Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5856892
Para todos los públicos Últimas Preguntas - Nadie sabrá de mí - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad de TVE.

(Música)

Hola, amigos, ¿qué tal? Muy buenos días,

bienvenidos una semana más a Últimas Preguntas.

Hoy además, que, acompañados de una persona

que nos encanta que esté con nosotros

cada vez que publica un libro y que, de algún modo,

pues nos elija también para hacer la presentación.

Está con nosotros Javier Árias Artacho

y tenemos su trabajo más reciente, "Nadie sabrá de mí".

Javier, buenos días. - Buenos días, María Ángeles,

muchas gracias, otra vez, por la invitación.

Es un gusto, es un gusto, nos gusta mucho.

Bueno, hablo si me permiten en primera persona.

A mí me gusta mucho y me consta

que a muchos de nuestros espectadores también,

porque así nos lo hacen llegar cuando,

cuando hemos conversado alguna vez

a mí me gusta mucho cómo escribes

y, sobre todo, me gusta el trasfondo que hay en todas tus novelas.

Ese trasfondo que ahora vamos a ir descubriendo también

en este "Nadie sabrá de mí"

en el que, bueno, pues narras tres historias aparentemente inconexas,

pero que, bueno, al final van en paralelo

y terminan por confluir, y no vamos a contar más,

lógicamente, porque hay que leer el libro, ¿no?

pero, pero sí que es un puzle, yo diría Javier,

que como la vida, al final encaja, aunque los tiempos sean otros, ¿no?

- Así es, tengo que decirte antes de empezar

que yo escribo para que tú me leas y para un día venir aquí

y poder contarlo y que alguien diga, me ha servido para algo, ¿no?

y me ha aportado.

Realmente con eso pienso que ya soy feliz,

eso, sinceramente, en el fondo un escritor lo que quiere

es que lo lean y que y que aprecien, ¿no?

Y bien, como me decías, eso

realmente es como, la vida es un puzle,

la vida es un puzle y hay personas que piensan

que al final las cosas no encajan.

Y otras personas que pensamos que en la vida las cosas cierran

y que en todo hay un sentido y que hay un orden,

imperfecto, quizás, hay las cosas imperfectas,

pero hay un orden perfecto detrás de todas las cosas, ¿no?

Eso se intenta plasmarlo en el libro.

Lo que quizá no entendemos a veces son los tiempos.

Si lo hablamos desde un lenguaje, si me permiten así, cristiano,

pues los tiempos de Dios no son los nuestros,

o los nuestros no son los suyos, pero muchas veces no encajan.

Pero, al final, cuando miramos hacia atrás dices, sí, sí,

o sea, tenía que ser ahí, tenía que ser en ese momento

y tenía que ser de esa manera, por lo general.

- Sí, sí, sí, yo creo, bueno coincidimos en ese,

en ese punto de vista.

De alguna manera,

esa mirada es la que, la que necesitamos en la vida,

porque estás llena de problemas,

está llena de vicisitudes, de circunstancias que nos suceden,

que empañan el devenir de los días, lo cotidiano, los años, la vida.

Y pensar que no hay nada más, pensar que todo es gratuito,

pues yo creo que crea una gran insatisfacción, ¿no?

En el fondo, es terapéutico,

si uno no cree, una persona no creyente,

pero sería terapéutico creer que hay algo y que todo acaba

tiene que cerrar por algo, porque si no,

vivir a veces sería muy insulso, ¿no? muy, muy triste, muy triste.

