UNED La 2

UNED

Viernes a las 10.00 h., Sábados y Domingos a las 07.30 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5505093
Para todos los públicos UNED - 07/02/20 - ver ahora
Transcripción completa

Me considero una mujer privilegiada

y vais a saber muy bien porqué.

Estamos en un lugar maravilloso,

el Palacio Bauer, hoy Escuela Superior de Canto.

Pero todavía hay mayor privilegio, y es que estoy con Silvia Sanz.

Estoy con Silvia Sanz Torre, por acordarnos de tu madre,

que es una mujer extraordinaria, finalmente te tengo aquí, Silvia,

tenía tantas ganas de hacer un programa contigo, lo he conseguido.

-Un placer. -Verás, yo quiero hablar...

de Silvia persona,

de Silvia directora del grupo Talía,

de Silvia docente, de Silvia generosa,

quiero hablar de ti, quiero hablar de tu trabajo.

Y lo voy a hacer haciéndote la primera pregunta.

¿Cómo crees que está, hoy, a día de hoy, la música en...

la educación, en la sociedad toda

y en el punto que yo creo que te importa mucho de la familia?

-Pues la verdad es que... estamos avanzando,

no al ritmo que a mí me gustaría,

ni al ritmo que se supone que tiene que tener...

el mundo de la cultura y el mundo de la música,

pero, bueno, creo que... actualmente, hay...

un interés mucho mayor por el mundo de la música a nivel familiar,

a nivel de la sociedad,

pero que no se corresponde a nivel institucional, a la hora de ayudas,

a la hora de hacer más actividades a nivel pedagógico en las escuelas

y desde muy temprana edad,

porque creo que tenemos que hacer una labor y un trabajo a largo plazo

y en tiempo largo, no podemos pretender que,

de repente, el pollito nazca directamente desde el cascarón,

sino que hay que hacer,

hay que macerar todo ese ambiente musical desde la infancia,

desde los niños y, sobre todo, desde la escuela.

-Verás, tu grupo, tu grupo Talía, tienes niveles...

trabajas con niños, el futuro,

los futuros oyentes, los futuros asistentes

y, además, participantes de la música...

¿cómo preparas a estos niños?,

¿cómo preparas a los jóvenes?,

algunos de ellos, hoy, en la actualidad, tan desorientados,

¿cómo preparas a los adultos?,

porque el tratamiento es distinto.

-Dentro del grupo Talía tenemos, como bien dices tú,

yo no lo llamaría niveles, sino etapas, más que niveles,

porque para mí los niveles...

todo el mundo tiene que llegar al máximo nivel de lo que puede dar,

que creo que es lo importante cuando...

hablamos de la formación musical de las personas.

Tenemos niños...

que no van a llegar a tocar como la Filarmónica de Berlín, evidentemente,

pero que tienen que llegar a su 100%, incluso a su 110%,

para hacer lo mejor, para sacarles lo mejor de lo que tienen.

De esa forma... se van a construir, se van a llenar,

va a llegar un momento en el que se sientan...

mucho más orgullosos de su trabajo

y de todo lo que han ido haciendo durante...

todo un largo periodo de estudio y de trabajo, en conjunto,

en el tema de orquestas, por ejemplo.

La verdad es que es difícil trabajar con niños,

difícil trabajarlo con adultos,

difícil trabajar con orquestas profesionales,

con orquestas que son amateurs, con coros amateurs...

es un trabajo complicado, pero muy gratificante y, a la hora de enseñar,

yo creo que hablamos de la enseñanza musical

solo a niveles de aprender a tocar un instrumento...

a nivel de aprender a hacer música,

como un fin de salir a un escenario y tocar,

pero creo que nos falta esa pedagogía musical...

también para la gente que se sienta en un patio de butacas,

para los oyentes, para los niños,

los jóvenes que puedan disfrutar de la música no solo interpretando,

sino también escuchando,

que es maravilloso y que nos llega al corazón.

La música es el arte que antes te llega al corazón.

Entonces, tenemos que enseñar también a escuchar.

Y eso nos va a venir bien no solamente en el mundo musical

y para los que nos dedicamos profesionalmente a la música y que...

enganchamos nuestra vida alrededor de un escenario,

sino también en el sentido de... escucha en la vida diaria,

mantener una conversación con un chico joven, con un adolescente,

si está bien preparado,

si desde pequeño se ha metido en el mundo de la música,

ha escuchado música,

seguramente también va a ser capaz de mantener una conversación...

de adultos y de poder seguir adelante

y de respetar lo que dice el otro, de escuchar y de hablar,

y de dejar ese momento de pausa o ese momento de protagonismo.

-Completamente de acuerdo contigo.

En este sentido, ¿cómo programas, tú, estas tareas?,

como muy bien has dicho no en niveles, sino en etapas,

¿cómo las programas?

-Nosotros tenemos una orquesta infantil,

después, esos niños evolucionan, tenemos una orquesta juvenil,

después tenemos una orquesta profesional,

tenemos un coro, también, que es amateur,

en el sentido de que no se dedican profesionalmente a cantar,

pero si es un coro profesional,

en el sentido de que dan el 100% de lo que tienen cada uno,

no son cantantes profesionales todos, pero...

creo que disfrutan la música también desde otro punto de vista.

Y a la hora de programar, sobre todo...

programar conciertos que sean adaptados,

tanto para la agrupación...

a la que está dirigida ese programa y ese concierto,

como al público al que vaya dirigido.

En nuestra programación del Auditorio Nacional,

donde tenemos temporada estable,

hacemos tanto conciertos muy, muy clásicos,

donde recuperamos incluso obras

que hace muchísimo tiempo que no se han interpretado,

como también nos lanzamos a la piscina

y hacemos un concierto con juguetes,

o hacemos Popi Rock en una gran sala de conciertos

como el Auditorio Nacional.

Hay que tocar, yo creo, que todos los palos.

-Silvia, en este sentido,

¿les preparáis... a cualquiera de ellos,

a los niños, a los adultos, a los jóvenes,

para eso que en algunos casos es terrible, el miedo escénico?

-Por supuesto, por supuesto.

Necesitamos que estén preparados para salir a un escenario,

tirar adelante con el momento del concierto,

expresar todo lo que se ha ensayado

durante todos los días que ha habido ensayos

y, sobre todo, que estén preparados, psicológicamente,

para cualquier problema que pueda surgir en el directo,

que yo creo que es lo más complicado de los conciertos en directo,

el salir a un escenario y... que se caiga una sordina,

que alguien del público se ponga enfermo y tenga que salir,

que a un trompa, por ejemplo, se le olvide que tiene que entrar,

o que la trompa le falle y que otro le tenga que suplir.

Eso nos da una dinámica de trabajo y de...

de rapidez a la hora de solucionar problemas,

que no solo van a influir en tu vida musical,

sino también en tu vida diaria,

la resolución de problemas y de conflictos en la milésima de segundo,

creo que es importante.

-Muy importante, tienes toda la razón.

Verás, hay un tema que...

no te diré que me preocupa ni que me hace perder el sueño, pero...

creo que es muy de actualidad, y debería de dejar de serlo.

Verás, ¿paridad o diversidad?

-Bueno, sé que no hay mucha gente

y, sobre todo, muchas mujeres que estén de acuerdo conmigo,

pero para mí la diversidad, antes que la paridad.

Sobre todo porque... yo, en la Orquesta Metropolitana,

en la Orquesta Infantil,

hay casi más mujeres que hombres los que tenemos,

en las escuelas de música, en los conservatorios...

hay más mujeres estudiando, más niñas que niños...

que se introducen en el mundo de la música,

pero después no llegan a tener ese 50% de igualdad.

Yo nunca me he planteado el coger a una mujer o a un hombre antes,

solamente fijándome en si era mujer u hombre,

pero ese 50% que yo tengo dentro de mis orquestas,

es porque solamente me fijo en el talento

y, curiosamente, cuando nos fijamos en el talento,

hay mucha mujer talentosa.

Entonces, yo no voy mirando...

si quiero que toque una mujer o un hombre conmigo,

sino voy mirando que toque un gran músico o una gran música,

no sé ahora mismo como nombrarlo,

pero yo quiero músicos de calidad, músicos talentosos

y, normalmente, sale... el talento de la mujer rápidamente,

porque nos esforzamos mucho,

porque desde muy chiquititas tenemos eso delante...

que tenemos que esforzarnos más, sacrificarnos más,

que te van a exigir mucho en esta vida, entonces,

al final, llegamos a estar muy, muy preparadas

y, luego, además, somos muy autoexigentes con nosotras mismas...

-Yo creo que, algunas veces, hasta demasiado.

-Sí, quizá enfermizo.

-Bueno, en este sentido,

algo has comentado, pero quisiera que profundizaras un poco más.

He tenido la enorme fortuna de asistir a tus conciertos,

con lo cual sé perfectamente cuál es tu respuesta, pero me gustaría...

que los que tienen la amabilidad de acompañarnos en este programa,

también lo supieran.

¿Qué es para ti, exactamente, un concierto didáctico?

-Un concierto donde... enseñamos la música.

No tengo que explicar...

y no me gusta explicar cosas que cualquiera pueda encontrar, ahora,

con toda la información que tenemos en las manos en Internet,

en cualquier enciclopedia que podamos coger,

no me gusta explicar las cosas que ya se pueden encontrar en otro sitio.

Me gusta explicar lo que se puede sentir,

me gusta explicar cosas que no las escriba nadie en un libro,

sino que se vivan, directamente, en el momento del concierto,

me gusta que se sienta lo que se puede aprender,

no aprender cosas, sino sentir que se está aprendiendo...

no sé si me explico bien, pero... -Perfectamente, Silvia.

-Es algo que... no me gustan las disertaciones alrededor de una obra,

no quiero explicar por qué Beethoven compuso la Quinta Sinfonía

y todo lo que ya sabemos todos

o lo que se puede encontrar en cualquier libro, sino...

qué es lo que van a sentir...

cuando escuchen determinado instrumento

o cómo se complementa un instrumento con otro.

-Bueno, antes lo dijiste, la música es el lenguaje del corazón.

Yo añadiría... de la emoción, de los sentimientos,

yo, además... el otro día alguien me decía

"tú lloras, Pilar, cuando escuchas música"...

-Claro. -Pero, claro, y cómo no.

Si es que hay momentos en los que...

se me está rompiendo el corazón de dolor, muchas veces,

pero de alegría, otras.

En este sentido,

¿cómo elijes las piezas?, ¿cómo elijes las obras?,

porque es verdad que algo comentaste hace un momento,

pero yo no creo que sea baladí que, de repente, tú pongas...

a Beethoven, por citar ese compositor que tanto amamos,

o... pues yo que sé, a cualquier otro.

Por ejemplo, ¿dónde están, en tus conciertos,

yo sé que están, pero... cómo los elijes a estos compositores de hoy,

que también podrían ser considerados músicos clásicos?

-Son músicos clásicos, porque componen música para ser tocada,

en directo, en un escenario, por qué no.

Yo creo que al público hay que darle

y a la orquesta hay que enseñarla, también,

que no se acostumbren solo a tocar compositores del XIX,

del XVIII o de principios del XX.

Estamos en el siglo XXI,

tenemos que... enseñar, como decíamos antes,

pedagógicamente, no solo al público,

entonces, intentamos siempre... compaginar programas

en los que haya algo que el público, evidentemente,

cuando ve un programa de un concierto

y tiene que comprar una entrada, quiere saber qué es lo que va a ver

y quiere escuchar algo conocido, algo que tenga en su repertorio,

pero, normalmente, siempre ponemos un poquito...

un postre o un entrante, un primer plato,

que no se ha escuchado normalmente.

Obras, que no tienen por qué ser de música actual,

sino también compositores del XIX, compositores del XVII,

que no se han... programado normalmente.

Obras, que tampoco se han programado...

normalmente en ningún concierto,

pero que tienen una calidad musical maravillosa

y, muchas veces, nos hemos encontrado

con que cuando termina el concierto, dice

"yo venía a escuchar la obra de Tchaikovsky,

pero me voy con un regalo que me habéis hecho en la primera parte,

de un compositor que no sabía que existía,

y en cuanto llegue a casa

me lo pondré para seguir escuchando su música".

-Para seguir aprendiendo. -Exacto.

-De lo conocido a lo desconocido. -Sí.

-Y esta es una idea muy pedagógica y muy didáctica, Silvia.

Es ahí donde yo les quería decir,

a los oyentes de este programa, a los televidentes,

que... lo piensas todo.

El tiempo de la televisión, en la UNED, se pasa volando

y casi estamos terminando.

Silvia, he dejado para el final un aspecto de tu vida muy importante,

que es el aspecto familiar,

¿cómo compaginas el que seas una extraordinaria gestora,

el que seas una magnifica directora de orquesta,

mujer, pues claro, y por qué no, cómo lo compaginas todo?

-Pues, porque tengo la fortuna y la gran suerte

de tener a mi lado una familia que me apoya,

que vive la música con la misma pasión que la vivo yo

y, entonces, en ningún momento falta música en casa,

en ningún momento falta la música en nuestra vida

y lo compartimos todos.

Todo, al final, es compartir...

con la gente con la que estás viviendo

desde por la mañana hasta por la noche.

Entonces, tengo la inmensa suerte de que en mi familia...

primero mis padres, cuando decidí lanzarme a este mundo

y decidí irme por la dirección de orquesta,

y, luego, mi marido y mi hija,

que lo viven igual que yo, están los dos metidos en este mundo,

y yo creo que si no, no aguantarían esta presión.

-No podrías, es verdad.

Querida Silvia, hemos terminado, pero no hemos hecho más que comenzar...

porque tenemos un largo camino, sobre todo, tú,

eres una mujer joven, llena de entusiasmo,

así que te quiero dar... especialmente las gracias

por lo que estás haciendo, por la música y para la música.

Es decir, para todos ustedes.

Muchas gracias.

En el marco de la celebración de la festividad de Santo Tomás de Aquino,

Almudena Grandes y Darío Villanueva,

han sido investidos Honoris Causa por la UNED.

El acto fue presidido por Ricardo Mairal, rector de la UNED...

y contó con la presencia de Pedro Duque,

ministro de Ciencia e Innovación, entre otras personalidades.

Hoy es un día muy importante para nuestra universidad,

hoy es el día en el que celebramos, precisamente, la Ciencia,

su búsqueda, a través de la investigación,

y su resultado, el conocimiento y el magisterio,

y, además, al hacerlo,

quiero reivindicar los valores inherentes al buen hacer científico,

que pasan, precisamente, por la imaginación, la creatividad,

el esfuerzo constante, el respeto, la humildad

y la generosidad, entre otros muchos,

pero, además, en este contexto de celebración,

hoy tenemos el honor de investir doctor Honoris Causa

a dos grandes figuras de la literatura y la filología,

del arte y de la ciencia,

y, además, somos testigos de la nueva condición académica

de nuestros doctores y doctoras.

Como ven, es un día absolutamente importante,

extraordinariamente relevante,

para reivindicar el papel de la ciencia,

el conocimiento y la investigación,

pilares fundamentales en el mundo de la Academia.

Julio Neira y José Romera Castillo,

catedráticos de Literatura de la UNED, ejercieron de padrinos.

Yo soy un profesor universitario y,

entre las distinciones que puedo recibir,

la que valoro más es la que una universidad,

como en este caso la UNED, me concede,

con el título honorifico de doctor.

Pero en el caso de la UNED,

se añade otro elemento que incrementa, considerablemente,

mi gratitud y mi satisfacción,

y es que al comienzo de mi carrera como profesor,

cuando yo era muy joven, estuve durante varios cursos

desempeñando la función de profesor tutor

en un centro asociado de la UNED.

La UNED estaba entonces comenzando, y yo también,

y, por lo tanto, estar ahora recibiendo

el título de doctor Honoris Causa en la sede de Madrid,

me hace revivir aquella etapa tan feliz y de tanta esperanza,

para la universidad y también para mí.

Para mí es un honor ser Honoris Causa por esta universidad

pero, sobre todo, es un motivo de orgullo, por una parte,

por lo que implica ser reconocida

por una gran universidad pública española,

para una escritora española, como yo,

y también es un compromiso,

porque, de alguna manera, esto me obligará a seguir defendiendo

la enseñanza pública,

desde la educación infantil hasta los postgrados universitarios,

con tanto empeño o más...

del que he empleado en su defensa hasta ahora.

En el mismo acto también tuvo lugar...

la investidura de los nuevos doctores de la UNED.

Mi nombre es Carlos Peláez Paz, soy profesor asociado...

de la facultad de Educación de la Universidad Complutense,

pero como asociado, precisamente, dedico...

una gran parte de mi vida profesional a otro ámbito,

en concreto, trabajo en algo que podemos englobar en consultoría,

asesoramiento a entidades sociales, asesoramiento de política pública,

evalúo proyectos, formulo programas,

es decir, tareas que tienen que ver con...

el apoyo a todo lo que es la ejecución de proyectos

del ámbito social y del ámbito educativo.

Mi vida profesional comienza como educador social,

en esta etapa, al menos, larga de mi vida,

entonces, comienzo como educador social, es mi formación,

trabajo como educador y mientras hago labores de educador

con infancia y juventud, en un primer momento,

y en segundo lugar con migraciones, es cuando estudio Antropología.

La Antropología coincide, en mi vida profesional,

con una evolución, a empezar a coordinar proyectos,

a coordinar áreas de trabajo, a coordinar equipos de trabajo,

en el ámbito de las migraciones y el refugio,

trabajaba con refugiados y refugiadas,

y, en concreto, sobre todo, en todo lo que tenía que ver...

con la inclusión socio-laboral de personas refugiadas y migrantes.

En ese sentido, la Antropología

me va aportando toda una serie de conocimientos sobre...

cómo son las pautas migratorias,

cómo son las trayectorias de las personas migrantes,

cómo poder afrontar una mirada sobre ese ámbito de trabajo,

para enfocar los proyectos, para tener criterios de trabajo,

para eliminar medidas que vemos que, en el fondo,

aunque parezcan positivas, realmente son negativas,

entonces, en ese momento, coincide...

toda mi etapa de formación antropológica

con coordinación de proyectos, y desde ahí es donde doy un salto,

llega un momento en el que trabajaba en el ámbito social, en una ONG,

y doy un salto a trabajar por mi cuenta

como freelance con un compañero,

damos de alta una empresa, para poder operar como trabajador,

y, desde ahí, empiezo a hacer este trabajo

de consultoría a entidades y administraciones públicas.

En cuanto a aportaciones de la Antropología son varias.

Por un lado, todo lo que tiene que ver con investigación,

técnicas de investigación,

con los marcos teóricos que apoyan la investigación,

una metodología de trabajo,

no sólo la técnica, sino una metodología de trabajo,

me ha aportado bastante.

Por poner un ejemplo, hicimos en Nuadibú, Mauritania,

una evaluación de un proyecto de cooperación

y la gran aportación que mi socio quería que yo tuviese, precisamente,

era cómo plantear metodológicamente,

para la evaluación, la recogida de datos de información,

cómo hacer las entrevistas, cómo hacer los grupos de discusión,

qué tipo de preguntas hacer, a quién, cómo seleccionar los perfiles,

y, luego, después, no sólo la técnica en sí para hacer todo eso,

sino el cómo interpretarlo.

Una de las grandes aportaciones que tiene la Antropología, creo yo,

es la fortaleza de sus marcos teóricos,

de sus marcos conceptuales, que te permiten comprender la realidad.

La Antropología, una de las cosas que a mí me ha aportado mucho,

es que me ha dado respuestas

a preguntas que yo me hacía como profesional,

cuando yo trabajaba con chavales y chavalas,

o cuando yo trabajaba en barrios, cómo comprender la pobreza,

cómo comprender la marginación, cómo comprender la exclusión,

qué tipo de respuestas daba como educador,

qué tipo de respuestas daba

la asociación en la que trabajaba como educador,

que me había suscitado muchísimos interrogantes,

la Antropología me aportó una forma de comprenderlo

y encontré aquellas respuestas que justo estaba buscando.

De hecho, ahora, cuando doy clase a algunos alumnos,

y estoy hablando sobre cómo trabajar en centros de menores,

que por desgracia les llaman así,

centros de menores con chavales y chavalas,

y les estoy intentando hacer una reflexión,

desde una perspectiva crítica,

que era mi perspectiva como educador social,

y también incorporando cómo comprender que se autolesionen,

cómo comprender el efecto que causa sobre ellos

el tipo de actuación que tiene el educador

en la relación de interacción con él,

cómo comprender la violencia,

cómo comprender que esnifen pegamento,

todo eso, el otro día mismo, en clase, me decía una...

"es que, claro, me estoy quedando sorprendida

de que me estás dando respuestas que nadie da".

La Antropología de cara al futuro, la Antropología es necesaria,

en la mayoría del mundo se le valora mucho al conocimiento antropológico

como un conocimiento que puede aportar mucho.

En casi todo el mundo,

el antropólogo o la antropóloga tiene un lugar,

y un lugar bastante bien colocado,

porque las aportaciones que hace se considera que son claves.

De hecho, España, es un país extraño, porque...

no valora excesivamente en el mundo profesional carreras

que se llaman de humanidades o de algún tipo de ciencia social

y, sin embargo, en el mundo europeo está muy valorado.

Por ejemplo, ser filósofo o ser filósofa en Alemania,

te permite acceder a puestos de responsabilidad en empresas,

¿por qué?, porque se valora una mirada sobre la realidad,

sobre las personas, sobre tu trabajo,

que te aporta precisamente un bagaje,

que no está directamente vinculado a una cuestión instrumental.

Uno no puede estudiar una carrera pensando sólo en el trabajo,

eso es un error de nuestra sociedad, porque la mayoría de las personas

acabamos trabajando en cosas que no era lo que teníamos previsto,

ni era lo que teníamos planificado,

y lo que más te vale no es tu certificado, en muchas ocasiones,

que necesitas tenerlo,

porque es el ticket de entrada para la discoteca,

lo que te vale es que sabes bailar.

Al borde del río Pas y a su paso por Puente Viesgo,

se alza el Monte Castillo,

una elevación caliza de forma cónica

que esconde en su interior un laberinto de cuevas

frecuentadas por el hombre durante los últimos 150 mil años.

Entre esas cuevas destaca la de El Castillo,

descubierta por Hermilio Alcalde del Río, en 1903.

En aquella época se había generado un clima

de búsqueda de nuevas cuevas con arte rupestre

porque un año antes, en 1902,

se había reconocido la autenticidad

de las pinturas de la cueva de Altamira.

Por lo tanto, investigadores locales,

como el citado Hermilio Alcalde del Río,

se lanzaron, por así decirlo, a localizar, a buscar,

nuevas cuevas en el territorio en el que ellos pensaban

que podría haber otras cuevas también con arte rupestre.

Fruto de esta época de nuevos descubrimientos

se localizaron cuevas como de la Cobadana,

El Castillo, Hornos de la Peña,

y otras fuera de Cantabria como, por ejemplo, El Pindal, en Asturias.

El interior de la cavidad, de unos 400 metros,

contiene uno de los conjuntos de manifestaciones artísticas

más importantes de la Prehistoria europea.

Representa un paseo subterráneo

por los orígenes del pensamiento simbólico,

la mente abstracta

y la expresión creativa de los artistas del Paleolítico Superior.

Las investigaciones arqueológicas llevadas a cabo

en el yacimiento arqueológico de la cueva de El Castillo,

han permitido constatar y documentar

que hay ocupaciones humanas desde hace más de 100 mil años

hasta, prácticamente, la Edad Media.

Sabemos que aquí, en la cueva de El Castillo,

han vivido individuos del hombre de Neardental

y también individuos de nuestra especie, Homo Sapiens.

En El Castillo tenemos dos zonas claramente diferenciadas.

El exterior, que nosotros denominamos abrigo o vestíbulo,

donde todavía llega la luz natural,

que es la zona donde, tanto los hombres de Neardental

como los individuos de nuestra especie, los Sapiens, habitaron.

Y el interior, que es la zona totalmente a oscuras, en penumbra,

que es donde ellos realizaron las pinturas y grabados.

Los grupos humanos del Paleolítico Superior

dejaron rastro en las paredes y techos de la cueva de El Castillo,

plasmaron numerosas representaciones figurativas.

Las pinturas y grabados que se distinguen

en el interior de la cueva son principalmente animales,

manos y signos, cuya disposición no parece aleatoria.

En el interior de la cueva de El Castillo

podemos encontrar pinturas y grabados.

Entre los elementos que se representan

y que se pueden apreciar en las paredes, suelos y techos de la cueva,

tenemos signos o símbolos, tenemos animales

y también tenemos partes del cuerpo humano,

sobre todo, las manos, por las que esta cueva es muy famosa,

por las representaciones de manos, en las que hay decenas de manos.

En cuento a los símbolos o signos,

muchos de ellos, o la mayoría, no sabemos que quieren representar.

En ocasiones hay figuras

que aparecen pintadas y grabadas a la vez.

No tenemos que pensar que siempre son técnicas que van desconectadas

sino que, en ocasiones, se combinan.

Además, en aquella época,

los paleolíticos le dieron mucha importancia al soporte

donde hacían esas pinturas y esos grabados.

De hecho, en muchas ocasiones,

podemos observar que las figuras aprovechan los volúmenes

y los relieves de la propia roca para formar parte de la figura.

Eso ocurre en numerosas figuras dentro de la cueva de El Castillo

y en otras muchas cuevas.

Los pigmentos empleados como colorantes en las pinturas,

eran vegetales como el carbón y minerales como el óxido de hierro.

Su preparación y aplicación en la pared fueron muy variadas:

pigmentos diluidos, minerales sólidos,

dibujos a mano o mediante soplado, como las manos en negativo.

Las pinturas que podemos ver en la cueva

están hechas básicamente en dos colores principales:

el negro, en la mayoría de las ocasiones

realizado con un trozo de carbón vegetal, con un tizón,

y el resto de pinturas están realizadas en rojo.

Y cuando digo rojo, no es exclusivamente el rojo sino que hay...

colores anaranjados, amarillentos, terrosos...

que, en la mayoría de las ocasiones, se consiguen con óxidos de hierro.

Se utilizan pigmentos naturales,

pellas de ocre, o sea, piedras de ocre que se machacan,

que se mezclan con un aglutinante natural,

no sabemos exactamente qué era.

Desde luego, siempre se ha dicho, en todas partes, que era sangre.

No, no, la sangre es muy truculento.

Posiblemente fuera clara de huevo, orina, miel...

Están las manos en negativo.

Estas manos se hacían poniendo la mano en la pared

y con un recipiente con pigmento o escupiéndolo desde la boca

se pulverizaba alrededor de la mano y quedaba un halo,

con lo cual los dedos, en la pared, están en negativo.

Los grabados, por su parte, se podían realizar de varias maneras.

Básicamente, lo que empleaban para hacer los grabados era...

un buril de sílex.

Un instrumento, con una zona apuntada,

para poder incidir y grabar en la pared.

De esta manera, podemos ver grabados

que están hechos en un trazo único y simple

o también podemos ver figuras,

que son muy características de la cueva de El Castillo,

como ciervas, en trazo estriado o repetido,

en el que el autor o la autora de la figura ha repasado

el interior o el contorno de la figura en numerosas ocasiones.

En la increíble cavidad

podemos encontrar el conocido Panel de las Manos.

Su gran cantidad de representaciones de manos,

animales y signos, hace que, además de ser digno de admiración,

facilite la datación de muchas de las pinturas y grabados de la cueva.

Gracias a que algunas de las pinturas

están realizadas en carbón vegetal,

se han podido obtener dataciones, mediante la técnica del carbono 14,

y así sabemos que en la cueva de El Castillo

numerosas pinturas han sido realizadas durante el Magdaleniense.

La cueva de El Castillo, aparte del arte rupestre que tiene,

también tenemos un yacimiento importantísimo,

quizás el más importante del mundo, está en la boca de la cueva,

cubre prácticamente todo el Paleolítico.

Con lo cual podemos también comparar

algunas de las representaciones que encontramos en las paredes

con las que están en el yacimiento.

Hay los famosos homóplatos de la cueva de El Castillo,

que están en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid,

con unos trazos estriados que nos permiten una fecha muy concreta:

Madgaleniense Medio-Superior.

Entonces, si nosotros encontramos que tenemos en el yacimiento

una serie de elementos perfectamente datados,

y los encontramos representados también en las paredes de la cueva,

sabemos que eso tiene esa cronología, más o menos,

lo que está por debajo es anterior, lo que está por encima es posterior.

Entonces, como tenemos esa estratigrafía pictórica,

en el caso del Panel de las Manos,

tendríamos que las manos en negativo

sería lo primero que se pinta en la cueva.

Aplicando el índice de Manning,

en el cual la longitud de los dedos es distinta,

los dedos 2 y 4 es distinta en los hombres y en las mujeres.

Teniendo en cuenta que también aquí hay unas inclinaciones,

podemos saber si esas manos son de hombres o de mujeres.

Entonces, en definitiva, casi todas son de hombre.

Y, luego, también, por la longitud de la falange del dedo 3,

multiplicado por 17, nos da la estatura de la gente que lo pintó.

Con lo cual podemos saber que había...

dos que eran muy altos, 1'87-1'90 de altura,

había otros más bajitos, en torno al 1'60-1'62-1'63,

pero había dos que eran muy grandes.

Las técnicas científicas más punteras

de fotometría, láser y escaner 3D, están siendo utilizadas

para ampliar el patrimonio iconográfico de la cueva.

Lo que el ojo no ve, las nuevas tecnologías pueden detectarlo.

En los últimos años, en los últimos lustros,

la tecnología ha avanzado de tal manera

que los distintos investigadores que han estudiado las pinturas

y grabados de la cueva de El Castillo

se han encontrado con figuras, con pinturas o con grabados

que hasta la fecha habían pasado desapercibidas

a otros investigadores.

Esto es básicamente gracias a que hay iluminación mucho más eficiente,

las cámaras fotográficas son mucho mejores y, de hecho,

hay programas informáticos que permiten realizar estudios

o permiten visualizar restos de pinturas

que nos pasan desapercibidas a simple vista.

La teledetección hiperespectral es...

un método basado en imagen, parecido a las fotografías,

con la peculiaridad de que tenemos un rango espectral

entre el ultravioleta y el infrarrojo cercano,

y lo que hacemos es... esa parte del espectro,

que serían de 400 a 1.000, es decir 600 nanómetros,

cortarla en rebanadas de 6 nanómetros.

Entonces, tenemos 100 bandas de color

que van del ultravioleta al infrarrojo cercano.

Esas 100 bandas las analizamos en conjunto

y lo que te permite es comparar tipos de pigmentos,

si son iguales o no, si han venido de algún sitio cercano,

porque conocemos sus firmas espectrales,

se podrían llegar a adivinar

composiciones químicas de esos pigmentos

y te permite analizar básicamente superposiciones

y penetrar en veladuras de calcita donde...

debajo de una veladura de calcita

quedan restos de pigmento y extraerlo.

Cosas que a simple vista es un ocre,

pues podemos distinguir que hay dos tipos de ocre,

que uno se pintó encima del otro, que encima luego tiene veladura,

o lo que nosotros vemos como una veladura de calcita,

saber que debajo hay un tipo de ocre que es un caballo, por ejemplo,

y debajo de ese hay otro antiguo caballo, con otro tipo de ocre.

Este tipo de superposiciones

generan unas imágenes que los arqueólogos les dan un sentido.

Hoy en día también lo utilizamos para saber el estado trófico

en que se encuentran los hongos en las bacterias.

Es decir, conocemos la salud de eso que habita en la cueva.

El Arte rupestre paleolítico es una de las manifestaciones

culturales más valiosas de la historia universal,

pero, también, es una de las más frágiles.

La degradación y deterioro de este arte

es debido a diferentes factores de alteración,

tanto naturales como antrópicos.

Se hace necesario una protección especial

con particulares medidas de conservación.

Los estudios multidisciplinares

para entender las condiciones de la cavidad,

son imprescindibles para evitar el deterioro de las pinturas.

Con el láser escáner lo que obtenemos es,

empleando métodos topográficos tradicionales,

damos a la cueva un sistema de coordenadas 3D,

para todo el volumen.

¿Esto qué permite? Al tenerlo georeferenciado,

podemos incluir lo que es el monte y saber

qué distancia hay desde el techo de la cueva hasta el exterior

o qué alturas tiene la cueva en cada una de sus partes.

Esto te permite tener es un modelo 3D

que se puede usar para simular el clima,

o qué efecto tiene meter un grupo de 25, 50 personas

en determinadas partes de la cueva,

conocer cómo se mueve el aire, cuánto tarda la cueva en relajar,

es decir, ese impacto que han producido las 25 personas,

saber cuánto tarda en volver a estar

como estaba antes de que entrase el grupo.

Todo esto se hace hoy gracias a la informática

y, en este caso, a la simulación de fluidos.

En 2008, la cueva de El Castillo,

ingresó en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Para la preservación de las pinturas y grabados

se llevan a cabo protocolos de gestión patrimonial

que permiten mantener tanto su integridad

como satisfacer la demanda científica y turística.

La vigilancia y monitorización contínua

de las condiciones microambientales de las cavidades

y la restricción de las visitas a la cueva,

son algunas de las medidas

para la conservación del arte rupestre y su entorno.

El obtener modelos precisos en 3D

de conjuntos tan complejos como son las cuevas,

lo que te permite saber es qué relación tiene con el exterior.

Hoy en día, estamos integrando información de fisuras y de grietas

en las que podemos ver, si hay agua que llueve fuera,

si cuela directamente en la cueva,

o, al revés, si se queda almacenada en unas reservas

entre el exterior y la cueva,

para ver si eso a lo largo del año va cayendo.

Conociendo cómo gotea la cueva

y el aporte hídrico de la lluvia o de la escorrentía,

todo esto va relacionado también con el clima de la cueva.

Lo que estamos haciendo hoy en día es, con estos modelos 3D,

conocer cómo se comporta un día de verano,

con treinta y tantos grados fuera y una humedad baja,

o un día de invierno con lluvia y vientos del norte.

El ciclo de la cueva varía.

Saber cada día del año o en unas condiciones determinadas,

en ciertas épocas del año,

conocer cómo se comporta la cueva

y saber cuánta gente puede entrar esos días,

es lo que te permite generar un diagnóstico

para comprender que no estás deteriorando las pinturas,

permitiendo que la gente las visite.

Las manifestaciones artísticas que podemos encontrar

en el interior de la cueva de El Castillo,

evidencian un modo de habitar, un modo de asentamiento,

de uso y ocupación del territorio

de las comunidades de cazadores-recolectores

del final de la última glaciación.

Por ello, ha sido y sigue siendo objeto de estudio

de muchos investigadores.

Entre 1910 y 1914,

se realizó la excavación del vestíbulo de la cueva de El Castillo.

Con posterioridad, en distintos momentos del siglo XX,

tanto las pinturas de la cueva como el propio yacimiento arqueológico,

han sido fruto de nuevas investigaciones.

En la década de 1980,

la profesora Victoria Cabrera, profesora de la UNED, ya fallecida,

retomó las excavaciones del vestíbulo de la cueva.

Además, otros investigadores,

como el profesor Marc Granell, de la Universidad Libre de Bruselas,

también han realizado nuevas investigaciones

de las pinturas y grabados del interior de la cueva.

El estudio que estamos realizando, en el caso de El Panel de las Manos,

se genera a raíz de un estudio que hizo mi padre,

el profesor Ripoll, en 1952,

y que poco antes de fallecer me dio una maleta con un estudio inédito.

Ese estudio quedó metido en la maleta

durante un montón de tiempo, y hace tres años me puse con ello.

Tardé un año en poner orden en los papeles

y, junto con Vicente Bayarri y, también, con José Latova,

y con nuestros queridos amigos de aquí, de Santander,

hemos hecho el estudio de todas esas figuras

que estaban en el estudio de mi padre, que eran unas 250.

Muchas de ellas ya se conocieron después,

pero también hemos hecho importantes aportes

a ese corpus iconográfico de la cueva de El Castillo,

como en el caso del Panel de las Manos donde,

por ejemplo, el abate Breuil tenía contabilizadas 23 manos

y con las nuevas tecnologías que estamos aplicando

hemos pasado ya a 56 manos perfectamente identificadas.

El Arte Rupestre Paleolítico

está considerado como una obra de arte del genio creador humano.

Es el primer arte conocido en la historia de la Humanidad.

La perfección técnica,

la capacidad expresiva de las representaciones

y los medios utilizados para su realización,

hacen que el arte paleolítico

constituya un testimonio único de una civilización desaparecida.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • UNED - 07/02/20

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

UNED - 07/02/20

07 feb 2020

1.- Silvia Sanz, directora de orquesta.
2.- Noticias. Honoris Causa 2020.
3.- Antropología en Primera Persona. Carlos Peláez.
4.- La Cueva de El Castillo.

ver más sobre "UNED - 07/02/20 " ver menos sobre "UNED - 07/02/20 "
Programas completos (710)
Clips

Los últimos 2.463 programas de UNED

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios