Un país para reírlo La 2

Un país para reírlo

Martes a las 23.00 horas

Presentado por: Goyo Jiménez

Un país para reírlo es una forma diferente de conocer nuestro país. Goyo Jiménez se encargará de recorrer los distintos puntos de la geografía española con un objetivo: descubrir el lugar más gracioso para esparcir las cenizas de su amigo Jaime..

¿Existen diferentes estilos de comedia española? ¿Se ríen de lo mismo una persona de A Coruña que otra de Valencia? ¿Existe el humor andaluz? ¿Y el catalán? En su recorrido por España Goyo podrá dar respuesta a todas estas preguntas. En su viaje compartirá pantalla con varios cómicos y, de una forma sincera y divertida, debatirán sobre los nuevos límites del humor o los tópicos que acompañan a cada región.

Cada programa contará con un copresentador que introducirá a Goyo en el humor de la zona y le guiará por lugares que han contribuido o inspirado a la comedia, en los que podrá sentarse a charlar con humoristas de diferentes generaciones. Entre otros, veremos a figuras como Santiago Segura y Ana Morgade (Madrid), Leo Harlem y J. J. Vaquero (Castilla y León), Teté Delgado (Galicia), Pablo Carbonell (Andalucía), Carlos Latre (Comunidad Valenciana), Miki Nadal (Aragón), Joaquín Reyes (Castilla-La Mancha), Óscar Terol (País Vasco), o Berto Romero y Dani Mateo (Cataluña).

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5839638
No recomendado para menores de 7 años Un país para reírlo: Galicia - Ver ahora
Transcripción completa

"¿Cómo he llegado hasta aquí?

¿Estoy bailando con Teté Delgado?

¿Quién soy yo?".

(Gaitas)

"He aquí el típico paisaje rural gallego.

Con su verde, sus vacas, su silencio, sus peregrinos...".

Quita, payaso.

Pocas veces la realidad se corresponde con el tópico

que intenta describirla.

A Galicia me llevan los suevos, no los vándalos.

Por ejemplo, esta imagen nos responde más que a un tópico

de comedia sobre Galicia realizado fuera de Galicia.

Entonces Goyo se encuentra con una vaca...,

con una vaca cocainómana, hombre.

Disculpe, ¿usted qué opina del humor sobre tópicos gallegos?

"Home", depende. Depende.

Bien. ¿Oíste eso? ¿Esto cuándo se cobra?

Pues... Depende, depende.

En fin, una cosa es el humor de tópicos sobre Galicia

y otra muy diferente el humor costumbrista gallego.

El humor de tópico surge de un constructor realizado

desde fuera de Galicia mientras que el humor costumbrista

surge de conocer la realidad, de vivirla día a día o,

lo que es lo mismo, no es igual el humor de tópicos gallegos

que el humor gallego.

(Música)

"Como buen peregrino llego a Santiago por el Monte do Gozo,

símbolo del final del camino desde hace más de 10 siglos".

Pues ya hemos llegado.

Se me ha hecho hasta corto y todo, fíjate.

(SOLLOZA) Esto debe de ser lo que llaman "el gozo"

del Monte del Gozo.

Dime si no te parece de una grandeza inconmensurable.

¿Qué catedral? Si yo digo ella.

Teté, "carallo", por fin te encuentro.

(Música)

Debajo de un carvallo estabas ahí, eras una imagen idílica gallega.

Sí. Me gusta... Me gusta gozar. Por eso te he traído aquí,

al Monte del Gozo. ¿Qué te parece para empezar el camino nuestro?

Pues, ha sido una barbaridad. Yo vengo... Pfff.

Es que, claro, este es el final del camino, ¿no?

Sí o el principio de uno nuevo. Pero sí, se supone que sí.

Aquí se lavaba la gente. Lavacolla. El aeropuerto se llama así

porque la gente se lavaba lo que es la zona de los bajos,

la colla. La colla.

La colla. Y se lavaba su cosa antes de presentar

sus respetos al apóstol ya que venía sucio del camino

o sucia. Sucios en principio. ¿Y de ahí venía el gozo?

¿De ese momento del lavado? De ahí venía: "Ay, por fin llegué".

¿Sabes? Es un poco así. El gozo es: "Ya llegué, ya está.

Ya terminé y ahora ya tengo al apóstol delante de mí".

Una cosa así.

(Gaitas)

"Galicia es morriña y es retranca. Un humor basado en la ironía

y la experiencia de saber que las cosas nunca van

del todo bien ni del todo mal. Llego a la siempre soleada

Santiago de Compostela, capital de esta tierra de peregrinos

y de inmigrantes, de Castelao y de Rosalía de Castro,

donde la comedia ya no cree en las meigas, pero sabe muy bien

que haberlas haylas.

(Música)

Hola. Bienvenidos a Galicia.

Esta es la Noiesa. Aquí desayunaba Fraga con Stalin.

Los dos. ¿Fraga con Stalin?

Me ha llamado la atención el comentario.

Normal porque es mentira. Normal. (RÍEN)

Normal que te llame la atención. Vamos a comer que...

Pasa tú primero. Gracias, amigos.

Voy yo después.

(Música)

Este es un pulpo gallego. La característica es

que es un pulpo de roca. Y mira, este pulpo de roca

lo bueno es que come un montón de marisco, con lo cual,

está riquísimo de sabor a marisco. O sea, tienes pulpo y marisco

en el mismo plato. -¿Y el de Marruecos qué come?

-La diferencia es esa, que el gallego come nécora

y el marroquí fuma hachís. (RÍEN)

Es una gran diferencia entre... Ya ahí, en el sabor, lo vas a notar.

(Música)

Vosotros os conocíais ya por lo que veo en la naturalidad

con la que os desenvolvéis. Ya. Nos conocíamos... Ya.

Nunca fuimos más allá de ya. ¿Cuándo fue la primera vez

que os conocisteis ya? Nuestra primera vez,

nuestra primera vez fue en un plató de televisión.

-Nuestra primera vez fue en agosto de 1993.

¿Cómo te has quedado? (SORPRENDIDA) Sí, claro.

Qué detallista es, ¿eh? Eso puntúa, ¿eh?

-En el año 93 íbamos a copresentar un programa de televisión.

Ella ya era una estrella consolidada. -Buah.

-Cuidado, ¿eh? Cuidado. Bueno...

-Bueno, era una estrella emergente... -Estaba ahí... Ahí mejor.

-... en el año 1993 y a mí me eligen en un casting de más de 800 000

personas. No sé si eran 80 000 o 600, pero uno de los dos.

Me eligen a mí, auténticamente un desconocido,

para presentar un programa con ella. Yo me emociono de tal manera...

Tú imagínate, un tonto, un tonto perdido, que va a presentar

un programa diario en la televisión de Galicia con Teté Delgado.

-Directo. -Yo me vuelvo loco.

Hago tantas fiestas... Pero más fiestas que un quinceañero saudí.

Me vuelvo loco.

Y días antes de empezar el programa me llama el de la productora

y me dice: "No vas a ser tú el presentador porque la cadena

quiere que sea alguien conocido". Yo me hundo. Me voy a mi pensión

de Santiago de Compostela, me tiro en la cama y me pongo a llorar

como un niño saudí.

Pero ese mismo día actuaba en el Monte del Gozo Julio Iglesias

y yo dije: "Levántate, deja de llorar como un niño y vete allí

a ver a Julio Iglesias intentar ligar con todas las chicas

que van a ir al concierto". Y eso fue lo que hice.

Meses más tarde me contrataron para el mismo programa

para hacer un pequeño personaje. Y el presentador...

Eligieron al grandísimo Paco Lodeiro, que presentó con Teté Delgado.

Esa fue mi primera incursión con Teté Delgado.

Me he quedado antes con la cosa de Julio Iglesias.

Julio Iglesias estuvo en "Land Róber".

Tú lo has entrevistado. Yo creo que es la última

entrevista que ha dado. No le conozco entre entrevistas.

En medios españoles, ¿no? Sí, sí.

Es que, claro, es que Julio Iglesias, evidentemente,

se comporta como un semidiós. Digo "evidentemente"

porque da la impresión de que es algo parecido a eso.

Esto es...

Es lo menos humano que he visto en personas.

Me gustaría darme una vuelta en avión contigo.

Que tú digas: "Roberto, vamos a dar una vuelta".

-Hombre, a mí me gustaría que todos los españoles

tuvieran aviones privados, chiquito.

-Bueno, casi todos. -...porque es un privilegio el avión.

-Amancio Ortega, tú... Todos... No hay.

-Te voy a explicar lo que es un avión privado.

-Un gasto, un gasto. No me digas, un gasto.

-Un gasto, un gasto... El caso es que todo es un gasto,

pero es un gasto bien empleado porque duermes más horas.

Puedes cantar en más sitios, estás más relajado.

-Es una herramienta de trabajo. -Claro, es una herramienta

profesional. Y aparte, que yo lo he utilizado el 99%

de las veces solamente para trabajar. -Se están enfadando las coristas.

-Las coristas también van en el avión.

(RÍEN)

Vosotros sabéis... Esto me lo contó en privado.

¿Por qué él vive en Miami y no en España?

-Por privacidad, ¿no? -La explicación que da él, ¿eh?

La explicación es la siguiente: "Roberto, vamos a ver,

yo...". Bueno, lo voy a contar desde mi punto de vista.

Él, por lo que fuera, cuando andaba haciendo giras

iba con chicas. Por lo que fuese. -Sí, le gustaban las mujeres.

Sujétame un momentito el periódico... Ese tipo de cosas.

Entonces, él iba con chicas en el coche, a lo mejor

iba con dos o tres chicas. Coristas...No sé.

Era una costumbre que tenía. -Llámale: "Raro".

-Entonces él cuenta, él cuenta: "Yo iba con esas chicas por España,

me paraba en un semáforo y el del coche de al lado

me miraba y me decía: 'Qué tonto es el tío ese,

que ni sabe cantar siquiera...'. No solo me criticaban por ir

con las tías, me llamaban 'chulo', sino que encima ya decían:

'Que ni sabe cantar'. Sin embargo, esa misma escena con las chicas

en Miami, en Estados Unidos, paraba en un semáforo y el del coche

de al lado decía...". -No me fastidies.

-Y él me dice: "Por eso vivo allí y no aquí".

Julio Iglesias Junior estuvo en el programa,

estuvo en "Land Róber" y yo le pregunto el segundo apellido

de su padre. Bueno, le pregunto... No era una pregunta directa.

Sale el tema. Digo: "Claro, porque tu padre es

Julio Iglesias...". Y él se queda pensando.

"De la Torre. No, es Puga". Puga es el abuelo.

Claro, y yo le digo: "¿Pero no sabes el segundo apellido de tu padre?".

Y él me contesta: "No sé, es que somos tantos...".

No se acordaba del segundo apellido de su padre.

Qué bueno. Goyo Jiménez, tú ahora

una pregunta seria. Sí, venga.

Tú, que llenas todos los teatros de España, el receptor del humor,

el gallego, en el teatro, ¿no le notas que tiene una capacidad

distinta de recibir el humor que el resto de España?

Yo noto que el público según que cosas qué a mí me gustan más...

A ver, en mis espectáculos hay cosas que me hacen más o menos gracia,

y las que más gracia me hacen a mí son las que se celebran más aquí.

(APLAUDE) Ese es un gran piropo para el espectador de aquí.

Estamos grabando la promo para anunciar la vuelta del programa.

Una promo preciosa en la que "eu fago" un movimiento

de cámara precioso.

Y sale ahí a foto "du invitado no primeiro"

programa "da la tempada". Que "ides" flipar "co invitado".

"Vou" para allá.

He tenido que "facer" de todo. He tenido que presentar, grabar...

(Música)

(RÍEN)

Subidme el pantalón ahí, joder. Me cago en la...

Tú si quieres que te explique el humor gallego te lo explico

en dos minutos. Por favor.

A ver. -Eso es espectacular.

Están mi padre y mi madre comiendo y sale en la televisión

la siguiente noticia: "Un millonario en Vigo le tocan

1000 millones de pesetas en la lotería".

Y mi madre sigue comiendo y le pregunta a mi padre:

"Jesús, ¿si yo fuese millonaria tú me querrías más?".

Y le dice mi padre: "No tendría por qué quererte menos".

Bien. Antes, cuando se moría la gente o se iba a morir gente mayor,

se iban los vecinos, se iban todos a la casa allí

y se ponía como una especie de..., no velatorio, ¿no?

Antes, que estaba ya el pobre moribundo en su habitación,

estaban todos los vecinos desesperando y entra el hijo,

el hijo del moribundo, y al poco rato sale el hijo del moribundo,

sale y dice: "Este pollo ya está frito".

Eso sucedió en la vida real.

Otro de los grandes humoristas de este país es Arsenio Iglesias,

que era entrenador de fútbol en el Deportivo de La Coruña

y del Real Madrid. Y va por Coruña paseando

y le vienen dos señoras. En aquel momento había

un gran jugador, que era Bebeto. Pero Bebeto tenía un hermano

que estaba entrenando con el equipo. Un hermano de Bebeto, que entrenaba

con el equipo, pero como era hermano de Bebeto, las señoras vieron

a Arsenio y le dicen: "Míster, hay que sacar

al hermano de Bebeto a jugar". Y le dice Arsenio todo serio:

"Señoras...". Tenía 80 años ya. "¿Ustedes saben jugar al fútbol?".

Dicen: "No". "El hermano de Bebeto tampoco".

Para mí eso es el humor gallego. Ahora, ¿qué deduces tú de eso?

Creo que está perfectamente definido en esa cosa que se llama esperpento,

es decir, que te voy a exagerar, te voy a exagerar en la respuesta

la estupidez de tu pregunta. ¿Y no hay un punto ahí de:

"Tan poco me comprometo mucho con la respuesta,

salgo airosamente, maravillosamente, pero tampoco te juro nada"?

-A mí lo que me parece muy importante es que son

situaciones serias, pero que vistas ahora con la perspectiva

nos producen risa.

Pero en el momento en que se producen son situaciones...

-Una tragedia. -... serias.

Pero ahí empiezan los chistes, ¿no? A mi aldea, mis padres viven

en una aldea, acaba de llegar hace poco un asturiano que se compró

una casa vieja y dijo: "La voy a reformar aquí,

voy a hacer un casoplón".300 000 E.

Sabes cómo es eso. Empezó la reforma... 300 000 E.

El asturiano, el hombre, está hundido.

Se le ve deambular por la casa hundido. Mi padre el otro día...

Estaba el asturiano así, apoyado en el muro,

mirando para su casa y llegó mi padre, de echó la mano por encima

y le dice: "Cabrón, qué casa te hiciste aquí

por cuatro duros, ¿eh?". En varias ocasiones has sido

a la meseta cargado con tu mochila de humor gallego y te ha pasado.

¿No te han entendido el humor gallego allí?

Ojo, te hablo desde la autoridad que me confiere mi fracaso, ¿eh?

Yo creo que son muchos años para que salgas en televisión.

Yo todos los proyectos que hice a nivel nacional fracasaron todos,

pero me agarro, me escudo, en que realmente no tengo

la sensación de haber llevado el humor gallego

a la televisión nacional. No tengo esa sensación de haberlo

llevado porque, en principio, no me han dejado.

Tampoco estoy seguro de que si llevamos esto

que acabo de exponer aquí, este humor gallego, si lo llevamos

a Madrid, al reino, no sé si funcionará.

No tengo ni idea. Es que no tengo ni idea.

Oye, Robert... Oye, muchas gracias.

Como tú eres de aquí y todo esto... Te digo lo que te dije cuando te vi,

que de verdad, cada vez que te veo me acuerdo de ti.

Puedes... Muchísimas gracias. A lo mejor no te veo y ni me acuerdo.

Te vas acordar más... Pero es verte y digo:" Me acuerdo".

Como tú aquí eres una especie de dios te vamos a dejar

que te encargue de los asuntos terrenales.

Pago, pago. Sí, sí. Te quedas tú, evidentemente.

No nos podemos tocar. ¡Ostra! No, no, ahora tendré que matarte.

Pues, sin más que decir, nos vemos, Robert.

Muchas gracias. Un placer. Pago yo. Un placer.

Que sepas que entendemos la clave de tu éxito.

Gracias. Mamá, que ya han marchado. Sí. Unos españoles que querían hablar

del humor. Mira, una cosita que le he tenido que llamar,

por el chiste, le he llamado a papá "desgraciado".

Dile que era con cariño. Un besito. Te quiero, chao.

(Música)

Bueno, bueno, pues nada. Muy bonito el sitio, ¿eh?

Esto se llama Costilla de Adán, estas hojas.

Costilla de Adán soy yo. -Oye...

Costilla de Adán. (RÍEN)

Bonito el sitio, ¿eh? Es bonito, sí.

A qué sitios os traigo. -Solo sitios bonitos.

Se llama Momo esto, ¿no? Se llama Momo.

Momo era el dios de la comedia en la antigua Grecia.

No. "I can't belive it". Sí.

Pero en serio, ¿no nos has traído

aquí intencionadamente? No, os he traído

porque es bonito y me gusta y soy amiga del dueño.

Bueno, ahora que os tengo aquí, frente a frente,

dos mujeres, dos generaciones, dos fuerzas de la naturaleza...

Qué bonito, ¿eh?

¿Os conocíais? No.

-No en persona. Claro, os tengo que presentar.

Y, ¿cómo os presento? Carolina, ¿cómo te presento?

¿Carolina o Percebes y grelos? Perdón.

¿Qué queréis tomar? Algo ligerito.

Agua con gas, con hielo y limón, por favor.

Yo creo que voy a tomar agua también.

Después de la que me has dado va a ser...

Me sumo al agua también. -Es que si no me parece

un agua aburrida. Ah, ¿sí?

Un agua para beber en casa, sí, pero un agua para tomar por ahí...

Hombre, como eres cómica sería agua con "gags".

(RÍEN)

Con "gags" . -Yo porque tengo muchos provechitos,

entonces yo no puedo acentuarlo más. Sí, pero... Claro, claro.

Podrías haber pedido una botella de "oruxo".

Claro, pero luego ya no se me entiende.

O sea, lo siguiente es ya balbucear. Pero entonces...

Estábamos en que te está presentando.

Gracias. Tú eres Teresa, alias, Teté Delgado.

Sí, bueno, sí. Y tú eres Carolina Iglesias.

Alias, Percebes y grelos.

Vamos, no me sale nada, ni un programa, ni una marca.

Nada. Ni la de Caffè Kaiku, que a ti te llamaron.

-Hombre, claro, porque tengo más seguidores que tú.

-Bueno, vamos. -Es que te veo en Instagram

y pareces como no sé...

-Pues como una tía segura que hace las cosas como debe.

-No, imbécil. Eres absurda, Victoria.

Y, ¿qué es más gallego percebes o grelos?

Es más gallego el percebe porque al final tú cuando te dice

alguien fuera de Galicia, muchas veces no saben lo que es un grelo.

y cuando le explicas y dices que es la flor del nabo

ya no sabes qué explicar. -No sabes lo que es peor.

La flor del nabo. Una verdura, una verdura.

Es verde, búscalo. Te has definido como bisexual,

con lo cual... Sí, no tengo nada claro en la vida,

bueno, en realidad, vamos, la mejor decisión

que he tomado, ¿eh? Bueno, si lo pudiera haber decidido,

pero nací así, invertida. ¿Qué le voy hacer?

¿Para qué renunciar si se puede tener todo?

Ojalá. -Es que es el futuro.

Yo siempre cuando estoy tomándome unos mostos...

Es el presente y el futuro inmediato.

Claro, yo digo: "Vamos a ver". La gente está muy equivocada.

O sea, yo no voy aquí a animar a todo el mundo a que deje de ser

heterosexual, pero... O sea, quiero decir: "Allá vosotros".

Además esto lo puedes utilizar en el humor. Es decir, claro...

Uno nota estos cambios en la sociedad cuando puedes empezar

a bromear con estas cosas y asimilarlas dentro

del "background" de la gente. No, yo creo que las bromas ayudan

siempre a normalizar y también se nota mucho

cuando la gente... Pues a lo mejor es que no ha tenido

gente nunca cerca que sea LGTB. Entonces, claro, lo trata

con mucho cuidado. Nivel, como cuando hay gente de esta

que dice... (SUSURRA) "Negro".

O sea, como si no puedes decir su raza o tal.

Bueno, entonces estás haciendo una labor pedagógica

en este sentido. Bueno, yo creo que hago

lo que me habría gustado a mí haber tenido.

O sea, siento que ahora las nuevas generaciones que vayan después de mí,

que ya hay y que ya votan y todo,

que es una cosa que me sorprende mucho,

que aún tienen más información y saben más.

Entonces, si por mi parte les puedo ayudar de alguna manera

con lo que yo hago, es como ayudar a lo que viene detrás.

Igual que hay que explicarle a según qué personas

lo que es ser bisexual, hay que explicar

a según qué personas lo que es ser "youtuber".

Sí.

Pues es que, claro, es como un paraguas tan amplio

que realmente hay de todo. O sea, pfff.

Está Javier Negre ahí también. ¿Sabes? ¿Yo qué hago?

Pues cada uno tiene su movida. No sé. ¿Qué te consideras tú?

A ver, es complicado. Yo qué sé. O sea, es como etiquetarte.

Yo intento... La gente necesita como ponerte un nombre como, ¿no?

Y... Pues no sé.

Cómica de base. O sea, se puede ser

"youtuber" y cómica. Se puede ser presentadora y cómica.

Se puede ser guionista y cómica. Lo que pasa es que

parece que necesitas un carné compulsado por la Universidad

de Chiquito de la Calzada para que te digan que eres cómica.

Ya me han llamado de todo. Entonces digo:

"Bueno, pues lo que tú quieras". ¿Sabes? Yo qué sé. "Influencer".

Pues venga, claro... Ya está. Entonces, bueno, no sé,

yo creo que es una forma de vida y de base siempre es la comedia.

A lo mejor, al ser seria, la gente piensa que... No sé.

Se espera otra cosa, otro tipo de comedia o algo así.

Entonces, no sé.

De hecho, me da mucha vergüenza a veces cuando se ríen...

Me pasa siempre eso como de...

Me molesta. O sea, ya está. Venga, vale. Tengo que seguir.

-¿Te da vergüenza que se rían? -Muchísimo, muchísimo, muchísimo.

Eso es genial, eso tienes que utilizarlo mucho

porque ese tipo de cosas son las que de verdad hacen bonito

el trabajo de la comedia. Lo disfruto, pero también,

como soy muy para dentro, pues yo qué sé...

Les miro a los ojos... No les miro a los ojos,

les miro al pelo, a la nariz, tal... Los ojos, no.

¿No les miras a los ojos a los espectadores?

No, no. Porque una vez miré y había uno durmiendo y dije:

"Bueno, ya está". Voy a parar. -Yo, cuando viene

un matrimonio mayor, a lo mejor dice: "Este ha venido

porque le ha traído la mujer y está durmiendo".

Y aparte, no sé por qué coincide siempre

en las primeras filas. Dice: "Se va a despertar

cuando toque. Y cuando este grite verás

qué susto se pega". Entonces, estamos todos

ahí de refilón... Sabemos cuando sube el volumen arriba.

Oye, eres consumidora de televisión. Sí, muchísimo.

Devoras televisión. Me encanta.

Bueno, y como te gusta mucho la tele...

Ahora tiene su propia serie. ¿No has salido tú en su serie?

Todavía no. -Ahora que ya nos conocemos...

Tienes que salir en la segunda temporada de la serie porque

en la primera ha contado con estrellas de nivel absoluto.

Sí, sí. Dinos gente que haya estado

en la serie. Pues así que me venga ahora...

Goyo Jiménez, por ejemplo.

Somos patéticas. -Y, ¿sabes lo peor?

Que mañana será otro día más siendo nosotras.

(Puerta)

¿Estáis listas, polluelas? ¿Sí? Pues a repartir "flyers"

como si no hubiese un mañana. Venga, que venga gente. Vamos.

Y cuando acabéis os volvéis a la sala y me hacéis el baile

para los invitados. -¿Qué baile?

(AMBAS) ¿Qué baile? ¿Cómo que qué baile? El baile.

¿No bailáis vosotras? -¿Qué baile?

-No. Yo qué sé, joder. Hacéis así.

Como los "Fruits". No sé, no soy coreógrafo, coño.

Pero levantad un poquito el ánimo. Si da igual, si no se van a enterar.

Están todos drogados. Pero por lo menos

que se os vea sonreír. Sonreír.

-Ah, que aquí ya... Claro, yo he tenido el gusto

de hacer de lo que siempre me llaman para hacer en estos casos,

que es de portero de discoteca. (RÍEN)

Es que es verdad. Te encasilló ahí.

No, pero es que cada vez... Es que tenías... O sea, era el porte

de persona también como alta y fuerte.

Claro, claro. Joaquín Reyes también estaba.

Joaquín Reyes, Ernesto Sevilla, Patricia Conde, Berta Collado...

Y Rubín, Andrea Compton, que también son "youtubers".

Andrea Compton es "youtuber". Mira, te falta Teté.

¿Y cómo te sientes teniendo tu propia serie?

Eso tiene que molar. Es guay. O sea, bueno,

la he financiado yo, entonces... Realmente, ¿cómo me siento?

Pobre. Me siento en negativo en la cuenta.

Ilusionada, porque es con lo que me han pagado,

con sonrisas. Y ojalá canjearlo. La autoproducción es muy bonita,

pero ya me ilusiono un rato, pero ya está.

Yo ya tiré con la ilusión mucho tiempo, pero, claro...

Hombre, hay que vivir y hay que comer.

Oye, me está apeteciendo... Estoy pensando que estoy en Galicia

y no he tomado nada típico de aquí. Estoy tomando, bueno,

este agua es de aquí, pero algo típico me apetece.

(HABLA EN INGLÉS) ¿Me estás hablando a mí?

Hombre, si me guías...

(Música)

(Música tensión)

"Mouchos, coruxas, sapos e bruxas". Eso ya está quemado, ¿no?

"Demos, trasgos e diaños, corvos, pintigas e meigas,

feitizos das menciñeiras". He visto que has echado una serie

de cosas que a lo mejor no forman parte del recetario original.

Tú no sabes de esto, no puedes protestar, quiero decir.

¿No? Y dices entonces que si bebo eso

malo será que no me vaya bien. Bueno, te va a ir igual de mal,

pero te va a dar igual porque vas a estar muy contento.

(Música)

(Música)

(Mensaje teléfono)

Es Teté. Parece que se ha despertado ya.

(SUSPIRA) "Licor de café", dice la tía.

Y no mentía salvo en lo de café. Macho, que suerte tienes

de estar muerto.

(Música)

Dicen los coruñeses que en esta ciudad

nadie es extranjero, y es verdad. Bueno, salvo que seas

de la provincia de Pontevedra. En ese caso

se te considera portugués.

# He tenido que emigrar # y trabajar de camarero

# lejos, lejos de mi hogar. # De mi hogar.

# Me invade la morriña, # el dolor de breogán. #

Bueno, Amor, Durán, los dos sois de Pontevedra, para empezar.

Sí. Tú eres de...

Yo soy de Salceda de Caselas, Picón, se llama el sitio.

-Y yo de Baiona. Y, sin embargo, siendo de Pontevedra

os traemos a Coruña. Sí.

A haceros una encerrona. Bueno, como es de humor,

me imagino que será la gracia. No, pero es porque el resto del país

entienda que vosotros a los ojos de la gente de Coruña

sois portugueses. (RÍE) Efectivamente, rayanos.

¿Y los de Coruña a vuestros ojos son?

(AMBOS) Turcos. Turcos, turcos.

¿Por qué esta cosa de las nacionalidades?

¿Por lo del pelo? Digo: "Ya que estás aquí igual...".

(RÍEN) No, no sé. Lo de portugueses,

obviamente, por la cercanía con Portugal.

No tenéis nada que ver vosotros. Quiero decir, sois...

¿Entre nosotros? Sí.

Somos del mismo año a lo mejor. -Yo soy del 80.

-Yo, también. -Nos conocemos de hace muchos años

porque estamos en esto y tampoco... -Misma altura además.

Se os descubre en un"Supermartes". Realmente yo empecé en un concurso

de aquí que se llamaba "El rey de la comedia".

-Yo, también. (AMBOS) En la segunda temporada

-Sí, yo te vi a ti y dije:

"Yo quiero ser como ese chico, pero en bajito".

-Y empezamos ahí y está productora es la que hacía "Supermartes".

Entonces había como una cantera y empecé ahí.

Ahí conocí a Fran Hermida, que él hacía monólogos ya,

y me invitó a monologuear con él y entonces empecé en paralelo

a monologuear y en la televisión, en el programa este de "Supermartes".

Mi padre ha creado una disciplina nueva.

Te lee noticias en internet, ¿no? Porque a ellos les gusta mucho leer,

poner las gafas y tal. A mi padre le da una emoción...

Porque él las lee y ya sabe de qué van, ¿no?

Y entonces dice: "Uh, mirad aquí. Madre mía.

Madre mía. Pues catástrofe...". Tú ahí: "Papá, vale, pero ¿dónde?".

Se queda así... Una pausa larga. Mi padre crea una tensión

que hay marcas, hay marcas que están llamando para patrocinar.

Pero antes de llegar aquí, efectivamente, como señalaba Rafa,

habéis pasado por una serie de trabajos como buenos cómicos

en el tortuoso camino de la comedia. Tú intentaste ser míster...

(RÍE) Intenté, efectivamente. Eso... Los capítulos más...

Míster... "Míster Gal". Bueno..

Pero te presentaste al concurso... El concurso era...

"Míster Galicia". "Míster Galicia".

Que fue de los capítulos más patéticos porque yo fui y me dieron

el título de míster simpatía. Míster simpatía.

Me parece horrible ir a un concurso de belleza y que te digan que eres

simpático. Hostia, fíjate qué fuerte,

porque entre los monologuistas es el guapo y entre los guapos

es el simpático. Estoy siempre fuera de sitio.

De hecho, mi primer espectáculo se llamaba "Fuera de sitio"

porque hablaba de eso, era muy absurdo. Pero hay algo

que nunca conté de eso.

Que yo me presenté dos años. El primer año fue el de...

El segundo dije: "No, voy a competir en serio.

Yo quiero ir...". Entonces, me metieron

por míster Orense siendo yo de Pontevedra.

No sé por qué. Eso pasa mucho porque...

Y no gané y me dijeron: "Pero mira si quieres ir,

puedes por míster Albacete". Y yo: "Cómo?".

Pero te presentaste al concurso... El concurso era...

Entonces, me parecería espectacular llegar ahí y que te estuvieran

preguntando y... "Tú, de Albacete, ¿no?".

Y yo: "Sí, bueno". -Con tu particular

acento de Albacete. Sí, pero de Barrax.

No soy exactamente del mismo Albacete de Barrax.

Y este es el criterio tan bonito que tienen

en este concurso de "Míster". Y tú has trabajado en hostelería

como buen aspirante a actor. Es que yo estudié hostelería.

O sea, encima, profesional. Digo... Sí. A tope, si trabajé

en Berasategui y todo. Con Martín Berasategui. Ahí es nada.

ahí, Garrote. Luego en el bar Manolo, ¿no?

Bueno, estuve también en bar Manolo y digo: "Voy a crecer en esto y tal".

Y estuve ahí un verano. Y me sirvió para saber que no quería

seguir en la hostelería. Ya.

¿Pero eras el gracioso de la cocina? No, se te quitan las ganas

de hacer gracias en esos niveles. Sí, sí.

Estamos hablando de la Fórmula 1 de la cocina, ¿no?

"Pole Race", sí. Sí, es duro. Más cómodo ahora.

Sí, me volví a la marisquería donde trabajaba toda la vida y tal.

Y en la misma hostelería fue donde me ofrecían, como era así,

el payasete, "Oye, ¿y por qué no haces

las queimadas que...? ¿Sabes? El ritual de la queimada.

o,"¿por qué no casas a esta pareja que no puede venir

el concejal de turno?". Y digo: "Vale, ¿cuánto?". "Tanto".

"Ah, muy bien". Esto está bien.

Eran tiempos.

(Música)

Me cago en la puta madre que la parió. Qué fría está.

Su puta madre.

Y ahora os va bien la comedia. Vivís de la comedia...

Vivimos. Yo vivo de esto, y David, por supuesto.

-Sí, sí. 20 años ya viviendo de esto. ¡20 años llevas tú!

Yo llevo... 16 llevo yo. 16. Por ahí va.

Siendo la misma generación. Sí. Yo te digo que... eh...

Tengo muchos referentes,

pero David, en "El rey de la comedia",

"O rei da comedia" en Galicia,

sí que fue un programa del que salió una cantera

que creo que la mayoría están trabajando...

Pero, aparte, teníais ya... Una cantera muy buena.

Unos zapadores geniales en Madrid.

Porque, claro, cuando empezó a hacerse monólogo,

la formación gallega fue importante:

Piedrahita, Veiga, por ejemplo, Javier Veiga. O sea...

Sí, pero para nosotros, aquí, no eran nuestros referentes.

Es que aquí la tradición oral es mucho más antigua.

O sea, nosotros...

Por ejemplo, nuestra generación, y ya había muchas anteriores...

O sea, aquí ya hay...

Hablo de aquí porque lo conozco, imagino que hay en todos lados,

pero aquí, nosotros, nuestros referentes

eran Quico Cadaval, Carlos Blanco y Cándido Pazó.

Eran los tres que, cuando nosotros empezábamos a contar,

eran nuestros aspiracionales.

Aquí actuáis en "galego"...

-Sí. -Sí, sí.

Y cuando vais a territorio nacional...

Traduces. Cambiáis a castellano.

Sí. ¿Notáis un cambio sustancial,

no solo en cómo decís las cosas, sino en cómo reacciona el público?

(HABLAN A LA VEZ)

Por favor, David, que eres mayor.

(DAVID RÍE)

-No. Yo noto, a lo mejor, la diferencia de norte a sur, ¿no?

Del tipo de humor que les gusta, yo creo que soy más narrativo,

y aquí hay una gran tradición oral.

Porque hay que pensar que aquí,

cuando no había ni electricidad ni había televisión,

y solo tenías un fuego, y fuera estaba lloviendo,

pues la manera de entretenerse era contando, ¿no?

Y yo creo que el público del norte

tiene esa paciencia más para escuchar, para tal,

y el sur necesita más... Es como: "Tío, venga, diviérteme ya".

Más gesto, más "acting". Sí.

Yo creo que hay esa diferencia de público,

que lo que haces es adaptarte.

Cuando actúas más en el norte, vas más tranquilo,

y cuando actúas en el sur, le metes más brío al texto, ¿no?

¿Sois buenos espectadores de comedia?

No.

¿Eres de los que vas a ver a otro hacer comedia y piensas:

"Yo no lo haría así"? ¿Eres posesivo?

Soy de los que... ¿La comedia es tu pareja

y no se la puede tirar otro?

Eh...

No, no, no. No eso. No eso. (RÍE)

Sino que, como el vino, o gusta o no gusta.

Ya. Y a veces sufro

o a veces digo: "Me fastidia que me hayan cobrado

porque no se han esforzado".

Simplemente, o gusta o no gusta.

Yo he hecho catas de vino, y el vino me gusta o no me gusta.

No estoy aquí analizando...

-Soy muy buen espectador de comedia.

Es que, yo, es lo que quería ser de pequeño,

espectador de comedia. (RÍE)

De hecho, nunca pensé en dar el salto al otro lado.

Siempre me ha gustado la comedia. -Es verdad.

Es verdad que siempre has dicho eso.

-Es que siempre... Me flipa la comedia.

-"Que no me quiero dedicar a esto". Y el tío, ahí...

(RAFA RÍE) -Sí, pero me...

Cuando alguien está, y...

Y, de hecho, creo que hay dos tipos de cómicos,

que hay dos aquí, en España que encarnáis claramente,

que sois Leo y tú.

Y yo creo que Leo, que tiene como un gran talento natural,

es muy gracioso, y tú eres un gran estudioso de la comedia,

un gran analizador y tal. Muchas gracias.

(RÍE) No te voy a contratar.

(RÍEN) Y yo siempre he tirado por ese lado.

Desde pequeño, veía el humor y tal, y lo analizaba, desde pequeño.

Nunca pensando en hacerlo, sino en cómo...

Y, entonces... Me encanta ver humor, soy un gran consumidor.

Eh... Os dejo...

como os va muy bien y estáis en vuestra tierra,

y por no haceros un feo, os dejo con la cuenta a vosotros.

¿De acuerdo? Y como, además, sois del 80

y todo esto, pues ya os organizáis vosotros...

Vale. Hay una clínica ahí fuera, ¿vale?

Aprovechando que estamos en Turquía. ¿Para lo del trasplante?

Vale, tomo nota. Haznos un Bizum, Goyo.

Me pongo... Haznos un TikTok. Un TikTok.

¿Un Bizum? Te paso por Bizum también lo de la clínica.

Vale. Que vaya bien.

Mucha suerte. -Bueno, pagas tú, ¿no, Rafa?

-Sin problema. Sabes que aquí hay "cartos".

-¡Hala, qué suerte! Pues nada. -Hay más "cartos" que...

(Música)

(MOLESTO) No lo sé.

No, no sé dónde está Teté.

Porque no lo sé. Bastante tengo con saber dónde está mi cabeza.

¿Tú sabes lo que...?

¡Qué vas a saber, si tú no tienes lo que yo...!

Te voy a decir una cosa, si hay algo que me queda claro

es que los límites del humor empiezan en la resaca.

(Música)

(TIENE ARCADAS)

(Continúa la música)

Mortadelo y Filemón.

Ahí está media infancia mía.

(RÍE)

Sí, ya sé que me parezco a Bacterio.

(Mensaje móvil)

Es Teté, que ya viene para Coruña.

(RESOPLA)

Buenos días, Castelao.

Perdóname, pero este me parece un momento maravilloso

para abrazar la cultura gallega.

O, incluso mejor,

para echarme de lleno en su regazo.

(Música)

(SUSPIRA)

¡Uhm!

(Continúa la música)

(RONCA)

Goyo.

Ey, tío.

Goyo... Estás ahí...

Que te van a partir la nariz como a Castelao, joder, tío, ¿eh?

¡Ostras! Perdona.

No hay quien le pueda el ritmo a Teté. Confiesa.

Ya. ¿Eh?

Es todo terreno, ¿no? De ahí viene lo de "Teté".

Teté es muy muy fuerte, niño. (CANSADO) Ah, perdóname.

Solo a ti se te ocurre salir de marcha con Teté.

Si no íbamos a salir de marcha, íbamos a tomar feijoas.

Vamos a tomar un café, anda, criatura.

(CANSADO) ¡Ay! Te sigo. ¿Te llevo algo?

No, no te preocupes. ¿Puedes tú?

¿Dónde vamos? No sé, a un café por aquí.

Vale, te sigo. Aquí hay buenos sitios para café.

Venga, pasa. Hasta luego, Castelar,

y gracias, ¿eh? (RÍE)

(Música)

"A costa de la relación de Galicia con el polvo blanco,

se han celebrado tantos chistes como juicios.

Carlos Blanco es el cómico gallego por excelencia,

y, como su apellido bien anticipa,

sabe todo lo necesario sobre este asunto".

(Música)

Qué bien, tienen los cafés preparados.

Te deja ahí, al pobre...

¿Te parece bien café o quieres otra cosa?

No, está bien. Yo no sé si pedir café...

(RÍE) ... para el difunto, tío.

Tú ahí calladito ahora. (RÍE)

¿Te has planteado un espectáculo llamado

"Blanco y en botella"? No. La verdad, no.

Pues debe ser de las pocas opciones que no he pensado al respecto.

Te da mucho juego. "Blanco", al apellidarte Blanco,

humor blanco...

Bueno, de hecho, haces muchas cosas...

Has hecho muchas cosas que se refieren a lo blanco, ¿no?

Sí. Lo que pasa es que aquí tendría que ser "Blanco y en garrafa".

Tenía una pregunta, y me han dicho:

"Claro, como ha hecho 'Fariña'...,".

¡Ah! ¡Bah! "... ha hecho de juez...,".

¡Bah! "... los tópicos gallegos...".

¡Uf! Es muy difícil

porque la pregunta decía: "¿Te metes mucho en los personajes?".

Escriben: "¿Te metes mucho en los personajes?".

Lo escriben en Madrid, y no...

No, para actuar... Para actuar... A ver, aquí...

Es verdad que cuando ahora vamos a Madrid, antes esperaban que...,

a Madrid o por ahí, esperaban que lleváramos patatas o estas cosas,

y ahora te dicen: "¿Qué? ¿No has traído nada?".

Y dices: "Sí, he traído la bolsa...". "No...".

No, hombre, claro.

Además, yo vivo en la "illa" de Arousa,

que es un poco el epicentro. Y, encima, he hecho "Fariña".

Pero yo hacía una broma en mis espectáculos,

y creo que funciona perfectamente, y es que para nosotros,

para los gallegos, para los de las Rías Baixas,

"Fariña" es nuestro "Cuéntame".

¡Ah! O sea, que es como el Alcántara de allí.

Nos está contando nuestra historia de niños.

Yo, cuando era niño, los veía a los narcos por allí.

Mi padre tenía un taller de motos,

y más de una vez he ido a cobrar facturas de arreglos de mi padre,

y ver como un señor se iba un alpendre,

no sé cómo se diría en castellano, a un altillo o algo así,

y tenía sacos de billetes.

Sacos de billetes de 5000 pesetas, no... Era...

Y metía la mano en un saco, sacaba unos pocos,

y me pagaba la factura de mi padre.

Y decía: "Este señor tiene mucho allí".

(RÍEN) Claro, ¿no?

Me consta que un hermano de Charlín

decía en la isla de Arousa que él salía poco en la serie.

(RÍEN)

Que para la importancia que tenía él en la historia, salía poco.

Hombre, claro. Son nuestros vecinos, tío.

Yo pude hablar con Oubiña. Quiero decir que les conoces.

Claro, que tú hacías de Oubiña. Claro.

Es verdad. Y hablé con él.

Porque viven allí, los conoces. Me he cruzado...

¿A él le gustó tu interpretación? No, no le gustó nada.

¿No? Nada, no le gustó nada, no.

Ni lo mío... Nada, no le gustó nada.

De hecho, hizo un libro que vende por las ferias ahora,

que se llama "Mi verdad",

y que, bueno, de verdad, yo creo, tiene poquito,

pero, bueno, es eso verdad y no se la voy a discutir.

Hablas de humor gallego, y dicen: "Carlos Blanco.

Humor gallego, Carlos Blanco". Pero no eres monologuista ni...

Eres Carlos Blanco. Sí.

A ver, aquí, o eres un todoterreno o no sobrevives de esto.

Quiero decir que...

A veces lo comento, creo que la nuestra

es la primera generación de actores de Galicia que vive de su trabajo.

Antiguamente, tendrías que irte a María Casares,

que se tuvo que ir a Francia para triunfar, y era de aquí,

o a Tacholas, que fue un actor gallego

que triunfó mucho en Argentina.

Pero no era posible vivir del trabajo de artista, en general,

de actor, en particular.

Entonces, aquí, o te especializabas un poco en todo...

Y, al final, te conviertes en un decatleta.

Quiero decir... A mí...

Esa frase de "Aprendiz de todo, maestro de nada",

la acepto solo hasta ciento punto.

Aquí parece que molesta que un actor cante o que un cantautor actúe,

y en Estados Unidos aceptan perfectamente

que un tipo pueda dirigir, cantar, producir, escribir

y hasta montar la película, yo creo.

Aquí tienes un problema si haces dos cosas bien,

ya, si haces ocho, tienes ocho problemas.

Y yo les digo: "Pero si en Alemania, en el atletismo,

lo que más admiran es el decatlón". (RÍE)

No, pero el decatlón es un señor o una señora

que hace 10 cosas y las hace bien. Pero bien.

Bueno, pues a mí me parece que se puede aspirar a eso.

(Marcha militar)

(ACENTO ALEMÁN) Comandante Camariñas.

¡Comandante Camariñas!

-Dígame, señor.

Digo, "Járala Jelili".

-Tenemos que "facer" una limpieza étnica, Camariñas.

Hay que matar a 6 "millóns de xudeus".

-¿6 "millóns", señor?

-6 "millóns", mínimo, máximo, infinito.

-Muy bien, señor. 6 "millóns de xudeus". Muy bien.

Y ¿de dónde vamos a sacar tantos "xudeus", señor?

-¿Qué pasa? ¿Que en Galicia, no hay "xudeus"?

"Home", si me pidiera "xudías", igual ya se encuentran,

pero "xudeus" va a ser más difícil, señor.

-Pues si no hay "xudeus", tendrá que ser de otra cosa.

Yo, si te sirve de consuelo, ya que somos comediantes...

Eso es.

El primer contrato que se conserva de un comediante en Europa,

que es una compañía italiana de comediantes del arte,

exige al actor que sepa tocar, bailar y cantar.

No le pide que sepa actuar. Se supone que sabe.

Eso se da por hecho. Es que tiene que ser así.

Casi todos nosotros, al final, te tocan personaje que...

Yo, mi familia todavía lo recuerda, tuve que aprender a aprender.

Aprender a tocar el saxo, más o menos. A poner las manos.

Y mi familia todavía recuerda los ensayos en casa.

Es decir, "¿Vas a tardar mucho?". Digo: "Un par de horas".

(RÍE) Y tal, ¿no? No nos queda otra que adaptarnos.

Y aquí, en Galicia, que nos movemos por los pueblos constantemente,

hay mogollón de pueblos,

pues te mueves, llevas tu pequeño espectáculo,

tu maleta, como tú, tu focos...

En mi caso, mi técnico y tal,

y así te mueves. Somos cómicos de la legua.

Eso, en Galicia, pero te vas a Londres y lo petas.

Porque hay gallegos por ahí.

Entonces, puedes actuar hasta en Marte.

Yo he actuado en sitios rarísimos. En Cracovia.

En una biblioteca en Cracovia, tío. Palabra de honor.

Bueno, sí, en Heidelberg.

Yo he ido a Nueva Zelanda, y hay gallegos.

¡Hostia! Hombre, es que... Gallegos.

Sabes que los kiwis vienen de allí, pero se han hecho nuestros.

Y, probablemente, la frase más famosa de mis monólogos es:

"¿Quieres kiwis?".

En Galicia todo el mundo la dice,

porque todo el mundo tiene una tía que te ofrece kiwis, ¿sabes?

La tía que te dice:

"Lleva kiwis, que ya no sé qué hacer con tanto kiwi en casa.

Ya hice mermelada de kiwi, ya tengo todo de kiwi,

ya hago kiwis con almejas". (RÍEN)

Y te da la receta: "Le echas cebolla. A la cebolla no le llores.

Tú, bien de cebolla, y luego, el kiwi, el kiwi, el kiwi...".

Los kiwis aquí te los ofrece todo el mundo.

Si vas por Galicia... Y caquis.

Caquis, es verdad. Los caquis no los quiere nadie.

Yo tengo un monólogo sobre eso,

que habla de una visita real de Belén Esteban a la isla de Arousa,

y su encuentro con las mariscadoras de la isla,

que pasaron de ella, directamente, porque ella no saludó.

¡Ah!

Y, donde yo vivo, o saludas o no eres persona.

Y Belén, seguro que no sabía esto, y llegó allí y no saludó.

Y las mariscadoras se dieron la vuelta y pasaron de ella.

La primera vez, yo creo, que nadie le pidió una foto, un autógrafo...

Y el tipo de la cadena, de Telecinco, en este caso,

se dirigió a las mariscadoras diciendo:

(DELICADAMENTE) "Por favor, las marineras...".

Y tenías que ver a 200 mujeronas diciendo:

"Ay, marinera vas a ser tú, me parece a mí. ¿eh?".

"Vas a ir a Gran Sol de la patada que te demos".

"Daos la vuelta, que así os ven en casa".

"Daos vosotros, que es la misma distancia".

¿Sabes? Eso fue así.

Y, al final, hay un encuentro entre una de las mariscadoras,

la madre de Shakira, de cinco años,

y Belén Esteban, que le dice: "¡Ay, qué delgada estás!

No andarás en la droga, ¿no?". (RÍE)

"La nariz no te quedó bien, ¿eh?". (RÍEN)

"Gastaste los 'cartos', pero no te quedó bien.

Ya le pasó a Marichalar, que sigue renqueando".

Estas son así, son mujeres muy bravas, ¿sabes?

Mujeres que te dicen: "Ay, Dios mío, en la televisión estás mejor".

¿Sabes? O sea...

Una vez... Yo tengo una compañera...

Canto en una coral polifónica, porque me gusta mucho cantar.

Haces de todo. Ah, sí, el decatlón. El decatlón.

Y, entonces, un día actuaba con mis compañeras y mis compañeros,

que son todos ya de una cierta edad, mayores que yo.

Y una de ellas, Divina, se moría de la risa mientras yo actuaba,

y le fui a decir: "Divina, ¿nunca me vieras actuar?".

Y me dijo: "Sí, pero no me gustaras".

(RÍEN) Así. Directamente. ¡Ras!

¿Esa es la retranca gallega? No, eso es duro y a la cabeza.

La retranca gallega sería algo mucho más sutil, ¿no?

La retranca gallega no es solo gallega, ¿eh?,

los ingleses la dominan.

Sí. Yo creo que hay esa conexión.

Para que entendamos la retranca, cómo es, es muy sutil.

Parece un elogio, pero es un leñazo, ¿no?

Cuando nombraron, cuando en el Parlamento británico

se anunció el nombramiento del nuevo médico de la reina,

un hombre muy controvertido,

todos los parlamentarios se pusieron de pie

y cantaron "Dios salve a la reina". (RÍE)

Indiscutiblemente, es el himno,

pero no deja de ser cuestionar el trabajo del médico.

La retranca es esa sutileza... Aprovechar el doble sentido,

el juego que da... Eh...

Es un mecanismo de defensa contra la estupidez.

Mi abuela, que decía frases maravillosas maravillosas,

mi abuela era genial... genial,

y te decía: "Mira, hijo mío, donde no hay luces,

es imposible poner contadores, ¿entiendes?".

Que es una frase muy útil, ¿no?

También te decía: "El que se enamora no lo nota,

pero, poco a poco, se hace idiota". Que es una gran frase.

Y, luego, bueno, yo qué sé... Cuando la querías engañar, te decía:

"Ay, mira, que yo ya fui puta en Coruña, ¿eh?".

(RÍEN) Que debe ser un sitio especial.

Bueno, era magistral.

Y tengo frases de ella para regalar, tengo muchísimas.

Las uso en mis espectáculos, claro.

Bueno, eso, ¿tus espectáculos qué son?

¿Son monólogos? Has dicho: "Monólogo".

No es "stand-up" ortodoxo... No. Yo juego...

He intentado mezclar cosas, ¿no?

-¡Eh! -¿Qué? ¡Sí!

(AMBOS) ¡Oh! ¡Eh!

(GRITAN) ¡Eh! ¡Eh!

(GRITAN) ¡Eh!

-¡Vamos, la hostia! ¡Está en verde, arranca, joder!

-¡Cuando me salga de los huevos! Te aguantas.

-¡Arranca, idiota, arranca...!

-Porque tengo que "facer" el reparto, que, si no, pasabas ahí la "noite".

-¡Aparta del medio, minion "do carallo"!

¿Te funciona tu humor gallego en otras partes del territorio?

En Valladolid, en Segovia..., sí.

Vamos, yo fui a "El club de la comedia"

y les conté los peregrinos de Santiago.

Hay matices, pero 90 % de las cosas, sin ninguna dificultad.

Hay otras que es imposible que yo las cuente fuera de Galicia,

porque no las entenderían.

Yo tengo un monólogo sobre canciones tradicionales

que cantamos los gallegos, que todos sabemos,

y que son, como nosotros, muy misteriosas, muy raras.

Yo les digo a los de fuera: "A ver, cuando veáis a un gallego...".

Los tópicos de si sube o si baja. Tú no sabes si sube o si baja.

Tú eres de fuera, ¿entiendes? Nosotros sabemos perfectamente...

Y cuento una anécdota para que se entienda por qué es esto.

Estaba empezando a actuar, hace muchos años.

Me tocó en una aldea del interior de Galicia, Piloño,

un sitio muy pequeño, muy bonito, entre bosques y tal.

Iba yo solo. Y, entonces, me perdí,

y llegué a un pueblo que se llama Vila de Cruces,

un sitio de mucha música.

Ni Dios por la calle, un domingo por la tarde, nadie.

Yo diciendo: "¿A quién le pregunto?".

Y, de repente, salen tres viejos de un bar, pero en dos grupos,

un grupo individual y un grupo de dos.

En estos casos, siempre, al grupo individual.

Nunca le preguntes al de dos, porque van a discutir entre ellos.

Entonces, al primero. Y yo le dije, en gallego, pero le dije:

"Jefe...". Esa es una buena entrada. "Jefe, ¿voy bien para Piloño?".

El tipo rascó la cabeza y dijo: "¿Tú de dónde vienes?".

Y le dije: "No, un momentito, jefe, pregunté yo primero.

¿Voy bien por aquí para Piloño?".

Rascó la oreja y me dijo: "Pero ¿por quién preguntas?".

Le di una tercera oportunidad. Le dije: "¿Voy bien para Piloño?".

Y me dijo: "Pero ¿tanta prisa llevas?".

Me fui a por los otros dos, que ya decían:

"Ya tenemos para echar la tarde".

Y cuando llegaba a los dos, el primero reaccionó y dijo:

"Ven aquí, hombre, ven aquí".

Di marcha atrás, bajé la ventanilla y me dijo:

"¿Para dónde vas? ¿Para Piloño?". (RÍE)

Y le dije: "Sí".

Y me dice: "Pues llévame, que no hay taxis".

Quiero decir, el gallego pregunta para tener información.

Tú preguntas, pero yo te pregunto a ti primero...

Para no hablar de eso sin saber.

Yo no hablo de mí, primero cuéntame tú.

Por eso damos tan buenos bármanes, tan buenos taxistas...

(RÍEN)

Porque es gente que primero escucha, ¿no? ¿Sabes?

Sí, sí. Me parece una definición maravillosa.

Es muy defensivo, es muy prudente, ¿no?

Carlos, muchas gracias. Nada, un placer.

Voy a seguir la ruta. Gracias por el café.

Buen viaje. Y si, al final, decides...,

nosotros decimos "deitar", "deitar" sería "acostar",

echar las cenizas en la isla, yo te busco barco y un buen viento.

La buscaré alejada de donde están los berberechos y todo esto,

para que no nos... Eso alimenta todo. No vayas a pensar.

Bueno, como dicen, creo que es en Asturias:

"Marcho, que tengo que marchar". "Vai pola sombra",

que decimos aquí, o también en Carabanchel.

(RÍE) Eso se dice en todas partes. Sí, señor.

¿Por dónde salgo? Por la puerta, si eso.

Digo yo. Si quieres por el balcón, también puedes, pero...

Eso es la retranca como cierre perfecto.

En estado puro. Muchas gracias.

Te dejo la cuenta. Venga.

Eh... Bueno, amiguiño, sí, pero...

No, venga, ya pago yo, ¡al "carallo"!

(RÍE) Hala, corre por ahí.

¡Adiós!

Que aquí los cafés no son tan caros como en Madrid, chaval.

(RÍE)

(Música)

(RESOPLA)

"La gastronomía gallega y sus costumbres

están suponiendo todo un desafío para mi estómago,

que ya no sabe si sube o si baja.

Espero que Teté esté en mejores condiciones que yo,

y que, ya que la entrevista es en un teatro,

podamos estar 15 minutos sin comer ni beber nada".

(Continúa la música)

¡Uf! Te veo muy fresca, Teté,

yo tengo la cabeza como Luis XVI después de la revolución.

Yo, ya sabes que te tengo mis remedios de aquí.

Yo me hice un potingue, ahí, un remedio con hierbas,

y a mí me ha sentado... Mira.

(RÍE) Mira qué pichi.

Yo no quiero ser descreído respecto a la cultura popular gallega

y tus brebajes, pero prefiero paracetamol.

O sea, ¿que no lo quieres probar? No, mejor no.

(Música)

Qué gusto, en un teatro, estar en un teatro. Teatro Colón.

Y, aparte, estamos en el límite,

y se escucha que te mueres. Esto es un teatro de los de verdad.

Esto es de los de... De los que ya no quedan.

Tú empiezas con una cosa que me ha llamado mucho la atención,

que era como un culebrón, una especie de...

¿"Galleguis"? ¿O... caste... "castellego"?

Era cuando petaron muchísimo..., sobre los 90, al principio, yo creo,

los culebrones, y, entonces, pues claro,

yo hacía un concurso que se llamaba "A Reoca",

que presentó primero Carlos Blanco.

Hicimos un culebrón a mitad de programa que se llamaba

"Mapoula, triste Mapoula",

Que era "Mapoula"... "Amapola, triste Amapola", que era mi nombre,

y era una parodia de los culebrones venezolanos.

Y, entonces, hablábamos en gallego, pero con acento venezolano.

¿Perdona? Sí.

Te tengo que parar. ¿Cómo es eso? Eh...

A ver, ¿cómo era el acento venezolano?

Haz el acento, que no me acuerdo.

(ACENTO VENEZOLANO) El acento, hay que ver a Maduro, por ejemplo.

(RÍE) (ACENTO VENEZOLANO) Ay, chama,

es que no puedo "facer" eso. No puedo "facer" eso, chama.

"Non podo" porque "miña" nena, Bárbara Vanesa, "miña" nena...

(SIN ACENTO) Un muñeco que llevaba colgado siempre,

le llamaban Bárbara, y me parecía poco,

entonces, se llamaba Bárbara Vanesa.

(ACENTO VENEZOLANO) Bárbara Vanesa, "miña filla".

(SIN ACENTO) Y, entonces, era un...

Dijimos al público, por favor, que se fuera.

Lo grabábamos sin público porque nos daba mucha risa.

Y, entonces, era muy divertido.

Las paredes hacían así, evidentemente.

Los cuadros se caían, y no pasaba nada,

porque hacía más risa. Y, entonces, era muy divertido.

Aparte de que aprendí mucho ahí, era muy gracioso eso.

Pero antes de eso, habías hecho otro personaje.

¿Nora Robles era o...? ¡Ay! Por ahí.

Fue un poco después, justo. O, más o menos, paralelamente

a la "A Reoca" y tal. Sí.

Porque en ese auge del culebrón sudamericano,

Ghaleb Jaber Ibrahim padre dijo:

"Aquí vamos a hacer un 'compending' y voy a promocionar el Xacobeo

a través de un culebrón que se haga en Galicia,

y me voy a traer al más de lo más, me voy a traer a Tito Rojas

y me voy a traer a Boris Izaguirre...".

¡Boris! Que en aquel momento... ¡Claro!

¡Qué chévere! ¡Pues claro!

(RÍE) Y era, pues el guionista. Y, entonces, se escribieron

un montón de capítulos de esto,

que se llamaba "Compostela, sol e lúa",

"Compostela, sol y luna", que era, pues eso,

la excusa era enseñar Santiago, que es superchulo y tal.

Que lo es, que lo es.

Y, al final, hicimos un unitario,

que era como un capítulo resumen de toda la serie,

y, al final, se emitió eso, que va a un ritmo muy acelerado,

porque a lo que va es a enseñar cuáles son las tramas,

cuáles son los personajes y tal, tal, tal.

Y se emitió eso y se quedó ahí.

Pero me encanta, porque era la malvada Nora Robles.

Y, según Rubén, el ahora marido de Boris,

decía que era la malvada Nora Rolex, como era rica...

(RÍEN)

Los canapés no tardarán en llegar.

¡Ay! -Se está nublando la tarde.

-¿De dónde ha salido usted? -De donde salen todos,

pero yo estaba escondido en la despensa.

(RÍE) -¡Ah!

Cariño, ¿has hecho las presentaciones?

-No me he atrevido, por si acaso. -Lo haré yo.

Venga. La señorita Mellado. -Encantado.

-Y el socio de mi marido.

-Encantado.

-Casado con la señora Rocío López.

-¿Eh? No tan encantado.

Bueno, si no quieren nada más de mí...

-No, la verdad es que nunca hemos querido nada.

-Entonces, me voy.

Yo buscaba todo el rato la forma de meter la palanca

para preguntarte por el humor gallego, la retranca.

La retranca es una cosa... Es muy difícil definirla,

pero, por ejemplo...

Vamos a ver, la retranca tiene un punto de...

Bueno, no te lo quiero contar todo.

¿Para que tienes tú que saber de mi vida?

¿Sabes? Un punto defensivo de: "No te cuento"

y un punto de discreción galaica.

Y, aparte, la retranca se puede confundir con la mala leche fuera.

Porque, por ejemplo, hace poco estuve leyendo

una de las miles viñetas de Davila, por ejemplo,

y era una señora llevando una vaca, y un señor: "¿Qué?

¿La llevas al matadero? ¿La llevas a pastar?".

Y dice: "No, la llevo a la puesta de largo del casino, si te parece".

(RÍEN)

Ese tipo de cosas son de mucha retranca,

y, de paso, no le cuentas dónde llevas a la vaca.

No le preguntas: "Vete por ahí. ¿Qué tienes que saber de mi vida?".

No, le sueltas una así, tal... Pero aquí nos reímos con eso.

Pero, visto desde fuera, dice: "Bueno, mujer, perdona, ¿eh?".

En Madrid he tenido que decir muchas veces: "No, que es de broma".

Mogollón. Sobre todo, a llegar.

¿Y el respeto a las autoridades eclesiásticas?

Recuerdo un caso, un cura que fue a atender...,

real, verídico, un cura que fue a atender, a dar la extremaunción

a un señor que se estaba muriendo, y tal, y, bueno, estaba su mujer,

y, entonces, el cura estaba con el señor y tal...

De repente... No sé cómo se "chamaba" la señora.

"Mari, un vaso de agua".

Bueno, estaba así, como que no terminaba de morirse el señor, ¿no?

Y, entonces, la señora le dijo:

"¡Pero, hombre, bueno,

atiende a 'morrer', atiende a 'morrer',

que está aquí el señor cura y no tiene toda la tarde,

hombre, no tiene todo el día para ti".

Que la señora diga: "Muérete ya, que está aquí el señor cura,

que tiene cosas que hacer", ese tipo de cosas...

Claro, al cura no se le puede mantener aquí, en la casa,

esperando a que te mueras, muérete ya.

Un respeto, que ha venido, y le partes el ritmo de trabajo.

Estoy haciéndome ya una idea más aproximada

de lo que es el humor gallego. Mira, otro de funerales.

Es que los funerales y los entierros en Galicia dan para mucho.

Tenemos ese humor negro, para quitarnos la negrura de encima,

supongo.

Nunca sabes cómo decirle al señor... Dar un pésame.

Eso creo que es en todas partes. Nunca sabes.

Y, entonces, era un señor que se murió,

que era muy bajito.

y, entonces, el señor no sabía cómo darle a la viuda su pésame,

y decía: "No 'chores'. Total, por esa mierdiña de 'home'".

(RÍE)

Pero, quiero decir, es muy bruto, pero es así.

(RÍE) Es Galicia caníbal.

Te voy a poner en varios bretes. Venga.

(SUSPIRA) ¿Sabes quién está aquí? ¿Quién?

Eh... Xaime. Bueno, Jaime.

Vosotros aquí le llamáis Xaime, sí. ¿Xaime?

Pues aquí están las cenizas.

Sometido a un proceso termodinámico,

hemos retirado la humedad, y aquí está Xaime.

Bueno, que le llamabais Xaime, pero él nació en...

No era de aquí este tío. No, no. Él nació en Lepe.

Lo que pasa es que se fue luego a vivir a Vilagarcía de Arousa,

a Vilaxoán, para ser exactos. Efectivamente.

Este tío es adoptado, por Dios. Tenía unos problemas con su mujer...

¿En serio? (RÍE)

Yo había oído algo, pero... No tenía mucha idea

de cómo era esto de lo de...

Sí, ponlo hay mejor. Cuéntame.

No tenía mucha idea de lo que era esto del sexo,

y de las relaciones marítimas, ¿no sabes?, como le llamaban ellos.

Fueron al médico y tal...

"Mire, que nosotros tenemos vida marítima,

pero no tenemos trascendencia, ¿no? Y, entonces, no sabemos cómo hacer".

Y dice: "Bueno, usted váyase, déjeme solo con su mujer,

que a ver si... Igual con usted, le da presión, y tiene miedo y tal".

Y, entonces, se queda con ella y le dice:

"Pero miré, usted...", le dice el médico a ella,

"Usted, señora María, ¿usted tiene orgasmos?".

Y dice: "¿Orgasmos?". (RÍE)

"Ah, espere un momento. Jaime, ¿nosotros qué tenemos,

Orgasmos o Sanitas?". Eran que no... Pobres, pobres.

Y, al final, se quedaron ahí, no tuvieron trascendencia ninguna.

¿Ninguna? ¿Ni siquiera por Adeslas?

(RÍEN) Por Adeslas tampoco.

No había manera, pero...

(RÍE) Bueno, ya puedo recuperarlo, que ya se le ha pasado el disgusto.

Es que no quiero... Ven para aquí. Ay, pobre.

No sabían... Claro, es que, aparte...

Bueno, lo mismo anda por ahí... Lo mismo no está aquí

y salió de excursión con la Santa Compaña, que es muy...

Es muy probable.

Me tengo que marchar. Bueno. ¿Voy contigo?

Si quieres... ¿Adónde vas?

Pues... Fuera del... Me da mucha pena irme del teatro.

Y más, de este teatro maravilloso, que yo he actuado aquí,

yo me quedaría a vivir, pero nos tenemos que ir.

¿Te parece que...? Iba a decir que tomásemos algo, pero no.

Te voy a llevar a un sitio que vas a poder respirar aire puro,

y se te va a expandir la mente. Ya verás como te gusta.

(RÍE) Te creo. Pero chupitos, prohibido.

Ni queimadas ni nada. De entrada, no.

Zumos. De entrada, vale.

¿De entrada? (RÍEN)

(Música)

"Con o sin meigas, Galicia tiene muchas cosas:

cultura, un idioma que es música, buena comida y, ¡uf!, la bebida...

Un par de semanas de sol en verano, de acuerdo,

pero la retranca dura todo el año.

Ese humor afilado y escéptico que ni sube ni baja,

porque ir más arriba no se puede, y más abajo no hay sol".

¿Qué es para ti la comedia?

¿La comedia?

La comedia es libertad.

-Es de las pocas maneras que veo de poder seguir siendo aquel niño.

-La comedia es la mejor manera para contar cosas.

-Hay que reírse y tomarse todo todo,

y cuando digo todo, digo absolutamente todo,

con sentido del humor.

Porque la otra alternativa es una mierda.

"Después de este viaje, colgado aquí arriba,

entiendo que para los gallegos, tanto en la vida como en la comedia,

todo se resume en una cuestión de perspectiva".

(Canción en inglés)

Un país para reírlo - Galicia

20 abr 2021

Programas completos (3)

Los últimos 17 programas de Un país para reírlo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios