www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5482254
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Hermanos del viento (coloquio)
Transcripción completa

(Música)

Ahí dejamos en su nido a ese huevo en eclosión,

hijo de esa águila luchadora y superviviente

que con su vuelo nos ha transportado

a los bellísimos Alpes italianos.

Y volvemos a saludar a nuestra pareja de invitados de hoy,

al cineasta Gerardo Olivares. Gerardo, buenas noches.

Buenas noches. Qué preciosa película.

Y al actor, Manuel Camacho. Manuel, buenas noches otra vez.

Ya estás más mayor, ¿eh? Un poco, sí.

Hemos pegado un salto, ha habido una elipsis.

"Hermanos del viento" es una preciosa fábula

sobre la amistad, sobre la supervivencia,

la libertad, sobre encontrarse a uno mismo, sobre perdonar,

pero también y por encima de todo es un canto a la naturaleza

y al vínculo mágico que tienen los niños con ella.

Hablas de muchas cosas en esta película

y yo, si os parece bien, empezaría hablando precisamente

por ese desenlace que nos permite respirar un relajarnos un poco,

porque nos queda un poquito de angustia

de esa falta de comunicación de ese niño tan precioso

y ese padre que hace lo imposible, pero no lo hace del todo bien

y el mediador, ese Jean Reno que adora el entorno

al que tiene que cuidar, ¿no?

Pero quizá, no sé qué opinas tú,

pero el dejar por fin en libertad a Abel

es una especie de metáfora con la propia libertad de Lukas

que va a tener que empezar su propia vida.

Sí, efectivamente, al final pues Lukas

de alguna forma se libera y también se libera justamente

la tensión que tiene con su padre

y yo creo que eso es parte de la esencia de la película,

o sea, básicamente es lo más importante,

ese vínculo tan tenso que hay en un principio

y que luego parece que se va desenredando conforme también

avanza la relación del niño con el águila, ¿no?

No sé si han llegado, por así decirlo, a sanar,

pero sí a reencontrarse realmente

y de una forma sincera.

-Nos hemos encontrado, ¿eh?

¿Por qué crees que tienes tanta voluntad,

tanto empeño, tanta ilusión en que tu cine

hable de esto y en abordar historias que son binomios

entre animales y niños,

entre un ser humano con la naturaleza?

¿De dónde nace esta necesidad?

No lo sé muy bien.

Realmente yo empecé a amar la naturaleza

viajando por el mundo rodando documentales

y ahí mi profesión me llevó a trabajar

en los lugares más fascinantes del planeta,

en términos de naturaleza.

He estado en todos los ecosistemas, en todos los lugares

donde realmente ocurre algo importante con la naturaleza

y toda esa gente que dedica su vida

a proteger esos tesoros

que tenemos, que estamos perdiendo, entonces, esa relación

que siempre he visto entre el ser humano y la naturaleza

de todas estas personas, de alguna manera

me llevó a empezar a entender

lo importante que es tener esa conexión

con la fauna salvaje y con la naturaleza

y ahí descubrí la historia de Marcos Pantoja

de una manera totalmente fortuita,

que, digamos fue el inicio

de esta relación que yo he tenido

con la naturaleza a través del cine y de la ficción.

Y ahí, bueno, cuando ya te metes en la rueda,

empiezas a descubrir otras historias

que te apetece mucho llevar al cine

y todavía me pasa, que acabo de descubrir

ahora otra historia que quiero llevar al cine,

también muy relacionada con todo esto

y bueno, al final uno lleva a la gran pantalla

las historias que, de alguna manera, le conmueven.

Y yo no tengo que escarbar en...

digamos en la ficción para buscar historias inventadas,

cuando de tanto viajar por el mundo he descubierto historias reales

que también merece la pena llevar al cine,

que llevan, desde mi punto de vista, un mensaje muy potente.

-Hace mucho tiempo que no venías a visitarme, ¿eh?

Cuando termina la película y ves a los personajes reales

que aparecen, la gente ahí es como "guau", ¿no?

"Esto que me han contado es cierto". Es una maravilla, es verdad.

Y en todo este proceso pues te encuentras con Manuel

para rodar "Entrelobos"

y según confesaba Gerardo,

él te elige por tus cualidades interpretativas,

pero también porque tú tienes una relación con tu entorno

muy sincera, muy comprometida

y muy, bueno, pues muy implicada,

¿te sientes identificado con los personajes que interpretas?

Pues la verdad es que sí, que son personajes

que por así decirlo, están dentro de mí

y de alguna forma pues desde pequeño

han ido creciendo conmigo, yo sin darme cuenta,

porque yo me he criado en un pueblo, Villanueva de Córdoba

y la naturaleza siempre ha estado ahí,

o sea, el campo siempre ha estado ahí, siempre he ido con mi padre

y siempre he preguntado, he sido muy curioso

y me he interesado mucho por eso

y creo que he seguido haciendo un fondo, de alguna forma

al que yo me he podido agarrar para poder dar vida

a estos personajes, de alguna forma.

-Cuando yo trabajé con Manuel

en "Entrelobos" y me di cuenta

de las capacidades que tenía para la interpretación,

que eran increíbles, solamente con la mirada

te transmitía mucho y eso es lo más importante para mí

a la hora de elegir un personaje.

Cuando me ofrecen "Hermanos del viento"

y veo que hay un niño que es el protagonista,

lo primero que le dije al productor, a Walter

es: "Walter, estás pesando lo mismo que yo, ¿no?"

Y me dice: "Sí" y le digo: "Vale, lo tenemos claro, ¿no?

Me traigo a Manuel". Dice: "Absolutamente".

De hecho, hemos creado el personaje de Lukas para que lo haga Manuel.

(Música)

Hay que decir que es una coproducción Austria España

y que las secuencias documentales

están rodadas por un tipo que se llama Otmar Penker,

que es una estrella absoluta, un operador austriaco

experto en entornos naturales, pero un tío muy capaz

y con muchísima experiencia, habéis hecho ahí un binomio

muy interesante, cuéntame cómo ha sido vuestro trabajo juntos,

¿dónde acaba el suyo y empieza el tuyo?

Y, ¿cómo os habéis repartido el trabajo?

Bueno, ese ha sido, creo, uno de los grandes retos

de esta película, ha sido de alguna manera,

intercalar y meter dentro de la ficción

todo el material que había de naturaleza.

Otmar Penker es uno de los grandes cineastas de naturaleza

que hay en el mundo, él estuvo cuatro años rodando

para esta película.

Hay muchas águilas que son de cetrería

y otras águilas que son salvajes

y al final, como había también

mucha interacción, sobre todo entre Manuel y las águilas

y Otmar es un purista de la naturaleza,

teníamos, porque él decía: "No, es que la gente

se puede dar cuenta de que el color del plumaje

es diferente, porque esta águila tiene tres meses menos que la...

Bueno, respetando esa pureza

tuvimos que, realmente,

hacer una planificación al milímetro

para que las águilas que salían en libertad

en la secuencia donde luego aparecía Manolo,

fuera exactamente la misma

y eso fue un trabajo que nos llevó muchísimo tiempo.

Es que es muy complicado, claro,

¿cuántas águila participaban?

17. 17 águilas

para Caín y Abel, para las dos.

Claro, ten en cuenta que el polluelo,

o sea, la película arranca

con el polluelo prácticamente recién nacido.

Qué bonita esa secuencia, por favor, ay, Dios mío.

Y claro, nosotros teníamos que ir ajustando

los rodajes al crecimiento de esos polluelos

hasta que ya se hacen adultas, una vez que ya se hacen adultas

entonces ya ahí sí que empezamos a meter todos los rodajes

que había hecho Otmar.

Todas las secuencias donde las águilas interactúan

con los actores, todo eso está preparado,

está preparado, está entrenado, está ensayado también

para ver un poco qué reacción va a tener el águila, ¿no?

Todas las secuencias que son pura naturaleza

donde los actores no intervienen,

la mayoría son águilas o en libertad, salvajes,

como por ejemplo, el ataque del águila al rebeco,

esa fue una secuencia, que evidentemente,

no se puede preparar, si no que estaba Otmar rodando

los rebecos y de pronto apareció un águila

y se intentó llevar a un rebeco volando.

Y luego, sí que cuando el águila pasa muy cerca cámara, etc.,

eso son águilas de cetrería.

O sea, al final aquí cuando tú ruedas naturaleza

todo es tener paciencia,

mucha paciencia y rodearte de gente

que esté muy especializada en el animal que vas a rodar,

porque ellos son los que te van a dar las claves

de los comportamientos de ese animal en concreto.

-Sí, llegaba al punto de que los cetreros dicen

que cada águila tiene su personalidad y que era diferente

y en fin, pues un águila para una cosa u otra, sí, sí.

La verdad es que lo tenían muy estudiado eso, ¿eh?

-Había un águila que volaba muy bien, que planeaba muy bien,

otra águila que cazaba muy bien, otra águila que se posaba muy bien

y entonces íbamos cambiando de águila.

Como los actores, que por eso hacéis castings.

Claro, cada águila tenía su nombre.

-Y con los polluelos, igual también,

si uno era más curioso, si otro era menos, en fin.

-Los polluelos había que rodarlos muy rápido,

porque cuando rodábamos con los polluelos

dentro de la cabaña, con el calorcito de las luces

se quedaban dormidos, entonces, teníamos como cinco polluelos

y entonces poníamos uno, que lo activábamos un poco

dándole algo de comida, pero en nada que sentían el calor,

hacían "pon" y se quedaban fritos, entonces, lo cambiábamos por otro,

lo activábamos un poquito y así íbamos, a trompicones.

Qué cosa más bonita, por favor.

¿Qué te enseñaron los cetreros?

¿Cómo te enseñan a relacionarte con el águila?

A coger al águila, porque se nota que sabes cogerla, ¿no?

Como la rodeas y coges las alas, para que no... supongo,

para que no las mueva o..., pero se nota perfectamente

un trabajo muy bonito.

Pues la verdad es que fue un proceso

muy intenso, por así decirlo,

porque las águilas tienen algo tan salvaje dentro,

que no es para nada dócil,

o sea, un pollo de águila parece que no puede hacer nada

pero te coge con esas garras y vamos,

o sea, tienes que tener un montón de cuidado,

entonces claro, yo con los cetreros poco a poco fui también

cogiendo confianza con las águilas, porque a mí al principio

me daba un miedo ese animal que parecía como prehistórico,

no sé, extraño.

Y pues claro, tuve que aprender a cogerlo sin tocar

justamente pues esas zarpas, ¿no?

En fin, fue algo que tomó tiempo

y pase, de hecho, una temporada con ellos

en un castillo que tenían allí en Austria,

precioso, un lugar magnífico.

Qué experiencia más bonita para ti, ¿no?

Sí, yo lo viví desde el corazón.

-La relación que Manuel consiguió con el águila fue tan potente

que, de alguna manera, se improvisó eso,

o sea, esa relación tan especial

la fuimos descubriendo y fuimos también adaptando los rodajes

para sacarle el mayor partido, hay un momento donde el polluelo

ya se va haciendo mayor y él está jugando con él,

le hace una pompa con el chicle y todo esto,

todo eso se pudo hacer gracias a la relación que Manuel consiguió.

Eso es precioso, cuando el polluelo te muerde el chicle.

Además recuerdo que justamente esa escena estaban los cámaras por ahí

y todavía no estábamos rodando ni nada

y yo me puse con el polluelo y tal y Gerardo me dice de repente:

"Pero Manuel, ¿por qué no haces eso?"

Y yo digo: "Pues no sé, Gerardo, no he caído, no sé".

-Claro, entonces fue todo, esa relación la fuimos,

de alguna manera explotando

conforme iba avanzando el rodaje,

porque yo veía que había una conexión ahí de Manuel

con el águila que incluso Fran, el cetrero, se lo decía,

le decía: "Tú tienes una conexión muy especial con los animales".

Sí, es verdad. Que confían en ti, ¿no?

Confían en él, ¿no? Hay algo de confianza,

que se entregan, se acercan.

Uno irradia también para que los animales se acerquen a ti.

Sí claro, si aquí somos energía. Totalmente.

Entonces es que es así, sí, sí, claro que sí.

Y eso me interesa mucho a mí, esa energía que ciertas personas

son capaces de generar para que un animal salvaje

se le acerque, para mí eso

tiene algo muy especial

que es lo que me motiva también a llevar estas historias al cine.

Estoy de acuerdo, es muy bonito eso.

-Si te lo quedas, todo eso desaparecerá.

No será capaz de volver a la montaña.

Nunca será libre.

Y en todo esto aparece ahí Jean Reno, señoras y señores,

que es una superestrella. Qué susto.

Sí, qué susto, bueno, que es una superestrella

con el que tú entablas una enorme amistad para el que luego además

pues escribes uno de los personajes de "4 latas".

-Esto es un viaje de ida.

-¡Corta! -¿Por qué cortas?

-Estás sobreactuando.

Jean Reno es una estrella, pero también es un amigo

ya para ti, una persona de referencia,

háblame tú de Jean Reno y luego, háblame tú, Manuel,

de tu relación con él en la película.

Bueno, Jean Reno antes de decidir

si hacer el papel en la peli,

quería conocerme, así que fui a Paris.

Yo sabía que Jean Reno, sus padres son...

Andaluces. De Jerez de la Frontera, su madre

y de Sanlúcar de Barrameda, el padre,

de hecho, él se llama Juan Moreno,

pero claro, cuando se fue a Francia

dijo: "Bueno, de Juan, Jean y de Moreno, Reno".

Se lo adaptó, el caso es que cuando quedamos en Paris

para conocernos, yo en vez de llamarle Jean,

le llamé Juan, le digo: "Hola, Juan, ¿cómo estás?"

y entonces ahí el tipo entró en su mundo andaluz

como que había perdido y empezamos a hablar.

En andaluz, ¿tiene un castellano andaluz?

Sí, es muy divertido,

Un castellano andaluz cerrado, ¿no? Es muy gracioso.

Y bueno, a partir de ahí nuestra amistad fue creciendo

y ahora somos muy amigos, entonces, trabajar con Jean,

al principio yo le tenía mucho respeto,

porque había visto "León, el profesional",

Por favor, "León, el profesional", que eso es una cosa muy grande.

Claro, o "El gran azul", ¿no? Hablamos de palabras mayores.

Que va, era un tipo superhumilde,

me he dado cuenta que cuanto más grande es el actor

con el que trabajas, más te dan y más humildes son

y Jean estaba, fue muy fácil trabajar con él

por eso mismo, ¿no? Por su humildad.

-Nadie está por encima de nadie.

No sé si lo de ser andaluz influiría o no, pero la verdad es

que a mí me gustaba que, de alguna forma,

también nos entendiésemos por ahí

y además él me aconsejaba y me decía por dónde tenía que tirar

y tal y me sentía muy cómodo, supercómodo con Jean,

o sea, era como muy fácil, era superfácil

y lo miraba y ya había como algo, o sea, había una chispa.

Y la verdad es que me aconsejó muy bien,

porque también me llegó a decir que siguiese formándome como actor

y yo creo que eso realmente me ha empujado

a seguir, pues eso, con mi formación.

(Música)

Rodasteis en un sitio absolutamente espectacular,

es un sitio realmente que bueno, cada rodaje

en tu caso es una enseñanza de vida, así lo has dicho tú, ¿no?

Y que lo que te gusta es sacar, aprender de cada historia,

de cada experiencia para tu propia vida, ¿no?

En esta ocasión eran los Dolomitas, que es la cadena montañosa

de los Alpes italianos, que es patrimonio de la humanidad,

que es un sitio al que no se puede acceder,

o sea que, ¿qué te has llevado de ahí?

Uf.

Es que es, yo creo que de los lugares

más increíbles que hay en Europa, sin duda alguna,

era colocar la cámara en el trípode,

hacer cuadro y decir:

"Dios mío, lo que me está regalando la naturaleza".

En ese sentido disfruté muchísimo, luego, tenía la parte

más problemática y era todo el cambio de climatología

que había a lo largo del día, empezabas la secuencia con sol

y a las doce del mediodía se nublaba,

¿qué hacíamos? Si esperábamos a ver si salía el sol,

si volvíamos a retomar la secuencia desde el principio

y rodarla nublado, los ratos de luz, de pronto se ponía a llover,

de pronto salía el sol, entonces, como la película prácticamente

está rodada toda en exteriores,

eso para mí como director era mucha presión,

porque al final tú tenías en la cabeza, "para esta secuencia

voy a rodar ocho o diez planos" y al final los tenía que resolver

con dos o tres y bueno,

de hecho, yo una de las cosas que le pedí a los productores

fue que me gustaría llevarme a mis jefes de equipo españoles,

porque al final trabajas con la gente en la que confías,

pero fue un rodaje muy especial,

porque había gente portuguesa,

gente austríaca, gente italiana,

gente alemana y gente española. Qué interesante, por favor.

Entonces, todo eso y también era muy interesante ver

las personalidades de los equipos,

los españoles y los italianos era todo fiesta,

todo ruido, todo improvisación

y los austriacos y los alemanes que era todo lo contrario,

que tenía que estar todo milimétricamente preparado,

claro, entonces ahí se juntaban dos mundos

que era muy interesante ver,

sobre todo porque como por el cambio del clima

y con todo esto que nos iba pillando

teníamos que improvisar sobre la marcha,

ahí sí le dimos una lección a los austriacos y a los alemanes.

De que estando muy preparado, se puede salir adelante.

Pero claro y sobre todo la capacidad de improvisación

que teníamos los italianos con los españoles

y yo creo que para ellos fue también como, oye, hay que ser cuadriculado,

pero no tanto, ¿no? Hay algo además

que yo creo que por eso a nivel visual

la película tiene tanta fuerza

y es que realmente buscamos los lugares

independientemente del esfuerzo que había que hacer

en producción y en logística, es decir,

normalmente en una película de ficción que se rueda

en exteriores vas buscando sitios a los que se acceda bien, etc.

Pues nosotros como teníamos detrás a Red Bull con sus helicópteros,

esto nos permitía colocar una grúa de 14 metros como esta

a tres mil metros de altura.

Lo que es tener medios. Claro, claro.

Entonces, cuando se van a soltar el águila

Jean Reno con Manuel arriba del todo, se van a soltar el águila

a ese sitio tan especial, que tenía que ser además un lugar

como que estuviera muy alejado de donde ellos vivían

para que el águila no pudiera volver, ahí yo le dije al productor:

"Walter, este plano lo tenemos que hacer realmente en un lugar

que tenga el "wah wah effect".

Y me dijo: "¿Qué necesitas?" Y le digo: "Pues subir una grúa

tres mil metros" y me dice: "No te preocupes, llamamos

a un helicóptero de Red Bull y para arriba".

Qué maravilla. Sí, luego por ejemplo,

otra cosa muy interesante fue que desarrollamos

junto con la Universidad Politécnica de Friburgo,

desarrollamos una cámara que está patentada,

que se llama la "Eagle cam", que es un cámara

hecha de titanio que se le ponía a un águila en especial

que era la que se entrenó, se adiestró para eso,

era una cámara que se le ponía en la cruz al águila

con un arnés de titanio y era un brazo que salía

y la cámara iba colocada aquí.

Por eso tenéis esos planos, acabas de resolver el gran enigma,

porque yo decía: "¿Pero esto cómo se ha podido rodar?"

Entonces con esa cámara se hicieron un montón de pruebas

hasta el punto que ya es una cámara patentada

que, no sé, como la "Go pro", pues la "Eagle cam".

Muy bien, claro que sí, sí señor.

(Música)

Esta película existe, "Entrelobos" existe

o "El faro de las orcas" existe gracias a Televisión española.

Sí señor, así es, es verdad.

Y este rincón donde nos juntamos

para contar porque se hacen las películas

y cómo se hacen las películas,

que es necesario que los espectadores entiendan

este trocito de nuestra cultura y nuestro arte.

Y a José María Morales, que siempre ha apostado por este tipo de cine,

que es realmente el único productor español que arriesga

a contar la naturaleza como hay que contarla.

Desde este programa lo amamos, él lo sabe.

Así que nada, gracias a los dos.

Manuel, muchas gracias. A vosotros, mil gracias.

Que sigas conduciendo tu carrera con esa paciencia,

con esos pasito a paso, que yo creo que vas muy bien.

Pues Gerardo, muchas gracias. A ti, un placer.

Por todo, por tu trabajo. Y a vosotros pues también

os despido hasta la semana que viene para seguir compartiendo

y conversando alrededor del mejor cine español reciente.

Un beso muy fuerte. Chao.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Hermanos del viento (coloquio)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Versión española - Hermanos del viento (coloquio)

12 ene 2020

Cayetana Guillén Cuervo presenta la película de Versión española y un coloquio sobre la misma.

ver más sobre "Versión española - Hermanos del viento (coloquio)" ver menos sobre "Versión española - Hermanos del viento (coloquio)"
Programas completos (85)
Clips

Los últimos 977 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios