www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5487492
No recomendado para menores de 12 años Versión española - El autor (coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Álvaro Martín ha sido privado de libertad,

aunque paradójicamente parece satisfecho,

en el fondo ha conseguido su objetivo,

la capacidad de alterar a su antojo la trama

de su propia vida. Recuperamos el resuello

de ese viaje al centro de la cabeza de nuestro protagonista

y su locura y damos las buenas noches de nuevo

a Manuel Martín Cuenca, Javier Gutiérrez y Adelfa Calvo.

Manuel, buenas noches otra vez. Buenas noches.

Javier, buenas noches.

Adelfa, buenas noches. Buenas noches.

¿Cuál es el horizonte de este personaje a partir de aquí?

¿Qué es de él?

Yo creo que se instala, por lo menos un poco

la puesta en escena y todos lo pensamos así, el decorado

e indudablemente la dirección con él también,

en una especie de limbo, de mente, en el que él es feliz

y va a escribir 20 novelas o las que sea o tal

y está más que en una cárcel, le parece estar en una especie

de manicomio, no sé muy bien, entonces, pusimos todo eso blanco,

porque es una cárcel en realidad muy surrealista.

Háblame de tu personaje, ¿cómo te lo planteas?

Bueno, yo estaba muy obsesionado,

primero, que no ofreciésemos una imagen negativa de él,

porque podía parecer un personaje muy antipático,

de entrada y tú lo sabes bien, los actores siempre tratamos

de defender, no de juzgar a los personajes, con lo cual,

el viaje había que hacerlo en el sentido de acompañar

al espectador y hacerle ver eso mismo,

que es una obsesión lo que tiene, no es un tipo esquizoide,

ni está enfermo, ni hace lo que hace

por hacer daño, si no que él tiene un objetivo,

que es escribir una gran novela y de hecho, creo que es muy acertado

desde el guion cómo se nos presenta el personaje, que ha tocado fondo,

le echan del trabajo, su mujer le pone los cuernos,

se tiene que ir de casa, empezar de cero absolutamente.

-El compañero ese que tiene terrible.

-El compañero que tiene terrible,

el profesor que tiene del Taller de escritura que lo humilla,

entonces, lo tenía todo muy en contra

para empezar desde abajo y realmente que su único objetivo

en la vida, estando solo como está,

es crear esa gran novela y vivir por y para la literatura.

Decíamos en la presentación, Manuel, que está basada

en una novela de Javier Cercas, "El móvil", que escribe con 23 años

y fue uno de sus primeros trabajos. Hemos hablando en la presentación

de ello, pero me gustaría que retomáramos el tema,

¿qué te atrae de esa novela para que la conviertas

en tu nueva película? ¿Cuáles fueron tus móviles?

Es como un..., es un relato corto en realidad,

que publicó con otros cinco relatos o algo así

y luego reeditó años más tarde

y al mismo Javier Cercas le pareció, o sea, no entendía, me decía:

"¿Pero por qué quieres hacer esta película?"

Porque para él era como un primer relato balbuceante.

Yo la leí de un tirón esta novela

y sentí que ahí había una película que pasaba por mí,

que yo podía interpretar y entender

y que tenía que ver con eso que a mí me preocupaba

en ese momento, que es el reírme de mí mismo y la importancia

que nos damos y que Javier, desde otra perspectiva

y desde, probablemente, su obsesión por ser un gran escritor,

como ya lo es, en ese momento, en esa primera novela,

pues se había planteado eso y le había salido esa historia.

Y yo leí la novela dos veces, esa y la siguiente,

para empezar la adaptación, pero luego tienes que hacer

un ejercicio que es olvidarte de la novela,

o sea, tienes que matar al padre y al autor

y decir: "Esta película es mía y tú has escrito el libro

para que yo haga la película".

Y eso, Javier si me escucha, seguro que lo entiende

y es un efecto de canibalización,

una manera que es inevitable, yo creo,

que en una obra artística o personal.

-Mi marido nunca me ha cuidado, ni me ha hecho feliz,

ni en la cama, ni fuera de ella,

yo me he perdido tanto

que ahora me veo en el derecho de tenerlo todo.

¿Qué?

-Eres un personaje tremendo. -Personaje tremendo...

y, ¿eso qué significa?

Uy, qué cabeza más grande, me lo habían dicho,

pero ya es mi niño y me parece precioso.

Maravillosa portera que, desde luego,

ha sido un antes y un después en tu vida,

pero con razón, porque es un personaje poderoso,

una mujer maravillosa,

un terremoto de fuerza.

Proviene de una familia de cantantes,

tu abuela fue, ni más ni menos que La Niña de la Puebla.

Sí. Que yo no lo sabía,

me he enterado cuando estaba preparando el programa

y me parece brutal, una de las grandes cantaoras

flamencas y de copla andaluza

y de ahí te viene a ti ese arte y esa fuerza.

De ahí me viene, yo me he criado en el mundo del flamenco y la copla,

mi madre es Adelfa Soto, empecé con Juanito Valderrama,

entonces, mi mundo ha sido la música,

lo que pasa es que me dio por ser actriz

y todo el mundo pensaba que iba a ser cantante,

pero me metí en la Escuela de Arte Dramático,

estudié en Málaga y monté una compañía y allí empezamos,

pero sí, he vivido el mundo del teatro muy, muy de cerca

desde que nací.

# Se me enamora el alma,

# se me enamora. #

Cuando fuimos a San Sebastián estuvimos hablando con Javier Cercas

que se quedó alucinado porque quería conocer a esa portera,

que no tiene nada que ver con la que él escribió,

ni la portera cantaba ni nada, pero él es muy friki

y le gustan mucho los karaokes

y por eso se montó esa secuencia

para que fuéramos a un karaoke y fuimos a un karaoke de Sevilla,

bueno, uno de los más..., yo creo que el primer karaoke

que hay en Sevilla. -En Sevilla el primero que hay.

Manuel, tú con tus personajes y tus actores haces algo parecido

a lo que hace el protagonista de la película.

Y porque no me dejan hacerles más,

pero yo le haría más, claro.

# El fuego está encendido,

# la leña arde. #

(APLAUDE)

Es una cosa maravillosa la que hace Manuel, que es irse,

en este caso, en "El autor", a Sevilla,

se va seis meses antes a empaparse de las calles

por las que van a transitar los personajes, no solo a localizar,

si no a vivir los lugares.

Y tú tienes una vida personal que te lo permite, ¿no?

Ahora voy yo de autora.

Vas viajando,

yo me voy a vivir a Sevilla

durante tal, un año, seis meses, vas viajando.

Te llevas a la familia.

Y lo que es más hermoso, acaba la película y necesita

quedarse un tiempo más en Sevilla, en este caso

y en Jaén, supongo que lo harás igualmente,

para desintoxicarse. -Porque no sabe salir de la peli,

el problema es que ya no sabe salir de la peli

y necesita un tiempo para salir de esa burbuja.

# La vida es un juego de azar. #

Él tenía una obsesión conmigo por cenar, por charlar,

por pasear, una de las cosas que más me sorprendió a mí

de este rodaje es que él no trabaja con combo,

él está pegado a ti.

-Cuando dice pegado, es pegado, ¿eh?

-Hay un silencio sepulcral en el set

y cuando tú estás preparado de verdad,

él todavía tiene una charla contigo previa antes de la toma

que puede versar sobre un momento de tu vida,

sobre una charla que habéis tenido la noche anterior,

sobre cualquier cosa que tú le has comentado

o que hayamos comentado previamente de la escena o no de la escena

y entonces, desde ahí tú arrancas cuando diga acción

tú arrancas a trabajar y trabajas en un estado emocional

muy vibrante y muy vivo y muy honesto y muy sincero,

que pocas veces pasa.

Él necesita ensayar de verdad un mes entero

y como dice él, mensajería seis, seis meses,

porque necesita que los actores nos contaminemos,

no solo del personaje, de la historia, de los lugares

y lo hagamos desde la honestidad más profunda.

Está jugando siempre, cada vez que dice: "Cinco y acción",

te parece que vas a hacer algo nuevo,

porque es siempre nuevo, porque te va dando información,

te va contando cosas, te hace reír, te va diciendo:

"Dile ahora no sé cuánto" "¿Cómo le voy a decir esto?"

"Que se lo digas, dile esta frase" y tú, claro, le dices otra frase

y el actor te pone una cara que... O se mete entre tus piernas,

hay una secuencia que cuando entramos al piso, ¿te acuerdas?

Que estaba como un perrillo,

entonces tú con la cara que parece como que no hay nada

y está el director como haciendo de perrito, yo que sé, juegos,

que eres como una niña, ¿sabes?

Parece que no estás trabajando, estamos jugando.

Uno de los momentos para mí más complicados del rodaje,

en esta cosa de juego que tiene Manolo,

había una escena en la que estábamos Antonio y yo,

él está comiéndose un chuletón de tres kilos

y no sé si es que no salía lo que querías

o querías provocar algo en él,

no sé muy bien porqué, pero se acercó a mí

y me dijo: "Cuando termines tus frases, le dices

que te has follado a su mujer", pero a su mujer en la vida real.

Y le dije: "No, espera un momento, vamos a ver,

no, porque se levanta con el cuchillo y...,

y me mete dos puñaladas Antonio".

"Sí, sí, tú hazlo, hazlo". "Que no, que no, que no".

Y total, que lo hice, la cara de Antonio,

supongo que montarías esa... -Yo creo que sí, pero...

La cara de Antonio es un poema y la cortar le tuve que dar

un abrazo y este descojonado de la risa.

-Ah, que también le ha contado que se está follando a otro.

-A ver, yo no soy tu enemigo, ¿eh?

Yo estoy aquí para ayudarte con la novela.

-Mi mujer no tiene ni puta idea de escribir.

-Tu mujer es mucha mujer y no tienes ni puta idea lo mucha mujer que es.

-Para mí también es parte del casting

saber si me puedo entender con los actores y actrices

para hacer ese juego, tiendes siempre a colocarte inevitablemente,

a todos nos pasa, no solo en la interpretación,

si no en la dirección, como en el lugar que conoces,

en el lugar donde te sientes cómodo.

Y yo lo que trato es de dar empujones

y de sacar a la gente de ahí, porque en ese lugar diferente

empieza lo nuevo y cada toma es nueva

y cada momento es nuevo y lo que estamos viviendo aquí ahora

es único y el cine también tiene que ser único,

entonces, no hay una manera de repetir.

Yo cada vez que abría la puerta de mi casa cuando él pegaba

y abría la portería, él estaba con los pantalones bajados.

(RISAS)

-No me acordaba de eso. -¿Cómo que no te acuerdas?

-El equipo flipó bastante, ¿eh?

-Claro y entonces yo no podía mirarle

a ningún sitio, le tenía que mirar a la cara, pero yo hacía así

y se la veía, vaya.

(RISAS)

-Es usted muy amable.

Pero, pase, por favor.

Claro y otra vez y digo: "Pero por favor".

Claro, ella abre la puerta y hay un momento que piensa, dice:

"¿Qué estaba preparando este perturbado?"

Claro, a ver con qué me voy a encontrar.

Entran en el plano diciendo: "No sé muy bien si va a decir

el texto, no va a decir el texto

y claro, yo creo que ese estado es muy bueno.

-¿Cuánto tiempo lleva usted aquí y es que no me escribe nada?

Nada, nada que tenga un mínimo resquicio de verdad,

es que yo no he visto en tres años, coño, una línea de algo

que ha pasado, cuénteme usted algo, cuénteme cómo se come un filete,

cómo se hace una paja, cuénteme cómo se mete el dedo en el culo,

¡cuénteme usted cómo me odia!

¡Haga algo! ¡Cuénteme algo que tenga un poquito de verdad!

Quiero saber vuestra opinión sobre el personaje de Antonio de la Torre

que es tu maestro y está marcando tu vida de una manera definitiva,

definitiva y lo hace desde un punto muy cruel.

Él ve un filón, ¿no? en el personaje de Álvaro

y no solo se aprovecha económicamente y lo lleva a cenar

y a comer a sitios estupendos, si no que al final,

hay como una suerte de relación entre él y su exmujer

algo perversa, que llega incluso a utilizar

cuando la presenta en el aula para dar una "masterclass"

a los alumnos, en ese sentido es casi peor

el personaje de Antonio, como muchos otros satélites que hay

alrededor del personaje de Álvaro,

aunque parezca el gran villano de la función.

A mí, sin duda me parece peor, porque Álvaro tiene un problema

tiene una obsesión, pero el otro le hace daño voluntariamente

y conscientemente. El único personaje con corazón

y se abre el pecho y tal es ella.

-Soy yo sin lugar a dudas. -Todos los personajes tienen

una cosa, una retranca, una maldad,

se dejan llevar por sus malos instintos,

un interés muy claro.

¿Te das cuenta de lo maravilloso de nuestro trabajo que siempre

defendemos nuestro personaje sea como sea?

Es que me parece precioso, porque ya puede ser como sea

que todo el mundo defiende. -Eso es hermoso y hay que hacerlo.

Yo creo que hay dos niveles, una cosa es lo que tienes,

por ejemplo, como director, que hablar con los actores

del personaje, que tiene que ver con defenderlo, con tal,

o sea, yo no le voy a decir a este señor:

"Tu personaje es un demente", nada, fuera adjetivos, todo en general,

pero es trabajar desde una línea y otra cosa como director,

tienes que tener la distancia para saber lo que está dando desde fuera,

que no es lo que ellos piensan que dan.

Es verdad.

Y eso es muy importante,

pero ellos no pueden estar mirándose desde fuera,

ese es mi trabajo y al mismo tiempo,

mi trabajo es empujarles para que sean auténticos

y verdaderos y crean en sus propios personajes,

aunque luego sean los más odiosos del mundo.

Es muy bonito lo que dices, porque es verdad que mi personaje

en algunos momentos que puede parecer como una mujer

que le van mal las cosas, que no se quiere,

cada vez que empezábamos a roda, me decía: "Tú eres poderosa,

tú eres una mujer bella, tú eres preciosa,

tú eres la dueña de este edificio".

Entonces claro, yo me crecía

cuando en realidad mi personaje era de una pobre mujer

que le estaban tomando el pelo absolutamente,

pero yo me sentía hermosa de verdad.

-Mi "marío" me tiene "abandoná".

Yo soy una mujer...

Yo necesito lo mío.

A mí me parece que fuimos muy valientes haciendo esta película

Javier y yo, pero es que te lleva a unos sitios

que tú lo acompañas, o sea, no sé si tú lo acompañas a él o él a ti,

pero te lleva a unos sitios que dices tú,

"¿pero cómo estoy yo aquí en esta cama así de esta manera?"

O sea, pero, ¿a mí quién me ha dicho?

O sea y lo haces y estás tan a gusto

y miras a tu compañero con esa generosidad

y no sé, hemos sido muy valientes,

pero es porque nos ha llevado

por el camino que tenía que llevarnos.

Y porque sois actores y actrices maravillosos que os habéis tirado.

-Sí, pero hay que tener una confianza y una fe ciega

en lo que el capitán del equipo, en este caso, el director

o la directora quiere contar y tú eres un vehículo

para contar esa historia y vas de la mano hasta dónde sea,

tú mismo lo has dicho, los actores muchas veces no somos conscientes

del trabajo que estamos haciendo,

a mí me pasó mucho en "Campeones", en "Campeones", por ejemplo,

mis tomas llegaban al final de la jornada cuando había

en las escenas corales diez actores más con problemas

a la hora de actuar en algunos casos

porque no estaban entrenados para estar doce horas

delante de una cámara y tú te tienes que fiar del director,

te tienes que fiar y lanzarte a la piscina y decir:

"Tengo que confiar en lo que me está diciendo".

En este caso, si te dice que hagas el pino puente, pues lo haces.

Sí, sí, te lleva a unos sitios, tú nos llevaste a unos sitios

que yo ahora me pongo las manos en la cabeza.

-Claro que sí, con dos cojones, hombre, con dos cojones.

Vamos allá.

Contarle al espectador cómo se siente el actor

con un desnudo físico.

Yo lo vi como un juego y como parte de esta comunicación

que teníamos en la que muchas veces el equipo no entendía muy bien

que estaba pasando, esta cosa de encontrar

el cartel de, ¿qué estamos haciendo? ¿Qué tono es el de la película?

¿Esto es una comedia, es un drama, es un thriller?

Y de repente, llega el protagonista y pone las pelotas encima de la mesa

y entonces hay gente que ya no entiende nada,

pero es que era muy necesario ese desnudo en la película,

pero para mí es mucho más importante el desnudo emocional

del personaje y el viaje que hace Álvaro

que un momento puntual en el que Adelfa y yo

nos desnudamos postcoito.

Pero fue todo tan generoso, yo me acuerdo que vino

y me abrazó y me dijo: "Muchísimas gracias

por lo que vas a hacer".

La maquilladora, la peluquería:

"Eres preciosa, tú eres nosotras, tú vas a ser el reflejo

de las mujeres de 50 que tienen otro cuerpo,

Adelfa, tú eres nosotras" y cuando llegamos,

estábamos con los albornoces, yo me acordaré siempre,

y me miraste y me dijiste: "Venga, Adelfa, vamos a hacer

la escena más bonita del 2017".

Se saca el albornoz y yo hago: "Guau"

y a partir de ahí estuvimos cinco horas tumbados en la cama

e hicimos esa secuencia.

-Ay, qué piernas más hermosas tienes.

Pero es lo que dice él, luego la secuencia del karaoke

cuando yo le estoy cantando "Se me enamora el alma",

ahí desnudé mi alma, que me parece mucho más importante

que haberme desnudado.

# Y entre risas y llantos

# la vida se ha ido. #

A mí me parecen más comprometidas las escenas en las que yo

vigilaba a los vecinos, donde tenía la cámara aquí delante

y hay que hacer un viaje emocional y hay que trabajar

una serie, bueno, de cosas que uno,

en la maleta de cada uno, sean del actor o del personaje,

eso importa poco, porque es literatura,

barata además, lo que importa es el resultado

y lo que llega al espectador, para mí eso es más comprometido

como actor que un momento puntual desnudarse

delante de un equipo o de la cámara.

Yo soy un actor que me gusta mucho más escuchar

que hablar, fíjate, con Icíar Bollaín

haciendo "El Olivo", yo insistía le decía: "Esto sobra, Icíar",

yo creo que sin desmerecer el trabajo de Paul Laverty,

ni mucho menos, me parece un grandísimo guionista y escritor,

pero creo que el personaje puede ser más elocuente una mirada

o un gesto que toda esta verborrea.

Y cuando te encuentras con personajes como el de Álvaro

y el director le da valor a las miradas,

a los silencios, a mí me parece mucho más interesante como actor,

que un monólogo de tres páginas

en el que sabes que seguramente luego en la sala de montaje,

acabará mutilado.

Y a mí me parecen los momentos más interesantes de la película,

yo digo que el alma de los personajes,

de los seres humanos, se entrevé en el silencio,

porque las palabras mienten, pero el cuerpo, no.

Y entonces, si tú puedes mirar a alguien en silencio

durante cinco minutos, empiezas a entender mucho más

sobre esa persona que cinco minutos escuchándole hablar.

Pues a mí y lo haría más,

lo que pasa que bueno, siempre en las películas

ya se me acusa de que tengo un tono lento, un ritmo lento,

pero me interesa mucho más

lo que hay entre cada frase, entonces, intento detener

mi cámara, mi mirada y el montaje

lo más posible en esa parte de la película.

O sea, intento montar el silencio

o la escucha, antes que la palabra,

porque me parece más interesante.

# A veces uno siente soledad

# estando acompañado

# y escucha una palabra sin valor

# y nace una sonrisa sin verdad. #

Qué temas más bonitos de José Luís Perales,

cuéntame esa historia, son una belleza de canciones.

Pues mira, yo siempre he sido muy fan de José Luís Perales,

desde que era adolescente escuchando aquella canción

de: # Y se marchó. #

# Y a su barco le llamó libertad. #

Claro, si es que...

Y luego además me enteré, es una tontería,

pero me enteré que él era de Cuenca y yo me llamo Martín Cuenca,

entonces dije: "Este señor canta para mí".

Javier Cercas escribe para él, José Luís Perales canta para él.

Pero bueno, más allá de la broma

y del pequeño detalle emocional, pues me ha parecido

un maestro y un maestro de la melodía

y un tipo maravilloso, como otros muchos cantantes

y músicos de este país

y entonces, estábamos buscando música,

un músico que hiciera la película y yo no quería un músico

convencional de cine, estaba dándole vueltas a qué tipo de música,

quería que la película tuviera un tono popular

y él es un maestro de la melodía y entonces, de repente,

me enteré al pedir los derechos los de producción

de "Se me enamora el alma", me enteré que era de Perales

y dije: "Ya está".

# La ruleta rusa o el arlequín. #

La peli es una sátira sobre el proceso de creación,

habla del ego del autor

y habla de hasta dónde puede llegar el autor a manipular

la realidad para conseguir lo que necesita, ¿no?

Cumplir una obsesión o un sueño,

¿hasta dónde crees que puede llegar un autor?

¿Y tú cómo vives la experiencia del folio en blanco?

Yo creo que depende un poco de cada época de tu vida,

yo me bloqueaba mucho en el folio en blanco antes

y ahora me bloqueo menos, pero depende,

yo creo que un autor puede llegar hasta donde sea,

hasta el final, o sea, más lejos de Álvaro,

te puedes volver loco, hay que agarrarte,

algunos nos tenemos que agarrar, porque es verdad

que los que nos dedicamos a esto, tenemos un...,

por eso estamos mucho en terapia y cosas de este tipo,

porque estamos un poquito al límite

y entonces, yo creo que agarrarse es muy bueno

y tomárselo como un juego, porque al fin y al cabo,

todo esto es un juego simplemente.

A mí me gusta mucho lo que has dicho de los límites,

yo en algún momento cuánto más traspaso esa barrera

y cuando me doy cuenta de que no sé lo que estoy haciendo

y voy como un caballo desbocado,

es cuando me siento mucho mejor como actor

y más hago mi profesión, mi oficio

y no sé si el trabajo es mejor o peor,

pero a mí con el paso de los años,

me interesa casi más el proceso que el resultado,

yo disfruto mucho más en estas semanas que hemos estado trabajando,

investigando, fantaseando, cómo es el personaje,

qué vamos a contar, qué queremos hacer con esta historia,

que luego ya cuando llegas al set, porque hay mucho trabajo hecho ya.

Y luego se trata de jugar. -Eso es muy importante,

para mí, el proceso de creación en esta película ha sido...

Él lo primero que ha dicho de: "Leeros el libro

y olvidaros de él", fue lo primero que dijo

y después a mí me dijo: "Vive, vive la ciudad,

vive Sevilla, vive tu portería,

esta es tu ciudad, esta portería no es tuya de ahora,

si no de tu abuela, vive la ciudad"

y mira, se me ponen los pelos de punta, pero yo viví Sevilla

y paseé Sevilla desde doña Lola,

no desde Adelfa, ¿sabes? Iba por las calles diciendo:

"Esta es mi ciudad" y fue una cosa que yo creo que todo eso me ayudó.

(Música)

Para ti los sitios son muy importantes además,

porque en "La flaqueza del bolchevique" era Galicia,

en "La mitad de Óscar", Almería, en "Caníbal", Granada,

aquí Sevilla, digamos que el contexto, el entorno

se mete dentro de las emociones

y de las intenciones y...

Bueno, es un personaje de la película para mí.

O sea, el espacio habla

y el espacio no es solo las rocas y tal,

la naturaleza, si no también el espacio construido

por el hombre, ¿no? Entonces yo digo

que primero es la geografía y luego es la historia,

primero está el lugar, el espacio y el tiempo

y luego empiezan a pasar cosas.

Y entonces creo que hay que escuchar,

entonces, vas a los sitios, a los lugares, a tal,

conectarte espiritualmente con ese sitio,

ver qué te cuenta, qué te dice,

igual no te dice nada o no escuchas nada

y para eso hace falta tiempo

y para eso hace falta... Y luego aparte, lo reconozco,

aparte pues me gusta, disfruto,

o sea, que me gusta viajar y entonces pues es una excusa

magnífica para conocer un sitio.

O sea, es un privilegio nuestro trabajo,

o sea, yo me voy a Sevilla a vivir un año, "qué pena, ¿no?"

O sea, Sevilla es una ciudad maravillosa, ¿no?

Este oficio es muy hermoso, pero también es muy cruel.

Quisiera dedicarle este Goya a todas aquellas compañeras

y compañeros que no tienen el privilegio

y la suerte, no solo de recoger premios,

si no de que no suene el teléfono

y no tengan la mínima oportunidad para demostrar su talento.

Ánimo y paciencia, compañeros. Va por vosotros.

Javier, hablaba de tu Goya al mejor actor protagonista.

Últimamente te han pasado cosas preciosas

y has estado a una altura maravillosa

y además, has recibido una cosa que es muy difícil,

que es el reconocimiento unánime, ¿verdad?

A todo el mundo le gusta lo que hace Javier Gutiérrez

y todo el mundo quiere a Javier Gutiérrez y eso es una cosa

de mucho esfuerzo. Qué miedo también.

Al hablar de ti se habla de la altura de López Vázquez

y se habla de la altura de Pepe Sacristán.

Bueno, mucha altura esa, no, ¿sabes qué pasa?

Son muchos años de esfuerzo y de trabajo y de repente.

Que yo no acabo de creerme nada, ni lo bueno, ni lo malo

y sigo pensando que cuando comienzo un proyecto,

el director, la directora, el productor, se ha equivocado

y a los cinco minutos va a decir: "Váyase usted a su casa"

y ese miedo por un lado y mi nivel de exigencia también

hacen que uno también se coloque en un lugar

y muchas veces también en nuestro oficio hay una tarta

en la que la porción de la suerte, elegir un proyecto y no otro,

pues a mí me ha acompañado últimamente, ¿no?

Me cuidaré mucho mejor aquí.

Genial.

A mí nunca se me hubiera ocurrido.

Se nos está terminando el tiempo, quiero hablar

de los proyectos que tenéis entre manos y bueno,

que el sábado que viene es nuestra gran fiesta,

es la fiesta de los Goya, que este año no tenéis película,

pero no sé si vais a estar ahí de alguna manera,

es tu ciudad, amiga, es Málaga. Eso me toca a mí mucho,

bueno, estamos, imagínate, como niños con zapatos nuevos,

allí en Málaga y con la afición que hay en el cine

ya con ese Festival tan potente que tenemos,

estamos muy ilusionados todos los malagueños

y se está haciendo un esfuerzo muy grande por parte de todos

para estar a la altura de Madrid, de lo bien que se hizo

el año pasado en Sevilla y creo que lo vamos a hacer bien

y allí estaremos, ¿no?

-Además, que es bonito que vaya viajando, ¿no?

Claro. Si se hubieran instalado en Madrid,

pero todos tenemos derecho a disfrutar de esta gran fiesta

del cine y que sea itinerante y que vaya por distintas ciudades.

Está poniendo el foco en distintas ciudades,

que lo viven además de una manera tan intensa, qué bonito.

Tenéis entre manos una película juntos, "La hija",

¿qué me podéis contar? ¿Qué queréis contarme?

Que cuente él.

-Bueno, estamos en ese proceso, hemos empezado a rodar.

Participa Televisión Española. Participar Televisión Española

y hemos empezado a rodar una primera fase de otoño,

que ha sido como un primer contacto, ahora empezamos el segundo bloque

que es en invierno y algunas partes también,

son seis semanas y luego paramos otra vez

y volvemos a rodar en primavera.

Es una película que juega con el tiempo

y los espacios como van cambiando, porque está mucho en la naturaleza.

Y ocurre en Jaén.

¿Te has ido a vivir a Jaén?

Sí, estoy allí. -¿Lo dudas?

Ostras, pero qué increíble.

Qué personaje tan fascinante.

Pero no Jaén, a la Sierra de Jaén,

se puede tardar desde Madrid seis horas.

-Bueno, depende. Pues gracias por venir, Manuel.

No, hombre no y me voy a Jaén,

acabo el programa y me voy para Jaén

y este señor, yo le estoy esperando en Jaén,

Javi, ven para Jaén, ya hombre,

que tenemos que ir a comer chorizo, a pasear.

-Quiere que me haga amigo de unos perros,

que aprenda a disparar. A ladrar.

Claro, que tienes que ponerte ahí rural, o sea, Javier, venga ya.

No, yo estoy emocionado, tiene un guion maravilloso

con unos personajes increíbles

y me apetece volver a jugar con él,

porque es una delicia. Qué maravilla.

Y solo pensar que vamos a estar hasta mayor ahí perdidos en Jaén,

o en Stalingrado, da igual, dónde sea.

Me hace muy feliz. Claro.

Podríamos estar hasta el día de los Goya aquí charlando,

pero yo creo que nos tenemos que ir marchando.

Pues daros las gracias de verdad por todo.

Gracias a ti, ha sido un placer.

Gracias por todo y por un trabajo tan bonito,

gracias de verdad.

Pues nada más, os convocamos para disfrutar el próximo sábado

aquí en Televisión Española de la Gala de entrega

de los premios Goya, conducida por Silvia Abril

y Andreu Buenafuente. Este año la competencia

va a ser dura, porque viene cargado de trabajos

de mucha envergadura, que la disfrutéis

y ya sabéis que nosotros nos volvemos a encontrar aquí mismo

en siete días para disfrutar del mejor cine español reciente.

Un beso muy grande.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El autor (coloquio)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Versión española - El autor (coloquio)

20 ene 2020

Coloquio moderado por Cayetana Guillén Cuervo con el director y los protagonistas de "El autor"

ver más sobre "Versión española - El autor (coloquio)" ver menos sobre "Versión española - El autor (coloquio)"
Programas completos (85)
Clips

Los últimos 977 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos