Presentado por: Ariel Ariel Rot Dirigido por: Vanesa Benítez | Juan José Ponce

Ariel Rot recorrerá a modo de road movie distintos puntos de la geografía española para encontrarse con sus músicos más representativos, desde los más apegados a la tradición de cada lugar a los más renovadores o sorprendentes. Escucharemos algunas de las canciones que ya forman parte de nuestra cultura y memoria sentimental, pero también los sonidos más inquietos y rompedores del presente y, por qué no, del futuro. Todo ello, asociado siempre a los lugares: entornos naturales inspiradores, edificios históricos y espacios sorprendentes, así como los que han contribuido a dinamizar el ecosistema musical de las ciudades: salas de conciertos, estudios de grabación, tiendas de instrumentos, estudios de lutieres o escuelas de música

null

Temporada 1

En la primera temproada Kiko Veneno, pilotando un Mercedes blanco, guía a Ariel Rot por la Isla Mínima hacia Sevilla. En los siguientes capítulos, Ariel redescubrirá Madrid de la mano de Christina Rosenvinge, viajará a Asturias con Jorge Martínez (Ilegales) y a Barcelona con Santi Balmes (Love Of Lesbian). Sus siguientes paradas serán en Granada (con Anni B Sweet), Murcia (Carlos Tarque), Aragón (Amaral) y Galicia (Xoel López).

Temporada 2

La segunda temporada visita destinos como Canarias, Baleares, Extremadura, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Málaga, Ceuta, Navarra, La Rioja, San Sebastián y Santander. Con guías como Mikel Erentxun, Rozalén, Pedro Guerra, Maika Makovski, Nacho Campillo, Vanesa Martín, La Shica o El Drogas.

Temporada 3

Con esta tercera y última temporada, el programa finaliza su recorrido sonoro por las 50 provincias y las dos ciudades autónomas de España. Con paradas en Madrid, Huelva, Barcelona y Tarragona, Ciudad Real y Guadalajara, Huesca y Teruel y Castilla y León.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5820120
Para todos los públicos Un país para escucharlo - Programa 10: Almería y Melilla - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

"El cabo de Gata es un bello escenario de acantilados,

muros escarpados y de cuevas escondidas por el mar

que guardan increíbles tesoros.

Tierra de piratas y de náufragos, de ritos y de leyendas.

La de un ser mitológico que, con el toque de su guitarra,

acompaña al cante de un arrecife de sirenas.

Y, con su mástil, guía a los marineros hasta tierra firme.

Paseo por la Isleta del Moro entre sus blancas y modestas casas.

Contemplo las barcas varadas en la orilla,

escucho el ruido de las olas rompiendo contra el espigón

y el sonido de las gaviotas sobre mi cabeza.

Voy al encuentro de un gitano nacido

en el barrio almeriense de la Pescadería,

descendiente de una estirpe de músicos,

del toque y del cante jondo.

Tomatito, con su alma flamenca,

es el heredero de una saga revolucionaria.

Un hombre virtuoso y sencillo

que impregna de carácter los acordes de su guitarra.

Él es la leyenda del tiempo."

(Música)

Tomatito, tú naciste y te criaste en el barrio de la Pescadería, ¿no?

Sí.

¿Cómo era ese barrio, qué recuerdos tienes de esa infancia?

Hombre, tengo recuerdos maravillosos.

Cuando salía de la escuela, estábamos allí,

en las puertas de las casas tocando la guitarra.

Ya estabas tocando... Con mi familia, con mi primo.

¿Quién te da esa primera guitarra? ¿Dónde apareció?

Hombre, me la da mi padre.

Una guitarra chiquitita que me compró.

Y luego, pues yo vengo de familia guitarrística.

Miguel el Tomate, Niño Miguel.

Luego, te vas a Málaga con 12 años. Sí.

Y ahí, ¿qué descubres?

Bueno, la guitarra,

como era un instrumento que era como un juguete para mí,

yo nunca creía que iba a vivir de ello

e iba a ser profesional

y me iba a dedicar plenamente a la guitarra, ¿no?

Eso nunca se sabe.

Pero allí, mi padre me busca un profesor.

Y luego me meto en la Taberna Gitana,

un tablaíto que había allí,

pero muy exquisito, como digo yo, porque iban todas las figuras.

Oye, y por ahí, ¿pasa Camarón ya?

Por ahí pasa Camarón, por la Taberna Gitana.

¿Y cómo fue ese encuentro?

Yo, cuando era niño, diez años, había un tío mío, Juan,

que ponía un disco de Camarón para que yo llorara.

Entonces, me ponía, me acuerdo yo, "Canastera".

Cuando yo escuchaba nada más que lo "ay" de Camarón,

a mí se me saltaban las lágrimas. Y él decía:

"¿Y cómo este niño, siendo tan chiquitillo,

escuchando a Camarón, llora?". Y Camarón estaba,

la música estaba en todas las casas de todos los gitanos de España.

Y un día de ellos, vino a cantar allí, a Málaga.

Y...

Al polideportivo Carranque, a un festival.

Y se ve que no traía guitarrista. Y dice:

"Que venga el niño de la Taberna,

Tomatito, el que toca allí, que venga y que me toque".

Y yo, el dueño me lo dijo.

Y cogí la ropa así y la guitarra y digo...

De ahí, de repente,

hacéis un disco que cambia la historia del flamenco,

que es "La leyenda del tiempo".

A lo primero, decía: "Qué disco más feo".

Porque, claro, venían los autores, que son grandes autores,

compositores, los que nos daban los temas.

Pero lo cantaban de una manera que decía yo:

"Qué feo esto, José".

Y Camarón me decía: "Tomate, no te preocupes,

que luego le damos nuestro toque, nuestros tonillos,

nuestra forma y verás tú cómo...".

Lo que pasa es que también Camarón era una artista

que cantara lo que cantara,

salía a almíbar y flores por la boca.

Entonces, claro, era precioso lo que hacía, todo lo que hacía.

Todo el mundo se quedó un poco así, como diciendo: "Eh...".

(CON ACENTO ARGENTINO) "Parate", como dicen en tu tierra.

"Parate, parate, a ver lo que pasa, ¿no?".

Y Camarón tiene una entrevista en televisión que él dice:

"No me han entendido,

pero dentro de 20 años, quizás me entiendan".

Efectivamente, él estaba adelantado al tiempo.

Entonces él lo dice ya.

Después de eso, llega "Como el agua", ¿no?

¡Oh! Cuando me dijo Camarón: "Vas a grabar con Paco".

Yo no sabía dónde meterme.

Se me pusieron los ojos redondos, como digo yo.

Digo: "Madre mía, que voy a grabar con Paco, esto qué es".

Y la verdad que fue... Os hicisteis amigos, a tope.

Una gozada.

Como digo yo,

Paco de Lucía en mayúsculas, y luego estamos los demás.

Paco puso la guitarra en otro lugar,

como diciendo: "No, no,

si queremos tocar para cantar, tocaremos.

Y si no, tocamos solos que también nos las ventilamos solos".

Tú, prácticamente una vida tocando con Camarón.

De repente Camarón fallece. Desgraciadamente.

Bueno, se te da la vuelta al mundo, ¿no?

Y tienes que replantearte un poco tu historia.

¿Qué pasa a partir de ahí?

Yo quiero dejar la guitarra porque yo

venía, como aquel que dice,

para tocarle a él.

Porque yo lo que hice, desde niño, nada más,

desde muy jovencito, 15 o 16 años,

empecé a tocarle a él

y ya yo lo que quería es tocarle a él nada más.

Me lo pasaba bien, era mi ídolo,

a mí me gusta mucho el cante, de verdad.

Y luego, pasa lo que pasa y yo no sabía qué hacer.

Y en el año 93, pues Pino Sagliocco me...

Me...

Me dice que si quiero tocar

de telonero con Frank Sinatra y Elton John, una gira y otra.

Y acepto y de ahí, empiezo a tocar solo.

Que antes de tocar, me echaba a llorar porque digo:

"Madre mía, yo qué hago aquí, Dios mío".

Un lujazo, un placer y un honor que estés aquí.

Y para mí, es un honor que me hayas invitado a tu programa.

(Música)

"En los años 60 y 70,

el 'Far West' se desplazó de Hollywood a Almería.

Su desierto pasó a formar parte del imaginario fílmico

como marco de los spaghetti western más memorables.

Aquellos que fueron inmortalizados

por las bandas sonoras de Ennio Morricone

y la dirección de Sergio Leone.

Una firma que ha inspirado a varios grupos de la zona."

# Ay, dime # quién me va a querer. #

(Música)

# Todo se acaba

# cuando no has hecho # más que empezar.

# Siempre llega la mañana

# y tú solo quieres más.

# Ay, ay, me pierdo,

# dormidito en tu ropa interior.

# Aunque solo sea un momento,

# siento que ya no soy yo.

# Y que te llevo muy dentro,

# como el mar lleva la sal.

# Y que me muero y me muero,

# si ya no te veo más.

# Ay, si no te veo más.

# Y que me arranquen el pecho,

# si me olvido de cantar.

# Y que recuerde los besos

# de los que se han ido ya,

# de los que no volverán. #

De repente, aquí, en el medio del desierto de Tabernas,

se construye todo esto,

que os contaron porque vosotros erais muy niños

o no habíais nacido.

¿Qué sentisteis y en qué sentido os influyó todo esto?

Bueno, la influencia, en mi caso, directa de mi abuelo,

que sí que estuvo trabajando aquí.

Y tuvo un restaurante por donde pasaban todos los artistas,

tipo Clint Eastwood, Lee Van Cleef, todos los que rodaban western.

Y para la ciudad, estuvo bien

porque no había mucha infraestructura

en cuanto a servicios de hoteles y esto.

Y la comunicación era malísima.

De repente, hay un aeropuerto, hay mucha más economía.

Yo creo que eso estuvo bien para la ciudad.

Tú, Tomatito, también tienes tus recuerdos aquí.

Sí. Por supuesto.

Esto es mítico aquí, en Almería.

Porque, por ejemplo, mi familia ha trabajado aquí.

¿Sí? ¿Qué hacían? Montaban a caballo,

de figuración y de extras también algunos.

Mi abuelo trabajó en "Lawrence de Arabia". Sí, sí.

-Aquí todo el mundo tiene algún conocido,

algún allegado que ha trabajado aquí.

Se transformó la vida de la ciudad de manera increíble.

Le dio mucha vida.

-Como dice él, le dio mucha vida.

Y sí, el dinero estaba, la gente ganaba dinero.

Las bandas de las películas, de música,

también a los músicos nos hace llegar,

a unos por la película y otros por la música.

En este caso, por la música.

El compositor Morricone hacía unas músicas maravillosas.

¿Cómo os ha influido Morricone musicalmente?

-Yo creo que hay mucha música mediterránea en Leone.

Hay tarantela, hay...

Toda la cuenca mediterránea tiene una música, Grecia, Italia.

Y yo creo que eso está en Morricone,

como italiano y como...

Como creador de músicas para películas mediterráneas,

que, al final, tienen que tener también ese aroma.

Y Juan, por ejemplo, nuestra guitarra,

hace muchos trenzados y cosas así que recuerdan

casi a las partes orquestales de las bandas sonoras.

O sea, que por todos lados, Morricone es el dios.

(Música)

"En el desierto de Tabernas se encuentra el monte Alfaro.

Es el lugar que marca la entrada y la salida de Almería

y todo un símbolo para este músico

que partió de aquí para perseguir sueños y tormentas.

Él fue y sigue siendo Enemigo, un tío cabal,

músico al que la vida dio una segunda oportunidad

para buscar en su interior y hacer algo verdaderamente especial.

Él es Fino Oyonarte."

Vaya paisaje que tenemos aquí,

¿para ti qué significa el monte Alfaro?

-Pues algo muy importante.

Yo, cada vez que vengo a Almería,

porque me fui hace 30 años de aquí.

Y vengo a ver a la familia,

a encontrarme un poco con los amigos,

con la infancia, con el pasado.

Y cuando entro por la carretera y veo el monte Alfaro es como:

"Estoy en mi tierra".

Tiene un significado especial y, curiosamente,

un dicho que decía mi madre:

"Entras a Almería llorando y sales llorando".

No sé si es un dicho popular, pero entras llorando porque dices:

"Dónde voy, al desierto, esta tierra, aquí no hay nada".

La gente que no conoce esta zona.

Y después, cuando conocen Almería...

Y se van... Viene la gente y se van...

Y se van llorando, bueno, un dicho,

como: "Qué buena gente, qué buen sitio".

Con las playas, las zonas que tenemos aquí.

Fino, tú perteneces a una banda legendaria,

sin embargo, en un momento, decides empezar tu carrera en solitario.

Creo que fue a raíz de un episodio.

Sí, tuve un problema de corazón, tuve un infarto y, bueno,

pues salí adelante.

Y esa misma noche, tuve una segunda oportunidad en la vida.

No mucha gente la tiene y dije:

"Bueno, quiero hacer algo especial o algo personal,

o una deuda pendiente o algo que me quede por hacer

o que tenga ganas de hacer".

Lo primero que se me pasó por la cabeza, como enfermizo,

fue hacer, "tengo que hacer un disco en solitario,

encontrar mi personalidad".

Un poco eso.

Como una llamada, ¿no? Una llamada, como diciendo:

"Busca dentro y fuera también y a ver qué encuentras".

En un momento en que Los Enemigos estaban...

Sí, estábamos... Momentáneamente separados.

Porque ahora mismo estamos intentando compaginar

las carreras en solitario. Claro.

Yo me planteé esto y la verdad

es que estoy muy contento de haberlo hecho.

Y también, me imagino,

contento del último disco de Los Enemigos que,

aparte de que es brutal y te felicito

y os felicito a todos, la verdad es que me encantó;

curioso que después de tanto tiempo

os reunáis y salga un disco tal vez de las más redondos

que habéis hecho. Habéis recibido muy buenas críticas.

¿Cómo se compagina las dos cosas, las dos carreras?

Bueno, yo creo que es cuestión de organizarse.

Es complicado, pueden coincidir algunas cosas.

Pero yo creen que cuando nos comprometemos

a hacer un proyecto de Los Enemigos,

si dices que sí, ya es un compromiso total.

-¿Cómo os conocisteis?

-¿Los Enemigos? -Sí.

-Pues en un bar. -Cuenta, cuenta.

-Yo, por una casualidad, casualidad de la vida,

en Almería conocí a Iñaki de Glutamato,

que me fui a Madrid a tocar.

Gracias a esa noche que lo conocí en San José.

Un sitio mágico.

Esa noche, había diez personas en este club,

estaba Joe Strummer también, en el 86,

que estaba rodando una peli, "Straight to Hell" o algo así.

-Lo idóneo, estaba lo idóneo. -Y digo: "Madre mía,

si me llega a decir Joe Strummer que me vaya a tocar con él...".

Fue Iñaki, Joe Strummer, más o menos es lo mismo.

Cambió mi vida ese día.

Me fui Madrid con mi bajo y mi macuto

y, bueno, toqué con ellos. Y después,

como se separaba Glutamato el verano que estuve con ellos,

al acabar, ya no sabía si volverme a Almería.

Pero me quedé unos meses allí trabajando en bares, en Malasaña.

Tú conoces muy bien toda la zona, los bares, la buena música,

el ambiente que se respiraba a finales de los 80 allí.

Increíble. Y, entonces, nada, en uno de los club,

que acabábamos casi todas las noches, el Agapo.

Y allí vi a Josele.

En la barra, así, sonreía y tal, hicimos amistad.

Y un día, me dijo: "¿Te apuntas a Los Enemigos?".

Acababan de grabar el primer álbum.

Y me apunté y hasta hoy.

-Y, hablando de, estamos hablando de la música intensamente.

Yo que he trabajado también con la orquesta de Almería, la OCAL.

Has traído una cosa nueva también con la orquesta.

-Sí, para mí, esta experiencia, yo no sé si lo he soñado...

Pero lo hemos hecho realidad

y para mí ha sido un motor en mi vida

y en este disco también mío en solitario, "Sueños y tormentas".

Para mí, es la ilusión, esos sueños están ahí.

Y uno de los sueños era poder tocar con una orquesta de cuerda,

una orquesta de cámara.

Y conocí a Michael Thomas y le di el disco

y le encanto y me dijo: "Algún día lo podríamos hacer".

Un proyecto para poder tocar juntos.

Y hoy, gracias a la propuesta de vuestro programa,

pues, bueno,

todos los astros se han juntado para que sea...

En este sitio increíble.

En este sitio, con el monte Alfaro, con el desierto de Almería,

es un sitio para mí, muy especial.

# No es la primera vez.

# Sabes lo que hay que hacer,

# la vida da tantas vueltas.

# De nuevo tienes que empezar.

# "Nada tienes que temer",

# me digo al amanecer.

# Los días pasan volando,

# se van y ya no vuelven más.

# Dame fuerza,

# no me abandones.

# Ahí dentro

# no hay nada más,

# nada más...

# Que sueños.

# Todo lo que haces por mí,

# todo lo que yo hago por ti.

# Estos años han sido buenos,

# suerte que te conocí.

# Cuánto más quieres estar

# bajo tu escudo protector.

# Puedes hacer lo que quieras,

# es tuya la decisión.

# Dame fuerza,

# no me abandones.

# Ahí dentro

# no hay nada más,

# nada más...

# Que sueños.

# Dame fuerza,

# no me abandones.

# Ahí dentro no hay...

# Sabes que no hay nada más,

# no hay nada más...

# Sabes que no hay nada más...

# Sabes que no hay nada más...

# Que sueños. #

(Música)

# Ay, ábreme la cancela. #

"El Cable Inglés es un antiguo cargadero de mineral

y embarcadero,

ejemplo de la arquitectura de hierro

de comienzos del siglo XX,

construido por una compañía británica.

Las conexiones de los músicos almerienses

con el influjo anglosajón se tejen hoy de otra manera.

Con tragedias románticas en clave punk

y con efectos de guitarras

que evocan los paisajes y atmósferas locales.

Compro Oro y Monte Terror."

(Música)

Oye, Compró Oro habéis tenido un recorrido, distintas bandas.

Finalmente encontrasteis el formato definitivo, ¿no?

Los tres estudiamos en Granada y empezamos con bandas allí.

Yo he tenido varios proyectos, algunos más clásicos de punk.

Y quizás,

vas cogiendo años y queríamos avanzar un poquito

y hacer algo más identificado con nosotros.

Y empezamos con la premisa de hacer un proyecto sin complejos,

sin ataduras, sin estar marcados por una cosa u otra.

Yo creo que, al final, si te gusta la música, vas creciendo,

al final, intentas siempre descubrirte a ti mismo más todavía.

Entonces yo creo que esa fue la clave más o menos.

Hay algo muy hispano, muy costumbrista también.

Tú haces las letras, ¿qué buscas?

Somos, en realidad... Aunque vamos cogiendo años,

seguimos manteniendo ese espíritu punk o "garagero",

con una impronta, algo rápido de:

"Lo quiero hacer y lo quiero hacer rápido".

Y la verdad, que son melodías que cantaba mi padre en la cocina,

cocinando.

Ahí vas cogiendo de un lado, de otro.

Y siempre lo intentas evolucionar.

Y siempre, con la rima, intento mantener un respeto a la rima,

que el castellano a veces te cuesta. Y esa es la clave.

Pero el tipo de estética, digamos, también.

Hay como una estética local.

Al final, es coger apego a las cosas más cercanas

y plasmarlas en las canciones.

Y te puede valer desde el quinqui o desde la copla,

Lole y Manuel, pero siempre que te toque un poco la patata.

Hoy os habéis contado dos bandas, Monte Terror y Compro Oro.

Tú eres integrante de los dos, Juan.

Y Miriam solamente de Monte Terror.

Habladme un poco de qué es Monte Terror, qué buscáis,

qué sonido estáis buscando y encontrando.

En realidad, Monte Terror es bastante distinto a Compro Oro.

Hay cierto localismo,

un poco en la imaginería que hemos construido.

Y Monte Terror es quizás más arraigada con el paisaje

y con la luz, con el mar.

-Monte Terror se basa precisamente en eso.

Es una ambientación inspirada en el sonido del "shoegaze",

un sonido que viene de fuera

y nosotros hemos intentado darle nuestro toque.

Cantamos en español y, bueno,

las guitarras son muy...

Tienen mucho "delay", mucho "reverb".

Incluso efectos como más atmosféricos.

Oye, contadme qué es "Dreamboat".

Pues, nada, en esa época, estaba trabajando yo en un bar.

Teníamos muchas ganas de tocar,

pero había como muchas limitaciones para montar un concierto.

Y un día, estaba en la playa y vi

cómo escuchaba música de un barco en mitad del mar.

Y no sabía bien de dónde venía

y me di cuenta que estaba tocando ahí una banda.

Y dije: "Guau, tenemos la nuestra, vamos a conseguir un barco,

tocamos en el mar y ahí nadie nos va a limitar".

Ya lo organizamos, salió genial.

Fue la primera vez que tocamos juntos, de hecho,

tocamos Compro Oro y Monte Terror.

Y, bueno, a partir de ahí,

se ha generado ese evento y lo hacemos todos los años.

-Es un barco pesquero.

Y el público, ¿dónde está, en el barco o fuera?

El público está en el barco.

Para ser sincero,

a veces, cuando la mar está picada,

no se puede salir y nos quedamos en el puerto tan campantes.

Pero la última edición, nos tiramos para el mar.

Mucha biodramina antes de salir.

Y eso fue, los guitarrazos ahí como el bamboleo, pim pam pum.

-Fue muy especial. -Magnífico.

Es genial.

# Au, crece mala hierba

# ahí dentro del jardín.

# Au, está por todas partes

# y no me deja dormir.

# Au, estoy lleno de deudas

# y no puedo dormir.

# Au, si tú me quisieras,

# yo podría seguir.

# Y aunque no es # lo que yo más quisiera,

# me tengo que apañar así.

# Au, pienso en tus ojos

# en un día gris.

# Au, dame to' el veneno,

# que me quiero morir.

# Y aunque no es # lo que yo más quisiera,

# me tengo que apañar así,

# apañar así.

# Sí, apañar así.

# Primo, acércame bien la candela,

# que no puedo seguir así.

# Seguir así, primo, seguir así.

# Sí, seguir así.

# Primo, seguir así.

# Sí, seguir así.

# Primo, seguir así.

# Sí, seguir así.

# Primo, seguir así. #

# Tiene mal de amores, se supone.

# Dicen en la calle # que sus emociones

# están descontroladas.

# No se deja controlar. # Por eso sale a la calle

# justo cuando el sol se iba.

# Ella... # Ella ya no busca el amor,

# solo quiere bailar descalza. #

"Al otro lado del Mediterráneo se encuentra Melilla.

Ciudad autónoma,

puerto franco y joya modernista en plena región del Rif.

En este territorio fronterizo,

conviven cuatro culturas o tal vez más.

Pues los jóvenes del lugar

también han sabido abrir su culto al hip hop sin perder las raíces."

# Se comenta en la calle

# que ahora tiene mal de amores.

# Que no se acuerda de ser feliz,

# pero solo son rumores.

# Julen...#

# Ay, toma.

# Toma, toma.

# Toma, toma.

# Toma, toma.

# Toma, ay, toma.

# Toma, toma.

¡Julen!

# Toma, toma, toma.

¡Ese negro!

# Toma, toma.

¡Eh! # Toma, ¿sabes? Toma.

# Toma, toma, toma, ay, toma.

# Toma, toma, toma... ¡Eh!

# Comemos del plato con las manos # porque somos de África.

# Después de un eructo, decimos... # África.

# Sala Malekum, hermano, # cómo tú estás, África.

# Me llevo la mano al pecho, # bendiciones.

# África.

# Soy de África, la tierra rica.

# Tenemos koftas, chicas con kaftán.

# Y frutas sultán.

# Ketama, Charrana, # bocana en la playa,

# el sol quema.

# Marruecos, Egipto, Tanzania, # Zimbabue o Sáhara.

# Acompáñame por África, # que yo te enseño.

# Yo me siento rifeño.

# Dile a Justin Bieber # que no tengo su dinero,

# pero un par de huevos # que casi tocan el suelo.

# Pasearme por Marruecos # cuando quiero, pido por el jaleo.

# Voy a comer sardinas # bajo un limonero

# y luego al paseo, # a ligar chicas del extranjero.

# Comemos del plato con las manos # porque somos de África.

# Después de un eructo, decimos... # África.

# Sala Malekum, hermano, # cómo tú estás, África.

# Me llevo la mano al pecho, # bendiciones.

# África.

# Soy de África, la tierra rica.

# Tenemos koftas, chicas con kaftán.

# Y frutas sultán.

# Ketama, Charrana, # bocana en la playa,

# el sol quema.

# Marruecos, Egipto, Tanzania, # Zimbabue o Sáhara.

# Toma, toma, toma, ay, toma.

# Toma, toma, toma, ¿sabes? Toma.

# Toma, toma, toma, ay, toma.

# Toma, toma, toma, ¿sabes? ¡Eh!

# Ay, toma.

# Toma, toma, ¿sabes?

# ¿Sabes? Pasa... #

"Vuelvo a Almería,

una ciudad que también es paraíso de la guitarra

y lugar clave en la evolución del instrumento.

Hogar de ilustres luthiers que, entre estas calles,

soñaron con encontrar la sonoridad perfecta."

Cuando hablé con Raimundo,

que me contó que vino a buscar su gerundina

como a las tres de la mañana. Despertó al señor,

a don Gerundino para que le baje la guitarra.

¿Qué pasa? ¿Que hay muchos luthiers aquí en Almería?

Almería es tierra de guitarreros.

Como le decían antiguamente, los guitarreros.

Gracias a ellos, nosotros tocamos la guitarra y, en este caso,

Antonio de Torres fue el que le hizo la forma a la guitarra actual,

las que nosotros tocamos ahora. ¿Sí?

Sí.

En 1817 nace este hombre aquí, en Almería, en La Cañada,

aquí, en un barrio de Almería.

Y empieza a hacer esa forma de guitarra.

Porque antes había la guitarra romántica, que le dicen,

que era como un ocho.

Y la vihuela,

que es para las música antigua que hacían los músicos antiguos.

Y este señor, Antonio de Torres,

hace la forma nueva que tenemos nosotros ahora.

Pone los trastes en su sitio, las medidas.

Y Almería es tierra de guitarreros.

Gerundino, uno de ellos, maravilloso.

Me imagino que toda esta gente te habrá hecho alguna guitarra.

Gerundino, yo iba allí.

Pero tú vas, ¿y eliges una hecha o le pides las especificaciones?

Exactamente. "Mira, la pulsación...".

Te veía: "A ver, tocar un poquito".

Y si te ve que tocabas fuerte, te lo hacía un poquito más dura.

En fin, eso, sí. A medida, casi a medida.

Qué maravilla, esas guitarras, como un traje a medida.

Él no escuchaba bien.

No escuchaba bien. Y decía: "Pepe, toca la guitarra".

Me decía Pepe.

Tocaba la guitarra.

Se ponía así. Pero era un fenómeno también.

Son guitarras que tienen magia. Tenían magia.

Y además, hechas a mano.

Nunca le salían, es como los hijos, nunca salen iguales,

como no sean gemelos.

Y la guitarra es imposible.

(Música y tarareo)

"Albertina Barceló es una virtuosa de la flauta

que se negó a entrar en la disciplina de una orquesta

y se lanzó a buscar nuevos sonidos por el mundo.

Un viaje que se repite como un 'loop'

que le devuelve siempre al mismo punto de partida:

su ciudad natal".

# Nadie nos va a hacer callar.

# Libertad. Rompe el aire.

# Se convierte en voz de la...

# Hoy tenemos que luchar,

# vivir, hablar, levantar.

# Con quien encontrarnos.

# Nadie nos va a hacer callar. #

Albertina, tú tienes una formación clásica.

De repente, descubres la electrónica,

pegas un cambio radical.

¿Cómo fue ese proceso?

Sí, yo estudié flauta en el conservatorio.

Siempre también mucho con la música coral.

Creo que era una necesidad un poco de salir de algo tan melódico,

tan brillante y tan agudo como puede ser la flauta

y empezar a buscar cosas más, para complementar,

un poco algo más grave, más rítmico.

Y ahí empecé a explorar otras cosas con la música electrónica,

con los "loops", que me permitían crear otro tipo de música.

Oye, luego empiezas a meterte en el mundo del "beatbox".

Como no podía trabajar con una banda estable

porque estaba dando muchas vueltas,

era una manera de encerrarme y poner toda la música de la cabeza ahí

y soltarla.

Me di cuenta que el "beatbox" ayudaba

a que todo sonara mucho mejor.

Y de empezar un poco... (HACE "BEATBOX")

Pues empecé y ya empecé con tutoriales de YouTube,

de manera muy casera.

Y cuando vi que me gustaba y creía que se me daba bien,

me empecé a meter más a fondo.

Me fui a Alemania, al Mundial de Beatbox,

para ver lo que hacía la gente internacional.

Y me gustó muchísimo lo que vi.

Y dije: "Quiero aprender más de esto".

Y, bueno, sigo introduciéndolo en mis canciones, en mi estilo.

-Bueno, ¿qué me puedes contar de la estancia de John Lennon

cuando vino a Almería?

-Eso es una leyenda aquí, en Almería, muy famosa,

que John Lennon compuso el "Strawberry Fields" aquí,

en Almería. Mientras estaba en el rodaje de una película.

Y empezó con la guitarra, empezó a sacar este tema.

Y eso es un orgullo almeriense,

aunque hay gente que va diciendo que si lo compuso en cabo de Gata.

Yo he estado con amigos que decían:

"En esa casa, compuso John Lennon la canción".

Luego otra gente te dice que fue en el centro;

otra gente que dice, no sé. Está por ahí flotando, pero...

-En Almería. -Sí, en Almería, sí.

(TOCA LA FLAUTA)

(Música)

(CANTA EN INGLÉS)

(HACE "BEATBOX")

(CANTA EN INGLÉS)

(HACE "BEATBOX")

(CANTAN EN INGLÉS)

(HACE "BEATBOX")

(CANTA EN INGLÉS)

(Guitarras)

Así es bonito.

Olé.

Los palos del flamenco.

¿Cuáles son tus palos favoritos del flamenco?

La soleá es muy bonita.

La soleá que dicen que es la madre del flamenco, que es...

Esa es la soleá. Esa es la soleá.

Sí. Un palo muy bonito.

Los cantaores pues por ahí... Se lucen ahí.

Sí, sí. Y luego, a mí me gusta mucho la bulería,

que es como si fuera el mismo tiempo, pero...

¡Oh!

Esa es la bulería. ¡Cómo te suena esa guitarra!

Tomatito, es algo que llega al alma ese sonido, madre mía.

El flamenco y el blues son dos músicas de sentimiento.

Salen de debajo de la tierra, de un dolor de un pueblo.

Entonces, claro, si no tiene eso... Es que no deja de ser así.

La diferencia es que yo creo que el flamenco

requiere de mucha destreza instrumental.

El blues... (TOCA BLUES)

Qué bonito. Es bonito, pero yo soy un vago.

(TOCAN BLUES)

Tiene su gracia.

Sí, sí.

Bien. Y luego, hay temas que me gustan mucho a mí

que, ya que estamos en la tierra de Almería,

que se conoce por sus películas.

Pero yo lo conocí por su música, como...

(Música)

# Me tengo que marchar # por donde vine.

# Pues ha sido mucho tiempo # dando vueltas.

# Y ahora ya # que no me queda más,

# me tengo que marchar.

# Me tengo que marchar. #

"Los Escullos, en cabo de Gata, es un paraíso natural

donde el rock'n'roll se baja a pie de playa.

En toda la costa almeriense, hay un circuito de chiringuitos

en el que se han curtido bandas

de todas las generaciones y estilos.

A menudo, con un toque retro y soleado,

como Diego Cruz y Los Summers."

# No me he dado cuenta # que ahora es diferente.

# Me aburro y ya hace tiempo # que lo tengo en mente.

# Que va a ser lo mejor. # Me tengo que marchar.

# Me tengo que marchar.

# Me tengo que marchar.

# Me tengo que marchar. #

(CANTA EN INGLÉS)

Diego, es curioso,

hoy vienes a hacer una propuesta de rock'n'roll,

"rockabilly", pero tocaste "acid jazz",

que es como algo tan opuesto.

En un momento en que el "acid jazz"

realmente era una escena muy potente.

Sí, claro, allá por el 95, empezamos con una...

Hicimos una propuesta musical que se llamaba Insólito Club.

Fue muy aclamado por la crítica, pero no tuvo ese éxito como para,

ese pellizco como para dar el salto. A mí, personalmente,

me afianzó y me hizo pensar que mi vida

estaba totalmente vinculada a ser músico profesional.

De hecho, he continuado hasta hoy.

Eres un hombre de gustos abiertos

porque pasas del "acid jazz" al rock'n'roll.

Bueno, tengo por ahí un disco que hice con Fundación Autor de pop.

He grabado discos en quinteto, de jazz, jazz soul.

Y ahora, en mi última época,

me he centrado más un poco en el "rhythm and blues"

y en el "rockabilly".

Pero un "rock'n'blues" más que "rockabilly".

Oye, Summers hacéis música surf.

Sin embargo, no se te ve mucha pinta de surfista.

No, bueno, nosotros le damos más al asunto Ramones que al surf.

Aunque, bueno, el verano siempre está presente en nuestras letras

y en nuestro estado mental.

Pero quizás el nombre tiene más que ver con que era una época,

nosotros hacemos una mezcla entre punk, Ramones y yeyé, ¿no?

Y era una época que estábamos descubriendo

un montón de grupos latinoamericanos del rollo Flippers,

no sé, todos acababan con un "ers".

Diego, hay como dos escenas en Almería.

Está la escena más urbana, de las bandas;

y también hay una escena que está genial,

que es la escena de los chiringuitos.

Esa es la alegría de cuando nos llega el mes de mayo

y los músicos de Almería empezamos a tirar la caña y haber.

A tirar la caña y a ver...

Bueno, te puedo decir que desde Almería,

desde Aguadulce hasta Mojácar, incluso más allá,

Palomares, Cuevas de Almanzora, todo lo que conlleva la costa,

hay una gran oferta de chiringuitos

para que los músicos almerienses y no almerienses

puedan realizar su actividad.

Y ha creado escuela

y puedes encontrar diferentes estilos,

desde flamenquito a rock, surf.

(Música)

"En una casa del barrio de la Pescadería,

los ojos de aquel niño

vieron pasar a los más grandes maestros del flamenco.

Él vivía rodeado de guitarras y, de vez en cuando,

le robaba una a su padre para jugar.

Ahora es un joven maestro

que se mantiene fiel a la pureza de los palos.

Tomatito cede el testigo a la próxima generación,

José del Tomate."

(Música)

(Música)

# Eh, eh, eh...

# Eh, eh, eh...

# Eh, eh, eh...

# Eh, eh, eh, eh...

# Eh, eh, eh...

# Eh, eh, eh, eh...

# Eh, eh, eh, eh...

# Eh, eh, eh...

# Eh, eh, eh, eh...

# Eh, eh, eh, eh...

Olé.

Olé.

# Eh, eh, eh...

# Eh, eh, eh, eh...

# Eh, eh, eh, eh...

# Eh, eh, eh...

# Eh, eh, eh, eh...

# Eh, eh, eh, eh...

# Eh, eh, eh...

# Eh, eh, eh, eh...

# Eh, eh, eh, eh...

# Eh, eh, eh... #

Me imagino que fue algo natural para ti coger una guitarra

y empezar a tocar.

¿Cómo fueron esos primeros pasos?

Con la guitarra entremedio, jugando con la guitarra,

de siempre ver a mi padre tocar.

Cuando se levanta, dejar la guitarra en el sofá

y tú las trincas. Tú la cogías.

¿A qué edad empezaste?

Pues...

-De pequeñillo ya: "La 'rarra', la 'rarra'".

A la guitarra, le decía la "rarra".

¿Y en qué momento tú viste:

"Mi hijo parece que sí se le va a dar bien"?

Yo nunca me he fijado en eso porque cuando un instrumento

obligas a que lo toquen, no es correcto.

Entonces yo no esperaba que le gustara la guitarra al final

y que quisiera dedicarse a ella.

Oye, luego, la gente que pasaba por tu casa, ¿qué recuerdas de eso?

¿Qué figura te hubiese gustado conocer

que no tuviste la posibilidad?

La figura que me llevo que no he conocido ha sido Camarón.

Pero en mi casa siempre lo tenemos presente

y es como si lo hubiera conocido.

Llevas el estuche de la guitarra... Sí.

Con las calcomanías, fotos de Camarón.

Es como algo muy... Mucha devoción, ¿no?

Sí, mucha.

A mí, lo que me atrajo del flamenco fue Camarón y Paco.

Y gracias a ellos pude llegar a lo anterior.

Claro. A lo anterior de su revolución.

Impresionante. Los dos tocaron con tu padre.

Él tiene una anécdota de Paco, que tiene mucha gracia.

Porque yo me ponía al lado, digo: "A ver lo que dice el niño".

Estaba pequeñito, las veces que ha venido a Almería,

siempre venía a casa él.

Y, a ver, cuenta lo que te decía Paco.

-Además, fue aquí. Aquí mismo. -En la plaza está.

-En una escalera, en una de las escaleras de aquí.

Sí...

Termina el concierto y pasamos al camerino y dice:

"¿Quién te gusta más, tu padre o yo?".

Me quedé: "¡Hostia, macho!".

Me quedé callado.

Y en la casa, allí cenando y eso, también me vuelve a preguntar:

"Niño, ¿a ti quién te gusta más, tu padre o yo?".

¡Caramba! Yo, así: "Tú".

-Dijo la verdad.

Qué bueno.

Oye, por la edad que tienes,

vemos ahora cómo mucha gente que viene de la tradición,

pero que empiezan a buscar nuevas fórmulas, nuevos sonidos,

nuevas atmósferas, juntarse con otro tipo de gente.

Tú has tocado con Rosalía, por ejemplo.

En ningún momento te planteas...

Tú, al revés, como que buscas en las raíces cada vez más.

Yo creo que hay que conocer la raíz y, después, ya partiendo de ahí,

haz lo que quieras,

en el buen sentido de...

Y el respeto que se merecen toda la música.

Tomatito, tú dijiste: "Cuando toque mi hijo, yo me voy".

¿Por qué? Porque a él no le gusta que yo esté.

No sé, que eso de quitar de encima.

Porque yo tengo una...

Una fórmula

que aquí nadie,

que no tiene que tener algo encima...

Por ser el hijo de Tomatito,

es que es una tontería.

Es que la comparación y eso, no, la música es libre.

La música, cada uno toca como toca y canta como canta

y hace como su mente le dicta y como lo siente.

Aquí no se trata, vuelvo a repetir, la música no es competencia.

Y tú, ¿sientes presión cuando estás tocando si está tu padre?

No puedo tocar.

Excelente.

(Música)

"Aquí, en el desierto de Tabernas,

escribo el final de una historia inolvidable.

Los rodaje de un largo viaje de rock'n'roll,

de música, de amigos,

descubriendo el ayer y el ahora de nuestra cultura.

Una sinfonía tan onírica como irrepetible.

(Música)

Durante meses, hemos recorrido nuestro país,

sus recónditos paisajes y sus paisanajes.

Nos colgamos las correas, afinamos las cuerdas,

hicimos foco, cuadro y claqueta.

Nuestra hoja de ruta nos condujo por autopistas

y carreteras secundarias, andenes y aeropuertos.

(Música)

He viajado junto a mis compañeros

por ciudades luminosas y seductoras.

Un peregrinar de horizontes nuevos,

espacios infinitos y lugares mágicos.

(Música)

Trovadores de mirada lúcida y mensaje irreverente,

bohemios que transitan por las veredas de la vida

al encuentro de placeres mundanos y de espacios de libertad;

poetas escénicos, iconos de la contracultura,

amantes de la prosa,

iconoclastas y transgresores.

(Música)

Hemos escuchado el saber del pueblo,

versos que aportan inteligencia, sensibilidad y locura

a esta tierra mágica y misteriosa.

(Música)

Hoy termina este viaje,

este viaje emocional por y para la música,

la verdad y la belleza.

Soy Ariel Rot y esto ha sido 'Un país para escucharlo'."

(Música)

Un país para escucharlo - Programa 10: Almería y Melilla

16 mar 2021

Programas completos (30)
Clips

Los últimos 175 programas de Un país para escucharlo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios