Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5666473
Para todos los públicos Últimas preguntas - Obligados a huir - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Saludos amigos, muy buenos días,

bienvenidos una semana más a "Últimas preguntas",

pues, efectivamente, este vídeo que acabamos de ver

ya nos sitúa en la jornada que se celebra el próximo domingo,

la Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado.

Ese va a ser el tema que nosotros vamos a abordar hoy.

Está con nosotros, para ello, Marifrán Sánchez, que es directora

de la Subcomisión de Migraciones y Movilidad Humana

de la Conferencia Episcopal Española.

Marifrán, buenos días. Hola, ¿qué tal? Buenos días.

Encantada de que estés, nos vamos a tutear si me permites,

de que estés en el programa y, además, por primera vez

porque acabas de comenzar este servicio

como directora de la subcomisión,

pero ya llevabas tiempo trabajando en el tema de trata,

sobre todo, en la subcomisión.

Sí, sí, estoy prácticamente recién incorporada

a esta nueva función,

pero sí, ya llevo unos años en la Comisión de Migraciones,

lo que era antes la Comisión de Migraciones

al frente del Departamento de Trata de Seres Humanos

y desde principios de julio, que fue mi nombramiento,

como directora del Secretariado de la Subcomisión de Migraciones.

Bienvenida. Gracias.

Si Dios quiere nos encontraremos aquí con frecuencia.

El lema de la jornada este año es:

"Como Jesucristo, obligados a huir".

Y un poco en esta línea, aunque luego nos lo contará él,

pues, es la historia de quien también nos acompaña.

Está con nosotros Mobio Djobi,

él es un joven de Costa de Marfil que lleva tres años en España

y que, desde luego, tiene una historia que contarnos.

Mobio, buenos días, bienvenido. Hola, buenos días.

Pues, nada, soy Mobio, Mobio Modeste,

y vengo de Costa de Marfil.

Bueno, llevo tres años aquí en España y, la verdad que, bueno,

todo me está yendo bien.

Y gracias a Dios, pues, la vida aquí

no ha sido tan fácil,

pero lo que hay doy gracias a Dios, de verdad.

Pues, ahora nos cuentas un poquito.

La situación de pandemia, y claro, tenemos que comenzar con este tema

porque el tema de la movilidad humana,

de las migraciones,

¿se ha visto afectado por el tema del COVID-19, Marifrán?

Evidentemente, a nivel global

lo que ha habido es un cierre de fronteras,

y eso, hemos detectado que ha provocado también

el crecimiento de los casos de trata de seres humanos.

Las personas estamos y están en continuo movimiento.

Cuando hay un cierre de fronteras, cuando se bloquean las entradas,

se buscan siempre alternativas y siempre hay personas,

redes, que están dispuestas a ofrecerlo.

Y, por otra parte, hay un tema que me parece muy sangrante

y que ha afectado mucho a las personas que ya están,

el tema del COVID, y es, los campos de refugiados.

Concretamente, estamos viendo la situación

que está sucediendo ahora en la isla de Lesbos.

Y, bueno, pues evidentemente uno se puede imaginar cómo se vive,

cómo se convive en un campo de refugiados

y qué posibilidades tienen esas personas de vivir un confinamiento

y de afrontar esta situación de pandemia.

Entonces, eso es un tema muy sangrante.

Y luego aquí en España, pues, obviamente.

La COVID y las consecuencias de esta pandemia han puesto de manifiesto

lo que ya sabíamos, y lo que los últimos informes

SAS Cáritas nos ha mostrado,

y es que hay muchos inmigrantes que están en situaciones muy precarias

y, entonces, toda esta situación de confinamiento,

de pérdida de empleo, de...

Lo que ha hecho ha sido llevarles a una situación mucho más extrema,

a situaciones de extrema vulnerabilidad, fundamentalmente.

Tenemos también el caso de las infraviviendas.

de muchas personas que viven hacinadas,

el caso de los temporeros,

la situación de los CIEs de la frontera sur...

Evidentemente, el desempleo que ha generado la pandemia

y el confinamiento ha tenido consecuencias graves

sobre muchos inmigrantes que ya tenían situaciones precarias,

como te he comentado.

Y, luego detectamos también que ha habido un fuerte brote de xenofobia

y de racismo.

Sí, también. Sí, sí.

O sea, es general,

no se percibe a través de los medios de comunicación en la sociedad.

Siempre buscamos culpables y responsables de las cosas, ¿no?

Y ha salido mucho el tema de los temporeros,

de la inmigración que nos trae este virus, también.

Bueno, también a veces los madrileños

nos hemos sentido también portadores del virus a otras regiones.

Esto es general.

Entonces, sí, ha tenido su impacto sobre la población migrante.

En todo esto que nos comentas, Marifrán,

de pronto han salido muchísimas situaciones

que, a veces, se nos escapan.

Y hablo ahora también desde el punto de vista

de los medios de comunicación.

Es verdad que nos hemos fijado en el tema de los CIEs,

en el tema de los brotes que ha habido en determinados lugares

y que ha afectado principalmente a personas inmigrantes.

Pero, claro, yo creo que hay una parte, digamos,

más desconocida para el gran público,

que es el tema de esa brecha que se está haciendo más grande,

como nos comentas,

el tema del cierre de fronteras y el tema de la trata.

Tú estás, digamos, un poco más especializada

por tu trayectoria en esta cuestión.

Y claro, ahora no sé, es la sensación que tengo,

puede ser un tema, si ya de por sí es oscuro,

¿más oscuro todavía?

¿Puede haber más complicaciones

para las personas que pueden verse afectadas

por estas mafias?

Yo lo que tengo muy claro es que la migración va a seguir.

O sea, el un ser humano es migrante de por sí.

Tenemos que tener en cuenta que si España

va hacia el abismo socioeconómico

y los países africanos de otros lugares del mundo

estarán muchísimo peor que nosotros.

La gente se va a mover

porque la gente necesita vivir y sobrevivir.

"Como Jesucristo, obligados a huir".

Bueno, todas las dificultades

si aún son mayores para llegar a Europa,

Va a suponer que la gente tiene que buscarse alternativas.

Entonces, es lo que comentaba antes, las redes de trata son muy hábiles.

Los hijos de las tinieblas son muy sagaces.

Entonces, yo creo que la trata

se va, incluso, a agudizar muchísimo más, muchísimo más.

Es un tema oscuro. Lo ha sido durante la pandemia.

Nosotras, sobre todo, en nuestras redes

trabajamos, sobre todo, con mujeres, con víctimas de trata

con fines de explotación sexual.

Hemos detectado, que no ha cesado del todo la actividad,

tanto en pisos como en clubs.

Se han cerrado pisos, han cerrado clubes,

las mujeres han permanecido dentro.

Y bueno, también pensamos

que ha habido una especie de ocultamiento de esta realidad.

No sabemos dónde han ido mujeres, que estaban en la calle.

Entonces, se sospecha que siga habiendo esta actividad

mucho más oculta todavía, fundamentalmente en pisos.

La trata no ha desaparecido, ni va a desaparecer.

Tenemos que estar muy atentos también a las nuevas pobrezas,

las nuevas realidades de vulnerabilidad

que nos vamos a encontrar y que nos estamos encontrando,

sobre todo, para prevenir y que esas personas

no acaben siendo víctimas de la explotación y de la esclavitud.

Claro, porque lamentablemente aquí se da el efecto dominó.

Personas que han venido como Mobio, que ahora nos contará,

pues, con unas esperanzas, con unas ilusiones,

de pronto ocurre esto,

si ya de por sí, su situación en muchos casos, era difícil,

ahora se complica y puede terminar, si no se pone solución,

pues, de una forma realmente complicada.

Yo creo que ahí el trabajo incluso de...

Iba a decir, de indagar dónde pueden estar esas brechas,

esos conflictos que, igual, ahora están oscuros pero pueden aparecer.

Yo creo que nosotros como Iglesia, como comunidad cristiana,

tenemos que estar especialmente atentos a las nuevas situaciones

que nos están llegando.

Las colas del hambre,

muchas personas en situación de extrema vulnerabilidad,

y trabajar, trabajar, acompañar, estar cerca.

Muchas veces no se trata de hacer mucho más,

no se trata únicamente de abastecer

de bienes materiales de primera necesidad,

sino de estar y de acompañar.

De acompañar procesos y, sobre todo,

de prevenir esas situaciones de explotación.

Tenemos también en auge la trata con fines de explotación laboral

y la explotación laboral,

ahora es el escenario perfecto para que se pueda producir.

Claro.

Y bueno, pues es también nuestra tarea estar muy atentos

y prevenir y sanar.

¿Y se puede?

¿La Iglesia tiene recursos para hacer frente a esta situación?

Bueno, la Iglesia cuenta con grandes entidades,

cuenta, sobre todo,

con las delegaciones diocesanas de migraciones

que están haciendo un gran trabajo de acogida, de acompañamiento.

Tenemos que seguir potenciando la acogida

porque va a venir muchísima gente, estamos convencidos.

Tenemos que estar al lado de los más vulnerables,

tenemos que acompañarles a todos los niveles.

Y, bueno, desde las delegaciones hay muchos proyectos,

se está haciendo un trabajo de acompañamiento y de acogida

muy, muy serio y muy importante.

Y, luego, está Cáritas también con sus proyectos

y con fe a través de las congregaciones religiosas.

La Iglesia tieneuna labor y un papel fundamental

en la acogida de los inmigrantes y en su acompañamiento

y en la intervención con víctimas de la trata.

Claro.

En el mensaje tanto del Papa Francisco para esta jornada

como de los obispos de la Comisión, de la Subcomisión,

la verdad que merece la pena leerlo y desgranarlo,

pero por fijarnos en algo,

hablan de la necesidad de conocer para comprender.

Y eso es lo que nosotros queremos.

Conocer esta realidad y para eso que mejor, bueno,

pues quedarnos con un ejemplo entre tantos, que podríamos tener,

como es el de Mobio, como comentábamos.

Llevas tres años en España, viniste de Costa de Marfil.

¿Por qué viniste a España?

¿Qué te movió para dejar a tu familia,

a tu madre, a tus hermanos?

Y con 23 años venías, ¿no?

Exacto, 22, mejor dicho.

22 años tenías...

Pues, la verdad, lo que me motivó de siempre ha sido una vida mejor,

una vida, con una calidad de vida que pudiera mantener a una familia,

tener una estabilidad en mi vida, porque en Costa de Marfil

sabemos que la mayoría de los jóvenes, una vez que no...

Bueno, pueden tener títulos o diplomas,

pero, si no tienen una...

Como decía, es que no es que estoy criticando también mi país,

pero, es la realidad que vivimos ahí.

Vemos que hay muchos jóvenes que han estudiado,

luego, sus títulos no les sirven para nada en su país.

Entonces, no vas a vivir así hasta el fin de tu vida.

Hay que ir a otros sitios

para poder vivir como necesitamos todos.

Es una parte de lo que me dedico aquí.

Bueno, ha sido una decisión bastante complicada, pero, al final,

pues, tuve la motivación,

y también la suerte de estar aquí con vosotros,

porque no ha sido un camino tampoco fácil.

Pues, seguro que no lo he dicho al principio,

vine aquí en patera. En patera llegaste, claro.

Sí, llegué aquí en patera

y en una situación

completamente difícil,

pues, pude encontrar también a gente, a familias,

que me ayudaron a crecer, a ser una persona,

bueno, sí que soy una persona,

pero, a tener una imagen de persona

que se está esforzando*

y, aquí en España, pues, puedo decir

que he tenido la suerte de encontrar esta gente

y a estas personas, que si me permitís,

pues, puedo también agradecerles, delante de vuestro escenario,

pues, cuánto estoy, de verdad, afortunado,

cuánto me siento afortunado y contento también,

de haberme cruzado en sus caminos.

Pues, voy a decir también el nombre de la gran familia

que me han acogido, que es de Pueblos Unidos, que bueno,

es un programa,

no, perdón, es una asociación que tiene un programa de acogida

para los jóvenes africanos, subsaharianos, sobre todo.

Bueno, tienen varios proyectos,

pero, unos, en el cual estoy, se llama el programa Baobab,

que, bueno, son la Compañía de Jesús.

Sí, la Compañía de Jesús, que se ocupan de esto

haciendo todo lo posible para ayudar a estos jóvenes,

estos chicos, que también tienen mucha ilusión

de quedarse aquí en España.

Y, pues, yendo en este sentido,

pues, les agradezco muchísimo a Pueblos Unidos

a la Fundación San Juan del Castillo,

y a toda esta gente aquí en España, porque no son solamente ellos,

porque hay muchos que trabajan,

luchan, para que los inmigrantes también tengan una vida

y una vida sociable, cómodo para todos.

Claro, fíjate, decíamos,

hacía alusión al comienzo al lema de la jornada

de la semana que viene

"Como Jesucristo, obligados a huir".

Muchas veces relacionamos la huida con una persecución política

que, desde luego, en muchos casos la hay,

o una persecución religiosa en algunos lugares también.

Pero, ese "obligados a huir",

también es huir en busca de una vida mejor,

de un futuro, de un crecimiento personal,

que como nos has comentado

en algunos lugares, pues, o no se puede,

o al menos es más difícil.

Eso también es huir de una realidad

que no es la que tú quieres para ti.

Eso.

En esta vida hay situaciones que las hacemos frente,

aunque no tienes elección de elegir algo.

Hay muchos de mis compañeros,

de gente que he conocido en mi camino,

que tuvieron que huir de su país por varios temas.

Otros, que bueno, por necesidad de ir

a ver otras cosas lejos,

pues, también tuvieron que salir.

O sea, que muchos tienen su historia.

Tengo la mayoría en África,

lástimamemte puedo decir que muchos salen

porque no tienen una vida, o sea, normal.

No sé si entendéis un poco a qué me refiero

cuando digo "una vida normal".

Una vida donde tienes un plan de estudio ya previsto,

tienes unos padres que te van a cubrir tus gastos de estudios

hasta que llegas a la universidad y todo esto.

Y lástimamente, en África no es el plan.

Bueno, hay familias que sí que lo tienen,

pero muchísimos no lo tienen.

Entonces, muchos jóvenes tienen que huir,

no es la palabra correcta,

pero, tenemos que emplearla para explicarnos.

Porque una persona que deja a su familia, su tierra, su cultura,

para ir lejos de eso, es como si bueno, te está huyendo.

Entonces esta situación, bueno, no es una situación fácil,

porque es difícil, duele mucho

y es duro dejar a su familia para ir...

Bueno, no sé cuántos metros, cuántos kilómetros de ellos,

y la verdad, que no es nada fácil, pero bueno,

eso hace parte de la vida

y cuando uno tiene buenas intenciones

para hacer cosas buenas en su vida,

pues, también cruzan a caminos buenos.

Sin duda Mobio, estaba yo pensando cuando hablamos...

Cuando escuchamos una noticia de X inmigrantes han llegado

a las costas españolas en patera.

Nos quedamos la mayoría de las veces ahí con la cifra.

Pocas veces nos planteamos qué pasa a partir de ahí con esas personas

que llegan a España, este es un ejemplo.

Hay tantos ejemplos como vidas, obviamente, unas mejor, otras peor.

A unos os ha ido de una manera, a otros de otra.

Pero ¿qué ocurre después?

Digo esto por trascender lo que es la mera cifra,

el mero número, y quedarnos con lo que es la persona.

¿Qué podemos hacer, Marifrán, Mobio?

No sé, las personas que ahora estamos viendo esta conversación,

y hemos conocido la historia de Mobio, como podíamos conocer,

como digo, tantísimas más, ¿qué grado de implicación

tenemos en todo esto?

De responsabilidad, corresponsabilidad...

Eso también, de algún modo, creo que nos tiene que tocar a todos.

Hombre, yo siempre pienso que la migración no es un problema.

La migración es la consecuencia de muchos problemas.

Son oportunidades para conocer, para encontrarnos.

Y yo creo que tenemos que pensar siempre como cristianos

en clave de familia humana.

Y el Papa nos lo ha dicho claramente ante la pandemia del COVID,

nos ha afectado a todos por igual.

Estamos en el mismo barco y somos una gran familia

y esto es una suerte.

Y bueno, pues como familia, la fraternidad, la acogida,

esto nos tiene que mover a todos, porque ellos son nuestros hermanos,

ellos caminan con nosotros.

Yo he nacido aquí, él ha nacido en Costa de Marfil.

Podía haber sido al revés,

pero es hijo de Dios y para mí es mi hermano.

Entonces, yo le tengo que mirar así como un hermano,

y, creo que, la pandemia nos ha puesto esto sobre la mesa.

Para mí esta ocasión, este momento que estamos viviendo,

es un "kairós", es un tiempo que tenemos que aprovechar.

Es el ahora.

Ha puesto de manifiesto las deficiencias de este sistema global

que hemos construido, desigual e injusto,

y es también una oportunidad para renovarnos como humanidad

y, creo que tenemos que aprovecharlo.

Y bueno, nosotros como cristianos,

la acogida, la hospitalidad

son lemas de nuestro modo de ser,

de nuestra propia esencia.

Y, bueno, pues es lo que puedo decir.

¿Tú qué añadirías?

Para añadir algo a lo que ha dicho Marifrán,

de verdad que somos humanos y a nadie le gustaría

que le tratasen mal.

O sea, da igual dónde te toca vivir, o te toca estar,

entonces, este momento de confinamiento de COVID.

bueno, no, no sé si es el momento para hablar de esto,

pero, creo que a todos nos han dado una idea

que somos todos pasajeros en este mundo, en esta tierra,

que nadie tiene como pertenencia a algo que es suyo,

o sea, en este mundo, sobre todo,

yo no puedo nacer aquí en España y decir que España es mía,

o que Costa de Marfil es mía, no, es la Tierra,

es la Tierra de todos.

Normalmente, tienes que abrir los brazos para acoger.

No hace falta dar muchísimo al otro, pero, da solamente tu tiempo.

El hecho de escucharle también

es algo que, creo que este mundo necesita.

Y en el momento del confinamiento,

bueno, os voy a contar un poco una historia que tengo,

que durante el confinamiento

estuve pensando en algo que sé que a todos ahora,

es lo que hemos pasado.

Estar lejos...

Aunque están en este mundo, pero estás lejos de tu familia.

En mi caso, cuando llegué a España, bueno, estuvieron, sí,

como lo habéis hecho, lo habéis dicho al principio,

Y el CIEs, bueno, es un centro el internamiento de extranjeros,

pues esto lo digo, por llegar aquí, pues estuve allí

y nunca en mi vida estuve en una cárcel,

y para mí el CIEs ha sido una cárcel.

Pero esta cárcel, bueno,

ha sido una cárcel de pensamiento y reflexión.

De lo que quiero o lo que necesito

en esta nueva tierra desconocida.

Sin nada.

Entonces, durante mi confinamiento,

estuve relacionando un poco mi momento de estar así,

alejado del mundo, alejado de la familia,

alejado del modo que he creado también aquí,

y el momento también en el CIEs

donde estaba descolocado del mundo,

porque, imagínate,

llegas en un sitio, nuevamente, y te metes en una cárcel.

Te sientes como si no eres humano. Te sientes como si no tienes valor.

Entonces, sí es bueno tomarte el confinamiento,

los que han pasado el confinamiento,

tuvieron que estar lejos de su familia,

aunque están en la misma ciudad, y sí tienes que hacer una relación

de que encerrar a una persona no es la manera cómoda,

o la manera de educar.

Y sé que muchos que estuvieron aquí en el confinamiento

sin poder ver a su familia, sintieron, bueno...

Sintieron un poco lo que los inmigrantes

también sienten, estar lejos de su familia,

estar lejos de su tierra.

Entonces, creo que es el momento que nos damos cuenta que este mundo,

o sea, vivimos como podemos,

pero si podemos hacer un esfuerzo para ayudar al otro,

da igual la forma que lo vas a hacer,

porque vamos a vivir todos en un mundo de paz y tranquilidad

y de mucho más de lo que necesitamos,

y es lo que yo puedo añadir.

Te lo agradecemos, de verdad. A vosotros.

Te agradecemos, Mobio, que nos des esta impresión

también un poco, por lo que decíamos antes,

que nos quedamos muchas veces con el titular, la noticia,

pero detrás de esos titulares hay personas y, en este caso,

bueno, pues que has vivido ese encierro

como tú muy bien has dicho, en estos centros,

que también es para que un día le dediquemos un buen rato,

¿verdad, Marifrán?

Pues yo os emplazo si queréis para ese momento,

y hablamos también de ese tema porque me parece

que merece que le dediquemos...

A cómo es la acogida en toda su amplitud,

la acogida que desde distintas administraciones,

instituciones y personalmente hacemos a las personas

que llegáis a otros países.

Pues, Mobio, muchísimas gracias de verdad

por haber estado con nosotros.

Que te vaya muy bien,

que termines muy bien tus estudios de Electrónica,

Sí, Electricidad y Automáticas.

De Electricidad y Automáticas,

y que puedas acceder al mundo laboral,

está complicado, pero oye,

que creo que eres un luchador y lo vas a conseguir.

Gracias por haber estado con nosotros.

Marifrán Sánchez, gracias por haber estado también

aquí en el programa y,

nos emplazamos hasta dentro de muy poquito tiempo

porque este tema hay que darle muchas vueltas.

Gracias a vosotros. Un placer, por supuesto.

Muchas gracias.

Y a todos ustedes les emplazamos para la próxima semana,

el próximo domingo tenemos de nuevo una cita aquí

en "Últimas preguntas",

estaremos encantados de encontrarnos, hasta entonces.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Obligados a huir

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Últimas preguntas - Obligados a huir

20 sep 2020

Ante la celebración de la Jornada de las Migraciones, esta semana hablamos de las personas que, como Jesús, se ven obligados a huir de sus lugares de origen. Son múltiples las causas: violencia, hambre, falta de oportunidades... Hoy conoceremos la propuesta del CEE para acompañar a estas personas.

ver más sobre "Últimas preguntas - Obligados a huir" ver menos sobre "Últimas preguntas - Obligados a huir"

Los últimos 608 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos