www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5740798
Para todos los públicos Somos Cine - Quatretondeta - Ver ahora
Transcripción completa

(Campanadas)

(Campanada)

(Campanada)

(Campanada)

Deberíamos ir saliendo, por favor.

¿Ya es la hora? ¿Dónde... dónde puedo esperar?

No, no, no hace falta.

¿Cómo?

La familia no pasará por la iglesia.

Se la llevan. ¿La fami...?

Yo soy su marido.

¿Cómo?

Que yo soy su marido.

No lo entiendo.

La... la hija de la difunta no habló de más familiares.

Pasará hoy por la funeraria

para firmar los papeles de la repatriación.

Llevamos 40 años juntos.

Yo soy su única familia

y yo soy quien la tiene que enterrar.

Mire, señor, lo siento mucho, pero yo no puedo hacer nada.

Tengo una orden de repatriación a París...

Ella siempre quiso quedarse aquí.

Señor, lo siento muchísimo, pero...

no podemos hacer nada más.

(Música animada de guitarra)

(Continúa la música)

Iremos a Quatrentondeta, como tú querías.

(Continúa la música)

(Continúa la música)

¿Hola?

¿Pero tienen alguna pista o...?

Sí. ¿Pero igual no recuperan el cuerpo?

Perdone, le tengo que dejar.

Y le ruego me vaya informando.

¿Hola?

Hola. Ya está usted aquí. Le estábamos esperando.

Soy Iñaki Vilaplana, para servirle.

¿Está todo preparado?

Siento mucho lo de su madre.

No puedo quedarme mucho rato.

Sí, claro. Sígame, por aquí.

Oiga.

Preferiría no verla.

Claro. No, no, mejor que no. Claro, lo entiendo.

Por aquí.

A mí al principio también me costaba verlos.

A los muertos, quiero decir.

Esto es un negocio familiar, ¿sabe?

50 años llevamos ofreciendo los mejores entierros.

Personalizados y de calidad... ¿Dónde tengo que firmar?

Mire...

Aquí y aquí.

Estas son las llaves de la casa de Gerarda.

Geraldine.

Se llamaba Geraldine.

Es que ahí figura como Gerarda, perdón.

¿Cuándo facturarán el cuerpo?

Vamos a tener que retrasarlo hasta mañana.

¿Cómo?

Sí es que falta la firma del médico

y sin el acta de defunción no es posible mover

un... cuerpo.

¿Y cómo no está hecho eso?

Esto es un pueblo pequeñísimo y ahora estamos en plenas fiestas.

Tenemos un lío tremendo. Imagínese.

El médico ha salido de vacaciones y hay que esperar

a que terminen las fiestas.

¿Cuándo terminarán las fiestas? El lunes.

Imposible.

Eso si no se ha cogido fiesta el martes,

que será lo más probable.

Pero habrá unos servicios mínimos, ¿no?

Alguien podrá firmar.

¿O es el único médico que hay en todo el pueblo?

En Francia seguro que funciona mejor.

Es que este pueblo...

Mire, no se preocupe, vamos a hacer lo siguiente.

Yo mismo la puedo llevar al aeropuerto

y el lunes sin falta ustedes van a recibir a su madre.

Quizás, con un poco de suerte, podría llegarles el domingo.

O sea, que no tienen mayor problema que...

que... que... No voy a quedarme el fin de semana.

Haga usted el favor de encontrar otro médico

en este pueblo o en el que sea, lo mismo me da.

¿Sabe que tenemos playas estupendas a un par de horas?

No voy a moverme hasta que esté este asunto resuelto.

Podría aprovechar mientras para ver las fiestas.

Son unas fiestas preciosas.

No he venido a ninguna fiesta.

No, claro.

(CARRASPEA)

No debe ser tan complicado encontrar un médico.

Intentaré que tenga usted mañana a su médico.

(Música dramática)

¡Para, para, para!

¡"Fa" cuatro horas que te espere!

He llamado esta mañana y me has dicho

que venías enseguida.

¿En seguida? ¡Cuatro horas!

¡"Collons"!

¡Que tampoco es tan difícil!

Venga. Avanza.

¡Va! ¡"Collons"! ¡Va!

Venga, vamos.

Tú espérame aquí, que yo voy a ver qué pasa.

¡Va!

(Ladridos)

Ha ocurrido esta mañana.

Estaba en el baño y he tenido un presentimiento.

Y cuando he vuelto había muerto.

Es mi padre.

Bueno.

Aquí le dejo la ropa

y no quiero que me lo maquille,

que encuentro que hace muy buena cara.

Perdone, pero yo no... Oiga,

después de esperarme cuatro horas,

me da igual si el arreglo entra o no entra en el precio.

Me lo arregla, ¿de acuerdo?

Así me gusta.

Venga.

(Música dramática)

Con permiso.

¡Eh!

¡Ven un momento!

¡Ven, ven, ven!

A ver, dime, ¿esto qué es?

Un ataúd.

Exacto. Un ataúd no, dos.

Dos y con una muerta dentro.

¿Te vienes con un muerto a llevarte el mío?

¿Tú cómo pensabas enterrar a mi padre?

¿Eh?

No van a compartir, ¿eh?

Voy a llamar enseguida a tu "encargao".

No, a la policía. No, no, no, no.

¿No? ¿Qué no?

Quédate con el de madera.

Es que no es perla. ¿Cómo?

Que no es perla. A mi padre le gustaba mucho el perla.

No está mal, ¿eh?

Bueno, está bien. Me lo quedo. Cojonudo.

Venga, va. Ayúdame.

¿Y esto?

¿Esto para qué es? Para que no se escapen, ¿no?

Venga, va. Coge de allí.

¿Y ahora qué pasa?

A ella se la entierra en Quatrentondeta.

Como si quieres enterrarla en China.

Pero primero va mi padre.

Venga, va. Pasa pa allá.

¿A dónde vamos?

Ahí, un poco más al fondo.

Huele a peste la vieja, ¿eh?

Ahí. Abajo.

Ahí.

No podemos dejarla aquí.

Claro que sí. Y luego te la llevas, como nueva.

Más fresca que una col.

Tampoco va a notar la diferencia.

No... Venga, va.

No. Coge. Agarra de ahí.

No... Agarra.

Sube, sube.

"Cuidao", hombre.

(SUSPIRA)

Aquí.

Y otra aquí.

"Cuidao". No, no.

(Gritos de niños)

(Gritos de niños)

(Explosiones de petardos)

Llamaba para hablar con el doctor de guardia.

No, no es para mí. Es mi madre.

No, no. Está muerta. Gracias.

Sí, necesito la firma de un médico para el acta de defunción.

Sí, ya sé...

Pero es que yo necesito que un médico vea a mi madre.

(SUSPIRA)

Que le digo que está muerta.

Es solo una firma.

¿Perdone?

Pero algo podrán hacer, ¿no?

Pero bueno, son fiestas y se para el mundo.

No, no, no me pongo nerviosa, pero es que...

¿Hola?

Pe...

Él... él fue el que me enseñó a jugar a pelota.

Siempre ganaba. Siempre.

Yo le ayudaba, antes de las partidas,

a vendar las manos.

Pero es que... es que le daba a la pelota...

con una fuerza...

Le daba tan fuerte que las manos... se le hinchaban las manos,

que se le ponían así, así.

Al final no podía ni doblarlas.

Uno, dos, tres.

Este pa' ti.

Tomás, salud.

"Pare, salut".

La primera vez que jugué contra él

me metió diez, cero.

Diez a cero.

No me dejó hacer ni un punto.

Al final estaba llorando como una Magdalena.

Me dijo... Me dijo:

"No llores, Genovés".

Genovés. Como el Genovés.

Como el gran jugador de pelota valenciana.

Ya ves tú.

Y ahora todo el mundo me llama así.

Genovés.

Joer.

¡Salud!

Me encuentro mejor ya.

Ahora, las partidas no son como antes.

Diferentes. Juegan...

No juegan tan bien. No tienen...

No tienen tanta... No tienen aquello.

Más finolis.

Está bueno, ¿eh?

Receta de mi madre.

Le gusta, ¿eh?

Eres más de comer tú que de beber, ¿eh?

"Pare". ¡"Pare"!

¡Salud!

(Música instrumental épica)

Tomás, venga aquí a bailar un rato. No, no, no, no.

¿Cómo que no?

¿No... por mi padre...?

¡Ven, ven!

¡Ven aquí! ¡Va!

Siga el ritmo.

Ahí.

Eso.

(RONCA)

(RONCA)

(Música dramática)

(Continúa la música)

(Marcha de orquesta)

He conseguido médico.

Joanfra era muy aficionado a la música.

Ensayamos la marcha que se hizo componer para su entierro.

Le digo que tenemos hora para el médico.

¿Médico? Todavía no.

He pasado la noche haciendo llamadas.

En cuanto acabe con esto, lo vuelvo a intentar.

Pero la cosa está difícil.

¡Que paren!

Por favor, ¿pueden parar un momento?

(GRITA EN FRANCÉS)

Oiga, ¿puede dejar eso y atenderme?

Por favor, Dora, dame unas horas. Ahora estoy muy atareado.

Disculpa, ¿eh?

¡Pepe, te adelantas!

Este muerto era muy tranquilo.

Mucho mejor.

¿De dónde lo ha saca...?

Nos vamos.

¡José!

¡Un momento! ¿Qué pasa ahora?

No podemos seguir.

Tengo el coche fúnebre en el taller.

(Música animada)

(Golpes)

No pasa nada.

A veces se mueven.

(Golpes)

(Continúa la música)

¡Venga, Tomás, arriba!

Los pollos no dan más que dolor de cabeza.

Entre los controles de Sanidad, las medicinas,

el poco margen...

Mira, una funeraria seguro que sale más a cuenta.

¿No? Al final todo el mundo se acaba muriendo.

¿Eh? Mira.

Mira.

Lo acabo de decir. Mira.

Lo acabo de decir. Mira. Pobre...

"Les putes rates de merde".

Hay que tener mucho "cuidao" con las ratas y los zorros.

Que si fuera por ellos aquí no quedaría ni un pollo.

Y lo que vale el matarratas ya ni te cuento.

Ahí.

Bueno, por aquí veo que todo bien, ¿no?

¿Vamos de entierro? Venga.

Esta el último día me da "per sac".

Las rodillas. Son las rodillas.

Ah.

Perfecto.

Mi padre tenía mucho carácter.

No era muy querido.

Adelante. Estoy preparado.

(Ruido)

¿Gerarda Valor?

Señorita Lenoire, doctor Blanco.

Gracias por hacernos un hueco, doctor.

No se preocupe.

Hacemos las comprobaciones y firmamos los papeles sin problema.

¿Eh? Lamento su pérdida. Doctor, ¿puedo hablar con usted?

¿Ha traído la documentación?

Será solo un momento, ¿eh?

(HABLA BAJITO) ¡Vaya mierda!

¡Tres generaciones desde tu bisabuelo!

(DOCTOR) ¡Coño! -(GRITO DE MUJER)

Está perfectamente.

Perfectamente muerta, digo.

Le... le he firmado la documentación,

pero falta... falta la... la firma...

la firma que autoriza la salida del cuerpo.

¿Cómo que falta otra firma?

Sí. Sí, sí.

A ver, para traslados al extranjero se necesita la firma

de la autoridad pertinente.

¿Quién es la autoridad pertinente?

(DUBITATIVO) ¿El alcalde?

El alcalde es imposible que firme nada ahora

con todo el lío de las fiestas y con todo, no...

Gracias, doctor. Conseguiremos esa firma.

Encantado.

Muchísimas gracias, doctor.

Dos por uno en ataúdes.

Doctor Blanco.

(Música animada)

¡Eh!

Está aquí el mejor jugador de pelota de la comarca.

Cállate, Xisco, cállate.

Cuando abres la boca, abres para todo el año.

¿Qué te pasó el otro día?

Si quieres hoy te doy la revancha, Genovés.

Vámonos. Vámonos.

Ahora, ahora, ahora, ahora.

Toma, bebe.

Bebe.

Sangre frita.

Tenemos que volver.

¡Eh, Manolo! Terminaos el vermú,

que le vamos a dar una paliza a esta panda de capullos.

La puta, ya nos ha cogío otra vez.

Tenemos que irnos.

No te preocupes que del congelador no se va a escapar.

¡A la salud del "meu pare"!

¡Que beban los músicos, que paga mi padre!

(Música "La Cucaracha")

(Continúa la música)

¡Que es tuya!

¿Qué te pasa?

¡Bueno, bueno, bueno, bueno!

¡Que cae, que cae, que cae!

¡Pero!

¡Joder!

¿Y ahora qué pasa?

Una partida de pelota.

Puta...

(Música de orquesta)

José, ¿cómo vas?

Aguanta, aguanta un poco, que esto está lleno de gente,

no te puedo abrir ahora.

¿Le importa, señora?

(Música suave de orquesta)

Es... Para nosotros.

¿Cuándo acaba esto?

No lo sé. Estoy perdido.

Yo también.

¡Mía, mía, mía!

¿Puedo?

¡Voy por ella!

¡Tuya! ¡Mía, mía, mía, mía!

¡Ahí va! -¡Tú, tú, tú!

¡Ole!

Hasta la próxima.

La ronda la pagas tú, ¿eh?

Tiene que ser un día sin que esté lesionado.

Ya, lesionado...

Entonces sabrás de quién estás hablando.

Genovés... -Muchacho, la última,

ya no me pillas más.

Que no, que no. Tú no firmes y ya está.

Yo qué sé. Te inventas algo. Que te fal...

Que te falta algo del párroco.

¿Qué infierno, Vicente, si tú no vas a misa?

Alcalde, como esto salga a la luz, se me va la clientela.

¿A ver qué vas a hacer tú con los muertos?

Acuérdate de cuando te cubrí en el funeral de tu suegra.

¡Dos horas tarde!

Te fuiste de fiesta.

Eso. Tú no abras, no abras.

(Claxon)

Son fiestas. El alcalde está para otras cosas.

¡Hombre, Iñaki!

¿Pero qué te trae por aquí?

Dora Lenoire.

Vicente Blasco. Encantado.

Encantado. Disculpe las molestias.

Es que necesitamos su firma

para repatriar el cuerpo de Geraldine Valor.

Ya sé lo que son estos trámites.

Pero pasad, pasad, adelante.

¿Qué haces? Tranquilo.

¿Una cervecita o algo?

Adelante.

(Golpes)

Gerarda era muy buena vecina.

Esto te lo firmo yo en un momento.

¿Y dónde hay que firmar.

Aquí.

Una vez...

Una vez se apostó con Rolando

que podía parar un camión solo con una mirada.

Todo el mundo se apuntó a la apuesta.

Gerarda se reía

y animaba a todo el mundo a apostar dinero.

Cuando tuvo una buena cantidad,

se fueron todos a la carretera, a esperar a un camión.

Vaya...

Iñaki, pilla uno de ahí, por favor.

Y cuando se acercaba un camión,

Gerarda va y se saca un ojo,

que nadie sabía que era de cristal,

y cuando el camión estaba a la distancia justa...

¡ras!

Gerarda lanza el ojo y rompe el parabrisas del camión.

El camión se paró y, claro, ganó la apuesta.

Cinco hombres del pueblo

tuvieron que calmar al camionero porque quería comerse a la vieja.

(Música dramática)

Haz algo.

Está muerto.

Vicente.

¡No, Rocío!

¡Rocío!

¿Rocío?

¡Rocío!

¡Rocío!

¡Rocío!

Rocío, Rocío, levanta.

Rocío, cariñete...

¡Ay, Rocío!

¡Rocío!

¿Y te dijo que era su marido?

Sí, ya te lo he dicho, la policía está en ello.

¿Pero cómo diablos perdéis un cadáver?

Nos lo han robado, no lo hemos perdido.

Hay que colgar carteles.

¿Eh? Sí.

¿Quién? Vosotros.

Ofreceremos una recompensa.

¿Una recompensa? Colgad carteles por todos lados.

Por los sitios más transitados.

Iglesias, fruterías, panaderías.

Esta misma tarde.

¿Y cómo era el viejo?

Un señor normal, como son los viejos.

Viejo.

¿Viejo? Sí, viejo.

(Música animada)

A la salud de Albacete y viva Puerto Rico.

Ah, por cierto, hay una cosa aquí que me estorba.

¡Uy, uy, uy, uy, uy!

Es que... estas gravedades por estos pueblos

¿Qué me ha pasado? No sé dónde he puesto las llaves.

¿Me echarías una mano y me buscarías el llavero o no?

¿Eh? Ahí, ahí, ahí.

Ay, qué gracia tiene buscando el llavero.

Mira. Ahí, ahí, ahí.

Sois como unas piezas con patas.

¡Chispa!

A ver si te empachas.

Siempre es un placer jugar contigo.

Ya, ya. No te jode.

Una gran idea, Tomás.

Tú conduces,

que yo voy un poco "tocao" y además no tengo carné.

¡Venga que nos vamos!

(Golpes)

¡Tomás! Aquí. ¡A la izquierda, a la izquierda!

¡A la izquierda!

¡Eh! ¡Eh!

¡Tomás! ¡Tomás, ábrenos!

¡No... no nos dejes aquí, hombre!

Creía que se iba.

¡Venga que hemos "llegao"!

Sí, que sí, que sí, Tomás.

Mañana nos ocupamos de la muerta.

Ahora a por las vivas.

¡Venga! Señoritas, es todo recto.

Todo recto.

¿Cómo era la del "Torrecto"?

# "Torrecto" del Jalisco... #

¡Para dentro! ¡Yepa!

(Música dramática)

(IMITA RISA DE ANCIANA)

¡Eh! ¡Quita!

¡Vamos, vamos, vamos!

¡Vamos!

Por aquí.

Por allí.

(Música dramática)

Vamos.

Buenas noches. Buenas noches, chicas.

Buenas, buenas. ¿Cómo estás? Bien, bien.

¿Qué hay? Vale.

¡Tomás!

¡Tomás!

¿Quién coño eres tú?

¿Eh? ¿Quién eres?

¿Y la muerta? ¿De quién es la muerta? ¿Eh?

¿De quién cojones es la muerta?

Es mi mujer.

Se la querían llevar. No pude hacer otra cosa.

Dicen que la familia la quiere,

pero ¿qué familia, si solo me tiene a mí?

Ayúdame, no sé qué hacer.

Estaban hambrientos.

Ahora están satisfechos. Mira, mira.

Están dormidos.

¿Me vas a ayudar?

Espérame fuera.

¿Pero me vas a ayudar o no?

¡"Collons"!

(Música dramática)

(Relincho)

¡Oye!

¿Dónde está Iñaki?

¡Oye!

Te he hecho una pregunta.

¡Dora!

¿Has visto qué bonito nos está quedando?

Este año es el 75 aniversario de nuestra "fila".

Mi abuelo... ¿Me has hecho venir aquí para esto?

No sabes el éxito que han tenido tus carteles.

No ha parado de sonar el teléfono en toda la mañana.

Ha llamado uno pidiendo la recompensa

porque una vez ayudó a Gerarda a levantarse.

Dice que se cayó por unas escaleras

y que gracias a él salvó la vida. Todas las llamadas del estilo.

¡Bien, José, bien!

¿Y el viejo?

¿La policía no ha dicho nada todavía?

Siguen investigando. ¡No está mal, José, no está mal!

Tu ayudante es un poco raro, ¿no?

Organicé el funeral de sus padres. No habla desde entonces.

Aunque ha hecho buenos progresos.

Sobre todo con el caballo.

¡Bien, bien!

Una buena amiga tiene una cosa de Gerarda.

¿Me acompañas? Geraldine.

¿Vamos?

(Música animada de guitarra)

Santiago.

¿Has visto eso?

Qué suerte, joder.

¿El qué? -La muerta.

¿Qué muerta?

¿No te acuerdas de mí?

Yo iba con el grupo de los pequeños.

Todavía me acuerdo como si fuera ayer.

Menudo empujón me diste.

Pero mira...

Ha quedado bien, ¿verdad? Ya casi ni se nota.

Ven aquí.

Parece mentira que hayan pasado 20 años.

Está igual, ¿eh?

Pero pasad, pasad, no os quedéis ahí.

La conocía bien. Igual nos ayuda a averiguar algo.

Cada año me encargaba uno distinto.

Este año tenía la ilusión de desfilar como la princesa Almudaina.

Ella misma diseñó cada uno de los detalles.

Solo me faltaba ajustarle un poquito el cuello.

Qué pena.

Tenía que venir a probárselo esta misma mañana.

Con la ilusión que le hacía.

Me hubiera gustado tanto estudiar moda.

Yo también me hubiera quedado en París.

(Móvil)

¿Sí?

Sí, soy yo.

¿Tú sabes si se volvió a casar?

¿Quién? ¿Gerarda?

Tu madre siempre ha sido una mujer muy avanzada a su época.

Se le ha conocido algún hombre, pero...

ya sabes, era muy reservada en estos temas.

Dora, lo han encontrado. ¿Sí?

Vamos.

(Música animada)

¿Dónde está? Se ha metido por ese camino.

Pero no tiene salida.

Bueno, ahora tranquilos.

No sabemos cómo puede reaccionar. Dejadme que yo hable con él.

¿Cuándo la conociste?

En las fiestas.

Era la más guapa.

Y la que peor bailaba.

Un día fuimos a dar un paseo en mi caballo.

Ella nunca había montado en caballo. Estaba muy nerviosa.

Nos pilló la tormenta.

Un rayo asustó al caballo, pegó un brinco y nos tiró.

Estábamos empapados.

Y ella estaba muy asustada.

A todo el mundo le asustan las tormentas.

Tuve que cargar con ella tres horas.

Después nos reíamos.

Se reía. Cómo se reía.

Cómo se reía.

Sabes que no puedes llevártela, ¿verdad?

¿Por qué no me puedo llevar a mi mujer?

¿Por qué?

¿Qué está pasando aquí?

¿Eh? ¿Tú quién eres? ¿La conoces?

Tú no la conoces.

No la conoces.

Lo siento.

¡Eh, eh, eh!

¿Qué está haciendo? ¿Qué haces? ¡Déjala!

¡Déjala!

Tengo que llevarla a Quatrentondeta.

Me la llevo a París. No le gusta viajar.

Si está muerta.

¿Qué haces? Déjala aquí.

¡Cállate y ayúdame!

El coche también nos lo llevamos. ¡No podéis llevaros a mi mujer!

Eres tú quien la ha robado. Eres tú la que se la quiere llevar.

Tú, sácalo.

¿Quieres la recompensa o no? Sí.

Disculpe.

Dejadla tranquila.

Mi mujer no va a ninguna parte.

¡Ah!

Abajo.

¡Abajo!

¡Cuidado! ¡Con cuidado!

Adentro.

¡No! Ella no, vosotros.

Adentro.

Eso es.

Vosotros también, adentro.

Quedaos adentro.

Muy bien.

(Ruidos)

(Ruidos)

(Ruidos)

(Ruidos)

(Ruidos)

(Ruidos)

Dora.

Sí, un momento, se la paso.

Escucha esto.

¿Sí?

¿Cómo?

¡Eh, eh!

(Música dramática)

(Continúa la música)

¿Dónde estás?

¿Dónde estás?

¿Dónde estás?

(Música dramática)

(Continúa la música)

Perdone.

Necesito el dinero.

(Ruido)

(Canto de pájaros)

Ay, madre mía, cómo está esto.

Antes venía a limpiar, pero ahora...

con lo de la pierna, ya no limpio ni la mía.

Deben haber cortado hasta la luz.

Ya no viene nadie por aquí.

¿Y esta mujer?

¿Trini? Su mujer.

Estuvo seis años visitándola en la residencia.

No falló ni un día.

Pero Tomás no pudo acudir a su entierro.

(Música dramática)

(Continúa la música)

(Ladridos)

(Música suave de guitarra)

Gracias por venir.

Gracias por venir.

Gracias por venir.

Gracias por venir.

Gracias por venir.

Gracias por venir.

Gracias por venir.

Oiga, ¿quién es usted?

Su marido.

¿Cómo ha dicho?

Su marido.

Gracias por venir.

Le acompaño el sentimiento. Gracias.

Gracias por venir.

Gracias por venir.

No, no puede ser. Gracias por venir.

Gracias por venir.

Eres tú.

Mi madre nunca quiso hablarme de ti.

Hacía tanto tiempo que desapareciste.

No te encontraba.

Papá.

No sabía que tenía un hijo.

Ni yo un padre.

Pero no te reprocho nada, de verdad. Has venido.

Al fin estás aquí. Has venido a su entierro.

No, pero el entierro no puede ser aquí.

Hay que llevarla a Quatrentondeta. ¿Está seguro?

Me lo dijo el primer día que la conocí.

¿Y ahora qué hacemos?

No lo sé, habla con ellos.

Sáquenla.

Señoras, señores,

todos los aquí presentes conocíais a mi madre.

Pero hay alguien que la conocía más que ninguno de nosotros,

mi padre.

Gracias por venir.

Después de tantos años,

ha decidido volver para indicarnos

el lugar donde mi madre,

Antonia Crespo, que en paz descanse,

quería ser enterrada.

Trini Chiquillo.

Trini Chiquillo no se enterrará...

¿Trini? ¿Qué Trini?

¿Cómo se llama su mujer?

Trini Chiquillo.

Mi madre se llamaba Antonia Crespo.

Se ha equivocado usted de entierro.

Váyase.

Váyase de mi entierro.

¡Largo de aquí!

¡Largo!

(Música dramática)

(Explosiones)

(Música animada de orquesta)

(Estruendo)

(Relincho)

(Explosiones)

(Risas de mujer)

(Gritos)

(Gritos)

(Silbido)

(Sirena)

Álamo macizo, biselado a mano

y acolchado en el interior con cojines de plumas.

No he vendido ni uno solo en todos los años que llevo aquí.

Yo lo veo demasiado refinado, ¿no?

No pensarías que todo lo que tenemos aquí es de pino,

como en las películas del Oeste.

Este... este lo han traído de China. Sale muy bien de precio.

Tiene una peculiaridad.

Si lo tienes que transportar,

se desmontaría y solo llegarían cuatro palillos.

Estoy de acuerdo, este no es para Geraldine.

Este es el ataúd estrella.

Las familias suelen cogerlo para difuntos autóctonos.

Es para la gente muy de aquí.

Yo te diría...

Pruébalo.

Súbete.

Madera de roble.

Simple, austero, sin ornamentaciones.

Déjalo, Iñaki, de verdad. ¿No es cómodo?

Supongo que no quedará bien en el cementerio de París.

Pues parece que no tenemos un ataúd a tu medida.

Quizás este nunca ha sido tu sitio.

Lo fue.

Hasta que mis padres se separaron.

Mi madre decidió volver a vivir aquí, donde había nacido.

Y yo... dejé de venir los veranos.

Así de simple.

¿Y ahora qué?

(Música dramática)

(Continúa la música)

(Continúa la música)

(Continúa la música)

La conociste en las fiestas, ¿verdad?

No sabía bailar.

¿Vamos?

Vamos a enterrar a Trini.

Pero antes hay que salir de aquí.

Hola. Buenas, ¿qué tal? Soy Iñaki Vilaplana, para servirla.

¿Qué tal? ¿Cómo va la cosa?

He visto que tienen aquí una cantera... estupenda.

¿Hay alguno con posibilidades para hoy o para mañana, quizás?

Mire, nosotros venimos ofreciendo desde hace años

mejores ofertas que cualquier competencia.

Tenemos plañideras para la ceremonia.

Son plañideras con una gran experiencia

en improvisación en funerales.

Cincuenta años llevamos ofreciendo... Mire, además,

hasta la semana que viene

pueden disponer de una oferta que incluye servicio en desmayos.

Algo discreto. No duce en llamarnos.

Perdón, María. ¿Tomás puede salir?

No.

(Timbre)

(Música folclórica animada)

¡Dora!

(Música animada de banda musical)

¡Dora!

¿Qué?

¿Qué hacemos?

Yo qué sé. Creo que nos están siguiendo.

¿Sí?

(Música de percusión)

(Música orquestal épica)

(Música orquestal suave)

(Relincho)

¡Viva!

¡Guapa!

¡Ahí!

(Música orquestal épica)

¡Guapa!

¡Venga, Dora!

¡Bien!

(Continúa la música)

¡Dora!

¡Tomás, vamos!

Ven, ven.

Ven. Mira.

Tú quédate aquí, ¿eh?

Aquí. ¿Vale?

(Relincho)

Quatrentondeta.

(Relincho)

(Música animada)

(Continúa la música)

(Música dramática)

Aquí estoy.

(Continúa la música)

(Continúa la música)

Podemos empezar.

(Continúa la música)

(Continúa la música)

(Continúa la música)

(Música dramática)

(Música orquestal animada)

(Continúa la música)

(Continúa la música)

¡Buena!

(Cánticos)

(Música orquestal animada)

(Continúa la música)

(Cánticos)

(Silbidos)

(Continúan los cánticos)

(Música orquestal animada)

(Gritos)

(Aplausos)

¡Bravo!

(Aplausos)

Somos Cine - Quatretondeta

27 dic 2020

La mujer del viejo Tomás ha muerto, pero a él no le dejan enterrarla porque la familia de la difunta reclama el cuerpo en París. Tomás decide entonces robar el cuerpo para enterrarlo en Quatretondeta, un pequeño pueblo del interior de Alicante, como le había prometido a su esposa.

Contenido disponible en España hasta el 28 de noviembre de 2027.

ver más sobre "Somos Cine - Quatretondeta" ver menos sobre "Somos Cine - Quatretondeta"
Programas completos (158)
Clips

Los últimos 217 programas de Somos cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos