www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5618391
No recomendado para menores de 18 años Somos Cine - Dioses y perros - Ver ahora
Transcripción completa

(Música)

(Canción en inglés)

(SE QUEJAN)

Bueno, tranquilos. ¿Eh, Mario? Nos estamos conociendo, venga.

Al 50 %, venga. Otra vez. Vale. Esa guardia, Mario.

Ahí, ahí, venga. Tranquilo, hombre.

¡Joder, golpes bajos no, Mario! (SE QUEJA)

Claro, golpes bajos no. ¿A ti qué coño te pasa?

Es el puto sparring y se te paga para que te peguen.

-Shh, shh. Pegas como una niñita.

Tranquilo. -Te voy a destrozar la cara,

maricona, ¿me oyes? -¡Ya está bien!

Se acabó por hoy. Mario, 20 saltos de comba y a la ducha.

Vale, ya. (RÍE)

Te voy a destrozar. -Joder.

-Te voy a destrozar. -Has estado muy bien, Pasca. Venga.

(MURMURA) Este tonto...

(SUSURRA) Vale, vale, tranquilo, tranquilo.

-¿De qué coño va? -Venga.

-¿De qué coño va? -Tranquilo.

-Es el puto sparring, se le paga para que le peguen.

-Sí, bien... -Pues ya está. ¿Qué coño hace?

(Goteo)

(SUSPIRA)

(Puerta)

(SUSPIRA)

Bueno, ya sabes cómo son los chavales de ahora,

cuanto más cabrones parezcan, más miedo creen que dan.

Tú eras igual de joven. ¿No lo recuerdas o qué?

No, no me acuerdo ya.

Pues eras el puto amo.

¿De dónde has sacado al tonto este?

Ha sido campeón amateur de kick boxing,

muay thai, capoeira... (RESOPLA)

Y otras mierdas por el estilo. Capoeira es eso que bailan, ¿no?

Sí, eso es.

Y ahora le ha dado por el boxeo y...

por eso se ha buscado un entrenador de prestigio.

Ya.

Y como no lo ha encontrado, te ha contratado a ti, ¿no?

(RÍE) Sí, eso mismo.

(SUSPIRA)

La verdad es que echaba de menos el volver a entrenar a alguien.

Ahora para los chicos ir al gimnasio es hacer aerobic, máquinas, pádel

y todas esas mariconadas.

Vas a tener que corregirle muchas cosas, ¿eh?

Me ha dado más golpes en los huevos que en el resto del cuerpo.

Bueno, era su primer entrenamiento, aprenderá a golpear más arriba.

Sí, pues que aprenda rápido, mis pelotas tienen un límite.

Bueno...

Me voy a duchar.

Déjame la pasta ahí, junto la ropa, ¿vale?

Vale.

¿Vienes mañana para otros tres asaltos con el chico?

(SUSPIRA)

Vale, pero ponle unos zapatitos de tacón.

Y de plataforma.

Que tengo los huevos como dos bolas de billar.

(Agua)

Ja. ¡Ja!

(RÍE)

Hola, buenas noches.

Oye, perdona, ¿sabes si este bus pasa por General Ricardos?

No. Eh...

¿Que no lo sabes o que no pasa? No, que no pasa.

Ah, vaya.

¿Y por alguna calle que pille por aquí cerca?

(DUDA) No conozco muy bien la zona,

soy de Santander y llevo tres semanas viviendo en Madrid.

Estoy haciendo unas sustituciones. Soy profesora y...

Perdona, qué maleducada. (RÍE)

Vas a pensar: "Menuda profesora,

vaya educación que dará a los niños".

Me llamo Adela.

Adela. Ya te he oído, Adela.

¿Y? ¿Y?

Y tú eres...

Pasca. ¡Pasca!

¿Y de dónde viene Pasca?

Pues Pasca viene del gimnasio, de currar un poquito.

(ASIENTE)

Pero ¿viene de Pascual o es por algún mote

que te pusieron en el colegio?

¿O algún nombre extranjero? De algún país del este.

A mí me habría encantado ir a Serbia o Eslovaquia.

Creo que son unas culturas maravillosas.

Una prima estuvo en Rumanía y... De Pascasio, viene de Pascasio.

Me encanta.

El diminutivo es muy original,

pero el nombre completo tiene como más personalidad, ¿no?

¿Y te lo pusieron por algo en especial?

Por mi abuelo.

Qué bonito. (ASIENTE)

Yo me llamo Adela por mi abuela. A mi madre no le pusieron Adela

porque mi abuelo no quería dos Adelas en casa y me tocó a mí.

La verdad es que le entiendo.

Porque yo tenía, bueno, cuando era adolescente,

tenía un novio que se llamaba igual que su padre,

y más de una vez llamaba a su casa y decía: "Pablo" y decían: "¿Sí?",

pues yo le decía las ganas que tenía de verlo,

lo bien que lo habíamos pasado la noche anterior

y al cabo de un rato me decían: "Ahora se pone mi hijo".

Si es que tenían la voz igual, entonces normal...

Adela. Adela te llamabas, ¿no? Sí.

¿Tú le cuentas tu vida al primer extraño

que te encuentras en una parada de bus?

No, porque cuando ya están hechas las presentaciones,

no es ningún extraño. (ASIENTE)

Y para estar aquí callados mientras viene el bus, pues...

De hecho, ahí viene.

Buenas. ¿Este autobús para en General Ricardos?

Sí, pasamos por allí.

(Música)

(Canción en inglés)

¿La has descargado?

Sí, pero lo que no veo es lo del menú.

Estás empanado. ¿Os queda mucho, chavales?

No, yo creo que esta semana lo terminamos.

Esta aplicación va a hacer que tu hermanito se forre, Pasca.

Bueno, yo también, ¿eh? No, digo si os queda mucho por hoy.

Quiero ver una peli y no me apetece que andéis tocándome los huevos.

Dime qué quieres cenar, que como me tumbe, adiós muy buenas.

Pues va a venir Gloria.

Y precisamente te iba a pedir si nos podías dejar intimidad.

¿No te cansas de follarte a la "culograsa"?

No seas cabrón, Pasca.

Ah, y te invito al cine. ¿Me invitas al cine?

¿Me invitas al cine para poderte follar a tu novia?

¿Qué tengo, 15 años? Qué más quisieras, abuelo.

Si es por los gritos, no me molesta. Gloria no grita.

No, gritas tú, pero no me extraña, soportar tanto peso

debe ser doloroso. Qué hijo de puta eres.

Resérvate para el baile del vallenato, chaval.

Bueno, yo me piro, que esto ya está. Nos vemos mañana, ¿vale?

Venga, vale. Voy a ir cerrando, que Gloria debe estar al caer.

Pues avisa cuando caiga, que nos agarremos a algo.

(RÍE) ¡Vale ya!

Los dos. Vale ya los dos.

¡Ahora te jodes y no te invito al cine!

¡Que te pires!

Fonsi, ¿qué dices, tío?

(Música)

¿Qué haces? ¿Por qué no me avisas para que te ayude?

No hace falta, yo puedo. ¿No hace falta, tú puedes?

Sí, yo puedo. ¿Quieres algo? ¿Un pantalón?

No, me pongo los calzoncillos, la camiseta y así estoy listo

para cuando llegue Gloria. Ahí, cataplum, ¿no?

¿Qué haces? ¿Qué voy a hacer?

Echar una cagadita antes de irme. Anda, déjame que me seque,

que va a llegar esta ya. (SUSURRA) Espera, espera. ¡Shh!

¿Lo estás diciendo en serio? Ahí le tienes.

(OLFATEA) ¿Ves? ¡Dios!

Escucha, esto... ¿Qué haces? ¡No me toques!

Es el deporte. ¡No me toques!

¡Si no lo sientes! Eres asqueroso.

El deporte hace que evacúes antes. Estoy cagando de frente.

No pasa nada. Déjame salir, por favor.

¡Dios! Venga, hombre, sal, sal.

¡Vete al hospital! Chico, tranquilo.

Qué asco. Hala, venga, venga.

El deporte purifica, hermano.

Y limpia los pulmones. ¿Pulmones?

Los pulmones me los acabas de destrozar tú a mí, cabrón.

Eres muy sensible. Muy sensible.

Encima Gloria está a punto de venir y me dejas la casa oliendo a mierda.

El día que te traigas a una tía pienso hacer lo mismo.

¿Qué? ¿Me vas a espiar mientras cago otra vez?

Gilipollas.

Qué hijo de puta.

(Cisterna)

¡Pasca! Pasca, ven aquí y quita esto, ¿eh?

¡Pasca! ¡Disfruta, hermano!

(Puerta)

¡Oye!

Eh. Hola, hermano mayor.

Hola, novia de hermano pequeño. ¿Está Toni arriba?

No, se ha ido a correr. Claro que está arriba.

Esperando a que le hagas correr pero bien.

Qué burro eres. Por cierto, estaba mirando porno,

así que lo mismo, cuando llegues, ya no tiene fuelle.

¿No vas a venir a cenar? Pues no, mira,

podéis follar en el baño, podéis follar en la salita...

En la cocina no, ¿vale?

¿Tienes idea de cuándo van a arreglar la silla?

Pues si llevan cinco meses sin pagarle la pensión

y les importa una puta mierda, imagina lo que les importa la silla.

Quizá pueda ir a hablar con el técnico

que viene a reparar las máquinas en la clínica.

¿Ah, sí? Quizá sabe cómo arreglarla.

¿Quizá sería gratis? No te preocupes.

Yo me encargo. No, déjalo.

No me importa cargar con él, ¿eh? Es un canijo, no pesa nada.

Ya, Pasca,

pero cuando no estás no podemos dar un paseo.

Y da gracias. Claro que doy gracias de que estés.

No, da gracias de que no seas tú la que está así,

porque ni mi hermano ni yo podríamos contigo.

Eres lo peor, de verdad, ¿eh? Pasadlo bien.

Y no te pongas arriba,

que le rompes las piernas.

(Puerta)

(Música)

¿Qué tal el combate? ¿Qué combate?

No sé, Colomo me dijo que te había conseguido algo

con un chaval que entrenaba el Chucho.

Es un gilipollas... ¿Colomo?

No. Bueno, también. No, me refiero al chaval.

El típico niñato que le gusta dar hostias.

Acabará de portero en un garito de mierda.

(ASIENTE)

Parece que te ha caído muy bien. Me ha caído genial.

Lo bueno que tiene combatir con alguien que te cae mal

es que le puedes pegar una paliza.

Hacer de sparring no es combatir, lo sabes muy bien.

Es recibir hostias y no devolverlas, como realmente te gustaría.

Yo he recibido más hostias desde que dejé el boxeo

que cuando llevaba los guantes. Bueno...

Menos cuando peleaste conmigo. Qué hijo de puta.

Si es que no te callas nunca, cabrón.

Ahora sí, Pasca.

Ahora llevo mucho tiempo en la lona y la cuenta está llegando a 10.

¿Qué eres, poeta?

No, no, soy tu puta madre. Cómo has cambiado, mamá.

No te ha salido nada, ¿no? Una úlcera me ha salido.

Se me acaba el paro en un par de meses

y yo no sé qué voy hacer para tirar para adelante

y pagar la hipoteca. Estamos todos igual, Fonsi.

Tú, por lo menos, tienes familia.

A lo mejor, si no la tuviera, sería más fácil.

Para ellos y para mí.

Carmela no tendría que estar fregando escaleras

si no estuviera casada con un desgraciado como yo.

Al final voy a pensar que es verdad, ¿eh?

Que las hostias que te di te volvieron gilipollas.

Mira, ¿te gusta? Muy elegante.

Es que he ido a un par de entrevistas de trabajo.

¿Ah, sí? La primera, a un local de noche.

Pero necesitaban alguien más joven, ya ves.

Que yo lo entiendo, porque el sitio era pijoteras,

era modernito. ¿Y qué?

¿Qué estás diciendo,

que nuestra generación está pasada de moda?

Nuestra generación está pasada de todo.

(MURMURA) Es pasado.

Yo discrepo, ¿eh? Lo siento, pero yo discrepo ahí.

Discrepa, discrepa.

Hombre, hay gente de nuestra generación

que tiene trabajos de puta madre. ¿Quién?

¿Tú te acuerdas de Chinarro?

Te acuerdas de Chinarro, ¿no?

Pues Chinarro está de encargado en un hotel en el Caribe.

Llámale, a lo mejor te da curro.

Con la de hostias que yo le di a Chinarro en el instituto,

me va a dar a mi trabajo. A lo mejor te lo da para putearte.

Que no, hombre, que no me humillo. Llámale tú, a ver si te lo da a ti.

Yo no puedo, ya lo sabes.

¿Tu hermano sigue con la del culo gordo?

Sí, con la "culograsa" sigue, sí. Pues llevan ya tiempo.

Pues... empezaron un año después del accidente, calcula.

Pues que lo cuide ella, coño. ¿No es fisio o algo así?

No tiene nada que ver, ¿eh? Una cosa es dar masajitos

y otra cosa muy distinta es cuidar y atender

a una persona como mi hermano. No tiene nada que ver.

Tranquilitos, ¿eh?

Estemos tranquilos, chaval. Pues no deberías estarlo, tronco.

(CHISTA) -Flipado.

Pues tu colega dice que sí. A ver si os ponéis de acuerdo, ¿no?

Venga, tú, danos todo lo que tengáis. Y ya, ¿eh?

¡Vamos!

Dos cigarros y dos cervezas de los chinos, ¿cómo lo ves?

Pero ¿vosotros sabéis dónde estáis, chavales?

¿Qué?

Que si sabéis dónde estáis ahora mismo.

Que te calles la puta boca y nos des lo que tengas.

¡Venga, vamos! -¡Vamos, troncos!

Sí.

Hostia, tío. Tranquilo, ¿vale?

Y ahora me vais a contestar a la pregunta, ¿verdad?

¿Sabéis dónde estamos? Eh... En Vallecas, ¿no?

Sí, claro, en Vallecas, ¿no te jode? Pero el sitio, el sitio, el lugar.

Eh... En el parque de las Tetas, ¿no?

Muy bien, muy bien, enano. ¿Y sabéis lo que es esto?

Estos cerros, estas montañitas, no son naturales,

esto era una escombrera, un puto basurero.

Y como no sabían cómo deshacerse de toda esta puta mierda,

la alfombraron, la sepultaron bajo esta capa de césped.

Ahora mismo estamos en la cima de una montaña de mierda.

Mierda maquillada, pero mierda a fin de cuentas.

¿Lo habéis entendido?

Se puede decir que nosotros somos la guinda de un pastel de mierda.

Vale, vale.

A mí me gusta más el concepto de las tetas, ¿sabes?

Como las tetas de silicona,

las ves por fuera y dices: "Joder, de puta madre".

Ahora, las ves por dentro y te dan todo el asco.

Si fueran naturales, tampoco es que te pusieras

a dar saltos de alegría, que todo eso es grasa, músculo.

Sí. Oye, oye.

Eh. (CHISTA) Eh, venid para acá.

A ver, y todo esto que estaba yo contando,

¿a qué venía?

A que... -A que estamos en la mierda, ¿no?

Todo esto venía a que si queréis atracar a alguien

y sacarle dinero de verdad,

no vais a encontrar a esa gente sobre un montón de mierda.

Idos al barrio de Salamanca y no aquí, imbéciles.

Quitaos las chupas, que me gustan. ¿Eh?

Que me des las cazadoras, hostias. Quítatela, quédatela ya.

Lo siento, ¿eh? De verdad. -Ya está, tío.

-¿Vale, no? -Nos podemos ir ya, ¿no?

Quitaos los pantalones. ¿Cómo?

¿Como que cómo? Vamos a ver, criatura,

pues desabróchate el botón, te bajas la cremallera

y te lo sacas por las piernas. Y rapidito, que te vuelo la polla.

No me violéis, por favor, solo te pido eso.

Hombre...

Venga, vamos.

Joder, joder, joder. ¿Y eso qué es?

¿Ya? Y ahora sí,

ahora tarifando, que es gerundio. Vale, lo siento, ¿eh?

A ver, a ver, a ver, venid un momento, venid un momento.

No, tío, los calzoncillos no, lo que sea menos los calzoncillos.

Coged las navajas. ¿Qué?

Que cojáis las navajas, coño. ¿O cómo vais a atracar a los pijos?

Y ahora fuera de aquí y cagando hostias.

Como os vuelva a ver por aquí, os vuelo la polla de un tiro.

Vamos, vamos. ¡Rápido!

¡Vamos, corriendo! ¡Uno, dos! ¡Ey! Eso es.

(SUSPIRA)

¿Tú qué haces con una pipa?

Es de juguete.

Se la compré al Óscar,

pero Carmela no quiere que el niño juegue con estas cosas.

En vez de tirarla, la guardé

y me la traigo a estos sitios cuando vengo a estas horas.

Parece de verdad, ¿eh? Me he acojonado.

Vámonos, anda. Tengo hambre, vamos a comer un bocata.

Sí, vamos a comer un bocata. Tomamos también unos cubatas.

Pero el juguetito guardadito, ¿eh? Vale.

¿Qué te parecen las chupas que me he agenciado?

Los pantalones los dejo, porque me dan un poco de asco,

pero las chupas me las llevo. ¿Dejas esta mierda aquí?

Pues claro. ¿No es mierda? Ya se fundirá con la mierda

o lo absorberá el suelo o yo qué sé, algo.

Vamos al Calilo. Al Calilo, al Calilo...

Pero si el Calilo cerró hace un mes. Joe, cómo está la cosa, macho.

Ya... Vámonos. Venga.

¿Y de qué era el otro curro? ¿El otro curro?

Sí, hombre, has ido a una entrevista de trabajo,

una era un garito así modernete, que no te dejaban entrar...

Sí, sí, el otro curro era...

Era de asesor. De asesor de... ¿De asesor tú?

Sí, asesor de no sé qué.

Vamos, que había que saber chino. ¿Chino?

Sí, chino. Chino... El chino es un idioma, ¿eh?

Joe con los chinos, chaval. Ya...

(Música)

(RÍE) (MURMURA)

Joder, Alfonso, ¿otra vez?

Ay, ay. Que no te moleste, lleva un pedo...

Joder, cariño... Quita. Por favor, no me toques.

Cállate, que vas a despertar a tu hijo.

Pon un café, que lo voy a meter a la cama.

¡Shh! ¡Shh! Cuidado, que no se despierte.

¿Una duchita o qué? No.

Si vas hecho una puta mierda. Da igual, da igual,

déjalo en la cama, porque va a vomitar igualmente.

¡Ay!

(Continúa la música)

(Canción en inglés)

Joder, Pasca,

pensaba que si estaba contigo no iba a acabar así otra vez.

(SUSPIRA) Perdona, ha sido culpa mía.

Quería salir un rato. Un rato.

Son las 7:00 de la mañana.

Ya lo sé. Lo siento, lo siento de verdad.

No, no lo sientas, da igual.

Mañana va a hacer lo mismo estés tú o no estés tú.

¿Tan mal está?

(SOLLOZA) Estoy harta.

Yo no puedo más con esta situación.

En media hora me tengo que ir a trabajar

y mi hijo entra en el colegio a las nueve y él tenía que llevarlo.

¿Qué hago? O no voy a trabajar o lo llevo a mi hijo al cole.

Vete a trabajar, yo llevo el niño al cole.

¿Estás seguro? Sí, seguro, no pasa nada.

Pasca, vámonos. Cogemos un tren y nos vamos juntos.

A ver, ¿estás borracha tú también o qué? ¿Eh?

Se acabó, ¿vale? Se acabó.

Si no lo aceptas, no vuelvo a venir aquí y punto.

Nos equivocamos dejándolo. Nos equivocamos empezándolo.

Fonsi es mi amigo.

Y no puedo dejar de sentirme una puta mierda

cada vez que le miro a la cara. Ya, pues yo me siento una puta mierda

cada vez que él aparece así y últimamente es día tras día.

Carmela, Fonsi te quiere y está pasando por un mal momento.

Ahora lo que necesita es tu ayuda, no tus reproches.

Me tengo que ir a trabajar.

Voy a vestirme. Vale.

¿Sabes dónde está el colegio? ¿Es el mismo del año pasado?

Sí. Vale.

Carmela...

Gracias por el café.

Era el más barato del súper.

(Música)

Hola, buenos días. Oiga, pero...

¡Caballero, está cerrado ya, es tarde!

¡Oiga, señor, que ya han empezado las clases!

¿Cuál es tu clase? La del final, pero ya han entrado.

Da igual, nosotros también.

Vale. Me gusta el olor a colegio.

¿Tú vas a otro colegio? Claro que iba cuando era como tú.

¿Tú has sido como yo? Claro que he sido como tú,

y papá y mamá también. ¿Qué les ha pasado?

Pues que nos hacemos mayores, Óscar.

Entonces no quiero ser mayor. Yo tampoco. ¿Cuál es tu clase?

Esta. ¿Esta? Venga, para dentro, vamos.

Coño.

Pasca, de Pascasio. ¿Qué haces aquí?

Pues he venido a traer a Óscar. Bueno, llegamos tarde.

Ah, muy bien. Señorita Adela, está cerrado.

No pasa nada, Fermín, por hoy lo dejamos pasar.

Sí, pero luego la bronca siempre se la lleva Fermín.

Que no. Váyase a beber un vaso de agua,

que le noto acalorado.

Hasta luego, Fermín.

Óscar... Óscar es un niño listísimo,

tienes mucha suerte de tener un hijo así,

te va a dar muchas satisfacciones. No es mi hijo,

es hijo de unos amigos. ¿Ah, no? Pues qué pena.

Por ti, por tus amigos es una suerte.

Si tuviera un hijo, me encantaría que fuera como Óscar.

Ajá.

Por lo menos, puedo disfrutarlo unas horas.

Bueno, y al resto de los niños, que son muy buenos, no te creas.

Sí. Me alegro mucho. Me tengo que ir.

Eh... Ayer no te despediste de mí.

Eh, bueno, preferí dar una vuelta antes de llegar a casa.

No es una razón para no despedirse.

"Creo que prefiero dar un paseo en lugar de coger el bus,

hasta otra". Me habría servido. Hasta otra.

El bus me dejó muy cerquita de casa,

solo tuve que cruzar un par de calles.

¿Ah, sí? (ASIENTE)

Bueno, me voy a meter a dar clase, pero...

¿Te apetece tomar algo esta tarde y terminamos con la conversación?

Bueno, yo te voy a dar mi teléfono, ¿vale? Un segundo.

Aquí lo tienes. Yo no te voy a pedir tu número,

porque no quiero llamarte y que me digas que no te apetece.

Seguro me dirías que estás liado, que tienes trabajo, que no puedes...

En fin, que ahí tienes mi número y que si quieres,

como yo no voy a declinar mi oferta...

¿Qué te parece?

Pues me parece que hablas muchísimo.

Supongo que al estar todo el día rodeada de niños

de vez en cuando me apetece hablar con un adulto.

Y no es porque aquí no haya profesores y demás,

pero siempre hablan de trabajo. Claro.

Además, son muy aburridos. Ellos y ellas.

Bueno, me voy a meter con los monstruitos.

Muy bien. ¿Me llamas?

(Voces de niños)

(TITUBEA) Hasta luego.

Hasta luego.

(Música)

(Puerta)

No hacía falta desaparecer hasta las diez de la mañana.

Pensé que un follador necesitaba horas para saciarse.

¿Dónde has estado?

Por ahí.

¿Qué tal te ha ido con Moby Dick?

(RÍE) Muy bien, gilipollas.

Y gracias por la decoración del cuarto.

Menos mal que Gloria ya te conoce. Es como los espejos

del techo de los hoteles, era para animarte.

Déjame currar, que le estoy dando un achuchón

y estará listo antes de lo que pensaba.

Yo me voy a dar una ducha

y me voy a currar de verdad, para traer pasta a casa.

Sí. Ya, ya. ¿Te crees que no sé que pasas el día

pajeándote en Internet? Vete a duchar.

Está fatal. ¡Pasca, coño!

Eres gilipollas, tío. Te preparo algo, ¿vale?

(RESOPLA) No hace falta, Gloria hizo tortilla de patatas.

¿Tortilla de patata? Sí, tortilla de patatas.

La hizo grande, que sabe que te gusta.

Me encanta la tortilla de patata, pero la suya me parece asquerosa.

Ah, la suya te parece asquerosa. Asquerosa.

La última vez te la comiste entera. Tanto asco no te dará.

¿Eso dices a la gorda cuando quieres que te la chupe?

No te escucho. Eso te lo dice ella.

Déjame. Vete... Vete a duchar, coño.

Gilipollas.

(RESOPLA)

(Música)

Necesito más curro.

Hola, Colomo. ¿Cómo estás?

Lo que necesitas es un poco más de educación.

Tienes cara de no haber dormido. Tú tienes cara

de que te importa una mierda lo que te pido.

Como me digas que tengo razón, tendremos problemas.

Sobre todo tú.

Qué agresivo te has levantado. No me acosté y no me he levantado.

Pues qué agresivo no te has acostado. ¿Tienes algo o no?

¿No habías vuelto al gimnasio del Chucho?

Eso es una mierda, necesito más. ¿Qué tienes?

Pues poca cosa, la verdad.

No tengo casi nada.

Te puedo pasar unos folletos para que buzonees.

Vale.

Otra cosa,

¿tienes algo para Fonsi?

(RÍE)

Ni de coña.

Ni de coña, ¿por qué?

No trabajo con alcohólicos.

Trabajas con gente muchísimo peor, no me jodas, Colomo.

La última vez que le conseguí curro me la lió de lo lindo.

Y no puedo permitir que vuelva a suceder

tal y como están las cosas. Venga, coño, algo sencillo.

Pintar paredes, descargar cajas... Ya descargó cajas.

Se presentó allí borracho como una puta cuba.

Destrozó la mitad del material y se pegó con el gerente.

Por su puta pulpa no volví a trabajar con ellos.

Hijo puta. Eso no me lo contó. Ni se acordará el muy cabrón.

¿No ves que no le quedan neuronas?

(SUSPIRA)

Mira, Pasca, si volviera a coger la forma,

no sé, le podría conseguir algún curro de sparring,

pero, joder, está en los huesos. No puede hacer eso.

No puede recibir golpes en la cabeza.

(RÍE) Ya te encargaste tú de dárselos todos.

¡Jo! Ese combate fue la puta hostia.

(RÍE)

Bueno.

¿Dónde recojo los folletos?

(SUSPIRA)

Y avísame cuando haya algo, ¿vale?

(SUSPIRA)

Cosas siempre hay...

pero ya sabes de qué tipo.

Algo legal, Colomo.

Puede que no sea lo más legal del mundo,

pero sí muy productivo y muy seguro.

Si no es legal, no es seguro.

Yo no puedo permitir que me encierren.

(SUSPIRA) Ya.

Por cierto, ¿cómo anda tu hermano?

Quiero decir...

cómo está y todo eso.

Bien, gracias.

¿Qué tal pega el chico del Chucho?

(HACE ESFUERZOS) -¡Venga, venga!

¡Vamos allá! Menos cachondeito, ¿eh? ¡Venga!

(HACE ESFUERZOS)

¡Duro, duro! ¡Ahí! ¡Uno, dos! ¡Arriba, abajo! ¡Venga!

-¿No puedes aguantar los golpes o qué? ¿Eh?

¡Ah!

¡Mario!

¡Codazos no! ¡Esto es boxeo! ¡Para!

¡Joder!

¿Estás bien, Pasca? ¿Puedes continuar?

Venga, vamos allá otra vez. -¿Puedes continuar?

La próxima vez te noqueo. Te lo juro.

Venga, Mario. A ver, arriba esa guardia.

Vale. Ese baile, venga. Esos pies.

Ahí, venga, venga. Tranquilo. Continúa.

(HACE ESFUERZOS) Dale.

-Te gusta tocar el culito, ¿eh?

Maricona.

-Venga, Mario, va. ¡Joder! ¡Cubre esa guardia!

¡Mueve la cabeza, hombre! ¡Mueve la cabeza!

¡Venga, va! ¡Va, no te quejes!

¡Va! ¡Oh!

¡Mario!

¡Para de una puta vez, joder! ¡Oh!

(GRITA)

¡Me cago en...!

¿Pasca?

¡Mira, chaval, o aprendes a respetar las normas

o vete olvidando de boxear!

¡Si haces esto en un combate, estás descalificado!

¡Y yo no entreno a tipos que no saben controlarse!

¿Entendido?

¡Pues vete a pegarle al saco!

(RESPIRA AGITADO)

(SE QUEJA)

Pasca, ¿qué tal estás?

(SIN ALIENTO) ¿Comparado con qué?

Anda, bebe un poco de agua y dejémoslo por hoy.

No, no. Necesito la pasta. No te preocupes, ya te la has ganado.

Vete a casa y descansa. (JADEA)

Anda. (JADEA)

(CARRASPEA)

(RESOPLA)

¡Uhm!

¡Uhm!

(Golpe)

(Música)

(Frenazo y choque)

(Puerta)

(TELEVISIÓN) "Venga ya, tío.

Por esa regla de tres, yo tendría que tener ahora...

menos 40 años o así".

-"No, hombre, no. Eso sería que te rejuvenece.

Yo digo que te resta, que te mueres antes".

-"Pues por eso lo digo, habría muerto 40 años antes de nacer".

-"Vaya gilipollez".

-"Pues anda que lo de que si lleva un mes congelado

te quita un mes de vida, pues...".

(Portazo)

¡Qué susto! ¡Dios!

¡Joder!

Pero vamos, lo tenéis a toda hostia, ¿eh?

¿Te hacemos un hueco? Sí, quédate a verla. Está muy bien.

No, me voy a tumbar.

¿Seguro? Seguro.

(TV) "En la habitación pequeña". -"En habitación pequeña, sí.

He tenido que recortar un poco,

pero ha quedado perfecto". -"¿Sí?".

(SUSPIRA)

(SE QUEJA)

(Canción en inglés)

¿Llevas mucho esperando? Me he retrasado

porque me he perdido un poco.

Bueno, me he perdido. Eso de perderse un poco...

O te pierdes no te pierdes. No hay término medio.

He cogido la línea buena de metro, y creo que la parada también,

pero he salido por donde no debía.

¿Qué? Hablo mucho, ¿verdad?

(RÍE) Ya lo decía mi madre: "No te callas ni debajo del agua".

¿Sabes que de pequeña me ponían en el colegio un precinto marrón

de embalar cajas? En principio me ponían

celo normal, del de toda la vida, pero lo mojaba con la lengua

y se despegaba. Pero el precinto ese, no.

Está asqueroso y pega una pasada. Si se me ocurriera

hacer eso a los alumnos del cole, creo que me detenían...

Hola. Hola.

¿Qué os pongo? Pues... me pones una cañita.

¿Qué estás bebiendo tú? Es que... Esta es doble.

Esta es una doble. Sí.

Pues yo quiero una doble. Y tú también, que estás terminando.

Vale, perfecto. (RÍE)

Perdona. Dime.

¿Tienes... eh... precinto marrón? ¿Del de embalar cajas?

Eh... ¿Un poquito así?

No. ¿No?

(RÍE) Da igual, gracias.

(RÍE) ¿Puedo? Sí.

Sí, sí.

Sí. (RÍE)

Muy heavy. (RÍE)

Un poco heavy no, mucho. El de los bigotes, ¿no?

Este que le llegan hasta aquí. Sí.

Sé quién dices.

Tengo un perro. Un perro.

En Santander. ¿De qué marca?

(RÍE) Golden retriever.

Y como canela, ¿no? Así...

Sí. Como amariconadillo, ¿no? El perro.

Svenson, ¿no?, es la fábrica esta de capilar...

¿Eh?

Hulk Hogan es un hortera. ¿Por qué?

Con su melena al viento. Si le llega la entrada hasta aquí.

¿Qué quieres? Tenía sus años ya.

(RÍE) Por Marilyn Manson.

(RÍE) Y porque es muy "manson".

(RÍE) Chicos, ¿dos más?

Eh... Venga. Mañana no tengo clase y no pasa nada si pillo el punto.

Además, hace un montón que no salgo, y ya que estamos,

aprovechamos la ocasión. (RÍEN)

La próxima vez... La próxima vez me llamas tú.

Oye, no te preocupes, ¿eh?

Entiendo que hay una regla no escrita

que dice que las nuevas amistades, durante un tiempo,

primero tiene que llamar uno y luego otro.

Para saber si el interés es mutuo. Imagino que lo dices por eso.

No. ¿No?

No. (RÍE)

Lo estoy diciendo, más que nada, porque si te llamo yo,

me fundes los 300 minutos que tengo por mes.

O sea, que si yo quisiera ser boxeadora, ¿me entrenarías tú?

Yo no soy entrenador. ¡Ah!

No, yo soy... Yo soy sparring. Yo boxeo contra ellos,

pero para que ellos se preparen.

Ellos tienen distintos entrenamientos,

y uno es subirse al ring conmigo y boxear.

Pero vamos, eh...

¿Pero tú también das o no das?

No doy como me gustaría, pero... pero bueno.

Eres el que recibe todo el rato. Eres el saco.

Yo no creo en lo de mejor amigo. Creo que eso es como lo de...

Uhm... como lo de perderse un poco.

No hay término medio.

Alguien que es tu amigo, es tu amigo. De verdad.

Y haría cualquier cosa por ti, si no, no es tu amigo.

Eso es verdad, pero también puedes tener amigos

que hagan cualquier cosa por ti hasta cierto límite,

y no por eso los vas a descartar. Pues yo creo que sí.

O sea, yo si soy amigo de alguien, hago lo que sea.

Sin ningún límite.

Ah, ¿sí? Sí.

¿Quieres ser mi amigo?

(RÍE) Bueno, yo podría...

yo podría ayudarte con algún problema,

pero escucharlo sería... (RÍE)

Pues una por aquí y otra por ahí. Muchas gracias.

Bien, ya hemos cubierto el sector amigos.

Ya sé que eres muy amigo de tus amigos.

(ASIENTE) Familia.

Familia.

Vivo con mi hermano.

¿Es más joven, es más mayor que tú?

Es 10 años más joven. Fue un descuido de mis padres.

Y...

¿Vive contigo por... por el tema de la crisis?

Eh, bueno, en parte... también, pero no es solo por eso.

Cuenta.

Pues hace unos años, en un accidente de tráfico,

mis padres murieron y mi hermano se quedó en silla de ruedas,

y desde entonces, pues, le cuido y vivo con él.

Vaya.

Lo siento.

No pasa nada, no te preocupes. Ya está.

Es que me he quedado sin palabras.

(RÍE) Eso sí que es difícil.

(RÍE)

Eh...

(RÍE) ¿Novia? ¿Novia?

Novia tuve.

Tuve una. ¿Y qué pasó?

Me tuve que deshacer de ella.

¿Y eso por qué?

Hablaba demasiado.

(RÍE)

(Móvil)

Mira, igual es tu exnovia, la que hablaba demasiado.

Perdona un segundito.

Tranquilo.

(Móvil)

(LLORA) "Han llamado de un bar. Fonsi está borracho,

montó una bronca y está tirado en un retrete".

¡Joder! Llamarán a la Policía si no vamos,

pero yo no me puedo mover porque estoy con "Osqueremos".

Es que yo ya no tengo fuerzas para esto.

Vale, vale. Tranquila, tranquila. Voy yo. Voy yo.

(LLORA) Estoy harta, Pasca, harta.

Tranquila. Mándame la dirección, ¿vale? Yo me encargo.

Venga.

Perdóname, pero... me tengo que ir.

¿Ha pasado algo?

No, no, no. Está todo bien. ¿Quieres que te acompañe?

¿Te puedo ayudar? No, no, gracias.

(Música)

(RÍE)

(Música)

Tu colega me ha puesto el baño que parece un puto vertedero.

Iba a llamar a la Policía ya. Llévatelo de aquí ya.

(Canción en inglés)

(DA ARCADAS)

(VOMITA)

(TOSE)

(TOSE)

(Portazo)

(Continúa la canción)

(SUSPIRA)

(RESOPLA)

(SE QUEJA)

(RÍE)

¿Cómo estás?

(RESOPLA)

¿Tú qué crees?

Creo que estás como aparentas,

hecho una puta mierda.

Estoy jodido, Pasca.

La vida me está jodiendo, pero a base de bien.

La vida te la estás jodiendo tú solito, Fonsi.

¿No te habrás aprovechado y...

y me habrás petado el culo?

(RÍE) ¿O te habrás tirado a mi mujer?

No.

No te he petado el culo.

Gracias.

Como sigas así, va a ser tu mujer la que te mande a tomar por culo.

¿Le vas a dar la vuelta a todo lo que te diga, joder?

No, me voy a dar la vuelta yo, que no veas cómo te huele la boca.

(RESOPLA)

(SUSPIRA)

Fonsi.

Dime, cariño.

Tu mujer...

Sí, ya lo sé.

¿El qué sabes?

Que me va a dejar.

Se lo estás poniendo muy fácil para que tome esa decisión.

Por lo menos le pongo una cosa fácil en la vida.

Por una vez ponte en su lugar.

No puedo, estás tú.

¿Cómo?

Que estás en su sitio. Ella duerme a ese lado.

(RÍEN)

Qué gilipollas eres, chaval. (RÍE)

(RÍEN)

(LLORA)

(Tonos móvil)

(MÓVIL) "Hola, ¿qué tal? Estaba preocupada".

Adela, Adela, Adela...

Te he llamado y el teléfono me daba apagado

o fuera de cobertura, no sé. Adela, estoy bien. Estoy bien.

Llamaba para... para pedirte perdón por dejarte ayer de esa manera.

No pasa nada si no ha sido nada grave.

No, no. Nada grave. No te preocupes.

Pues ahora que dices que no ha sido grave,

te voy a decir que un poco cabreada me quedé.

Más que nada porque que te fueras sin darme ninguna explicación

y dejándome tan preocupada... Ya, ya lo sé. Lo siento, de verdad.

Eh... ¿Te apetece que quedemos hoy

y que sigamos con lo que dejamos ayer a medias?

Pues... Eh...

Bueno, esta vez me tocaba llamarte yo a ti.

Sería saltarnos la regla no escrita. ¿Cómo sabes que el interés es mutuo?

Cuando he encendido el móvil tenía 12 llamadas perdidas.

(RÍE) Bueno, pero no serían todas mías.

No, tuyas eran solo 10.

Así que... técnicamente

no nos saltamos la regla no escrita. Tú me has llamado antes.

Bueno. Eh...

Bien, ¿y cómo se supone que me compensarás por lo de anoche?

Bueno, había pensado en una cena.

Como dices que eres tan buena cocinera,

pues había pensado en que podías invitarme

a esa famosa merluza en salsa verde

que dices que te sale tan, tan, tan, tan buena.

(RÍE) Vaya morro tienes tú, ¿no?

Vale. Eh...

Puedo bajar a la pescadería y ver qué hay, pero no aseguro nada.

(Música)

Eh. Hombre, mi hermano el desaparecido.

Hola, Pasca. ¿Te apetecen unos filetitos?

No, déjalo, anda, déjalo.

¿Qué, cómo estás?

Yo bien, ¿y tú?

Bien. Bueno, podría estar mejor, pero podría estar peor.

No has venido a dormir, ¿no? (NIEGA)

¿Por qué? No, por saber.

¿Por saber? No, yo qué sé, como estabas aquí con tu chica...

¡Pasca! Que casi me quemo. Como vuelvas a tocarle el culo...

¿Me vas a dar una patada voladora? Ten cojones, ten cojones.

Levántate, levántate, venga, ten cojones.

Una patata voladora te voy a tirar, payaso.

Pero si no lo ha notado. Mira su culo, mira.

Y mira mi mano. Ni se ha dado cuenta.

¿Quieres dejar de decir tonterías y ponerte a hacer una ensalada?

Estás muy contentito tú, ¿no? ¿Has dormido en cama de alguna?

He dormido en la cama de alguna, pero sin ninguna.

Joder, chaval, qué críptico eres.

¡Críptico! ¿Y esa palabra de dónde la has sacado?

¿Qué eres, catedrático? No, pero tú tienes estudios,

deberías saber qué significa. Estudios inacabados.

Estudios al fin y al cabo. También sé qué significa petulante

y no lo utilizo en cada conversación.

¿Me estás llamando petulante? ¿Me estás llamando críptico?

Estáis como cabras. Y tú como una vaca.

Pasca, coño.

Bueno, son la misma familia. No.

Las vacas son bovinos, las cabras no.

Son ovinos. (NIEGA)

No. ¿Cómo que no?

Como que no. ¿Y qué son?

Caprinos. ¿Caprinos?

(SUSURRA) Caprinos, caprinos, caprinos, caprinos.

Bueno, ¿qué te parece?

Dime... ¿Mmm?

¿Sabes lo que sí estoy saboreando?

La merluza.

El... Tu...

Tu silencio.

Tu silencio. Maravilloso, de verdad.

¿Pero está bueno o no?

A ver, no está muy allá, pero no pasa nada, ¿eh?

Yo me puedo comer la tuya tranquilamente.

Si es que lo sabía. Yo... Este piso es de mi amiga

y no controlo muy bien el horno. Esto solamente lo tengo que hacer

en mi casa a una temperatura... Adela, Adela.

Es justamente lo que necesita... Está buenísima.

Riquísima, de verdad.

¿De verdad? De verdad.

Gracias. De nada.

Si algún día vienes a Santander, sabrás lo que es una buena merluza.

Las pescaderías que hay aquí no tienen la misma merluza que allá.

Allá las ponemos casi directamente del mar

y aquí tendrían que venir en camiones

y en los trayectos se pueden perder todas las propiedades.

Adela. Esto es como juego.

Adela, ¿brindamos?

Claro. Vale.

Por la mejor merluza en salsa verde, aunque haya venido en camión.

Igual es de piscifactoría.

Habrá ido de alguna manera a la pescadería, ¿no?

No habrá ido andando. No lo creo.

Por la mejor merluza en salsa verde que haya venido como haya venido

y de donde haya venido, está buenísima, de verdad.

Y eso que no está como podría estar. Pues por la mejor merluza

en salsa verde que no está como podría... ¿Sabes qué te digo?

¿Qué? Que por la cocinera.

Salud. Salud.

Esto me lo regaló mi abuela hace siete años.

Era su única nieta y me adoraba.

Pero como ves, se está cayendo y no puedo reformarlo.

Pedí créditos en los bancos y no me dieron.

Ya no puedo seguir manteniéndola.

¿Sabes lo que pago de impuestos al año?

Y... ¿Y qué vas a hacer?

Pues supongo que malvenderlo.

Y no sabes lo que me duele,

no solo porque mis abuelos y mi madre se criaran allí,

sino porque yo tenía un sueño,

vivir allí montar, en la parte de atrás,

una ludoteca y una guardería.

Pero en fin... Que ahora es un sueño.

Bueno, ¿y tú, qué? ¿Yo?

Cuéntame, ¿cuáles son tus sueños? Porque tendrás alguno.

Bueno... Tengo un sueño, pero es imposible.

Que va, no hay sueños imposibles. Hay soñadores con poca voluntad.

(RÍE) ¿Qué pasa?

Y esa frase, ¿de dónde la has sacado?

Es una frase muy bonita y, además, estoy segura

que ha ayudado a mucha gente. A Paulo Coelho, a Bucay

a vender libros de autoayuda. Yo creo que es una gran verdad.

¿Sí? ¿Y por qué no te la aplicas?

Me has hablado de tu sueño y no has dicho nada de la frasecita.

Ahora te cuento el mío y frasecita al canto.

Ya... Ya.

Pero porque mi sueño no depende de mí.

Dependería de que me tocara la lotería o algo así.

Mi sueño depende de que inventen la máquina del tiempo,

que es más imposible.

Visto así, me dejas sin muchos argumentos.

Eso sí que es difícil. Vale, supongamos...

Sí.

Que han inventado la máquina del tiempo.

Entonces, ¿tú qué harías? ¿Viajarías al pasado o al futuro?

Si lo piensas, viajar al futuro no tiene ningún mérito.

¿Por qué?

Porque no, con un armario puedes hacerlo.

Claro, te metes en un armario

y cuando sales, ya estás en el futuro.

Una hora, dos horas, un día, depende de lo que aguantes.

¿Viajas a tiempo real? Sí, verdad, pero viajas al futuro.

Bien, has inventado el armario de viajar al futuro, ahora también,

supongamos, que han inventado el armario de viajar al pasado.

Ajá. ¿Qué harías tú en el pasado?

Pues frenaría en aquel stop.

Vaya, lo siento... Qué gilipollas soy, de verdad.

Qué gilipollas soy.

No... No, perdóname tú.

Porque no tenía que haber sacado el tema.

Qué gilipollas.

Podríamos hablar del tema, no tengo ningún problema.

No... Bueno, pasó hace cinco años, o sea que...

Y... ¿el coche, lo conducías tú?

Sí, conducía yo el coche.

(Música)

Lo siento. No pasa nada.

¿Estás bien?

Estoy muy bien.

(Continúa la música)

Por un momento, pensé que te ibas a poner a hablar en mitad del beso.

(RÍEN)

Estuve a punto de hacerlo. Cállate. Cállate...

(RÍEN)

Ya está bien por hoy, ¿no?

Sí, yo también estoy hasta los huevos.

¿Bajamos y nos tomamos unos tercios?

Venga, pero ¿dónde está tu hermano? No sé, está por ahí.

Creo que se ha echado un ligue, se ducha más y se le ve menos.

Entonces, ¿cómo te bajo? Que yo soy un canijo.

¿O ya han arreglado la silla? No. Pero bueno, ahora viene Gloria.

Llamamos también a Pedro y Esteban y que se apunten.

Entre todos me bajáis, que solo es un piso.

Pues dile a Pedro que venga con su hermana, que está tremenda.

¿Qué está tremenda? Pero si es igual que él.

Si te liaras con ella sería como hacerlo con Pedro.

¿Por qué no te cortas las piernas?

¿Qué?

No, que... Que como no las usas... Por comodidad.

Claro. Claro... ¿Por qué no te cortas tú la polla?

Como no la usas...

Pues te quitarías un peso de encima. O dos.

(Móvil)

Oye... ¿Qué pasa?

¿Qué?

No me... ¿Qué? No me jodas.

No me jodas. No me jodas, tía.

Voy para allá. Voy para allá.

(Puerta)

Pasca...

Tú eres gilipollas, chaval.

Tú eres gilipollas, eres un puto inconsciente.

Está todo bien, no pasa nada. Es solo una fisura.

¿Y tú qué? ¿Tú qué?

¿Cómo se te ocurre sacarlo? ¿Cómo?

Lo siento... ¿Lo sientes?

No sientas nada, Gloria. No es culpa tuya.

Y tú no le hables así. Si quiere salir, ¡me llamas!

¿Por qué cojones no me llamas, tío? Porque no soy tu puto prisionero.

Entérate de una vez, joder.

Gloria, déjame un segundo con mi hermano, por favor.

Pasca, tenemos que hablar.

No sé de qué cojones tenemos que hablar.

Siéntate.

Siéntate.

Yo ya no quiero seguir viviendo así. ¿Así cómo?

Así, Pasca, así. Así.

En el plan en el que vivimos tú y yo, joder.

No te entiendo, hermano. No te entiendo.

Pues que yo ya no soy un crío. ¿y?

Y que llevamos mucho tiempo viviendo juntos. Y que tengo novia.

Y que nos gustaría... Nos gustaría vivir juntos.

Juntos, me refiero a ella y a mí, claro.

Claro... Te entiendo.

Mira, yo tengo que estar contigo, ¿vale?

Tengo que estar contigo para cuidar de ti,

para estar pendiente... Sé cuidarme solito.

No puedo andar, pero no soy imbécil. ¿Sabes cuidarme solito?

Lo que no puedo hacer, me ayuda Gloria.

Ya veo cómo te ayuda, de puta madre.

Me bajaron entre todos, fuimos al bar de la esquina,

me emborraché y volviendo, me caí, ¿nunca te has caído yendo pedo?

O como como la silla no puedo. No deberías.

¿Y por qué cojones? ¡Por qué no deberías!

Soy una persona normal, quiero hacer cosas normales.

Entérate de una puta vez, tengo que estar aquí,

tengo que estar aquí para cuidarte, para que no te pase nada.

También estabas a mi lado el día que me quedé así.

Lo siento. No lo sientas, tío.

No, no, no. No, lo siento yo.

Eres mi hermano, joder. Eres mi hermano y me has cuidado

y te has preocupado de mí como nadie en todos estos años, ¿vale?

Y te voy a estar agradecido hasta que me muera.

Pero ahora quiero vivir mi vida.

Creo que tú deberías empezar a vivir la tuya también.

Estoy viviendo mi vida.

Vives la vida que te ha tocado por estar conmigo.

¿Te crees que soy tonto?

¿Crees que no sé todo lo que has dejado por mí?

Lo único que he hecho ha sido joderte la vida.

Mi vida no está jodida. Escúchame.

Soy feliz.

Soy feliz.

Tengo una chica que me quiere como soy y a la que yo adoro.

Y tengo unos colegas que son la hostia.

Y trabajo en lo que me gusta.

Y, sobre todo,

tengo un hermano que es lo mejor que me ha pasado en la vida.

(SUSPIRA)

Te quiero mucho, hermano. Y yo a ti también.

Vale. Vale, vale.

Me alegro mucho de que estés con esta tía.

Es una tía de puta madre, te lo digo en serio.

Sí que lo es. En serio.

Ya lo sé.

Si no tuviera el culazo que tiene... Que parece una pantalla de cine,

la tía estaría de puta madre.

¿Quién te ha dicho que no me gustan los culos gordos?

Los culos gordos están bien, pero eso es exagerado.

Que...

Dame... Dame dos días.

Eso da igual ahora. Ya hablaremos. Escucha, que no lo digo por ti.

No lo digo ni por ti ni por ella, lo digo por mí. De verdad.

Llevas razón.

Dame dos días.

Joder...

Ah, ah, ah...

¿Qué pasa? El brazo.

(Música)

Carmela se ha ido a casa de su hermana.

Se ha llevado a Óscar.

Lo siento.

Yo más.

¿Necesitas algo?

Necesito todo.

Necesito trabajar, necesito a mi mujer,

necesito mi hijo. Necesitas dignidad.

La dignidad está sobrevalorada, Pasca.

Mira, por muchas hostias que te dé la vida,

por muchas humillaciones que pases, si tienes dignidad,

lo puedes recuperar todo.

La dignidad se gana con respeto, cariño,

y yo no me respeto ni a mí mismo. Pues empieza a hacerlo, mi amor.

¿Cómo cojones quieres que me respete?

Si lo he mandado todo a la mierda.

Lo he perdido todo.

Por una parte, me alegro de que Carmela se haya ido.

¿Por qué dices eso?

Me desahucian.

La semana que viene, me quitan el piso.

Por no haber pagado dos putos meses de hipoteca, me echan de mi casa.

Y todavía quieren que les siga pagando.

Si no he podido pagar estos meses,

¿cómo cojones quieren que pague el resto?

Hijos de la gran puta.

Te lo juro que si no fuera por los vecinos, quemaba el piso.

Mejor el banco. Sí, mejor el banco.

¿Y si pudieras pagar lo que debes, ahora?

¿Ahora?

Pero si no he podido pagar ni el vino que acabas de tirar.

Lo he robado en una tienda de chinos cuando venía para acá.

Dame dos días.

Y no hagas ninguna gilipollez, ¿vale?

(Música)

"¿Sí?". Colomo... Tengo que verte.

"Pásate dentro de un par de horas, ahora tengo dos reuniones".

Vale. Te veo en tu oficina.

Casi regalo el terreno y son muchas hectáreas.

Sí, ya lo sé que...

Tal y como están las cosas, es una buena oportunidad,

pero ya sabes lo que ese caserío significa para mí

y creo que estoy malvendiendo mi pasado y mi futuro.

Mañana voy para Santander, así que...

(Timbre)

Si quieres, el lunes nos reunimos y lo hablamos.

Hasta luego. Un beso.

Hola.

Estás enfadada.

¿Por qué lo dices? Porque solo has dicho "hola".

No me apetece hablar.

¿Es por lo de esta mañana?

Lo siento, te he estado llamando, pero o no lo cogías...

No es por la de esta mañana. O, bueno, igual un poco.

Yo no quiero estar con alguien que cada vez que nos veamos

salga corriendo sin dar explicaciones

y me haga sentir sin... Mi hermano se emborrachó

y se cayó al suelo.

¿Está bien? ¿Le ha pasado algo? Sí, está bien, bueno...

Se ha hecho una fisura, pero me asustó bastante.

Aún así, no me tendría que haber ido así.

Y menos, por segunda vez. Ahora lo entiendo.

También lo habría entendido

si te hubieras parado un segundo a explicármelo.

Lo siento.

¿Por qué te vas?

Ya ha vuelto la profesora a la que sustituía

y en tres semanas terminará el curso.

Como no creo que me vuelvan a llamar...

¿Te vas hoy? No.

Mañana es mi último día de clase.

En cuanto salga, recojo mis cosas y me voy a Santander.

Mañana.

¿Y no te puedes quedar un par de días?

Tengo que arreglar lo del caserío.

¿Lo vas a vender?

No puedo seguir manteniéndolo.

¿Y si tuvieras el dinero? (RÍE)

Ya sabes lo que haría si tuviera el dinero.

Para eso, me tendría que tocar la lotería

y ni siquiera la compro. ¿Aceptarías un socio?

Aceptaría lo que fuera por no desprenderme de ella.

Vale. Vamos a hacer una cosa. Tú te vas a Santander,

pero esperas dos días para vender el caserío.

¿Vale? Vale, pero no entiendo.

Vale. Yo ahora me tengo que ir.

Ahora me tengo que ir porque tengo que hablar con un tipo

que puede solucionar tu problema.

Vale. Si te tienes que ir, vete.

Adela,

¿sabes una cosa?

Que todavía tengo una hora antes de hablar con el tío este.

No sé, una hora para...

Para despedirme de ti.

En condiciones.

¿Solo una hora?

¡Ah! (RÍE)

A ver, a ver, tranquilo. Explícate.

Al poco de hablar contigo, llega Fonsi y me exige

que le meta en un dioses y perros a lo que me opongo.

¿Qué es un dioses y perros?

Es un combate ilegal organizado por unas mafias muy chungas.

A punta de pistola...

Te mato mañana, hijo de la gran puta.

Te lo juro, fue a punta de pistola, coño. Vino con una pistola, joder.

Tienes que creerme. Que lo juro. Te lo juro...

Le dije que no, que ni de coña.

Me pediste que no le metiera en combates

y te dije que no le daría curro de nada.

Créeme, por favor. El cabrón me sacó una pipa.

Me la pone delante y me obligó a llamar a los organizadores

para decirles que ya tienen a su perro.

¿Cómo que su perro? Escúchame, por favor.

Esto no es una pelea normal.

Esto es una puta escabechina.

Aquí no quieren ver un combate, quieren ver sangre.

Un tío destrozando a otro.

Hay un luchador, un dios,

un tío en plena forma, generalmente, con muy mala hostia, un punto sádico.

Luego está el perro.

Un mindundi que encuentran en cualquier lado

y que hace lo que puede.

Sigue.

Las apuestas van sobre cuánto tiempo durará en pie el perro.

Cuándo empezará a sangrar por los oídos,

con cuántos huesos rotos va a acabar el combate,

si puede calzarle alguna hostia al dios...

¿Qué cojones me estás contando, Colomo?

¿Qué cojones me estás contando, tío?

¿Recuerdas cuando los romanos echaban a los cristianos a los leones?

Pues en este caso, Fonsi es el cristiano.

¿Cuándo es?

Mañana, por la tarde. Mañana...

Sí. Por una parte, me ha venido bien que viniera Fonsi,

porque todavía no tenía...

¿Dónde? No lo sé, te lo juro.

No me lo dicen hasta dos horas antes del combate.

¿Cuánto le van a pagar?

Quitando mi comisión... ¿Pero qué comisión?

Que, en este caso, es del 0 %, unos 6000 E.

Vaya puta mierda. Sí, es una puta mierda.

Con eso no tiene ni para cubrir los gastos de hospital.

El último que llevé, todavía está en coma.

Lo siento. Lo siento.

No lo sientas, no lo sientas.

Ahí es. Vamos.

Parece que todavía no ha venido nadie, ¿no?

Están al caer.

Joder, esto está muy vacío.

(GRITA) ¡Colomo!

(Música)

(Alboroto)

(Música)

Colomo, quiero cobrar. Si cobrar, vas a cobrar de lo lindo.

No, quiero mi dinero. Ahora. ¿Cómo?

Quiero la pasta, sino, no hay pelea. Pasca, no me jodas,

que me buscas la ruina, que no es posible.

-No me jodas, ¿tú?

¿Tú eres mi rival?

Esto es un puto regalo, tío.

Sabes en que te voy a hacer, ¿no?

No tienes ni puta idea de la paliza que te voy a meter.

Capullo, te estoy hablando.

Estoy hablando contigo, gilipollas.

Te pienso reventar, hijo de la gran puta.

Esto no va a acabar hasta que no te quede

ni un puto diente en la cara.

Te pienso reventar los huevos, maricón de mierda.

Y voy a disfrutar haciéndolo. (HABLA EN OTRO IDIOMA)

(RÍEN)

¡Vamos! ¡Arriba! Hostia, no os oigo. ¡Vamos!

-¡Sangre! ¡Sangre! -¿Quieres sangre? ¿Quieres sangre?

¿Queréis sangre? Tú, ¿quieres sangre?

¿Tú quieres sangre? ¡Sí!

¿Queréis sangre? ¿Quién quiere sangre?

Tendréis sangre. Vas a morir, hijo de puta.

¡Vamos! Vamos, no os oigo. ¡Arriba!

(Música)

¿Empieza todo o no empieza?

(Continúa la música)

¡Vamos! ¡Vamos!

(Música)

(ASOMBRADO) Hostia puta...

(Continúa la música)

(Golpes)

(Música)

(LLORA)

(Continúa la música)

(Llaman a la puerta)

(Llaman a la puerta)

Recupera tu vida, amigo.

Yo voy a empezar la mía.

(Música)

(CHISTA)

(Canción en inglés)

(Música créditos)

Somos Cine - Dioses y perros

10 jul 2020

Pasca vive en el madrileño barrio de Vallecas. Pasa los días cuidando de su hermano pequeño, trabajando en un gimnasio e intentando ayudar a su mejor amigo, Fonsi, un exboxeador que está pasando una mala racha. Pasca es un superviviente nato y, a pesar de no tener esperanza, intenta superar cada día con sarcasmo. Su vida cambia cuando aparece Adela, una joven profesora que acaba de llegar al barrio y le hará ver las cosas con otra perspectiva.

Dirigida por David Marqués y Rafa Montesinos cuenta con el premio Festival de Málaga: Sección oficial largometrajes a concurso del año 2014.

Contenido disponible en España hasta el 9 de mayo de 2024.

ver más sobre "Somos Cine - Dioses y perros" ver menos sobre "Somos Cine - Dioses y perros"
Programas completos (172)
Clips

Los últimos 245 programas de Somos cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos