www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3479864
No recomendado para menores de 16 años Teleobjetivo - Las dos caras de lo barato - ver ahora
Transcripción completa

Estamos acostumbrados a poner nuestra atención en las gangas.

A todos nos gusta comprar al mejor precio.

Y hay comercios especialistas en explotar esta tendencia.

(CLIENTES) Tres, dos, uno... ¡bien!

Y empresarios que se han arruinado por vender gangas al límite.

Es que llegamos a tener 150 trabajadores.

Los demás siempre dijeron que era imposible.

De hecho, muchos intentaron hacer algo similar

y se vieron abocados a la ruina.

A los clientes, sólo les importa encontrar el producto

lo más barato posible.

Estos bolis en una tienda china,

¿les parecería caro pagar 1,5 euros?

Pues... -Seguramente.

Pero claro, también, un chino no está rodeado de buenas marcas.

Aunque el precio forma parte de un señuelo visual,

el producto es más barato.

Esto, que te valga 1,5 euros... te suele valer dos y pico, tres.

Visualmente parece más pequeño. Sí, de estos, por ejemplo, sí.

O tiene distinto sabor.

Este me da un saborcito diferente al final.

El secreto está siempre en el volumen de negocio.

Necesitamos que pasen frente a la tienda

mínimo 200 personas cada 5 minutos.

A partir de un 30, 40% de personas que empiezan a entrar,

empezamos a estar mucho más contentos.

Pero no ocurre igual en todos los productos.

Por ejemplo, en el pan. Por muy barata que sea la barra,

tú por las mañanas te levantas y compras una barra de pan.

Si alguien hubiera hecho un plan de negocios,

le hubiera salido que:

tiene un tope... y te mueres.

Son las dos caras de la misma moneda.

De un lado, quien hace de lo barato su negocio,

con un detallado estudio de mercado.

Son tiendas que están planteadas o planificadas,

en el sentido de que el consumidor debe de buscar, va a encontrar ahí

cosas, ofertas... y va a acabar llevándose

compulsivamente una serie de elementos

que estaba deseando tener o no pensaba comprar,

pero se los acaba llevando.

Desde UK, nos mandan unas instrucciones.

Esta semana tenemos unas chocolatinas.

Son tres chocolatinas por 1,50.

Cada cajera, cada vez que cobra al cliente, se lo ofrece.

No somos un supermercado, al uso,

somos una tienda donde solamente vendemos 3000 referencias.

Hasta luego. -Adiós.

En el otro lado de la moneda, el hombre más buscado.

Hola, José. José Navarro,

el panadero que vendía la barra de pan a 0,20 céntimos,

que rompe su silencio para "Teleobjetivo".

Nada, la empresa al final... llegué un momento en que ya no pude

y al final decidí que se lo quedara la tienda, la más acreedora...

Y ya está, sigue el negocio. Yo ya no he podido más.

Por intentar acaparar todo el mercado,

acabó con sus empresas en un concurso de acreedores

y causó un importante perjuicio al sector.

Pasen, pasen.

¿Cómo han ido estos años de negocio aquí en la panadería?

Pues muy mal, muy mal. Vino la crisis

y vino el señor este,

que se pensaba que se iba a comer el mundo, el Sr. Navarro.

Y acabó de... muy mal, muy mal.

¿De hundirlo? De hundirnos, sí, sí.

Hoy, en "Teleobjetivo", "Las dos caras de lo barato".

Los consumidores buscamos conseguir

los mejores productos al mejor precio.

Y los comerciantes lo saben.

Juegan con ese cebo para atraernos hasta su línea de cajas.

Pero unas veces, el éxito llama a la puerta de los empresarios

y, otras veces, lo barato les lleva al fracaso.

2012.

Valencia se convierte en la capital de una guerra sin cuartel.

Los panaderos pelean por el precio del pan.

Este hombre es el responsable de la más cruenta de las batallas:

fija el precio de una barra en 0,20.

Hasta en la web de la cadena más importante de Reino Unido

se hacen eco de esta guerra.

2015. Viajamos a Valencia.

Nos alertan de que las panaderías tradicionales

están sufriendo por el pan barato.

La amenaza del cierre está atacando a los panaderos.

Es Quart de Poblet, el primer pueblo valenciano

donde se abre una panadería de bajo coste.

Desde su apertura han sido varios los hornos que han cerrado.

En este obrador, como cada noche,

se preparan para arrancar su larga jornada.

Hola. Sabemos que estás trabajando,

¿podemos pasar para hacerte alguna pregunta? Gracias.

Pase, pase.

¿Cómo han ido estos años de negocio aquí en la panadería?

Pues muy mal, muy mal.

Vino la crisis y vino... el señor este,

que se pensaba que se iba a comer el mundo, el Sr. Navarro.

Y acabó de... muy mal, muy mal.

Las barras a 0,20 son un virus letal

para las panaderías tradicionales.

Puso el pan a 0,20, trabajando con harinas baratas.

Y claro, aquí no podías quitar calidad. Al revés,

siempre he intentado dar mejor calidad.

¿Tuvisteis que bajar el precio o qué hicisteis vosotros?

Yo no lo he bajado. ¿Pero perdiste clientes?

Sí, sí. Ha habido otros compañeros que no han podido aguantar.

¿A cuánto lo vendéis vosotros? El pan a 0,75.

¿No podríais venderlo nunca a 0,20

ni a 0,30? Ni a 0,30 tampoco.

El goteo de cierres a manos del pan barato, es interminable.

Hornos tradicionales en quiebra.

El responsable de la situación de la comarca está escondido.

"Teleobjetivo" sí ha hablado con él.

Yo, personalmente, jamás lo he visto.

Ni creo que nadie en esta casa.

Te daban largas o te atendía otra persona,

que era su jefe de producción, una jefa de prensa...

"Teleobjetivo" sí ha hablado con él.

No le han visto desde hace algún tiempo.

Pero en Quart de Poblet todo el mundo conoce

a algún profesional del pan que ha caído en esta guerra.

En la avenida han cerrado una.

¿Y ha afectado a otras panaderías o no?

¿Y ha visto que han cerrado muchas panaderías?

Han cerrado bastantes.

Los cierres provocados por el Rey del Pan Barato

no se limitan a un solo pueblo.

Su efecto devastador se percibe en la comarca;

los afectados se multiplican.

Hombre, nos ha hecho mucho daño porque, al final,

aunque este señor quiebre, como hay competencia suya directa,

que son los canales de distribución alternativos,

pues se han quedado con precio barato

y ya no hay manera de recuperar a esa potencial clientela.

Recibimos un mensaje de un panadero valenciano, es anónimo.

No quiere dar su nombre, pero nos alerta

que el hombre que vende el pan a 0,20

no pasa por un buen momento económico.

¿Es posible que el negocio del hombre que inventó el pan barato

esté tocado de muerte?

Queremos comprobar en qué estado se encuentran sus empresas.

Buscamos la primera panadería con la que arranca su negocio.

Perdone, ¿sabe dónde está la panadería de José Navarro aquí?

Ahí al lado de Mercadona. ¿Al lado? Vale, muchas gracias.

La localizamos.

Esta imagen era impensable hace unos años.

Cierra por las tardes.

Si alguien hubiera hecho los números, un plan de negocios,

le hubiera salido que: el primer año,

monto mi... tengo muchos clientes...

Porque, claro, van a venir todas las panaderías

que haya en los alrededores,

Se van a ir al traste. Pero llega un momento

en que ya les vendo a todos esos; y una vez que les he vendido,

¿qué ocurre? Tengo que ampliar. Vale, monto panaderías más lejos,

el número de barras de pan que me compran es siempre limitado.

Por muy barato que lo ponga, el número de barras del barrio

es el que es. Y si hubieras hecho

un plan de negocios a cinco años, al final,

tiene un tope y te mueres.

Tenemos que esperar al día siguiente para encontrarla abierta.

Lo primero que nos llama la atención

es que las colas ya no existen.

Aquí se vendían 13 000 barras de pan diarias.

Ahora esas cifras son impensables.

¿Cuánto has pagado, por cuántas barras?

Cinco barras, un euro.

El empresario que vendía pan a 0,20

está desaparecido de su local.

Es ella quien está al frente de la primera panadería.

¿Esta fue la primera panadería que se abrió de José Navarro?

¿Ahora en qué régimen está, está franquiciada, es vuestra...?

Yo... está en tema judicial... Era franquicia.

Mi abogado me ha aconsejado que, de momento,

no hagamos declaraciones, entonces por eso...

Denuncia en los tribunales a los Hornos de Navarro.

¿Qué ha pasado para que el Rey del Pan Barato

termine en los tribunales?

El presidente del gremio de panaderos de Valencia

ha sido testigo de la actividad del empresario

que ha roto el mercado.

Que esto es un... una estafa.

Porque la producción de este señor es igual que la nuestra.

Y nosotros sabemos nuestros costes.

Y sabemos que nuestros costes

son superiores a ese precio de venta.

Su negocio hace aguas por todas partes.

Vamos, ahí se montó una película, ahí un...

Un grupo inversor, digamos, de "capital riesgo",

monta este circo, cogen a un panadero tradicional,

le venden la burra, que va a vender 30 000 barras diarias,

que va a ganar mucho dinero.

¿Cómo en solo tres años el gran negocio del siglo es una ruina?

Nos cita el gestor de José Navarro, el panadero de los 0,20.

Él ha llevado sus cuentas y sus movimientos empresariales.

La empresa se encuentra en lo que se denomina,

de una manera no oficial, pues un "preconcurso".

Para iniciar un concurso de acreedores...

José Navarro llegó a tener un imperio, casi digamos...

¿Y qué ha pasado, murió de éxito, fue demasiado rápido?

Creció muy rápido y se podía decir que sí, que...

No es que muriese de éxito

sino que no se gestionó de la manera más adecuada.

Él ha perdido su dinero,

él ha perdido su patrimonio, no le queda actualmente nada.

"Sin un duro", así dice que está José Navarro,

el Rey del Pan Barato.

¿Es esto posible?

Viajamos hasta Ribarroja,

el pueblo donde comienza el Rey del Pan Barato su imperio.

Queremos comprobar si es real

la supuesta ruina en la que dice encontrarse.

Este es el primer horno de Navarro;

aquí prácticamente no paraban las máquinas.

Preguntamos en el pueblo.

Hola, buenas tardes, queríamos preguntarte.

¿La panadería que abrió aquí en el pueblo José Navarro

hace tiempo, ha perjudicado mucho al sector?

Para una panadería como la vuestra, ¿no se puede vender tan barato, no?

¿Y vosotros perdisteis clientela con esto?

Parece que la panadería del pan barato de este pueblo

ha echado definitivamente el cierre.

Hola, buenas. Veníamos buscando

a una periodista del "Levante", Marga Vázquez.

Un momentito, enseguida la llamo.

Esta periodista nos da la primera clave

para entender la caída del imperio de Navarro.

Marga, tenemos entendido que uno de los obradores

de José Navarro sufrió un cierre, ¿verdad?

Sí, fue un cierra temporal, un precintado.

Fue el primer obrador que él tuvo, que estaba de Ribarroja de Turia.

Fue a raíz de una denuncia,

que llevó a una inspección de Sanidad.

Se precintó durante unos días y, bueno,

fuentes de la empresa dijeron

que lo único que había que hacer era instalar una puerta metálica

para evitar la contaminación aérea en el obrador

y que en unos días se resolvería.

El cierre sanitario del horno es el primero de los tropiezos

del panadero que quería transformar el sector.

Pero no será la última mala noticia para el panadero.

Aquí lo tienen: es una denuncia

por incumplimiento del convenio laboral.

Ella es la persona que la pone.

El Rey del Pan Barato está señalado por todos.

Ponemos la denuncia por irregularidades,

fundamentalmente laborales:

de excesos de jornada, de no cumplimiento

del convenio colectivo en cuanto a salarios.

Y sobre todo de contratos a tiempo parcial

pero con excesos de jornadas que sobrepasan las 40 horas.

Es decir, nosotros no nos inventamos las denuncias.

Cuando planteamos algo a la inspección de Trabajo,

es en base a lo que cuentan trabajadores y trabajadoras.

La demanda no llega a tener consecuencias directas.

Aunque al panadero le cuesta cada vez más

levantarse de los golpes recibidos.

Comienza el principio del fin

de un imperio con pies de harina.

Lo normal o lo máximo que pueden vender una panadería,

podemos hablar de 700, 800 barras.

Pero hablamos de 10 000 barras diarias de pan.

Por eso armó tanto revuelo

y la gente no creía esos números ni esas cuentas.

Se fue muy rápido y, a lo mejor, no se orientó el negocio

a quien se debería de orientar, que en este caso es el cliente.

El cliente quiere ese producto

y el cliente necesita ese producto a ese precio.

Las consecuencias económicas no tardan en aparecer.

¿Se supone también dinero a deber? Exacto.

Que nosotros sabemos, que nos han comunicado harineras,

gente de transporte...

Que en un principio le hacía el reparto... y mucha gente,

todos los proveedores han salido escaldados.

Donde antes había una panadería

que vendía miles del barras al día,

ahora queda sólo una deuda.

Más que a mucha gente, se debe mucho dinero.

Sobre todo a bancos y algún que otro proveedor.

El agujero con los bancos asciende a más de 1 500 000 de euros.

¡El dato es demoledor!

¿Y el dinero del resto de los acreedores,

llegará alguna vez a sus destinatarios?

Eso ya sería hablarlo, entiendo yo, con el abogado concursal.

Ahí ya... no sé, no te puedo contestar.

De momento, el Rey del Pan Barato ha desaparecido de los papeles.

No tiene nada con lo que responder a los acreedores.

Aunque no son pocos los afectados que esperan cobrar.

A este transportista le debe más 70 000 euros.

Pues nos ha pasado que los primeros meses, pues evidentemente,

hicieron frente a las facturaciones mensuales

pero, a partir del tercer o cuarto mes,

se empezaron a devolver pagarés.

Seguíamos trabajando y el problema principal

es que, nosotros, para trabajar,

como éramos empresa subcontratada,

cada día lo primero que teníamos que hacer

era gastarnos 550, 600 euros para llenar

los depósitos de todos los vehículos,

de las furgonetas y los camiones.

Hacemos las cuentas de lo que este acreedor tendrá que asumir.

Que lo que ha supuesto ha sido que, concretamente,

el administrador de la empresa

ha tenido que solicitar préstamos

a entidades bancarias hipotecando sus propiedades.

Si tú piensas que, durante cuatro meses,

cada día se ha estado poniendo para iniciar la jornada laboral

entre 500 y 600 euros de gasoil,

que además a fin de mes ha habido que pagar nóminas a trabajadores,

ya estábamos en una deuda por nuestra parte

de casi 120 000 euros.

Pero no son los únicos afectados;

panaderos, distribuidores,

las harineras esperan cobrar lo que se les debe.

Nos ponemos en contacto con una de ellas.

(TELÉFONO) Buenos días. Hola, buenos días.

Quería hablar con algún responsable

de la empresa, por favor.

Nos han dicho que ustedes eran proveedores

de algunas de las panaderías de José Navarro

y hemos estado haciendo un reportaje con él,

nos ha dicho que tenía varias deudas.

No quieren hablar, porque han llegado a un acuerdo

dentro del concurso de acreedores.

Renuncian a la mitad de la deuda pero cobran algo.

No es la única demanda que espera

al rey del pan barato.

Hemos interpuesto una denuncia por delito de estafa cambiaria

ya que los pagarés que se cambiaron

de una empresa por otra al final no se han liquidado.

Y un delito de alzamiento de bienes,

porque entendemos que algo de esto hay.

El panadero más famoso de España tiene una cuenta

pendiente con los tribunales.

El sector del pan de Valencia

se enfrenta a la quiebra de Navarro.

Los panaderos tradicionales siguen trabajando

y los exfranquiciados apuestan por la vía judicial.

Él dice que era un panadero cualquiera.

Le hicieron creer en el cuento de la lechera.

-Los demás siempre dijeron que era imposible.

De hecho muchos intentaron hacer algo similar

y se vieron abocados a la ruina.

¿Cómo lo hacían?

Según ellos apretando en otros costes:

luz, en infraestructuras, personal.

Pero nunca llegaron a decir la fórmula.

En unos instantes hablará para "Teleobjetivo".

Algunos panaderos se resisten a cerrar el negocio

de las barras a 20 céntimos.

Son los discípulos de Navarro.

Localizamos a uno de ellos en esta panadería.

Aquí ya no hay colas.

Ella montó la panadería

al poco tiempo de empezar las franquicias.

¿Tú a cuánto lo vendes?

A 20 céntimos. A 20 céntimos.

A 20 céntimos la barra de pan normal.

Justifican seguir abiertos

a pesar de la quiebra de Navarro.

Vamos a ver, tú cuando vendes

el pan no vendes pan del señor Navarro.

El pan que tienes es bueno, es económico.

Entonces es lo único que les interesa a ellos.

No les interesa otra cosa.

Preguntamos a los clientes.

Si te puedes ahorrar 20 céntimos, buenos son.

Yo, mira, cinco me llevo.

Venden el pan a precios irrisorios.

Se puede, se puede.

Lo que pasa que el pan más barato has de vender

mucha más cantidad para poder sacar.

¿Pero es este negocio rentable?

Sabemos que el rey del pan barato ha caído en la quiebra.

Si alguien hubiera hecho los números,

si alguien hubiera hecho un plan de negocio

le hubiera salido que al final tiene un tope.

Y te mueres.

Pero esta mujer seguirá en la lucha

a pesar de lo ocurrido.

De hecho tiene ya en funcionamiento

un segundo horno.

Una segunda discípula del pan barato

acepta hablar con "Teleobjetivo".

Fue una de las socias del panadero valenciano.

Dos años con la panadería así.

Vendiendo el pan al mismo precio.

A 20 céntimos. A 20 céntimos.

¿Te es rentable? Bastante rentable.

Algunos clientes siguen confiando en este modelo.

Comprar el pan barato les ayuda a llegar mejor a fin de mes.

¿Pero cómo es este pan barato?

Aunque ella asegura

que es un pan tradicional y artesano.

Ese pan es totalmente artesano, es amasado, de un horno.

Lo que pasa que sale tan económico

porque se hace tan gran tirada de piezas

que en vez de vender 600 vendemos 2000.

Está contenta con su negocio.

Pero la sombra de Navarro es alargada.

¿Qué tendrá que decir el inventor del pan barato

ante la situación que ha provocado?

Según el Boletín Oficial de la Provincia

está en paradero desconocido.

Seguimos buscando a José Navarro.

Nos advierten de que puede marcharse

si no le gustan las preguntas.

Es poco dado a las entrevistas.

Yo personalmente jamás lo he visto.

Ni creo que nadie de esta casa.

Siempre te daban largas o te atendía otra persona.

Sin comunicación con los medios.

Así es la estrategia del panadero.

El gestor de Navarro responde

a las llamadas de nuestra reportera.

Sí, te llamaba para ver si finalmente vamos a poder

tener la entrevista con José Navarro.

Sí, estupendo.

Conseguimos el objetivo.

El rey del pan barato acepta nuestra entrevista.

La cita es en un parque de la ciudad de Valencia.

Hola, José, muy buenas.

El panadero no quiere hacerlo en ningún horno.

Ni siquiera en el despacho de su gestor.

El hombre que vendía el pan a 20 céntimos

empieza por reconocer sus deudas.

Tú tienes deudas.

Mucha.

Sin querer llegar a ello,

pero yo al final ya no puedo hacer más.

No quería llegar a tener una deuda.

Pero las cuentas no salen.

¿Qué es lo que ha fallado?

A ver, realmente es un negocio con poco margen.

Tienes que hacer volumen.

Entonces si desde primera hora

te empiezan ya a poner trabas y dificultades,

eso es un coste que tienes que asumir

que no entra dentro de lo que toca.

Lo primero que hace es echar balones fuera.

Es culpa de los otros.

A mí me han hecho inspecciones a las dos de la mañana,

cinco policías nacionales y dos inspectores de trabajo.

Eso no tiene ningún sentido, parece que soy un delincuente.

Vamos a ver, este es el argumento

que utilizan aquellas empresas que cometen irregularidades.

Si se siente acosado o no pues me imagino que será

un tema muy subjetivo y muy personal.

Denuncias de trabajadores,

expulsión del gremio de panaderos...

Todos los problemas le pasan factura.

Nada, la empresa al final yo llegó un momento

que ya no pude económicamente.

Y al final decidí que se lo quedaran

las tiendas la más acreedora.

Y ya está, y sigue el negocio.

Yo ya no he podido más.

Las empresas no siguen a su nombre,

pero cambiaron hace muy poco de dueños.

Aquí lo vemos, esta mujer era

la que gestionaba la empresa en ruina.

Lo curioso es que Navarro creó una nueva hace pocos meses.

Pero colocó a otro hombre al frente.

El cambio de un administrador de una sociedad

puede ser por diferentes motivos.

Por iniciativa propia, por dimisión.

Por acuerdo de la junta general,

que es lo más normal. O hasta incluso a instancia

del juez que esté llevando el concurso por decisión suya.

El rey del pan barato

se tiene que enfrentar a todas sus acciones.

Los panaderos siempre se quejaban

de que se tiraban los precios del negocio.

Sí, pero bueno, tú puedes bajar el precio y no...

Tienes margen para poder bajar el precio.

Lo que pasa que un panadero si el volumen que hace

es pequeño tiene que tener un margen

para poder pagar gastos.

Pero no hace nada ilegal.

Se te puso todo el mundo en contra.

Es que llegamos a tener 150 trabajadores.

Yo creo que lo hicimos bastante bien.

Defiende con convencimiento

el negocio que le ha llevado a la ruina.

También lo hace su gestor.

Ese modelo de negocio es rentable,

porque sigue teniendo una afluencia de clientes

lo suficientemente grande

como para poder seguir sosteniendo el negocio.

La idea es ir pagando las deudas que hay.

¿Y cómo lo vais a hacer? ¿Cómo se puede gestionar eso?

Pues no lo sé.

La verdad es que ahora mismo no lo sé.

No sabe cómo va a pagar las deudas.

Esta es la cara más oscura del negocio de lo barato.

Llegan desde Gran Bretaña en camión.

Son productos a precio fijo.

He comprado leche

y al lado de la estantería he visto unos guantes

para montar en bicicleta, una escoba.

En fin, que no pensaba comprar ni la lámpara ni los guantes

pero como estaban al lado.

Todo a 1,50 euros.

¿Pero es necesario lo que compramos?

No siempre un negocio que se basa en explotar

el bajo precio termina en la ruina.

En el caso de este supermercado británico

están en expansión por España.

Ha abierto diez tiendas en España

en poco más de un año.

La guerra de los precios

es su técnica para hacerse con el mercado.

Culpable: una nueva ley.

Las tiendas que venden

a un precio fijo están arrasando.

Todos quieren ser los primeros en llevarse la ganga.

Entramos en el lugar que ha desatado

una nueva batalla en la venta de productos baratos.

Se trata de una multinacional inglesa en plena expansión.

Encontramos pasillos repletos de primeras marcas.

Los carteles indican constantemente

su secreto mejor guardado, el precio.

Todo cuesta lo mismo: 1,50 euros.

Nada se deja a la improvisación.

Aquí lo que se busca es que gastemos.

Los clientes parecen satisfechos con su compra.

Siguiente por aquí, por favor.

He comprado leche y al lado de la estantería

he visto unos guantes para montar en bicicleta,

una lámpara LED para la bicicleta, una escoba.

No pensaba comprar ni la lámpara ni los guantes,

pero como estaban al lado.

¿Cuánto es el total? -Serían 14,52.

¿Volverá? Sí, claro.

Es cliente habitual. ¿Y picará?

Y picaré, picaré.

Reconocen que compran más de lo que tenían pensado.

¿Por qué compramos de forma desmedida?

Lo que va a encontrar ahí son cosas, ofertas,

y va a acabar llevándose compulsivamente

una serie de elementos que estaba deseando tener,

o no pensaba comprar pero se los acaba llevando.

Ese precio redondo del 1,50 pues termina de alguna manera

de convencer a la gente.

Hacemos la ruta por el supermercado,

los top ventas.

Este champú por ejemplo en cualquier tienda

te puede costar uno tres y pico y aquí lo tienes a 1,50.

Son 250 ml y está muy bien.

Las grandes marcas son el gancho perfecto.

Es lo primero que entra por los ojos.

Esto que te valga 1,50 euros

que suele valer dos y pico, tres.

Visualmente da aspecto de ser más pequeño.

Sí, estos por ejemplo sí.

Dirigen la empresa desde Reino Unido.

Lo hacen con mano férrea.

Desde UK nos mandan unas instrucciones.

Esta semana tenemos unas chocolatinas.

Son tres chocolatinas por 1,50.

Cada cajera cada vez que cobra al cliente se lo ofrece.

¿Os lleváis alguna comisión de la venta?

No, no, para nada. ¿Os incentivan?

No, más que nada es por el tema de ventas.

Pero de 12:00 a 14:00

hay veces que hacemos unos 2000 euros.

2000 euros en una sola caja.

¿Cuánto dinero llevarían

en toda la tienda de precio fijo?

Hacemos cuentas.

Son 9 cajas, por 2000 euros.

Son 18 000 euros en sólo cuatro horas.

Y todavía quedan once horas de ventas

para seguir aumentando la caja.

¿Quién maneja los hilos en las tiendas españolas?

Es él, el director general,

la persona que designan de Reino Unido.

¿Cómo se puede conseguir vender primeras marcas,

grandes marcas, a un precio tan bajo?

No somos un supermercado al uso, somos una tienda

donde solamente vendemos trending references.

Venden menos de la mitad de productos

que un supermercado tradicional.

Y aún así triunfan en ventas.

La clave está en comprar y vender de manera diferente.

Pero no es la única clave.

El margen es muy superior

a lo que normalmente se maneja en el sector.

Los productos son más baratos

pero tienen un sabor distinto a los fabricados en España.

Es la misma lata de 33 cl

que encuentra en el resto de la distribución.

La misma.

Salimos a la calle para comprobar.

Esta es totalmente diferente a este.

Parecen iguales.

Entre dulce y amargo, es algo diferente.

Este es más fuerte que ese.

Este me da un saborcito diferente al final.

Este está más suavecito.

Lo confirman, el sabor es diferente.

Venden todo el producto a 1,50.

Entiendo que todos los productos no os dejan

el mismo margen de beneficio. Indudablemente que no.

Nos surge una duda.

¿Cuánto tienen que vender en el paraíso del precio fijo

para tener beneficios?

Necesitamos que pasen enfrente de la tienda

mínimo 200 personas cada 5 minutos.

Volvemos a coger la calculadora.

Hay que hacer cuentas para comprobar si estamos

ante un negocio redondo.

A partir de un 30% o un 40%

de personas que empiezan a entrar

empezamos a estar mucho más contentos.

Nuestro ticket medio está entre unos 7 u 8 artículos.

Una cifra escandalosa que consiguen

con una única filosofía: vender, vender y vender.

Después de 15 horas sin parar, sin perder la sonrisa,

tentando al cliente a cada segundo,

toca echar el cierre.

Pero antes de irnos queremos saber

cuánto dinero llevan en la caja.

¿Y un día bueno más o menos

cuánto se puede hacer de caja?

Uf, cantidades no te sé decir.

Aparte de que son datos que no podemos revelar mucho.

Pero está muy bien.

No nos dejan saber la ganancia del día.

¿Pero habrán conseguido alcanzar

los 129 000 euros de objetivo?

Es el tesoro más preciado de este negocio: la mercancía.

Sólo tres personas son necesarias para nutrir

de productos el paraíso del precio fijo.

¿Estará aquí la respuesta que buscamos?

Esto viene del Reino Unido,

pero viene a la plataforma de DHL que hay aquí.

¿Todo el producto viene de Reino Unido aquí a España?

Sí. ¿Y la fabricación del producto

se hace toda en Reino Unido?

Eso no sabría decírtelo.

Miles de metros cuadrados

almacenan toneladas de productos.

Desde aquí viajan hasta España camiones cargados hasta arriba.

No hay hueco para nada más.

¿Es rentable un viaje de casi 2000 kilómetros

para vender estos productos?

¿Cómo son los números de este negocio?

Analizamos las cuentas.

Observamos que en Gran Bretaña vendieron en el año 2014

1337 millones de euros,

obteniendo beneficios de 29 millones de euros.

¿De las cuentas españolas tenemos algún dato?

De las ventas españolas no tenemos información

porque esta empresa pertenece completamente

a la empresa de Gran Bretaña

y no presentan cuentas independientes.

¿Se pude hacer negocio vendiendo a 1,50 euros?

Parece difícil hacer negocio

vendiendo primeras marcas a un precio tan competitivo,

como las latas de cola, que nos venden

cuatro latas de cola por sólo 1,50.

Esto significa que cada lata nos sale a sólo 0,37.

Esto es un descuento del 33%.

Todos están made in China o en Tailandia.

Nos desvela uno de los secretos mejor guardados.

Los productos que realmente dejan dinero

vienen de China y de India.

Vemos que cuentan con una serie de productos

que les dan un margen muchísimo mayor.

Entre otros tienen una gran cantidad de productos

traídos de China y de la India

que claramente tiene costos de menos de un euro.

¿Estos bolis en una tienda china

les parecería caro pagar 1,50 euros?

Pues... -Seguramente.

Pero claro, también un chino

no está rodeado de buenas marcas.

Son productos hechos en China.

Están arropados por primeras marcas,

las más comerciales.

El gancho perfecto para atrapar la atención del cliente.

Pero no todo es lo que parece.

Muchas de las primeras marcas

les ofrecen unos empaques más pequeños de lo usual.

Lo cual nos hace pensar que el producto está

mucho más económico, cuando no siempre es así.

Lo comprobamos.

Es el mismo jabón para lavar los platos.

La diferencia de tamaño salta a la vista.

Este producto aunque aparentemente

nos está pareciendo más económico

porque nos cuesta 1,50 la botella,

en la realidad nos está costando

siete céntimos más por litro.

Nos cobran más por menos.

Esta es la prueba,

dos recibos con la misma compra.

Segundo secreto revelado:

las cantidades marcan la diferencia.

Comprar a precio fijo tiene sus ventajas.

El low cost entusiasma.

El marketing manda.

Pero más allá de saber qué estamos comprando

cabe una pregunta más.

¿Compramos realmente lo que necesitamos?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Las dos caras de lo barato

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Teleobjetivo - Las dos caras de lo barato

08 feb 2016

Estamos acostumbrados a poner nuestra atención en las gangas, pues a todos nos gusta comprar a buen precio. Hay comercios especialistas en explotar esta tendencia y empresarios que se han arruinado por vender gangas al límite. 

ver más sobre "Teleobjetivo - Las dos caras de lo barato" ver menos sobre "Teleobjetivo - Las dos caras de lo barato"
Programas completos (34)
Clips

Los últimos 69 programas de Teleobjetivo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios