Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5721725
Para todos los públicos Últimas preguntas - Entre la espada y la pared - ver ahora
Transcripción completa

Buenos días, amigos, bienvenidos

una semana más aquí en "Últimas preguntas".

Yo creo que hoy... Lo intentamos siempre.

Pero es que hoy también lo vamos a pasar muy bien.

Porque va a ser una conversación

que aquí vamos a dar solamente apuntes,

pero yo luego les sugiero que lean este libro:

"Entre la espada y la pared".

Están con nosotros los tres autores.

Está Assumpta Serna, bienvenida. Hola, ¿qué tal?

Actriz y, bueno, tendríamos muchísimos motivos

por los que invitarla y hablar con ella.

Pero van a salir algunos, Assumpta.

Está también con nosotros Scott Cleverdon,

que también es actor, guionista, director. Bienvenido.

Gracias.

Y marido de Assumpta. Eso es.

Eso forma parte también del currículo.

Gracias también por estar con nosotros, Scott.

Y Juan Carlos Sánchez, que nos ha acompañado

en muchas ocasiones hablando de cine.

Es sacerdote de la diócesis de Ciudad Rodrigo.

Párroco de distintas parroquias. Él me decía:

"De la España vacía". Y es verdad.

Algún día hablaremos de ello.

Y delegado de enseñanza en la diócesis. Bienvenido.

Muchas gracias. Gracias a los tres.

Y autores, como digo, de este libro,

"Entre la espada y la pared".

Os conocisteis, por cierto, Assumpta,

no sé si os conocisteis ahí, pero creo

que sí que al menos se fraguó esta relación de amistad

en la película "Red de libertad",

de la que hablábamos aquí. Sí, fue una película muy bonita,

bueno, uno de los regalos que me han dado a mis 60 años,

y ha sido hacer el papel de Helena Studler,

una hija de la caridad, y ahí, pues me encontré con gente buena.

Me encontré con Pablo Moreno, un director estupendo,

y que hacía realmente del set

un bonito lugar; eso de que cada mañana te decía:

"¿Estás bien?". Lo decía de verdad.

Entonces, no, es un líder estupendo.

Y conocí también aquí a Juan Carlos.

Y Juan Carlos, en seguida, bueno,

a ver, pues como me curioseó la idea

de que un cura estuviera haciendo tantas cosas

por la cultura; exposiciones, todo lo que él había hecho de cine

junto con Pablo, teatro,

él era el fundador de la feria de teatro.

Ese también profundo conocimiento de los actores

y de gente que ha pasado por toda su...

Pero con mucho cariño, y sobre todo, con mucha ética.

Y ya dije: "Me tengo que quedar aquí, no puede ser.

A ver qué película hacéis después".

La verdad es que fue una experiencia estupenda

y ahí se le ocurrió que como nosotros dábamos también,

tenemos una escuela desde hace 20 años,

y eran unas clases de interpretación,

las que hemos hecho un curso de posgrado, etc,

pero también hacíamos clases de comunicación

a empresarios, a todo tipo de profesionales

de todos los sectores, entonces dije:

"¿Por qué no a curas?".

Y ahí empezamos una relación más estrecha.

Y durante estos dos o tres años en los que hemos tenido

esa oportunidad de estar juntos y de dialogar,

salió también la oportunidad del libro.

Pero sí, todo fue gracias al papel de Helena Studler,

hija de la caridad.

De esas, ahí la sacasteis a la luz,

no me voy a entretener en la película,

pero ya que hemos iniciado esa sección de mujeres

en la Iglesia escondidas, ella es una de esas mujeres

que sacasteis desde luego a la luz.

Y ahora este libro, "Entre la espada y la pared",

un libro que en un principio podíamos pensar

que tiene que ver con comunicación.

Desde luego que sí, pero va mucho más allá.

Ahora lo comentaremos.

¿Pero por qué os embarcáis en esto de la comunicación?

Yo creo que está claro.

Es tan necesaria la comunicación también en el ámbito de la Iglesia.

¿Pero por qué os embarcáis por ahí, Juan Carlos?

Nos embarcamos porque, primero, la Iglesia es comunicación "per se".

Si no es comunicación, mal asunto.

Y cuando no es buena comunicación, pues tenemos en seguida los efectos.

Puedes tener una predicación que es un rollo increíble,

o puedes dormir a la gente con la que estás hablando.

La comunicación es, en general, para todo.

Para lectores, para personas que se dedican

a llevar Cáritas; es para todo.

Al final, como ellos tenían esa escuela

y uno de los rectores, compañeros míos,

en este caso, el rector de Burgos dijo:

"Después de la experiencia de 'Red de libertad'..."

La presentamos en Madrid, estuvieron casi todos los actores de España,

y coincidió que había varios obispos, y dijo:

"Después de haber visto a Assumpta, que ha estado tan asequible,

y cómo le han impresionado tantos curas

viendo la película emocionados y tal,

que fue una experiencia muy chula, especial,

¿por qué no le pedimos que desde su escuela

nos ayuden a los seminaristas

que se van a ordenar, a los que ya son diáconos,

un buen curso para predicar bien?".

Y ahí surgió, desde ahí hicimos como un curso rápido

en el mes de marzo, luego hicimos un curso muy bonito

en el mes de julio, más intenso.

Luego, volvimos a repetir otro en julio.

Hicimos un curso para lector.

Para 40 lectores en Ciudad Rodrigo.

De lectores que leen en las misas, habitualmente,

ese curso iba a ser cuatro horas, y estuvimos siete seguidas.

Además, los cursos, el planteamiento que ellos tienen,

Scott puede explicar mejor ahora cómo lo hacen,

siempre son cursos con cámara,

de tal manera que, al tener la cámara,

y el mismo que está leyendo, actuando, hablando, tal,

se ve, se le corrige, y luego, sobre todo, es la manera,

la forma en la que una cosa que yo aprendí

con ellos en seguida fue:

"No hay cosas que estén bien o mal, sino que funciona o no funcionan".

Claro, porque cuando tú tienes que trabajar con alguien

que le cuesta mucho ponerse delante,

o que es tímido, o que tiene algún defecto,

pues haz de tu defecto una virtud.

O como dice Scott:

"No te escondas detrás de ese parapeto,

o si te escondes, sácalo". ¿No es así, más o menos, Scott?

-No recuerdo. -Sí, lo de la verdad.

Otra cosa que sí hicimos es

"escóndete atrás de la verdad, porque nadie espera encontrarte".

Es un poquito el concepto de que yo creo

que la otra cosa para nosotros

es ver la gran oportunidad de contar una verdad.

Precisamente por ahí quería un poco ir, Scott,

porque vosotros, habitualmente,

habéis, bueno, también empresarios, a líderes en otros aspectos,

o en otros ámbitos, pero sobre todo estáis en contacto

con actores, con actrices

que narran una historia que ha escrito otro

y que ellos defienden, podríamos decir.

Pero aquí estamos hablando de una verdad.

Es un sacerdote o es un lector que está expresando

parte de lo que él vive, de lo que él cree,

que él quiere contar a los demás.

Pero a veces no lo hacemos bien.

O muchas veces. Esto es la clave.

Yo creo que en un seminario,

yo pregunté con la Biblia en mis manos:

"¿Crees que esto es la palabra de Dios?

¿De verdad?

¿La palabra de Dios?".

¿No podemos estar más impresionados con eso?

Claro, muy interesante eso.

¿Sabes? Es que lo leemos como una lista de la compra.

Y porque tenemos miedo de salir, de ser más grande

que el sacerdote, en el caso del actor.

O de ponernos a un nivel más alto de la Iglesia,

o queremos nadar lentamente en la mediocridad

de una misa aburrida de un domingo.

O realmente, tomamos la responsabilidad,

como hemos visto, contigo.

España está vacía, pero su Iglesia no.

Esto es una cosa, es de tomar la responsabilidad

de entender que esto es mucho más allá

de la Biblia, esto es la base de nuestra civilización.

El único sitio en Occidente donde la familia está celebrada.

Esto es el corazón de las comunidades.

De todas las edades.

Esto, este Padre, es que puede ser el único Padre

que muchos chicos tienen.

Y entonces, esto es realmente porque tenemos

que celebrar esto y tomar la responsabilidad.

Alguien me dijo un día:

"OK, Scott, tú puedes ser un buen sacerdote".

Estoy casado.

Primero, complicado.

Soy protestante. Hay una lista de cosas.

Entonces, mi pregunta es si yo puedo hacerlo.

Si yo puedo hacerlo, también el resto de vosotros.

Porque yo digo una cosa mucho,

que la herejía más grande en el siglo XXI es de creer en algo.

¿Por qué?

Porque todo está superguay, "selfiamos".

¿Sabes? Como yo digo en inglés, "know thy selfie".

Sabes que también es de la Biblia, conocerte a ti mismo.

Entonces, en inglés es "know thy selfie".

Entonces, ¿qué pasa? Que todo es colores, movimientos,

formas, cuerpos.

Pero que no tenemos, y hay una necesidad,

sabes que yo he visto

en todas las plataformas, es la búsqueda

para el sentido de todo.

Y no solo el sentido, pero el sentido que realmente

es mucho más importante que la felicidad.

La búsqueda para la felicidad, estamos buscando unicornios.

Y cuando encontremos el unicornio, ¿qué vamos a hacer con él?

Lo que tenemos que hacer es buscar y hacer las cosas

que tienen sentido en nuestras vidas.

Como siempre digo, hazte la cama cuando te levantes.

No para tu familia, tus padres, tu madre,

no, hazlo para ti, tienes que hacerlo para ti.

Y después, empezamos con este pequeño círculo

de responsabilidad, y lo hacemos más y más grande.

Porque la Biblia, para ser cínico, podemos verlo

como tecnología social.

Tecnología de filosofía.

Tecnología sobre nuestra familia, sociedad, civilización.

Especie. Podemos verlo así.

Entonces, lo que tenemos que hacer es parte del estímulo de todo eso,

puede ser el punto de vista que has visto mío en el libro,

es la necesidad de encontrar sentido.

Yo creo que puede ser la Biblia o muchas otras formas

de esta especie de tecnología, pero lo que no podemos negar

es que hay unas verdades muy grandes

y mucha sabiduría entre estas páginas.

Volviendo a eso, yo digo a la gente de la Iglesia

que quiera contar esta palabra,

¿realmente qué significa eso para ti?

¿Realmente cómo esto te afecta?

Pero esto es igual con cualquier cosa que quieres

contar en la vida.

Todo lo que ha salido ahí.

-No sabemos por dónde... -Buenas noches, feliz Navidad.

Y eso ocurre con el libro, lo que decía un poco al principio,

que, bueno, te lo pueden presentar, unos libros sobre comunicación.

No, muchísimo más. Y, además, un libro

que a mí eso me ha fascinado, que no está cerrado.

No está cerrado porque el diálogo,

como no está cerrado este programa, esta conversación,

el diálogo puede continuar. Dice una cosa Assumpta,

lo he apuntado, al final de este diálogo

en el libro dice:

"El libro que ha sido para ella una oportunidad

de formar parte de la vida de personas buenas".

Hablando del sentido de la vida, ¿tiene algo que ver esto?

Totalmente.

Es que la vida está hecha de momentos, de encuentros,

de maravillas sorprendentes,

de personas que te encuentras, no, sí.

Cosas que ha hecho el hombre,

pero también cosas espiritualmente y misteriosas.

Entonces, de alguna manera, tenemos que estar abiertos.

Y sobre todo ahora, donde, bueno, parece

que todo sea una rectificación fácil y deprisa

y realmente hay cosas que no tienen ningún sentido

y que las ves; esa búsqueda de sentido,

lo hacemos los actores, la hace el cine,

la hacen las películas buenas.

La hace cuando tú estás ya comunicando a otro,

estás no comunicando solamente por ti,

sino para que eso que tú has aprendido,

o eso que todavía estás confuso, el otro lo pueda resolver.

Y es en esa comunicación, creo, tan bonita,

que hemos de pensar en la Iglesia,

no como alguien que te dice,

sino alguien que propone, y que en esa propuesta,

está toda la alegría, como decía el papa Francisco,

toda la alegría de poder comunicar algo

que sirve, que funciona, que es maravilloso.

Uno está tranquilo porque hay una parte de ti

que está creyendo en cosas.

Bueno, yo siempre me emociono cuando voy a ver

curas que tienen esa capacidad de comunicación.

Ayer estuvimos en una, perdona que lo vuelva a decir,

-pero es bonito lo que hace... -En una celebración.

Lo que hace Juan Carlos.

Porque, primero, que estaba llena, que ya, un día de lluvia horrorosa

en un pueblecito de no más de no más de 200 personas,

llena, pues dices: "¡Caramba!".

Pero después, es la humanidad.

Hay una cosa siempre que dice también Scott:

"Antes de ser cura, sé hombre".

Parte de la necesidad que todos tenemos.

Esto creo que es culpa de la Iglesia durante los últimos 2.000 años.

Es no ser capaz de estar en diálogo con la gente.

Desde el latín, sabes que tenemos Vaticano II, etc.

Ahora, esta necesidad de dialogar,

es que la gente busca y a veces encuentra en otros sitios.

Y yo creo que como dinámica

tiene parte de razón, porque otra cosa más.

Ser actores, profesores, bien.

¿Pero quién realmente hace preguntas interesantes y profundas?

"Últimas preguntas", si me permites,

con el nombre del programa. Pues muy bien.

Claro, es lo que ha sido interesante,

porque el libro lo está leyendo gente muy diversa.

Claro. Mi madre, se lo ha acabado de leer.

-Tu madre se lo ha leído dos veces. -94 años.

Un sobrino, que es ingeniero.

Amas de casa. Gente muy diversa.

Además, el libro se puede leer por cualquier capítulo.

Puedes entrar por cualquier capítulo

y hay algunas cosas que son muy prácticas para un lector,

o para comunicar en cámara, o ejercicios prácticos

que Assumpta escribió para vocalizar

que son muy interesantes y Scott dice:

"Ese día cuando lo escribió Assumpta tenía hambre".

Es muy divertido.

Pero ese libro vale, puedes entrar al libro

por cualquier lado, lo interesante es que está sirviendo

a gente muy diversa; gente atea,

gente cristiana. Sí.

Gente que se aproxima a cosas que nunca había pensado.

Y diríamos que al final lo interesante del libro

ha sido eso, por eso el título, "Entre la espada y la pared",

que nos dio tiempo para dar, nos costó encontrar el título.

Porque creo que hay que terminar de leer el libro

para decir: "Sí, era ese el título".

Para mí, el valor, desde luego, como comunicadora,

para mí ha sido valiosísimo el aprender

leyendo este libro de vosotros.

El epílogo es tuyo, además.

No lo hemos dicho. ¿Y yo que ponía en ese epílogo

con todo lo que estaba contado antes?

Una cosa muy bonita que dices tú en tu epílogo,

que dices que realmente el libro está como abierto

a que otras personas estén opinando.

Y eso es muy bonito, una percepción...

Es que es la sensación.

-Nos lo dicen todos. -Lo dijo Ninfa Watt.

-Ninfa Watt nos lo decía. -Ninfa lo decía.

Es que es la sensación, dices:

"No está cerrado". Sí.

Igual que no está cerrada esta conversación.

Vamos a poner el punto y final, bien lo siento,

porque llega la hora, pero me encantaría

que después se siguiese dando vueltas.

En casa o en el interior de cada uno.

Claro, eso es una película, eso es un libro.

Es decir, es aquello que después de leerlo,

te apetece reflexionarlo con otro.

Y creo que eso es por lo que estábamos orgullosos

de que fuera un diálogo a tres.

Porque ahí yo creo que pudimos resumir.

De todas maneras, es apasionante cuando ves obras

de mujeres como Cacetta,

que es una mujer estupenda, italiana,

hablando de todo ese miedo también

de la Iglesia hacia las mujeres y por qué la primera idea cristiana

sobre la mujer no era para nada lo que pensamos ahora.

Hay muchas teorías de muchas personas

que han pasado mucho tiempo también

explicando, intentando verle sentido.

Y cuando vas un poco dialogando

con todos esos libros también te das cuenta

de lo pequeñitos que somos y lo mucho que necesitamos de otros.

Hay otra cosa, que estamos en un conflicto cultural extraño.

Y que tenemos una gran colonización entre izquierda, derecha,

centro, y entonces, ha sido un cambio tectónico,

el mundo ha cambiado en su "axes".

-Su eje. -Su eje, sí.

Su eje, está claro, su eje.

Los tradicionalmente de izquierdas ahora están considerados de derecha.

Los de derecha están: "¿Qué ha pasado?".

Entonces, yo creo también que yo he visto

en la cultura mundial que la gente

que podemos llamar más tradicionales,

están abiertos al diálogo.

Pero por otro lado, los que podemos decir

de extrema izquierda, que hablamos de esto,

posmodernismo, marxismo cultural, etc,

no quieren diálogo.

Tenemos que recordar el origen de la expresión

"políticamente correcto", es de China,

de la revolución cultural de Mao.

Es esto, es que políticamente correcto

significa que estás hablando sobre la misma política

que la fuerza que tenemos encima nosotros en el Gobierno.

Entonces, esta necesidad de diálogo,

si tiene otro uso, es como un punto de partida

de qué cosas podemos dialogar.

Mi lugar en este libro es de estar muy afuera.

No soy de este país, este no es mi primer idioma.

Esta no es mi religión, no es mi experiencia.

¿No es tu religión? Es la misma religión.

-No, esta no es mi experiencia. -Claro.

Este no es el filtro o el camino hacia esta religión.

Entonces, te llega desde otro punto.

Otro nivel de entendimiento.

Entonces, las preguntas difíciles que yo hago a veces

es porque yo creo que muchos lectores

parten de las mismas preguntas.

Yo creo que lo bonito también es ya solamente,

a mí me gusta mucho decir:

"Por un cura protestante y una actriz".

La gente tiene unos prejuicios. Sí.

Y entonces, el hecho de romper esos prejuicios,

me ha dado sentido para escribir este libro.

Lo que ha propiciado, si me permites, Assumpta,

precisamente, esa escucha y ese encuentro que se produce.

Entonces, yo siempre digo

que sugiero que se lea el libro, en este caso,

animo de verdad a que se lea este libro,

"Entre la espada y la pared", publicado en editorial San Pablo,

e iba a decir escrito... Dialogado.

Dialogado por las tres personas que hoy nos han acompañado

y que me parece que vais a volver pronto.

¿A escribir?

Bueno. Ojalá también.

Yo decía al programa. Ojalá también a escribir.

Creo que al programa habrá que venir,

al menos tendrá que venir nuestro mentor,

que es Pablo Moreno, para hablar de la película " Claret".

Por eso. Porque en la película "Claret",

justamente estamos los tres, porque Assumpta

estuvo en "Red de libertad", por ahí apareció ya Scott,

en mil cosas luego.

Y luego, en "Claret", que se ha rodado desde hace un año

y está pendiente de estreno por el tema del COVID,

no se sabe cuándo se estrenará.

Lo avisaremos. Está terminada

y ya se puede consultar el tráiler en Youtube.

Pues, hombre, en esa película, es muy interesante.

Seguramente algunos de nosotros apareceremos por aquí también

para contarla. Yo encantada.

Junto con Pablo, por supuesto. Pablo, sí.

Moreno tiene que venir también.

Muchísimas gracias, de verdad, Juan Carlos, Scott, Assumpta.

Un gusto que hayáis estado aquí

y que nos hayáis invitado a este diálogo. Gracias.

Gracias.

Y con todos ustedes, todavía nos quedamos un poquito más

porque está con nosotros Cristina Inogés,

que nos va a presentar, hablábamos antes de mujeres,

nos va a presentar a otra mujer de la Iglesia.

Adelante, Cristina.

Buenos días, María Ángeles. Buenos días a todos.

Cuando nosotros hoy hablamos de danza litúrgica,

realmente creemos haber descubierto la mitad del mundo.

No es así. En el siglo XII,

Hildegarda de Bingen ideó ya la danza litúrgica

para sus monjas.

En determinadas fiestas litúrgicas,

ella decidió que sus monjas debían bailar

para expresar la alegría y manifestar así también su fe.

De ese modo, escribió la letra y la música de varios himnos

que intercalaban en la liturgia de las horas.

No contenta con ello, decidió también

idear y diseñar los vestidos, las ropas,

que las monjas deberían llevar en esas danzas.

De esa forma, diseñó túnicas blancas, de color blanco,

de una tela muy fina, era una gasa,

muy etérea, que daba la sensación,

cuando las monjas bailaban, que directamente,

estaban flotando, daba esa sensación

por la ligereza de la tela.

También ideó unas coronas, realmente eran unas diademas

en forma de corona, para sujetar la melena

de las monjas, porque Hildegarda

jamás les dijo a las monjas que se cortaran el pelo.

Así que, bajo la toca, todas lucían

unas espléndidas melenas, que eran algo muy propio,

digamos, de las mujeres de la Edad Media.

Estas coronas, como las pagaban las familias de las monjas,

que eran todas de clases muy pudientes,

eran de oro, muy sencillas, pero de oro.

Eran dos cordones que se cruzaban a ambos lados de la cabeza.

Y en el centro y en ambos lados, llevaban unos sellos

para identificar, digamos,

a la Trinidad, de la que Hildegarda era una gran enamorada.

Así, las monjas bailaban con esas túnicas blancas tan etéreas

y con las coronas en la cabeza, dejando, diríamos,

al viento sus melenas.

Causó un cierto estupor en otros monasterios

esta idea de Hildegarda, y en la Iglesia en general,

causó bastante sorpresa.

Sin embargo, ya veremos en otro espacio,

por qué a Hildegarda casi nadie le decía

que no a las ideas que tenía.

La música de Hildegarda la podemos descargar hoy de internet

con toda tranquilidad, y como nota curiosa,

para ver la actualidad de esta mujer en este campo de la música,

diremos que en el año 2001, Hildegarda de Bingen

fue candidata al Óscar a la mejor canción original

por su composición "Columba aspexit",

que formaba parte de la banda sonora de la película

"Una mente maravillosa", protagonizada por Russell Crowe

y dirigida por Ron Howard.

No ganó, pero Hildegarda en el siglo XII compuso una canción

que fue protagonista en una parte de la ceremonia de los Óscar

de año 2001.

Volveremos sobre esta mujer, que tiene mucho que enseñarnos.

Hasta el próximo espacio, adiós.

Interesante, ¿verdad?

Bueno, pues no tenemos tiempo para más.

Pero sí para agradecerles el ratito que han compartido hoy con nosotros

y que deseamos continuar la próxima semana

aquí, en "Últimas preguntas". Ya saben, en La 2.

En el Canal Internacional de Televisión Española.

Gracias por este tiempo, que tengan muy buena semana.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Entre la espada y la pared

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Últimas preguntas - Entre la espada y la pared

22 nov 2020

Esta semana conversamos con los actores Assumpta Serna y Scott Claverdon y el sacerdote Juan Carlos Sánchez sobre su libro "Entre la espada y la pared" en el que dialogan sobre fe, cultura y comunicación.

ver más sobre "Últimas preguntas - Entre la espada y la pared" ver menos sobre "Últimas preguntas - Entre la espada y la pared"
Programas completos (614)

Los últimos 614 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios