Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5838861
Para todos los públicos Últimas Preguntas - Fundación Cadete - ver ahora
Transcripción completa

Saludos, amigos, muy buenos días.

Bienvenidos una semana más a "Últimas preguntas".

Lo primero que hacemos es desearles que tengan una muy feliz

Pascua de Resurrección.

Estamos encantados de estar también en este tiempo con todos ustedes.

Y para hablar de un tema

que, bueno, sí que hemos comentado en alguna ocasión,

pero hoy nos vamos a detener un poquito más.

Vamos a hablar de la vida

y lo vamos a hacer con unas personas que yo creo, aman la vida

y nos enseñan a amar la vida.

Está con nosotros Nacho Santías, bienvenido, Nacho, buenos días.

Hola, buenos días. Gracias. Muchas gracias.

Estoy encantada de que estés con nosotros.

Además, muy bien acompañado por tu madre, por María Palacios.

Hola, qué hay.

Encantada, María. Encantada.

Yo os agradezco muchísimo que hayáis venido.

Ahora os vamos a conocer un poquito más,

pero sí que me gustaría, en primer lugar

y por situar un poquito la conversación,

conocer una fundación que hace unos años María puso en marcha

y estáis ahí, todos implicados, es la Fundación Cadete.

Vamos a conocer un poquito más, también, a los chicos

y a las familias que están allí,

y después hablamos.

Vamos a verlo. Genial.

La Fundación Cadete, que puso en marcha María, hace unos años,

cuéntanos, vamos a remontarnos a los orígenes.

Bueno, pues la verdad es que yo tenía en aquel momento

un centro de rehabilitación infantil, que sigo teniendo el centro conmigo,

y empezaba con él

y en aquel momento, el centro se llamaba Centro Cadete.

Y empezamos a recibir familias que no tenían medios económicos.

Bueno, pues, teniendo, además, a Nachete en casa,

y bueno, pues muy involucrada con estos temas,

pensamos que una buena manera de ayudar

era intentar becar los tratamientos.

Con el tiempo, había mucha gente que confundía que el centro

era una entidad privada,

y que había niños becados por la Fundación,

entonces decidimos que era mejor cambiar el nombre.

El centro pasa a llamarse Centro Conmigo

y la Fundación, Fundación Cadete,

porque también es verdad que cuando tienes un hijo con discapacidad,

la manera de enfocar tu profesión, yo ya era psicóloga,

ya me dedicaba a la discapacidad.

Pero es verdad que la manera de enfocarlo,

cuando tienes un niño con dificultades,

pues es diferente, ¿no?

Entonces, bueno, ahora hemos separado mucho,

por un lado, el Centro Conmigo,

y por otro lado, la Fundación Cadete,

para que la gente puede hacerse una idea,

la Fundación tiene cerca de 200 niños becados

y en el centro solo hay dos.

No lo monté yo sola, tengo una familia,

sobre todo por el lado de mi marido, súper, súper involucrada.

Y bueno, pues empezamos poquito a poco

y ahora ya vamos a hacer 15 años.

Tenemos más de 200 niños becados,

un montón de niños que han recibido hasta el momento, ayudas técnicas,

sillas de ruedas, dafos... bueno, de todo, ¿no?

Y la verdad que, contentísimos, ahora, en un momento complicado...

Me imagino, claro.

Porque la verdad que el covid,

cuando la gente le está costando económicamente salir adelante,

pues lo primero que dejas es una donación voluntaria, ¿no?

Entonces, la Fundación, también, en este momento,

está en una situación complicada,

y por otro lado, con mucha más lista de espera,

porque también tenemos más gente que pide el recurso

porque no tienen dinero para sufragar los gastos

y las becas de los tratamientos, que es lo que hace la Fundación,

becar el tratamiento del niño con discapacidad

donde necesite, en el centro donde él acuda normalmente,

el que tenga cerca de casa o el que esté especializado,

allí es donde la Fundación beca el tratamiento

y la verdad que estamos muy orgullosos.

No me extraña, no me extraña,

y seguro que, quizá, ahora, hay familias

que están en una situación similar a la que vosotros os encontrásteis,

bueno, cuando nació Nacho, me imagino, ¿no?

Porque nos dices que tú ya te dedicabas

al tema de la discapacidad,

pero claro, cuando lo vives como madre,

me imagino que hay esquemas que se desbaratan, ¿no?

Claro, nada que ver.

Al final eres persona,

y una cosa es la teoría y otra cosa es la práctica.

Cuando nació Nacho, ya se lo dije yo en la entrevista

que me hizo él hace unos días.

Perdona, una entrevista preciosa que si ustedes pueden verla,

no sé si está también en la página de la Fundación.

Está en el Instagram de Nacho. En el Instagram de Nacho, ¿no?

No, está en el Instagram de la Fundación.

-Ah, eso, en el de la Fundación. -De la Fundación Cadete.

Y es muy bonita. Es preciosa, Nacho.

Espero que os guste.

Y nada.

Hay que verla, hay que ver esa entrevista

que le hace Nacho a su madre,

que por ahí os conocí yo, por ahí os conocí yo.

Bueno, pues me preguntabas, cuando nace Nacho,

pues, verdaderamente, como le dije a él en la entrevista

y lo hemos hablado muchas veces,

nadie se queda embarazada

pensando que va a tener un hijo con discapacidad, ¿no?

Lo que tú imaginas, en principio, es un bebé sano.

Es muy duro,

porque además es verdad que Nacho estuvo muy malo.

Estuvo mucho tiempo en una incubadora.

Estuvo a punto de morirse varias veces.

Entonces, bueno, son momentos durísimos,

el llegar a casa y ver una cuna vacía...

En tantas emociones que tú has puesto en la llegada de un bebé,

que es algo muy ilusionante para una pareja,

además, éramos bastante jóvenes.

Bueno pues la verdad,

yo creo que de toda la trayectoria a lo largo de estos casi 20 años,

para mí fue el momento más duro.

El primer año de vida de Nacho fue el momento más duro

que es cuando de verdad tienes que tomar conciencia de la realidad,

adaptarte a lo que ha llegado nuevo,

hacerte con ello y salir adelante con lo que tienes,

que no tiene nada que ver con lo que tenías pensado que iba a pasar.

Entonces, es verdad que te remueve.

Lo que pasa es que luego, a lo largo de los años,

yo entiendo que la gente que está ahora en un diagnóstico,

pues es diferente, pero luego, a lo largo de los años,

cuando miras a Nacho y ves en lo que se ha convertido,

y en lo que nos ha convertido a todos, ¿no?

porque, yo creo que ahora somos como somos,

entre otras cosas, porque Nacho está en nuestra vida

y nos ha enseñado a valorar

cosas diferentes

y yo he podido darme cuenta,

al principio, una de las cosas que te da mucho miedo,

es pensar que no va a poder hacer el resto de las cosas

que hacen todos los niños,

pero cuando, de repente, te das cuenta que no hace falta,

subir a un árbol para ser feliz,

pues tienes que quitar de muchos estereotipos y de muchos prejuicios,

pero la realidad es que Nacho es plenamente feliz

y nos hace plenamente feliz a nosotros.

No te voy a engañar,

hay veces que sigue siendo una realidad dura,

y, sobre todo, a nivel social,

porque el mundo no está preparado,

pero, en realidad, tiene muchas cosas buenas.

Yo no lo cambiaría por nada del mundo.

Nacho, dice tu madre que eres feliz. Cuéntanoslo tú.

Yo, bueno, soy muy feliz, sí,

la verdad que me lo paso muy bien, y disfruto mucho de la vida.

Eso te iba a decir, eso te iba a decir Nacho, tú tienes mucho...

muchas cosas que haces y que quieres hacer en la vida,

muchas inquietudes,

cuéntanos algo.

Si empiezo, no paro.

Bueno, pues cuéntanos un poquito, solo.

A mí me gustaría, siempre lo he dicho,

que la gente conociera la discapacidad,

que la gente viera que no es malo, porque siempre,

cuando a ti te hablan de la discapacidad,

piensas "pobrecito, mira el niño o mira la madre que están mal",

y yo quiero decir que sí que es verdad,

hay momentos duros, hay gente que está...

está mal por las circunstancias que le toque vivir,

pero que no, no tienes porqué tener una discapacidad,

para ser...

no estar feliz, al contrario,

puedes tener una discapacidad,

y vivir como yo,

y reírte de la vida que, al final, es lo que hago yo,

yo me río de la vida,

disfruto mucho con los míos, con mi madre, con todos mis primos.

Yo disfruto mucho.

Al final, de las pequeñas cosas

que me da la vida, y eso, yo creo que...

eso yo creo que me ha ayudado a estar donde estoy.

Y a tener esa cuenta en Instagram, con una cantidad de seguidores,

que va creciendo, creciendo, creciendo, ¿verdad?

Bueno, sí. (RÍEN)

Eso también, pero yo creo, fíjate,

debo de ser sincero,

yo, en Instagram,

en Instagram, la verdad que me ha abierto

una puerta para enseñar

una realidad, que es lo que yo quiero.

Yo en Instagram me llamo: @nacho_el_guay.

Pero, yo, al final, a mí los seguidores van y vienen.

Y eso, digamos, no está siempre.

Yo sé, yo sé, perfectamente, quién está conmigo siempre,

y con quién puedes contar y con quién no,

y, al final, eso es lo importante.

Yo le decía a mi madre, hace un...

cuando empezamos con el tema del Instagram y tal,

yo lo decía a mi madre, digo "madre, yo quiero dar a la gente normalidad",

y ahora, fíjate, me escriben de México

y de diferentes países

y me dicen que soy muy grande y tal,

y yo le decía, el otro día, a mi madre:

"la gente, realmente, conoce lo que yo les pongo

o les quito de Instagram,

no conoce más, ni conoce menos".

Y al final, yo siempre quiero dar en Instagram,

y en mi vida, en general,

un testimonio de un tío positivo,

un tío que sabe, realmente, lo que es la vida,

y que disfruta, que al final, es lo que intento transmitir.

A veces me sale, a veces no.

Pero bueno, eso a todos. (RÍEN)

Oye, cuéntanos qué haces, antes de comenzar el programa,

me estabas comentando, un poco,

pues que te estás formando,

lógicamente, además, da gusto conversar contigo,

Nacho, de verdad que sí, de verdad que sí.

De verdad que sí. ¿Vas a un colegio, no?

Llevo 15 años en la Fundación Bobath,

que es un centro de atención a la parálisis cerebral.

-Y vamos a aprovechar a decir que es un cole de educación especial,

que no lo están pasando bien en estos momentos,

con todo el tema de la ley

y que, verdaderamente, a nosotros nos han ayudado una barbaridad.

-15 años con ellos,

muy buena gente, de verdad.

Fundación Bobath, así que nada, está en Mirasierra.

Os invito a que lo conozcáis, y que le echéis un capote,

que en estos momentos, toda ayuda es poca para las fundaciones.

Claro, porque antes, de algún modo, lo comentabas, María,

en el ámbito educativo, desde luego,

pero en el ámbito sanitario, en el ámbito psicosocial, en tantos,

cuántas necesidades hay que se nos pueden escapar

a quienes no conocemos el tema de cerca

y que ahí, solamente quiénes estáis ahí, conocéis lo que hay detrás,

y lo que una familia necesita.

Pues mira,

la discapacidad motora es... bueno, todas las discapacidades,

obviamente, yo conozco la motora

la discapacidad motora es muy complicada,

porque requiere de muchos recursos físicos.

Necesitas una casa adaptada, un coche adaptado,

las sillas de ruedas.

Bueno, pues es verdad que la Seguridad Social cubre 3.000 euros,

pero es que la silla que lleva Nacho,

a lo mejor, esta en concreto, creo que fueron como 12.000,

pero hay sillas, cuánta más discapacidad,

necesitas una silla más especializada,

por lo tanto, cuanto más discapacidad tienes,

la silla es más cara y menos ayuda,

porque el tope son 3.000 y hay sillas de 18.000,

de 20 mil euros,

de chicos que, verdaderamente, necesitan ese tipo de silla

y no pueden tener otra.

-Tendría que estar, de verdad, lo digo, y perdonadme,

las ortopedias, debería haber una ayuda,

porque esto es, realmente, es necesario y vital.

Es como si a una persona

que no ve,

le estás negando el ver cuando tiene posibilidades.

Entonces, hay que plantearse, de verdad,

lo de las sillas y lo de las ayudas, de verdad.

Es una necesidad absoluta. Totalmente, básico y vital.

Es como el comer.

Sí, porque es tu medio de comunicarte,

en el sentido de poder desplazarte,

de poder, fisiológicamente, estar a gusto, y demás.

Bueno, una de las cosas importantísimas,

ahora que dices, fisiológicamente, una de las cosas importantísimas

que tienen estas sillas,

es que claro, la parálisis cerebral,

al final, lo que lleva es mucha deformidad en el cuerpo.

Entonces es importantísimo el control postural.

Ellos pasan muchísimas horas en la silla de ruedas

y tienen que tener un buen control postural

para que la deformidad, intentes que vaya a menos.

Por lo tanto, en realidad,

sería una manera de evitar, luego, económicamente,

mayores consecuencias a largo plazo, o sea que, en realidad,

es una inversión buena a futuro,

porque estás evitando malformaciones que llegan,

pero llegarían más tarde o quizá menos acusadas.

Desde la circunstancia, vamos a decirlo así,

de la discapacidad,

¿se ve la vida de otra manera?

Yo te puedo decir que a mí sí,

no sé si a todo el mundo le ha pasado lo mismo.

Yo no creo que sea necesario tener un hijo con discapacidad

para ver la vida como la veo yo,

pero a mí, por lo menos, sí que me ha ayudado,

creo que hay gente que tiene la suerte,

sin haber tenido un caso cerca,

conseguir ver la vida así.

A mí, la discapacidad, me bajó los pies a la tierra,

me ha hecho relativizar

y sí que me ha hecho ver la vida de otra manera

y bueno, intento, verdaderamente,

preocuparme por las cosas que, realmente, creo que son preocupantes

y el resto son vaivenes de la vida, que no hay que parar muchos en ellos.

A mí sí que me ha cambiado mi visión y desde luego, para bien.

Repito, no digo con esto que si a mí me dieran a elegir,

eligiera a tener un hijo con discapacidad, ni muchísimo menos.

Si a mí ahora mismo me dijeran,

yo hubiera elegido que Nacho

no hubiera tenido una parálisis cerebral.

-¿Cómo que no? ¡Oye!

-Por él y por mí, pero sin embargo,

es verdad que la visión de vida que tengo ahora

no lo hubiera conseguido

y creo que esa visión es muy enriquecedora.

¿Qué dice Nacho?

Me encanta, de verdad. (RÍEN)

El querer a una persona como, entendemos, perfectamente,

lo que dice tu madre, verdad Nacho, el quererte, el querer a la persona,

en este caso con una discapacidad por una parálisis cerebral,

como al que es de raza negra, como al que es alto o al que es bajo,

como al que, intelectualmente está más capacitado, como al que no.

Querer a la persona.

Eso da igual, da igual, da igual, cada uno es como es.

Unos son altos, otros son bajos, otros son rubios, otros son blancos,

otros son negros.

¿Y qué? ¿Y qué?

Si al final,

al final un blanco,

puede ser el tío más desagradable del mundo

y el negro, el mejor o al revés

o yo podría ser un borde y venir aquí

y decirte "oye, que no", o venir aquí,

y afrontar las cosas de otro manera, entonces, da igual.

Al final, lo importante es la imagen

que tú quieras transmitir y dar a la gente.

-Yo creo que es muy interesante lo que has dicho

de la palabra diversidad.

Ahora está muy de moda el tema de la diversidad funcional

y todo eso.

Yo creo que es mucho más amplio.

Yo creo que la diversidad, un poco, como decía Nacho,

no es solo aceptar la discapacidad,

es aceptar el ser humano como es.

Y entonces, al final,

eso simplemente es basarnos en el respeto

y respetar al otro como es

y no solo respetar al discapacitado,

hablo de la homosexualidad,

hablo de la discapacidad, hablo del racismo.

O sea, es que no somos mejores que otros.

Entonces, verdaderamente, por ser de una determinada manera,

pensar que eres mejor que el de al lado,

lo veo, verdaderamente, no lo entiendo.

Entonces yo creo en la diversidad en mayúsculas,

creo que el mundo es plural, es diverso

y que lo que tenemos es que aprender a vivir con respeto

los unos con los otros,

con nuestras creencias religiosas, cada uno con las suyas

el que no las tenga, pues también, y con nuestra manera de ser

y creo que el único truco sería el respeto.

Eso lo llevas muy a gala, eh.

Yo creo que si quieres que te respeten

tienes que respetar tú a las personas,

yo eso es lo que intento, intento respetar a todo el mundo,

ayudar a todo el mundo,

y estar con todo el mundo, yo,

ya te he dicho antes, soy una persona tremendamente familiar

y tremendamente amigable,

que la gente que me conoce bien,

sabe que yo siempre voy a estar ahí,

pase lo que pase, me da igual que te haya salido mal un examen,

que te hayas roto una pierna, para mí todo tiene la misma importancia.

si para la persona que estoy hablando, está mal o está triste,

la gente, la gente sabe que conmigo se puede contar,

yo voy a estar,

ahora, si no quieres contar, no cuentas.

-Es verdad que se entrega en cuerpo y alma.

Es verdad que la capacidad de convocatoria que tiene Nacho,

yo no lo he visto.

desde luego, en mi casa, en mi familia,

es una cosa brutal,

porque es verdad que él se entrega tanto,

se da tanto y se da de una manera tan sincera.

No sé por qué, intuyó, María, que esto que nos está contando Nacho

en el ámbito de vuestra familia, de algún modo también,

es lo que se vive en la Fundación Cadete,

cuando, de pronto, llega una familia,

vuelvo un poco a lo que comenzábamos diciendo,

de pronto llega una familia totalmente descolocada

por la situación que se ha presentado en su casa y demás.

A mí me da que esa acogida,

ese nos vas a tener aquí para lo que sea necesario,

está en la Fundación.

Bueno, claro, cambia mucho la perspectiva,

volvemos a lo de antes, cuando solo...

la gente lo hará estupendamente,

sin tener un tema personal por delante,

pero es verdad que cuando es algo que has vivido,

la acogida y la manera de dirigirte es diferente,

porque sabes perfectamente por lo que están pasando.

Y sabes también, aunque sepas la teoría,

sabes que, bueno, pues que están pasando, quizá el momento,

uno de los momentos más duros de su vida.

Entonces, bueno, espero que sí, que se sientan arropados

y que se sientan acogidos,

esa pregunta habría que hacérsela a ellos,

pero sí, desde luego lo intentamos.

Está saliendo aquí el rótulo de la Fundación Cadete

para que las personas,

o bien que vean que puedan necesitar de la Fundación,

como quien pueda echar una mano, ¿no, María?

Sí, por favor, porque para que podamos seguir ayudando,

necesitamos recursos económicos, la verdad,

o sea, que sí, las dos cosas son bienvenidas,

desde luego, el que necesite ayuda, que no lo dude.

Pues se nos ha pasado el tiempo volando.

Yo te invito para otro día, Nacho, Cuando tú quieras.

Tienes mi teléfono, me llamas. Y aquí hablamos otro ratito.

Es un placer, muchísimas gracias. A ti y a María.

Muchas gracias. Lo he pasado estupendamente.

Se nos ha pasado rapidísimo, como siempre,

pero es que ya lo decía yo al comienzo

que la conversación con Nacho y con María Palacios da gusto.

Es de los que quieres seguir, porque es muy, muy agradable.

Tú sí que me das gusto a mí.

Oye, tienes, desde hoy, todavía creo que no lo he hecho,

una seguidora más en Instagram y en tus perfiles sociales.

Muchas gracias.

Y yo no soy de las que va y viene, que me voy a quedar contigo.

Nacho, de verdad, muchísimas gracias, María, de verdad, gracias.

Un placer, cuando queráis. Un gusto, un gusto.

Un placer, y muchísimas gracias, de verdad, por invitarnos.

Y por sensibilizar esto que es importantísimo.

Para que os conozcamos,

lo que tú has estado haciendo todo el tiempo

para que os conozcamos, ¿verdad?

Eso es, para que conozcáis

la discapacidad y la Fundación Cadete

que hace una labor absolutamente extraordinaria.

De verdad. Extraordinaria.

Así es. Pues muchas gracias.

Y con todos ustedes nos vamos a quedar unos minutos más

para conocer esas nuevas miradas que nos presenta Margarita García.

En la noche de la Resurrección la luz de Cristo

cobra un significado principal.

Esa luz que irrumpe en la oscuridad

se enciende en el cirio pascual

y puede que uno de esos cirios

haya salido de las manos de Elena y Debora.

-Pintamos los cirios pascuales directamente sobre la cera,

los doramos, y también tenemos mucho contacto

con cada una de las parroquias.

Cada cirio es distinto,

y luego pintamos imágenes, basándonos en imágenes de códices,

imágenes del románico, también,

pintamos algunas imágenes de los murales de Kiko Argüello,

del Camino Neocatecumenal

-Iconógrafas y dueñas del taller "Iconos y cirios"

trabajan en un oficio que es una auténtica rara avis,

pero no crean que llevan escribiendo iconos una eternidad.

Siete años hace que Elena decidió dar un giro a su vida profesional.

-Un año en mi parroquia, pues no teníamos cirio Pascual

y había que encargarlo.

Era ya muy tarde quedaba muy poco tiempo,

y entonces me encargué yo de buscar a ver quién nos lo podía hacer.

Y llamé a una chiquita que los decoraba.

Y me dijo que no tenía tiempo, que tenía ya mucho trabajo,

y como sabía que yo pintaba, me dice "pues, háztelo tú".

-Esta creativa madre de siete hijos,

decidió por aquel entonces que iba a pintar y vender cirios

para poder peregrinar al santuario de Loreto, y allí...

-Estando en el santuario de Loreto,

yo sentí de la Virgen, que me confirmaba este carisma,

este don de poder pintar.

-A los pocos años se unió Débora, su hija,

a quien la vocación le entró por los ojos,

al ver pintar a su madre, en casa, por las noches,

y desde entonces, hasta hoy.

¿Pero cómo sobrevive este pequeño taller

teniendo en cuenta este año de pandemia?

-Sorprendentemente,

ha habido trabajo también porque la gente se empezado a interesar más

por los iconos tradicionales que hacemos,

hemos pintado seis iconos de la Salus Populi Romani, ¿no?

que es la virgen a la que le reza el Papa en esta pandemia.

-La iconografía tradicional requiere de unas reglas básicas

a las que se ciñen en el taller,

que tienen que ver con la ausencia de fondo,

las posiciones hieráticas de los personajes

o ausencia de proporciones.

Y el iconógrafo no es un artista.

-Se siente el pincel en las manos de Dios.

Que lo que él hace no es una obra, por eso los iconos no se firman.

Todos los elementos del icono están sacados de la naturaleza.

Los pinceles son de pelo natural.

Los pigmentos son pigmentos naturales de la tierra,

de los vegetales o de los animales.

La tabla es muy importante, es también una madera,

porque en la naturaleza hay una sacralidad.

Y todos estos elementos están siempre en función de la belleza.

-En este taller ubicado en Madrid,

decoran cirios y escriben iconos personalizados

que se pueden consultar a través de su página web www.iconosycirios.com

Bien amigos, pues así nos despedimos,

será, si Dios quiere, hasta la próxima semana.

Ya saben, tenemos la cita aquí, en "Últimas preguntas",

el domingo, a las diez de la mañana,

en la dos, en el canal internacional.

Y en cualquier momento, en la página web RTVE a la carta.

Subtitulado por Victoria Sánchez Mayo

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Fundación Cadete

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Últimas Preguntas - Fundación Cadete

11 abr 2021

La Fundación Cadete es una organización cuya misión principal es favorecer la integración social de niños y jóvenes con discapacidad. Y lo hacen a través de programas de becas para tratamientos y ortopedias.

ver más sobre "Últimas Preguntas - Fundación Cadete" ver menos sobre "Últimas Preguntas - Fundación Cadete"
Programas completos (630)

Los últimos 630 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios