Últimas preguntas La 2

Últimas preguntas

Domingos a las 10.00 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5746775
Para todos los públicos Últimas preguntas - Cáritas con el empleo - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Muy buenos días, amigos.

Gracias por estar un domingo más aquí en "Últimas preguntas",

último domingo del año, día en el que estamos celebrando,

además, la Fiesta de la Sagrada Familia.

Y hoy queremos tener en el programa muy presentes a las familias

que, por distintas circunstancias,

pero este año tenemos una muy evidente,

y es la pandemia del coronavirus.

Familias que han visto cómo una vida más o menos encauzada,

más o menos normalizada, podríamos decir,

pues se ha dado la vuelta por completo

en unos casos por temas de salud, en otro caso, por temas económicos

y en muchas ocasiones por tema de empleo.

Es ahí donde hoy vamos a poner un poquito más el foco.

Para ello está con nosotros Begoña Arias,

que es subdirectora del Servicio Diocesano,

de la Diócesis de Madrid de Empleo.

Begoña, buenos días. Hola, buenos días.

Gracias por acompañarnos. Gracias a vosotros.

Y también está con nosotros José Esteban Mora Cárdenas,

que es una de las personas que está en este servicio de empleo

de la Diócesis de Madrid. José Esteban, buenos días.

Buenos días. Gracias por estar con nosotros.

Por situar el tema, cuando hablamos de este servicio diocesano,

¿de qué estamos hablando? ¿Qué encontramos?

Pues el Servicio Diocesano de Empleo

tiene como distintos eslabones, digamos, en una cadena que, a veces,

se hace larga en el sentido de que empezamos

o intentamos empezar el servicio desde la proximidad más cercana

a las personas, en su zona de residencia,

con unos servicios que básicamente lo respaldan

equipos de voluntarios asesorados técnicamente por el servicio,

pero mayoritariamente son personas voluntarias

que conforman los servicios de orientación

e información para el empleo,

los SOIE, que funcionan en red y que están presentes

en todo el territorio de la Diócesis.

Ahora mismo son en torno a 20 equipos de trabajo

que básicamente ofrecen lo que su propio nombre indica,

que es orientación e información para el empleo.

A veces esos primeros pasitos,

esa brújula para enfocar

en función del recorrido de cada una de las personas que llega,

que es muy distinto a veces con mucha experiencia,

otras veces buscando un primer empleo,

a veces con experiencia en países de origen

que hay que volver a situar o volver a enfocar,

hacen esa esa misión de brújula, de primeros pasos

en esa búsqueda de empleo.

Como recurso de apoyo tenemos dos centros de formación

donde, bueno, no podemos ofrecer formación

en todas las familias profesionales, pero sí intentamos mantener

como una formación actualizada en base a la demanda del mercado,

pero también ajustada a las personas que atendemos.

Es decir, es un equilibrio

entre las personas que buscan apoyo en Cáritas

y las oportunidades del mercado

para que esa formación en competencias técnicas, digamos,

les habilite y les facilite esa puerta de entrada en el mercado.

Luego tenemos más desde el servicio, quizás de manera más centralizada,

un pequeño equipo de intermediación y prospección en empresas,

que es un trabajo realmente interesante

en ese acercamiento de las empresas,

desde la toma de conciencia y también desde la oportunidad.

Es decir, el acercamiento

de ese potencial de tantos trabajadores,

esa experiencia tan rica que muchas veces se acumula

en la trayectoria de la vida,

cómo poder buscar una oportunidad en la empresa.

Luego tenemos como un tiempo transitorio, digamos,

de acceso al empleo a través de empresas de inserción

en distintos sectores profesionales,

donde, bueno, se desarrolla

un tiempo de trabajo y aprendizaje a la vez

que nos facilita también la transición para un mercado,

bueno, en empresas más generales del mercado laboral.

Begoña, durante este año,

como he comentado un poquito al comienzo,

¿habéis visto incrementada la necesidad

o la cantidad de familias,

la cantidad de personas que han tenido que acudir

al servicio de empleo de Cáritas?

Hemos visto incrementada la necesidad.

Bueno, como tantas veces ha salido en los medios,

en respuesta a necesidades básicas.

Es verdad que una vez cubiertas esas necesidades básicas

desde la pura emergencia, que te sorprende,

que nos ha sorprendido a todos en estos meses atrás,

la idea es ser capaces de dar una respuesta más de promoción,

digamos, de respaldo a esas personas

que, o bien en su búsqueda de empleo en estos meses las dificultades

se multiplican por infinito,

digamos, o esas personas que, teniendo una situación, bueno,

más estabilizada, digamos,

han perdido su fuente de ingresos o la han visto recortada

fruto de los ERTE

o de alguna situación compleja de las empresas.

Entonces, es verdad que se han acercado

probablemente muchas personas que es la primera vez

que se acercan a buscar apoyo,

a buscar ayuda para poder continuar de manera autónoma en ese proceso.

Yo creo que ahí el esfuerzo ha sido grande

de acercamiento a personas que, a lo mejor,

era su primera vez que necesitaban buscar una ayuda.

Y, efectivamente, a través del empleo

es la manera más reconfortante, digamos, de poder ganar autonomía

y capacidad de poder seguir gestionando las personas

y las familias o su vida.

Claro. José Esteban, ¿cuál es tu caso?

¿Cómo llegas a Cáritas?

No sé si ha sido a raíz de esta pandemia,

si ya estabas antes y ahora... no sé.

Cuéntanos un poco cómo ha sido.

Bueno, yo venía con muy poca experiencia

porque la experiencia que yo tenía de trabajo en mi país,

pues siempre trabajé autónomo

y al venir acá,

pues me sentí solo,

que no encontraba la manera como...

Porque busqué mucho,

los primeros meses busqué mucho trabajo

y no había manera de conseguirlo.

Pero después de haber andado un poco,

de repente vi un rótulo que decía "Hermandades del Trabajo".

Entonces, me acerqué, pedí información,

me dijeron el día y la hora de atención

y fui ese día que correspondía.

Fui y era un SOIE,

y de ese SOIE, pues me derivaron a Cáritas,

me enviaron con una carta a Cáritas y fue ahí donde conocí Cáritas.

Me recibieron con tanta calidez,

con tanto cariño,

que la verdad que desde ese momento sentí

como que estaba en casa,

como que estaba en familia

porque me brindaron mucho apoyo.

Desde un primer momento me hicieron...

me enseñaron a entender que para conseguir un trabajo

necesitaba... me hacía falta preparación.

En 2012, que yo me fui a diferentes cursos,

pues yo pasé cuatro cursos,

el primero qué pasé pues fue de geriatría

porque alguien me dijo: "Pues mira, puedes buscar en el sector

de cuidado de personas dependientes".

Entonces pues sí, empecé a pasar un curso de seis meses

y sucesivamente,

pasé otros cursos también ligados a este sector...

Ya orientado por ahí.

Sí, ya orientado por ahí, porque, digamos,

había un curso de peluquería básica para personas dependientes

que no pueden ir a la peluquería,

y también eso me ha servido.

Claro. Sí.

Y después me he dado cuenta

que después de haber pasado esos cursos,

es una herramienta muy importante que me ha servido, porque así,

desde la primera oferta de trabajo que me enviaron,

yo ya iba con esa seguridad

de que podía hacer el trabajo.

Yo sentí que realmente me brindaron esa mano, la tomé,

y hasta hoy, pues la verdad que no me ha faltado...

No me ha faltado el trabajo.

Creo que no...

¿Y la situación actual en este momento, además,

con este año tan complicado?

Está muy difícil,

la tasa de desempleo en estos momentos

pues es muy difícil,

pero ahí estaba mi mano, Cáritas,

y pues llamé, informé que me había quedado sin empleo

y me volvieron a dar una oferta de trabajo

y encima cambiar de sector.

Y la verdad es que estoy contento porque en medio de esta situación

Cáritas me sigue ayudando,

me sigue apoyando y quiero decirle algo también,

que eso lo estoy hablando personalmente,

pero también yo lo vi en mucha gente.

Desde que yo empecé en Cáritas

he visto mucha gente que ha pasado cursos,

los que he pasado yo y otros más que hay

y que a toda esta gente,

pues es gente que le ha ido bien aquí en España.

Por eso, por ese apoyo que he obtenido,

esas herramientas que nos ha dado para poder seguir adelante.

Qué importante es, al menos a mí me llama la atención,

una de las cosas que dice José Esteban,

el hecho de que él ya tenía su vida más o menos encauzada

desde el punto de vista profesional.

Ahora viene esta pandemia, se queda sin trabajo,

¿y a quién acude de nuevo? A su familia.

Cuando los pilares que nos sostienen, bueno,

sentimos que se vuelven frágiles, que nos caemos

y que no sabemos muy bien a quién recurrir,

casi todos recurrimos a los que nos dan confianza.

Si es familia, pues a tu familia;

si tienes menos red familiar, como pueden ser muchos de los casos,

pues vas a quien te ha servido de apoyo en determinado momento.

Es verdad que seguramente en el recorrido de vida,

todos somos capaces de recordar muchas personas

que en algún momento han sido importantes con símbolos,

con pequeños...

José Esteban decía: "Una carta que se escribe", jo...

Pues a veces te da esa calidez, esa cercanía

que te permite compartir también tu momento de debilidad

y de fragilidad y desde ahí recuperarlo.

Y también te permite recuperarlo desde el superpotencial

que tiene mucha de la gente que trabaja, ¿no?

Que al final es verdad que el contexto

te determina muchas de las oportunidades,

pero también esa potencialidad,

esos valores y ese aprendizaje y ese recorrido profesional

también permite recuperar de alguna manera las oportunidades.

Pues yo os agradezco mucho, José Esteban, Begoña,

que hayáis estado con nosotros

pero, sobre todo, esto es quizás lo de menos.

Habéis venido a contarlo y nos alegra muchísimo.

Lo demás es ese día a día,

ese estar al lado desde una situación, desde otra,

pero estar al lado de las personas y hacer entre todos una red

de esas que tienden mano porque, como digo,

en todos los casos hay que tenderla, hay que darla.

Así que muchísimas gracias por ese día a día

y que este año que estamos a punto de comenzar,

pues sea mucho mejor,

sea mucho mejor para todos y que os vaya muy bien

y que pronto estéis aquí contándonos más cosas bonitas.

Muchas gracias. Muchas gracias.

Gracias. Gracias.

Y nosotros ahora les vamos a seguir contando también

historias bonitas, historias que han nacido

en medio de la dificultad, en medio de...

tremendas circunstancias que a muchas personas

les ha descolocado por completo su vida,

pero que han nacido del amor y de la creatividad,

del amor creativo.

Para ello, para que nos cuente una historia, como digo,

que a mí me ha enamorado sinceramente

y que tiene que ver con un libro, por cierto, que podemos descargar

en los móviles, en las tabletas, en el ordenador.

Es un libro digital que se llama "Cocinar para otros".

La historia es, como digo, maravillosa y nos lo va a contar,

pues quien tuvo esa idea.

Es una compañera, es Paloma García Ovejero,

que es corresponsal en Londres de la cadena COPE

y hoy está con nosotros.

Paloma, buenos días.

Buenos días. Buenos días, María Ángeles. Gracias.

Un gusto que estés con nosotros.

Cuéntanos, Paloma, ¿qué es "Cocinar para otros"?

Pues en realidad, "cocinar para otros" es el resultado

de muchas charlas a través del teléfono entre dos amigas,

esta que veis, que ahora vivo en Londres,

y Susana, que vive en Guadalajara pero es de Cuenca

y que aún no nos conocemos físicamente.

Entramos en contacto virtual porque ella tiene un blog fantástico

de recetas de cocina,

a mí me gusta cocinar y me gusta cotillear y aprender.

Y un día la conocí en Internet hace diez años.

Ella es oyente de COPE, que es la radio donde yo trabajo.

Entonces, ella me escuchaba, yo la leía y un buen día

nos dimos los teléfonos, nos hicimos amigas

y así hemos llegado, pues eso, diez años, hasta la pandemia.

En el primer confinamiento cada una confinada en su casa

pues teníamos delante una realidad de hambre en las calles

y, sobre todo, de lugares cerrados, comedores sociales,

parroquias, asociaciones vecinales...

Lo hemos visto todos, ¿no?

Por desgracia, en cualquier país y en cualquier gran ciudad.

Y, entonces, insisto, hablando se nos ocurrió:

"Oye, ¿y cómo podemos ayudar a los que ayudan?"

Porque un día les haces un puré de patatas con zanahorias

y unas salchichas,

otro día les haces unos espaguetis a la boloñesa,

pero ya cuando intentas darles de comer una semana tras otra,

porque no hay turistas, porque los ayuntamientos nos ayudan,

pero los "homeless", los sin techo, los mendigos crónicos,

no lo tienen nada fácil,

no tienen dónde ir a pedir un plato caliente.

Yo soy fan de los bancos de alimentos

desde hace muchísimos años, pero te da un paquete de arroz

que no puedes masticar, lo tienes que cocinar,

y hay gente que por no tener no tiene ni un hornito

o una pequeña llama donde calentar agua.

Y así empezó todo,

viendo cómo los voluntarios de muchas ONG,

de Cáritas, daban de comer platos preparados

y platos calientes tantas veces.

Ayudando a los que ayudan,

así salió "Cocinar para otros"

que a mí me gusta recomendar en formato iPad o tablet

o lo que tenga cada uno porque es lo más fácil de llevar a la cocina.

Si se mancha lo limpias con un trapo.

El libro está ahí, puedes pasar las recetas

y, sobre todo, esto es solamente una inspiración,

son 21 recetas, 20 y media,

pero es la forma de darte ideas a ti que no sabes cocinar,

pero a lo mejor sabes cargar cajas.

O estas navidades puedes coger unas flores en el campo

y preparar un centro de mesa silvestre para tu vecina.

Porque no todos los que pasan hambre están en la calle tirados.

Muchos sí, otros están en el piso de abajo

o están callados y se pintan los labios,

pero no saben de qué van a alimentarse mañana.

Así que, esta es la génesis de este libro precioso.

Además, que si Paloma, los lectores de este libro

que nos vamos a meter en la cocina, vamos a cocinar para otros,

y a partir de ahí se nos van a ocurrir

mil maneras de llevar esa comida a otras personas

y vamos a encontrar a muchísimas personas

con quienes podemos compartir esa comida,

incluso de nuestra propia familia.

Este año que no vamos a poder reunirnos tanto ni tantos,

pues qué bonito es también que el poder decir:

"Mira, no vamos a poder estar juntos físicamente,

pero yo voy a hacer la comida y la voy a llevar

y la vamos a compartir aunque sea en la distancia.

Claro, alguno de nuestros oyentes o televidentes se estará preguntando

qué es cocinar para otros que no sea cocinar para los tuyos

o para uno mismo, pues es muy fácil:

es comida fácilmente transportable.

Es decir, una sopa de fideos no es práctica,

es comida que puedas hacer en grandes cantidades.

Un plato con un montaje elaborado no es práctico

y, sobre todo, es comida que no se estropee.

Por ejemplo, la lechuga yo la desaconsejo

porque enseguida se arruina.

O...

Comida cara.

Pues a lo mejor no es el momento de comprar una pularda,

pero el pollo, si tú sigues los consejos

de Susana Webos Fritos, que es así su nombre de cocinera,

Ella te enseña a hacer un pollo que no está soñado

en el mejor restaurante francés.

Entonces, las premisas de estas recetas

de "Cocinar para otros"

que se puedan hacer grandes cantidades al mismo tiempo,

que se puedan transportar fácilmente,

por ejemplo, unas lentejas pues bien espesas,

que lleva su zanahoria, su patata, su verdura, sus trocitos de chorizo

o de lacón y la legumbre.

Y eso es lo fundamental, que lleven todos los nutrientes,

proteínas, hidratos y vitaminas; o verduras o frutas.

Porque tú no sabes si esa es la única comida del día

o el único plato caliente de esa familia.

Así que si en el plato va todo lo necesario para un menú completo,

¿nos queda la conciencia tranquila?

No, porque se puede hacer mucho más.

Pero nosotros no podemos salvar al mundo entero,

sí podemos cambiarle ese minuto,

esa comida y esta Navidad al que tenemos al lado.

Además, tiene truco, porque cuando cocinas para otro,

estás más contento, es verdad.

Hay que hacer la prueba. Pero es empírico.

Pero en este libro, Paloma, no solamente compartimos la comida,

sino que compartimos el propio libro.

Me explico, vosotros lo comentáis en el texto,

interesa y nos animáis a que copiemos, descarguemos,

reenviemos este libro a todos nuestros contactos,

a todas las personas que conozcamos,

que lo pongamos en las redes sociales...

Porque cuanto más se expanda esta idea de cocinar para otros,

pues más comidas van a llegar lógicamente a otras personas.

Además, proponéis algo muy interesante, el libro,

la descarga del libro es gratuita, pero sí que nos sugerís que, bueno,

pues quizá el precio o lo que nosotros queramos,

el precio que hubiéramos pagado por ese libro, que lo destinemos,

por ejemplo, a Cáritas.

El precio lo pones tú.

Este libro que nació gratis es para darse gratis

y como decimos en el prólogo, ojalá lo plagien,

lo copien y lo rulen muchas personas.

Es muy fácil en Internet: "cocinarparaotros.org"

es la página web y ahí os lo podéis descargar.

Si no, pues en "webosfritos.com",

que es la web de las recetas de donde nace todo este invento.

Pero yo creo que es más fácil recordar "cocinarparaotros.org".

Nosotros lo que proponemos es nuestra ONG favorita que es Cáritas.

Por eso en el libro hay un link directo para donar a Cáritas,

pero haz con ello lo que quieras.

Imprímelo, que se puede,

fotocópialo, gíralo por WhatsApp,

úsalo o plágialo, si se trata de dar ideas.

¿Tú qué sabes hacer?

Hubo gente que sabía coser e hizo mascarillas.

Si sabes cocinar puedes hacer un plato caliente, pero si no sabes,

repito, es que seguro que puedes hacer algo,

aunque solo sea pararte a pensar ya es una manera de ayudar,

en el otro.

Y como los católicos creemos que el otro es Cristo,

pues no se me ocurre mejor manera que vivir la Navidad

que llevando al portal de Belén un plato de lo que sea,

buscando a ese niño Jesús en tu barrio,

en el parque, en el banco donde haya alguien durmiendo

y pasando frío en estos días.

Pero vamos, es una provocación, cada uno sabrá dónde está su otro.

¿Tú te imaginas, Paloma,

que cada persona que ahora mismo está participando

de esta conversación cocina

siquiera un plato para otra persona?

¿Tú te imaginas a la cantidad de personas

que pueden llegar los platos salidos de nuestras cocinas?

¿Tú te imaginas que a esa puerta donde nadie ha llamado

porque no ha ido una sola visita en muchos meses

o ese teléfono que no ha sonado de repente, sorpresa:

"toma" y sin pedir nada a cambio?

¿Sabes qué? Los niños saben cocinar fenomenal

y en este libro, "Cocinar para otros",

hay recetas que pueden hacer o los pequeños

o toda la familia

o los que tienen muñones en vez de manos.

Porque el truco que tienen las recetas de Susana

es que salen siempre.

Si tú sigues al pie de la letra las instrucciones,

la receta sale más mona o más chamuscada,

o un poco más dura la patata, pero sale bien.

¿Y qué más da?

Si no sabes cocinar, sabes conducir

o sabes subir escaleras y llevarle las bolsas a alguien.

Si esto, repito, es una forma de salir de uno mismo

cuando en plena pandemia,

la tentación más a mano es mirarse el ombligo

y enumerar las carencias.

Creo que hay muchas formas de buscarse la vida.

Y repito, esto es casi más egoísta,

sale de tiempos muertos en el confinamiento,

y a mí personalmente me tuvo entretenida muchísimas semanas,

así que, casi te diría que es una inversión del tiempo,

pero al revés, te crees que haces algo por los demás

y resulta que has ganado un montón de minutos sonriendo

donde podías haber estado llorando.

Pues feliz inspiración, feliz inspiración, Paloma,

esta que tuvisteis Susana Pérez y tú.

Y, por cierto, las fotografías que son preciosas.

Es una edición digital magnífica la que nos vamos a encontrar

y que podemos descargar, como ya hemos dicho, gratuitamente

en la dirección web. "cocinarparaotros.org".

De todas formas, vamos a poner el cartelito

para que todos podamos tomar nota.

Muchas gracias, Paloma, por haber estado con nosotros.

Cuando vengas por España te esperamos.

Serás muy bienvenida aquí en el plató y será un gusto

que nos puedas seguir contando más historias.

Muchísimas gracias. Muchísimas gracias a todos vosotros.

Feliz año, especialmente a los bancos de alimentos

y a Cáritas.

Paloma, te deseamos que este año que estamos a punto de comenzar

sea para ti también un año magnífico

y que nos sigas contando, ojalá, buenas noticias.

En este caso, desde Londres. Muchas gracias.

"Cocinar para otros", vamos a descargarnos este libro,

vamos a compartir este libro

y vamos a cocinar para otros en Navidad y siempre.

Esto es lo que hoy les queríamos proponer

y lo que hoy les queremos desear es que la próxima semana,

el próximo año, pero la próxima semana,

por ponerlo así a corto plazo, de nuevo nos encontremos aquí,

en "Últimas preguntas".

Que este año que estamos a punto de comenzar,

este 2021, sea un año lleno de bendiciones para todos

y que las podamos seguir compartiendo

aquí en Televisión Española.

Muchísimas gracias, hasta el domingo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cáritas con el empleo

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Últimas preguntas - Cáritas con el empleo

27 dic 2020

Una de las consecuencias que está dejando la pandemia de covid19 tiene que ver con la pérdida de empleo o la dificultad para acceder a un puesto de trabajo.

ver más sobre "Últimas preguntas - Cáritas con el empleo" ver menos sobre "Últimas preguntas - Cáritas con el empleo"
Programas completos (622)

Los últimos 622 programas de Últimas preguntas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios