Aquí hay un sapo seco para curar el dolor de cabeza chupándolo.

Uf.

Cuando pensamos en Tallin no solo nos acordamos de la Edad Media,

además es una de las ciudades más limpias y verdes del mundo.

Dónde mejor se percibe es en Kádriorg.

Desde el centro llegas en diez minutos en tranvía,

y por un euro y medio.

Una zona residencial rodea el parque,

y el palacio presidencial también está cerca.

No solo he recorrido unos cuantos kilómetros,

además he dado un salto de varios siglos, cuando Reval,

como se llamaba entonces Tallin, formaba parte del Imperio Ruso.

El zar Pedro el Grande decidió habilitar un espacio de ocio

en las afueras de la ciudad, en honor de su esposa Kádriorg.

Aquello era amor verdadero.

Pedro no se olvidó de sí mismo

y también tiene aquí su vivienda particular;

Yo ya he visitado tres de sus residencias en distintas ciudades,

así que dejo esta para otra ocasión.

Algo me dice que esta visita es obligatoria.

El museo de Kádriorg tiene un horario variable,

así que consultad su página web.

La entrada son seis euros.

Tengo un método infalible para disfrutar de lo mejor,

en el menor tiempo posible.

Solo tuve que preguntar cuál era la obra más prestigiosa del museo,

y me llevaron directamente al retrato de Pedro el Grande.

No verás algo así en ningún otro lugar fuera de Estonia,

ni en un museo ruso o europeo.

Y en Tállin, consideramos al zar Pedro el Grande,

un vecino más de la ciudad.

Es un retrato ceremonial precioso.

Creo que entiendo mejor a Pedro, porque Tallin me gusta cada vez más.

No puedo perder ni un minuto.

Muchas gracias.

A ti, suerte.

Si a diferencia de mí, disponéis de más tiempo para visitar la ciudad,

os aconsejo que paséis al menos medio día en Kadriorg.

Así podréis ver el Museo Kúmu.

El Kumu es un museo de arte moderno.

Dicen que hay casi sesenta mil obras expuestas.

No voy a entrar porque corro el riesgo de quedarme allí

hasta la noche, así que vamos a que descubrir otros lugares de Tallin.

Sólo hay que caminar unos 200 metros para llegar al mar.

A partir de ahí, no seguiré a pie.

Tenemos que ahorrar tiempo.

Ya que vamos a un lugar de moda,

he elegido un medio de transporte más elegante.

Se puede alquilar una bici en el paseo marítimo.

En bicicleta no se tarda mucho más que en tranvía,

y además puedes disfrutar de la brisa del mar mientras te desplazas.

(Música)

De camino a Tellískivi, uno de los lugares más en boga

de los que os he hablado, podéis visitar el Depó.

Es un mercado en el que se puede degustar

auténtica comida callejera estonia.

Parece que la gente ha almorzado ya.

Todo está vacío.

Será mejor ir directamente al mercado.

Mi tío me pidió que le llevara pan de centeno de Tallin.

Ha estado aquí sólo una vez, pero no ha olvidado su sabor.

Tengo curiosidad por saber qué tiene de especial este pan,

así que vamos a probarlo.

Hola.

Hola

También tienen mantequilla, perfecto.

Este lleva copos de avena y cereales.

Huele a masa recién horneada.

Se nota que es pan artesano.

Um...

Estoy absolutamente convencida

de que para captar el espíritu de una ciudad

no hay que limitarse a visitar los sitios turísticos,

sino que hay que ir adonde van los lugareños.

Y el mercado es uno de esos lugares.

Aquí se puede sentir el pulso de la vida de la ciudad,

y simplemente disfrutar del ambiente.

Desde luego, te llena de energía.

Estoy muy contenta.

Y ahora sólo tengo que cruzar este patio

para entrar en un centro de moda

donde se pueden encontrar multitud de productos modernos

de fabricación local.

No he podido resistir la tentación

de pasarme por una tienda de ropa de diseño.

No me llevará más de media hora.

Mirad qué vestido tan bonito.

Es digno de una princesa, como de Cenicienta.

Me encanta.

Maravilloso.

Te queda muy bien.

Me quedaría a vivir aquí.

No puedo pasarme todo el día probándome vestidos,

pero me llevaré algún trapito.

No es la temporada adecuada para un vestido,

pero sí para un abrigo.

Muchas gracias.

Me voy a llevar esto.

Es precioso.

¿Podrían enviarlo a mi hotel?

Claro.

Creo que 142 euros es un precio muy razonable

para un abrigo de lana de diseño.

También quiero buscar algún perfume o algo así.

Esta tienda es ideal.

En Tallin sienten predilección por la cosmética natural,

así que voy a explorar esta gran selección de productos perfumados.

Este jabón tiene un delicioso olor a miel.

Aquí les encanta la miel y la avena.

Creo que me llevaré este jabón.

Y esto...

es un aceite facial que huele a espino amarillo.

A los estonios les gusta el espino amarillo.

Sí, Huele a espino amarillo y a naranja.

Estupendo.

Esto huele a especias, y a hierbas.

Creo que me llevaré también esta vela.

Su aroma me recuerda al vino caliente de esta mañana.

Vendido.

A mí me encantan las ciudades antiguas,

con todas sus leyendas y supersticiones.

Y aquí hay muchas.

Por ejemplo, dicen que ver a un deshollinador trae buena suerte.

Y como hoy es poco probable encontrarse con uno de verdad,

han puesto aquí una escultura.

Me dará suerte, porque está justo enfrente de mi hotel.

Le froto el botón.

Siempre me suelo alojar en hoteles que estén en el centro de la ciudad,

porque en cualquier momento puedes acercarte a buscar algo

o a dejar las bolsas si has comprado algún recuerdo.

Además, aquí los hoteles son acogedores y elegantes.

En las inmediaciones de mi hotel,

hay un jardín con un peculiar pasado militar.

En el siglo XIII, el rey Valdemar II de Dinamarca

decidió conquistar Tallin.

Cuando estaba planeando su estrategia junto a las murallas,

de repente se abrió el cielo y la bandera danesa cayó en sus manos.

El rey lo tomó como una señal y atacó la ciudad

justo por ese flanco.

Obviamente, la fortuna le sonrió,

y el lugar por el que entró se llama el Jardín del Rey Danés.

Siguiendo la estela del rey Valdemar

intentaré tomar la muralla de la fortaleza.

Miles de turistas hacen lo mismo todas las mañanas,

así que es mejor venir, como he hecho yo, después de comer.

La muralla de la fortaleza de Tallin es un lugar único.

Hay exposiciones y cafeterías, y antes había apartamentos

donde vivía gente normal y corriente.

Por las murallas se accede a la Torre de la Doncella,

ahora es un bonito café con unas hermosas vistas de la ciudad.

La estricta moral medieval distaba mucho de la tolerancia actual.

Si tenías 23 años y no estabas casada,

te mandaban a la Torre de la Doncella

a cocinar y tejer calcetines para los soldados,

mientras esperabas que alguno te eligiera como esposa.

En aquellos tiempos, un marido cualquiera

era mejor que ningún marido.

Por cierto, hablando de soldados y caballeros.

Todavía tengo que conocer al principal guerrero de Tallin,

el viejo Tomás.

Si consigo volver a la plaza del Ayuntamiento antes del anochecer,

os contaré cómo se convirtió en el emblema de la ciudad.

Los estonios tienen una bonita leyenda

sobre ese emblema de la ciudad de Tallin.

Antiguamente, los arqueros solían celebrar competiciones,

y la diana era un loro de madera.

Un buen día, delante de los mejores y más hábiles arqueros del país,

alguien dio en el blanco desde una distancia increíble.

Como es natural, se armó un gran revuelo,

y todo el mundo salió en busca de aquel fanfarrón.

Pero cuál no sería su sorpresa

cuando se encontraron con un pequeño plebeyo,

un niño de origen humilde llamado Tomás.

Nombraron a ese niño guardia de la ciudad,

lo cual era un gran honor.

Tomás luchó con valentía hasta que acabó su servicio

y regresó a su pueblo natal.

Desde entonces, Tomás fue muy respetado,

y se convirtió en una especie de celebridad.

Allá por donde iba todos gritaban: “Viva Tomás.

Viva Tomás”.

Bueno ¿Cómo estás?

Saludos, hermosa doncella.

¿Cómo estoy, decís?

No muy bien, para ser honesto.

Tengo que estar en lo alto de la torre y, a decir verdad,

me dan miedo las alturas.

Con los vientos que soplan constantemente

me veo obligado a girar a un lado y luego al otro.

Así que a veces pienso que tal vez no debí tensar el arco

y dar en el blanco.

De esa forma, nadie habría sabido de mí, y hoy no sería una leyenda.

Habría podido vivir en paz y habría ido al cielo.

Pero si ya estás en el cielo.

Allí, en lo alto está el verdadero Tomás.

Me encanta esta leyenda urbana.

Si queréis llevaros algún recuerdo de las leyendas de Tallin,

os sugiero que visitéis alguna tienda de artículos medievales.

Tallin fue una ciudad que gozó de cierta prosperidad.

Y donde hay dinero, hay intercambio comercial.

Eso favoreció la llegada de mercancías interesantes

de todos los rincones del mundo.

En Estonia las vajillas cuentan su propia historia,

sobre todo si hablamos de la época medieval.

Como estos vasos con burbujas.

En la Edad Media las manos se manchaban de grasa al comer,

así que idearon este tipo de vaso

que no se resbala de las manos.

Además había vasos personalizados que se llevaban a todas partes.

¿Por qué?, os preguntaréis.

Bueno, como entonces la limpieza brillaba por su ausencia,

era muy fácil contraer enfermedades.

Y si llevabas tu propio vaso

te asegurabas de que estuviera limpio.

Pero sin duda, el recipiente más interesante era la jarra Revál.

Se utilizaba para beber cerveza, y tenía tres asas,

una para el comerciante, otra para su mujer,

y la tercera para su socio comercial.

Hace ya tanto tiempo que almorcé que sólo puedo pensar en comida.

Ni siquiera me apetece mirar estos anillos y pendientes.

Ya es de noche y me acucia el hambre,

pero lo bueno es que muy cerca de esta tienda

hay un buen restaurante.

El restaurante se llama Sindicato Hanseático.

Y fue precisamente para intentar competir con ese sindicato,

que Pedro el Grande abrió una vía comercial con Europa.

Creo que su cocina es de estilo medieval,

según los gustos de los comerciantes de la época.

Bebían vino tinto aromático.

Y agua, muy bien.

Pan caliente.

Qué tierno y agradable.

Y el queso parece un queso tierno normal

con algunas especias o hierbas.

Ya me traen el plato principal.

Aquí tiene.

Esto me gusta.

Una buena ración.

Sí, raciones al estilo medieval.

Este otro plato es el filete Burguermíster.

Lleva carne de jabalí y de alce,

y se acompaña con salsa de champiñones y vino tinto.

Así que es carne de jabalí.

Es la especialidad de la casa.

Impresionante.

Voy a darme un festín.

No sé puede mantener la línea con esto.

Merece la pena visitar este local para revivir la época medieval;

es como retroceder quinientos años en el tiempo.

No se puede decir que sea barato, pero las recetas son muy especiales.

Simplemente delicioso.

El pato está exquisito,

todavía tengo que probar el jabalí y el alce.

Qué plato tan pesado.

La Edad Media no era una época que destacara por su finura.

Si pasáis un solo día en la ciudad,

os sugiero que no intentéis ahorrar en la cena de despedida.

Es importante poner el broche final al viaje.

Además, así tendréis un buen recuerdo.

Aunque el tiempo que he pasado en Tallin ha sido demasiado breve,

ha resultado ser una ciudad sorprendentemente soleada

y con una hermosa arquitectura.

No imaginaba que pudiera ser así antes de visitarla.

En un solo día he conocido un país que para mí era nuevo,

y además me he sumergido en otra época.

Nos vemos en la próxima ciudad.

Hasta pronto.

Visitame en un día - Episodio 2: Tallin

25:04 15 mar 2021

Tallin, capital de Estonia sobre el mar Báltico, es el centro cultural del país. Es una de las ciudades más limpias y ecológicas del mundo que formó parte del imperio ruso. Está llena de historia, repleta de cafés, terrazas y vida al aire libre durante todo el año.

Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

Tallin, capital de Estonia sobre el mar Báltico, es el centro cultural del país. Es una de las ciudades más limpias y ecológicas del mundo que formó parte del imperio ruso. Está llena de historia, repleta de cafés, terrazas y vida al aire libre durante todo el año.

Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

ver más sobre "Visitame en un día - Episodio 2: Tallin" ver menos sobre "Visitame en un día - Episodio 2: Tallin"

Los últimos 10 documentales de Visítame en un día

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Episodio 10: Budapest

    Episodio 10: Budapest

    25:09 23 mar 2021

    25:09 23 mar 2021 Zoya Berber nos invita a visitar Budapest. Visitará el Castillo de Buda; el aterrador laberinto de Drácula; probará el famoso goulash húngaro; viajará en el metro más antiguo del mundo antes de visitar los famosos 8 puentes de la ciudad y, por último, se bañará en una piscina al aire libre. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

  • Episodio 9: Lucerna

    Episodio 9: Lucerna

    24:58 22 mar 2021

    24:58 22 mar 2021 Diana empieza la visita a esta ciudad suiza subiendo en teleférico al Monte Pilatus, a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar. Un paseo a pie por el centro de la ciudad nos permitirá conocer el alma de Lucerna y su estilo de vida. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

  • Episodio 8: Ginebra

    Episodio 8: Ginebra

    25:10 22 mar 2021

    25:10 22 mar 2021 Ginebra es una de las ciudades más prósperas del mundo en la que Diana se embarcará en un crucero gourmet, en bicicleta llegará a un mirador donde disfrutar de la naturaleza alpina; visitará el museo de arte moderno y visitará una famosa fábrica de chocolate. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

  • Episodio 7: Bolonia

    Episodio 7: Bolonia

    25:04 18 mar 2021

    25:04 18 mar 2021 En Bolonia nos reciben las majestuosas Torres Assinelli y Garisenda y su espectacular centro histórico está reconocido por la Unesco. Diana hace un recorrido por la Plaza Mayor, el Palacio de Justicia y la Basílica de San Petronio, y por supuesto la imponente fuente de Neptuno. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

  • Episodio 6: Nápoles

    Episodio 6: Nápoles

    25:17 17 mar 2021

    25:17 17 mar 2021 Un día entero en Nápoles para conocer, sentir y probar los sabores de esta ciudad llena de color. La visita comienza en el Castillo Dell Ovo desde donde se puede admirar el Golfo de Nápoles, el famoso monte Vesubio y Pompeya. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

  • Episodio 5: Amberes

    Episodio 5: Amberes

    24:51 16 mar 2021

    24:51 16 mar 2021 Amberes es conocida como la capital mundial de los diamantes. Bañada por el río Escalda, visitará el Museo del Río desde donde se contempla una espectacular panorámica de la ciudad; el parque de Middelheim, un museo de esculturas al aire libre y la espectacular estación central. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

  • Episodio 4: Bruselas

    Episodio 4: Bruselas

    25:04 16 mar 2021

    25:04 16 mar 2021 Zoya Berber hace un recorrido por la ciudad de Bruselas visitando el Palacio Real, museos, galerías y las sedes del Parlamento y la Unión Europea. El arte en Bruselas está por todas partes, sin olvidarnos del diseño y la moda. Visitará alguno de estos talleres que han trabajado para la casa real. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

  • Episodio 3: Erevan

    Episodio 3: Erevan

    24:53 15 mar 2021

    24:53 15 mar 2021 Zoya Berber visita Erevan, la capital armenia, Desde la Gran Cascada hay unas vistas increíbles de la ciudad y del monte sagrado Ararat. La visita a la Catedral de Ereván es obligada, así como ver sus mercados, sus puestos callejeros y el barrio bohemio que se llena de vida cuando cae la tarde. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

  • Episodio 2: Tallin

    Episodio 2: Tallin

    25:04 15 mar 2021

    25:04 15 mar 2021 Tallin, capital de Estonia sobre el mar Báltico, es el centro cultural del país. Es una de las ciudades más limpias y ecológicas del mundo que formó parte del imperio ruso. Está llena de historia, repleta de cafés, terrazas y vida al aire libre durante todo el año. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

  • Helsinki

    Helsinki

    25:08 11 mar 2021

    25:08 11 mar 2021 Diana Dzhalalova nos propone visitar los lugares más importantes de una ciudad en un solo día. Helsinki es la propuesta de hoy. Helsinki es el sonido de las olas, el susurro del bosque, el chirrido de los tranvías, el estruendo del órgano de una iglesia y las canciones de talentosos músicos. Contenido disponible hasta el 14 de diciembre de 2023.

Mostrando 1 de 1