Y, bueno, yo cada vez que, que empiezo a teclear una historia

siempre esta eso en mi ADN, siempre pienso que hay algo

que está detrás de todas las cosas. Sin adelantar mucho,

pero, ¿qué es lo que has querido transmitir?,

porque sí que a mí cuando, cuando me llegó

y tuviste la amabilidad de enviármelo, pues muy prontito,

yo creo que poquito tiempo después de haber puesto el fin, ¿no?

el punto final,

me parece, me sorprendió en el sentido

de que lo último que yo había leído tuyo eran novelas históricas,

prehistóricas, de hace mucho tiempo

y esto tiene un punto de novela histórica,

cuanto que va y vienen el tiempo,

pero es mucho más contemporánea que la que habíamos,

que lo que habíamos leído anteriormente

¿por qué este giro?, ¿que quieres transmitir?,

¿qué nos vamos a encontrar en este "Nadie sabrá de mí"?,

- Yo necesitaba pasarme más a lo literario,

necesitaba encontrarme en la novela contemporánea,

que es donde se encuentra el grueso de las lectoras,

porque las que leen son las mujeres, nosotros también leemos,

pero son más mujeres las que leen.

Y, y la novela contemporánea

también te permite, desde mi punto de vista,

pues trabajar más lo literario, las voces narrativas.

En fin, yo creía que era el momento ya de empezar a,

mis novelas anteriores yo estoy orgullosísimo de ellas.

Quería empezar a dar pasos hacia lo literario

y conseguir una trama que fuera adictiva, con,

porque es que esta lo es, es decir, tres historias

que parece que no tienen nada que ver entre sí,

tres historias que todo el mundo que,

lo bueno de este libro es que todo el mundo que lo ha leído,

me ha dado críticas excelentes, como,

como ninguno de mis otros libros.

Porque se encuentran con tres historias

que nada tienen que ver entre sí y, de pronto, encajan al final.

Y alguna bloguera literaria me escribía,

decía que hay un momento en que hace clac en la historia

y que no sabes por dónde va

y de pronto lo que habías pensado, todo se transforma.

Y esa sensación en lectores es muy mágica, diría,

entonces hice lo que consigue a veces

es que una novela sea diferente a las demás, ¿no?

En este libro, por esto que estábamos hablando

de que, de que todo encaja,

esas tres historias, aparentemente inconexas,

pero que encajan, ¿hasta qué punto la vida, Javier

y esto es un tema que tú has tratado también en otros libros,

entre otras cosas, porque yo creo que es una constante del ser humano,

¿no? el preguntarnos por nuestro destino,

el mirar hacia, vivir el presente, obviamente,

mirar hacia atrás,

pero también tener esa perspectiva de futuro,

¿qué margen de maniobra tenemos nosotros en este destino Javier?,

más allá de una novela, lógicamente.

- Ahí esa pregunta, María Ángeles es muy amplia

y la verdad es que a mí, sinceramente, humildemente,

se me escapa, se me escapa,

porque eso, mira que lo pensamos muchas veces,

Sí, ¿verdad? - Lo pensamos muchas veces,

pero yo pienso con respecto a este tema,

es también lo que lo que uno, lo que uno quiere pensar

yo pienso que, que que el destino lo construimos nosotros,

pero que no está exento de esa,

de ese halo de sobrenatural que no vemos

y que afecta a nuestras vidas, ¿no? en un determinado momento,

y que consigue que tu destino se vea influenciado

positivamente o negativamente.

Desde la fe lo vemos eso

con la presencia del espíritu de Dios,

otras personas lo verán de otra manera,

pero sí creo que hay un destino que que tenemos que cumplir

y que tenemos, y que da sentido a nuestra vida.

Y que ese sentido es el que te hace feliz.

Cuando uno cumple con su misión con su destino,

está plenamente realizado, ¿no?

Pero uno nunca tiene la certeza absoluta

de que está cumpliendo su destino.

Por eso te decía al principio es que, es lo que creemos

más que lo que sabemos con certeza.

Yo pienso que el destino es aquello que nos hace dar frutos,

lo que nos hace sentirnos felices,

lo que nos hace darnos cuenta que hemos,

nos hemos proyectado en los demás.

Y hemos conseguido salir de nuestro egoísmo

para, para dar vida, ¿no?

Yo pienso que cuando en un momento de nuestra vida

comprendemos, este ha sido nuestro destino.

A veces que pueden ser destinos pequeñitos,

pequeñas, pequeñas cosas, ¿no?

pero, pero, son a veces son esas pequeñas cosas,

como, como apunta el Evangelio,

pues son cosas que brillan de una manera inimaginable,

inimaginable.

Como brillan las, las vidas de esas tres mujeres

que nos vamos a encontrar en esta historia,

pero que no tienen vidas perfectas, ellas mismas no son perfectas.

Son como todos, con nuestros defectos y con nuestras virtudes,

pero todas estas vidas encierran,

o la vida de cada una de ellas encierra una gran belleza.

- Yo, a la hora de escribir, busqué tres historias

que me, que fueron muy atractivas

y esto también lo está reconociendo la crítica cuando,

yo también creo que te ha pasado a ti,

tres historias que fueran muy, muy atractivas

y son muy atractivas las tres porque,

justamente por este tema que comentas,

porque son vidas como la de todos, imperfectas,

y son personajes que no son personajes,

muchas veces, bueno entre las tres historias,

la historia de María en la posguerra

es una historia, pues quizás más común,

pero donde yo intento

narrar cómo se vivía en la posguerra desde lo cotidiano, ¿no?

esto que, que, que, qué muchas veces se habla de la posguerra,

pero ese sabor de la existencia dura y frágil

que tenían las personas en ese momento

es, es algo quizás más acostumbrado.

Pero, ahí la imperfección se ve, ¿no?

en la situación que le tocó vivir,

pero luego, luego otra historia que,

es la que tenemos entre la secuestrada y su secuestrador.

Bueno ahí las imperfecciones son, son personajes

que, personalmente yo cuando lo escribí,

me gustaba más la historia de María.

Sin embargo, cuando, en correcciones y posteriores,

cuando he tenido que trabajar el libro,

me enamoraba mucho más el personaje del coronel y de la secuestrada,

porque realmente ahí se ve donde todo es, todo es un desastre,

es decir, la situación es, realmente muy dramática.

Una secuestrada que, a la que tienen que ejecutar,

el que tiene que cumplir con una, con una misión de Estado.

Y, bueno, de todas estas imperfecciones,

al final acaba saliendo, se acaba viendo la luz.

Yo pienso que, de alguna manera, la riqueza y el, y el sabor especial

que tiene esta novela es eso, el haber utilizado también

personajes, si me permites, canallas,

porque, porque tiene un punto, muchos de ellos es,

el señor Albert tiene un punto de canalla muy importante,

el coronel, el,

yo creo que hay, que esto demuestra que la vida

está compuesta de este tipo de personas, de situaciones,

pero que eso no quiere decir que las cosas no puedan acabar bien.

De este libro, yo creo que se pueden sacar muchas lecturas

y me parece que eso también es lo bonito, ¿no? Javier,

que luego cada lector, interpretemos o le demos un sentido diferente,

¿no? o bien, porque nos identifiquemos con los personajes

o nos quedemos solo, y no es poco,

en el planteamiento literario, en fin,

cada uno podemos luego de algún modo completar el libro.

Yo, si me permites, mi, mi,

la nota con la que yo hoy me quedaría,

digo hoy, igual mañana le doy tres vueltas y es otra,

también eso pasa, ¿no?

Pero hoy me quedaría con ese, mirar hacia el pasado,

pero afrontar el futuro solamente por el camino del perdón.

- Si, esa es tu lectura

y me lo insisten en la apreciación inicial y es verdad,

quizás muchas veces los lectores acaban viendo cosas

que ni el escritor.

Pero que sí es eso está allí.

De alguna manera, como suelen decir los escritores,

que la historia va fluyendo

y sí, es una historia donde el perdón y la misericordia están ahí.

Y esto es lo importante es que siempre no, no puede,

no puede haber, no puede haber una vida perfecta.

Si no hay perdón, y si no hay arrepentimiento

y si no hay intentar reconducir las cosas,

yo pienso que esto es algo que en esta novela está muy presente,

también está presente, quiero decirlo,

recientemente fallecieron mis padres, con un año de diferencia, ¿no?

Pero muchos recuerdos de ellos no hacía en la parte de Argentina

está cargada de esos recuerdos que yo siempre recibí desde niños,

la parte de la dictadura militar argentina

que tanto significó para los argentinos

y que es un tema ya muy habitual en Argentina,

pero bueno, yo no quise entrar en el tema político en sí,

sino en el tema personal, ¿no? en esta historia.

Pero es una historia que, que,

que está construida con muchos recuerdos

y con vivencias de mis padres,

por eso está dedicado también a ellos.

Un poco en esta línea que estamos comentando, Javier,

a mí me venía una y otra vez, porque yo creo que

a pesar de ser una novela, o aun siendo una novela,

que, bueno, pues parece que lo que nos pueda interesar

es cómo termina, ¿no? a ver qué pasa,

como se desarrollan los acontecimientos,

como se sucede todo y cual es el final,

pero, al menos para mí, ha sido una de esas novelas

que tienes que cerrar de vez en cuando,

darle alguna vuelta, porque te implicas con los personajes,

porque igual te preguntan o te planteas o

te interpelan sobre algo de ti mismo.

Y una de las cosas que, a las que yo le daba alguna vuelta

es ese, no es tanto el por qué suceden las cosas,

si no para qué suceden.

Eso quizá lo vemos al final, ¿no?

Al final de la novela y al final de nuestras vidas

o en un momento de nuestras vidas,

pero cambiar, ¿no? ese chip, ¿no? más el para qué que el por qué,

- Sí, lo estábamos comentando al principio,

es el, es el destino,

el sentido de la vida, eso siempre está en mis obras

constante, es un leitmotiv ahí está,

es la columna vertebral, yo cuando planeo el trabajo,

tengo muy en cuenta esto y se tiene,

tiene que haber un sentido, tiene que haber,

el sufrimiento, tiene que tener un sentido.

Todas las cosas que nos suceden tienen que tener un sentido

y el sentido se lo damos nosotros.

Y como dice el salmo, ¿no? y aunque pase por cañadas oscuras

no voy a temer, ¿no? y voy a avanzar con confianza.

En determinados momentos de nuestra vida

nos encontramos como, como en estas tres historias,

momentos muy, muy terribles, pero que tenemos que pensar

que todo al final acaba teniendo, acaba teniendo un sentido.

Tiene que, tiene que tenerlo y, bueno,

y yo como soy el escritor de la novela,

pues hago que las cosas acaben teniendo un sentido,

No el que nosotros queríamos darle, sino el que tiene que ser.

Un escritor cuando se sienta ante los,

siempre decimos los folios en blanco,

la pantalla del ordenador vacía.

Claro, antes hay una labor, o durante hay una labor,

me imagino muy seria, de investigación,

de situar lugares, situar psicologías,

situar hechos históricos.

Claro tú vienes de la novela histórica,

ahora estás en la novela contemporánea,

con lo cual has conocido la humanidad, los, los seres humanos

de hace 2000 años y a los de ahora.

¿Hay algo que nos une, que nos conecta que dices,

puede pasar el tiempo, pero esto permanece en el ser humano?

En cuanto a inquietudes, pasiones.

- Yo pienso que lo que permanece en el ser humano es el,

el afán por por ser feliz.

El amar y el ser amado

y el sentir que su vida ha tenido un sentido.

Todas estas cosas que son propias de la humanidad

y que no nos damos cuenta de lo fácil que lo tenemos ahora,

porque antes era todo mucho más difícil.

Y todos se concretaba en mucho menos tiempo, ¿no? por lo general,

pero yo pienso que la humanidad lo único, lo único que sabe apreciar

y con esto, mira qué ganaríamos mucho en nuestra sociedad,

si, si nos diéramos cuenta

que lo que verdaderamente importa es el amor,

el amor que damos y el amor que recibimos,

y esto es lo que nos hace felices,

lo que pasa, es que después nos despistamos con otras cosas, ¿no?

Pero yo pienso que eso

siempre he movido al ser humano desde, desde que,

desde que es hombre, desde que, desde que existe.

Pues esto y mucho más vamos a descubrir

en este "Nadie sabrá de mí"

qué poco sabemos de los demás

y a veces qué poco sabemos de nosotros mismos, Javier,

pero yo creo que esta novela nos va a servir también

para parar un poquito y mirar a los personajes

y desde ellos mirarnos a nosotros también

"Nadie sabrá de mí", Javier Arias Artacho

gracias por, una vez más,

haberlo compartido aquí, en el programa con nosotros.

- A ti María Ángeles, siempre. Gracias.

Gracias, y nosotros nos quedamos, seguimos hablando del ser humano,

pero en esta ocasión lo vamos a hacer a través del arte,

el que se muestra en la sala O_LUMEN de Madrid,

a través de una exposición que se llama Vulnerables.

Nos lo cuenta Margarita García.

(Música)

- Un año después del inicio de la pandemia,

la sala de exposiciones O_LUMEN presenta Vulnerables,

un proyecto que es fruto del proceso creativo

entre los artistas y comisarios

que transmite optimismo y esperanza.

Y muestra la paradójica belleza que existe en la vulnerabilidad

que ha dejado al descubierto la covid 19.

- Hace 500 años, San Ignacio de Loyola,

cayó herido en Pamplona y entonces, esta herida

supuso para él un camino a una vulnerabilidad y de conversión.

Entonces, es algo también que vemos

en el Pórtico de la Gloria de Santiago,

donde Cristo en la gloria, muestra sus heridas

como un camino de una vulnerabilidad, como señales de su victoria.

Y entonces con esta idea de la vulnerabilidad como fuerza, ¿no?

como una fragilidad más bien orientada hacia los demás.

Como un puente, ¿no?, paradójico, porque no nos gusta,

no nos gusta la herida, la fragilidad

es justamente un camino a otro ser humano

también muchas veces herido.

- Cada artista ha traído a esta exposición

las obras que considera más representativas.

Y algunas obras que hemos hecho,

que los artistas han creado expresamente para esta exposición,

como, por ejemplo, la obra de Matilde,

esta mujer de 104 años que creo que refleja muy bien

todo el mensaje del proyecto Vulnerables,

como este espíritu de superación,

este espíritu de amor a la vida,

de abrirnos a la belleza de la vida, incluso en la vulnerabilidad,

pues permanece, permanece inalterable.

- Trabajo con pacientes con Alzheimer y aquí tengo a Matilde,

que es una paciente mía de 104 años.

Entonces, esta serie se llama futuro, porque a mis pacientes,

después de administrarle

la segunda dosis de la vacuna contra la covid 19,

yo les pregunté y les dije que me escribieran con su puño

que representaba la segunda vacuna contra la covid 19.

Y, por ejemplo, Matilde me escribió la palabra libertad.

Creo que es súper conmovedor

que el colectivo más afectado en esta pandemia

nos den lecciones como libertad, agradecimiento y felicidad.

Esta serie se llama "Once upon a time",

son 24 relojes de una prueba

que se utiliza con los pacientes con Alzheimer

se llama: Desde el reloj a la orden.

Tú le dices al enfermo tres órdenes

que dibuje un círculo,

que ponga los números del uno al 12, según el reloj

y que pongan una hora específica.

Yo siempre le digo las diez y diez.

Y en función de cómo ellos me dibujan el reloj.

Yo sé cuál es el grado de deterioro cognitivo que tiene el paciente.

En esta serie, lo que es realmente impactante

es que el propio enfermo nos dibuja su propia enfermedad.

(Música)

- Creo que es algo que pudiera hacer el arte,

sobre todo el arte contemporáneo,

hablar de la herida, de la fragilidad,

sin ser violento, sin ser hiriente.

Y, además, retransmitir como una esperanza

una fuerza, una resiliencia.

- Los artistas elegidos, Cristina Almodóvar,

Lucie Geffré, Paula Anta y Rafael Díaz

transmiten fragilidad y herida de forma bella y atractiva,

mostrando al espectador un camino de acercamiento al otro.

- Yo creo que la pandemia, ahora nos va a dar una clave a todos, ¿no?

que creemos en lo sencillo, en lo vulnerable,

allí nos encontramos muy hondamente, más auténticamente que, que,

bueno, más por la superficie.

Entonces, la vulnerabilidad es la fragilidad escogida y aceptada.

Y como este, como llegando desarmado con las manos vacías.

Un poco como yo veo en los santos, en Cristo, ¿no? un camino

pero yo creo que también universal, también es muy amplio.

Entonces, no hay que ser creyente, o no.

- En el proyecto Vulnerables encontramos representada

la fortaleza en la vulnerabilidad,

no solamente en el género humano, sino también en la naturaleza,

porque partimos esta idea de "Laudato si" y

de que todo está conectado, somos uno con la naturaleza,

somos uno con el planeta

y la pandemia nos ha demostrado también esto, ¿no?

que si no nos ponemos a colaborar juntos,

no saldremos juntos de este gran desafío.

Lo podemos encontrar en las obras de Paula Anta, ¿no?

con esos dorados que son, que es luz,

representando al mismo tiempo las conexiones de las neuronas,

del sistema neuronal que se puede confundir también

con una maleza, que hace ese juego un poquito para descubrir ¿no?

y ver cómo hay una conexión muy profunda

entre lo que es la naturaleza y la propia naturaleza humana.

(Música)

- Esta obra viene de contemplar el paisaje,

los paisajes de secano que hay brotes anuales que salen

y con una fuerza enorme cada año

y en un paisaje totalmente vacío, ¿no?

entonces la fragilidad de ese,

de esos brotes que salen en mitad de la nada,

quería pues, representarla aquí, y aprovechando que tenía este espacio

pues he hecho esta instalación en la que he traído mucha arena,

para crear esa sensación de paisaje.

Y ahí está el brote solo y vulnerable, ¿no? en el centro,

pero con toda la fuerza,

porque es vulnerable, pero tiene mucha fuerza para seguir ahí,

en mitad de la nada.

(Música)

- En general, mis retratos me gusta evocar

las luces y las sombras del ser humano.

No me interesa, la cara sucia,

la sonrisa que uno presenta a los demás,

en señal de que todo va bien,

sino que me interesan las dos caras del ser humano,

luces y sombras, fuerza y vulnerabilidad,

pero los dos estemos unidos.

- Cuatro imponentes retratos,

así como el resto de obras de la exposición

dialogan con el visitante en O_LUMEN,

en este lugar de encuentro entre el arte y la palabra.

- Una de las novedades de este proyecto

es que las obras comparten el espacio con textos poéticos,

con palabras, O_LUMEN es un espacio

para para el diálogo con las artes y la palabra.

Y por eso, también en esta exposición

quisimos que las palabras pues fueran ellas mismas,

unas obras de arte que nos permitieran

también escuchar lo que hay detrás.

Y hay un juego de palabras, de frases, de poemas escondidos,

puestos en distintos formatos entre las obras

que permite al visitante hacer esta reflexión y esta contemplación

a la que hay que venir siempre libre de prejuicios.

Y, sobre todo, pues dedicar tiempo para, para escuchar.

- Hasta el 30 de mayo Vulnerables

en la sala de exposiciones O_LUMEN, en Madrid.

(Música)

Bueno, pues propuestas diferentes, pero todas ellas,

al menos ha sido nuestra intención, ojalá sirvan

para invitarnos, cuanto menos, a la reflexión y a la conversación.

Gracias por haber compartido este tiempo con nosotros

y, si lo desean, ya saben, la próxima semana tenemos

de nuevo una cita aquí, en Últimas Preguntas, hasta entonces.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Nadie sabrá de mí

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Últimas Preguntas - Nadie sabrá de mí

18 abr 2021

Esta semana hablamos con Javier Arias Artacho, autor de la novela "Nadie sabrá de mi". En ella, a través de las vidas entrecruzadas de tres mujeres, conforma un puzzle de amor, perdón y sanación.

ver más sobre "Últimas Preguntas - Nadie sabrá de mí" ver menos sobre "Últimas Preguntas - Nadie sabrá de mí"
Programas completos (630)

Los últimos 630 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios