www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5793433
Para todos los públicos Un país para escucharlo - Girona y Lleida - Ver ahora
Transcripción completa

(Música)

"Girona, la ciudad de los mil ataques

y tres veces invencible.

Lugar cabalístico, poblado por seres infinitos,

inmutables y eternos.

Místicos en busca de la naturaleza del universo.

Todo camino tiene sus luces y sombras, sus claros y oscuros.

Paseo por su Barrio Viejo,

un laberinto de bellas calles, pasajes y plazas,

el encuentro de un bohemio

que transita por las veredas de la vida

en busca de placeres mundanos y espacios de libertad.

Con su grupo Sopa de cabra le dieron voz a la calle,

canciones prohibidas para intocables.

Gérard camina en un horizonte infinito,

un aprendiz en la continua búsqueda del conocimiento.

Hoy soy un pasajero en tránsito al encuentro de sueños y promesas."

(Música)

(CANTAN EN CATALÁN)

(Música)

(CANTAN EN CATALÁN)

Gérard, tú pasaste tu infancia y tu juventud, te criaste aquí,

en Girona.

Cuéntanos recuerdos, cosas que te marcaron.

Yo nací en el Barri Vell, en la parte antigua.

Ha cambiado mucho.

Girona era una ciudad bastante aislada.

Recuerdo que a veces tenía más conexión con Francia que con...

¿Sabes? Estábamos más cerca.

Sucedían muchas cosas, y eso creo que lo hacía especial.

Coincidíamos desde pintores, escritores,

recuerdo a Javier Cercas en el mismo bar

donde nosotros nos encontrábamos y luego había música,

pero estábamos los punkies

y, al lado, no sé, estábamos los que veníamos más...

del impacto de la revolución musical de los 60.

Aquí se funda Sopa de cabra que empezáis...

En el verano del 86,

encontrarnos en una antigua agencia de viajes para pasar el rato

y tocar algunas canciones y componer algo

y en el 90 estábamos en el Estadio Olímpico

con Tina Turner y El último de la fila, por ejemplo,

o en las Fiestas de la Mercè, con 70.000 personas.

Fue muy vertiginoso.

Otra etiqueta es directamente el rock catalán,

que fue... se transformó en una especie de movimiento,

de moda, como queramos llamarlo.

La etiqueta nos incomodaba porque no era una etiqueta musical,

si no convivíamos en esa etiqueta

grupos de estilos antagónicos,

había de todo, era más en función de la lengua, ¿no?

Coincide además con una necesidad que había, ¿no?,

de oír canciones

que hablasen de tu realidad

y de la forma que la gente de la calle hablaba.

En 2001 decidimos hacer nuestro último disco con Sopa

y empiezo yo mi trayectoria.

Hay un disco en particular

que me parece interesante que hablemos,

el de los Intocables, es un concierto increíble,

versiones de canciones censuradas.

Para mí es el valor que realmente creo que tiene la música.

Normalmente, no la valoramos suficiente

o la metemos en el marco del pasatiempo,

entretenimiento y de lo frugal y frívolo.

Y en cambio, cada época,

cada momento tiene alguna canción que puede explicarlo,

incluso de forma tan explícita o de forma tan decisiva

que provoca que esa canción sea prohibida.

Bueno, después de diez años, decidís volver a reuniros con Sopa,

¿cuál fue el detonante de esa reunión?

Más que decidir volver con Sopa fue:

"Vamos a cumplir 25 años, ¿hacemos algo?".

Pedimos hacer el concierto en el Palau San Jordi,

y de repente fueron tres conciertos.

Nunca hubiésemos esperado esto.

Pensábamos: "La gente nos recordará", pero bueno.

Y de repente te das cuenta

que habíamos pasado a formar parte de su vida.

(Música)

# Tú no sabes bien por qué # a pesar del frío... #

"Decía Salvador Dalí que su paraíso místico encontraba

su plenitud en la bahía de Cadaqués,

un lugar privilegiado donde lo real y lo sublime casi se tocan.

Destino de artistas y bohemios en busca de inspiración.

Hoy nos encontramos ahí con tres viejos amigos,

enamorados del arte de contar historias

y de divertir sin ser frívolos.

Con la luz de Cap de Creus, de repente,

los ojos se les llenan de diamantes.

Ellos son Marc, Jess y Axel,

la banda a la que todos queremos pertenecer."

# Y las palabras # que llevan veneno...

# Porque esto es el incendio,

# esto es el incendio,

# somos un incendio sin control. #

(Música)

¡Eh!

(Música)

¡Va, va, va!

(Música)

(CANTA EN CATALÁN)

(CANTA EN CATALÁN)

(Música)

(CANTA EN CATALÁN)

(CANTAN EN CATALÁN)

(Música)

Oye, lleváis 20 años juntos y la verdad que me fascina veros

en un momentazo,

como si acabaseis de empezar, con una energía renovada,

como si hubiese pasado algo.

No solo eso, sino que os metéis como en el proyecto más ambicioso

creo y conceptual, no solamente un disco,

sino también un libro, y no sé, como que todo encaja.

No sé, explicadme qué ha pasado. (RÍE)

Yo creo que lo único que ha pasado aquí es que somos tres amigos

con unas ganas locas de jugar y de probar cosas.

Esto es como una pareja que a lo mejor tiene una crisis,

que se estanca y deciden comprar un juguete sexual, por ejemplo.

Nuestro último juguete sexual es hacer una novela

y un disco al mismo tiempo, que hablen de exactamente lo mismo.

Todo el concepto gira alrededor de la Costa Brava, especialmente,

de Cadaqués.

Fue un lugar importante en todos los sentidos.

Es que aquí donde estamos, fijaos, aquí ataban los Pirineos

y choca, depende, o chocan con el Mediterráneo

o se da la mano con el Mediterráneo.

Entonces, aquí pasan cosas lógicamente muy impotentes,

hay una geología delirante.

El Cap de Creus es un viaje muy importante.

Estas energías que hay aquí

hacen que o bien discutas muy fuerte con tu pareja

o con tus amigos o con tu familia

o bien que crees grandes obras de arte.

Entonces, hay algo que reverbera en la luz,

que sientes tú unas vibraciones

que hacen que estés en la onda para crear.

Pero al mismo tiempo, un sitio muy cosmopolita,

con artistas...

Es esto es un imán para muchos artistas buenos y malos.

Con la llegada de Dalí, vinieron Gala y Paul Eluard,

que eran pareja, se separaron, Gala se quedó con Dalí,

entonces vinieron Max Ernst,

Magritte, Picasso también estuvo por aquí...

En los 60 vinieron la "gauche divine",

todos los arquitectos,

los cineastas se juntaban justamente en esta parte de aquí

a tomarse sus gin-tonics interminables.

En los 90, con los neohippies, con las drogas de diseño,

siempre ha habido esas idas y venidas de la bohemia.

Y del pijerío también barcelonés.

Esto es un poco Cuore, pero me interesa...

(RÍEN)

El momento en el que Dalí invita a tus padres a una fiesta.

Dalí estaba una parte del año en París o en Nueva York,

y los veranos los pasaba en Cadaqués.

Entonces cuando acababa de trabajar, a las seis de la tarde,

organizaba unas "soires", con vino rosado...

Invitaba a la gente guapa que rondaba por ahí,

algún visitante...

Esa tarde, bajó el mismo Dalí y se quedó prendado de mi madre,

porque mi madre era muy guapa, ojos verdes, sí, lo sigue siendo,

es una mujer muy guapa, pero mi padre no lo era...

(RÍEN)

Así que no los invitaron por culpa de mi "uncool" padre.

(RÍEN) No pasó el casting.

Mi padre no lo pasó,

y se perdieron qué debía pasar en esas fiestas.

-Me parece muy curioso que sois de Barcelona, sí, ¿no?

Tenéis está vinculación con la Costa Brava,

con Cadaqués, como has contado,

pero os encontráis, os conocéis en Inglaterra, ¿no?

En Londres.

-Aquí la cosa... -¿Cómo funciona esto?

-Querido Gérard... -Hay una influencia

muy grande también.

-Las ganas de divertir empiezan en los 90,

cuando empezamos a mentir desesperadamente en las entrevistas,

pero a ti y a vosotros os diremos la verdad.

No nos conocimos en Leeds, porque aparte teníamos una ciudad,

que era Leeds que jamás hemos pisado.

-Eso es una leyenda...

como las que contaba Jim Morrison, que le habían criado los indios,

o Dylan, que se había criado en los trenes de carga cruzando...

-Correcto.

Digamos que el concepto del grupo empieza por eso,

por contar historias.

Ya, desde la primera entrevista, decimos:

"¿Qué podemos contar para decir

'Nuestras influencias vienen del norte de Inglaterra'?

Pues vamos a decir que somos de Leeds, que nos conocimos allí".

Pues claro que sí. Y creó que en la historia

Axel trabajaba en una tienda de discos...

-No, yo trabajaba en una tienda de discos.

(HABLAN TODOS A LA VEZ)

-Lo chungo del mentiroso es no acordarse de la mentira que contó.

Deberíamos revisarlo.

-Bueno, yo la puedo contar.

Era que yo trabajaba en una tienda en Leeds y entraban Axel y Marc

y, con un inglés muy extraño,

me preguntaban por un disco de Brigitte Bardot.

-Exacto. -Y yo decía:

"Hostias, ¿estos tíos de dónde son? No son británicos seguro".

Preguntaban por un disco de Brigitte Bardot,

que era un single con la canción "Sidonie"

que luego sería el nombre de la banda.

-Os gusta mucho divertiros y os gusta divertir.

Vuestros conciertos son celebraciones casi,

pero al mismo tiempo,

vuestros contenidos no son nada banales,

hay un poso cultural, hay trascendencia ahí dentro.

Combinar esas dos cosas es... ¿Cómo lo hacéis?

-Divertirse y hacer divertir no es nada frívolo.

Damos la imagen por cómo vestimos,

por cómo nos planteamos hacer un concierto...

Pero aquí el culpable es Jess en realidad.

El secreto del grupo es que hay dos depresivos,

que somos Axel y yo, acuarios... Entonces aparece Jess.

-Qué fuerte. -El que un poco aporta cordura

desde su locura, con su sentido del humor,

y esto lo trae él al escenario,

nos contagiamos y tenemos ganas de hacer el payaso,

que es una cosa muy seria. -Os hace muy especiales.

-Esto que dices es muy guay,

porque me acuerdo cuando empezaba a escuchar música,

a interesarme por la música,

y llegaban a mí conciertos en VHS de los Rolling Stones,

y veía que ellos se lo pasaban bien,

pero el público también se lo pasaba bien.

O con David Bowie. Y yo pensaba: "Vale, yo quiero tocar en un grupo,

dedicarme a la música, que la gente se lo pase bien

y yo pasarlo bien". Con Sidonie eso es una máxima.

-Me ofendió, nos ofendió que nos llamaran payasos.

Fíjate que ahora payaso es justamente por eso,

por hacer más cosas más allá de lo estrictamente musical.

Nuestro único deseo era esforzarnos para que la gente lo pasara bien.

Ahora me doy cuenta

cómo de importante es que nos llamaran payasos

porque, en realidad, es nuestra función en este mundo:

entretener, ser los payasos

para que la gente disfrute con nosotros.

-Creo que me equivoqué de banda... (RÍEN)

Todos, todos nos equivocamos.

Estás, estás...

Estáis en esta banda. Somos una banda.

-Somos una banda ahora.

Cuidado, las mías solo duran cinco años.

(RÍEN)

(Música)

"Para Silvia Pérez Cruz,

volver a la infancia es volver a Calella de Palafrugell,

una confluencia de aromas, paisajes y colores

que siempre han estado presentes en su voz

en una visión musical

capaz de mirar hacia los lugares más diversos.

Desde aquellas primeras veces cantando habaneras

hasta lo que es hoy,

una portentosa transmisora

de emociones sin fronteras ni leyes."

(Música)

(Música)

# Cuando yo muera, amado mío,

# no cantes para mí # canciones tristes.

# Y olvida falsedades del pasado,

# recuerda que fueron solo sueños...

# que tuviste.

# ¡Que falsa invulnerabilidad # la felicidad!

# Ay...

# ¡Que falsa invulnerabilidad # la felicidad!

# Ay...

# ¿Dónde estará?

# ¿Dónde estará mañana?

# Cuando yo muera, amado mío,

# no, no me mandes flores a casa.

# No.

# No pongas rosas

# sobre el mármol de mi fosa, no.

# No escribas cartas sentimentales

# que serían solo para ti.

# No escribas cartas sentimentales

# que serían solo para ti.

# Cuando yo muera mañana, # mañana, mañana...

# habrá cesado el miedo de pensar # que ya siempre estaré sola.

# Que ya siempre estaré sola.

# Mañana.

# Y cuando yo muera mañana, # mañana, mañana...

# habrá cesado el miedo de pensar # que ya siempre estaré sola.

# Que ya siempre estaré sola.

# Mañana. #

Silvia, estamos hoy en Calella de Palafrugell.

Este es el sitio donde naciste, donde te criaste,

donde pasaste tu infancia e incluso parte de tu juventud.

Yo vivía aquí hasta los 18, o sea, que esto era,

antes de decidir ir a la ciudad a estudiar.

Entonces, yo me siento de aquí.

Si tengo que explicar alguna vez

qué sentimiento tengo de pertenencia,

es de este paisaje,

de este mar,

viajar y volver delante, mirarlo y decir:

"Soy de aquí".

A mí esto me emociona, o el olor, el caminar, el pasear,

el tener tu playa, tu...

Tu pino. No por posesión, sino por el encuentro constante.

Claro.

Que esto en la ciudad no pasa tanto, ¿no?

Aquí...

Bueno, es como un cuadro en el que vas entrando.

Me imagino que también el taller que tenía tu madre

con distintas disciplinas artísticas,

que me imagino que crecer en ese ambiente

tiene que haber también influido bastante, ¿no?

Absolutamente, claro.

Es que veo esto, te veo con el mar y no puedo no hablar de él,

pero mi madre y mi padre...

O sea, aquí es donde me enseñaron a mirar.

Mi madre hizo una escuela de arte.

Estudió Historia del Arte y vio que la gente, los de 18 años,

no sabían expresar lo que sentían

y pensó irse con los niños de tres años,

empezó a dar clases en las escuelas de pintura y música

y cuento y teatro, no sé, a expresarse,

hasta crear una escuela que se llamaba Alartis,

y donde yo fui muy feliz, porque ahí se hacía cerámica,

dibujo, fotografía, charlas, exposiciones...

Se mezclaba todo y era un espacio donde expresarse con libertad.

-Las habaneras y las habaneras de Calella,

un estilo que tampoco es tan mayoritario, ¿no?

Y que es más de taberna, ¿qué me puedes contar de todo esto?

-Las habaneras...

Pues la... Es el género que amaba mi padre.

Él trabajaba en una fábrica,

pero su pasión era buscar canciones perdidas

y arreglarlas para grupos de habaneras.

Se iba a Cuba, donde tenía un archivo,

una habitación superhumilde,

buscaba canciones, las traía y luego su pasión era,

en las tabernas de aquí, que había tres,

encontrarse con sus amigos. (ASIENTE)

bueno, pues eso de la mesa de madera,

el trago y cantarle a las penas con alegría

y reír mucho.

Entonces yo, las habaneras, tengo una relación extraña,

pero el canto de taberna, del marinero,

eso es muy emocionante.

y tengo un recuerdo de mi padre con Alfons Carrera, que eran el dúo,

que pensaba: "Cómo lo aman esto".

Con ellos aprendí lo de amar un acorde, ¿no?

De cada nota, no intentar hacer muchas cosas, sino...

Estoy aquí, y escucho la canción, la acompaño

y, además, me emociono.

Para acercarme a mi padre, yo creo que empecé a cantar,

a decirnos las cosas cantando.

Yo me recuerdo de mi padre llorar porque yo le cantaba,

le contaba, todo lo que no podía contarle hablando se lo cantaba.

Entonces era un momento sagrado

de cuatro canciones igual una vez al año.

Da la sensación de que, así como, de repente,

en otras disciplinas como el cine o la literatura,

la tristeza es un tema que no es tabú en cierto modo,

que la gente no le da la espalda.

En la música, da la sensación

de que es un tema medio difícil de abarcar.

Tú, sin embargo, la reivindicas en cierto modo.

Cantarle a la tristeza en colectivo,

este acto generoso en comunidad, creo que hace muy bien.

No es para regodearte en el dolor, sino para desprenderte de él.

Para sanear. Sí, para sanear.

Para drenar. Totalmente.

Y eso es supersano. Y, al final, igual puedes llorar,

pero ese llorar de..., no de colapso,

sino de abrir las compuertas y desbloquear algo enquistado,

que eso es sano.

(Música)

"Las fiestas mayores de Lleida

son presididas simbólicamente por las figuras de 12 gigantes.

Hoy tenemos a un artista que se define como pequeño

y que, en forma de manifiesto imposible,

intentó imponerse una serie de limitaciones

para crear una música sin límites.

Él, Joan Pons,

se proclama creador del pop metafísico

con El Petit de Cal Eril."

(Música)

(Música)

(CANTA EN CATALÁN)

A muchos grupos nos cuesta definir

cuando nos preguntan: "¿Qué estilo hacéis?".

Buscar una etiqueta como siempre se busca, sin embargo,

vosotros encontrasteis una que me parece maravillosa,

que es pop metafísico. No sé,

siempre nos ponían etiquetas que no nos parecían adecuadas

y dijimos: "Tenemos que inventarnos nosotros una etiqueta

que sea bastante extraña para que...".

Pero lo hacíamos en broma,

pero después fue bastante práctico porque nos ubicó en un espacio y,

a nosotros mismos, no es que nos sirva para hacer música,

pero sí que nos sirve para explicarla muchas veces,

y la cuestión metafísica

es algo que está muchísimo en nuestras letras.

Y lo hacéis con tanta convicción eso

que habéis hecho un manifiesto sobre el pop metafísico,

que marca unas normas y un marco sobre lo que se puede hacer,

lo que está permitido y no.

Sí, la primera norma

es que los metafísicos no podemos ponernos normas.

(RÍE)

El primer punto del manifiesto

ya nos hizo muy difícil

seguir con el segundo o el tercer punto.

Estamos en el primero de momento.

-Pero también teníais algunas premisas

como ciertas palabras que no se pueden decir o...

-Sí, hay palabras prohibidas o, por ejemplo,

que aparezcan sistemas de transporte,

pero empezamos a abrirnos ahora,

estamos en un momento de apertura metafísica.

El movimiento metafísico se está ampliando.

Sí, porque con Ferrán, que es con quien más hemos hablado de esto,

con Ferrán Palau, me llamó y me dijo:

"Tengo un problema, ha aparecido tren en una canción".

Digo: "Hostia". Y me dice: "A ti te ha aparecido avión".

Digo: "¡Hostias, estamos perdidos ya!".

O sea, que vamos saltándonos las normas y, al final, ya te digo,

el manifiesto como tal no está terminado

y creo que no lo terminaremos,

porque la idea era irlo a firmar en Montserrat, en las montañas,

arriba, en el monasterio, pero creo que ya...

Excelente, excelente. Se quedará ahí...

Tiene sus normas pero son muy fluidas, no...

-También hacéis mucho trabajo en el sentido de circuito,

de intentar crear circuitos, ¿no? -Sí,

no era tan fácil con la música que hacemos tener unos circuitos...

Entrar en los circuitos que existen

y nos hemos tenido que inventar un poco la manera de tocar.

Es verdad que no hacemos música de fiesta mayor

y, por lo tanto, no tiene mucho sentido.

Pero hay mogollón de sitios increíbles

en todos los pueblos o ciudades pequeñas

con sitios para tocar, tanto interiores como exteriores.

Y ha sido un trabajo de ir buscando

a qué colectivos les puede interesar.

Y ahora tenemos un circuito que nos permite hacer esto,

70 u 80 conciertos en un año, que antes era impensable.

Pensamos muchísimo en esto, en cómo buscar,

dónde están las grietas para poder meternos como si...

Yo lo veo como cuando nace hierba entre las...

O entre las carreteras, que sale ahí algo,

dices: "Nosotros somos esto en la industria de la música".

-Que da vida entonces.

Es señal de que hay vida todavía, que hay verdad.

-Y la vida está en las personas que aman la música,

no está en el gobierno

o en el director de no sé qué, no.

Esto tiene que salir de ahí

y los otros siempre vendrán a remolque

y dirán: "Hostia, cuidado, que esto interesa ahora, vamos a apoyarlo".

Bueno, no me parece mal,

pero siempre la fuerza tiene que venir

de la gente que queremos hacer cosas.

(Música)

(CANTAN EN CATALÁN)

"Lleida es una ciudad con dos catedrales,

la Seu Nova y la Seu Vella.

También ha alumbrado a artistas visionarios

que otorgan un valor místico,

una pureza casi trascendente a su música.

Artistas de dos generaciones diferentes

con un acento distintivo y un espíritu común,

el de la búsqueda de las canciones eternas.

Ellos son Xavier Baró y Clara Viñals."

(Música)

(CANTA EN CATALÁN)

(CANTAN EN CATALÁN)

(CANTA EN CATALÁN)

(CANTAN EN CATALÁN)

Sois dos figuras emblemáticas de la música en Lleida,

sois de distintas generaciones, ¿no?

¿Qué fue lo que os unió, qué es lo que os une?

¿Qué hay en común entre vosotros?

Pues conocernos, porque estábamos en el mismo sello,

pero ya hace muchos años.

Hace muchos años,

que era cuando Clara estaba preparando su primer disco.

Enseguida vi que ella tenía un sello muy especial

como compositora.

Eran canciones muy diferentes, no tenían las estructuras normales,

eran como apariciones,

como una flor que brota y cada una es diferente.

Lo que me acabó de hacer sentirme unido a ella fue

ver que se entregaba a la música en cuerpo y alma, igual que yo.

-Sí, yo a Xavier le escuchaba antes de conocerle porque me gustaba.

Entonces, yo, fue influencia,

porque gente que cantaba en catalán

y en mi acento de Lleida no hay mucha.

Y gente con una personalidad tan abrumadora,

con un universo que, realmente,

se pone a cantar y en los conciertos te quedas como: "¡Buah!".

-Y algo que también os caracteriza

es que los dos cantáis en... -En "lleidatà".

-En "lleidatà". -El acento del catalán occidental

había estado históricamente un poco menospreciado,

sobre todo, no en toda Cataluña,

pero, sobre todo, en la zona elitista de Barcelona,

porque es un acento que es un poco duro.

Clara y yo decimos que es el más bonito de Cataluña.

-Absolutamente.

-Pero yo creo que nos ha dado también un sello propio,

un sello identitario, es como nos sentimos más cómodos.

Pienso en toda tu trayectoria, en todos tus viajes,

en todos los sitios donde has estado.

Has tenido idas y venidas, has cantado en castellano,

has hecho rock en los 80 y principios de los 90...

Yo veo que es el río de la vida.

Hacía cosas muy diferentes

y no me centraba mucho e iba de aquí para allá.

Hasta que un día sí que me paré y dije...

Se me apareció la musa catalana

y me dijo si quería ir a una fiesta y dije: "Sí".

Y fui y cuando salí de la fiesta, me encontré

en la carretera de los portadores de canciones eternas y la seguí.

Y hasta hoy.

-Tú también has tenido una evolución en tu trabajo.

-Para mí, el pop es como el estilo en que yo me siento más cómoda.

Para mí, una melodía bonita pero original

y unos acordes también chulos

y una letra interesante, ¿no?

El pop ideal sería esto.

(Música)

(RECITAN EN CATALÁN)

"A veces, para crear música,

no necesitas más que lo que tienes a tu alcance.

En una noche de celebración en Girona,

un grupo de amigos vislumbró la posibilidad de hacerlo

con instrumentos de juguete.

Años después, Orchestra Fireluche,

es una formación consolidada y todavía insólita y sorprendente."

Tenéis aquí una pequeña muestra

de los instrumentos que soléis usar:

juguetes y también instrumentos tradicionales de Asia, ¿no?

De China.

Nos intrigan mucho saber cómo suena todo esto.

(TOCAN LOS INSTRUMENTOS)

Todo esto surgió

creo que de una manera prácticamente espontánea.

Una noche de Navidad que os pusisteis a tocar

con juguetes, con cosas que teníais,

que había imagino que en una casa o no sé dónde estaríais.

Sí, bueno, espontánea... Sí, espontánea en el bar.

En el bar... En el bar y...

-Y quedamos, hubo una persona que conocía a todos,

que es David, y él nos juntó y empezamos...

Ya éramos muchos entonces.

Bueno, empezamos: "Vale, vamos a preparar cuatro canciones".

Y así hasta hoy, que hemos hecho 18 años hace nada, imagínate.

Tenéis una canción, "Nina de miraguano",

donde hacéis una carta a los Reyes Magos.

Bueno, no es una carta a los Reyes Magos,

sino que es una carta "amagada" dentro de...

-Escondida. -Escondida.

-Es una carta escondida dentro de una "nina"

que se regala a una niña que acaba de nacer

y son los deseos para su vida.

Donde ponéis el deseo

de con los músicos que os gustaría tocar, ¿no?

(RÍE) Esto también lo hicimos.

Hicimos también una carta con músicos

que nos gustaría hacer un disco.

Decía Oscar Wilde:

"Cuidado con lo que deseas, que lo puedes conseguir".

Pues lo conseguimos con Pau. -Sí, sí.

(RECITAN EN CATALÁN)

-Luego, trabajáis en un proyecto juntos que además es muy singular,

¿no? "Ataraxia".

-Ellos realmente son

o hasta hoy han sido una banda instrumental.

A partir de ese disco en el que yo intervine,

empezaron a trabajar por primera vez

con gente, con voces, con cantantes,

con recitantes y tal.

Y, bueno, cuando decidimos hacer algo juntos

bueno, pues digamos que la solución

era mis poemas y sus músicas.

No sé si esto te ocurre muy frecuentemente,

que te llamen nuevas bandas, nuevos conceptos para colaborar,

pero ¿qué sentiste? ¿Qué había ahí que te interesó?

Me sorprendió el hecho de...

Esto de trabajar con instrumentos de juguete

e instrumentos raros...

Esto empezó, digamos, a divulgar

ese tipo de tratamiento de la música,

fue Pascal Comelade.

Hace muchísimos años, cuando yo empecé en el Grup de Folk,

hice un dúo que se llamaba Pau y Jordi

y ya, la primera vez que presentamos un EP

lo hicimos con el título

"Joguine d'època y capses de mistos",

que significa "Juguetes de época y cajas de cerillas".

En la entrada, le dábamos cajas de cerillas al público

para que nos siguieran con el ritmo.

Y, mientras nosotros cantábamos,

teníamos juguetitos mecánicos de esos que, cuando chocan,

se van para atrás y... (RÍEN)

Estaba todo el rato por ahí dando marcha digamos, hacen...

(IMITA RUIDOS MECÁNICOS)

(RÍEN) Y, bueno,

yo creo que era un enfoque de todo esto

que luego ha ido saliendo... Has creado escuela.

(RÍEN) Sí...

-Eso seguro.

Ha marcado época, lo cambió todo.

Tú defendiste abiertamente el uso del LSD,

el ácido lisérgico,

para todo tipo de experiencias.

El LSD es una droga muy curiosa,

porque es un psicotrópico.

Y además, dicen, enteógeno.

Yo creo que la gran revolución del siglo XX

fue la revolución de los jóvenes.

Y la revolución de los jóvenes se basa en dos cosas:

el LSD y el rock'n'roll.

¡Bien! (RÍEN)

(Música)

(RECITA EN CATALÁN)

(CANTAN EN CATALÁN)

(PAU RECITA EN CATALÁN)

# Ah...

(TARAREA)

# Ah... #

(PAU RECITA EN CATALÁN)

(CANTAN EN CATALÁN)

Este parece un lugar cualquiera, pero para mí no lo es.

A los cinco años, llegué a esta calle.

Y justo lo que tenía al salir de la puerta

era la única tienda de discos de la ciudad.

¿Vivías en una de estas casas? Aquí, en el cuarto.

Guau.

Enfrente estaba la tienda de discos,

que podías coger tus vinilos

y te ponían una muestra de algunas canciones,

y debajo estaba la librería, que llevaba mi tío.

La tienda ya no existe, la librería sí.

La librería sí.

La primera o la segunda más antigua que queda en Cataluña.

Mi tío entró a trabajar aquí y acabó siendo suya

y la transformó de una librería religiosa

a una librería del saber, con 200.000 libros en stock.

Mi tío a veces me dijo: "Si alguien se queda encerrado alguna vez aquí,

podrá entenderlo todo".

Era como su sueño. Qué buena frase.

Sí, sí.

(CANTAN EN CATALÁN)

Yo era bastante introvertido, con lo cual,

el mundo de la librería era un mundo de silencio,

de meterse en sitios, como la música.

Incluso llegue a ser tartamudo una época, a los diez años.

Aunque a los seis, leía perfecto.

Sí, muy para adentro. Y la música me sacó de ahí.

Cantando sobre los discos. (ASIENTE)

El pensamiento no me iba tan rápido,

entonces, cada palabra y cada sílaba tenía su lugar en el compás

y yo era normal. Pillaste el swing.

Y pille el swing y ya no lo dejé nunca.

Ya no lo soltaste nunca. No lo solté.

(Música)

# Qué pena, # tú tampoco vas a venir.

# Y voy a tener que contártelo... #

"Girona es una ciudad a la que le gusta tender puentes.

Su provincia también se ha caracterizado

por propiciar encuentros entre músicos y público.

Crear sus propios espacios desde el idealismo

y la más pura autogestión.

Así se gestó

una vibrante escena hardcore de calado internacional.

Hoy resuena en la renovada vitalidad de Cala Vento

y en la experiencia de Santi García."

Santi, tú eres productor de un montón de bandas,

conoces la escena hardcore de Girona,

¿cómo surge, por qué surge y en qué momento está?

Fue más en pueblos de la Costa Brava.

Empezó en Sant Feliu de Guíxols, en Palafrugell,

93, 94 empezamos allí, y bueno,

fue un poco una necesidad de hacer cosas,

de montar conciertos, de sacar discos,

autoproducido todo.

Y dando oferta a grupos de fuera

que encontraban un público superentregados,

de fans del rock'n'roll auténtico,

y cada vez había más gente de todo el mundo

que, cuando venían de gira por Europa...

Pasaban por esas salas.

Y eso me imagino que influyó también en las bandas de aquí.

Era básicamente una sala de conciertos,

un festival que hacíamos en verano, se llamaba Sant Feliu Fest.

Yo tengo un estudio de grabación en Sant Feliu

donde venían muchas bandas a grabar.

-No hubiera existido Cala Vento sin este movimiento,

sin esta escena.

-Tienes la suerte de que existen esos espacios

donde puedes ir a tocar

y relacionarte con otra gente que también hace esta música,

o se identifica con esta manera de entender la música,

muy vinculada al "do it yourself" y a montarte tu propia gira

y tocar solamente por la cena y por dormir.

Y, al final, creces un poco con esos valores

y esa manera de entender la música y de hacerla.

-¿Qué implica ser dos para hacer todo este sonido?

¿Cómo os lo montáis?

-La idea fue de Aleix, me llamó un día y me dijo:

"Tengo una propuesta, me gustaría

hacer una banda de dos, vamos al local y probamos".

Él tenía muy claro que se quería enchufar a varios amplificadores.

-En ausencia de bajista a...

-Básicamente era doblar la señal de la guitarra y octavarla,

hacer una octava grave para pasarla por un "ampli" de bajo

y diera la sensación de que un bajista tocaba.

Estás contando tus secretos.

Bueno, esto lo ha hecho ya mucha gente.

Maneras de sonar grandes siendo menos gente, ¿no?

-El circuito en el que os movéis,

¿sentís que faltan cosas?

¿Sentís que tenéis que seguir creando?

-Hemos salido un poco de lo que era el circuito más underground.

Al final, son salas pequeñitas que tienen su dueño,

que intentan sobrevivir como sea de montar conciertos

y de organizarlo guay, que las bandas estén cómodas,

estén contentas en su espacio.

El público también agradece mucho poder estar cerca de los artistas,

de los músicos, de poder hablar con ellos después.

Cosas que en un festival no se pueden hacer.

-Un poco el espíritu underground de tocar en clubes,

del sudor, del rock.

Esto creo que nunca desaparecerá

porque es lo que realmente nos motivó a empezar a tocar.

Cuando empezamos era: "Ostras, quiero ver, quiero ser...".

-"Vamos a hacer canciones para dar conciertos". Era ese el objetivo.

Y dar conciertos para hacer canciones y para sonar,

porque, al final, las bandas, ¿por qué suenan en otros países?

Porque tienen un montón de circuitos donde tocar

y tocan prácticamente varias veces a la semana.

Y eso vale por miles de ensayos.

Claro, hay que intentar mantener eso y que eso no muera.

(Música)

# Me despedí

# paralizado por el miedo.

# Y no te pude decir

# todo lo que pienso.

# Todo lo que diga

# puede ser usado contra mí,

# contra la vida.

# La vida que tienes delante de ti, # delante de mí.

# Delante de mí. # Delante de ti.

# La que nos entretiene.

# La oportunidad era grande.

# ¡Eh, eh, eh!

# Los motivos, importantes.

# Lo que hemos hecho hasta ahora

# lo podéis pasar # por la trituradora.

# Pero aquí seguirá para siempre,

# aunque os duela, aunque os joda.

# Yo seguiré

# convencido en el frente.

# Hasta el final,

# se lo debo a la gente. #

(TARAREAN)

"En este viaje, he descubierto islas que no aparecen en los mapas,

pobladas por personajes que se sintonizan en cuerpo y alma,

envueltos en universos propios y mágicos;

poetas escénicos, amantes de la prosa,

iconoclastas y transgresores,

chatarreros musicales

que saben que no nos hacemos adultos,

sino que nos adulteramos;

personajes surrealistas

que dibujan la persistencia de la memoria

y gente tranquila

que vive en total ausencia de deseos o temores;

manifiestos sin propósitos ni doctrinas,

la farsa de la metáfora y de la palabra.

Hay caminos que ahora se desvanecen,

caminos que ahora tengo que hacer solo,

caminos que me acercan a las estrellas,

caminos que hoy ya son nuestros."

# La oportunidad era grande.

# ¡Eh, eh, eh!

# Los motivos, importantes. #

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Girona y Lleida

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Un país para escucharlo - Girona y Lleida

23 feb 2021

Ariel Rot regresa a Cataluña para disfrutar de las provincias de Girona y Lleida. Esta vez lo hace acompañado de Gerard Quintana, el vocalista de Sopa de Cabra, quien le guia a través de la música y los mejores paisajes de la zona.
En su recorrido, ambos descubren la vinculación del grupo de rock Sidonie con la localidad de Cadaqués (Girona), y asisten al reencuentro de Sílvia Pérez Cruz con la Calella que la vio nacer (Barcelona).
En su paso por la ciudad de Girona, son testigos de la alianza en forma de fantasía musical entre Pau Riba y la Orchestra Fireluche, y de un homenaje a la escena hardcore de la provincia, con Cala Vento y el productor Santi García.
Y como colofón a este programa, al llegar a Lleida nos muestran a las tres figuras más importantes en el terreno de la música folk y el pop: Xavier Baró, Renaldo & Clara y El Petit de Cal Eril.

ver más sobre "Un país para escucharlo - Girona y Lleida" ver menos sobre "Un país para escucharlo - Girona y Lleida"
Programas completos (30)
Clips

Los últimos 175 programas de Un país para escucharlo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios