www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5516509
Para todos los públicos Un país para escucharlo - Programa 17: San Sebastián - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

"Me encuentro en Pasaia.

Un pueblo de pescadores que sabe bien,

que si no hay viento, habrá que remar.

Paseo por sus 'caleas' piedra al encuentro de un músico

que nació escuchando a Elvis Presley,

que vivió las aventuras de David Darfur

y encarnó uno de sus personajes.

Duncan Dhu."

# Se pueda ocupar,

# de resucitar... #

"Él ha conocido las calles de París

y los oscuros sueños que un día vienen y van.

Un arquitecto que derrumba los muros

que gobiernan esta ciudad.

Él, es el señor del puerto."

# Las cartas que no envías, # sólo son cartas marcadas

# que regalan una mano, # pero nunca un corazón.

# Mi casa está pidiendo # una mano de pintura,

# algún punto de sutura # y hacer punto final.

# Y si estás en un país

# del África Central,

# busca pronto un hechicero # que me enseñe a olvidar.

# Cartas de amor, # cuando ya no hay amor.

# Cartas de amor # pero sin dirección.

# La, la, la, ra, lai, laralai.

# La, la, la, ra, lai, laralai.

# Cartas de amor, # cuando ya no hay amor.

# Cartas de amor

# pero sin dirección.

# La, la, la, ra, lai, laralai.

# La, la, la, ra, lai, laralai.

# La, la, la, ra, lai, laralai. #

Oye, nosotros también somos de una generación que tuvo

que hacer la mili, la mili obligatoria.

Tú te libraste aparte, de una manera, bueno...

No era fácil librarse, tú tuviste... tu historia personal

está ligado a eso.

Sí, yo nací en Venezuela, en Caracas,

porque mis padres estuvieron seis años viviendo allí,

y cuando volvimos,

mi padre tuvo la brillante idea de no cambiarme la nacionalidad,

precisamente para eso, para librarme del servicio militar, ¿no?

Cuando la mili dejó de ser obligatoria,

entonces ya me hice español.

Es decir, me hice bastante recientemente.

Ajá, ¿pero a qué edad viniste aquí?

No, yo vine con meses. Con meses.

Yo, nada. No guardas ningún tipo de contacto.

O sea, nadie de mi familia es de allí. Yo viví...

Un poco accidental mi nacimiento, circunstancial digamos, ¿no?

Tampoco es que fuera un accidente, pero...

De hecho yo fui ochomesino, si hubiese sido nuevemesino, normal,

hubiera nacido ya aquí.

Y hubieses tenido que hacer la mili,

y toda la historia de la música hubiese cambiado.

Mikel, me llama la atención que en plenos ochenta,

un chaval tuviese fascinación por Elvis.

Sí. ¿Cómo fue eso?

Bueno, quizás la culpa la tuvieron mis padres, ¿no?

Porque en mi casa es lo que se escuchaba.

Y yo crecí, musicalmente hablando, con lo que oía en casa,

y eso era Elvis. Cuando ya dimos el salto a Duncan Dhu,

tanto Diego como yo, seguíamos con esa fascinación

hacia la figura de Elvis en concreto y...

Ese sonido...

Ese sonido muy característico de las primeras grabaciones de Elvis

de solamente guitarra acústica y contrabajo, ¿no?

Y bueno, ahora viéndolo con cierta perspectiva,

entiendo que deberíamos de tener un cierto encanto, ¿no?

Porque en esa época, efectivamente, de hombreras,

todo era muy sofisticado, los teclados, toda la nueva ola,

los nuevos románticos y tal, de repente aparecen tres tipos

de San Sebastián, haciendo rockabilly acústico, ¿no?

Ahora que de repente, empezó a sonar una sirena ahí de fondo,

este, también me apetece preguntarte, ¿cómo viviste tú,

cómo se vivían los años un poco más duros de la violencia

aquí en Euskadi?

Bueno fueron años un tanto convulsos.

Quizás menos que la proyección que se tenía desde fuera, ¿no?

Yo siento que mucha gente pensaba, sobre todo en los ochenta,

que aquí vivíamos un poco con los tanques en la calle

y el ejército, ¿no? Y no, sí que había Kale borroka,

había manifestaciones, había ruido en la calle...

Pero... la verdad es que... uno se acababa acostumbrando,

y muchas veces incluso hacías vida normal, ¿no?

En tu ciudad. Ahí estaba el jaleo en una esquina y a 100 metros

la gente estaba en los bares haciendo vida normal, ¿no?

Pero Duncan Dhu, se mantuvo un poco al margen.

O sea, Diego y yo, teníamos evidentemente,

nuestras ideas políticas y nuestro posicionamiento,

pero nuestra música siempre navegó al margen de todo ello, ¿no?

Para bien y para mal, porque aquí también nos acusaron más de una vez

de no mojarnos y tal.

Cuando empezáis a hacer vuestros proyectos cada uno por separado,

¿también lo hablasteis? Dijisteis, "oye, yo quiero ir por aquí..."

Bueno, siempre hemos hablado mucho Diego y yo

sobre nuestras carreras en solitario, ¿no?

Yo le pido siempre consejo a él.

Le mando mis demos, le enseño la portada, si tengo dudas,

le enseño las portadas para que él me ayude...

O sea, la opinión de Diego para mí es quizás la más importante,

en el mundo de la música. Guau.

Y siento que yo soy lo mismo para él.

(Música)

# Hay demasiados dirigentes,

# van demasiado sonrientes,

# y ya no hay vida inteligente.

# Somos audaces y valientes. #

Mira Ariel, a mí la playa me gusta así, en invierno.

Poca gente, viento frío...

De hecho, en verano no me gusta nada, o sea, es una ciudad

que vive totalmente articulada por la playa, ¿no?

La rodea, la abraza. Es como una playa urbana y todo pasa aquí.

Esto en verano es una locura de gente, de turismo y de calor.

Pero ahora en invierno, estos días, para pasear, para salir a correr...

Para pensar, esos días que estás un poco bajo,

vienes aquí, te apoyas en la barandilla,

y te quedas contemplando la bahía y te vienen las ideas,

te vienen las canciones.

Qué maravilla de sitio.

Vienes aquí a correr y... Sí.

Me gusta mucho correr, me gusta correr por arriba,

cuando no hay gente, por eso me gusta ahora en invierno.

Y me gusta correr mucho por la arena, que es más duro,

pero viene bien, viene bien.

Antes vivía por aquí, por el centro,

entonces hacía mucho más deporte aquí. Ahora me suelo ir más

a la montaña.

Es una ciudad que invita al deporte también, ¿no?

Es una ciudad que invita al deporte y de hecho, normalmente hay gente

corriendo por todos los lados, ¿no?

Tienes el monte muy cerca, tienes la playa,

tienes muchos sitios para correr.

Y para andar en bici, una ciudad con muchos carriles bici,

aquí llamamos "bidegorris" y hay mucha tradición de desplazarse

en bicicleta, una ciudad como sana, ¿no? en ese sentido.

Noble y sana. Noble y sana.

Habrá pocas playas urbanas más bonitas que San Sebastián.

"La Bella Easo, se erige señorial, con elegancia,

sobre la Bahía de La Concha.

Refugio de almas indomables, que no hablaban de futuro

porque era una ilusión.

Pero los más grandes, son capaces de renovar su propia leyenda,

y mirar hacia delante.

Encarar el viento del Este,

para convertirse en el último clásico."

(Música)

(Música)

# En mi pueblo sin pretensión # tengo mala reputación.

# Haga lo que haga es igual # todo lo consideran mal.

# Yo no pienso pues # hacer ningún daño,

# queriendo vivir # fuera del rebaño.

# A la gente no gusta que # uno tenga su propia fe.

# No, a la gente no gusta que # uno tenga su propia fe.

# Todos, todos me miran mal

# salvo los ciegos, es natural.

# Y en la fiesta nacional # yo me quedo en la cama igual.

# Que la música militar # nunca me supo levantar.

# En el mundo pues # no hay mayor pecado,

# que el de no seguir # al abanderado.

# A la gente no gusta que # uno tenga su propia fe.

# No, a la gente no gusta que # uno tenga su propia fe.

# Todos me muestran con el dedo,

# salvo los mancos, # quiero y no puedo.

# Y no hace falta saber latín # yo ya se cual será mi fin.

# En el pueblo se empieza a oír, # Muerte, muerte al villano vil.

# Yo no pienso pues # armar ningún lío,

# porque no va a Roma # el camino mío.

# A la gente no gusta que # uno tenga su propia fe.

# No, a la gente no gusta que # uno tenga su propia fe.

# Todos, todos, me miran mal,

# salvo los ciegos, es natural. #

¡Bien! Gracias. Yeah.

La verdad que impresiona, ¿no? sobre todo en España una carrera

tan larga, en el rock.

Bueno, yo tengo que decir a la gente que nos está viendo,

porque estas cosas hay que decirlas.

Ariel es uno de las pocas personas que conoce mis inicios.

Y yo vivía con Sergio Makaroff en un piso en Barcelona,

y yo conocí a los Tequila cada vez que venían a Barcelona.

Entonces, es una de las pocas personas que me han visto

en mis inicios, inicios, ¿no?

-La edad es un peso gigantesco en la música, ¿no?

Cuando adquieres cierta edad, todo va mejorando.

-En el rock, ¿sabes el problema? Por ejemplo, en el blues,

y en el flamenco, la edad... -Sí, nunca ha sido un impedimento.

-No es un impedimento, es todo lo contrario.

En el rock siempre se ha pretendido que la gente del rock fuéramos

eternos adolescentes, de ahí el concepto de "Piterpanismo"

en el rock, "no quiero crecer, no quiero madurar,

no quiero hacerme mayor".

Estamos aquí, en Donosti, estás muy ligado a esta ciudad,

cuéntanos, ¿cómo es tu relación?

Fue llegar aquí, me enamoré de la ciudad

y no solamente de la ciudad, y a partir de ahí

mantener una relación absolutamente estable

con lo que significa Donosti.

Aquí me hecho como artista. Aquí me he hecho, digamos...

Aquí he iniciado mi etapa en solitario,

y por otro lado, pues es una ciudad que me ha ayudado a crecer.

Eso es muy importante.

-Realmente, ¿notas mucha diferencia entre Donosti y Barcelona?

Carácter Cantábrico, carácter Mediterráneo...

-Sí, pero es que a mí me va muy bien eso.

Me va muy bien porque yo soy muy excesivo, soy muy pasional,

soy muy fuego, y soy muy Mediterráneo.

Entonces, venir aquí, me ayuda a equilibrar, atemperar,

al hecho de que Donosti es un lugar donde la gente

respeta muchísimo al otro. Yo soy un chaval de barrio,

me he criado en los barrios, y esa Barcelona de barrio empezaba

a desaparecer, en favor de la Barcelona que conocéis ahora,

pues tan desubicada en el sentido...

Por un lado por el turismo,

después por las cuestiones políticas...

De repente yo llegué a una ciudad,

donde el drama político del terrorismo

empezaba a dejar paso a la luz como el día de hoy,

y de alguna manera, pues veía cómo esa cuestión política,

por el otro lado empezaba a emborronar todo, ¿no?

¿Cómo crees que trata España a sus artistas?

Como el puto culo.

-Ahí has metido el dedo en la llaga, ¿eh? Eso ya...

(RÍEN) -Puto culo. ¿Por qué?

Ejemplo: yo recuerdo llegar a París,

cuando Johnny Hallyday me invitó al sesenta aniversario

con Mingo Pascual, que fuimos, y ver toda la ciudad,

todo Francia, volcada en el aniversario

de Johnny Hallyday.

A un francés no le digas que se ven, en aquel momento, ¿eh?

Que había el problema de la piratería, y el problema

de los CD piratas que se vendían en la calle.

Para un francés eso sería un insulto.

Ver a su cultura en el suelo.

Aquí, el morro es lo que se lleva. No la legalidad.

Por eso se tardó tanto, en ir a por un problema tan grave

que nos afectaba a todos como la piratería,

que al fin y al cabo era un negocio,

de una serie de compañías telefónicas, que el gobierno

no fue capaz o no quiso. Y eso significó el hundimiento

de la industria discográfica en España.

Eso en Francia jamás hubiera ocurrido.

Entonces, de la misma manera que se apoya al cine,

hay que apoyar a la música. No quiero subvenciones

de ningún tipo. Creo que deben ir, no a personas o músicos y tal,

sino a infraestructuras. Totalmente.

Tú por ejemplo vas al Primavera Sound, hace unos años,

recuerdo que había una carpa dedicada a la música francesa

pagada por el Ministerio de Cultura francés,

donde tocaban los músicos franceses.

Esto aquí no ocurre. Hasta hace muy poco, y yo creo que todavía

en muchos ámbitos de la cultura popular se considera al músico

como una especie de feriante.

Loco, para terminar, si tú buscas en el diccionario la palabra

"rock star", en el hipotético caso de que haya una definición.

Espero que la Real Academia cambie el sentido y diga: "Loquillo".

(RÍEN)

Te voy a preguntar. Lo ha respondido.

-Hablaré con Pérez Reverte, a ver qué podemos hacer.

Salió una foto, la tuya obviamente.

La mía, por supuesto. Para qué vamos a engañarnos.

# Fuego de ayer # es quemándome ahora.

# Tú quieta, no corras.

# Socorre a tu bandada # de problemas cuando puedas.

# Las mañanas más "nublás" # cuentan historias,

# de heridas abiertas, # de viejas antorchas.

# De noches de tormenta y camorra.

# Náufragas sin isla propia, # guerrera con la nada por bandera.

# Presa, sin escapatoria. #

Esta calle es la 31 de agosto,

que se llama así porque un 31 de agosto de hace mucho,

se quemó toda la ciudad y sólo se salvó esta calle.

Y bueno, todos los 31 de agosto, se pone todo esto lleno de velas,

muy, muy bonito, ¿no? Una calle con historia.

¡Toda la ciudad!

Toda, bueno, entonces era mucho más pequeña.

Estaba amurallada. Y sólo se salvó esta calle.

Impresionante. Es una calle de bares.

Es una sobreviviente. Sí.

# Al manantial de soledad # que me da vida.

# Con lo mío, las mías, # mis ruinas.

Esto es la Consti, la plaza de la Consti,

que es como el centro neurálgico de la parte vieja,

del casco antiguo.

Como la Plaza Mayor de Madrid pero en pequeñito.

Todos estos números que le han puesto.

Esto porque debía ser tiempos de plaza de toros,

plaza de toros rectangular y esto eran los tendidos.

Ahora siguen pasando cosas interesantes, ¿eh?

Aquí, por ejemplo, el día importante de la ciudad,

que es el día de San Sebastián, el 20 de enero...

Se hace la tamborrada y eso antes era el antiguo ayuntamiento,

ahora es la biblioteca, y bueno, ahí se pone el alcalde,

aquí se monta un tamborrio importante.

¿Y cómo es? La tamborrada. ¿No has visto nunca

que están todos vestidos como de soldados de época,

tocando tambores, todos a la vez? Sí, sí.

Algo muy, muy típico de aquí. Y aquí es donde nace todo eso.

Ahora todo es zona de pinchos,

pero también es zona de bares nocturnos.

Entonces, aquí he pasado mucha juventud.

Ahora vengo poco por aquí, tengo que decirte, vengo poco.

# Será volar con otro rumbo,

# que hacéis cuflés # con la bola del mundo.

# Que me parta un rayo # si un reto me achanta,

# echando siete restos

# vivo con la felicidad a ratos # de quién canta.

# Me importa cuatro mierdas, # los halagos y las faltas. #

"Las olas embravecidas del Cantábrico,

se esculpen con el viento y se vuelven arte.

Otro vendaval creativo y dialéctico es el de las rimas de una mujer

con las ideas muy claras.

Una rapera a quién conocen como 'La Furia'."

# Con lo mío, con las mías # en mi ruinas, dando mimo,

# al manantial de soledad # que me da vida.

# Con lo mío, con las mías, # en mis ruinas. #

(Música)

# No toco la cima, # que soy de las que se pasea

# descalza en la ruina.

# Y de duelo se visten # que montan los cuatro sin dientes

# a costa de niñas, ¿no? # Toco la cima.

# Se oyen mis tacones lejanos # en calles de muy mala fama.

# Y me meo en tu cara.

# No me llaméis femenina, # llámame Furia.

# No le di la patada a la puerta # "pa" andar con remilgos ahora,

# y cuida que estamos arriba # y estando de pie

# se os intuye mejor la mentira.

# Tengo los codos "destrozaos" # de estudiarme la vida.

# Y a mí se me entiende, # y no me respetes,

# que no necesito esas mierdas # de los que no miran de frente.

# Me tienes delante,

# hazte normal # agarrando hasta tus dementes.

# Medallas clavadas, # en pechos inertes.

# Soy la bala que lo mató, # soy lo peor, ya lo digo yo.

# Todo tu carne en ese asador # se la ve marca en tu cuello.

# Soy la bala que lo mató, # lo peor, ya lo digo yo.

# Todo tu carne en ese asador.

# Ya no queda paciencia, # sobran razones.

# Voy a llevar encima la opinel,

# por si tengo # que hacer los honores.

# Ya no queda paciencia, # sobran razones.

# Voy a llevar encima la opinel.

# Ya no queda paciencia, # sobran razones.

# Voy a llevar encima la opinel,

# por si tengo # que hacer los honores.

# Ya no queda paciencia, # sobran razones.

# Voy a llevar encima la opinel.

# Que partan de bases más tuyas, # a ver si dejan de hablar mierda.

# Que dejen paso a las segundas, # que hemos "revento" el esquema.

# Que sepan, que sobran, que tiren,

# que cierren la boca # si quieren mantener los dientes

# y dejen el camino libre, # que estamos cansadas de verles.

# Soy la bala que lo mató, # soy lo peor, ya lo digo yo.

# Todo tu carne en ese asador, # soy la venganza en tu cuello.

# Soy la bala que lo mató, # soy lo peor, ya lo digo yo.

# Todo tu carne en ese asador.

# Ya no queda paciencia, # sobran razones.

# Voy a llevar encima la opinel

# por si tengo que hacer los honores.

# Ya no queda paciencia, # sobran razones.

# Voy a llevar encima la opinel.

# Ya no queda paciencia, # sobran razones.

# Voy a llevar encima la opinel

# por si tengo # que hacer los honores.

# Ya no queda paciencia, # sobran razones.

# Voy a llevar encima la opinel. #

¿De dónde viene tu nombre, o cómo adoptas tu nombre?

O no sé si tiene si tiene alguna historia detrás interesante.

-Tenía un colega que me llamaba Fiera,

luego me empezó a llamar Furia, y en un momento dado,

lo adopté como propio porque,

de alguna forma es como que las mujeres,

lo de enfadarnos es algo que no se nos permite.

O sea, si nos fijamos, cuando una mujer se enfada,

rápidamente se le pone esto de "histérica, loca...".

Y es como: "No, no estoy loca, ni estoy nerviosa, estoy enfadada".

Puedo estar enfadada, me merezco aunque sea el enfado.

Y fue como una manera de decir, "bueno, me parece interesante poner

delante que estoy enfadada".

Luego ya, soy súper maja y podemos hablar.

Pero de primeras es como que a nosotras,

hay una cierta barrera, que no se nos permite, ¿no?

O sea, con los tíos siempre vamos como: " bueno, a ver, qué".

Nosotras parece que somos accesibles.

Entonces es una manera de decir, no, vamos a ver, llama a la puerta.

Digamos que el trap, el rap, el hip hop, a veces son géneros

que en cuanto al mensaje,

no terminan de estar del todo bien vistos.

En realidad, me parece que hay un sesgo clasista y racista

en esa mirada. La música en sí,

o sea, no se puede catalogar un estilo de música como machista,

es absurdo, o sea, la música no es nada,

es lo que hacemos de ella al final.

Porque casualmente son siempre estilos musicales que vienen

de lugares muy determinados.

No nos vamos a meter con el pop, o no nos vamos a meter con el indi,

y no sé, podemos analizar canciones de Gun's and Roses

y ver cómo comentaban que la tengan enterrada en el jardín.

O podemos escuchar a Malú diciendo que soy toda tuya

aunque mi vida corra peligro, o sea, me parecen mensajes

súper peligrosos. La chavalería de 14 años,

al final cree que lo suyo no está bien,

porque todos los adultos de su alrededor

están preocupadísimos con la música que escuchan.

-Bueno Furia, a mí me encantaría saber cómo se acaba haciendo rap

en una ciudad como Donosti, ¿no? Que es una ciudad como muy burguesa,

como que choca, ¿no?

-O sea, yo me fui de mi pueblo, a los 18 años,

me fui a vivir a Bilbao, estuve allí siete,

luego me vine a Donosti, buscando un poco de paz...

O sea, me he movido por mis procesos vitales.

Como Loquillo. (RÍEN)

Loquillo vino a buscar paz también a Donosti.

Oye, hay una figura que es esa chica ultra sexy,

defendiendo un discurso feminista. O sea, yo.

Yo, en mi caso, por ejemplo,

que he salido a un escenario con corsé con botas de vinilo,

o con tacones muy altos, o con escotes o...

Para mí es una manera de ser yo y de re-significar muy feminidad.

Entonces, en mi caso por lo menos, los tacones, mis tacones,

son un arma, son una manera en la que yo me siento muy bien,

empoderada, me gusta. Por ejemplo, yo veo a Beyoncé en bragas,

y no pienso: "Pobrecita, le han dicho que vaya en bragas,

cómo sufre". Veo a una diosa que va como le da la gana.

Para mí no le resta feminismo esa imagen.

-Sé que has sido madre recientemente y bueno,

quería saber o queríamos saber cómo ha afectado,

si es que ha afectado en tu vida, que me imagino que sí,

y sobre todo en tu música, ¿no? La maternidad.

-Sí, he sido madre hace tres meses. -Pues fíjate, muy recientemente.

-Y ha afectado fundamentalmente en algo que me interesaba mucho

ya de antes, que es que ha puesto de una manera muy brutal

la vida en el centro de todo. O sea, lo importante deja de ser,

hay chorradas que dejan de existir.

Entonces lo importante pasa a ser esa vida vulnerable

que hay que cuidar. Entonces yo no lo vivo como algo

que me aleja de mi "nada", porque al revés, me centra

de lo importante y de lo que... no sé, es un proyecto más creativo

que nunca. Una prima de mi ama me decía: " Pues ahora escribirás

de otra manera". Que son esas que están deseando que deje

de estar enfadada en las canciones, porque está preocupadas por mí.

"Y entonces ahora escribirás otras cosas y te saldrá otra ternura,

y...". No, lo que me enfada me sigue enfadando igual.

Y mis poemas de amor a mi hijo me los guardo para mí.

(Música)

"Con su desarrollo urbanístico, Donosti también ha sido caldo

de cultivo de una vibrante cultura 'underground'.

Entre pinchos y potes, en sus calles ha emergido

una tradición rock que nunca ha dejado de renovarse.

Como este 'power dúo', capaz de sonar como una banda entera.

Niña Coyote Eta Chico Tornado."

(Música)

(Música)

(CANTA EN VASCO)

Es un formato un poco inusual, aunque se empieza a ver el formato

de batería-guitarra, el concepto de la formación,

¿estaba clara, o fue simplemente producto de la casualidad

y del encuentro?

Bueno, todo es producto de la casualidad en realidad.

No sé, a mí me propusieron empezar a tocar con una banda,

tenía que practicar un montón, andaba ahí con la claqueta,

tocando encima de canciones...

pero necesitaba tocar también, y entonces Koldo muy amablemente

se prestó a venir al local conmigo, para que practicase.

-Para que tú practicases. -Sí.

Y entonces él tenía, justo empezaba a pensar en el invento este

que se trae, y entonces también le venía bien

pues una base de batería para ir probando sus ruidos, ¿no?

-Eso es. Es bueno eso, ¿eh?

(RÍEN) -Sí, la verdad es que empezamos así,

fue una casualidad.

-Sí, y un día, ya teníamos tres o cuatro temas

y los grabamos en vídeo, en el local.

Grabamos por pistas y en vídeo y dijimos: "Igual hay un proyecto".

En realidad nació él y nació solo.

-¿Tú eres bajista o guitarra? Ahora mismo es difícil saberlo,

¿pero originalmente?

-Originalmente yo empecé como bajista.

Empecé a tocar con 13 o 14 años el bajo,

y he estado un montón de años tocando en bandas el bajo.

Pero luego, también toco la guitarra.

-Claro, por eso tocas la guitarra como un bajo.

-Sí, pero bueno, también he tocado...

-El bajo como una guitarra.

(RÍEN) -No, la guitarra como la guitarra.

Son los bajistas que más molan, los que tocan como guitarristas.

A mí me encantan los bajistas que no lo son,

que son guitarristas que tocan el bajo.

-También.

¿Y tu historia como batería?

Pues mi historia como batería es bastante marciana.

Empecé con veintipocos años a tocar la batería,

empecé a ensayar con una banda de Pamplona se llaman Las Culebras.

Pero por imposibilidades geográficas lo dejé, y estuve sin tocar

la batería como nueve años.

Y con 30 años empecé a tocar otra vez.

Llevas un despliegue importante de pedales.

Sí, esto es la clave. Ese es el sonido, ¿no?

Sí, este es el sonido. Sin esto, no tenemos...

-Me tienes que explicar un poco cómo funciona este mundo.

-La idea original de la banda, siempre ha sido sonar

a banda completa, ¿no?

Como si tuviéramos por ejemplo, un bajista, ¿no?

(Bajo)

Y luego tengo también, otro que suena...

(Guitarra)

Digamos a un "Hammond", o las teclas.

-Pero unas teclas de... -De las antiguas.

(HABLAN TODOS)

Están puestos todos los "drawers" puestos.

Todo a tope. -Todo a tope.

-Y luego tendríamos esto. -La guitarra.

(Guitarra)

-Y con esto luego ya, mezclamos todo, y tenemos...

(Guitarra)

-Tres en uno, típico tres en uno. -Sí.

"Big Sound". "Big Sound".

(Música)

"En el Museo de San Telmo, se puede ver la evolución

de la sociedad vasca y su arte a lo largo de los siglos.

Algo en constante transformación y siempre expuesto a todo tipo

de pequeñas revoluciones.

Esta es la que propone Elena Setién,

una mujer que dice que no sólo hace música

sino que cuenta historias olvidadas y nunca antes relatadas."

(Música)

(Música)

(CANTA EN INGLÉS)

Elena tienes una formación clásica.

Has estado viajando, aprendiendo... cuéntanos.

Empecé aquí en Donosti, con 18 años iba llena de ganas de tocar

el violín clásico, y me fui a Londres.

Y estuve allí tres años estudiando violín clásico y de di cuenta

que no tenía que ser violinista, que yo quería cantar y además

quería cantar lo que me diera la gana,

no quería leer una partitura.

Y después me fue a Copenhague y allí estuve 13 años.

Estudié música moderna también y me metí de lleno en el jazz

y la improvisación "free".

¿Cómo se estudia la improvisación "free"?

Cómo se estudia, ¡uh!

Pues, es difícil estudiar una improvisación "free",

pero es como un actor o actriz que improvisa, ¿no?

Están todo el rato con un diálogo continuo...

¿Hay normas? ¿Hay reglas?

Sí que puede haber muchas reglas. Hay diferentes formas de improvisar

y hay veces que las reglas son durísimas.

De hecho pueden ser tanto como en la música clásica,

tan duras.

¿Cómo es la vida de un músico en Copenhague?

Distinta a la española, me imagino.

Es Copenhague es muy activo, muy creativo, muy vivo,

muy espontáneo, e incluso en el conservatorio

donde estudié yo, que es el Conservatorio

de Música Moderna, no hay normas.

Los alumnos se revelan contra las normas.

Y dicen: "Esto no me gusta nada, vamos a hacer esta asignatura así",

le dicen al profesor, y todo está como en proceso, todo el rato.

En Dinamarca se canta mucho en el colegio.

Cada mañana tienen una cosa que se llama Moganshan,

que es la canción de la mañana. Y empiezan el día en la entrada

todo el colegio, cantando la canción,

y con el piano les acompañan.

-O sea, tú viniste encantada de todo aquello.

-Vine encantada en unos aspectos y vine triste de dejar aquello.

Terminaste en la canción.

Sí, terminé en la canción sin quererlo.

La canción me vino a buscar y al final me di cuenta

que tenía que hacer canciones.

-En este viaje, digamos viaje de ida,

también fue un viaje de ida y vuelta, ¿no?

-Sí. -Al final has vuelto a Donosti,

y bueno, cuéntanos un poco cómo es esta vuelta

con todo lo que te traes de...

-Sí, pues yo diría, que mi yo musical.

se gestó en Dinamarca.

Tengo mucho sonido nórdico, y no me puedo escapar

de esa identidad, me gusta mucho además.

-San Sebastián no ha afectado, o no te afecta...

-San Sebastián sí afecta, claro. El mar me afecta mucho.

De hecho, cuando volví, hace ya cuatro años, me di cuenta

que estar aquí hacía que mi música fuera como más larga y más pausada.

El mar me da como una amplitud... este mar nuestro, ¿no?

Que es increíble, sí. -Cantábrico.

(Música)

# Pretendo dar un golpe. #

Este es uno de mis lugares favoritos de la ciudad.

Esta pasarela... Increíble.

Realmente es una pasarela que lleva aquí un montón de años,

y estuvo mucho tiempo así como medio abandonada,

pero ahora forma parte del paisaje, ¿no?

El final de la playa, el encuentro con el puerto...

Y bueno, tiene a su espalda uno de mis edificios favoritos

de San Sebastián, un edificio del principios del siglo XX,

arquitectura racionalista. Tú sabes que yo estudié arquitectura, ¿no?

Sí.

Y me encanta la arquitectura y me encanta...

¿Terminaste? Sí, aunque nunca he ejercido.

Pero mi diploma está ahí con los discos de oro.

Bueno. Una cosa de la me siento orgulloso.

Siempre pensé que iba a acabar dedicándome a la arquitectura, ¿eh?

Pero la música nunca me dejó hueco.

# Pretendo dar un golpe,

# un gran golpe de efecto.

# Conciso y concreto,

# milimetradamente calculado.

# Con gran precisión. #

"En los años 90, un puñado de jóvenes se dejó influir

por la brisa del exterior para inventar el denominado

"Sonido Donosti".

Fueron tiempos de aventuras, y de soplos en el corazón.

Recuerdos de una buena vida, que ahora se reencarna en Amateur,

y en una nueva generación del pop, representada por Ízaro."

# Pretendo dar un golpe,

# un golpe de timón. #

(Música)

# Los leones lucen ya

# Esa extraña luz,

# me recuerda a ti.

# Ya todos los tugurios # ha cerrado,

# debería rezar,

# si supiera aún.

# Me dijeron que el camino # era tu hogar.

# Pero ambos sabemos,

# que eso no es así.

# Es simplemente el único lugar,

# al que saben ir

# los que no están.

# En Colorado dicen # que estuvo allí.

# En Tenessi con Huckleberry Finn

# Donosti siempre en tu corazón,

# y aquella canción,

# que recuerda a un blues.

# Hoy que hay luna llena # sobre la ciudad,

# y aunque no estés tú,

# sí es la luz azul.

# Por mucho que me aleje # ya da igual,

# siempre una señal,

# de que andabas tú.

# En Ámsterdam surcaba # el gran canal.

# En Londres con paraguas # y gabán.

# Donosti siempre en tu corazón.

# Y aquella canción # y aquella canción,

# que recuerda a un blues. #

Mikel, tú viviste el Donosti Sound.

Tú, Ízaro fuiste espectadora, creo.

Para ser justos, hay que decir que el Donosti Sound,

en realidad es etiqueta, se refiere a una generación anterior

a la banda en la que yo participé durante muchos años,

que era La Buena Vida. Y en realidad era esa gente que empezó

a hacer música en esta ciudad, después del post-punk digamos,

finales de los 70, principios de los 80,

aquí a nivel de la provincia se estilaba un poco el rock

en los grupo de rock un poco duro,

lo que llamaron el "rock radical vasco",

y quizás en la ciudad, en la capital,

pues digamos, el crisol estilístico era mayor digamos, ¿no?

Y aquí había, pues bueno, estaban los Duncan,

que hacían un poco como rockabilly, o lo que sea,

y luego estaba Le Mans, que era un grupo,

que para La Buena Vida fue muy importante.

Eran un grupo como muy "Naif", y tal...

-Ízaro, tú no eres de aquí, pero ya estás instalada

aquí en Donosti, ¿cómo ha afectado esta ciudad

o esta tierra en tu música?

-Yo soy Vizcaína, pero me vine aquí hace ya ocho años, creo,

y empecé a tocar aquí, yo hacía música, y nunca pensé que acabaría

haciendo música. Pero vine aquí, y no sé si fue el mar,

o fue la arquitectura romántica de la ciudad, o...

o toda la historia que ya se trae la ciudad,

los músicos que he conocido después,

que me hizo sentir muy segura de mí misma.

Encontré no sé, una autoestima muy estable y muy sana,

y empecé a hacer canciones supongo que también acorde a esta ciudad.

-Tenéis diferentes visiones o perspectivas.

¿O vivís la música de manera diferente?

En el sentido de que tú, entiendo que nos sois profesionales,

mientras que tú sí, ¿no?

-Sí, puedo decir que sí. Sí.

-Yo, en realidad, llevo tocando, pues no sé, desde que tengo 13 años,

que son muchos, digamos, y nunca me he dedicado profesionalmente

a la música. No porque no haya querido, sino porque

las circunstancias que se han presentado

han sido esas, ¿no? Siempre he tenido un poco de temor

al tema de profesionalizarme por cuanto considero,

que igual si te dedicas a algo, si necesitas comer de ello,

la idea artística... -Puede perder un poco.

-Puede perder un poco. Pero bueno, por otra parte,

también me da rabia porque hay gente de mi generación,

de lo que fue aquel... el indi,

pues que se ha podido comprar una casa, o que viven del asunto,

haciendo canciones, lo cual es, en cierto modo, un sueño, ¿no?

Un anhelo que a mí sí me hubiera gustado cumplir.

Hablabas antes de la composición,

hay gente que compone cuando está mal, yo por ejemplo,

necesito estar bien para componer. -Y yo al revés, tengo que estar mal.

Tú tienes que estar mal, bueno.

¿Cómo es tu caso?

Yo antes tenía que estar mal para componer.

Sí que es verdad, que yo soy una persona que no llora.

Que no lloraba, matizo.

Y siempre la gente sentía que yo era como muy dura,

o que no me afectaban tanto las cosas y siempre,

cuando éramos pequeñas y alguien lloraba y yo no lloraba,

siempre los mimos eran para la otra persona, ¿no?

Porque le estaba afectando más lo que estaba sucediendo.

Y me di cuenta cuando empecé a tocar la guitarra,

que iba a la guitarra cada vez que yo quería llorar.

En el primer disco, cada canción es una llorera.

Pero que no la lloré. Es una lágrima.

Sí, es una lágrima entera. Ahora es verdad que estoy mejor,

me encuentro mejor y también compongo cuando estoy bien.

Que tenía miedo de estar bien, ser feliz y no componer.

Sino hay que cambiar de oficio,

si tienes que estar mal para trabajar...

Me tiene que ocurrir una desgracia, sino no compongo un tema.

(Música)

"Los maestros de la improvisación necesitan instinto.

Un buen swing y habilidad musical.

Los alumnos más aventajados deben saber adaptarse,

y proponer su propio lenguaje.

Donosti, es una de las capitales del jazz.

Un sonido que nació para incordiar, al que Iñaki Salvador

y Reykjavik 606, aportan su personal fusión."

Iñaki, tú eres una figura emblemática en una ciudad

que tiene uno de los festivales más importantes de jazz

de Europa. ¿Cómo te formaste?

Bueno, antes que nada está nacer, ¿no?

Y yo creo que en una casa donde hay unos padres donde te dan lo primero,

el regalo de existir, lo que da cualquier padre,

pero lo segundo más valioso que yo creo que me dieron,

después de la vida, fue que hubiera un piano, en el salón de casa,

y ya está, con eso ya funciona, yo creo que cualquier lugar

donde haya un piano, es imposible tener miedo a nada.

Y el compromiso con la música está casi garantizado.

Pero no eres no eres autodidacta, en algún momento estudiaste.

Yo pasé por el Conservatorio de Donosti, es verdad,

y ahí di mis primeros pasos ante una partitura.

Pero enseguida necesité dar pasos fuera de la partitura.

Y entonces, marché a Barcelona, donde en los 80,

el jazz era algo importante.

El conservatorio me fue importantísimo, lo fue,

para adquirir una técnica instrumental y las primeras nociones

de musicalidad. Pero es verdad que lo que me sirvió sobre todo,

fueron los discos, muchos discos.

Yo no tuve otros súper héroes, más que estos ¿no?

¿Quiénes eran?

Pues eran John Coltrane, claramente, era Mails Davis, sin ninguna duda,

eran gentes como el pianista Jaime Jones, que a mí me interesaba

muchísimo, Bud Powell, toda la época del Vivod, ¿no?

Los años 940, aquella época de los músicos negros,

hacían música para molestar.

-Vosotros ya, como Reykjavik, ¿cómo entendéis vuestra música,

vuestro jazz? ¿Cuánta ortodoxia hay en vuestra música?

Si es que la hay.

-Nosotros, creo que llegamos a este punto, de acercarnos al jazz

desde nuestra forma de hacer música electrónica,

porque en los directos, improvisábamos.

-Nosotros venimos de otra historia, venimos más de la electrónica

lo que pasa que por motivos de escuchar todo lo último

que se está cociendo ahora en Inglaterra,

pues nos metimos de lleno y la verdad es que somos, Borja y yo

unos lanzados de mil pares de narices y dijimos:

"¿por qué no vamos a hacer jazz electrónico?"

-O sea, vivir en una ciudad como Donosti, con un Jazzaldia,

con un festival de jazz con tanta tradición y tanta importancia,

¿cómo os ha afectado en vuestras carreras musicales?

Si es que lo ha hecho.

-Igual me llamáis un poco "hater", ¿eh? pero, a ver...

A mí en Donosti, por ejemplo, hay un festival

que es muy importante, que es el Festival de Jazz

y lo que me da realmente pena es que no haya un circuito.

O sea, que...

-Que todo pasa la semana del Jazzladia.

-La semana del jazz como la semana del cinemaldi, ¿sabes?

Y dices, "toda esa gente que va al Jazzaldi, ¿dónde se mete luego?".

Sí que hay como una efervescencia de artistas en Donosti sobre todo,

bueno, y el País Vasco, para lo pequeño que es,

yo alucino con la de gente con talento que hay.

A mí me parece increíble, sobre todo lo que pienso es que en Donosti,

si hay algo, es gusto.

Iñaki, tú vives aquí y, ¿no tocas aquí?

Yo toco bastante más fuera que aquí.

La verdad sea dicha, porque en los años

que llevo como profesional, que van como para 40,

como una dictadura, pues el panorama ha cambiado radicalmente.

El panorama no tiene nada absolutamente que ver,

y estoy de acuerdo en que no hay una escena ahora

mínimamente consolidada.

Es verdad que han quedado en nuestro inconsciente colectivo

los nombres de Echekalte... -Son nombres que vienen del pasado.

-Claro, yo debuté en Echekalte.

-Yo, es que me acuerdo en los primeros tiempos

de Duncan Dhu, allá por los 80, que queríamos tocar en esos bares

y nos decían: "No, vosotros no hacéis jazz".

Y rockabilly, y nosotros les engañábamos:

"No, que vamos con trabajo y hacemos un poco de jazz y tal".

Una vez les engañamos y cuando empezamos a tocar:

"Esto no es jazz, esto es rockabilly",

nos querían echar. Entonces yo tengo ese recuerdo de que sí había

dos o tres lugares que programaban jazz en directo.

-Sí, funcionó Echekalte, funcionó el Vivop,

funcionó Altxerry, que sigue funcionando.

Pero es verdad que ese vigor que tuvieron en los 80, los 90...

-Ya no existe.

Hoy en día se entiende el jazz como algo muy académico,

pero, ¿fue el jazz en los años 40 el punk?

Sí, de alguna manera sí. Era una música que contestaba,

era una música que protestaba, era una música que rugía,

era una música que... Revolucionaria.

Sí, claro, claramente revolucionaria y que pretendía, como decíamos,

molestar, cuestionar...

Claramente, el paso de las décadas, y el llegar, por lo menos en algunas

partes del mundo, a lo que hemos llamado al estado del bienestar,

pues no pone las cosas tan fáciles para que haya estas explosiones

creativas de esta potencia, ¿no? Eso sí que es cierto.

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

"Donosti mantiene el esplendor de la 'Belle Epoque'.

La elegancia de su bahía, enmarcada por el Monte Igueldo

y la Isla de Santa Clara, es mundialmente reconocida.

La bravura del Cantábrico azota sus costas.

Una ciudad de cine, romántica y seductora.

Hemos vivido la buena vida, la mala reputación,

la furia del peine de los vientos,

hombres y mujeres que caminan sin sombra,

en el corredor de la suerte.

Toquemos, Mikel, toquemos todo el mundo,

que hoy en la prisión,

sólo se baila el rock."

# Corazones en la niebla, # que no encuentran su lugar.

# Su lugar. #

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 17: San Sebastián

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Un país para escucharlo - Programa 17: San Sebastián

18 feb 2020

Un país para escucharlo llega a San Sebastián, con Mikel Erentxun como guía. Loquillo, Niña Coyote eta Chico Tornado, Elena Setién, La Furia, Amateur, Izaro, Iñaki Salvador y Reykjavik 606 son los músicos invitados en este episodio.

ver más sobre "Un país para escucharlo - Programa 17: San Sebastián" ver menos sobre "Un país para escucharlo - Programa 17: San Sebastián"
Programas completos (28)
Clips

Los últimos 155 programas de Un país para escucharlo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Luis Berni

    He visto los programas anteriores de ésta temporada sin problemas y éste no lo puedo ver.La temporada anterior la ví completa aquí. ¿¡Què pasa!? Soy argentino de nacimiento igual que el conductor. Por favor déjenme verlo..

    19 feb 2020