Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5477593
Para todos los públicos Últimas preguntas - Los Reyes Magos visitan el hospital - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Hola amigos, qué tal. Muy buenos días.

Bienvenidos una semana más a "Últimas preguntas"

y, además, en este día tan especial; esta noche llegan los Reyes Magos.

Por eso el programa hoy también va a ser especial.

Esta fiesta de la Epifanía, de los Reyes Magos,

pues es una fiesta que asociamos principalmente a los niños,

a los más pequeños de la casa. Si nos siguen habitualmente,

ya desde hace años, saben que procuramos todos los años

dedicar el programa de un modo un poquito más especial a los peques

Y hoy queremos fijarnos... en unos niños pues que quizá...

hay bastantes hoy en el hospital;

pero al hospital también llegan los Reyes Magos.

Yo creo que sí, pero se lo vamos a preguntar

a alguien que yo creo que los conoce muy bien.

Está con nosotros... no sé si Amandina,

que es licenciada en alegría, o Verónica Macedo, que es payasa,

o las dos. Bienvenidas. Hola.

Pues sí, están las dos. Tengo a Amandina aquí guardada;

no sé si se ve. Es una risita...

Y Verónica Macedo. La tengo, ¡eh!

Me ha encantado. Tenemos una conexión De mi corazón al tuyo...

Verónica, muchísimas gracias, Verónica, que...

es iniciadora, la coordinadora, la directora, de Saniclown.

Ya estuvo con nosotros en el programa hace algunos años,

para hablarnos precisamente de los payasos de hospital.

Pero es que hace muy poquito tiempo ha editado este libro:

De él también vamos a hablar, pero queremos hablar de los niños

que un día como hoy pasan el día, la noche de Reyes

en el hospital; un día como hoy o cualquier otro día del año.

Es lo que le pasó a Hanna;

Hanna tuvo que estar un día en el hospital. ¿A que sí?

Un día estuviste en el hospital... Ha venido con su mamá,

con Laura Bleza. Bienvenida. Hola. Muchas gracias.

Hanna tuvo que ir un día al hospital porque le tuvieron que operar.

¿De qué te operaron, Hanna? De las anginas.

¿Que te dolían mucho; no podías respirar bien?,

y no podías comer bien. Se te ponía ahí como un...

como una piedra grande, o qué te pasaba.

Que tenía mocos en la garganta. Qué rollo.

Pero ya te los quitaron ¿verdad? Tuviste que estar en el hospital.

¿Y quién llegó al hospital, Hanna? Los payasos.

¿Los payasos? ¿Qué payasos? ¿Te acuerdas cómo se llamaban?

Una es de Argentina.

¡Argentina! ¿Era amiga de Amandina?

¿Sí? ¿Tú recuerdas a Hanna?

¿Amandina recuerda a Hanna en el hospital?

Claro. Es que Amandina siempre se presenta diciendo "Soy Amandina,

soy argentina; y no es mentira. Se ha acordado perfectamente:

Argentina. ¡Claro, claro!

Oye ¿y qué hacías en el hospital con... o qué hizo Amandina?

¿Cómo fue eso? Cuéntanos, cuéntanos.

Vino en una bola grande que se abría...

y había otra pequeña que la tiraba yo...

muy lejos, cada vez más lejos,

y se iban corriendo...

Y también...

me había comido luego un "Frigopie"...

¡Qué rico!

Y cuando ya me habían operado me habían dado un zumo primero,

luego un Cola Cao y luego nos íbamos a casa

y, eso me habían hecho en el hospital Claro.

Y de todo eso lo más bonito qué fue.

Lo de la pelota lanzar. Lo de la pelota,

lo de la pelota ¿verdad? ¡Ay si tuviéramos una pelota!

Le decíamos a Mandina que...

Quiere jugar. Está haciendo trampa.

Hanna tengo una cosa.

¿Jugamos? Cuéntanos con lo que jugabas en el hospital.

Yo la lanzaba... y se iban corriendo.

Iban a por ella y tú la volvías a lanzar.

Y Amandina tenía que ir corriendo; y tú la volvías a lanzar.

¿Se la tiras flojito? Venga.

-¿Pero dónde está? -¿Dónde está?

Ahí. -¡Aaaah!

Me la has tirado muy lejos, Hanna.

-Toma. No me lo vuelva a hacer más, por favor, ¿eh?, por favor.

-¡Pero Hanna! -¿Dónde está?

Ahí.

-¡Hanna, Hanna, Hanna! -Mira, mira.

-A ver si... a ver si apunto y le doy a Mari Ángeles.

-¡Uy!

-Tienes que apuntar tú. -¡Ay, Hanna!

Y así la tuviste hasta que entraste al quirófano.

Ya me lo estoy imaginando.

Bueno, pues este es uno de los juegos,

de los muchísimos juegos ¿no? que se hacen en el hospital.

Vamos a dejar a Hanna que se divierta un poco ¿verdad?,

que la hemos tenido aquí... -Hermosa.

¿Y la mamá cómo vive...? Yo me imagino... Era una operación..

Afortunadamente, era una operación menor podríamos decir,

pero oye, que toda operación lleva su riesgo y su preocupación.

Para los padres es un mal rato. ¿Eso que de pronto

lleguen los payasos a la habitación? Fue muy bueno,

porque sobre todo entró muy nerviosa. Llevábamos mucho tiempo de espera;

entramos y Hanna decidió que no quería dormirse;

que no quería dormirse, no quería quitarse el pijama,

no quería ponerse el pijama... Y entonces llegaron ellas,

empezaron a hablar con ella... Al principio estaba como...

dejarme, necesito mi espacio. Pero poco a poco los payasos se...

se empezaron a hacer amiga de ella...

La bola que no quería de repente l e llamaba mucho la atención...

Y ya pues estaba muy unida a los payasos.

Fue poquito tiempo, pero se tiempo fue muy intenso y muy bonito.

La verdad es que ayudaron un montón. Y lleno de esos...

poquitos tiempos podíamos decir. En algunos casos es mucho,

porque hay niños que deben estar en el hospital muchísimo tiempo.

De esos poquitos tiempos, de esos... latidos,

está llena la vida de... de Verónica,

la vida de Amandina y, está lleno este libro, "Los mil y un latidos".

Aquí ha reflejado solamente alguno de esos latidos ¿no?

-Sí, sí.Mira, ese libro es... para mí es especial

porque lo escribí cuando vine a vivir aquí, a España,

que me estaban faltando las visitas

hasta que pude entrar a un hospital, que no es sencillo,

y son las primeras visitas que hice como payasa. Muchísimo aprendizaje,

porque yo era payasa del mundo... del mundo del teatro;

y el lenguaje del hospital es otra cosa.

-Por ejemplo con Hanna tuve que respetar ese momento.

-Estaba enfadada... ¿Cuántos dedos tiene?

-Mira qué pronto aprende ¿eh? -Has tenido una buena profe.

-Pues eso, entender el tiempo que necesita

de desahogo, de llorar,... el espacio de respirar...

-Y fue eso. Con Hanna por ejemplo, que yo voy a contar de los latidos

que hemos vivido juntas. -Ella estaba en un momento así...

como muy llorando;... que estaba mandando un vídeo a su papá.

-Y dijimos ¡uy, uy, uy! -Y de golpe,

después de un ratito de jugar a las pelotas y a todo esto,

le mandó un vídeo al papá con una sonrisa de oreja a oreja.

-A aquella zona no puede entrar todo el mundo. Son espacios muy...

muy especiales. -Para nosotras también...

ese momento donde te estás conectando con una persona que no conoces ¿no?,

que es el papá, con la preocupación que tendría,

y que pudiera ver a su nena sonriendo son cosas que...

que se te quedan... ¡Mira, mira! ...se te quedan por siempre.

Que importante la labor de los payasos en un momento,

como hablábamos con Laura, en uno de los momentos

quizá más críticos, más duros para una familia,

que es cuando supe que está en el hospital, eh...

y qué bonita la integración que hacéis con el equipo médico;

con el equipo sanitario, con todo el equipo de psicólogos, enfermeros,

médicos...

-Estoy atravesando un momento...

que es que ella quiere irse a comer un bocadillo. ¿La podemos dejar?

¡Claro! -Toma; vete a comer el bocadillo.

Es hora de casi el aperitivo para los niños que madrugan tanto.

-Ahora estábamos hablando del equipo sanitario.

En efecto. -Pues mira... El...

el trabajo con ellos es maravilloso. -Por ejemplo, en quirófano...

hemos entrado gracias a ellos.

-Hay una doctora anestesista que es un amor.

Perdona que te interrumpa. Es entrar a quirófano.

Estamos en el previo al quirófano; acompañamos hasta la parte...

totalmente estéril.

-A veces podemos acompañar hasta ahí; pero de todas formas...

el tramo es muy cortito y... y los médicos

realmente, recogen un relevo tan afectuoso;

entran en el juego de una forma... donde es facilitar el camino y...

y... entramos en un código donde ya no hace falta ¿no?

-El otro día estábamos viendo con una nenita

que estaba muy asustada; no es mayor que Hanna,

y con qué cariño la... la doctora

le fue explicando cómo era...

el dormirse sin que le doliera nada; sin ningún pinchazo.

Es un trabajo de humanización... hermoso.

A veces no siempre tenéis que tener puesto...

el traje de payasa... para conectar con el otro

y hacerle las cosas un poquito más fáciles ¿no?

Laura ¿tú conocías la labor de los payasos dehospital?

No y, para mí fue una sorpresa, porque no...

no tenía el conocimiento de que cuando van a...

a operarse, pues solo ves el preoperatorio, que están allí...

Era la primera vez que operan a m hija, entonces,...

fue bastante... Cuando llegamos, había como tres camas,

y estaban con una niña; y como Hanna se puso a llorar,

se puso muy nerviosa. Nos pusieron como una especie de cortinita.

Entonces, yo las oía pero no... no sabía exactamente...

Y de repente pues llegaron y fue como ¡hala qué bien!

Por favor, echarme una mano, porque no calma.

Así que la verdad que... Yo lo agradecí un montón.

Y los niños al final... Hanna estaba muy nerviosa pero después,

cuando ya se empezó a calmar, se la veía mucho más alegre,

como que ella también lo está agradeciendo en su momento

de... porque aunque sea una operación pequeña,...

ella no lo sabe. Ella sabe que está en el hospital,

que lleva mucho tiempo esperando, que tiene mucha hambre y sed,

y... y claro, pues son cosa que...

que tú eres mayor, lo sabes, y dices bueno, te tienes que aguantar

y no puedes comer ni beber, pero un niño...

es más complicado; ¡mamá porqué no puedo beber agua

si tengo mucha sed. Claro.

Su forma fue de... pues ahora me enfado.

No es una niña que suela llorar, no se pone muy nerviosa,

pero esa situación no la controlaba. Cuando ellos llegaron...

Lo que te decía antes,

pues me enfado, no me hables... No quiero jugar contigo.

Entonces, empezaron las dos a jugar y como que le llamaba la atención.

Y poco a poco esta pelota, que al principio decía,

pues era como una pelota que la metía Decía, no me gusta,

esto yo no lo quiero, es muy fea; y después era... ¿Ay, a ver?

¿Y esto? Y poco a poco se le fue pasando...

y la verdad es que se agradece.

Fíjate, historias como esta reacción que nos está contando Laura...

de su hija hay un montón en este libro

y, en tu vida muchas más, claro. De ese rechazo podríamos decir,

al principio, de ese estoy metido en mi enfermedad

y no hay nada más que... o en mi situación,

y no hay nada más que me haga... pensar en otra cosa,

a cómo conseguir que...

que la vida sea mucho más que una enfermedad

e incluso que la muerte.

Sí.

Yo creo que... que es el arte;

porque en el fondo todos queremos estar bien.

Lo que pasa es que cuando estás mal no me trates de imponer que esté bien

Claro. Hanna estaba en su camita de pie,

que su madre le decía: siéntate Hanna, por favor.

¡Quiero ir a casa, quiero ir a casa! Y lloraba. Era su mono frase.

Entonces pasaba el médico: sí, yo también quiero ir a casa,

pero hasta las tres no me puedo ir. Entonces nadie le decía: no, no...

No, realmente, todos iban como empatizando...

Entonces, yo creo que hay que saber acompañar;

muchas veces también hay el enfado; hay que saber...

tener paciencia al tolerarlo; y cuando una persona

se sienta recogida con... con su situación,

y ve que hay una puertita, ya ve que hay alguien

que se puede jugar, digo que puede jugar y divertir,

pues esa persona lo... lo natural,

porque la vida llama a la vida, todos queremos estar bien,

es que queramos estar... estar bien ¿no?

Y...

para nosotros es... una oportunidad muy bonita

el... recordarle al ser humano que nos toque,

sea un niño o sea un adulto, que siempre hay una ventanita

por donde puede... salir y respirar

y a encontrarse mejor. Esta yo creo que es una constante

en este libro que de verdad yo recomiendo que...

que si pueden que lo lean: "Diario de una payasa de hospital";

el libro se llama "Los mil y un latidos".

Seguro que has llegado a muchas conclusiones

después de tantos años de trabajo.

Luego te vas a casa, los niños siguen en el hospital

con su enfermedad, con su situación, tu vida también sigue;

mañana tienes que volver a ponerte la nariz y volver con otros niños,

con otra vida, con otra historia... Pero siempre hay vida;

yo creo que eso el libro lo refleja perfectamente porque tu vida...

también lo refleja así, la vida, con mayúsculas.

Sí, para mí... es muy importante...

Siempre que pueda, porque la vida tiene sus complicaciones,

celebrar y agradecer...

el que estoy con alguien y estamos aquí como latiendo los dos.

Este es nuestro presente, este es nuestro momento

y dependerá de nosotros también la calidad de...

de ese momento. Y... pues eso, no sé.

Es vida, es vida. Con todos estos latidos

es muy difícil que yo te pregunte ahora

que te diga que te quedes con uno. No sé si tienes un latido que digas:

este... nunca se me va a olvidar.

Sí; yo no sé si recuerdas, yo tengo uno muy especial.

De todas formas fíjate, hoy...

hoy me apetece contar uno que me llegó...

Es un mensaje un poquito importante para nosotros.

Después de 15 años,... que nunca nos había pasado,

una persona tomó contacto con nosotros a través de...

de la web... para agradecernos el... el trabajo

y fue precioso. No me he traído el móvil ahora pero..

Es el marido... de una persona, de una mujer

que nosotros hemos visitado durante más de un año...

en diálisis del Hospital Infanta Leonor; no la conozco,

el marido que no lo conozco, su pareja, su amor, compañero de vida

que nos agradeció el trabajo porque... pues ella ya...

Él nos escribe diciéndonos que ya no la vamos a seguir alegrando

pero que ojalá podamos seguir haciendo nuestro trabajo

y alegrar a grandes y a pequeños; porque el día que la veíamos

ella volvía a casa y le duraba la sonrisa toda la tarde.

Entonces esto es como... algo muy reciente, muy hermoso,

porque tiene que ver con nuestro...

nuestra entrada en el mundo de adultos;

porque es la primera vez en 15 años que... Tenemos protección de datos;

lo de Laura es un regalo... Un auténtico regalo.

...porque nos hemos visto hace una semana en quirófano

y ha coincidido que... que ella hoy podía estar ¿no?

Pero si no no continúa la relación.

Y entonces, para mí el latido que sé quién es...

me he dado cuenta porque... las personas de diálisis son...

constantes, porque están esperando su trasplante de riñón;

y hay una persona que no veo hace tiempo. Entonces...

Fue tan bonito saber que alguien que no ha sido ella,

que siempre nos lo decía a través de un tercero.

Entonces su latido está acá con nosotras, con nosotros;

y nos ha emocionado un montón la gratitud de... de su compañero.

Sí, porque hemos comenzado hablando en el programa, por aquello

de que hoy estamos para celebrar, estamos a punto de celebrar

los Reyes Magos... Hemos empezado hablando de niños,

pero al igual que los Reyes llegan para todos los payasos también.

Sí. Los payasos también nos pedimos Reyes Magos;

a ver si ahora que estamos en televisión escuchan bien.

Necesitamos mucha ayuda para poder continuar;

porque nuestro trabajo pues no está.. no está más amparado

que por la voluntad de pequeños socios,

de... pequeñas ayudas o empresas... y, entonces ahora mismo...

Saniclown sabe... que tiene hasta febrero cubierto.

Así que necesitamos que los Reyes Magos

nos pongan de su oro, de su mirra...

Pero bueno, esto siempre sigue, es increíble.

Porque cuando decimos ¡guau!, se nos acaba el mes,...

tenemos gente contratada y... Pues viene la ayuda de verdad.

Así que nosotros tenemos Reyes Magos todo el año, y queremos

que sigan llegando. Tenemos una web..

donde a través de esa web podrán ver

todas la formas que nos inventamos, desde comprar una naricita

hasta donativos o ser socios de forma continuada,

para poder seguir con este... con este trabajo ¿no?,

porque... los días especiales en la vida no son...

solo los del calendario; hay días que son muy especiales y son muy...

muy intensos en la vida de una persona y, ahí...

hay que llegar con la energía de los Reyes Magos.

Y ahí yo creo que las payasas le está ayudando.

Yo creo que lo vamos a poner todos en la carta ¿no?

Vamos a pedir en la carta esa ayudita para...

para Saniclown, para los payasos... Que Saniclown siga llevando

a sus payasos a.. a cada día especial del calendario de un niño

que está en un hospital; que esperemos que no toque justo

el 5 de enero; siempre que pase a otro día pues mejor.

Pero como sabemos que hoy hay algunos... algunos niños

en el hospital, o muchos niños... seguro que están...

esperando que lleguen los Reyes, porque los reyes además me consta

que pasean por los hospitales antes que por las casas.

Y entonces van a llegar antes que a los demás sitios. Pero...

¿quieres que les hagamos un regalo a los niños que están en el hospital

así como anticipo? Porque a mí me da que Amandina esa amiga

de los Reyes Magos. ¡Ay, cómo lo sabes!

Yo creo que sí, que Amandina es amiga de los Reyes Magos.

¿Les hacemos un regalo a los niños? Les voy a contar un secreto.

Sí, porque a mí me gustan mucho los secretos.

Y resulta que yo... los conozco a los Reyes Magos

y, me han contado una historia muy distinta...

a la que todos saben; que los Reyes Magos...

¿A ver? ¿Saben cómo fue en realidad

el primer día de los Reyes Magos? Ni idea.

Resulta que los Reyes... Hacía mucho frío, había mucho lío...

Estaba todo su pueblo pelándose;

unos querían una cosa, otros querían otra.. Los Reyes,

que eran muy sabios, porque habían estudiado,

se habían cansado un poco y ya necesitamos...

buscar, encontrar cómo hacer bien nuestro trabajo de Reyes.

Y entonces se fueron a... a busca,

siguiendo... las estrellas, porque estudiaban las estrellas,

se fueron a buscar que les decía que iba a venir

un verdadero rey que les iba a dar muchas respuestas muy importantes

para poder hacerlo mejor. Total, que se perdieron,

los tres en diferentes lugares, se perdieron.

Estaban perdidos los reyes.

Entonces llovía y, tan tan cansados de mirar para el cielo...

Empezaron a ver las estrellas reflejadas en las charcas de agua.

Y entonces ahí, medio perdidos, medio perdidos,

se fueron conociendo los reyes,

y tenían problemas, todo el mundo les pedía muchas cosas.

Claro, les veían con sus camellos, con su oro... Todo el mundo ¡hala,

pues este no va a poder ganar muy bien un hospedaje...

Entonces los Reyes estaban cansados de esto

y, entonces ellos tres solitos decidieron andar por la noche

para que nadie les pida tantas cosas.

Y en esto que no sabían dónde hospedarse,...

pensando que habían perdido el camino,

escucharon a un bebé llorar.

Y entonces se acercaron y dicen: ¡Madre mía!, pero justo aquí...

brillan más las estrellas. ¿No será este...

un lugar especial? Entonces salta él, claro.

Y vieron a una señora hermosa,

con un bebé...

que cuando los vio dejó de llorar y les empezó a reír en toda la cara.

Los Reyes Magos ser miraron...

y el nene les miraba y se les reía.

Entonces los Reyes Magos se miraron y se dieron cuenta

que tenían piedras preciosas que con el fuego... de la hoguera

daban destellos de luz y, se dieron cuenta

que al niño Jesús le estaba haciendo mucha gracia toda la ropa

y todas las cosas bonitas que tenían puestas.

Entonces los Reyes... miraron a ese niño;

sintieron esa risa tan especial...

y sintieron una alegría tan grande... que encontraron

que no habían estado perdidos, que habían llegado

donde tenían que llegar; porque esa risa les llenó de sentido.

Y entonces se sacaron sus cosas, que en realidad estaban

un poco payasos, como cuando nosotros nos ponemos todos nuestros adornos.

Y le dieron no solo oro, mirra e incienso,

le dieron cositas que el nene jugó de sonajero.

Y entonces ese niño, que se llamaba Jesús,

les miró a los ojos; les hizo sentir tan bien...

que se dieron cuenta que lo más importante era...

que ellos con toda su rapidez se encontraban que tenían problemas.

Sin embargo, ese nene, que estaba entre vacas,

que estaba en un portal, se reía y les había devuelto la alegría.

Y entonces, los Reyes Magos, un poquito payasos

y un poquito magos, dijeron: Esto que hemos aprendido acá...

mientras se nos recuerde, lo vamos a seguir haciendo;

queremos que los niños sean felices; porque donde hay un niño feliz

todos estamos bien. Estos Reyes fueron muy inteligentes

que durante todos estos siglos y durante todos estos años,

siempre eligieron ese día para que un niño,

ya sea con un regalo o... o simplemente,

con un juego... que encuentre su sonrisa

y que se elevará la vida, ¿vale?

Vale. ¡Vaya... vaya historia!

Es que tengo un servicio secreto payasil...

Tenías información privilegiada. Estaban perdidos.

A veces uno cree que está perdido... y no lo está.

Pues... Amandina, gracias por habernos contado ese secreto.

Verónica, gracias por haberlo compartido.

Tantas historias, tantos latidos... Es el libro... de verdad.

Yo también quiero que la gente lo pueda leer, porque cada capítulo..

Fíjate, estuvo 14 años casi escondidito;

pero cada capítulo creo que merece la pena porque está lleno de verdad.

Está lleno de verdad, así es. Que no dejéis de hacer sonreír;

igual que como hicieron los Reyes Magos,...

esa alegría que ellos también encontraron,

que vosotros también la sigáis llevando

a través de Saniclown, a todos los hospitales del mundo.

Muchas gracias. Muchas gracias.

Laura, muchas gracias por venir a contar tu experiencia también.

Y Hanna, que se ha ido a desayunar. ¡Hanna!

¿Quieres venir y decirnos adiós? -Ven, ven.

Vamos a decir adiós, Hanna, que nos vamos a despedir

con una canción muy bonita. -Corre.

Pues así nos despedimos con Hanna y de todos ustedes

hasta la próxima semana. Felices Reyes Magos.

Vamos a tirar un beso.

¡Adiós, adiós!

# De tu corazón a mi nariz...

# sé que hay cobertura # y me hace tan feliz.

# Tu sonrisa pinto para ti;

# y tu corazón blanco pinta mi nariz.

# Tu corazón blanco pinta mi nariz.

# Tu corazón blanco pinta miii...

# naaa riiiz. #

Subtitulación realizada por Yolanda Fernández Gaitán.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Los Reyes Magos visitan el hospital

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Últimas preguntas - Los Reyes Magos visitan el hospital

05 ene 2020

Una asociación cuyo objetivo es humanizar y acompañar a los niños hospitalizados y a sus familias que les acompañan. Para conocer más sobre Saniclown, charlamos con su fundadora, Verónica Macedo y conocemos el testimonio de Hanna, una niña que recibió la visita de los payasos de hospital.

ver más sobre "Últimas preguntas - Los Reyes Magos visitan el hospital" ver menos sobre "Últimas preguntas - Los Reyes Magos visitan el hospital"

Los últimos 575 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Tiro

    Estas acciones siempre merecen ser alabadas, a esos niños les alegras las navidades si les visitan los reyes magos, además los regalos son de gran ayuda ya que fomentan su desarrollo y al mismo tiempo están divirtiéndose. A mi siempre me gusta regalar juegos de mesa ya que sirven también para facilitar su educación como el Scrabble o el Cranium

    19 feb 2020