www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5535561
Para todos los públicos Un país para escucharlo - Programa 20: Cantabria/Palencia - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

"Cantabria es infinita.

Su historia y riqueza natural, sorprendente y mágica."

# Quién canta para ti. #

"Tierras verdes, mares bravos,

y altas rocas dibujan una insólita belleza."

# Cuando no te sientes bien. #

"Hoy voy a entonar un canto hondo, del corazón al paisaje.

A los pueblos, y al recuerdo de los amigos

que nos han acompañado en este viaje musical.

Por la Villa de las Tres Mentiras camina Rulo, un rockero con pedigrí

noble y bondadoso.

Este poeta de la calle, alejado de modas y turbulencias

del mercado, navega por su propio mundo

rodeándose de bellas canciones, amigos y guitarras.

Un músico de altos vuelos, que para ver las estrellas

no necesita mirar al cielo."

# Quién es el encargado # de amueblarte,

# el corazón.

# Alguien se ríe ahí fuera. # Hay ruido de pisadas,

# cerca de mi habitación.

# Estoy en las afueras # de una ciudad cualquiera,

# dando vueltas a un colchón.

# Botellas por el suelo, # no sirven de consuelo,

# y tras la cortina el sol.

# Es hora de largarse,

# última llamada urgente # desde recepción.

# Heridas del Rock and Roll.

# Quién te enseña París, # Venecia, Nueva York.

# Quién te arranca la ropa # dentro de ese ascensor.

# Con quién subes la cuesta # de cara a fin de mes.

# Quién hace lo que hice yo,

# pero al revés.

# Quién tiembla cuando lloras, # quién te recuerda

# que no estás sola.

# ¿Quién es tu nuevo vicio? # ¿Quién te ha salvado,

# de mis precipicios?

# Alguien se ríe ahí fuera,

# hay ruido de pisadas # cerca de mi habitación.

# Estoy en las afueras, # de una ciudad cualquiera,

# dando vueltas a un colchón.

# Botellas por el suelo,

# no sirven de consuelo,

# y tras la cortina el sol.

# Es hora de largarse,

# última llamada urgente

# desde recepción.

# Heridas de Rock and Roll.

# Oh, oh, oh.

# Sin mirarnos a los ojos.

# Oh, oh, oh, oh.

# Sin decir una palabra.

# Oh, oh, oh, oh. #

Rulo, tú empezaste súper joven,

¿qué fue lo primero que te rompió la cabeza?

Mi padre tenía guitarras en casa, mi madre tenía un programa

de radio amateur, en la COPE, en Reinosa...

Era una familia muy musical, ¿no? Muchos vinilos en casa...

Mucha y muy buena música, ¿no? Pero el punto de inflexión fue,

con diez años, con mi primo mayor fui a ver a Los Suaves,

que hacían un rock estruendoso total,

con mogollón de sonido, muy fuerte.

Me acuerdo que en diciembre del 89,

había muy poco público, mucho frío en aquel pabellón de mi pueblo,

pero ese día, Ariel, dije: "Yo me voy a dedicar a esto".

Al día siguiente lo dije en mi casa, y no me tomaron en serio.

Al principio no hizo gracia, porque bueno,

es una familia muy humilde, en un lugar muy humilde.

Mi padre era consciente de la dificultad que era...

es más difícil todavía siendo de La Reinosa,

que de una gran ciudad.

Pero luego sí que me apoyaron mucho, la verdad.

¿Cómo la etapa fugaz? Fue increíble. Fue mágica.

Pero piensa que nosotros, yo he sido más consciente de lo que conseguimos

cuando pasó, ¿no? Porque al final éramos cuatro tíos de Reinosa,

que no teníamos una banda al lado, en la que fijarnos, ¿no?

No había ninguna banda en nuestra ciudad.

Un ciudad muy pequeña, industrial.

En 13 años de nuestra primera vez en Madrid,

a la última, que fue el WiZink Center,

antiguo Palacio de los Deportes, para 12.000...

Guau.

No nos saltamos, Ariel, ningún escalón, fueron dos discos pagados

por nosotros, el tercero nos fichó una independiente de Navarra,

el cuarto ya nos fichó DRO, que luego fue Warner,

y no nos saltamos ninguno, todo.

Y luego nos vimos en el WiZink, para 12.000

y era como: "¿En serio esto lo han conseguido cuatro colgados

de Reinosa que...?" Que no sabíamos tocar bien tampoco.

Oye, pero en algún momento, por algún motivo, tú prefieres ya

lanzar tu carrera en solitario, prefieres terminar con el grupo,

en un momento muy dulce, en el que podrías haberte acomodado

unos añitos más digamos, ¿no?

Sí, que triste, tú los sabes, ¿no? Todos los que hemos tenido bandas,

todas nacen con vocación de eternidad, y todas caducan, ¿no?

Yo siempre digo: "No hay nada más peligroso que una persona

con las ideas claras". Pues imagínate cuatro, ¿no?

Sólo puede morir una banda de dos cosas, de fracaso o de éxito.

Y a nosotros nos mató el éxito.

Yo me quedé siempre con los diez primeros años

que fueron los mejores.

Pero paradójicamente cuanto más dinero ganábamos, cuanto más,

ese éxito que dice la gente, ¿no? que es el dinero y el público.

Más os distanciasteis. Sí.

Y entonces más infeliz era yo.

Yo sólo era feliz las dos horas de concierto.

Y al final las dos horas de concierto es lo anecdótico.

Los viajes, la composición, en todo eso ya no era feliz.

Y cuando arrancas con tu proyecto, ¿fue un poco volver a empezar?

Fue un volver a empezar, pero no fue un empezar de cero.

El público a veces dice:

"Te vas de una banda porque sabes que te irá bien".

"No, en muchos ejemplos, hay gente que ha intentado irse

de su banda madre, no le ha funcionado bien".

Claro. -Yo pasé un año muy duro en mi casa,

solo mi gente lo sabe, lo mal que lo pasé.

Pero luego saqué "Señales de humo",

y fue número uno de la FIBE y todo esto, y fue como...

Tu primer disco en solitario.

Sí, fue número uno, fue increíble, o sea...

Hicimos ciento y pico conciertos, fui a América otra vez.

Oye, esa guitarra que había en tu casa,

¿ahora la tienes tú, o quién la tiene?

Intenté conseguir a quién se la vendió mi padre, le localicé.

A mi padre no le dije nada, ¿no?

Y estuve tirando del hilo, y lo perdí.

La conseguí por internet, en Chicago, del mismo color,

y el mismo año que la tenía él. Y en un cumpleaños de él,

le dije: "Papá, son cosas que te ha dado la música, ¿no?"

Tengo esa suerte de haberle podido comprar esa guitarra a mi padre,

que trabajó tan duramente de fontanero y en la fábrica,

tenía dos trabajos para pagar la universidad de mi hermana,

y mi pasión por las guitarras.

Y le dije: "Papá es igual que la tuya y es para ti".

Bueno, estamos aquí en "Un País para Escucharlo",

en Cantabria, ¿qué podemos escuchar en Cantabria, Rulo?

Está mal que lo diga yo, pero hay muy buenos compositores.

Me gustaría mencionar el programa de Juan Carlos Calderón,

rendirle un pequeño homenaje, porque yo, desde chiquito,

escuchaba Mocedades en mi casa, ¿no? Y él era el compositor...

Un músico increíble. Grabó contigo, ¿no?

Sí, cuando no encontrábamos ningún pianista que pueda

tocar "Bugy, bugy", apareció por el estudio porque era colega

de los dueños, y se puso a tocar, y dijimos: "Tú, qué bueno".

Un pianista increíble aparte de gran compositor,

y mira, Cantabria fue justo con él

porque le han puesto una calle a su nombre

y creo que merece la pena, justicia poética.

Totalmente... Y en bandas, gente joven.

Sí, muchísimo talento. Una región muy pequeña pero gente joven

haciendo grandes canciones.

(Música)

# El árbol de la carretera,

# al este del Guadalquivir,

# lo tiene ya desde mi casa,

# pero forma... #

Estamos en el corazón de Santander, la parte más...

centro puro. Todo esto se quemó en 1941.

¿A sí? Sí.

Empezó por un pequeño incendio pero había viento sur,

que hizo que se propagara por prácticamente la mitad

de la ciudad. O sea, fue muy salvaje.

Murió mucha gente y por eso no hay un casco antiguo en la ciudad

que... porque quedó todo devastado.

# Qué dices si me voy a ir.

# No tienes que contarme nada. #

Ahí está la plaza del Pombo, es una plaza muy literaria,

porque salen en muchísimas novelas. ¿Ah, sí?

Sí, con la semana grande de Santander se llena de casetas

y con la gente se vive muy en la calle.

Está muy cerca de Cañadío, que es la zona de turne, de bares.

Y es una plaza muy emblemática. Muy añeja, muy de Santander.

Muy de santanderinos.

# El whisky de los solitarios,

# no me dejará mentir.

# sabe de qué modo conozco. #

Esta bahía pertenece al club de las bahías más bonitas del mundo.

Más bellas del mundo, sí. Guau, hay un club, ¿no?

Sí, entre ellas está Mahón, de Menorca, y ésta,

la de San Francisco...

Es una ciudad que vive totalmente de cara al mar.

# No tienes que pagarme nada.

# Vete de aquí, vete de aquí.

# Vete de aquí. #

"El Palacio de la Magdalena, de estilo ecléctico,

y de gran valor artístico, está situado en la península

que le da nombre, frente la Isla de Mouro.

En el que fuera hogar de reyes, hoy nos vamos a encontrar

con un inconformista. Un kamikaze enamorado de la vida,

que pelea a la contra.

Asentado desde hace años en las montañas cántabras,

este poeta conoce el poder de las palabras vividas.

Su música, es más introspectiva que épica."

(Música)

(Música)

# Después de la noticia,

# aquí tienes tu casa.

# Por la luna sencilla,

# por los perros de guardia.

# Por las guerras perdidas,

# por las dulces batallas.

# Por las horas con prisa,

# por los mares en calma.

# Bienvenida,

# que seas bienvenida.

# Después de la sonrisa.

# Por ayer, por mañana,

# por las ciudades frías.

# Por el sol de montaña,

# por la lluvia precisa.

# Por la canción soñada,

# por los equilibristas.

# O por los astronautas.

# Bienvenida, # que seas bienvenida. #

Cómo acaba un tipo compositor, cantante maravilloso de Madrid,

madrileño, en este rincón de España, ¿no? Cómo acabas viviendo aquí,

haciendo lo tuyo...

-Fue por casualidad,

gastándole una broma a la pareja que tenía

en aquel entonces, con una foto de la casa donde vivo.

Ni siquiera estaba buscando casa ni me planteaba vivir en otro sitio

que no fuera Madrid, y bueno, una broma que se fue

demasiado lejos, supongo.

-Se te fue de las manos, ¿no? -Sí. Acabé visitando esa casa

de la fotografía, y me enamoré del lugar, al instante.

Luego fuero los pasiegos,

la forma de tratarme y de cuidarme, ¿no?

Al principio, como tú sabes, ¿no?

Es un lugar casi...

casi inhóspito, agresivo para alguien que está solo

en un bar y al que nadie conoce, ¿no?

Se le mira con cierta desconfianza.

Pero con el paso de las semanas, de los meses,

y de los años, pues acabas por no pagar ninguna cerveza.

"Las palabras vividas", ¿no? Qué título más chulo.

¿A qué te evoca, a ti?

Al ser un disco de esta naturaleza, que por primera vez yo no escribo

la letra sino que están escritas por mi admirado amigo y poeta

insigne, Luis García Montero,

pues era como si yo tuviera

que darles vida a esas palabras y convertirlas en canciones

a través de la música y de los caminos que iba eligiendo

para ellas.

Hizo un poco las letras pensando en tu historia, en tu vida,

de hecho hay una canción dedicada a tu hija que acaba de nacer,

Bienvenida. Exacto.

Digamos que en ese sentido, claro, iba haciendo los trajes a medida.

Totalmente. Con respecto a esta canción,

bueno, yo le llamé un martes o un miércoles por la noche,

anunciándole la llegada de mi hija Nora, y al día siguiente

por la mañana tenía en mi buzón la letra de la canción ¿no?

Que por otra parte, ya sabes que es como peligroso escribir una canción

a tu hija, suele ser así, a veces muy... como muy melosa.

Tuve la suerte de que la hizo Luis y entonces no me la cuestioné

para nada, ¿no?

Ahora estás criando a tu hija, ¿en la casa de la foto?

Así es, sí. Qué bonito.

Va a salir con acento pasiego.

Pues algún día se lo tienes que mostrar, ¿no?

¿La foto la guardas o se la quedó la novia?

No, la foto se quedó en el restaurante.

# Ríes mintiendo,

# mientes riendo. #

"El Museo Marítimo del Cantábrico, muestra la relación

que los santanderinos han tenido con el mar.

Su acuario contiene alguna de las especies más fascinantes

que se puedan encontrar en la zona.

También hay navegantes del rock que pescan en un pasado

sonoro mítico. Bandas como Los Estanques."

(Música)

# Mirada de trato y de bien # sondea mi sien.

# Buscando mi trato y favor, # clamando al error.

# Esbelta figura de bien # sondea mi sien.

# Buscando mi trato y favor, # clamando al error.

# Tu temple suplica a mi idiotez. # Ohohoh.

# No creas que pienso en ti,

# tal vez, pienso un poco más

# en escapar de tener que pensar # en sentir.

# Quiero llegar a poder sentir

# de nuevo sin pensar.

# No quiero esperar.

# Mirada de trato y de bien # sondea mi sien.

# Papapa.

# Buscando mi trato y favor, # clamando al error.

# Papapa.

# Nanananananana, nananana.

# Papapa.

# Nanananananana, nananana.

# No creas que pienso en ti,

# Tal vez, pienso un poco más # en escapar

# de tener que pensar en sentir.

# Quiero llegar,

# a poder sentir de nuevo # sin pensar.

# No quiero esperar,

# preocupado por palpar # la sensación

# que me haga ya

# poder sentir de nuevo sin pensar.

# No quiero esperar,

# preocupado por pensar. #

Juanjo, Bloque fue uno de los grupos pioneros,

uno de los grandes grupos de rock progresivo, sinfónico.

Yo recuerdo, recuerdo mucho, teníais gran sonido,

llevabais vuestro propio equipo.

Para mí era una especie de súper banda.

Estaba todo por inventar, y entonces la referencia que teníamos

era los discos de Wishbone Ash y de Allman Brothers.

Y entonces nosotros queríamos sonar como aquello.

Y la única manera era pues empaparte muchísimo de revistas,

"no sé qué" de técnicas...

Y prácticamente vivíamos en el estudio, por la mañana

trabajábamos de ebanistas, haciendo cajones de graves y "de tal y cual",

y por la tarde pues ensayando y haciendo las historias.

Era toda una carga de ilusión muy grande, y a raíz de aquello,

nos llamaban para ir a tocar a Málaga e íbamos de Santander

a tocar a Málaga.

Sí, rutas imposibles, distancias increíbles...

Y dineros imposibles, porque pedíamos dinero para aguantar

hasta que llegáramos, lo típico.

Bueno, estamos aquí con nuevas generaciones...

Se ve la cara de ilusión, se nota... -Sí, cada vez menos.

(RÍEN)

Cada vez menos nueva, ¿no?

-No, con ilusión a tope, claro. Sino no estaríamos aquí.

-Explicarnos un poco, por qué esa triple P, ¿no?

-"Pop Progresivo Psicodélico". Lo de progresivo viene un poco

del rock progresivo, ¿no? -De los maestros, ¿no?

-Sí, total.

La psicodelia viene un poco de la explosión británica

y todo esto, de los años 60, bueno, la Costa Oeste,

en Estados Unidos y tal, ¿no?

Y luego lo del pop es para engañar a la gente y que escuche

nuestra música. Porque si no pones pop, no te escucha nadie.

Se asustan.

Ya, pero bueno, tenéis un formato de canción.

Sí, total. Escuchasteis a Bloque, me imagino.

Sí, mi padre me lo puso por vena.

De aquí de Cantabria pues también tenemos a Ibio,

que era otro grupo que también lo "petó" mucho en Japón,

también de "progresivo" y así. Ahá.

Buenísimos. Y bueno, luego eso...

-Ibio era de Bloque, y a raíz del aquel festival famoso de León

del año 76, se rompió Bloque, ellos formaron Ibio,

y fue cuando yo entré en Bloque.

-¡Anda! -¿No lo sabías eso?

-No lo sabía.

-O sea, que todo viene de la misma rama.

-Toma ya, claro.

Es curioso porque digamos que los grupos jóvenes,

están más pendientes de las tendencias,

de qué está pasando...

Sin embargo vosotros, digamos que habéis optado

por un camino bastante distinto, complejo.

¿Hay alguna razón, pasó algo?

No, más que nada yo creo que es que como Santander

es como un pozo ahí sin fondo, ¿sabes?

Estás ahí metido en tu burbuja, no conoces nada de fuera, ¿no?

Es un poco lo que a nosotros. Teníamos cada uno lo que tenía

su padre en casa. Porque al final...

-Es que Santander, aunque parezca mentira, es una isla.

O sea, con poco dinero se vive bien. -Calidad de vida...

-Sí, hay una calidad de vida "tal", entonces te abstraes de todo

lo demás, o sea, salir de Santander cuesta lo que no es normal.

-Bueno, en Santander suceden cosas, lo que pasa que sabes la movida esta

de que los romanos no pudieron entrar por las montañas

y todo eso que se cuenta, pues yo creo que con la música pasa lo mismo

pero a la inversa. Deben ser las montañas que no la dejan salir

o algo, porque aquí en Santander hay movida, lo que pasa que...

Es como que aquí es imposible hacer nada.

-Santander es muy creativo, a todos los niveles, ¿eh?

Pero hablando de música.

Ha habido músicos de puro pop, buenísimos...

-Copini...

-Músicos creativos súper personales, Mastretta.

Gente realmente llamativa.

¿Cómo ves a las nuevas generaciones?

Como siempre, rompedoras. A mí esta gente me emociona.

La obligación de ellos es romper.

O sea, lo de la decisión de cuatro mendas de Santander,

romper el aislamiento que supone Cantabria e irse a Madrid

a pelearse y a buscarse la vida, me parece "chapeau".

(Música)

"Las playas de Santander son un remanso de paz

y un destino especial para la época estival.

El resto del año, pueden ser azotadas por un viento furioso

y un mar en agitación.

Por eso sus cantautores son de otra estirpe.

Muestran voces y palabras que son dulces y aguerridas a la vez,

como Vicky Gastelo."

# Nada va a salir de aquí. #

(Guitarra)

# Qué habéis hecho de mí,

# qué habéis hecho de mí.

# Sola,

# sola.

# Iba a todo trapo.

# Me serví en el plato más # de lo que puedo comer.

# Di la vuelta al contador # y lo puse a cero.

# Y una valiente como yo, # toma pastillas para el miedo.

# En plena descompresión # ya noto que voy subiendo,

# no imaginas la de nudos, # que fui deshaciendo yo.

# Sola.

# Sola.

# No se puede matar, # a los sentimientos,

# lo más difícil para mí, # es dejar que pase el tiempo.

# Hay cosas que, # sólo puede hacer uno mismo.

# Perdonarse y ser # tu mejor amigo.

# Y no estar sola.

# Qué habéis hecho de mí.

# Qué habéis hecho de mí. #

# Hay un insecto mirándome. #

"Desde Santander llego a Palencia y me encuentro con otro paisaje."

# Y no lo voy a matar. #

"Largas llanuras sin fin,

y obras de arte que invocan a la contención.

Pero también allí hay creadores desafiantes y extravagantes.

Artistas todoterreno, que a su manera,

beben de las raíces para crecer hacia el infinito.

Es el caso de Alberto Acinas."

# Y en el espejo alguien escribió,

# pensabas que no iba a llegar. #

# Quita, quita, # ay, que esta chica es dinamita.

# Y yo ardo rápido como # la piña.

# A la que propinaste un puntapié,

# que fue a dar en la cabeza # del duque.

# Tu luz, tu luz, tu luz, # tu luz, tu luz.

# Tu luz, tu luz, tu luz, # tu luz, tu luz.

# Tu luz, tu luz, tu luz, # tu luz, tu luz.

# Tu luz, tu luz, tu luz, # tu luz, tu luz.

# Y deja, deja,

# ay, que esta chica # es muy compleja.

# Y yo soy simple como pan- #-dereta.

# Y que he perdido mi rumbo # en este mundo.

# Y no sé cuánto tiempo duraré,

# sin ser de nuevo parte de, # los árboles.

# Los árboles. #

Entras en Palencia, Alberto, y ves de repente una especie de monumento

enorme, un cristo de tamaño gigante, el cristo del Otero.

A mí, esa postura que tiene como así, ¿no?

Sí.

Que en principio supongo que será para solucionar ciertos temas

técnicos, escultóricos, ¿no?

Pero esa postura que tiene no me parece gratuita o, al menos,

yo siempre me ha parecido que tiene mucho que ver con el carácter

de la gente que tiene por aquí, ¿no? Esa postura así de, "quieto".

En vez de los brazos abiertos recibiéndote, está como rechazando.

Exacto, o de alguna manera llamándote a la contención.

A una austeridad emocional, a "quietamiento", a una templanza.

Y realmente aquí, sí que he notado yo siempre eso,

desde que soy pequeño, ¿no? Como que hay un, sí, una especie

de control social a no hacer demasiado...

aspaviento, o demasiado "esparajismo", ¿no?

Yo lo que he hecho, ha sido lo contrario, ¿no?

-Me llama la atención de tus canciones

que son muy concretas,

muy concisas, casi nunca más de dos minutos y medio...

Explica un poco por qué esa...

-Pues digamos porque yo hago,

digo lo que en ese momento,

creo que tengo que decir, y lo que no hago es el esfuerzo,

digamos, de desarrollar una canción para que llegue a un "minutaje",

convencional o radiable, digamos, ¿no?

Si me viene una canción en la que la letra y la música,

dura un minuto, pues en un minuto se queda.

-Percibo que hay mucho de esta tierra maravillosa, ¿no?

De esta... de estos páramos castellanos, cuánto de importante

para ti es la raíz, ¿no? O tu tierra.

-Pues bastante, muchísimo.

Se tiende un poco a rechazar el paisaje al que estás

muy acostumbrado a ver, ¿no? Y sobre todo este paisaje

con estas planicies así... Que en principio para una persona

muy joven puede resultar un poco aburrido, ¿no?

Y por eso yo me voy a Méjico, y voy a la selva y veo árboles

como toda este espacio, como toda esta nave.

Entonces, veo un poco el paisaje contrario del que vengo,

pero a la vuelta, sí que veo este paisaje y digo:

"¡Joé!", y es hermoso también. -Inspirador.

-Muy hermoso y muy inspirador.

Y sí que es verdad que lo tengo dentro en el sentido de que,

también con la música lo percibo, como la manera de cantar, incluso,

y de, es una música de campo abierto, ¿no?

¿Y el tema del folk?

Pues viene de mi infancia, o sea, siempre viviendo aquí e Palencia,

siempre he tenido contacto con la música folklórica, regional,

de aquí, pero no te creas que para bien, digamos, que sea algo

que me haya gustado siempre. Porque yo recuerdo ir con mi madre

al supermercado y estar las jornadas castellanas de gastronomía

y también música y estar sonando "La dulzaina" y la música regional,

y más bien, la detestaba.

Cuando empecé a hacer mis canciones así con formato más de canción,

porque antes hacía como más "ruidismo"

"arte sonoro", más que música, digamos.

Y fue cuando hacía mis canciones, que algunos amigos y tal

que las empezaron a escuchar, me dijeron: "pues suena como a jota"

¿no? "a tal". Y yo dije: "No me jodas".

Porque no te creas que es algo que me gustara,

más bien lo contrario.

Pero luego, enseguida asumí que bueno, si yo soy de Palencia,

y hago canciones, pues tendrá que salir mi raíz.

No sé si en Palencia conseguiste este tipo de ropa que utilizas.

Hombre, es que este tipo de ropa que utilizo, está hecha

a medida para mí.

Porque... Ajá.

Sí, bueno, mi pareja, Sofía Nieto,

con su marca, Carmen 17,

son diseñadoras de vestuario, y ellas están especializadas

también como yo, en lo musical, en revisar el folklore,

y entonces toda la ropa que llevo para mis conciertos,

o la que llevo a hora mismo, esta camisa... tan chula,

pues la han hecho ellas.

No sólo no sales de Palencia, sino que ni siquiera sales de casa.

Exactamente. (RÍEN)

(Música)

"Palencia vio nacer a una creadora capaz de plasmar la urgencia

y el presente con las mínimas palabras.

Ajo no escribe, destila mezcal y mil dolores pequeños.

Ella dice que nadie es poeta en su tierra,

que la suerte de los cobardes caduca mucho antes,

y que todo el mundo tiene nada que decir.

De mi piel para adentro mando yo."

(Música)

(Música)

# Acogiéndome al hecho, # de que todo el mundo

# tiene nada que decir.

# Me gustaría a mí decir

# la siguiente cosa importante.

# Y es, que la suerte # de los cobardes,

# caduca mucho antes.

# La micropoesía lee el presente.

# A ver.

# Quienes sabemos

# lo que vale un peine,

# somos las mismas

# que saben lo que vale la pena.

# Veo, veo...

# qué ves.

# Pues mira, en general, Ariel, # lo que veo es mucho gusano,

# y después poca mariposa. #

Estamos en Palencia, imagino que tendrás muchos recuerdos,

y algún micropoema para Palencia, ¿verdad?

Pues mira, como no sea "Vuelvo enseguida, no me esperéis",

la verdad... ¿sabes que he actuado más veces en Nueva York

que en Palencia? ¿Sí?

Y eso que en Nueva York tampoco soy de las que... no soy Rosalía.

Ajo, ¿qué recuerdos tienes de tus profesores de literatura?

De literatura y de lengua. Tengo unos recuerdos peculiares.

Tenía una profesora de literatura, en concreto, que siempre estaba

increpándome por mi manera peculiar de escribir las redacciones

y todo eso. ¿Cómo eran esas redacciones?

Bueno, pues tenía un estilo como el que tengo ahora.

Conciso, concreto, breve, y todo eso. Ya empezaba a practicarlo

en mi más tierna infancia, un estilo "azoriniano" un poco,

por mitificarme. Y entonces esta mujer,

cuyo nombre no quiero recordar, pues me increpaba mogollón,

y después resulta que es que digo: "Joé", ahora porque se ha muerto,

porque si no, la mandaba a "los librines".

-¿Tú cómo definirías la micropoesía?

-La micropoesía, es poesía urgente.

Mira, si la poesía es un arma cargada de futuro,

la micropoesía lo que es, es un arma cargada de presente.

Mi presente lo traduzco a lo mínimo imprescindible.

Hasta que finalmente pues consiga el silencia absoluto.

También te digo que, resumir...

¿Te acuerdas de la canción de: "Ey, no vayas resumiendo por ahí"?

Que era de Julio Iglesias. Pues resumir es todo un arte

porque también había un señor que se llamaba Blas Pascal,

que era un francés, que decía al final de una carta que escribió

un poco más larga de lo que esperaba:

"Disculpen ustedes que haya escrito una carta tan larga,

no he tenido tiempo de hacerla más corta".

La brevedad requiere mucho más tiempo que soltar el rollazo

y todo eso. Que se menosprecia... No, perdona, es que, ¿tú sabes

la cantidad de años que yo tengo que vivir para sacar un micropoema?

¿Cuánto te lleva hacer un micropoema?

Pues entre seis y siete años, el micropoema. (RÍEN)

Te lo juro.

O sea, que has vivido ya muchos años.

Yo tengo 100 micropoemas, podría haber vivido 100 años.

Porque no he querido, pero sino...

te juro que podría haber vivido 100 años.

Qué bueno. No sé si fue tu primer grupo, uno de tus grupos,

ya era una micropoesía en sí, en nombre, ¿no?

Mil dolores pequeños.

Es una declaración casi de intenciones.

¿Pero sabes que no es mío? Es del grandísimo poeta

Gabriel Celalla.

Viene de un poema suyo, ¿quieres que te lo diga?

Sí.

¿Os lo digo? Venga. -Sí, por favor.

-"Mil dolores pequeños, a veces me anonadan.

La noche me recoge fatigado y me abraza, pero vuelvo,

y aún vuelvo y vuelvo todavía, violento y desnudo,

joven con el día.

La vida me alimenta, yo quemo la alegría,

la luz es resplandor de espadas que combaten,

y yo creo en la ráfaga, en el grito que aún

no ha muerto en pensamiento". Fin.

-Qué maravilla. -De ahí viene.

Gran hombre, y gran memoria también, ¿eh?

Ya, tío, pero después...

fumo mucho para olvidarlo todo no consigo toser, siquiera.

(Música)

"Regresamos a Santander.

A sus paseos ajardinados, su puerto y su bahía.

Un escenario impresionante

y un instrumento igual de romántico y evocador.

Alejandro Pelayo, fundador de Marlango,

ha hecho del piano su arma para conectarse con el mundo

y entenderlo mejor.

Nos lo demuestra aquí y ahora."

(Música)

(Música)

# Por encima del bien y del mal,

# por encima de todas las rosas.

# Por encima de lo que dirán,

# por debajo de todas las mesas.

# Disparé muchas veces al aire,

# también a mis pies, # he matado a cupido.

# Y esta última bala del tambor,

# me la juego contigo.

# Quiero que la última canción # del disco,

# no hable de trenes perdidos.

# Aviones que se estrellan # en la noche.

# Y de mis vasos vacíos,

# y de mis vasos vacíos.

# Quiero que la última canción # del disco,

# no hable de trenes perdidos,

# de aviones que se estrellan # en la noche,

# y de mis vasos vacíos,

# y de mis vasos vacíos.

# Por encima del bien y del mal.

# Por encima del bien y del mal. #

Sueles comentar la infancia, como un lugar evocador,

un lugar de inspiración, ¿qué lugar ocupó la música en tu infancia?

El centro.

Todo empezó a girar alrededor de la música,

desde muy pequeño, desde muy pronto. Ahá.

Se presentó como un juego, y lo incorporé sin darme cuenta,

como un salvavidas...

ante la adversidad que supone crecer para todos, ¿no?

-Alejandro, hay una persona ahí especial en tu infancia, ¿no?

-Sí, es María Teresa Guitiérrez, que es la mujer que me enseñó

a jugar con este instrumento,

y que desapareció justo cuando el barquito se empezaba a mover.

Y yo tenía 13 años en ese momento, y fue como el primer

enfrentamiento con la adolescencia, con la realidad, con el dolor,

con la pérdida, con todo eso.

Ha sido una manera brusca, pero con la protección musical

que ella me había enseñado, ¿no? Con la posibilidad de sentarme

en el piano y sacar todo eso de una manera...

Bueno, más o menos ordenada.

Hay un tema que ahora está bastante en la boca de la gente,

tú lo conoces bien, es el tema del Asperger.

Creo que no es fácil diagnosticarlo, ¿no?

Qué complicado debe ser desenvolverte en la vida

teniendo esta enfermedad y que no te la diagnostiquen, ¿no?

¿Cómo fue tu caso?

Sí, a mí me... enfermedad no, síndrome.

Perdón. Porque la diferencia es sutil

pero ahí está todo, ¿no?

A mí me lo diagnostican en la edad adulta ya, con 42 años,

y claro, tiro para atrás del hilo y me doy cuenta de cómo,

gracias a la música, he ido sorteando toda esa dificultad.

Con las palabras tengo y siento una dificultad

que no tengo con la música.

La música traduce lo que está pasando,

y no tengo que ponerle palabras. Lo que me está pasando a mí,

o lo que está pasando a mi alrededor que no entiendo,

voy al piano, y lo que me vuelve es como cuando alguien te pasa

un papelito que pone la respuesta correcta, ¿no? La solución.

Y dices: "Ah, vale, lo que está pasando es esto".

Entonces ya me quedo tranquilo.

-¿A qué te suena esta increíble Bahía de Santander?

(Música)

Hay algo en la música que a mí me interesa, que la concibo

como... como una espiral sobre la que vas dado vueltas

y te puedes incorporar en cualquier momento, ¿no?

Eso... es lo que a mí me gusta. La repetición.

Yo te voy a pedir uno más complicado.

Te voy a pedir el del domingo por la noche.

(RÍE)

(SUSPIRA) Ese momento, ¿eh?

(Música)

-¿Cómo pondrías música al julio efervescente de la semana grande

de tanta gente que viene de fuera?

(Música)

-Intento escapar de eso. Sí, sí.

(Música)

# El hombre forzudo quiere like, # like, like, like, like.

# No sabe qué es lo que hay, # hay, hay, hay, hay.

# Detrás de cantada # de cuatro pulgadas,

# detrás de su mundo virtual.

# Nada le importa más que él,

# aumentar el volumen de su piel.

# No le importa saber # lo que hay fuera.

# Que más dará, a él lo amará # quien él quiera.

# El hombre forzudo # tiene un séquito de nada,

# llenas de unas gatas operadas.

# Solo busca aclamación, # qué importa la conversación.

# Un par de motivos # resuelve toda la ecuación.

# Noches de circo.

# Mañanas de payaso.

# Pero este es tu circo,

# el mío no.

# Puará puapuapuapua.

# Puará puapuapuapua.

# Puará puapuapuapua.

# Puará puapuapuapua.

# Puapuapuapuapuapua.

# Pua... puapuapuapuau.

# Noches de circo.

# Mañanas de payaso.

# Pero este es tu circo # el mío no. #

(Música)

"En Santander hay nuevos espacios y escenarios destinados

a la música.

Los Deltonos son un claro exponente del rock cántabro.

Un grupo sólido en un tour enfermo.

Sus cambiantes músicas incorporan sonidos cercanos

al Rythm and blues, al Power pop o al Funk.

Estos artesanos en el oficio del rock, aseguran que siempre

han hecho lo correcto."

(Música)

¿Sientes que ocupas el lugar que te mereces, en la música?

Yo creo que todo lo que tenemos, nos lo hemos ganado a pulso

y lo tenemos más que bien ganado.

Y una cosa que me gusta decir también, que es porque realmente,

el motor que me mueve a mí como compositor, productor

y por tanto, arrastro a Los Deltonos,

es que nuestra idea es que, lo mejor, aún está por venir.

El pasado está bien. Si el pasado está muy bien, pues mejor,

pero todavía, Los Deltonos, no hemos grabado

nuestro mejor disco. Yo creo que todavía no he escrito

mis mejores canciones. Y entonces esa ilusión, esa búsqueda,

es lo que al final nos mantiene tan vivos y tan alegres

como estamos.

Durante esos años ha habido un crecimiento, una serie

de experiencias, algo reseñable, un aprendizaje.

¿Todo eso que está como en una especie de nebulosa o...?

No, a mí este "nebulósico" negocio siempre me ha salvado que soy

ultrapragmático.

¿Pero ser puede encarar la música de una manera pragmática?

Igual, partimos de la base de que soy alemán,

y nos resulta más fácil, ¿no? Tenemos supuestamente una visión

así un poco de túnel para la vida. (RÍE)

Y no perder el tiempo en batallas que no se pueden ganar,

ir al punto.

Te convertiste en un grupo emblemático.

Ha habido que tomar en algún momento, alguna decisión,

un compromiso...

Siempre hemos tenido la fama, y sobre todo en los años 90,

que tuvimos así algún lío judicial, incluso, "y tal y cual"...

Y siempre hemos tenido la fama de ser muy cabezones,

y como muy bien decía John Turturro en la película esta de Mac,

en la que es carpintero, "hay dos formas de hacer las cosas,

la correcta y la mía, y resulta que es la misma".

Pues nosotros nos hemos guiado un poco siempre por esa ley

máxima de la naturaleza.

-De joven iba a veros tocar, "power trío" tocando increíble,

porque los tres eran un "tsunami musical", ¿no?

Yo acudía al "Joe Bar", os he visto en el "Joe Bar", en muchas salas.

Iba a ver grupos que estaban haciendo discos propios, ¿no?

Entonces, tú qué opinas ante esa juventud de ahora,

en lugar de hacer lo que hacía yo, están yendo a ver todo el rato,

muchas bandas tributo, que les llaman ahora.

¿Eso es un fracaso de los que hacemos canciones?

-Ellos se llaman bandas tributo, cuando mirándolo fríamente,

son orquestas monotemáticas.

Lo que pasa es que queda muy mal decir

que tocas en una orquesta monotemática,

porque eso como que baja.

Y luego, no sé, al final el público es de consumo muy fácil.

Entonces, tampoco podemos echarle la culpa a una gente

que lo que quiere es vivir de tocar y, la gente va a verles, entonces,

tienen su razón. A nosotros eso yo creo que nos afecta menos.

Pero para grupos emergentes, que ahora tienen que escuchar

cuando quieren tocar en un bar: "No, prefiero un grupo de versiones

de los 80, porque va a venir más gente", para esa gente

sí que es más difícil.

Nosotros creo que podemos verlo un poco con la distancia,

y realmente, cuando yo era joven, las orquestas tenían mucho éxito.

Entonces realmente no ha cambiado la cosa.

También nosotros tenemos la suerte, en el ámbito que nos movemos,

en los estilos que nos movemos, que es el público más fiel que hay.

O sea, y cuando consigues que a alguien le guste tu banda

y tu sonido, es para siempre. -Es para siempre.

-Entonces es cierto, y también gracias al bendito auge,

por ejemplo ahora de las Matinés, y de cosas similares,

una generación que durante unos años parecía que había dejado de ir

a conciertos, ahora que puede llevar a sus hijos,

lleva también a sus hijos, y así yo creo que se... brotes verdes.

O sea, hay otras músicas que son pasajeras,

pero el rock y el soul y cosas así orgánicas,

eso siempre va a estar ahí.

Oye, hay mucho mito, no sé si real o falso, esto lo podemos debatir,

con todos los instrumentos "vintage".

Creo que tú desmitificas un poco todo eso, ¿no?

Yo, no puedo evitarlo pero, para mí una guitarra,

no deja de ser una herramienta.

Entonces yo necesito un alicate y un martillo,

que sean cómodos, y que funcionen bien.

Llevar por ahí una pieza de museo, yendo como vamos en furgoneta,

y en esa división,

llevar algo que me duela mucho si se me cae,

prefiero no someterme a ese...

O sea, que aprecias a esos instrumentos.

Aprecio a esos instrumentos, pero puedo darle utilidad

como coleccionista, porque hay que reconocer

que los instrumentos viejos, los hay muy buenos,

y los hay fatales. -Muy malos también.

-Entonces, no sé, ahí vuelve mi pragmatismo...

-¿Y te fabricas guitarras?, ¿o no?

Yo, monté unos kits hace años, cuando muy poca gente lo hacía,

y es muy gracioso, porque al final parecía,

la leyenda era como que yo tenía una navaja suiza, iba al bosque,

escogía lentamente qué árbol, y tal y cual...

La beta perfecta.

Y luego con la navaja suiza empezaba...

-Yo me la creí.

Y se compró un montón de guitarras "vintage".

Un tipo práctico, ya está, ya lo has dicho desde el principio.

(RÍE) Fiabilidad alemana.

-Bricomanía del rock. Total.

(Música)

# Quizás no fue el mejor momento.

# Quizás erré en el tono de voz.

# Quizás debí pensarlo mejor,

# pero todo se descontroló.

# Es lo que había que hacer.

# Quizás no fue el mejor momento,

# sacarlo todo sin avisar.

# Pero no había más vueltas que dar,

# mejor así, todo a la vez. #

"Un viaje se vive tres veces.

Cuando lo soñamos, cuando lo vivimos,

y cuando lo recordamos.

Como decía el viejo Frank, así es la vida.

Porque en este viejo mundo que sigue girando alrededor del sol

he sido pirata, poeta, peón y rey.

He estado arriba y abajo, enfrente y afuera.

Pero hay algo que tengo claro,

y es que cada vez que descubro que he caído,

me levanto, me reincorporo, y vuelvo para seguir mi camino.

Nuestro destino nunca es un lugar,

sino una nueva forma de ver las cosas.

Vuelvo enseguida, no me esperéis."

# Fue lo correcto, # lo más cabal.

# Fue un acierto, # me salió natural.

# Fue lo correcto, # lo más cabal.

# Fue un acierto. #

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 20: Cantabria/Palencia

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Un país para escucharlo - Programa 20: Cantabria/Palencia

10 mar 2020

Un país para escucharlo' cierra su segunda temporada desde el norte de la Península Ibérica. Ariel Rot recorrerá Cantabria y Palencia de la mano de Rulo (Rulo y la Contrabanda) para descubrir sus músicas y artistas.
En su recorrido, Ariel Rot se encontrará con músicos de diversos géneros. Conocerá el pop rock de Quique González, el rock de Los Deltonos y Piloshka, el pop del pianista Alejandro Pelayo y Los Estanques. Además, 'Un país para escucharlo' también descubrirá la música de cantautor de Vicky Gastelo, la música electrónica de Bloque y el folk de Alberto Acinas.

ver más sobre "Un país para escucharlo - Programa 20: Cantabria/Palencia" ver menos sobre "Un país para escucharlo - Programa 20: Cantabria/Palencia"
Programas completos (20)
Clips

Los últimos 103 programas de Un país para escucharlo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios