UNED La 2

UNED

Viernes a las 10.00 h., Sábados y Domingos a las 07.30 h.

Los medios de RTVE transmiten los contenidos que imparte la Universidad de Educación a Distancia a través de programas semanales en Televisión Española y nuevos espacios radiofónicos diarios en Radio Nacional. Se abren además nuevas vías de cooperación a los contenidos multimedia para RTVE.es, un nuevo tipo de producción demandada por los estudiantes de la UNED.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5550999
Para todos los públicos UNED - 03/04/20 - ver ahora
Transcripción completa

En la Biblioteca Nacional, en Madrid,

se puede visitar la exposición "Sueño e Ingenio.

Libros de ingeniería civil: del Renacimiento a las Luces",

una muestra que nos permite trasladarnos a otra época,

a través de puentes, caminos, acueductos,

presas, canales o puertos.

De esta forma nos acercamos un poco más...

a la historia de la ingeniería civil de nuestro país.

Nos lo explica su comisario, Daniel Crespo.

La exposición versa sobre las ideas, los conceptos,

también las esperanzas, que la ingeniería civil,

la Ingeniería de Caminos y Canales,

despertó durante un periodo muy concreto en la historia de España,

que es la Edad Moderna,

entre el siglo XVI y principios del siglo XIX.

Es ver un poco... los puentes, los caminos,

las infraestructuras, en definitiva, de comunicación

y, también, de abastecimiento,

cómo se concibieron, cómo se percibieron en ese periodo,

que es justo el periodo anterior a su definición autónoma, disciplinada...

la creación, digamos, del ingeniero de caminos y canales,

que se produce, precisamente, a principios del siglo XIX,

justo cuando la exposición ya se cierra.

Es una exposición organizada por la Fundación Juanelo Turriano,

en colaboración con la Biblioteca Nacional de España.

La Fundación Juanelo Turriano es una institución...

interesada en la difusión del legado de la ingeniería civil,

y, por eso, estaba interesada en esta exposición... ¿por qué?,

porque... es un legado que muchas veces no es suficientemente conocido,

pero es un legado, a la vez,

conformador de la realidad de nuestro mundo.

La ingeniería civil es uno de los principales agentes

conformadores del territorio,

y también de la organización y vertebración de la sociedad.

Entonces reflexionar, adentrarnos en ese proceso, precisamente,

el proceso de definición de esa disciplina,

creo que puede ser muy enriquecedor, y más en un momento como el actual.

Bueno, durante muchos siglos...

la arquitectura pública, las obras públicas,

estuvieron en manos de arquitectos

y de un elenco importante de artífices,

de maestros de obras, incluso de alarifes,

pero es en el siglo XVIII y en la Ilustración cuando surge...

no sólo una nueva sensibilidad política y una nueva filosofía...

vinculada al bienestar de los ciudadanos y al progreso,

cuando justamente comienza a pensarse...

en un nuevo modelo de Estado,

para el que la técnica constituía un elemento esencial

para el desarrollo de la actividad económica

y del progreso de todos los ciudadanos.

La verdad que esta exposición es impresionante,

y su valor incalculable.

La tecnología es algo que resiste muy mal el tiempo,

en el sentido de que el tiempo nos puede

y nos da una imagen distorsionada de la misma.

Realmente la tecnología viene de algún lado y va hacia otro,

tiene antecedentes,

y aquí están buena parte de los antecedentes,

porque no solamente en esta exposición se han recogido libros

y manuscritos muy interesantes del Renacimiento y de la Ilustración,

también hay libros de autores romanos como...

"De Arquitectura" de Vitruvio,

y está demostrando una trazabilidad muy importante

a lo largo de varios siglos,

en los cuales el texto técnico ha marcado el conocimiento...

y el buen hacer de la ingeniería y del desarrollo de la tecnología.

A través de los dibujos y los cuadros,

también se respira la vida cotidiana de otros tiempos.

Y los libros y los planos,

también tienen algo que decirnos sobre el arte del dibujo.

A lo largo de la historia de la arquitectura y de la ingeniería

han sido muchísimos los textos que se han ilustrado

en torno a las obras públicas.

Y es muy interesante comprobar cómo en todo ese elenco de obras,

que abarcan tanto tratados teóricos como libros de viaje, etc.,

la ilustración ha cobrado una gran importancia.

Por una parte, es interesante que tengamos en cuenta...

cómo los propios ingenieros fueron, en numerosas ocasiones,

unos excelentes dibujantes,

ya en los libros y en los tratados de los siglos XVI y XVII

podemos ver obras donde el arte y la técnica

adquieren una importante vinculación

y, además, la labor del ingeniero como dibujante

se convirtió en un elemento esencial

a la hora de poder representar...

algunas de las obras civiles más importantes,

que debían ser realizadas al servicio del poder.

La exposición, sobre todo, se centra,

aunque no únicamente, en libros de ingeniería,

porque son los libros donde se debate...

sobre qué o cómo se percibe la ingeniería civil.

En esos relatos de la ingeniería civil en la España moderna,

hay dos conceptos sobresalientes,

dos conceptos que amalgaman todos esos discursos en este periodo,

de los caminos, de las infraestructuras de comunicación,

de los acueductos, de las presas.

Por un lado, el ingenio, es decir, se dice que son obras complejas,

que requieren de la capacidad creativa del individuo

y, también, de las sociedades,

y, por otro lado, el sueño, es decir...

obras que pueden transformar, que pueden cambiar la realidad.

La ingeniería civil se formó en la Edad Moderna,

sobre la capacidad de los individuos para transformar el territorio.

Este cuadro pertenece a una serie sobre los puertos de España...

que realiza el pintor Mariano Sánchez a finales del siglo XVIII.

Que hiciese una serie de este tipo,

revela la importancia que tenía este tipo de obras de puertos

para la monarquía hispánica,

de hecho, los arsenales, que se construyen tres en España,

el de El Ferrol, Cartagena y la Carraca, Cádiz,

son algunas de las obras...

más extraordinarias que se realizan en ese momento,

que movilizan más recursos, tanto económicos como técnicos.

De hecho, en esta obra...

se puede ver muy bien toda esa infraestructura de construcción...

que estas obras comportaban, se pueden ver, en el segundo plano,

todas las edificaciones para la realización de las maromas,

de las velas, de las cuerdas...

en el primer plano, todos estos obreros moviendo unas vigas,

ese contraste entre el elemento humano y constructivo

y, sobre todo, en el plano intermedio,

podemos ver cómo una gran nao es reparada,

que en madera tradicional cómo se realizaban las reparaciones

de estas grandes naves trasatlánticas,

pero también, en la parte trasera de esta imagen,

los diques de cargar en seco,

que son unas aportaciones constructivas excepcionales,

que permitían trabajar en seco sobre los barcos.

La obra de Juan Ruiz de la Laguna,

es un exponente claro de cómo las obras de ingeniería

se convirtieron, para la monarquía hispánica,

en un elemento esencial para el gobierno

y la ordenación del territorio.

Juan Ruiz de la Laguna era un senador milanés,

al que se le encargó que escribiese un memorial

para la argumentación de porqué la monarquía hispánica

debería tener un puerto en Finale,

en un lugar que tenía un valor geoestratégico elevadísimo

y que se convirtió, durante los siglos XVI y XVII,

en un arma política, podríamos decir,

para establecer relaciones entre la República de Génova

y la monarquía hispánica.

Desde el puerto de Finale se podía llegar a la guerra en Europa

a través del camino español

y, además, era un puerto que proveía...

de importantes beneficios económicos,

a través del cobro de impuestos, a quien tuviese su posesión.

Desde luego era, por tanto, un elemento que...

convertía la necesidad de realizar una obra civil,

en este caso un puerto, en este enclave,

un elemento nuclear dentro de la política de la monarquía hispánica.

Y lo interesante es que aunque Juan Ruiz de la Laguna,

en este memorial, defiende esa necesidad de realizar un puerto,

fueron muchos los proyectos que se realizaron

a lo largo de los siglos XVI y XVII,

y todos quedaron sin realización práctica.

Realmente, la obra que tenemos aquí, a mi izquierda,

es "Los veintiún libros de los ingenios y de las máquinas",

de autor desconocido,

se ha atribuido durante mucho tiempo a Juanelo Turriano,

más adelante se denomina... pseudo Juanelo Turriano, su autor,

pues se cree que es una persona de su círculo,

posteriormente se ha asignado...

al ingeniero y matemático aragonés, Pedro Juan de Lastanosa,

de todas maneras, no se tiene ciencia cierta

de quién es el autor de la obra.

De hecho, esta obra no es un libro, es un manuscrito,

y no se dispone del original, sino de una copia del original.

Hay muchas incógnitas en torno a esta obra,

que ha sido muy estudiada por prestigiosos científicos

y prestigiosos historiadores de la tecnología.

En el caso concreto del manuscrito, aquí presente,

de "Los veintiún libros sobre los ingenios y las máquinas",

tiene 100 páginas y 506 ilustraciones,

con lo cual el peso del conocimiento visual es muy potente.

En las páginas que están seleccionadas en la exposición...

se puede ver, por un lado, unos puentes...

que salvan unos tajos importantes.

Nos resultan familiares, porque son tecnologías que...

tienen una tipología muy visual en nuestras áreas de montaña.

Por otro lado, tenemos una estructura reticular,

una estructura de celosía, que también salva un vano,

un puente de madera con una estructura reticular,

ciertamente muy parecido a las estructuras reticulares

que luego tuvieron mucho auge a partir de la Revolución Industrial,

con la utilización... primero del hierro, luego del acero,

y las estructuras laminadas actualmente,

incluso se pueden calcular este tipo de estructuras por los medios,

manuales e informáticos,

que estamos enseñando en nuestras escuelas.

Esta obra ejemplifica...

la importancia de las obras públicas durante la Ilustración.

Es un dibujo del coruñés José Cornide,

un intelectual, geógrafo y naturalista,

y la obra representa al faro romano conocido como "Torre de Hércules".

Este dibujo, su origen...

es la petición que le hizo el agustino Enrique Flórez,

autor de una colosal obra sobre monumentos y antigüedades en España,

titulada "España Sagrada",

pero no solamente este es su origen, porque... el propio Cornide,

ya durante estos años 60, una fecha muy temprana,

había demostrado interés por este monumento.

La importancia del monumento no quedaría sólo aquí, porque...

durante las décadas sucesivas sería objeto de nueva atención,

especialmente a partir de su restauración,

porque durante las décadas previas, los siglos incluso previos,

había sufrido desperfectos, fruto del paso del tiempo

y, especialmente, en 1769 se incendió el farol,

de modo que el Real Consulado Marítimo y Terrestre de La Coruña

encargó la restauración al ingeniero Eustaquio Giannini

y, dado el resultado, se encargó también unas inscripciones,

en latín y en español,

para conmemorar dicha restauración, ensalzar al Real Consulado

y, también, a la protección de Carlos III.

Además, el encargo de las inscripciones

no quedó únicamente aquí, porque José Cornide...

se había dedicado ya a investigar sobre esa torre,

como hemos comentado, y proseguiría sus investigaciones,

con las que publicó un texto fundamental, que tenemos ahí,

y es el texto titulado...

"Investigaciones sobre la fundación y fábrica de la Torre de Hércules,

situada a la entrada del puerto de La Coruña".

Esta obra es fundamental, básicamente porque...

es la primera monografía consagrada en España a un monumento,

anterior incluso a la descripción artística de la Catedral de Sevilla,

de Juan Agustín Ceán Bermúdez,

y porque, además, los dibujos de Cornide,

éste y otros más, codificaron la imagen de la Torre,

que fue muy difundida durante el siglo XIX.

En la exposición podemos hacer un recorrido...

que se inicia con el estado de las comunicaciones en España

a lo largo de la Edad Moderna,

un país que mantenía caminos difíciles de transitar,

como el Paso de Despeñaperros,

y también podemos ver una maqueta del Canal de Aragón, del siglo XIX,

no expuesta hasta el momento.

Cuando surge la necesidad...

de tener que acometer un gran número de obras públicas,

y me refiero tanto a obras hidráulicas

como caminos, carreteras, puentes, etc.,

esta necesidad surge porque...

el poder toma conciencia de la importancia que tiene

este conjunto de obras civiles para el desarrollo del país

y, sobre eso, tenemos innumerables testimonios

que aparecen, por ejemplo, en los libros de viajes,

en donde se explicaba cómo nuestro país era...

un país con unas dificilísimas vías de comunicación,

que no sólo dificultaban el paso de las personas,

sino que dificultaban también el paso de las mercancías,

dificultaban el comercio

y, por tanto, constituían un elemento de retraso

o de cierta incapacidad para acometer la función...

que un Estado moderno debía tener a partir del siglo XVIII.

Muchos de los puentes, de los caminos, las vías de agua...

la preocupación por la ingeniería hidráulica

que se desarrolló a partir del siglo XVIII,

tuvo como finalidad esencial...

mejorar todas esas comunicaciones que habían existido.

Por eso, una de las principales funciones

de la ingeniería civil, de las obras públicas,

fue la de abrir vías de paso, caminos, carreteras...

que pudiesen comunicar las diferentes partes de la península

y, en muchas ocasiones, esas vías de comunicación

no se circunscribieron sólo a las vías terrestres,

también a las vías acuáticas,

el Canal de Aragón fue un elemento...

que adquirió una importante relevancia en este sentido,

y muchísimas otras obras menores, que tienen mucho que ver...

con el poder municipal y con el poder central,

y que acabaron convirtiendo el país en un espacio comunicado

a través de numerosos puentes, carreteras, caminos...

es decir, introdujeron al país en una vía de modernidad

que había sido desconocida hasta el momento.

La Ilustración es el momento en el que eclosiona...

la historiografía en España a todos los niveles...

los estudios literarios, historiográficos, anticuarios,

que son un poco el precedente de la arqueología,

y también los artísticos,

en ese caso, van quizás un poquito más lentos que el resto,

seguramente por la propia idiosincrasia de las piezas

y la dificultad de obtener información y de estudiarlas,

pero también se desarrollan gracias a la labor de personajes

como Antonio Ponz, Eugenio Llaguno, Isidoro de Bosarte

y Gaspar Melchor de Jovellanos y, especialmente, Ceán Bermúdez.

El papel de la historiografía en general, y artística también,

en España, era clave durante la Ilustración, debido a dos razones.

Se veía como con un potencial práctico,

en un momento en el que España estaba en un cierto declive

con respecto a otras potencias europeas

y, especialmente, con respecto a su propio pasado imperial,

de modo que estos textos servían como modelo para los artistas...

de cara a mejorar el nivel de las artes españolas.

Y, por el otro lado, era importante porque...

durante estas décadas España era objeto de algunas críticas,

por parte de personajes extranjeros,

de los filósofos franceses, por ejemplo,

y también había críticas dentro del país,

de modo que era esencial mostrar el grado de calidad

que habían alcanzado las artes en España.

De hecho, José Cornide,

en sus investigaciones sobre la Torre de Hércules,

en uno de los manuscritos remarcó que era imprescindible que la nación...

conociese la celebridad de este monumento.

Esta exposición... precisamente una de las ideas que tenía era...

no solamente mirar hacia el pasado,

mirar a ese legado tan excepcional de la ingeniería civil española,

sino también hacia el presente.

Es decir, va a tratar precisamente de esos temas...

que conlleva esa concepción tradicional de la ingeniera civil,

como es la intervención en el territorio,

el aprovechamiento de los recursos...

verlo también desde una perspectiva actual,

son conceptos que actualmente se están repensando,

se están revaluando, para que sigan siendo conceptos de futuro,

para que sigan construyendo, digámoslo así, sueños,

sueños de progreso y desarrollo.

Pero efectivamente son conceptos que ahora se están viendo de otra manera,

cosa que en esta época, en la Edad Moderna, era muy distinto,

efectivamente no había una intervención de la comunidad pública,

de la opinión pública, de la esfera política, digámoslo así,

y, de hecho, la exposición...

finaliza con dos piezas muy significativas, creo yo,

que son, por un lado,

una representación del Parlamento de las Cortes del Trienio Liberal,

de 1820, de las Cortes Constitucionales,

y de una ilustración, también magnifica,

sobre uno de los salones,

uno de los cafés más importantes de la época,

que es el Café de Levante,

que es uno de los cafés, de principios del siglo XIX,

en torno a 1820, también más importantes de Madrid,

que encarnaría ese nacimiento de la opinión pública.

Es decir, la ingeniería civil,

la intervención en el territorio, el aprovechamiento de los recursos...

ya no solamente se discuten en esos espacios tradicionales...

de la España moderna, de la España del antiguo régimen,

sino que se trasladan y se proyectan, también,

sobre esos nuevos espacios,

los espacios políticos, públicos, constitucionales,

parlamentarios, por un lado y, también, en la opinión pública,

porque esa, de alguna manera, también es un concepto determinante,

tener una comunidad pública y política bien vertebrada

para que, precisamente, las grandes obras de ingeniería,

las grandes intervenciones en el territorio

y aprovechamiento de los recursos, sean siendo obras de futuro.

"Alrededores del ser" es un gran libro y, sin duda,

el mejor libro de la última producción filosófica

de uno de los filósofos más importantes y reputados del mundo,

que es Gianni Vattimo.

Porque en "Alrededores del ser", Vattimo perfila y profundiza...

en la noción de "catocomunismo hermenéutico",

católico comunismo hermenéutico,

sin dogma, sin sumisión, sin superstición,

por la vía de la conexión de la izquierda heideggeriana,

que él mismo y nosotros hemos abierto.

Esto se traduce en que sitúa la ontología hermenéutica crítica

en el contexto de la filosofía de la historia y la teología política,

contra todo modo de violencia normalizada y racional.

Esto le permite declinar el "debolismo", el pensamiento débil,

en tres dimensiones que son las siguientes,

como nihilismo activo y crítica de la violencia perentoria

de todo aquello que no permite ser discutido ni dialogado,

debilitación, distorsión, alteración...

a favor de los más débiles siempre como...

portadores de lo incondicional...

de los juicios prácticos, teoréticos y prágmaticos

y, sobre todo, originalidad profunda de este libro,

que no aparecía en otros, contra el relativismo... ¿por qué?,

porque es el punto de vista, precisamente, de los excluidos,

de los expulsados, de los invisibles,

el que permite que se lea...

el elemento de todos los problemas que nos acucian.

Esto se traduce, a su vez, en una crítica interdialogal

con Rorty, con Gadamer, incluso con el Papa Francisco

y, sobre todo, destacar por parte de Vattimo,

la tragedia vergonzosa de los que no tienen lugar,

los que no tienen nombre,

los invisibles, como les llama Judith Butler,

los refugiados forzosos, y todo el inmundo de la vergüenza

del capitalismo de consumo ilimitado actual.

Vattimo nos ofrece una constelación de 32 ensayos,

centros de gravedad cuestionante,

que de tener alguna suerte de hilo unitario de conducción...

sería, precisamente, la estancia y la permanencia

en la apertura de algunos hitos

que han recorrido su producción intelectual en los últimos años.

Atraviesa estas 32 estaciones una crítica radical...

a lo que Gianni Vattimo llama "la sociedad de la administración",

en el sentido de la sociedad del pensamiento único,

donde rige una extrema,

una suma imposición y opresión ante la ciudadanía...

principalmente mediada a través de un mito, podríamos decir fundacional,

que tiene que ver con la noción de seguridad

y con el mito del cada vez más aproximarse asintóticamente,

por lo tanto, ilimitadamente,

a aquello que podríamos denominar "bienestar".

Y los 32 ensayos que en esta obra se presentan,

justamente es un continuo dialogo

con aquellos que lo han acompañado a lo largo de toda su carrera,

de todo su pensamiento filosófico.

Están sus amigos de pensar junto a ellos,

con Rorty, con Foucault, con Gadamer...

por supuesto, con su discípula y amiga, María Teresa Oñate,

que es a la que le entrega lo más íntimo

de lo que puede haber en un dialogo, que es la traducción del texto.

Y también, evidentemente, está en conversación con aquellos que...

iluminaron las sendas de su pensamiento.

Lo que se pone en evidencia es aquello que uno de sus discípulos

en lengua castellana, Marco Antonio Hernández Nieto,

nos expone en un artículo que presentó...

en la obra que dedicamos en "Pensamiento al margen",

dedicada, por supuesto, a Gianni Vattimo,

en su recepción en lengua castellana.

En él Marco nos cuenta...

que Vattimo es un ensayista dedicado a la terea del pensar,

y en esta obra se pone en evidencia, justamente,

ese continuo dialogo, ese continuo pensar junto a otros.

Podría decirse que el eje estructural privilegiado

a través del cual podemos comprender esta obra de Vattimo

y su constitución diversa,

es el trazado de una genealogía teológico-política

de la historia de la filosofía en occidente.

Una genealogía que se lleva a cabo como crítica de la metafísica

y, por ello, como crítica de la verdad como fundamento,

entendida ésta en su doble declinación,

de un lado como fundamento último y universal,

que en último término legitima el poder y las jerarquías vigentes,

y, al tiempo, como meta, siempre desplazada,

que del mismo modo legitima la violencia incorporada

en las estructuras mayoritarias que determinan nuestro tiempo.

Ello, lo llevará a cabo Vattimo,

al tiempo que realiza el trazado de la alternativa

que constituye la ontología hermenéutica,

como ontología interdialogal que pone, además, el criterio...

en generar el espacio, la alteridad, siempre pensando en los más débiles.

Hecho que, además, corre en paralelo...

a su comprensión de la historia de la metafísica como "kenosis",

es decir, como debilitación de las estructuras fuertes

y que podría resumirse mediante la sentencia

que dentro de este libro, destaca cuando dice...

"para elegir a Jesús,

hemos de dejar perderse la verdad como fundamento".

Vattimo es un hombre encantador.

Nosotros venimos trabajando juntos ya más de 30 años

y siempre me conmueve esa combinación entre...

inmensa dulzura y profunda firmeza.

Él decía, cuando nos conocimos,

que su enseñanza quería él que fuera como la de Sócrates,

en el sentido de preferir sufrir el mal a infligirlo a nadie.

Su mirada es la mirada que nos sitúa,

que nos permite saber dónde estamos críticamente

y por dónde podemos ir,

lo cual es particularmente interesante en medio de tanto ruido,

de tantas comunicaciones prescindibles en las que estamos,

él siempre va a lo esencial,

pero lo hace de una manera no relativista,

pero sí retorico-persuasiva, nunca impositiva,

siempre abriéndose a que sea la libertad de los otros

y la apelación a la solidaridad la que resulte,

lo que conmueva las conciencias.

La vocación por el Derecho surgió por un tema de ideales,

yo, es verdad que dudé, de si estudiar Derecho,

o estudiar Trabajo Social, Políticas o Sociología

y, al final, la vocación por la justicia

es lo que me hizo decantarme más por el Derecho.

Utilizar las leyes como herramientas de apoyo a la gente.

Es verdad que cuando yo empecé la carrera, que era 1996,

el terrorismo en Euskadi estaba bastante activo

y, quizá eso también, me ayudó a decantarme por hacer Derecho.

Mi etapa universitaria la recuerdo maravillosa a nivel académico,

pero, sobre todo, humano, de los profesores que conocí,

los amigos que hice, los grupos en los que participé,

como, por ejemplo, el de gesto por la paz,

que estaba en la Comisión Universitaria, el gesto por la paz,

y organizábamos manifestaciones en contra de ETA...

Mi paso por la universidad ha sido muy diferente, o sea,

desde el primer año con el que empecé, al cuarto, por ejemplo,

yo me veo con un cambio a nivel de crecimiento y madurez,

o sea, que para mí, cada año ha sido muy diferente.

Yo ahora tengo una empresa de muebles reciclados,

que es una web, es un Marketplace donde...

artesanos de toda España ponen sus creaciones en la web,

y, luego, también, hay diseños nuestros que fabricamos en talleres

que han empleado a personas en riesgo de exclusión social.

Tenemos de todo, lo importante...

es que sean reciclados o con materiales reutilizados

y, luego, sí que trabajamos con asociaciones y fundaciones

de personas en riesgo de exclusión social,

tanto personas con discapacidad o...

personas que se están reinsertando de la cárcel o...

o personas sin hogar.

Bueno, esto es un sillón que está fabricado con corchos,

están todos cosidos a una malla de fibra natural

y tienen una forja de hierro que se fabrica ex profeso para ella,

pero, ergonómicamente y todo, es que es comodísima.

Y, luego, por otro lado, llevo redes sociales a empresas y blogs,

y marketing digital en general, o sea, hago comunicación digital.

Los perfiles de las empresas son, normalmente, pymes,

de sectores muy, muy diferentes.

Entonces, bueno, a mí me gusta

y me parece muy entretenido y enriquecedor,

que cada sector sea diferente, porque yo misma aprendo muchísimo,

si tengo que escribir un post o un blog de un tema que no controlo,

pues me tengo que formar e informar muchísimo para poder escribirlo

y, luego, lo que más me gusta es hacer la estrategia de comunicación.

En 1492, durante el mandato de los Reyes Católicos,

con la toma de Granada,

finalizó el largo proceso de conquista de la península ibérica

que los reinos cristianos habían comenzado en el siglo VIII,

acabando con casi 700 años

de presencia islámica en este territorio.

El 2 de enero se produjo

la protocolaria entrega de llaves de la ciudad,

delante de la fortaleza de la Alhambra.

En ella, Boabdil reconocía la superioridad de Isabel y Fernando,

quienes se encargaron, desde entonces, de cristianizar la ciudad.

Esta entrega de llaves, así como la contienda bélica,

fue ilustrada en numerosas obras de arte.

La primera crónica visual del evento

la encontramos en los relieves

de la sillería del coro bajo de la catedral de Toledo,

obra de Rodrigo Alemán, donde, escena tras escena,

ilustra las distintas batallas vencidas

por los ejércitos cristianos,

con toda profusión de detalles y posturas,

sirviendo de modelo para otras composiciones posteriores,

incluso en el siglo XVIII.

Tras la conquista de la capital nazarí

se produce un doble fenómeno frente al islam:

por una parte, se tiene que convertir a los musulmanes

que vivían en territorio peninsular,

y, por otra, existe todavía la necesidad de reafirmar

el dominio hispánico en el Mediterráneo,

principalmente en las plazas norteafricanas,

idea que recoge el ideal de cruzada de origen medieval.

La primera de las tareas no fue fácil.

Se dieron distintos planes de evangelización,

más o menos pacíficos, para asimilar a la población islámica.

Hernando de Talavera, obispo de la recién creada diócesis,

intentó convertirlos a través de la negociación, sin imposiciones.

Su programa pronto fue detenido

y puesto en crisis por el Cardenal Cisneros,

confesor de la reina,

quien impuso una política mucho más agresiva,

que finalizó con una revuelta

de parte de los musulmanes residentes en el área granadina.

Cisneros mandó realizar una serie de bautismos forzosos.

Con ellos, los musulmanes se convertían en "moriscos",

término empleado para definir

a los nuevos conversos al cristianismo procedentes del islam.

Una vez sofocado el alzamiento, gran parte de estos moriscos fueron

o expulsados o reubicados en distintos lugares de la península,

como Valencia, donde esta conversión forzosa

se dio a cabo durante la batalla de las Germanías,

en la década de los años 20 del siglo XVI.

Una guerra que enfrentó a nobles y campesinos del lugar.

Tras este suceso, los moriscos son tratados,

por gran parte de los estamentos políticos y religiosos,

como un enemigo interno que debía controlarse,

pues podría tener contacto

con el imperio otomano o los piratas berberiscos

y poner, con ello, en serios problemas a la corona hispánica.

Los moriscos fueron tildados de quintacolumnistas

y, poco a poco, fueron siendo reprimidos

en su forma de vestir y costumbres,

elementos que sedujeron a los distintos viajeros

que llegaban a España, quienes entendieron la identidad morisca

como un elemento orientalizante

reminiscencia del pasado islámico del territorio.

Esta represión supuso nuevos enfrentamientos con los cristianos,

como sucedió en 1568 en la batalla de las Alpujarras,

donde Juan de Austria, hermano bastardo de Felipe II,

tuvo que intervenir para pacificar el territorio.

Tras ello, la imagen de los moriscos se vuelve todavía más nefanda,

precipitando la decisión de expulsarlos en 1609,

por el interés de Felipe III y su valido

de demostrar el poder cristiano,

unificar bajo un mismo credo toda la península ibérica,

justo en un momento de crisis política.

Esta expulsión fue plasmada por diversos artistas valencianos

por designio del propio rey,

e incluso Felipe IV realizó un concurso, que ganó Velázquez,

para ilustrar la polémica decisión

de su predecesor en el trono.

De dicho concurso,

sólo conservamos el bello boceto que Carducho realizara.

De modo paralelo,

la política expansionista de la monarquía hispánica

continuó con campañas en el norte de África.

En 1507, Cisneros comandó la conquista de Orán,

un punto estratégicamente muy importante

para el control del Mediterráneo.

El propio arzobispo se encargó de publicitar su victoria con...

un magnífico fresco en la capilla Mozárabe de la catedral de Toledo,

realizada por Juan de Borgoña.

Además, esta batalla estuvo presente en distintos retratos

de este prelado hasta el siglo XVIII.

En ella, se muestra la supremacía del cristianismo

frente al musulmán vencido.

Pocos años después, en 1535, Carlos V, ante la amenaza turca,

reactivó los combates en el norte de África

para demostrar su poder militar

y evitar los desembarcos en el sur de Italia,

territorio perteneciente a la corona hispánica.

La toma de Túnez, supuso la más sonada de sus victorias.

Ayudado por las tropas de Muley Hasan,

tomó este territorio y dio un golpe sobre la mesa

en su camino a convertirse en el Emperador de la cristiandad.

Nada más vencer,

realizó diversas entradas triunfales en el sur de Italia,

donde se creó un programa iconográfico

de glorificación del Emperador,

donde turcos y etíopes fueron representados de muy diversa índole,

mediante alegorías e imágenes de sumisión.

Otro aspecto muy importante del estudio de la imagen del otro,

sería analizar cómo fue representado en las escrituras efímeras.

En estos lienzos, en estas esculturas,

que fueron construidas para la llegada de un monarca a las ciudades,

para celebrar los desposorios de los reyes,

e incluso para conmemorar el fallecimiento

y glorificar la figura de este rey o reina que acaba de morir.

En estas obras podemos ver una imagen más cercana al pueblo.

Hay que tener en cuenta

que gran parte de las pinturas o tapices realizados para los palacios

eran vistos por una población muy reducida,

aquellos cercanos al monarca o al conde o al duque,

mientras que las pinturas que decoraban este tipo de arquitecturas

eran más cercanas al pueblo que podía disfrutar de dichos eventos.

Esta importancia del público

tampoco está estudiada en el caso de la arquitectura efímera,

la imagen del otro.

¿Cómo se construye la alteridad para el pueblo?

¿Cómo se consume esa imagen efímera?

De esta contienda, poseemos una espléndida crónica visual:

los tapices basados en los dibujos realizados

por Jan Cornelisz Vermeyen en colaboración Pieter Coecke,

tejidos en Flandes por Willem de Pannemaker,

por designio de María de Hungría, entre 1548 y 1554,

con el beneplácito de su hermano, el emperador,

conservados actualmente por Patrimonio Nacional.

Los artistas que acudieron junto con Carlos V a Túnez,

muestran el fulgor de la batalla, no sin problemas de representación.

En ella, participaron musulmanes aliados,

parte de las tropas de Muley Hassan,

así como enemigos, principalmente turcos jenízaros.

Por ello, tuvieron que intentar distinguir mediante los vestidos

y las actitudes más o menos sangrientas y crueles,

a ambos grupos de musulmanes.

Esto no fue nada fácil,

y como expusiera Miguel Ángel de Bunes y Miguel Falomir,

tuvieron que realizar pequeñas modificaciones

de la propia historia, de lo que realmente sucedió,

con tal de distinguir a unos y otros:

el enemigo no era ya el musulmán, sino más bien el temible turco.

El éxito de esta obra fue tal que se realizaron diversas copias,

viajaron por toda la península para festividades regias

e incluso fueron a Inglaterra

para la boda de Felipe II con María Tudor en la catedral de Winchester,

aunque, finalmente, allí no fueron expuestas.

Durante el reinado de este rey citado

se produjo una de las batallas más famosas del mundo moderno:

la de Lepanto.

Que si bien no supuso un cambio

en el rumbo real de la política europea frente al islam,

sí que contó con una publicística de alto nivel,

por lo que supuso la unión de las flotas hispánicas

bajo el control de don Juan de Austria;

genovesas, capitaneadas por los Doria,

las venecianas de Sebastián Venier

y la de los Estados Pontificios, dirigidas por Marco Antonio Colonna.

Bajo el nombre de la Liga Santa

se luchó frente a un enemigo común: el Turco, como imagen de infiel...

que quería acabar con la supremacía europea del Mediterráneo.

Poseemos diversas manifestaciones visuales de esta batalla,

principalmente realizadas por artistas italianos,

quienes exaltaron las victorias de la Santa Liga

e intentan mostrar de un modo, más o menos alegórico,

el poder de las tropas aliadas frente al turco

y la sumisión de los otomanos.

Esta imagen victoriosa se difunde por todo el Mediterráneo,

principalmente en Génova,

uno de los enclaves estratégicos más importantes.

Una de las construcciones

que mejor ejemplifica la victoria de la Liga Santa contra los turcos

es el Palacio del Príncipe,

gracias al patronazgo de los Doria en Génova.

En dicho palacio, además,

vivieron temporalmente distintos nobles españoles,

quienes, admirados por su belleza,

intentaron trasladar a sus lugares de origen

la iconografía anti-islámica.

Este palacio tuvo una importante repercusión en España,

pues don Álvaro de Bazán, Caballero de Santiago

y almirante de las flotas españolas que combatieron en Lepanto,

que habitó en él, intentó recrearlo, en menor escala,

en su villa de la ciudad de Viso del Marqués.

Para ello encargó todo un programa iconográfico donde,

entre distintas efigies de turcos,

aparecían representadas las ciudades que fueron conquistadas

por las tropas españolas.

El conjunto fue realizado

por artistas italianos de la familia Peroli.

Volviendo a Italia, en los Estados Pontificios,

Lepanto también tuvo una amplia repercusión

en la creación de la iconografía de los enemigos.

Se produjo un fenómeno muy curioso,

el judío, hasta entonces máximo enemigo de la fe,

comenzó a ser sustituido por los turcos.

Este asunto en España es mucho menos usual.

Bien es cierto que poseemos diversas escenas de martirio

donde los musulmanes asumen el rol de los judíos,

pero se tiene bastante cuidado en su elección,

debido a la alta población de origen morisco

que podría insurreccionarse

ante una iconografía netamente anti-islámica.

Con el paso de los años,

una vez expulsados estos conversos musulmanes,

tras firmarse distintas treguas y debido a la gran crisis

que sufrió la monarquía de los Austrias en sus últimos años,

la imagen del turco deja de ocupar un lugar preponderante

en la iconografía regia, quedando relegada, principalmente,

a las figuras de Santiago Matamoros

y a las manifestaciones efímeras y festividades locales.

Fue entonces, en los primeros años del siglo XVIII,

al comenzar la guerra de sucesión española,

cuando Portugal aspiró, bajo el reinado de Pedro II (1683-1706),

a ocupar un lugar preeminente

en el tablero geopolítico de la Europa del sur y, con ello,

a autoerigirse como estandartes de la lucha ante el infiel.

Un nuevo proceso de crecimiento se inició en 1690

con el descubrimiento de oro en la región de Minas Gerais,

aprovechándose, ahora,

de la nueva riqueza minera del interior de Brasil.

Pero fue fundamentalmente durante el reinado de su hijo,

Juan V (1706-1750),

cuando se hicieron los más importantes avances

en materia diplomática ante la Santa Sede

y las rentas de la Corona se emplearon fastuosamente

en hacer de Lisboa "una nueva Roma".

Esta política cultural,

atrajo alguno de los mejores artistas italianos del momento,

como Filippo Juvarra o Domenico Dupra,

al igual que franceses y españoles.

Todos ellos se encargaron de difundir esta idea

de un estado preocupado por el control de los mares

y de defender el cristianismo ante sus enemigos,

para reafirmar su preponderancia

frente a otros países que históricamente lo habían hecho.

En realidad prestar atención a la propaganda bélica,

más o menos explícita, en el contexto ibérico,

en las circunstancias de la guerra de religión,

incluso, a principios del siglo XVIII,

es enormemente interesante a la hora de buscar imágenes del islam,

en esas circunstancias en las que Portugal emerge

como potencia militar,

en el momento en que el imperio español

todavía se está lamiendo las heridas después de la guerra de sucesión.

Portugal desarrolla, a principios del siglo XVIII,

coincidiendo fundamentalmente con el reinado de João V,

una intensa actividad diplomática en Roma,

destinada a hacer visible, en la vida política y cultural,

los intereses del reino.

En este sentido, se produce un momento álgido de especial interés,

entre 1716 y 1717,

coincidiendo con la batalla en el Cabo Matapán contra la armada turca,

en la que interviene Portugal

dando apoyo a las flotas cristianas reunidas por Clemente XI,

y es en estas circunstancias en las que se lleva a cabo

una serie de carruajes para una entrada triunfal,

la del Marquess of Fontes, en abril de 1716,

y de las cuales se conservan los tres coches principales,

que tienen unas interesantes imágenes

que nos permiten estudiar esta alteridad religiosa,

en concreto, la imagen del turco y del moro.

Con esto vemos una migración del foco principal

de la creación de la iconografía del musulmán y turco

en la península ibérica y en el Mediterráneo.

De la primera amplia producción creada con Cisneros,

Carlos V y Felipe II,

poco a poco, esta política visual

de representación del musulmán enemigo,

deja de ser capital en la iconografía regiopolítica,

mientras que Portugal toma un lugar preponderante.

En resumen, es importante constatar

que la vida política y militar mediterránea

estuvo marcada con las relaciones con los turcos

y los musulmanes norteafricanos.

Los artistas se encargaron de plasmar visualmente estas contiendas

y de difundir un odio hacia el enemigo,

de crear una propaganda triunfalista.

Lejos quedaban las cruzadas medievales,

pero su recuerdo se mantuvo

a través de estas guerras de religión en la edad moderna,

unas guerras donde la imagen tuvo un valor fundamental

como crónica y difusión de las victorias cristianas.

UNED - 03/04/20

03 abr 2020

Programas completos (710)
Clips

Los últimos 2.463 programas de UNED

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios