www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5591721
Para todos los públicos Somos Cine - Ciudad Delirio - Ver ahora
Transcripción completa

(Música)

(Música animada)

(RADIO) "Cerca 1400 bailarines de 35 escuelas de salsa de Cali

participan hoy en las audiciones para el Salsódromo

que se celebra en el Teatro Municipal.

El Salsódromo tendrá lugar este año el 25 de diciembre

en la Feria de Cali.

Las audiciones se dividirán en dos modalidades:

categoría 1 con 50 bailarines, categoría A con 10 bailarines.

No sabemos cuantas escuelas quedarán.

Todo depende de la calidad del grupo.

Ya que podrían unirse unas con otras para efecto del Salsódromo.

Al final del día sabremos cómo queda conformado.

(Móvil) El Salsódromo tendrá de temática

el despertar del carnaval.

Es por eso que el comité evaluador y organizador

busca en las escuelas grupos con buen acople en su coreografía.

y un excelente estado físico de los bailarines

para aguantar, la mejor actitud escénica,

creatividad en vestuario y maquillaje,

que ayudan a que el evento sea estético y armónico

para propios y visitantes.

Buenos días, oyentes de Tropicana, hoy es martes 20 de agosto

en Santiago de Cali. Hoy brilla el sol. Tenemos 31

y un 24 % de humedad".

¿Cómo estás?

Mira esta es la documentación de Estrellas de Cali.

Señoras y señores, muy buenos días.

Colegas de todo el mundo ante todo, gracias por venir.

Bienvenidos a este 11 Congreso de Medicina Epidemiológica

en Santiago de Cali.

Una ciudad acogedora a propósito, esperemos que disfruten de su clima.

(Salsa)

¿Dónde está Lily?

Hola, muchachos, no me cogí la tarde.

¿Dónde estabas? Me cogió la tarde.

Rápido, rápido. Sí, ya voy.

¡Muchas gracias!

Por favor, Estrellas de Cali.

A ver, niñas...

Ojalá se caigan.

Vamos.

Siete, ocho.

(RÍE)

Qué alegría.

A ver que te vea.

Te sienta bien la edad.

Y el look este burgués...

Venga va, también te sienta bien. Sigues igual que siempre.

¿Qué pasa? ¿No presentas o qué?

Mira, Germán, esta es Paloma, una amiga de la Facultad.

Estoy muy contenta.

Es que me gusta mucho lo que hago.

¿Por qué me miras así?

Me gusta tu entusiasmo.

¿Tú cómo vas de entusiasmo?

Pues... me cuesta reconocerlo pero estoy hasta los cojones

de mi trabajo, Palomita. ¿Cómo?

Esta sí que no me la esperaba.

Llevas toda la vida restregándome lo interesante que es tu trabajo,

lo bien pagado que está... Sabía que lo usarías en mi contra.

¿Y Luisa? ¿Cómo está?

Luisa bien, bien.

Está muy contenta, la acaban de ascender.

Viajamos mucho, nos vemos muy poco, pero todo bien.

Suena... estupendo.

Qué mala eres, no te voy a contar nada, eres una bruja.

Lo siento, no ha sonado nada convincente.

¡Paloma! Ana Laura.

Bella, andas perdida.

Ando perdida porque ya no me haces ni caso.

Qué va.

Voy a presentarte, este es un gran amigo mío, Javier Ibarra.

Hola. Hola.

Están en un Congreso Médico. Ah.

Buenas noches, Germán, mucho gusto.

¿En qué andan? ¿Qué van a hacer?

¿Los vas a llevar donde a bailar? De rumba.

(Salsa)

Vas muy bien.

Me está saliendo fatal.

Que no.

Y ahora déjate llevar. Tu amigo Germán está hecho un ligón.

A eso os dedicáis en los congresos. No todos.

De hecho yo me debería ir a dormir. Sí, claro.

Vamos, vamos.

Eso es. Uy, perdona.

No pasa nada, todo bien.

Menudo piecito el españolito.

El que está rico es el flaquito.

A mí no me importaría enseñarle a bailar.

Cambio de pareja.

Eh... me voy a sentar, es que yo no sé bailar.

Bueno, pero yo sí.

A ver,

escucha tu intuición.

Siente la música y déjate llevar.

Así, conmigo.

Y...

adelante y atrás.

Atrás.

Un pasito y caes.

¡Muy bien!

Gracias.

¿Por qué? Por bailar conmigo, soy un desastre.

Ay, que a poco. Sí.

Bueno, ya sabes lo que es.

Escucha tu intuición, siente la música

y déjate llevar. Ajá.

¿Y funciona? Una táctica infalible.

¿Y en la vida también funcionaría?

Debería, ¿no?

(RÍEN)

Salud.

(GRITAN)

¡Pare!

¡Pare, pare!

(JALEAN)

¡Bienvenidos a la rumba!

Esto.. venga para acá.

Venga que aquí está la alegría, aquí está la carcajada...

Ni un besito, ni un papito, ni un cariñito.

Venga, le esperamos,

con los brazos y el corazón abierto.

¡Y abrimos el telón del alma!

¿Queréis un traguito?

Cuidado, cuidado.

Ay, te manché el vestido. No pasa nada.

Uy, perdona, ahora vuelvo, un momento.

¿Has visto cómo te mira?

¿Quién? ¡Ese flaquito!

Es simpático, ¿no?

Eres muy fría.

Está más embobado...

Mentira. Deja de ser casamentera, qué pereza.

Ya llegué.

A ver, ¿dónde te he manchado?

¿Otra?

¡No! Una a medias.

A medias, no pasa nada. A medias.

¿Quién quiere?

(GRITA)

¿Estás tú bien?

Ay...

Lo siento, Angie, esto no me ha pasado en la vida.

Mejor, ¿no?

Sí, sí, mejor.

Mejor.

Quédate aquí, yo voy a buscar a los demás.

No te muevas, te quedas ahí.

Perney, te estoy buscando.

No me digas que te fuiste porque te mato.

Dime dónde estás. Te estoy buscando.

¿Y a dónde vamos ahora?

No, yo me tengo que ir a mi casa.

¿Dónde queda tu hotel?

¿Me aguantas ahí?

¿Dónde está mi hotel?

No sé donde está mi hotel.

No te preocupes, este acaba de estar bien, ¿me oís?

Buenas. Buenas.

Bienvenidos, ¿en qué les puedo colaborar?

Una habitación, por favor. ¿La quieren para 4 horas el rato

o la amanecida 12?

La amanecida. Le puedo ofrecer la Egipcia,

la Española, la Hawaiana,...

la Polar, la Indígena... La Polar está bien.

La Polar. La persona adicional

vale 25 000 pesos por tres horas. ¿Persona adicional?

La Polar sin persona adicional.

Javier, vas a estar bien aquí.

Yo me tengo que ir.

¿Estás segura de que esto es un motel?

Esto es un parque de atracciones.

(RÍE)

Bueno, yo me voy. No...

No, no te vayas. ¿Quieres comer algo?

Eh, no, gracias.

¡Uf, no!

Un bailecito sí. No.

Tranquilo. No, Javier, me tengo que ir.

Un último baile.

(RÍEN)

Yo creo que esto tiene que ver con dejarse llevar.

Me tengo que ir.

De verdad es tarde.

¿Te puedo pedir una cosa?

¿Qué?

¿Puedo abrazarte?

(SONRÍE)

(Música romántica)

¡Angie!

Hola, buenas.

Anda...

(RÍE)

Está duro hoy, ¿no?

¿El qué? La resaca.

Ah, sí, sí, sí, sí.

Gracias.

¿Podría...?

Sí.

Gracias.

(SUSPIRA)

Cremita...

Gracias.

Bueno aquí vemos...

Javier, Javier.

Menos mal que has llegado, ¿dónde estabas?

Perdí la tarjeta del hotel, no sabía cómo llegar.

Venga ya.

He pasado la noche en un motel.

¿Solo o acompañado? Ay, Germán...

Lo siento, es que yo nunca te había visto tan animado.

Seguidamente tendremos la intervención del doctor Ibarra,

especialista en Farmacología.

Dale.

Cinco, pateo.

Y caigo otra vez.

1, 2, 3, 4, 5.

1, 2, 3, 4, 5 y 1.

1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8.

¿Por qué no lo hacemos así?

Y, y, y, y, y, y.

¡Bravo!

¡Muy bonito!

Muy lindo cómo se ensaya en la escuela. Ya veo la coreografía.

Están calienticos para empezar a ensayar, ¿no?

Bueno... ¿Qué?

A ver qué van a enseñarme.

El de la pelvis.

(RÍEN)

¿Cuánto es? 4200.

Está bien, está bien, gracias.

(Música animada)

(Salsa)

¡Cali!

Tierra de lindas y hermosas mujeres.

Las caleñas son como las flores.

Que vestidas van de mil colores.

Ellos nunca entregan sus amores

si no están correspondidas.

Caminando van por las aceras,

contoneando llevan su cintura.

Ellas mueven las caderas

como los cañaverales.

Las caleñas son... -¡Como las flores!

Las sencillas son... -¡Como violetas!

Las bonitas son... -¡Como gardenias!

Las hermosas son... -¡Como las rosas!

Las negritas son... -¡Una ricura!

Las gorditas son... -Sabrosura.

Las flaquitas son... -Sin cintura.

Las caleñas son... -¡Como las flores!

Las caleñas son... -¡Como las flores!

Disculpe.

¿Sí?

Hola, buenas tardes, he quedado con Paloma Fernández.

Me dijo que iba a venir, usted es el doctor español, ¿cierto?

Eso es. Salió. No demora.

Yo no sé por qué no ha llegado.

Siéntese, por favor. Gracias.

(TOSE)

Señor, ¿se encuentra bien?

Es que me duele mucho la cabeza.

¿Le suele doler?

¿Tiene nauseas?

Sí. Levante la cabeza, a ver el ojo.

¿Qué tiene mi ojo?

Mierda... No se preocupe, no se mueva.

¡Oiga, llame a una ambulancia hay que llevar a este hombre

a un hospital!

¡Gladys, Gladys!

Se demora urgencia, ven corriendo.

¿Hace cuánto? -No sé.

Señor, señor.

Este señor está casi sin pulso.

Por favor, ayúdeme a levantarlo.

Tráigalo para acá, por favor.

Rápido, rápido.

¡Doctor, le necesitamos! No, yo no ejerzo.

No soy esa clase de médico.

¡Venga rápido, por favor!

Por favor, ¿me deja?

Estamos perdiendo el pulso, doctor.

¡Señor! ¡Permiso, permiso!

¡Señor!

Traiga el equipo de reanimación. No hay.

Joder...

Está en parada, ¿dónde está la ambulancia?

(Sirena)

Tranquilo, tranquilo, no te muevas.

No te muevas, no te muevas.

(SUSPIRA)

Tiene pulso, tiene pulso.

(SUSPIRA)

A ver si va a ser verdad que vas a ser médico.

¿No lo habrás preparado tú todo?

Serías muy capaz.

Bueno, una aneurisma roto que se había estallado en el cerebro,

lo hemos curado.

Todo está solucionado.

Muchas gracias, doctor.

No me dé las gracias a mí, al doctor que nos lo trajo con vida.

Gracias. No, nada, nada.

Muy bien, doctor, muy bien.

(Salsa)

¿Necesita ayuda?

No, gracias.

Tú eres de aquí, ¿cierto?

No, soy español.

Ah, mi abuelo también era español.

Ah. De un pueblo de Burgos.

Ah, mira.

Siempre quise viajar a España

a conocer la tierra de mis antepasados,

pero me fui haciendo viejo. Me encantaría hacer ese viaje.

¿No bailas? No, no, no.

Pero me gusta mucho la música.

Curiosamente me ha hecho recordar a mi padre.

A él le encantaban los ritmos latinos.

Ah.

Tito Puente, Machito...

La época de oro mejor dicho.

Mi época. Mucho gusto.

José Fernández, pero aquí todos me dicen Vaso de Leche.

(Música romántica)

No quiero que te vayas.

La noche está muy fría.

Abrígame en tus brazos

hasta que vuelva el día.

Tu almohada está impaciente.

Tal vez te dé un consejo.

Tal vez no diga nada.

Mañana muy temprano

platicarás conmigo.

Pero bueno, te dejo un minuto y desapareces...

Hola, doctora.

Hola, Vaso de Leche. Bien, bien.

Aquí el doctor Javier que dice que no le gusta bailar.

Estoy seguro que no lo ha intentado lo suficiente.

Vaso de Leche es maestro de baile.

Ah.

A pesar que tenga que irse, sino yo mismo le enseñaba.

Ahora si quiere... La próxima vez.

Retrásame la muerte.

Mami, ¿cuándo voy a bailar con los mayores?

Cuando seas mayor. ¿Y cuánto falta?

Faltan... tienes 7, faltan 6 años.

¿Tantos? Tienes que tener 13

para bailar con los mayores. Pero, mami, eso es mucho tiempo.

No es mucho tiempo, Yo qué hago, ¿ah?

(Timbre) No te vas a creer lo que hago yo.

¿Quién es a esta hora?

Abre allí. Ya te paso las llaves.

¡Papito! -¡Mi reina!

¿Bien o qué? -Bien.

Mira lo que te traje, gusanitos dulces.

Para después de comer, ¿no? No, para mañana.

Que no duerme. Ah, bueno.

Papi, cuando fui a la piscina ya me sé tirar de cabeza.

Qué bueno, mami.

Cuando la mamá me dé permiso. Cuando quieras.

Ya lo sabes. Vamos a la piscina.

Ya la niña durmió.

Tan bonita que está, ¿no has visto?

Está grandota, está inteligente.

Hasta está bonito el huequito.

Me hace mucha falta, ¿oíste?

Ya sabes que la puedes ver cuando quieras.

Sí, pero no se trata de eso, Angie.

Es que no me acostumbre a vivir sin ustedes.

William, por favor.

Yo sé que la embarré, ¿entiendes?

La cagué y bien feo.

Y esto pagando las consecuencias de eso, pero...

Mira, esa mujer no significa nada para mí.

Nunca significó nada, ¿me entiendes?

¡Ay!

¿Qué?

¿Qué quieres?

Que por ahí me enteré que...

Van a hacer las pruebas para Delirio, entonces...

No sé, tal vez si...

Yo ya tengo pareja.

Y no pienso cambiar.

Angie.

Pues sabes que no hay pareja como nosotros.

¿Eh?

Yo conozco todos tus movimientos.

Sé para donde te vas a mover antes de que lo pienses.

Y vos a mí me lees el pensamiento perfectamente.

Eso no se aprende, pelada.

Eso también se aprende.

Angie, vos sabes que yo tengo razón.

No vas a encontrar una pareja como yo.

Ándate, Willy.

(SUSPIRA)

¿Qué?

(BALBUCEA)

Sois la única que me pone a bailar el corazón.

Ay, déjate la huevonada, ándate.

Hasta mañana.

Llévate esto que es tuyo.

¡Apaga la luz!

Señoras y señores, así damos por terminado

este Congreso Internacional de Medicina.

Esperemos que haya sido de su interés.

Los esperamos esta noche en Delirio, ¿no?

Felicidades.

Doctores, ¿qué tal?

Un placer contar con ustedes, muchas gracias por todo.

El placer ha sido nuestro, de verdad.

Gracias. -No se pueden perder

el show de esta noche. Es lo mejor que tenemos en Cali.

Por supuesto, allí estaremos. -Allí nos vemos entonces. Permiso.

Adiós. Muchas gracias.

Y... fiesta y rumba.

Gracias.

Disculpe, ¿qué hace usted aquí?

Estoy buscando a Angie.

No puede estar aquí, por favor, se retira.

Lo siento. Gracias.

(Salsa)

Ahora voy.

¿Álvaro ha llegado o no?

Bueno, que vaya él a mi despacho, coja la carpeta,

y ¿cuánto? ¿Cuánto van a tardar?

Pero más o menos ¿cuánto crees que van a tardar?

Mira, ya está aquí.

Sí. ¿Qué tal?

Bien.

Que buena cara traes, ¿eh? Hace frío, ¿no?

Ya.

(RADIO) "Desde que conocíamos que en nuestro país hay

seis millones doscientos dos mil doscientos desempleado.

¿Qué tal el Congreso? Bueno, ya sabes, lo de siempre.

Bueno, por lo menos esta vez has tenido compañía.

¿No has estado con Paloma? Ah, sí.

Te manda besos.

¿Cómo está?

(Claxon)

Será, cabrón. ¡Échate a un lado, desgraciado!

Bueno, cuéntame, ¿cómo está?

Ya la conoces.

Le encanta el trabajo y le gusta mucho la ciudad.

Mierda, no voy a llegar nunca.

No sé por qué has venido a buscarme si tenías tanta prisa.

Solo intentaba ser cariñosa.

Déjame en un taxi. Me da tiempo a llevarte a casa.

No hace falta.

¿Por qué te has enfadado? No tenías que ir a buscarme.

No tenía que haber ido, pero es que resulta que me apetecía.

No he calculado bien los tiempos.

Siempre sobrepasando el tiempo. ¿De qué límite me estás hablando?

El único límite es discutir contigo después de 10 minutos juntos.

Joder.

(Cláxones) ¡Perdón, perdón!

Delirio es un espectáculo de creación colectiva.

Es decir, aquí no son solo bailarines.

Hay músicos, coreógrafos, artistas de circo,

hay técnicos.

Carlos. -Tres puntos a tener en cuenta.

Escoger sus mejores bailarines.

La segunda, que escojan un tema

que sea el que más los represente.

Con el que mejor se sientan.

Y tercero, que nunca pierdan su estilo.

Necesitamos variedad en el show.

Ya con eso damos por finalizada nuestra reunión.

Cualquier pregunta que tengan.

Angie.

Estando así, cómo te vas a presentar,

¿como solista o como grupo? No, como grupo.

Pues no me parece.

Porque les falta mucho, Angie.

Yo sé que para vos es muy difícil volver a bailar con William.

Pero piénsalo, es que ustedes dos...

hacen una pareja increíble.

La gran pareja.

Hola, ¿te puedo ayudar en algo? -Hola.

Estoy buscando una blusa negra. -¿Negra? ¿Quién se le murió?

Qué raro. Ya, mi amor.

Te voy a enseñar unos colorcitos, vea.

Este rojito está elegante.

Y este moradito.

Gracias. -¿Te la quieres probar?

Claro, ¿dónde me las pruebo? -Te digo.

Gracias.

¿Qué hubo?

Estuve en la reunión de Delirio.

¿Sí? ¿Y entonces?

Lo estuve pensando y sí.

Estoy dispuesta a que nos presentemos juntos.

Bien, Angie.

Ya, William.

En serio. Lo has hecho bien.

A mi manera, decido la coreografía y tengo la última palabra.

Como usted diga.

Ensayamos en la noche, después de que ensaye con los muchachos.

¿Te vas a presentar con los pelaos? No me tenses.

¿Quieres un consejo mío? No.

Te lo doy porque te conviene.

Vos sabes que no te vas a quedar ahí.

Cuando yo pase te va a tocar dejar la escuela porque

hay que sacar tiempo para la gira, mami.

Bueno, pues ya veremos.

No te pongas así.

Ay, William.

No jodas.

En serio, no jodas, tenemos una relación laboral.

Profesional.

No jodas.

Esta semana hay que sacar las conclusiones.

Javier, ¿te parece bien?

Javier. Sí.

Si no te parece bien enfocamos el estudio de otra manera.

Javier, la semana pasada dijiste que lo ibas a tener.

Has convocado esta reunión. Sí, tienes razón, lo siento.

No he cerrado nada. Esta reunión se ha terminado.

"Es la segunda vez que me llamas esta semana".

"Y es martes".

Tienen la capacidad de hacerme sentir como un idiota.

"Me llamas porque te relaja que me meta contigo".

"¿Sigues en el despacho?". Sí.

Lo tengo todo atrasado, no me concentro.

Me he ido de casa.

"¿De verdad?".

¿Y dónde te estás quedando? "En casa de mi hermano".

"Paloma, estoy acojonado". Bueno, no será para tanto.

¿Por qué no te vienes? "Cógete unas vacaciones".

(Música animada)

Bueno, muchachos, los hemos reunido

porque vamos a hacer la audición para entrar en Delirio.

(GRITAN)

Nos vamos a presentar con el grupo base.

Pero a partir de ahora a tomarse esto muy en serio.

Comprometerse a fondo. Si uno falla, fallamos todos.

Pero si lo logramos

esto será muy bueno para todos. A ponerse las pilas.

Somos una escuela joven, pero sé que lo vamos a lograr.

Así que con todas.

(GRITAN)

(TODOS) ¡Estrella, Estrella, Estrella, Estrella!

Fírmame acá.

Edgar, espérate un momentico que tengo que hablar con vos.

¿Cómo vas? Ahí, bien.

Edgar, hace tres meses que no pagas. Sí.

No te digo que me lo pagues de una, págalo a poquito, como puedas.

Pero vos sabes que lo tienes que hacer, vos sos responsable.

Yo te pago.

(Salsa)

Hola, buenas.

Gracias.

Bueno, lo que le cayó a la trompa.

¿Cómo te va? Que milagro es este.

Mira, te traje un regalo.

Un par de botellas de vino. No.

Yo ya no estoy tomando, pero por probarlo, claro.

Son del pueblo donde nació tu abuelo.

Vino de Gumiel de Izán.

Qué maravilla, hermano.

¿Cómo que volviste a Cali? De vacaciones.

Pedí un permiso en el trabajo.

¿Ah, sí? Te gustó mi ciudad pues.

Sí, sí, debo reconocer que sí.

Chévere.

No será más bien que te levantaste una caliñita...

No, no he tenido esa suerte.

¿No? ¿Seguro?

De momento no.

Ya la tendrás. ¿Este es tu coche?

Sí, mira, ¿te gusta?

Qué maravilla. Ahí lo tienes a la orden.

Súbete.

Lo más importante de un discómano es la música que pone.

Mira, en los años 60, 70 uno iba, compraba los discos,

y le borraba la carátula. No se sabía de quien era.

Solo el discómano lo sabía.

Era una manera de ser el único de tener esa música.

¿Entiendes?

Después a la gente si le gustaba el disco venían a tu rumba.

Hola, abuelo. Hola, mamita.

Esta muchachita es el solo de mis días.

Hola. Hola.

¿Cómo te fue en la piscina? Súper.

Hola, hija. Los presento.

Javier, mi hija Angélica.

¿Qué tal?

Hola.

Mira,

me trajo vino del pueblo de mi abuelo, imagínate.

Voy a buscar unos vasicos para que lo probemos.

¡Angie!

Qué sorpresa encontrarte aquí.

Vivo aquí.

Pensaba que no volvería a verte. ¿Qué haces aquí?

Bueno, digamos que...

he decidido escuchar mi intuición.

Mamá, a papá no le gusta el vino.

William, Javier.

Hola.

William. Javier.

Me dice mi suegro que eres español.

Sí, sí, sí.

Acá no.

A mí no me gusta el vino, me sabe como raro, como...

como a torta.

Tómatelo, a ver si te gusta.

Es cuestión de costumbre.

Bueno, me tengo que ir, encantado de conoceros.

Chao. Chao, que estés bien.

Chao. Chao.

Javier.

¿Por qué no te vas a dar un paseo por el pueblo?

Dile a Iván que te acompañe.

No quiero pasear.

Ponme a hacer algo.

Claro, ahora mismo.

Ponte esto.

(Música animada)

¿Qué tal, doctor?

No sé, un poco oxidado, ¿no?

Bueno, eras un buen médico.

Si quieres puedes volver a serlo.

1, 2, 3. 5, 6, 7.

1, 2, 3. 5, 6, 7.

1, 2, 3. 5, 6, 7.

Mejor. Mejor el pie. Bien.

Ahora ustedes, muchachos.

1, 2, 3. 5, 6, 7.

¡Bien!

1, 2, 3... Bajen.

5, 6, 7.

No, no, no, no. Para.

Bájense.

Se van a matar ahí. No, no, no.

(Música animada)

(GRITAN)

¡Bien!

Andan como muy enamoraditos, ¿no?

Va a tocar separarlos.

¿Qué pasa con vos? Déjalos en paz.

Bailan muy bien juntos. Ahora.

Están enamorados y cuando terminen...

¿Y qué pasa?

Que no van a querer bailar juntos.

Ay, deja el show.

Mi reina.

Créeme, yo sé por qué te lo digo.

(ASIENTE)

Eso.

Estás muy floja.

¿Cuál floja? Agárrame bien.

Me subes más del eje normal.

Tienes que comer mejor porque...

Vas a matar el brazo ahí.

No vayas con la "flacuchantica" del año pasado.

Ya, ya. No jodas.

Ahí viene.

Vuelta...

Está bien pues.

Agárrame bien, ¿no?

Muchachos, hoy tenemos un nuevo alumno.

(RÍEN) Atención,

es un extranjero amigo que quiere aprender a bailar.

Entre todos le vamos a colaborar, ¿bueno?

Didi, Edgar, por favor, marquen el paso.

Ahora todos al unísono, por favor.

Escucha... (TODOS) La intuición,

siente la música y déjate llevar.

¿Ah?

Muy bien, arriba, muchachos.

Las clases de chachachá

la vamos a comenzar.

Aquí te enseñarán

el baile más popular.

El profesor se encuentra aquí.

El profesor te ayudará.

El profesor se encuentra aquí.

El profesor te ayudará.

¿Nos puedes hacer algo con unos trajes?

Pero exactamente ¿qué es lo quieres hacer?

La verdad, Pili, estamos muy cortos de plata.

Nos presentamos a las audiciones de Delirio, tenemos que estar

espectaculares, Pili.

Pero con esos trajes no lo vamos a lograr.

Está muy feo, la tela está gastada.

Le falta mucha pedrería. ¿Cuánto saldría hacer unos nuevos?

¿Qué vamos a hacer, Perney?

Ay, relájate.

Es mucha plata, yo no le puedo pedir eso a los muchachos.

¿Y un banco?

¿Quién nos va a prestar sin garantías?

(Música animada)

William, no puedo creer que hayas olvidado recoger a tu hija.

Esta noche no te quiero ver en la casa. No hay ensayo.

¿Ahí está Cali? En la amarilla esta Cali.

Ah, Cali es amarillo.

Sí. ¿Y por qué?

Hola. Hola, ¿qué tal?

Bien. ¿Cómo estás?

Bien.

Ve donde el abuelito y trae la maleta.

¿Qué, papá? Hija.

Nos vemos en la casa entonces.

Este tipo no va a cambiar nunca.

Javier, ¿sabes que los puedes acompañar a la casa?

Vale. Gracias.

Chao, papá. Chao.

Gracias. Hasta luego.

Increíble poder llegar trotando a casa.

Es incansable.

No sabía que tuvieras una hija.

Bueno, ni un marido.

Bueno, la verdad es que no sé nada de ti.

Sí, tengo una hija, pero marido no.

No, William es solamente una pareja de baile.

¡Papito! -Mi reina.

¿Bien o qué?

Hola. Hola, Javier.

¿Qué haces aquí? He ido a buscar al chorrito.

Acuérdate que hoy tenemos ensayo, Angie.

Javier, que te vaya bien.

Hasta luego. Chaíto.

Angie, no corras.

¿Qué pasa, hija?

¿Eh?

Que no voy a poder, ni siquiera tengo la plata del vestuario.

(SUSPIRA) No pasa nada.

Vos siempre logras lo que te propones.

Vamos a encontrar una solución, vas a ver.

(Música animada)

Oiga, venga un momentico.

Me parece que te estás llevando algo que no te pertenece.

No sé de qué me hablas.

Nadie tiene por qué enterarse.

Yo no he cogido nada.

Ay, hombre, no lo pongas más difícil, dámelo.

(SUSPIRA)

Bueno, vamos hacer algo distinto hoy. Carolina, bailas con Michael.

Jairo bailas con Lily.

Bueno, vamos.

¿Por qué? ¿Cómo es así?

¿Qué pasa? -No, Angie, no estoy de acuerdo.

Llevamos unos meses bailando juntos y nos sentimos muy cómodos.

Me parece estupidez. -Totalmente.

¿No son bailarines? ¿Y qué pasa?

Los bailarines pueden bailar con distintas parejas. Punto.

A ver, arranquemos.

Vieja. Esta vieja ¿qué?

¿Esta vieja qué, Jairo? Nada, nada, nada.

¿Y yo con quién bailo?

Bailas con Fernei. ¿Alguien sabe algo de Edgar?

No, fui a la casa de él pero no salió nadie.

Arranquen el calentamiento. Voy a llamar a este pelao a ver qué.

Vamos arriba.

1, 2, 3, 4, 5.

6, 7, 8... Edgar, te estamos esperando.

Ya estamos en el ensayo, comunícate. Chao.

Gracias por llevarme, Javier.

No estoy viendo bien de lejos.

¿Por qué no vas a un oculista y que te lo mire?

Puede ser la PV.

¿La qué? La puta vejez.

(RÍEN)

Quería pedirte un favor.

Mira, tenemos que ir al matrimonio de una sobrina

y está retirado.

Y yo no es que me sienta muy seguro para manejar.

Entonces, estaba pensando, ¿qué tal si nos llevas?

Sí, claro. ¿Sí?

Un placer. Gracias.

Gracias, hombre.

Esto es tuyo. Sí.

La encontró tirada uno de los muchachos.

Qué despiste, muchísimas gracias.

(Música animada)

Ahora yo.

(RÍEN)

¡Eh, tú!

¡Linda!

¡Muy bien!

¡Ah! Encontré esto en mi armario.

¡Toma!

A ver...

¿Qué tal me ves?

Mucho más sonriente que cuando llegaste.

Angie, mi amor, no cierres que la niñita sale ahora.

Vale.

Hola, ¿qué tal? Doctor Ibarra.

Mi prima. Mucho gusto.

Usted es el doctor que nos va a hacer el favor de llevarnos.

Javier, ¿qué está haciendo acá, papá?

No estoy viendo bien.

¿Cómo vas?

Martita se va a poner feliz cuando te vea.

Y sorprendida porque llegar con semejante papito.

Es un bizcocho.

Es un amigo de mi papá, nada más.

Un amigo de la familia. ¿Y qué le haces?

Entre más amigo más me arrimo.

Sí, así es.

Lo que pasa es que acá a uno no lo pueden ver medio solo

porque todo el mundo se las da de casamentero.

¿Casamentera yo?

Mejor me callo.

(JALEAN)

(Música romántica)

Mira, viejito, tu cafecito.

Gracias, hija.

Alcánzame eso que está allá.

¿Cuál es?

El otro.

¿No estabas mal de la vista?

Sí, de lejos no veo nada.

Papá, yo entiendo que te lleves bien con Javier.

Y que disfrutes el tiempo con él juntos... bueno,

lo que sea. Pero ¿te puedo pedir un favor?

Déjame manejar mi vida que yo ya soy como grande, ¿no?

Hija, como tiene que ser.

Y es el novio de esta. -¿El novio?

¿Qué novio, tía?

Como quiera, mi hijita, como le han cambiado el nombre a todo...

En mi época se decía que era el novio.

Lo mirabas... Luego le dabas la mano y te la apretaba.

¡Una emoción!

Yo les enseño a conquistar, ¿quieren ver?

Ay, no, tía.

A ver, yo le pongo el ojo a uno y lo conquisto.

A ver ¿cuál?

Este de acá.

Uno primero mete el estómago y saca pecho.

(RÍEN)

Va disimuladamente.

(RÍEN)

¿Muy aburrido? Me imagino, con toda esta gente que no conoces.

No, no, estoy encantado.

Todo el mundo es muy amable. Eres la sensación de la fiesta.

¿Cómo? Un éxito rotundo entre las féminas.

Además... Te burlas.

¿Te atreves a bailar conmigo?

Me encantan los retos.

(Música romántica)

¡Angélica!

(AMBOS) Vamos.

(SUSPIRA)

Te tienes que ir.

Necesito que te vayas, Javier.

¿Qué? ¿He dicho algo? ¿He hecho algo?

Necesito que te vayas, por favor.

Mira, no te lo puedo explicar ahora, pero...

es lo mejor, ándate. Angie, no te entiendo.

Por favor.

Princesa, qué bueno que llegaste.

¿Cómo lo pasaron? ¿Bien?

¿Qué haces aquí, William?

He tenido problemas con mi mamá.

(GRITA) Tranquila.

Eh, solamente es por unos días, hombre.

En serio.

Mientras mi mamá se calma, luego regreso para allá.

Cálmate.

Voy a tomar del otro porque el tema de jugo...

He pasado la noche con una seca...

Hasta mañana.

Hasta mañana.

Doña María, ¿cómo le va? Bien, mi hija.

¿Usted cómo está? Bien.

¿Edgar? No, Edgar no está.

Últimamente se la pasa todo el día en la calle.

¿Cómo que en la calle? No vuelve al colegio.

¿Desde cuándo? Como unos dos meses o así.

Para completar el papá se fue y me dejó con los muchachitos.

Se va a meter en un problema y ya no puedo con más problemas.

Hola. Hola Vaso de Leche.

Qué milagrazo verte, hermano. Bien, bien.

Mira, te traje lo que te gusta.

¿Lo vas a vender?

¿Qué crees? A ver.

Mira.

Nunca imaginé que me ibas a vender esto, hermano.

Claro, que no son baratos, ¿oíste?

Bueno, pero tampoco me vas a matar, ¿no?

Buenas, ¿conocen a un pelao que se llama Edgar?

¿Al bailarín? -Está aquí a la vuelta.

Gracias.

Oh, papi, gracias.

Potente. Edgar.

Edgar.

Tu mamá me manda a buscarte, necesita que te quedes

con tu hermanita. ¿Qué haces? ¿Ya te contó Vaso Leche?

¿Vaso Leche?

¿Qué me tiene que contar mi papá? Nada.

¿Por qué no viniste al ensayo?

No voy a volver, Angie.

¿Y cuál es la idea? ¿Quedarte callejeando todo el día?

Edgar, por favor.

Vos sois uno de los mejores bailarines de la Academia,

tienes un potencial increíble.

Mira, yo sé que tienes problemas.

Pero también sé que eres un buen pelao.

No seas idiota, hay otras formas de ganarse la vida, en la calle no.

Angie, no me jodas.

Edgar, por favor.

Edgar te necesito.

¿Qué, viejito, cómo le fue? Hola, hija.

¿De dónde sacó todo esto? No importa de dónde.

Ya tienes la plata para tu vestuario.

Gracias, yo se lo voy a devolver, lo juro.

5, 6, 7, 8.

1, 2, 4, 6, paredes.

1, 2, 3. 5, 6, 7.

1, 2, 3. 5, 6, 7. 1, 2, 3. 5, 6, 7.

1, 2, 3. 5, 6, 7.

(Salsa)

¿Por qué no lo llamas? No es tan fácil, Perney.

No es tan complicado, lo llamas y le explicas lo que te pasa.

¿Pillaste?

Qué ojos, qué belleza.

Voy a darme un vueltón.

¿Viste qué fácil es? Claro, todo el mundo es como vos.

Para que vea lo que se pierde, mamita.

(RÍE)

Buenas, ¿cómo van? -Buenas.

Mamá, ¿puedo ir a jugar? Ahí donde las vea.

Y juntas.

Javier, hablas con Angie, mira...

La verdad es que me gustaría poder explicarte un montón de cosas.

He estado pensando y...

Y sí, sí, sí, me gustaría verte.

Me gustaría que nos viéramos.

La verdad es que me he portado como una boba.

No sé...

Menuda cagada. Lo llamé.

¿Ves? Eso me pasa por hacerle caso a vos.

No está solo.

¿Y? ¿Cómo que y?

Al final no está tan interesado. No te va a esperar toda la vida.

Me voy con mis amigos, antes de que busquen a otro que no sea yo.

Chao.

¡Hola!

¿Qué haces acá? He venido a la fiesta como todos.

Obvio.

Me alegra mucho verte.

Te juro que te iba a llamar... Qué alegría verlo.

Hola. ¿Cómo está su madre? Muchísimo mejor, gracias.

Me alegro. Hasta luego.

(AMBOS) Hasta luego.

Era la hija de una paciente.

No se puede hablar tranquilos. Creí que me ibas a llamar.

Sí, lo sé.

Pero no es un momento fácil para mí, Javier.

Mira, la separación...

son bastante complicadas.

Imagino que todas las separaciones lo son.

Pero se mezclan muchas cosas. No hace falta...

Entre la niña, Delirio...

la escuela, William y todo lo que me ha tocado últimamente,

debo confesar que no he sido la más amable.

No te preocupes, lo entiendo perfectamente.

Sé que no tengo ningún derecho a meterme en tu vida.

Me hubiese gustado que todo fuese de otra manera, pero bueno.

Acepto lo que hay.

Me voy mañana.

¿Te vas?

¿Tan rápido?

Sí, bueno, tengo que arreglar algunas cosas en Madrid...

Pero vuelves, ¿no?

No lo sé, Angie, no lo sé.

Te estaba buscando.

Vamos a bailar.

Vamos.

(CONTESTADOR) "Este es el contestador de Angie,

déjame tu mensaje".

Angie, soy Javier, acabo de escuchar tu mensaje.

No he entendido lo que querías decirme, disculpa mi torpeza.

Llámame.

(Música romántica)

Angie, soy Javier, eh... nada.

Solo quería comprobar que habías oído el mensaje.

Por si acaso te lo repito, ¿vale?

Me voy hoy a las 16 y me encantaría verte.

Llámame, por favor.

Angie, Jairo y yo queremos hablar contigo.

Nosotros queremos bailar juntos de nuevo.

¿Michael y Lily están de acuerdo?

No me vayan a dejar mal. Claro que no.

Bueno, vamos, vamos, vamos.

Arriba.

¡Angie!

Ahí no hay nadie.

Se fueron hace rato.

No ha llegado todavía.

No va a cambiar nunca, siempre me tiene que llevar al límite.

Relájate, además tenemos mucho tiempo.

William, ¿dónde estás?

(Salsa)

Cuídate mucho.

Y no dejes de bailar.

(RÍEN)

Ya llegué.

El reglamento es el reglamento.

O como pareja o como grupo.

Bueno, tranquilos, no pasa nada, ya nos van a llamar.

Lo siento, pero creo que nos debemos al reglamento.

Vos la conoces, subes y le dices que no se puede.

Ven que tengo que hablar con vos.

Esperen aquí, ya vengo.

¿Qué pasa, Ana?

El jurado se acaba de dar cuenta que no te puedes presentar

en dos categorías a la vez.

No te puedes presentar como escuela y como solista.

¿Qué me estás diciendo?

No se puede, no podemos aceptarlo

porque tenemos que ser justos con todos los bailarines.

¿Entonces?

¿Me dejas que te dé un consejo?

Vos sabes lo que tienes que hacer.

William, ven.

(Salsa)

(GRITAN)

(TODOS) ¡Estrella, Estrella, Estrella!

Me voy. ¿Y eso? ¿Para dónde?

A hablar con alguien. No te lo puedo creer.

No hay quien te entienda.

¡Chao!

(TODOS) ¡Chao!

Señor, para el aeropuerto volando.

Rápido. Salimos ya mismo, mi amor.

¿Que va a perder el vuelo o qué?

Por favor, señor. Sí, vamos tranquilos.

Respetemos, respetemos.

Mira para allá.

El embarque es a las 15:45 en la sala 5.

Le recomiendo estar a tiempo.

Que tenga un buen viaje. Gracias.

Hasta luego.

¿Ahí quedó bien?

¿El vuelo a Madrid?

Ya se cerró.

¿Y los pasajeros? En la sala de embarque.

¿Y la sala de embarque? Hacia allá.

Tengo que decirlo algo importante a un pasajero que va a Madrid.

Imposible, sin el pasaje no le puedo dejar pasar.

¿No hay forma de avisarle? ¿De llamarle por parlante?

Si no fuera tan importante. No puedo hacer nada.

Diríjase a la oficina del aeropuerto, por favor.

Por favor. No puedo.

¿Qué haces aquí?

Por fin decidí...

hacerle caso a mi intuición.

(Música animada)

De romántica luna,

el lucero que es fuego.

De mirar en tu valle,

la mujer que yo quiero.

Quiero cantar,

que se levanta,

todo el pueblo que expira.

Es un gesto que espero,

que los días que vengo,

que no dure mi ausencia,

sabes bien que me muero.

Todos los caminos conducen a ti.

Si supieras la pena que un día sentí.

Que todo, todo, todo. -El mundo cante.

Que todo el mundo te mire.

Permítame que me arrepienta, mi bella cenicienta.

De rodillas mi presencia.

Que todo el mundo te cante, que todo el mundo te mire.

Yo estoy para que miren.

No me vuelvo ni por miles.

Un clásico en el Pascual, adornado de mujeres,

América y Cali a ganar,

aquí no se puede empatar.

Que todo el mundo te cante, que todo el mundo te mire,

Yo estoy para que miren, no me vuelvo ni por miles.

Cali es señora, señores,

lo demás es gloria.

(GRITAN)

(Salsa)

(Salsa)

(Salsa)

Somos Cine - Ciudad Delirio

19 jun 2020

Javier, un médico español, en una noche mágica conoce a Angie, bailarina y dueña de una escuela de salsa, que aspira ser parte de Delirio: el espectáculo de salsa más famoso del mundo. Al volver a Madrid, Javier no se siente bien con la vida quelleva,ni en su trabajo, ni con su pareja, animado por su mejor amiga resuelve volver a la sucursal del cielo, Cali, para instalarse allí una temporada. Tan rápido como los movimientos característicos de la salsa, Javier y Angie se volverán a encontrar yvivirán entre dos culturas un romance casi imposible, lleno de tropiezos, dentro del mundo de los bailarines de salsa, en la ciudad donde bailar es la meta, es el sueño y es la vida.

Conetnido disponible en España hasta el 4 de marzo de 2026.

ver más sobre "Somos Cine - Ciudad Delirio" ver menos sobre "Somos Cine - Ciudad Delirio"
Programas completos (86)
Clips

Los últimos 108 programas de Somos cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos