www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5367758
No recomendado para menores de 12 años Cine en TVE - La llamada - ver ahora
Transcripción completa

(Para la música)

(Canto de grillos)

(Zumbido)

(Zumbido)

Chist...

(Puerta abriéndose)

(HOMBRE, CANTA EN INGLÉS DE FONDO)

("I Will Always Love You")

(Para la música)

(Canto de grillos)

¡Chist, chist! ¡Ah!

Ay...

¿Qué haces?

¡Ay, Sus! ¡Qué susto, coño!

¿Qué hora es? ¿Eh?

No sé.

¿Qué pasa?

¡Sus! (SUSURRANDO) ¡Que son y media!

¿Las 10:30 ya?

No, tía. Que son las 11:30.

(CHICA) ¿Qué hacéis?

¡Una polla! Te lo juro.

¡Que no!

¡Que no! ¡Que no! ¡Que no! María, ¿y la alarma?

(CHICA) Pero ¿qué pasa?

¡María! ¡María!

¿No has puesto la alarma? No.

¿Vas en serio? ¡Yo qué sé!

Estaba muerta con la puta yincana de los cojones.

(CHICA) ¿Os queréis callar?

¡Tía, mi móvil! ¡Que no encuentro el móvil! ¡Llámame!

¡Te llamo! (CHICA) Por favor. ¿Me explicas,

que parece esto la granja de mi abuela?

¡Calla o te arrastro! A hablar al puto bosque.

¡Vale!

¡Ya está! ¡De puta madre!

Seis llamadas del Joseba.

¡Chist!

¡Joseba!

¡Joseba!

La puta.

¡María, no están!

¿Qué miras? ¿Qué pasa?

¿Estás bien? Estoy flipando. Venga, vamos.

¡Que no llegamos!

¡Joder, chaval! ¡Qué vestidazo!

Es el del Bershka. ¡Me encanta!

¿Y el vodka? Bajo la almohada.

(CHICA) Joder, siempre igual. ¿Os queréis callar?

¡Tranquila, que ya me voy!

(CHICA) Jopé...

¡Joseba! (CHICA) ¡Ay, por favor!

Por una vez que sueño que estoy lejos de aquí

y ya me estáis jodiendo. ¡Calla, puta!

De verdad, qué ansiedad de gente. Me quiero ir a mi puta casa.

¡Joseba! Que si ha empezado ya.

¡Por favor! ¿Puedes salir, que no te oigo?

¿Qué?

No. Escúchame tú. ¡Te reviento!

(SUSURRANDO) Sus, calla. Calla. ¡Joseba! ¿Te mando un WhatsApp?

Tía, ¿qué hacemos? ¿Qué hacemos?

Un taxi. Ya está. Lo pago yo.

¿Un "tasis"? ¿De verdad?

¿En medio del puto campo?

¿Dónde lo pido? ¡Es absurdo! Busca "teletaxis Segovia".

Que no tengo megas desde el cinco. ¿Cómo te lo cuento?

Yo tampoco, Sus. ¡Yo qué sé!

Tengo un número que me dio mi madre. Voy a llamar.

(Puerta abriéndose)

¿Qué hacéis?

Marta, fuera, por favor. Ay, mira.

Voy a mear, que para eso están los baños.

Y no para otras cositas. Hola.

Hola, buenas noches. ¿Qué tal?

Que... quiero pedir un taxi.

Que dónde. Que dónde.

Campamento La Brújula.

Me pregunta la calle. ¿Qué digo? ¿El bosque?

¿Conoce La Brújula?

En el Alto de León. Está en el Alto de León.

No, no.

En El Espinar.

Hay un campito de encinas alrededor del campamento.

Lo que se me ocurre le digo. Dile que es un campamento

de monjas, que no es Nueva York.

Esto es un campamento de monjas

que es muy famoso, muy conocido. Con un loguito amarillo.

¡Sí, sí! ¿Sí?

¡Sí! ¡Gracias, Marta!

¡Ay, de verdad! El tercer mundo...

¿Le puedo pedir que sea rápido?

Es que vamos a un concierto.

De verdad que es importantísimo.

¡De Henry Méndez!

¡No! Electrolatino, como Juan Magán.

Vale, genial.

Pues ¿ya está? ¿Nada más? Muchísimas gracias.

¡Que un besito! Eh...

¡Que le como la cara, señor!

¡Ah!

A ver, a ver...

¿Tú has pillado M? No. ¿Tú?

Sí, aguanta.

Oye... No le digas al Joseba que tengo porque me gorronea, ¿vale?

(PRESENTADOR) "¡Buenas noches, Segovia!".

(Ovación)

"¿Tenéis ganas de fiesta?".

¡Oh! He pillado una piedra.

# Loco pensando en que llegue el fin de semana

# para ver a esa chiquilla, la que cautivó mi alma.

# Boquita dulce, mi niña loca.

# Besar tu boca es todo lo que me provoca.

# Sabes que te amo desde lo más profundo de mi corazón.

# Y que si tú no estuvieras, no podría expresar lo que siento.

# Simplemente necesito que me escuches

# porque todas mis palabras van dedicadas a ti. #

(AMBAS) ¡Un, dos, tres, sí!

# Mi niña bella, cosita loca.

# Llegó el momento de besar tu boca.

# Tan iluminada con esa dulzura.

# Robarte un beso

# es una locura.

# El decir "Te quiero" es muy poca cosa.

# Te regalo el alma,

# mi niña preciosa.

# Eres tú mi reina

# y por eso grito a los cuatro vientos:

# "Yo te necesito".

# Si pudiera regalarte la luna,

# yo la bajaría.

# Y adornarla con estrellas solo para ti, mi vida.

# Porque tú eres como el mar,

# bien repleta de corales.

# Y que de mi corazón, niña, tú tienes la llave.

# Sabes que me vuelves loco y soy solo para ti.

# Y te juro yo, mi reina, sin ti no puedo vivir. #

¡Brinda!

¡Te quiero!

(Música electrolatina)

¡Eh!

¡Qué guapo! ¿Te ha gustado?

¡Me ha encantado!

¡Hola, eh! ¿Qué tal?

¿Bien? ¡Genial!

¡Hola, guapo! ¡Guapa!

¡Oye! ¿Qué?

¿Habéis pillado?

¿En serio, tronco? No. Eres muy pesado.

¿Ah, sí? ¿Soy muy pesado? Sí.

Pues tenía una sorpresa.

A ver, ¿aquí o en el baño? No, aquí.

Pero no te cantees, ¿eh?

Vale, te cuento: he conocido

al productor de Henry.

¿Y qué? Que le he hablado de vosotras.

¡Dame un beso!

¡Joseba! Venga, va. Por favor, arranca. ¿Qué?

¡Quiere conoceros!

¿Vas en serio? ¡Sí!

¿Vas en serio? ¡María!

¿Qué? El productor de Henry...

¡quiere conocernos, tía! ¿Cómo?

¡Que nos quiere conocer! Tía, ¡uh!

Venga. ¡Vale, ven! ¡Te quiero!

(CHICAS) ¡Venga, va! ¡Venga!

(Ambiente fiesta)

(Música dramática)

(Griterío)

Tía, ¡es que no sabes!

Solo hay que meterla. -Chicas, si ya estáis, al autobús.

Un poquito de crema para no quemaros.

Me voy, tía. Me voy ya. -Vale, ahora voy.

Un poquito, que es de 50. -¡No!

(Sigue la música)

Qué mal.

¡Suelte el bolso!

No lo suelto mi bolso yo.

Venga. Fila de una, niñas. ¡Sin empujar!

¡Hay bocata para todas! ¿Vale?

Venga, Mariluz. Venga, ayúdame.

¡Mi ayudanta! ¡Arriba!

(JESUSA) Fátima Núñez.

A ver, Almudena Martínez Pijo, Celia Martínez Pijo

y Yolanda Martínez Pijo. Aquí estáis las tres.

Buenos días, hermana. Buenos días.

Soy la madre Bernarda, la nueva coordinadora.

¡Ah! Yo soy sor Jesusa. Dos besitos.

¿Cómo vamos? Pues faltan dos.

Ya me lo imaginaba, ya.

Bueno.

¡Milagros! Ven aquí. Ven aquí.

Sí, voy. ¡Chusa! ¡Mariluz!

¿Qué hago? ¿Las espero?

(MUJER, MEGAFONÍA) "Atención, por favor".

"Estamos buscando a sor Paquita".

"Se tiene que poner la insulina. No la encontramos por ningún sitio".

"Estamos desesperadas".

"Sor Paquita, por favor...".

(Puerta abriéndose)

(SILBA)

(SILBA)

¡Vamos! ¡Arriba!

¡Buenos días!

¡Vamos, rapidito! Venga, que es para hoy, no para mañana. ¡Vamos!

Buenos días.

Qué bien, ¿eh?

¡Qué guapísimas estáis! ¡Qué camisones más originales!

Habéis batido un récord.

Mi primer día y ya me tenéis harta.

Dales un aplauso, Milagros, lo merecen.

¡Dales un aplauso!

Eso es.

¡Esto es para vosotras! Vale, ya está.

¿Usted quién es?

Soy la madre Bernarda de los Arcos.

He venido aquí

a sustituir a la pobre madre Magdalena,

que, después del incidente en la yincana, no va a volver.

¡Anda!

¡Que se parten!

¡Qué graciosas!

Yo también me parto. Perdón.

Si también me parto.

Mirad cómo me parto.

No, si ya me han contado.

Ya me han contado que vosotras venís aquí

de cachondeo,

que esto no os interesa y que os creéis muy guáis.

Pero conmigo aquí, no.

¡Aquí la guay soy yo!

(Llaman a la puerta)

Buenos días, madre.

Hola. Hermana Maricielo.

Bueno, sor Chelo, la que lleva el autobús.

Y sor Loli y sor Gladis. -Hola.

Buenos días.

Buenos días. ¿Qué pasa?

Tengo el autobús ahí, al sol.

Hay efecto invernadero, las niñas se me asan

y se me están amotinando, madre. Así que opción A:

nos vamos ya. Pero ya de ya.

Opción B: desalojo.

Lo que usted mande.

¿Sabe qué pasa, sor Chelo? Dígame.

Que lo que nos retiene aquí son dos graciosillas que, al parecer,

no se integran en el grupo. ¿Las conoce?

Sí. ¡Uy! ¡Las conocemos muchísimo!

¡Anda! Sí, efectivamente son ellas. Sí.

Hola. Hola.

La han liado muchísimo, sí.

¿Sabe qué vamos a hacer?

Que mientras disfrutáis de unas maravillosas jornadas

de piragüismo y reflexión en Palazuelos,

estas dos jovencitas se quedan

el fin de semana castigadas. ¿Qué?

Encerradas aquí.

No, ni de coña. Sí.

Con Milagros de vigilante y haciendo lo que yo os diga.

¡De puta madre! ¡Ahí le has dado!

Lo siento, Milagros, hija, te has quedado sin piragüismo.

Bueno, no pasa nada, madre. Si tampoco me entusiasma.

Si no le gusta, no. No pasa nada. Es un fastidio.

Es un fastidio. Eso sí.

Íbamos a pasarlo muy bien por el agua. Y muy bien.

Bueno, sor Chelo, nada.

Disfrutad vosotras, que podéis,

que yo me quedo con las niñas.

(CHELO) Vale. Dos besitos, venga.

Dos besitos. Vale.

Sacad muchas fotos. Vigílamelas, Milagros.

No se preocupe, madre,

esto va a quedar impoluto. ¿Esa tía quién es?

Susana Romero. ¿Quién coño es?

¡Susana Romero!

Tú, ¿qué?

¿Qué pasa?

No se acuerda. ¿Que qué pasa? Las 7 de la mañana como eran...

Borracha venía tu amiga.

¡Oh! Con un cachondeo y una peste...

Que te presentas para pedirnos dinero para un taxi.

¿Perdón? ¿Perdón?

No sé...

Se acabó, de verdad.

A recoger todo esto antes de que vuelva Bernarda.

¡María, a recoger todo esto ya! ¡Tú, a barrer,

y tú, a hacer las camas! Pero yo, barrer, ¿por qué?

Porque lo estoy diciendo yo ahora mismo.

Así que venga, se acabó ya.

(Música dramática)

(Claxon)

(Conversaciones indistintas)

(Para la música)

Voy a estar una semana enfadada. Que lo sepáis las dos.

No, no te rías, que es verdad. ¡No me río!

Es que lo de ayer mereció la pena.

¡De verdad! Lo de ayer...

¿Quieres saber por qué? No.

¡Oye!

No tengo cuerpo ahora. ¡Pregúntame!

Venga, que te lo cuento.

¡Pregúntame! Qué pesada eres, Susana. ¿Por qué?

Porque, mira,

ayer conocí a un tío que es productor.

Ah...

¡A un productor!

¿Y el productor qué producía? ¡Producía música,

amiga!

Oye...

Hermana.

Hermana. Perdón.

¡Hermana Milagros!

¡Os doy esto y me agarráis hasta aquí!

Le conté que María y yo tenemos un grupo y estaba interesadísimo.

Porque dice que los grupos de chicas ahora es lo que se lleva.

Pero ¿tenéis un grupo? ¿María y tú?

¿Un grupito? ¿No te lo he dicho?

No. Suma Latina.

Es "Su" de Susana, "Ma" de María, Suma,

que eso me lo inventé yo.

Suma Latina.

Y tenemos un single que se llama "Lo hacemos y ya vemos".

(RÍE)

Pero ¿tú cantas?

¿Ahora sabes cantar tú?

¡Claro, cantamos las dos!

Óyeme, ¿y... qué estilo

de música hacéis?

Electrolatino.

Eso es merengue fusión, imagino. ¿No?

No.

Electrolatino es...

¿Tú sabes lo que hace Juan Magán?

No.

¿No sabes quién es Juan Magán?

Ahora mismo, no...

¿Daddy Yankee?

No... Milagros, ¿Kiko Rivera?

Me tiene que sonar, pero no... ¿Henry?

Ah... Este es Henry.

No,

no lo conozco.

Henry Méndez. Bueno, da igual.

Hacemos lo mismo que ellos,

igual, pero más cañero todavía. ¿Sabes? Como muy cañerito.

Vale. Ya me lo pondrás, ¿no? Vale.

Susana.

¿Qué?

¿Te cuento un secreto?

Sí.

Es que yo también tuve un grupito de música, ¿sabes?

¿Tú cantas? No.

Bueno, canté. O sea, cantaba...

Hace muchos años estoy hablando. No te vayas a imaginar, pero...

Pero, bueno, no es

como el señor ese. Nosotras hacíamos versiones de...

Bueno, un poco de la época, ¿no? La música de la época.

Mecano.

¿Mecano?

¿Tú qué edad te piensas que tengo yo?

No sé. No sé.

Tipo Presuntos.

¿Qué es Presuntos?

Presuntos implicados.

No sé quién es.

Sí, hombre.

¿Soledad Jiménez?

No.

Los de "Cómo hemos cambiado".

¡Ah! ¿La canción? Claro.

La canción.

¡Ah, coño! ¡Sí!

¡Cántamela! No.

¡Oye! ¡Cántamela! ¡Que te estoy diciendo que no,

Susana! ¿Por qué?

Yo es que hace muchos años que no canto.

En todo caso, me tendrías que cantar tú, ¿no?

¡Canta!... Uy, ¡perdóname!

¿Te he hecho daño? Pero ¡oye!

Sabes que sigo enfadada, ¿eh? Ya.

Hombre.

¿Te puedo hacer una pregunta?

Sí. Pregúntame lo que tú quieras, reina.

¿Tú cuántos años tienes?

No se pregunta eso,

Susana. Anda, venga...

Yo tengo ya... 28.

¿Veintiocho?

Largos. Rozo 30, la verdad. ¿En serio?

Parece que tengo más, ¿no? ¡No! ¡Menos!

¡Muchas gracias!

¿Qué haces? Bebo mucho agua a lo mejor.

Eso sí. Pero no hago tratamientos de sérum.

María, ¿estás escuchando?

Todavía dice que aparento 24 años. ¡Tú estás exagerando!

¡Lo he dicho en serio! Ya, en serio...

Estoy muerta, ¿eh?

¡Uf!

Bueno, y... ¿Y qué? Venga, contadme.

¿Os lo pasasteis bien? Joder, fue lo más.

Bueno, yo normal, la verdad.

Hija mía, estás más rancia...

No me llames rancia.

Pues vale. ¿Sabes qué me pasa?

No entiendo por qué me castigan porque tú llegues tarde, borracha

y la hayas liado. ¿Cómo? ¿Cómo? ¿Cómo?

¿No saliste anoche, María?

No, claro que salió.

Pero es que la nueva moda es que la tía va por libre

y se vuelve no sé cómo, dejándome tirada.

¡Que me dejaste tirada, tronca! ¿Qué pasa?

¿Hay que hacer lo que tú quieras? ¿Eh? No, dime.

¡Haz lo que te dé la gana siempre!

¡Yo he venido aquí para estar contigo!

Y una cosa, guapa: como no soy una rancia, nos han invitado

esta noche a la fiesta del productor.

Y como no soy una rancia,

igual tenemos una oportunidad. Ponte un puntito en la boca.

Más fiestas, no. Os lo pido.

Te juro que ya no sé si eres una ingenua o una puta.

¿Qué has dicho? La verdad, Susana.

¿Quieres que te recuerde por qué nos inventamos el grupo? ¿Eh?

Porque no teníamos nada en esta mierda de pueblo.

Y, de repente, ¿qué te crees?

¿Que vamos a ser Andy y Lucas?

Ni somos unas niñas ni Joseba sabe hacer canciones,

ni tú ni yo sabemos cantar.

Mira, yo seré una ingenua, una puta o lo que a ti te dé la gana,

pero ¡es que yo siempre he sido igual! ¡Siempre!

¡La que está cambiando eres tú! Vale.

¡Cuando te dé la gana, me hablas!

¿Me acabas de dar una patada? Sí,

¿quieres más, gilipollas? ¿Esto qué es?

¿Qué haces? ¿Estás loca? ¡Ya está!

¡María Casado! ¿Eh?

¿Y tú qué? ¡Hay que ver

qué valiente conducta la tuya, Romero!

No, ¿eh?, María. ¡No!

Eso no, ¿eh? ¡A mí no me gusta que las amiguitas se enfaden!

Una amiga... Una amiga vale más que un tesoro.

No se te vaya a olvidar eso en la vida.

Joder, Milagros, pero ¿a que cambiar no está mal?

Bueno, cambiar...

Depende, ¿no?

Bueno, que yo diga, hay veces

que es mejor quedarse como está una. ¡Desde luego, vaya!

Pero ¿por qué?

Porque lo nuevo, a veces,

puede ser peor.

Ya, pero también podrá ser mejor. ¿O no?

Yo...

Yo me voy a llevar esto a la cocina. Lo voy a guardar.

¡Ay, Milagros!

¿Qué?

Una pregunta.

¿Tú sabes cómo se llamaba la negra esa que cantaba?

La hermana Carmela, que vino de Uganda. ¿Te acuerdas que canta...?

No, una que se murió.

¿Se murió Carmela? Yo no... ¿Qué? ¡No, Milagros!

Una... ¡Ay!... Una cantante

que está muerta... ¡Anda!

Pero tú estás diciendo una artista.

Sí.

Ay, bueno, vale...

Una artista, una negra que se...

Bueno, tú dices una...

Una que se murió recientemente relativamente...,

Sí. ¡Esa! ...que era negra.

Se dice "de color", ¿eh, María?

Que hizo cine también.

Sí, sé quién tú dices. Da igual.

Que no es que me suene. A esta la conozco.

Milagros, de verdad. Aguántamelo...

¡Milagros,

que da igual! ¡Joer!

Lo voy a pensar y te lo voy a decir, ¿vale?

Gracias.

# No...

# me he parado a pensar...

# que tal vez esto es solo la llamada.

# Estoy tan intrigada y sola.

# Yo, que he sido la mejor...

# bailando reguetón a todas horas,

# ay, ¿qué demonios hago ahora?

# Si esto es fe,

# tómame.

# Tómame o sal corriendo.

# Que me da...

# mucho miedo.

# Y no sé cómo hacer.

# Si me has venido

# a buscar,

# haz solo una señal o, por lo menos...,

# espera a que me ponga mona.

# Sé que hay algo en mi interior

# que me da subidón, y esta locura...

# me hace querer ser solo tuya.

# Sé, sé bien que estoy cambiando.

# Algo

# me está pasando y no me atrevo.

# Pero no quiero verte lejos.

# Si esto es fe,

# tómame.

# Tómame

# o sal corriendo.

# Estás perdiendo el tiempo si te crees...

# que sé lo que hay que hacer.

# Pero ¿qué estoy diciendo?

# ¿Con quién estoy hablando?

# No quiero nada de esto.

# Estoy alucinando sola.

# Lo siento tan adentro...

# ¿Qué diablos voy a hacer ahora?

# Sal de aquí.

# No quiero seguir.

# Voy a despertar.

# Y te vas a...

# ir. #

(CORO, TARAREA)

¿Quién eres?

Yo soy la luz del mundo.

El que me siga a mí no andará en tinieblas,

sino que tendrá la luz de la vida.

El que beba del agua que yo le dé

no tendrá sed jamás.

Yo soy pan de vida.

El que venga a mí

no tendrá hambre

porque mi carne es verdadera comida

y mi sangre, verdadera bebida.

No temas, María...,

porque has hallado gracia ante mí.

(Para la música)

Y...

viviremos firmes en la fe.

En tus manos no hay

por qué temer. Espérate. Espérate.

En Jesús cantamos. Cuidadín aquí.

Siempre en él

viviremos firmes en la fe.

Fatal, Milagros, hija.

Bueno, regulín, regulán. No, fatal.

Venga, que no es difícil.

Venga. Viviremos firmes.

Y al centro todo seguidito, así.

Seguidito, seguidito. Madre. Madre.

¿Qué?

Perdón que la interrumpa un momento.

No pasa nada. Que...

¿Qué?

No sé por qué hacemos esto. Milagros,

¿por qué se os escapan las niñas?

¿Por qué? ¿Por qué?

Bueno... Hombre, las niñas tienen una edad...

¡Porque se aburren! Se aburren.

¿Por qué me han elegido para venir?

Pues... porque es usted moderna.

¡Ya está!

Porque soy moderna,

por el numerito que monté al Papa en el Camp Nou.

¡Eso fue sonadísimo! ¡La música, Milagros!

¿Qué te decía siempre en Alcudia?

En Alcudia, que... ¡Siempre!

Que... la música...

hace milagros, Milagros. Eso era. ¡Eso es!

Pues a esas niñas las voy a enderezar cantándole al Señor.

¡Así va a ser! ¡Venga! ¡A lo nuestro! ¡Estirada!

# (MUJER) Firmes en la fe... # ¡Venga!

Derecha, izquierda,

al centro, todo seguidito.

¡Derecha!

Aquí es... Perdón.

Pero... es que lo del Papa fue en el año 84.

¿Y? Bueno, que, a lo mejor,

a las niñas de hoy en día les gustan otra serie de cosas, ¿no?

Madre, ¿usted sabe cuál es la canción del verano?

Pues no lo sé, Milagros, hija.

No lo sé.

"Juan Mangrain". ¿Lo conoce usted?

¿"Juan Mangaraín"? Hija, no tengo el gusto.

Pues ya somos dos.

Eso es lo que le estoy

viniendo a decir, ¿no?

Que qué les vamos a enseñar a esas niñas. Si mírenos...

¡Anda! ¿Qué? No,

no digo de...

Pues que las niñas se hacen mayores. ¿No lo ve, madre?

Si, cuando yo tenía la edad de esas niñas,

es que yo ya era novicia.

Entonces yo no sé lo que es tener esa edad y...

a lo mejor tampoco sé

cómo...

Mire, madre. Para que usted lo vea bien.

Yo sé...

que María Casado no está bien.

Y he intentado hablar con ella.

Le digo: "María, vamos a hablar".

Le tiendo la mano, a ver si ella... Pero yo no...

Me siento un poco inútil, a lo mejor, y ya está.

¿Y tú estás bien, Milagros?

Sí.

¿Seguro?

A lo mejor un poco triste.

Pero eso se pasa, madre.

No tiene importancia eso.

¿Y qué decíamos en Alcudia

cuando estábamos tristes?

¿Qué hay que decir cuando estamos tristes?

# ¡Estoy alegre! #

(TARAREA)

# ¿Por qué estás alegre?

# ¡Estoy alegre! #

Es que, Bernarda, Bernarda...

# Dime por qué.

# ¡Estoy alegre!

# ¿Por qué estás alegre?

# Eso quiero yo...

# ¡saber! #

(Música rock)

# Estoy alegre. ¿Por qué estás alegre?

# Estoy alegre. Dime por qué.

# Estoy alegre.

# ¿Por qué estás alegre?

# Eso quiero yo saber.

# Voy a contarte... Puedes contarme.

# (AMBAS) La razón de estar alegre así.

# Aleluya porque... Cristo un día me llamó.

# A mí también me enamoró.

# Y por eso alegre estoy. ¡Yija! #

¡Venga, madre! ¡Dele lo bueno!

¡Yo! ¡Vamos, Milagros!

# Qué alegres los creyentes.

# Qué alegres los creyentes.

# Alegres los creyentes que alaban al Señor. #

¡Paso libre!

# Qué alegres los creyentes. Qué alegres los creyentes.

# Qué alegres los creyentes que alaban al Señor.

# ¡Vamos!

# Ya no hay tristeza,

# ya no hay dolor

# para los creyentes que alaban al Señor.

# Ya no hay tristeza,

# ya no hay dolor para los creyentes

# que alaban al Señor.

# A veces miro al cielo, lo veo todo gris.

# Las nubes me ensombrecen.

# Jesús me ciega con su luz.

# "No llores, no estás en la cruz".

# Amén. ¡Oh, sí!

# Amén. ¡Oh, sí!

# Ya no hay tristeza, ya no hay dolor

# para los creyentes

# que alaban al Señor.

# ¡Yeah!... #

(Para la música)

¡Ay, Milagros!

¡Uy, madre! Ay, Milagros.

Me ha...

¡Que casi me dejo el bazo, oye!

¡Ay! Ayúdame, hija. ¡Ay, madre!

¡Qué atrevida y qué atrevida! ¿Eh?

(RÍE)

¡Es que usted ya está muy mayor para estas cositas!

Ya llegarás, ya.

(SUSPIRAN)

Has visto que la música hace milagros, ¿eh?

Pues puede ser eso, ¿eh, madre? ¡Puede serlo!

A ver cómo seguimos ahora con el "Firmes en la fe".

Hola.

Pero ¡niña!

¡Estás deshecha en menudos pedazos! ¡Estoy hecha una puta mierda!

Dame un ibuprofeno. Bueno,

coge un yogurcito para que no te caiga mal en el estómago.

¿Qué haces? Lentejas.

Joder, tengo un resacón...

¿Tú tienes un resacón? ¡Suerte que te castigaron!

Yo pensé que te iban a expulsar.

No me acuerdo por el puto M que me diste,

era buenísimo. Ah, bueno.

Eso sí. Eso es primera calidad.

Lo que pasa es que no saben consumir.

¡Joder! Hay que tomarse una,

esperar un poquitico el efecto.

Haces tu viaje intergaláctico, regresas, te tomas otro poquitico,

haces tu viaje y regresas. Ya.

Por cierto, no me lo has pagado.

¡Joder con la camella!

¡Ven!

Luego te doy

lo que falta.

Te lo voy a anotar, ¿eh? Vale.

Y, por fin, ¿adónde fueron anoche?

A la Fashion, que había un concierto.

A esa Fashion ya no hay quién vaya. Hay una cantidad de niñatos...

¿Tú dónde vas?

¿Tú sabes que en el antiguo Pecado Mortal

ahora están dando

clases de salsa?

Tengo unas ganas de anotarme... ¡Apúntate con tu novio!

¿Qué novio, hija? ¡Si estoy sola!

¿No tenías un novio?

Sí, pero ya pasó a mejor vida. Ese ahora vive en Alicante.

¿Por qué no te apuntas conmigo?

¡Yo qué sé!

Dame un cigarrito, ¿no?

Pero te lo voy a apuntar. Apúntalo todo.

Bueno, ¿por qué no compras?

Estoy agotada, de verdad.

No sé si tengo que cortarlo,

si tengo que poner un poco más de "swing".

¿Tú qué haces aquí?

Lentejas, con Janice. Pues ¡las dejas!

¡Venga, a limpiar!

¡Y dúchate, que hueles!

¿Y tú quién eres?

Yo soy Janice, madre. La cocinera.

Ah, encantada. ¿Te gusta la música?

¡Uy, me encanta!

Ayúdame, que Milagros no me ayuda nada.

¡Madre! Perdón. Madre, que... ¿Usted sabe que las niñas

tienen un grupito de música? Suma Latina.

¡María!

Ay... Perdona el susto.

Yo ya sé que a vosotras os gustan

otras músicas, otros cantantes... "Juan Marigrán", ¿no?

Bueno, no es lo mío. Es que he traído al campamento

una canción que me gustaría enseñarte especialmente a ti.

Ya, Bernarda, pero... Es cortita, ¿eh?

Es un "flashmob" con 10 monjas y 30 niñas. ¡Verás qué rápido es!

(Música religiosa)

# Viviremos firmes

# en la fe.

# En tus manos

# no hay por qué temer.

# En Jesús

# cantamos.

# Siempre en él

# viviremos

# firmes en la fe. #

¡Y ahora se repite!

# (RADIO) Viviremos

# firmes en la fe. ¡Jesús!

# En tus manos no hay por qué temer.

# Aleluya.

# En Jesús cantamos.

# Siempre en él viviremos

# firmes en la fe. #

¡Ya está!

(Para la música)

¿Qué te ha parecido? ¿Eh?

Ay... ¿Que te has emocionado?

¡Si es que lo sabía!

No me preguntes por qué, pero yo sabía que esta canción

la tenía que traer. Va a ser un éxito.

Bernarda... Dime, hija.

Dime.

¡Que veo a Dios!

¿Tú? Sí.

Chist, ven aquí.

Ven aquí.

¡Dame un abrazo! ¡Venga!

¡Ay!...

¡Si es que lo sabía!

¿Lo sabía? Sí.

En cuanto te he visto la carita. ¿Sabía que veo a Dios?

Que estabas confundida y que ibas a encontrar el camino.

"Firmes en la fe" no falla. Bernarda, no. ¡Que veo a Dios!

¡Que le veo! ¡De verdad! Pues claro.

Pero ¿cómo que claro?

Porque Dios...

Dios está aquí.

Aquí.

¿Está aquí? Cierto como el aire que respiras.

¿Y usted le puede ver? Bueno, en cada esquina.

Pero ¿está aquí ahora mismo? Chist. Está aquí.

Y aquí.

Y allí. Contigo, conmigo, aquí,

ahora y siempre. ¡Que no!

Bernarda, ¿se está enterando de algo?

María Casado, soy monja. Los temas de Dios los manejo.

Vale. A ver cómo se lo explico. Pues despacito,

tranquilita.

Mire, Madre. Yo estoy en la cama.

Y cuatro angelitos te acompañan.

No.

Yo estoy en la cama y se me está apareciendo un señor.

Pero un señor de verdad.

Un señor que va vestido de negro y...

Y me canta canciones.

Claro...

Claro.

Va vestidito de negro y te canta canciones.

Ya.

Te estás riendo de mí.

¡No! ¿Tú te estás riendo de mí?

Me estáis grabando.

Hacemos un YouTube, lo colgamos y nos cachondeamos.

¡Que no! ¡Le juro que lo digo en serio!

Una cosa es que no te guste la canción,

que te haya parecido antigua.

Alguna vez me ha pasado. ¡Pocas! Igual hay que darle una vuelta.

Pero tú no vas a venir aquí a reírte ni de mí ni de Dios,

nuestro Señor, que nos está mirando.

¡Así que te invito a salir! ¡Venga, a fregar los baños!

(Música dramática)

(LLORA)

(Música pop)

(Para la música)

(CARRASPEA)

("Todas las flores")

# Todas las flores

# que salen a embrujar los amores

# y despiertan mis ilusiones

# dicen que vendrás.

# Y voy a esperarte

# con el alma llena de empeños

# y el sabor que tienen los sueños

# que pude alcanzar.

# Si este es el camino

# que tracé contigo,

# no mires atrás,

# que hay que continuar.

# Tantas veces me he perdido.

# Dentro de tus ojos, me he vuelto a encontrar.

# Tantas veces me he caído.

# Con tu mano yo me vuelvo a levantar. #

(Sigue la música)

# Tú apareces

# como la luna nueva que crece.

# Aquello que dormido parece

# hoy vuelve a despertar.

# Voy a escribirte

# una canción

# de brazos abiertos,

# de corazones esperanzados,

# para poder cantar.

# Si esta es nuestra suerte,

# me alegro de verte.

# Volvamos a empezar

# la historia

# una vez más.

# Tantas veces me he perdido.

# Dentro de tus ojos, me he vuelto a encontrar.

# Tantas veces me he caído.

# Con tu mano yo me vuelvo a levantar.

# Tantas veces me he perdido.

# Dentro de tus ojos, me he vuelto a encontrar.

# Tantas veces me he caído.

# Con tu mano yo me vuelvo a levantar.

# Con tu mano yo me vuelvo

# a levantar.

# Con tu mano yo me vuelvo a levantar.

# Con tu mano yo me vuelvo a levantar.

# (AMBAS) Con tu mano yo me vuelvo

# a levantar... #

(Para la música)

¡Susana Romero!

¡Perdón! ¡Me iba ya!

¿Qué estás haciendo aquí? Responde.

Estaba buscando a María. ¿Y va a estar aquí?

No sabía que estabas, de verdad. Susana...

¡Acabo de llegar! ¡Te lo juro!

No, es que... me he asustado, ¿eh?

Es que no esperaba a nadie. Ya.

Es que venía a buscar una cosa, y no te he sentido llegar y...

Voy a irme,

que tengo un montón de cosas que hacer todavía. Perdón.

¡Milagros!

¿Qué?

Que...

perdóname por lo de esta mañana.

Vale.

Que no.

Otra cosa.

Que...

te quiero pedir perdón

en serio, porque me...

¡Joder! Yo sé eso, que la lío parda muchísimo,

y te he metido en un compromiso muy gordo con la monja nueva,

pero me...

¡Que me siento mal!

Yo es que a veces también me pongo un poco estricta con vosotras,

Susana. Y no lo puedo evitar,

y quería pedirte perdón, de mi parte.

Voy...

Es que me da la alergia del polvo,

y tengo cosas que hacer, ¿vale? ¡Hasta luego!

(Música dramática)

Mire,

Bernarda, se lo crea o no,

se me aparece un señor.

Un señor vestido de negro.

Y llega y me canta unas canciones que se me meten por dentro.

Hoy me ha hablado y me ha dicho que es la luz del mundo.

Y desde que se me aparece, es que...

Es que no soy la misma.

Es que es como cuando

te enamoras locamente de un chico.

Que le ves y te da miedo, y...

te da vergüenza encontrártelo, y no sabes qué hacer.

Pero, en el fondo, lo único que quieres es estar con él.

Y, de repente, no te interesa nada más.

Nada.

No se lo crea, madre, pero a mí se me está apareciendo un señor,

y yo estoy convencida de que es Dios.

Convencida. Lo sé, lo siento dentro.

Y creía que se lo contaba

a la persona adecuada, pero es que no la conozco de nada.

¿Y qué te canta?

Pues ¡canciones de la negra esa que se murió!

¿"Winnie Histon"?

¿La negra que se murió? ¿Qué?

¿"Winnie Histon"? ¡Que sí!

¿Qué? ¡Sí! ¡Sí, es eso!

¿Dices que te canta por "Winnie Histon"?

¡Sí! ¿Qué pasa?

¿Qué pasa, madre? ¡Que me encanta "Winnie Histon"!

¡Que me sé su repertorio! ¡Que es mi fan número 1!

Ay, madre. Yo no entiendo ni una palabra.

Pero si no hay nada que entender, hija.

¡Esa es la voz de Dios!

¿Sí? ¿Y qué tengo que hacer?

¡Rezar! Rezar, hija. Ya, pero...

Yo, lo de rezar, madre...

¿Que no sabes rezar?

Anda, ven conmigo.

¡Estás con la mejor!

Mira.

La ermita del campamento.

¿No has venido nunca?

(Música disco)

(Sin audio, sigue la música)

Para rezar, lo más importante son las tres íes.

Que son: inspección.

Inspección. Inflexión, de rodillas.

De rodillas. Inflexión.

E interacción. Interacción.

(Sin audio, sigue la música)

¡Otra vez!

Inspección.

Baja los hombros. Muy bien. Sí.

Inflexión. Ponte bien.

Interacción. Saca pecho.

(Sin audio, sigue la música)

La 177.

¡Esa sí que me mola! Esa sí.

Es que me choco.

¡Ay, Janice! Qué día, ¿eh?

No tendrías un ibuprofeno por ahí, ¿verdad?

No, mi niña.

El último se lo di a Susana.

Lo único que me queda es keta y un poco de speed,

pero eso es otra cosa. Solo me lo quita el ibuprofeno.

Es curioso.

Janice, ¿te cuento un secreto?

Las niñas se van a escapar esta noche.

¡Ay, madre! ¿Hoy de nuevo?

Yo las dejo salir porque no es de fiesta. Es de trabajo.

Ah, sí. No, que ya sabes que yo no...

Les ha salido una reunión con un productor musical...

¡importantísimo!

A nivel nacional, ¿eh?

¡Coño! ¡Pero eso es buenísimo! ¡Sí!

Pero no nos alegremos de antemano porque el mundo de la música

es como es, Janice. Es un mundo...

Date cuenta que son muchas horas y mucho esfuerzo,

muchas envidias, rencillas y... Me imagino.

No, te lo digo yo, que...

Por experiencia, vamos. Porque yo...

Hombre, a otro nivel,

pero lo conozco, ¿no? ¿Sí?

No. ¿Tú?

Cuéntame. Yo he estado dentro, Janice.

No, Milagros.

¿Cuándo?

Hace muchos años, ya.

Cuéntame.

A un nivel más local, a lo mejor, pero...

en la industria, al final, ¿no?

¡Hija!

¡Ay! Pero yo no sé.

Las niñas, ¿no? Que les vaya bien, y que lleguen y demuestren...

Pues son muy buenas.

¿Sabes qué te digo? Voy a ir a pedir por ellas.

Voy a poner una velita.

Milagros... ¿Qué?

Pide también por mí.

¿Por qué? ¿Qué te ha pasado?

Nada, pero me hace falta un hombre.

¿Y tu novio?

Muchacha, si ese se fue a Alicante.

No lo sabía...

¿Tú qué quieres, un hombre?

Quiero un hombre.

¿Cómo lo quieres?

Pues...

me gustaría uno que baile conmigo todas las noches bien apretado.

Yo te lo pido.

Buenas noches, Janice. Hasta mañana.

(Música pop)

Mierda.

(Puerta abriéndose)

(Para la música)

¿Qué haces?

Nada, pis.

¿Dónde has estado?

Por aquí, nada. ¿Y tú?

Pues por aquí también.

Vas a la fiesta ahora, ¿no?

No, no voy a ir.

¿No vas a ir? ¿Por qué?

Pues porque ya no somos unas niñas, estamos haciendo el tonto

y, como yo no quiero ser Andy y Lucas,

no voy, ¿vale? Sus...

De verdad, Susana, yo no quiero

que pierdas esa oportunidad por mi culpa.

Tía, ¿desde cuándo esta oportunidad es solo mía?

¡Es que no lo entiendo! ¿Desde cuándo?

(Golpes en la puerta)

Tía, ¿tú quieres ir?

Porque si quieres ir, vamos.

Pero esto...

Esto es de las dos, ¿no?

¿O...?

María, ¿quieres ir?

¡Buenas noches!

¿Dónde vas con la maleta? Me voy.

Susana, ¿dónde vas?

¡Susana! ¡Susana!

¿Qué? ¿Qué? ¿Qué?

Que si te vas a fugar, que me lo digas.

Que no, me voy a dormir a otra cabaña.

¿Qué pasa? ¿Y la fiesta con el productor ese?

¿No vas a ir? No.

¿Tú tampoco vas a ir?

¿No estaremos disolviendo el grupo?

Pregúntale, a ver qué te cuenta.

¡Estáis rarísimas las dos!

Ey, ey, ey, ey...

¿Qué? ¿A ti qué te pasa?

A mí, nada. ¿A ti?

¿A mí qué me va a pasar? Nada.

Que a lo mejor te pasa algo y querías hablar.

No. Bueno, chao.

¡Ven, ven, ven! ¿Qué?

No te vayas a la cama...

sin esto, cariño.

Buenas noches. Buenas noches.

Atranca la puerta.

(SUSURRANDO) ¡Chist! ¡Ven aquí! ¡Ven aquí!

¿Qué hace aquí, agazapada? ¿Que qué hago, Milagros?

Pues ¡levantar este campamento!

Pero a media noche, ¿por qué? ¿Qué está pasando?

Mañana te lo cuento, pero ya te voy adelantando.

¡Bombazo!

¡Vaya día, Milagros! ¡Vaya día!

Ya le digo. ¡Vaya día, madre!

Vete a dormir, que te va a pillar despierta.

¿Que me va a pillar quién?

¡Los Reyes Magos! No te digo... Anda, vete.

Venga, Milagritos. No entiendo nada, madre.

¡Ya entenderás! ¡Ya entenderás! (RÍE)

(RÍE) ¡Susana!

Hola. Hola.

Ay...

¿Se puede? Ya estás dentro.

Perdón. ¿Qué pasa?

Que...

Que tenéis que ir a la fiesta del productor, Susana.

Es una oportunidad en la carrera discográfica, ¿cómo no vais a ir?

Escúchame una cosa. No, escúchame tú.

Os cambiáis. Voy a llamar a... Milagros. ¿Me escuchas?

¡No entiendes

que ya no soy una niña!

Pero si yo no... Estoy creciendo

¡y te juro que me lo noto!

Que no me apetece estar todo el día borracha perdida, de M...

Es que no. No. ¿Y qué? ¿Que es viernes

y estoy aquí, en pijamita? Pero ¡por favor! Mírame, madurando.

Bueno, yo es solo que creo que...

Que si no vais, os vais a arrepentir mucho tiempo.

Muchísimo No.

¿Te has echado Autan? No.

Pues te voy a echar, que hay una plaga de mosquitos tigres...

Me da un asco... Ya lo sé, hija,

pero es que te van a acribillar.

¡Ay, Dios mío!

Yo llevo un día hoy... (TOSE)

¿Te ha entrado en la boquita?

Qué bonito "tatú", ¿no?

¿Qué significa? Aprender.

¡Qué bonito! Hay que aprender en la vida muchas cosas.

Todos los días,

una cosa nueva.

Estás rarísima

tú también. Sí.

Vale. Vale.

Bueno, yo voy a dormir ya...,

y mañana será otro día si Dios quiere.

(Puerta abriéndose)

(Música romántica)

(Para la música)

Tú, ¿qué?

Inflexión,

interacción.

Proclama mi alma la grandeza del Señor

y se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador,

porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde hoy, me felicitarán todas la generaciones

porque el Señor ha hecho obras grandes en mí.

Perdona...

Eh... ¡Proclama mi alma la grandeza

del Señor!... Sí, proclama.

(RÍE)

(RÍE)

(Canto de grillos)

¡María!

¿María?

¡María!

¡Susana!

¡Bernarda! ¡Ayuda, Bernarda! ¡Ya voy!

¡La niña, no! ¡Tranquila! ¡Tranquila!

Ya llego, venga.

¡Bernarda, la niña!

¿Qué pasa? ¡No respira!

¿Está bien? ¡No la agobies!

¿Estás bien? ¡Tranquilas!

¡No me la agobiéis!

¡Un momento! ¿Estás bien? ¡Qué susto, joder!

¡Qué susto me has dado tú!

¡Te has asustado! No... No reaccionaba ella.

¿Estás bien? ¡Está bien!

¡Que a ella le gusta dormir en el suelo como a los perroflautas!

¿Qué tal lo nuestro, María? ¿Qué vuestro?

¿Qué pasa? ¿Lo vuestro? ¡No reaccionaba!

Tranquila, ya está. María, y ella...

Miré el pulso y no lo encontraba. ¡Milagros!

¡Que la niña ha estado

con Dios!

¡Que tenemos una privilegiada! ¡Eso pasa!

¡María!

María, hija, no debes sentir vergüenza.

¿Qué te ha dicho el Señor?

¡Madre! ¿Cómo?

¿De qué señor hablamos? Un momento.

Un momento. Madre, yo le había dicho

que le pasaba algo.

Pero ¿cómo iba a saber yo eso? ¡Cállate ya,

Milagros! ¡Callaos un momento!

¡Por favor os lo pido también! Habla, hija.

Habla.

¡Habla ya, niña! Perdóname.

¡Que sí! ¡Que sí!

¡Que se me aparece Dios!

Gracias, madre, por la discreción, ¿eh?

Pero, María...,

¿Dios, nuestro Señor?

¿Pues quién va a ser si no? ¿Y?

Y nada. Y se me ha vuelto a aparecer.

Y me he concentrado, se lo juro.

Me he puesto de rodillas.

¡Muy bien! ¡Muy bien! ¿Y?

¡Y se ha reído en mi cara!

¿Cómo que se ha reído?

Sí, y se ha pirado. Tal cual.

A veces, requiere de tiempo de oración

para llegar a él. ¡Que no!

Además, todo el rato siento que está esperando algo de mí.

¡Y es que yo no sé qué hacer! ¿Sabe?

¡Es que soy idiota!

¿De verdad creía que Dios estaba enamorado de mí?

¿Cómo, cómo? De verdad.

¡Es que soy tonta y ya está! Tienes que seguir intentándolo.

¡María! Susana Romero.

¿Me deja hablar con mi amiga?

María... Es más grande que lo de Fátima

y que lo de Lourdes. ¡Quiero estar sola!

Vale. Vale, hija.

¡Que la dejéis!

¡Que voy a llamar al Vaticano!

¿Os podéis callar ya?

Espera.

(SILBA)

A ver, Susana Romero...

María... Sal ahora mismo.

Escúchame. ¡Sal de la cabaña!

Esta cabaña es mía, señora. ¡Sal de la congregación

ahora mismo!

¡Señora!

¡Flipo! ¡De "señora", nada!

¡Sor Bernarda, terrorista!

Milagros.

María.

Sal, déjala. Bueno, voy.

¡Bueno!

Venga.

Madre... ¿Qué?

Habría que hablar con el Vaticano. Pues ¡llama!

¿Yo? ¿Me da autoridad? ¡Llama, venga!

¡Corriendo voy! ¡Ve buscando el prefijo!

María, ya estamos solas, hija.

María.

Hola. ¿"Vatican"?

Sí, mire.

Yo llamo en nombre de la madre Bernarda de los Arcos

y necesito, urgentemente, hablar con el Papa. ¿Papa?

¡Escúcheme un momento!

(TARTAMUDEA)

Míreme. Dios...,

presente, ahora mismo, aquí. En España.

Oiga.

¿Oiga? ¿Señora?

(Leiva "La llamada")

# Cuando no encontramos la velocidad

# y las piernas se clavan,

# cuando no dices nada...,

# entonces empiezo a escuchar.

# Cuando no has tenido la oportunidad

# y las gafas se empañan... #

¿Por qué no fuiste? ¡Porque no me dio la gana!

# Cuando vamos de cara..., # ¡Que paso de ti!

# entonces echamos a andar. #

Me cago en la puta. ¡Que te jodan! ¡Que te den por culo!

# Sueño con estar por encima de todo,

# por debajo de tu falda,

# con la noche llena de luz

# y tu voz pausada.

# Y tu voz pausada.

# Hoy he sentido la llamada

# con toda la fuerza,

# las luces apagadas

# y las piernas abiertas.

# Cuando nos pasamos la electricidad

# de tu dedo a mi espalda,

# cuando estás devorada,

# no hay miedo a la oscuridad.

# Cuando no temamos a lo que vendrá

# y bajemos la espada,

# cuando tiemblas por nada,

# entonces echamos a andar.

# Sueño con estar por encima de todo,

# por debajo de tu falda,

# con la noche llena de luz

# y tu voz pausada.

# Y tu voz pausada.

# Hoy he sentido la llamada

# con toda la fuerza,

# las luces

# apagadas

# y las piernas abiertas.

(HOMBRE) ¡Milagros!

¡Hola, Milagritos!

¡Hombre, Carlos! Ya has llegado tú.

¡Madre! Esto está desolado.

Es que se han ido todas a Palazuelos.

¿Y tú qué haces aquí?

Yo, que me he quedado.

¿Y por qué te has quedado aquí?

Cosas mías.

Lo que tocaba.

Ya está, Margarita. Vámonos para adelante.

# La tirolina que yo te monto... #

Pero ¿vas a montar la tirolina ya?

Sí. Me ha llamado sor Paquita, que está lesionada.

Sí, otra vez. ¿De qué está lesionada?

En las piraguas. ¿Cómo?

Que volcó, a cuatro kilómetros la encontraron.

Me ha dicho que la monte, que mañana viene a inaugurarla.

¡Qué vicio tiene Paquita con la tirolina!

Es que estas cosas enganchan, ¿verdad?

Pero ¿qué te ha dicho? ¿Mañana ya?

Sí, mañana mismo. ¡Voy justo, pero llego!

Y tú, ¿qué? ¿Eh?

Aquí solita, ¿no? Como una reina.

Te habrás quedado tranquilísima. Sí, muy tranquilita.

Muchísimo relax.

Claro. Pues te digo una cosa.

Se acabó el relax, que ha llegado el Carlos y mira,

te voy a poner el campamento patas arriba.

¡Ay, Dios mío! Te voy a colgar

una tirolina, Milagros, que vaya, mira, de aquí...

hasta que pase el río. Uy, el río...

Que pase todo el río,

que pase la caseta, que pase

la arboleda aquella hasta allí.

Que salgan las niñas... ¡flechadas!

(Llaman a la puerta)

¿Se puede?

Te traía un "pisquilabis", María.

Mira lo que te he traído. No quiero. Gracias.

¿Cómo has estado en la noche?

Mal.

¿No ha venido...?

No.

María,

a mí se me parte el alma de verte así.

Te lo digo de verdad.

Es que, además, no merece la pena, cariño.

No lo merece.

¿Por qué dices eso?

¿Tú crees que va a volver?

Bueno, ¿cómo lo voy a saber yo si va a volver? No...

Ya. Lo que quiero decir es que...

le he estado dando vueltas

y creo que es mejor que no venga ahora, que no venga.

Pero ¿por qué dices tú eso?

María, porque yo te veo.

Mira, ¿sabes lo que pasa?

Cuando una es joven como tú eres,

pasa que las cosas de la vida en general

se viven de una manera muy intensa. ¿Sabes, María?

Pero... No, escúchame un momento.

A veces, lo único que quiere una es quitarse las dudas así, ya,

y decir: "¡Quitadlas, quitadlas!".

Pero, María, luego, con el tiempo, cuando una echa la vista atrás,

dice: "A lo mejor me he equivocado yo, ¿no?".

Oye, Milagros, pero es que no es eso.

De verdad.

Es que él me había elegido a mí.

Y yo quería estar con él y ya está.

Pues ¿sabes qué? Que aunque tú creas que sí, te digo yo

que tú todavía no sabes lo que quieres en tu vida.

¡Que sí! No, de verdad.

Yo sé lo que quiero, Milagros.

De verdad, lo sé.

Vale, pero ¿tú sabes...

lo que él quiere de ti, María?

No.

¿Tú sabes todo lo que viene después de esto, María?

No es fácil. Eso te lo digo yo.

Ya.

Yo lo único que yo quería decirte, María,

es que creo que es mejor que dejes las cosas como están. Para.

Para, para, para.

Y piensa bien con la cabeza.

Que luego, después... ¿Cómo,

cómo, cómo? (RÍE)

Eh...

Tu amiga, Susana, se aparece siempre.

¿Qué le estabas diciendo? ¿Qué le decías? ¿De qué?

¿Yo? Sí.

Que... Bueno...

Le estaba diciendo a tu amiga lo que yo he considerado

que podría ser lo mejor para ella, Susana.

Pero ¿tú cómo vas a saber eso?

¿Cómo?

¿Tú sabes

con quién estás hablando? Que es que nosotras no pensamos,

ni paramos,

ni reflexionamos,

ni dejamos de intentarlo. ¡Ay, Dios mío! (RÍE)

Milagros, ¿alguna vez has estado enamorada?

¿Susana?

No, te lo pregunto en serio.

¿Que te enamoras tanto que no puedes parar de pensar en él?

¡Susana Romero! ¡Susana! No, ¿verdad?

¿No te ha pasado? A mí, sí.

Y resulta que yo no puedo parar de pensar en ti.

¡Ah!

Y si a mí alguien me dijera que estoy confundida

y que tengo que parar y pensar con la puta cabeza,

¡le mando a tomar por culo!

¿Vale? Sí, contra todo pronóstico,

yo, Susana Romero, soy bollera, me he enamorado de una monja

y mi amiga se ha enamorado de Dios. Pues cada una con lo suyo.

¡María!

Pero es que... yo no voy a dejar que nadie desilusione a mi amiga

o me desilusione a mí. ¿Estamos? Vale. ¿Te acuerdas

de cómo se llama nuestro "single"?

"Lo hacemos y ya vemos". Es que no se llama

"Yo no lo voy a hacer por si acaso, no vaya a ser"

o "Lo hago solo un poquito".

¡Que no! ¡Que no! ¡Que no! Nosotras lo hacemos...,

lo intentamos y si sale mal...,

a otra cosa. Pero lo has intentado.

¿No? No.

¿Sabes qué haría yo ahora?

Te daría un beso, pero no lo voy a hacer.

¡Qué coño! Sí lo voy a hacer.

Susana...

¿Qué pasa, Milagros?

¿Crees que ha sido un arrebato, que lo podría haber pensado mejor?

¿O qué? María...

Lo siento, pero es que yo no soy así.

Es que yo soy valiente.

Siempre he sido valiente.

Y nosotras somos Suma Latina.

Estoy muy contenta de haber venido este año al campamento.

¡Y yo! Y ahora, por favor, vete.

Uf...

Joder. ¡Ah!...

Tía, ¡qué fuerte! Ya.

¡Dios mío!

¡Sus, qué fuerte! Ya, ya, ya. Más fuerte lo tuyo,

que te mola Dios, coño. ¡Oye!

(RÍEN)

Vaya dos.

Pero ¿me vas a contar ya qué pasa?

Venga, por favor. Cuéntame.

Dime algo. ¿Qué es? ¿Qué pasa? ¿Que venía Dios y ya no viene?

¿Es eso?

Sí. Vale, ya está.

¿Por qué? ¿Qué has hecho?

Nada, le he rezado y ya está.

Bueno, pues muy bien. ¿No?

Es Dios. Sí. Yo qué sé.

¿Y qué le has rezado?

¿Te lo leo?

¡Claro!

Mira, le he dicho: "Proclama mi alma

la grandeza del Señor, se alegre mi espíritu en Dios, mi Salvador,

porque ha mirado la humillación de su esclava".

¡Qué fuerte!

(RÍEN)

¡Es horrible!

¡Es un poco fuerte! No lo sé, tía. Yo no lo sé, de verdad.

Perdón, pero ¿esto a ti quién te lo ha enseñado?

Pues, tía, Bernarda.

Me dijo que me pusiera de rodillas y le rezara esto. Y lo he hecho...

O sea, le tenías que ver.

Pero descojonado.

Ya.

Tía, pero, a ver,

él viene...,

tú le rezas, ¿y él se ríe en tu cara?

Sí, tía.

¡Es que no lo entiendo! Quiero decir...

Él, cuando viene, ¿qué te dice? ¿Qué hace? ¿Cómo es?

Él me canta canciones.

¿Te canta? Sí.

Pero ¿misas y aleluyas? ¡No!

¡Qué va, tía! Canciones de Whitney Houston.

Te lo juro. ¿Vas en serio?

¿Me estás diciendo que viene Dios...

a cantarte Whitney Houston y que tú vas y le rezas?

María, ¿tú te acuerdas cuando tuvimos todo el dramón

con Tiago porque pasaba de ti?

¿Te acuerdas? Que lo pasaste fatal igual. Vale.

¿Tú qué hiciste para que se volviera a fijar en ti?

¡María! ¿Qué?

¿Le rezaste? No.

¡No! ¡No!

¿Te pusiste de rodillas?

Eso, luego, sí.

Tía, por favor...

No lo hizo. ¿Qué hiciste?

No lo sé. Venga, ¿qué hicimos?

¿Qué hicimos?

¿Qué hicimos?

No. ¿Eso?

Ave María Purísima. Sin pecado

concebida.

¿Cómo está la niña?

Está mejor de lo que yo esperaba,

madre.

¿Ha venido el Señor?

Está montando la tirolina ya.

¡El Señor!

Si ha venido a ver a María.

Ah, no.

No ha venido todavía,

madre.

Padre nuestro, que estás en los cielos,

santificado sea tu nombre...

(SUSURRANDO) ¡Bernarda! ¿Qué?

Que me voy.

A mí esto...

no me ha salido muy bien

y yo quiero ver si me gusta hacer otras cosas en la vida.

Pero ¿qué estás diciendo, Milagros?

Hija, ¿qué está pasando en este campamento?

Madre, no...

Es que no es el campamento, madre.

Es que...

ahora me ha besado y... ¿Quién?

¿El señor?

No, el Señor no... El de la tirolina, digo.

¿El Carlos?

Ese. Vamos,

no sé... Me besa el Carlos ahora, y vaya...

Pues entonces ¿quién?

(SUSURRANDO) ¿Quién? Susana Romero.

¿Susana Romero?

Susana Romero. Pero ¿qué dices?

Susana Romero... ¡Sí, ya! ¡La terrorista!

Susana Romero, ¿aquí? ¿Aquí?

No ha llegado a hacerme nada con la len...

¡Ay, calla! ¡Calla!

Llevo tres días aquí

y no gano para impresiones.

Vamos, vamos. Vamos, vamos.

Que Susana Romero te ha besado. Que a la otra se le ríe

el Señor en toda la cara.

Que tú te vas. Que mañana me llegan las de Palazuelos.

Veinticinco niñas

para mí sola.

Madre, ¿sabe lo que le digo?

Que por las niñas no se preocupe lo más mínimo.

Lo va a ver usted nada más que las conozca.

Que mis niñas...

Que mis niñas son muy buenas, madre.

Te van a echar mucho de menos.

Bueno...

Y yo.

Y yo.

¿Milagros? ¡Ay, Milagros!

¡Ya está aquí! ¿Quién? ¿El Señor?

Sí, el señor. ¡Vamos! ¿Dónde está?

¿Qué?

¡Ay, ay, ay! ¿Dónde?

¿Dónde? ¡Ahí! ¡Míralo, ahí!

(Bachata en la radio)

Pero ¿ese quién es?

Ese es el Carlos, el de la tirolina, madre.

¡No me fastidies, Janice! ¿Por qué?

Es mi hombre, que ya llegó.

Además, le encanta el baile.

¡Y se anotó conmigo a salsa! -¡Janice!

Vamos, mujer, que estoy nervioso.

Que quiero calentar. -¡Ya voy! Bueno...

¡Venga!

Milagros, gracias.

A mí, ¿por qué?

Tú pediste en tus oraciones un hombre para mí.

Y ahí está. Anda,

¡pasadlo bien!

Sí, lo voy a pasar bien. ¡Hasta mañana!

Buenas noches, madre.

¡Buenas noches! Buenas noches.

Mañana, todas a la tirolina.

¡No! ¿Cómo? ¡Me lo has prometido!

No, pero me he arrepentido.

Mírala. Mira. (CARLOS) La media vuelta,

la media luna.

Janice y Carlos...

¡Vaya pareja!

Es que la música hace milagros, madre.

Eso es.

La música hace milagros, Milagros.

(Motor acelerando)

Milagros...

¡Ay, Milagros! ¡Que acabo de caer! ¿Qué?

¡Ay, Milagros! ¡La música!

(Música disco)

Bueno... Eh, ¿qué hacemos?

¿Empezamos ya o esperamos a que venga o qué?

Pues esperamos a que venga, ¿no?

¿Sí? Sí.

Vale.

Pero ¿adónde estamos mirando?

Ahí. ¡Ah!

¿Y se suele pasar sobre esta hora o depende del día o qué?

Sí, sobre esta hora, más o menos. Vale, ya está.

Y si no viene, ¿qué?

María... ¿Qué?

¡Que va a venir! Vale.

Va a venir. ¿Confías?

Confío. Confío. ¡No hay opción! Va a venir.

¡Ay, que me mato!...

Tía, pero, cuando venga, ¿yo le voy a poder ver

o te voy a ver a ti sola en plan loca?

¿O hay una luz? ¡Susana! ¡Ya!

¡Me estás poniendo más nerviosa! Vale. Lo siento. ¿Qué hacemos?

Lo hacemos. Lo hacemos. Pon la música.

Voy.

María Casado, hija mía, perdóname,

no he sido la mejor consejera.

Que a mí me encanta "Winnie Histon", que...

Pero ¿de qué vais disfrazadas?

¿De Harry Potter?

Mire, Bernarda. Siéntese ahí y deséeme suerte, por favor.

¿Ahí? Sí.

¡Romero! ¡Susana Romero!

(Para la música)

¡Qué guapa estás, Milagros!

Gracias.

Igualmente.

¡Venga, Sus!

¡Venga, ya! ¡Venga!

Vamos.

Señoras y señores...

(AMBAS) Con todos ustedes...,

¡Suma Latina!

(Música electrolatina)

# (AMBAS) Mueve la cadera,

# empieza la carrera.

# Hoy nada va a salir mal. # Lo que le había dicho antes.

# Mira cómo muevo

# el viento con mi pelo.

# Hemos venido a bailar.

# Ay, papi,

# oh, que me vuelvo

# loca...

# con solo rozarte la boca.

# Ah... #

¡Sus, no viene! ¡Confía!

# Lo hacemos, ya vemos.

# Y luego podrás decir que solo es un juego.

# Me muero por darlo todo. #

¡No viene! ¡Espérale!

# Cuatro esquinitas

# tiene mi cama.

# Cuatro chulazos que me la guardan.

# Cierro los ojos,

# grito

# tu nombre

# si bailas tan rico toda la noche. #

¡Hostia! ¡Ah!

¡Quietas! Ah...

María. No, no, no, tú.

Vale. Me cago en la puta. ¡Qué fuerte!

# Me entrego

# al ritmo de la noche.

# Si quieres,

# me subo a tu coche.

# Lo hacemos, ya vemos.

# Y luego podrás decir que solo es

# un juego.

# Me muero por darlo todo. #

¡A tomar por culo! ¡Venga!

¡Joder, tía! ¡Te quiero! Te quiero. Gracias.

¡Uh!

¡Susana y María!

¿No lo estáis viendo? ¡Susana!

¡Parad! Pero ¡parad! ¡Susana!

(Para la música)

¡El numerito que estáis montando!

¡Ah!

Está muy serio. ¡Vale, vale!

(CANTA EN INGLÉS)

¿Qué?

(Para la música)

¡María! ¡Chist!

¡María! ¡Canta! ¡Chist!

¡Coño! ¡Que ha hecho así! ¡Canta!

(CANTA EN INGLÉS)

(CANTAN DIOS Y MARÍA)

¡María!

(Música pop marchosa)

(CANTA EN INGLÉS)

(Para la música)

(Música pop marchosa)

(CANTA EN INGLÉS)

(CANTA EN INGLÉS)

¡Uh!

María.

Venga, corre.

¡María!

Te quiero, ¿vale?

Te quiero, te quiero, te quiero...

(Para la música)

María...

(Leiva "La llamada")

(CORO, TARAREA)

# Hoy he sentido la llamada

Somos Cine - La llamada

17 may 2020

María y Susana son dos jóvenes que pasan el verano en La Brújula, un campamento de monjas en Segovia. Ambas sienten pasión por el reggaeton y el electro latino y después de una noche de fiesta, a María se le aparece el mismísimo Dios, que tratará de cautivarla con música de Whitney Houston.

Contenido disponible en España hasta el 1 de junio de 2020. 

Histórico de emisiones: 

18/08/2019

ver más sobre "Somos Cine - La llamada" ver menos sobre "Somos Cine - La llamada"
Programas completos (79)

Los últimos 94 programas de Somos cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Loli

    Si, hija mía, y tú comentario una delicia. Hale, acuéstate ya guapa, no vaya a ser que se te presente Dios.

    31 ago 2019
  2. Teresa

    ¡Qué basura! ¿Esto es una película?

    18 ago 2019