www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
1326855
Para todos los públicos tres14 - Huesos - Ver ahora
Transcripción completa

Nacemos con huesos blandos que con la madurez se hacen fuertes

y, en la vejez, se debilitan

y sufren enfermedades como la osteoporosis.

Los huesos se fracturan a todas las edades

y, aunque tienen una gran capacidad de regeneración,

no siempre es suficiente.

Prótesis, terapia celular y biocemento

son técnicas que se perfeccionan, cada día

y corrigen muchos problemas de columna y de cadera.

El próximo paso son los huesos artificiales.

Y ya están en camino.

"Usted no tiene huesos de cristal, podrá soportar los golpes de la vida".

Extracto de la película "Amélie".

Son órganos tan vitales como los músculos o el cerebro.

Sirven para sostener nuestro cuerpo y poder moverlo.

Son duros y fuertes.

Y tienen una capacidad regenerativa asombrosa.

Hablamos de los huesos.

El hueso más pequeño del cuerpo, está en el oído,

es el estribo.

Y mide tan sólo tres milímetros.

El más grande es el fémur,

que puede llegar a medir hasta medio metro.

En el siglo XIX, una dieta pobre en vitamina D

provocó la aparición del raquitismo en Europa.

Una enfermedad que afectaba, sobre todo, a los niños

y que hacía que sus huesos fueran blandos y deformes.

Hoy sabemos que la carencia de esta vitamina

sigue provocando otras enfermedades óseas

como la osteoporosis.

Pero una alimentación rica en calcio, medicación y tomar el sol,

sirven para combatirla.

Las técnicas para diagnosticar la osteoporosis o el cáncer óseo

han avanzado mucho.

Cuando las articulaciones se deterioran

o el hueso se fractura, la cirugía recurre al trasplante de hueso,

implantes o prótesis, que hoy día son mejores.

El cultivo biológico sirve también para regenerar

y reconstruir parte de nuestra estructura ósea.

Seguimos experimentando con biomateriales

y nuevas técnicas de reconstrucción, para mejorar las articulaciones

que bloquean la movilidad de muchas personas.

Con Santiago Palacios y Sócrates Papapóulos,

hablamos hoy de huesos.

De la osteoporosis, su genética y prevención

y de los nuevos tratamientos.

Con David Hunter, de artrosis y obesidad

y con Henry Genant, de las nuevas técnicas de diagnóstico.

Henric Cáceres y Manuel Rivas hablan de cómo se resuelven hoy

problemas en la columna vertebral y la articulación de la cadera.

A todos ellos les preguntamos:

Nuestro soporte.

El esqueleto humano es la adaptación.

Dinámico.

Una babosa que se desliza.

Seríamos un pájaro.

Un iPhone.

El esqueleto nos sostiene sobre la tierra y la vida.

Su eje principal es la columna

y, en la última década, la forma de repararla ha vivido una revolución.

Hoy, el 90% de las hernias discales se curan.

Aquellos dispositivos que se colocan en la columna vertebral,

tornillos, ganchos, han mejorado mucho la estabilidad.

Hace tan sólo 20 años, requeríamos un postoperatorio con un corsé,

estar en la cama seis meses o un yeso.

Hoy en día, con los nuevos implantes, el enferme al tercer día se levanta

y puede hacer vida normal.

La osteoporosis causa muchas fracturas y deformaciones

en las columnas de los adultos.

Ahora somos capaces de operarlas,

inyectando cemento en las vértebras dañadas.

El cemento, que se inyecta habitualmente en el organismo,

es un elemento biológico en tanto que se transforma en hueso,

puede transformarse en hueso.

Es un elemento sintético, derivado de sales cálcicas,

pero que tiene la capacidad, cada vez más,

de convertirse en hueso propio del paciente.

Los cementos utilizados para reparar la columna

son cada día más biológicos y personalizados,

pero ya hay técnicas

para que el propio paciente genere hueso nuevo.

La columna vertebral tiene otros tipos de procedimientos innovadores,

independientemente de los implantes o de los nuevos cementos.

Entraríamos ya en la terapia celular.

La terapia celular consiste básicamente

en extraer células del individuo, cultivarlas durante tres semanas

y reintroducirlas para reparar algún proceso patológico.

Lo más frecuente en columna vertebral

es para realizar tratamiento quirúrgico de fusión vertebral,

es decir, juntar vértebras.

Se extraen células de la cresta iliaca

o de la grasa del paciente,

se cultivan en laboratorio, durante tres semanas

y se reintroducen en el organismo para aumentar la tasa celular

de fabricación de hueso nuevo.

Ya se están llevando a cabo ensayos clínicos

que buscan reparar el propio disco degenerado.

El gran problema con el que nos encontramos

es que el disco degenerado es una estructura

con muy pocas células,

con lo que no sabemos todavía

si esa inyección de células del propio paciente

va a reparar ese disco que ha degenerado.

Al degenerar lo que ha hecho es perder agua.

Investigadores de Washington ha diseñado esta impresora 3D,

que crea huesos,

a partir de un material muy similar al tejido óseo.

Esta técnica servirá para curar lesiones, sobre todo, de columna.

Nadie duda que la terapia celular y los productos biológicos

cambiarán el futuro de la patología discal.

La cadera es el otro gran caballo de batalla de los traumatólogos.

Tiene dos funciones principales:

transmitir el peso del tronco a las extremidades

y, en segundo lugar, proporcionarnos un movimiento,

imaginémonos una cúpula y una esfera,

esta esfera se mueve en diferentes posiciones,

en flexión, en extensión,

en separación, en cierre,

en rotación para adentro y en rotación hacia fuera.

Y nada más.

La cadera puede presentar dos tipos de problemas:

el mecánico y el biológico.

El más frecuente es el mecánico.

El 75% de todos los problemas de la cadera son mecánicos

y muchas veces derivan en artrosis.

El problema mecánico puede surgir por dos cuestiones.

Imaginémonos:

Una bola, que es el fémur,

un receptáculo o cúpula,

que sería la parte de la pelvis, que lo articula,

que se llama acetábulo.

Si este acetábulo no cubre completamente esta cabeza de fémur,

va a producir un desgaste.

Si, por el contrario, este acetábulo, en vez de estar en esta posición,

que consideraríamos normal, está cubriendo en exceso

o la cabeza es gibosa, que es muy frecuente,

se produce una fruición, un movimiento anómalo,

que es lo que denominamos choque femoroacetabular,

que constituye el 70% de las artrosis

que, hoy día, vemos en nuestros hospitales.

En España, se calcula que, hasta un 15% de la población,

puede padecer el choque femoroacetabular.

Y, cada vez, aparece en gente más joven,

asociado a deportistas de élite,

este problema de la cadera puede derivar también en artrosis.

En el que tiene ya mayor edad, lo que hacemos es substituir,

cambiar estas articulaciones

en primer lugar, intentando conservar el máximo hueso

y si no hay más remedio, hay que hacer substituciones articulares,

que, hoy por hoy, son muy exitosas.

En el año 1966, un cirujano inglés, John Charnley,

ganó el Premio Nobel de Medicina,

demostrando que las prótesis para la caderas funcionaban

y tenían muy poco desgaste.

En los últimos años, los materiales aún han mejorado mucho más.

Lo que denominados biomateriales.

Estos materiales son materiales que tienen el menor roce,

el menor desgaste posible, como superficies metálicas,

que, con metal, hay de muchos y variados tipos.

Superficies cerámicas o superficies que se articulan

o bien con cerámica o bien con metal,

con las estructuras de plástico, de polietileno,

de muy bajo rozamiento.

Desde hace años, se usan materiales que permiten reproducir

una articulación con poco desgaste.

Muchos implantes pueden llegar a durar toda la vida.

Desde finales del siglo XIX,

sabemos que el hueso se puede reconstruir con otro hueso.

Los bancos de hueso nacieron en los años 40 en Estados Unidos.

España es uno de los países del mundo con mayor tasa de donaciones

y actividad de trasplante de hueso.

El hueso de banco es un hueso poco inmunogénico,

por el sólo proceso de cómo viene conservado,

con congelación, con liofilización, con irradiación,

toda una serie de procesos que hace que sea muy viable

y que minimice los riesgos sobre el paciente.

Manuel Ribas creó el primer banco de huesos en España

y es uno de los tres cirujanos más prestigiosos del mundo

en operaciones de cadera.

El hueso, cuando es implantado, actúa de andamiaje,

de abono para que nuestras propias células invadan este andamiaje

y lo hagan suyo.

Este hueso podrá mejorar su actividad,

podrá acelerar su proceso de incorporación

a la persona que lo reciba,

con otros medios,

con otras sustancias que hoy día conocemos,

que son lo que llamamos mediadores.

El futuro de nuestras columnas y caderas

camina de la mano de la Bioingeniería,

de los biomateriales y de la cirugía mínima invasiva.

Técnicas que prometen reparar el esqueleto

con operaciones muy sencillas.

Los bebés tienen más huesos que los adultos.

Exactamente, 94 más.

Al nacer tenemos 300 huesos.

Son blandos y flexibles como los cartílagos

y están preparados para adaptarse al canal de parto.

Con el tiempo, estos huesos se vuelven más rígidos

y se van soldando entre ellos.

La parte superior del cráneo pasa de 8 huesos separados

a 4 en la edad adulta.

Y el húmero que, en el adulto, es un sólo hueso

en los recién nacidos se divide en tres.

Así, poco a poco, a medida que vamos creciendo,

nos acercamos a los 206 huesos que tenemos de adultos.

Las personas perdemos altura al envejecer,

hasta dos centímetros menos llegan a medir algunos ancianos.

Las razones son varias,

pero todas se relacionan con los huesos.

Los ancianos se encojen a medida que los discos que hay

entre sus vértebras, se van haciendo más delgados,

así, poco a poco, el tronco se vuelve más corto.

Pero la osteoporosis también contribuye a la pérdida de altura.

Las vértebras se van comprimiendo y la espina dorsal se acorta,

además, con el tiempo, perdemos tono muscular y flexibilidad

y nuestra espalda se va arqueando.

Lo comprobó un investigador norteamericano,

con un experimento casero.

Pasó 60 años crujiéndose los nudillos de la mano izquierda cada día,

pero no los de la derecha.

Con el tiempo vio que la artritis afectaba a las dos manos por igual.

Publicó el resultado en una revista científica

y confirmó lo que otros investigadores ya habían demostrado

con métodos menos radicales.

De momento, no hay evidencia científica

de que crujirse los nudillos provoque artritis.

Con la menopausia, aumentan el riesgo de fractura ósea.

Ahora se ha descubierto

que la mejor manera de conocer el estado de los huesos de una mujer

es analizando sus arrugas faciales.

Cuanto más profundas y numerosas son, más frágiles son sus huesos.

Y las arrugas que mejor predicen el estado de los huesos,

son las del entrecejo.

Detrás de esta conexión entre huesos y arrugas,

podría estar una proteína,

el colágeno tipo uno,

que es un componente clave tanto de la piel como de los huesos.

Con la edad, perdemos colágeno y eso se nota en la piel

y en los huesos.

El esqueleto no es sólo un andamio que permite sujetar el cuerpo,

es mucho más que eso,

el esqueleto es un órgano activo

que participa en el metabolismo de todo cuerpo humano.

De hecho, segrega hormonas

que, ahora, se consideran fundamentales

para combatir enfermedades como la obesidad

y la diabetes tipo 2.

Eso ha descubierto un grupo de investigadores españoles:

el esqueleto es una armadura natural contra la obesidad

y, poco a poco, se empieza a comprender su papel

en el sistema endocrino humano.

En la Edad Media,

se curaba a los heridos de los campos de batalla,

con vendajes empapados en sangre de caballo.

Al secarse, la tela se volvía tan dura

que servía para inmovilizar las fracturas de los soldados.

Pero la medida era muy antihigiénica.

En 1851, el cirujano holandés, Antonius Mathijsen,

inventó el yeso y redujo las infecciones.

En la Primera Guerra Mundial, surgieron los entablillamientos,

que luego perfeccionó el médico soviético,

Gavril Ilizarov.

Con los radios de las ruedas de las bicicletas fijaba, realineaba

y curaba muchos huesos rotos.

En la Segunda Guerra Mundial,

el galeno alemán, Gerhard Küntscher,

utilizó clavos para tratar las fracturas de tibia y fémur.

Esto aceleraba tanto la recuperación de los soldados,

que la técnica se extendió por todo el mundo.

Hoy, la medicina reconstruye los huesos

con técnicas menos invasivas y aspira a hacerlo

empleando células vivas de los propios pacientes.

Nuestros huesos no son simples piezas de Lego.

Están vivos

y, como tales, se transforman a lo largo de nuestra vida.

Nacemos con huesos muy blandos que, poco a poco, se consolidan,

se endurecen y, en la vejez, se debilitan.

Pero siempre a cualquier edad estamos expuestos

a un problema de diseño,

los huesos se rompen.

Una de las principales causas de que se debiliten y rompan

es la osteoporosis.

Santiago Palacios y Sócrates Papapóulos

son dos autoridades mundiales en el estudio de la osteoporosis.

Una enfermedad en la que se va perdiendo masa ósea

y el hueso se vuelve más poroso, delgado y frágil.

La osteoporosis es una enfermedad de género femenino,

lamentablemente, en la mujer.

Hay tres fracturas en la mujer por osteoporosis,

por una en el hombre.

¿Por qué?

Por dos razones fundamentales: Una es genética.

La mujer a los 30 años tiene menos cantidad de hueso

que el hombre a los 30 años.

Lo llamamos pico de masa ósea.

Eso va creciendo, hasta una cantidad determinada

y, a partir de ahí, se para y después decrece.

Pues la mujer llega a tener menos pico de masa ósea que el hombre.

Y la segunda es que, lamentablemente, la mujer tiene una menopausia brusca,

los hombres también tenemos el climaterio masculino,

pero es una caída de la testosterona suave.

En cambio, la caída de los estrógenos en las mujeres

es tremenda, es muy brusca

y esa pérdida del estrógeno hace que el hueso baje mucho la masa ósea,

y el hueso es tremendamente sensible a los estrógenos,

falta de estrógenos, pérdida de masa ósea.

Aún así, el hombre no es inmune a esta enfermedad.

En el hombre, la osteoporosis es un deterioro mucho más lento.

A los 80 años, hay el mismo tipo de osteoporosis,

la misma cantidad de osteoporosis en el hombre y en la mujer,

pero, en cambio, a los 60 años,

hay mucha más osteoporosis en la mujer.

En la debilidad de nuestros huesos, la genética tiene mucho que ver.

Otros factores que pueden colaborar en la fortaleza de los huesos

son el sol, el ejercicio y la alimentación.

Para la osteoporosis está claro:

una dieta equilibrada en calcio.

Recomendamos a las mujeres, después de la menopausia,

que tome 1200 miligramos de calcio al día.

Sin embargo, recientemente, un equipo de investigación

en recursos cinegéticos de la Universidad de Madrid

ha investigado el debilitamiento en los cuernos de ciervos

por déficit alimentario.

Según el estudio, la causa de osteoporosis

no es la falta de calcio,

sino la falta de manganeso, que sirve para fijarlo.

Su hipótesis plantea que, en humanos, se absorbe menos manganeso,

porque se envía desde el esqueleto hacia otros órganos

que lo necesitan más, como el cerebro.

Esta hipótesis plantea una nueva dirección

del estudio de la osteoporosis, al considerar la pérdida de calcio

como la consecuencia y no como el origen de la enfermedad.

La osteoporosis es una enfermedad silenciosa,

por eso, es muy importante detectarla a tiempo.

Los sistemas de diagnóstico nos ayudan a detectarla

y hacer un seguimiento riguroso del deterioro del hueso.

Henry Genant tiene una larga experiencia en diagnóstico.

Conoce las técnicas más utilizadas hoy de medición y diagnosis de huesos

como la densitometría ósea.

Pero es el TAC, la tomografía axial computerizada,

la técnica más avanzada para detectar enfermedades

como el cáncer, la osteoartritis o la artrosis reumatoide.

Poder ver los huesos dentro del cuerpo humano

nos ha permitido entender nuestro esqueleto

como materia viva en constante transformación.

El hueso no es estático.

Uno dice: "Es una cosa sólida y estática".

¡Qué va! Es tremendamente dinámico y vivo.

El hueso se está continuamente regenerando.

Dos:

el coxal y el cráneo.

Los huesos del pie.

Los huesos de la mano.

No.

Probablemente, sí, pero sin sentimientos.

No, pero habrá en huesos que sí.

Sabremos poner algunos huesos determinados y sustituirlos.

¿Cómo es nuestro esqueleto?

¿Cuál es su composición?

¿Cómo crece?

En huesosdelcuerpohumano.com explican detalladamente

cómo los 26 huesos de la columna sostienen nuestro peso

y nos permiten hacer giros.

En el "Atlas de anatomía"

se describen con detalle todos los sistemas del cuerpo,

como el muscular, el respiratorio, el circulatorio y el nervioso.

Así como todos los aspectos del complejo sistema óseo.

En www.visiblebody.com, se puede recorrer el cuerpo humano

a través de sus sorprendentes imágenes 3D.

Incluye los principales sistemas que lo forman,

sólo con sus estructuras anatómicas son ya un total de 2400 elementos.

"Anatomía y cinesiología de la danza"

estudia los principales huesos, articulaciones y músculos

que intervienen en la mecánica del movimiento.

El libro propone ejercicios

para mejorar la fuerza y la flexibilidad corporal.

Subtitulación realizada por Azucena Maire Montero.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Nuevos Huesos

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

tres14 - Nuevos Huesos

22 jul 2012

Prótesis, terapia celular y biocemento son técnicas que ya corrigen muchos problemas de columna y de cadera. El próximo paso son los huesos artificiales y ya están en camino. Cada vez sabemos más sobre la estructura que nos sustenta. Las técnicas para diagnosticar la osteoporosis o el cáncer óseo han avanzado mucho. Cuando las articulaciones se deterioran o el hueso se fractura, la cirugía recurre al trasplante de hueso, implantes o prótesis, que hoy día son mejores. El cultivo biológico sirve también para regenerar y reconstruir parte de nuestra estructura ósea.

Seguimos experimentando con biomateriales y nuevas técnicas de reconstrucción para mejorar las articulaciones que dificultan la movilidad de muchas personas. Hablamos de la osteoporosis, su genética y prevención y de los nuevos tratamientos de huesos.

Histórico de emisiones:

19/02/2012

ver más sobre "tres14 - Nuevos Huesos" ver menos sobre "tres14 - Nuevos Huesos"
Programas completos (169)
Clips

Los últimos 961 programas de tres14

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Fabián

    En un programa científico que se responda a la pregunta: ¿que seríamos sin huesos? cosas como un pájaro o un Iphone no me parece muy serio... por lo demás un muy buen programa.

    14 sep 2012