www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
1008259
Para todos los públicos  tres14 - Universo
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-iRTVE.

Desde siempre el hombre mira el cielo

y lo observa inquieto,

preguntándose qué esconderá la oscuridad del Universo.

Nos han contado que allí arriba hay planetas,

estrellas, galaxias y hasta agujeros negros.

El Universo es grandioso, infinito

y que se expande sin parar.

Creemos conocer su origen y algo de su futuro,

pero de lo que estamos seguros es que queda mucho por descubrir,

casi todo.

Los cosmólogos tienen un reto infinito ante sus ojos.

No es necesario invocar a Dios para explicar

el origen del Universo.

Eso dijo el físico británico, Stephen Hawking.

Hay científicos que se atreven con todo.

Son tan ambiciosos que no se contentarán

hasta encontrar una completa explicación de todo el Universo.

Tratan de responder las preguntas de siempre:

¿De dónde venimos?

¿Adónde vamos?

¿Quiénes somos?

Y usan telescopios, fórmulas matemáticas y ordenadores

para encontrar las respuestas.

Son los cosmólogos, los científicos más osados.

Pero, también, son los que nos ayudan a ser más humildes.

Hubo un tiempo en que nos creímos unos privilegiados.

Éramos el centro del Universo y todo estaba ahí

a nuestra disposición.

Pero la Cosmología llegó para bajarnos los humos.

Aprendimos que sólo somos un planeta más,

que nuestro Sol es una de tantas estrellas

y que la Vía Láctea es una galaxia como otras muchas.

Incluso sabemos que no vivimos en un tiempo

particularmente interesante

y que la materia de la que estamos hechos tampoco es

de las más abundantes del Universo.

Cuanto más vemos del Universo, más pequeños nos hacemos.

Pero no basta con mirar al cielo y maravillarse.

La aventura de descubrir el Universo requiere

de una Ciencia, la Cosmología.

Y en ese trabajo de entender qué ocurre allí arriba

está el astrónomo, Alberto Fernández,

que observa más allá del cielo.

También el matemático, Vincent Martínez y el físico, Mariano Moles,

que intentan hacer mapas del Universo.

Otros, como el físico, Eduard Salvador Solé,

trata de entenderlo usando las matemáticas.

A todos ellos les preguntamos.

El Universo es el conjunto de las cosas que hay

a nuestro alrededor y dentro de nosotros mismos,

desde las partículas más elementales hasta las galaxias más lejanas.

Todo lo que podemos observar

y, también, lo que no podemos observar.

El Universo es el conjunto de todo lo observado.

Es todo cuanto conocemos y cuanto podemos llegar a conocer.

El Universo es comprensible, se hará poco a poco,

pero es comprensible.

Queremos pensar que podemos comprender,

al menos, partes del Universo.

El Universo es cognoscible y es comprensible.

Se puede ir comprendiendo cada vez más.

Pocas cosas despiertan tanta curiosidad

como un cielo estrellado.

¿Qué son esas estrellas?

¿A qué distancia están?

¿De dónde vienen?

¿Qué hacen ahí?

Son preguntas que la Humanidad se plantea

desde hace miles de años.

Cada época ha encontrado sus propias respuestas.

Hoy la Ciencia y la Tecnología nos permiten tener

un relato del Universo basado en la experimentación

y no en el mito.

Poco a poco, hemos conseguido poner adjetivos

a este Universo en el que vivimos.

El Universo es extraordinariamente enorme

y nuestro conocimiento en este último siglo

del Universo, es que ha cambiado enormemente de dimensión

y de contenido.

El descubrimiento de las galaxias fue el gran cambio de escala.

Si se pensaba que el Universo se reducía

a nuestra galaxia únicamente, digamos 100 mil años luz,

el descubrimiento de la galaxia nos dice

que una galaxia próxima a la nuestra, Andrómeda,

ya está a 2 millones de años luz.

El cambio de escala es tan brutal que esa es la auténtica revolución.

Ahí, el Universo toma el tamaño de lo inmenso.

Fue el astrónomo americano, Edwin Hubble,

quien, en 1924, descubrió que, ahí fuera, no solo hay

estrellas sino, también, galaxias enteras.

Nos bajó del pedestal egoísta en el que estábamos,

pensando que la Vía Láctea era todo el Universo

y nos convirtió en una galaxia más.

Desde entonces, el Universo es muchísimo más grande.

Un Universo en evolución, de forma que nada de lo que hay hoy

existió hace miles de millones de años,

ni existirá dentro de millones de años.

Todo va cambiando y todo va siendo nuevo.

Antes imaginábamos el Universo como un reloj.

Un Universo en el que todo se repetía cíclicamente

y en el que nada cambiaba.

Pero, hoy, los grandes telescopios nos permiten mirar lejos

y al pasado.

Y nos muestran que las cosas no son como una vez fueron.

Cortamos como rodajitas del Universo y lo vemos como era

hace 10 mil millones de años, hace 5 mil, hace 2 mil

y lo comparamos con el que vemos hoy.

Y es una forma de ver, en vivo y en directo,

con nuestros ojos, que el Universo está en evolución.

Las galaxias no son iguales en todas las épocas.

Nuestro Universo es de extremos.

Extremadamente denso, extremadamente vacío,

extremadamente caliente y extremadamente frío.

Las estrellas de neutrones son tan densas

que, si fuéramos capaces de extraer el tamaño de un terrón de azúcar,

del interior del núcleo de una estrella de neutrones

y traerlo a la Tierra, pesaría como toda la humanidad.

En cambio, la densidad media del Universo es tan baja

que, ni siquiera, el vacío mejor que podemos hacer

en un laboratorio en la Tierra, alcanzaría ese valor.

Las zonas en las que no pasa nada, no pasa nada

y son la mayor parte del Universo.

El espacio entre galaxias es millones de veces más grande

que las galaxias mismas.

En estos términos no pasa nada.

Pero el Universo puede ser extremadamente violento.

Hay brotes de rayos gamma que son mucho más fuertes

que cualquier explosión nuclear y que ocurren de modo frecuente.

Por fortuna, en nuestra galaxia, no hay nada de eso

y no lo ha habido en los últimos millones de años,

con lo cual vivimos bastante tranquilos,

pero eso no debería inducirnos a pensar que todo es pacífico.

Lo sorprendente es que un Universo así, tan grande,

tan cambiante y tan extremo, sea comprensible

y que el ser humano, en los últimos 100 años,

haya conseguido saber tantas cosas de él.

Unos nos han mostrado que el Universo se expande.

Otros, que el Universo se puede describir con matemáticas.

Hay quienes fueron capaces de ver, por primera vez,

el eco de la gran explosión que originó el Universo.

Y otros consiguieron explicar cómo el material

del que todos estamos hechos se formó

en el corazón de las estrellas.

Todos estos descubrimientos son del pasado siglo

y todos se lograron experimentando y pensando.

Hay que tener en cuenta que hasta 1930 ó 1940,

la Cosmología no era considerada una Ciencia seria.

Cualquier astrónomo que pensara hacer Cosmología,

era porque no tenía nada mejor que hacer

y sabía le iban a mirar mal,

porque la Cosmología se consideraba

un tema del Departamento de Filosofía,

no del Departamento de Física o Matemáticas.

Hoy en día, tiene sentido plantearse el estudio del Universo,

la Cosmología como estudio del Universo,

en el pleno sentido de la palabra, científicamente hablando.

Porque hoy disponemos de una masa de información extraordinaria,

que no solamente nos indica por dónde orientar

nuestras elucubraciones teóricas, sino que, además, las pone a prueba

y ese es el alma, la base, de la Ciencia de la naturaleza.

Pero la aventura de descubrir el Universo no es un camino sólo

con respuestas.

A veces, las cosas no cuadran y las preguntas se multiplican.

Desde hace pocos años, los cosmólogos se enfrentan

a enigmas para los que no tienen solución.

Y no son pequeños detalles de la teoría,

son cosas tan fundamentales como darse cuenta

que el 96% del Universo es, en realidad, un misterio.

Antes creíamos que ya lo teníamos todo controlado

y como sucede a menudo en la Física, cuando creíamos

que lo teníamos todo bien sabido, ¡zas!

Sólo sabemos lo que es el 4% del Universo,

luego, llegar a un 25% de materia oscura,

que no sabemos lo que es.

Y hasta llenar el 100% de materia oscura,

que no tenemos ni idea de lo que es.

Sabemos lo que no es,

sabemos que no es materia ordinaria,

que no es la materia de la que estamos hechos nosotros.

Y ese reto, ¿qué es?

Hablan en inglés.

Es uno de los misterios de la Astrofísica.

Algunos de estos rayos proceden de viejos restos de supernovas

y de los agujeros negros del centro de las galaxias.

La mayoría de los rayos cósmicos se componen de protones,

partículas con carga eléctrica positiva,

pero, también, en un 9% de núcleos de helio

y en 1% de electrones.

Los rayos cósmicos viajan a una velocidad similar

a la de la luz y en una pieza hasta que llegan

a nuestra atmósfera y chocan con otras partículas.

En ese momento se rompen y originan cascadas,

cuya energía y composición se mide

con telescopios terrestres.

Los últimos datos indican que vivimos

en un Universo plano.

Esto significa que el Cosmos continuará expandiéndose

y enfriándose eternamente y que un viajero hipotético,

que se mueva en una dirección, nunca regresará

al punto de partida.

El científico, Albert Einstein, planteó

que el Universo, además de plano, podría ser esférico

o tener el aspecto de una silla de montar,

según su cantidad de materia.

En un Universo esférico, el viajero regresaría

al punto de partida y el Universo podría colapsarse

sobre sí mismo.

Algunas estrellas explosionan al morir

y otras se transforman en agujeros negros.

El destino final de una estrella depende de su masa.

Las explosiones más violentas las generan los astros

con una masa 10 veces mayor que la del Sol.

Cuando agotan su combustible, el hidrógeno, colapsan

rápidamente sobre sí mismas,

produciendo una explosión conocida como supernova.

La energía de una supernova es equivalente

a un octillón, un uno seguido de cuarenta y ocho ceros

de cabezas nucleares.

El ser humano sólo ha llegado hasta la Luna,

pero hemos enviado artilugios mucho más allá.

A unos 17.400 millones de km del Sol, en los confines del Sistema Solar,

está la sonda Voyager 1, el objeto construido

por el hombre, que ha llegado más lejos.

Partió de la Tierra hace más de 30 años

y, en unos 4 años más, saldrá para siempre del Sistema Solar.

Algunos científicos, como Stephen Hawking, dicen

que los agujeros negros no engullen materia eternamente,

por lo que es posible que mueran.

También parece que los agujeros negros se van haciendo

más pequeños y van perdiendo masa, conforme se desvanecen.

Pero nadie está seguro de lo que sucede

durante las últimas etapas de la evaporación

de un agujero negro.

Algunos astrónomos piensan que siempre queda

un diminuto remanente.

Los agujeros negros y su desvanecimiento sigue siendo

todo una incógnita.

ESTRELLAS DISTANTES.

Al mirar el cielo nocturno, no hay manera directa de saber

qué estrellas están más lejos y cuáles están más cerca.

En la bóveda celeste no apreciamos la profundidad,

sólo vemos dos dimensiones.

Por eso, medir la distancia a las estrellas siempre ha sido

un rompecabezas para los astrónomos.

Más si son estrellas que están en otras galaxias.

A principios del siglo pasado, la astrónoma, Henrietta Leavitt,

encontró la manera de medir distancias cósmicas

y su descubrimiento nos mostró lo grande que es el Universo.

Henrietta Leavitt tenía un trabajo aburrido,

analizaba todos los días miles de placas fotográficas,

contando estrellas a mano.

En esa época a las mujeres se las consideraba

más atentas, educadas y pacientes que los hombres

para esas tareas tediosas.

Pero Miss Leavitt no sólo hizo bien su trabajo,

sino que cambió la Astronomía para siempre.

Sin su método, hoy no conoceríamos el tamaño de la Vía Láctea,

ni sabríamos que el Universo se expande.

Alberto, Vincent, Mariano y Eduard tienen el reto más grande

al que se enfrenta la Cosmología actualmente.

Pero este tipo de desafíos son los que a los científicos

les gustan de verdad.

Cuando queda un 96% de la realidad por descubrir

es que hay mucho trabajo por delante.

Uno puede usar telescopios, ordenadores o fórmulas matemáticas,

pero el arma imprescindible para seguir la búsqueda

es el optimismo.

Para mí, el progreso es cuando se plantea

un nuevo problema, mucho más que cuando se resuelve,

porque nunca se resuelve del todo.

Mariano es el director

del Centro de Estudios de Física del Cosmos de Aragón.

Tras más de 40 años dedicado a la Cosmología se ha embarcado

en un proyecto enorme.

En la sierra de Javalambre, Teruel, está poniendo en marcha

un Observatorio Astronómico en el Pico del Buitre,

a 2.000 m de altura.

Son dos telescopios dedicados a hacer un gran mapa

del Universo profundo.

Algo fundamental para avanzar en el conocimiento del Cosmos.

Queremos medir la geometría del Universo.

¿Por qué?

Porque, según la ecuación de Einstein, medir

la geometría del Universo, la estructura del espacio-tiempo,

es equivalente a medir su contenido.

Y en el contenido es donde está el gran problema.

Porque ahora que sabemos que lo se ve del Universo

es sólo la punta del iceberg, de lo que realmente hay,

todo el mundo quiere averiguar qué es lo que nos perdemos.

En Geometría, mediremos cuánta energía, cuánta materia hay,

en el Universo y cómo se comporta.

Y con algún refinamiento más, seremos capaces de discernir

cuál es brillante, cuál es oscura,

qué es materia y qué es energía.

Parece fácil, pero no lo es.

Para conseguir hacer un mapa 3D del Universo,

hace falta alta tecnología:

Telescopios especiales de gran profundidad,

cámaras digitales de hasta 1.500 millones de pixeles

y ordenadores capaces de procesar miles de gigabytes

por cada noche de observación.

Hay quienes usan supercomputadores para simular el Universo.

Otros dibujan modelos matemáticos para explicar

lo que hay ahí fuera.

Alberto Fernández Soto observa:

Cuando empecé a trabajar en esto, me decían:

"¿Es verdad que has visto una galaxia nueva?

No, es que, cada vez que enfocas tu telescopio,

ves cientos de galaxias en las que nadie se ha fijado.

Porque es como la paja en un pajar.

Pero quieres encontrar los puntos que son interesantes.

Este astrónomo del Instituto de Física de Cantabria,

ha pisado muchos observatorios en una vida dedicada

al estudio del Universo, más lejano y profundo.

Para alguien acostumbrado a observar lo que estudia,

enfrentarse a cosas invisibles e incomprensibles,

como la materia y la energía oscuras, es frustrante.

Muy deprimente.

Tener un modelo del Universo, que funciona muy bien

y que explica muchas cosas que observamos,

pero que hay que meter un ingrediente,

que suma el 95%, que no sabes lo que es,

hasta que de verdad no podamos entender esos ingredientes,

no podemos defender que, realmente, entendemos

el Universo.

Porque sólo entendemos unas ecuaciones matemáticas

que reproducen cosas, pero no sabemos qué significan.

Ha de producir emoción, pasión y paciencia.

Decía Heráclito que si no se espera, no se encuentra lo inesperado.

Esto es aplicable en Cosmología, hoy en día.

Hay que esperar pero con actitud muy abierta a las nuevas ideas,

quizá nuestro modelo necesite una revisión completa,

un cambio de paradigmas.

Vincent Martínez trabaja con Alberto y Mariano Moles.

Es matemático de formación pero, desde temprano, se dedicó

a la Astronomía.

Hoy, es el director del Observatorio Astronómico

de la Universidad de Valencia.

Su trabajo se centra en las galaxias

y en la estructura a gran escala del Universo.

Vincent participa en el proyecto Alhambra,

que se realiza en el Observatorio de Calar Alto,

en la sierra de Los Filabres de Almería.

Ahí, están haciendo un mapa de una pequeña zona del Universo,

que promete ser esencial para entender la estructura

y la evolución del Universo.

Entre los constituyentes básicos del Universo,

los ladrillos del Universo, serían galaxias.

Pero a las galaxias no les gusta estar solas,

son sociables, la gravedad les hace sociables

y tienden a formar grupos

y forman una estructura majestuosa en el Universo,

estructura a gran escala,

como una telaraña cósmica,

que no sabemos cómo se han formado.

Vincent también es el autor del libro Marineros que surcan los cielos.

En él, nos cuenta cómo se ha ido formando la imagen

que tenemos del Universo.

Las ganas de escribir para el gran público

y no sólo para los científicos, le llegaron a Eduard Salvador Solé,

director de del Instituto de las Ciencias del Cosmos

de la Universidad de Barcelona.

Eduard es teórico y trata de entender usando matemáticas.

En la pizarra traza fórmulas que reflejan el orden que hay

en el Universo.

El Universo es como es,

pero algún tipo de orden tiene que haber

para que exista una correspondencia en lo que sucede

en el Universo y lo que somos capaces de comprender.

Si fuese totalmente caótico, entonces, sería incomprensible,

incluso, para el ser humano.

Y al pensar tanto en el orden del Universo,

¿alguna vez surge la idea de Dios?

Hay estadísticas que muestran que los biólogos creen

menos en Dios que los cosmólogos.

Porque ellos sí que han visto que todo lo que se desconocía

del ser humano, se ha podido ir explicando y se ha llegado

al ADN, etc., etc.

Evolutivamente, todo tiene su procedencia.

Siguiendo por este camino creen que llegará un momento

en que se podrá explicar todo el ser humano

y la vida, en general.

Pero, en Cosmología, somos tan conscientes,

no tanto de un fenómeno concreto que queremos explicar,

sino de todo, que enseguida nos enfrentamos

a este gran límite del conocimiento humano.

Tratar de explicarlo todo es un gran reto,

sobre todo, cuando sabes que aún te falta por comprender

un 96%.

Materia y energías oscuras son dos absolutos misterios,

pero son los ingredientes del Universo.

¡Y quién no quiere saber de qué está hecho el Cosmos!

Muchos esperamos grandes titulares.

El titular que me gustaría ver es que se ha descubierto

la naturaleza de la materia oscura.

Se descubre la partícula oscura.

Por ejemplo, éste sería un buen título.

Esos titulares los veremos y los veremos

quizá en el próximo decenio.

Yo pondría El Universo es cada vez más complejo.

Einstein decía que una de las cosas más sorprendentes del Universo

era que podamos entenderlo

y me gustaría pensar que de verdad podemos entenderlo.

No sabemos si lo lograrán poco a poco

o llegará una idea genial que lo resuelva todo.

Ni siquiera sabemos si este Universo, tan desconocido todavía

es el único Universo.

Seguramente, hay sólo uno

y si hubiera más, nunca lo sabremos.

Universo significa lo único, lo no diverso.

Por definición, es único.

Hay un Universo que podemos observar y muchos Universos paralelos.

Los ciclos del tiempo plantea una particular visión

sobre el origen del Universo.

Propone que no nació del Big Bang sino en una explosión previa,

algo que ha creado controversia entre científicos.

En www.astronavegador.com, verás fotos e información

de agujeros negros, galaxias, estrellas, planetas extrasolares

y curiosidades como que las nebulosas grandes

pueden alcanzar 300 años luz de diámetro.

Con El gran diseño, de Stephen Hawking, entenderás

mejor y de forma amena, qué es la Física Cuántica

o la Teoría de la Relatividad.

Conocerás los descubrimientos más recientes

en Astrofísica.

Esta web en inglés muestra las increíbles fotos

del Universo captadas por el telescopio Hubble.

Verás las constelaciones reales nocturnas

y los principales hallazgos de este prodigio de la Ciencia.

Subtitulación realizada por Azucena Maire Montero.

tres14 - Universo

06 feb 2011

 Hubo un tiempo en que nos creímos unos privilegiados. Éramos el centro del Universo y todo estaba ahí a nuestra disposición. Pero la cosmología llegó para bajarnos los humos. Aprendimos que sólo somos un planeta más. Que nuestro Sol es una estrella de tantas y que la Vía Láctea es una galaxia como otras muchas. Cuanto más vemos del Universo más pequeños nos hacemos. Pero no basta con mirar al cielo y maravillarse. La aventura de descubrir el Universo requiere de una Ciencia: la cosmología. Y en ese trabajo de entender qué ocurre ahí arriba está el astrónomo Alberto Fernández que observa más allá del cielo. También el matemático Vicent Martínez y el físico Mariano Moles que intentan hacer mapas del Universo. Otros como el físico Eduard Salvador Solé trata de entenderlo usando las matemáticas. tres14 habla con ellos y les pregunta: ¿qué es el Universo?, ¿podemos comprenderlo?, ¿hay un solo Universo?, ¿está escrito su destino?.

ver más sobre "tres14 - Universo" ver menos sobre "tres14 - Universo"
Programas completos (169)
Clips

Los últimos 962 programas de tres14

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos