Shalom La 2

Shalom

Domingo a las 09:15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5499718
Para todos los públicos Shalom - Los testigos silenciosos de la historia - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Muy buenos días, "shalom"

la semana pasada tuvimos un programa muy especial,

compartiendo con Bernard Offen,

superviviente de cinco campos de concentración,

algunas de sus anécdotas personales.

Todos nosotros, después de una entrevista así,

nos preguntamos:

cuando con el paso inexorable del tiempo

no tengamos un superviviente para contárnoslo,

¿quién nos va a contar la historia?

La Fundación Auschwitz-Birkenau

nos ha invitado a observar

el trabajo que hacen

desde los laboratorios de conservación

para que cada uno de los objetos que tiene el museo

sean los testigos eternos de la historia.

La Fundación Auschwitz-Birkenau fue instituida

hace diez años por un superviviente de la "Shoah"

con el fin de recolectar fondos en todo el mundo

para preservar el Memorial Auschwitz-Birkenau.

Cuando hablamos de preservar,

nos referimos a cuidar de toda la infraestructura

en el área de Auschwitz uno y Birkenau.

Y además,

cuidar de todas las pertenencias personales

de los prisioneros que estuvieron aquí.

Tanto de los que fueron asesinados como de los que fueron liberados.

En la fundación entendemos este trabajo

como la responsabilidad de preservar la memoria

de las víctimas de la "Shoah".

Tenemos mucho trabajo,

no solo porque este es el campo de concentración

y exterminio que mejor se ha conservado en Europa,

sino que, además, en los trabajos de conservación

aquí sobre el terreno,

vamos descubriendo más y más objetos personales.

En los trabajos que se llevaron a cabo

en el barracón que recientemente se abrió al público,

y que vais a ver en unos momentos,

descubrimos más de mil objetos que habían permanecido escondidos.

Y esto es solo en un barracón.

La tarea de la fundación es preservar todos los edificios,

por lo que ya anticipamos

que se van a encontrar muchos más objetos.

Nuestra obligación es preservarlos y protegerlos,

ya que son las huellas de la vida de los seres humanos

que perecieron aquí hace 75 años.

En el 2018,

vinieron más de 2 millones de visitantes.

Para ser exactos, 2.150.000.

Y hemos podido comprobar que hay un aumento de año en año.

Nosotros lo relacionamos, entre otras cosas,

con el aumento del antisemitismo, el odio racial, la islamofobia,

xenofobia, etcétera.

Y, por supuesto, hay un interés

por comprender la raíz del odio

y de lo que aquí ocurrió hace 75 años.

Nos encontramos dentro de uno de los barracones

que está en proceso de conservación.

En 2015, se inauguró el plan de conservación,

cuya primera etapa consiste

en la restauración de dos barracones.

En junio de 2019,

pusimos a disposición del público el primer barracón restaurado.

Y ahora mismo, estamos a punto de terminar el otro.

Los problemas que encontramos durante la restauración

son varios y de diferente índole

y van desde el modo de construir,

es decir, el factor histórico

que es resultado de cómo fueron construidos estos edificios,

teniendo en cuenta los materiales con los que se han construido

y otros factores históricos,

como, por ejemplo, el hecho de que no se construyeron

para que durasen más que apenas unos años.

Hasta los factores puramente físicos

relacionados con el entorno,

como los flujos de agua, la climatología

y el carácter de la estructura misma.

Nos enfrentamos con varios problemas

que podemos dividir entre los de construcción

y los de conservación,

relacionados con los materiales,

y también los que tienen que ver con los factores externos.

Tenemos que devolver a los materiales de construcción

las propiedades técnicas más parecidas a las originales,

para que se puedan poner a disposición

de forma segura al público.

Y para que puedan aguantar como mínimo

20 o 30 años sin necesidad de intervenciones complejas

como las que estamos haciendo ahora.

A eso hay que añadir

que el proceso original de la construcción

fue muy rápido

y aunque este fue supervisado por las personas

que probablemente tenían conocimientos

acerca de cómo construir edificios,

la mano de obra,

eran los prisioneros soviéticos que no estaban cualificados

y, además, estaban agotados físicamente

y sometidos a mucha presión.

Por otro lado,

todo se edificó en una época del año

muy desfavorable para la construcción, en invierno,

con fuertes cambios de temperatura y de humedad.

Y cuando realmente hay que evitar cualquier iniciativa de este tipo.

Y solo para terminar con el tema de las paredes,

la forma de aproximación al problema de las paredes

ilustra muy bien nuestra actitud hacia los objetos.

Tanto en el museo como aquí,

a la hora de llevar a cabo el plan general de conservación.

Siempre, todos los trabajos de restauración

están precedidos por una investigación preliminar,

histórica, química, física,

análisis de la estructura y de la documentación.

Luego llevamos a cabo las pruebas

y los experimentos con los materiales

que podrían ser empleados en el proceso.

Solo después, pasamos a las obras de restauración.

Sin embargo, durante los trabajos

adaptamos nuestra aproximación para averiguar

si realmente es la más adecuada para este tipo de objetos.

Esto es posible

gracias a que decidimos llevar a cabo

todo este trabajo con fuerzas propias,

con un equipo de especialistas empleados

por el Museo Estatal Auschwitz-Birkenau,

incluidos los artesanos, los conservadores o ingenieros.

Esto nos proporciona una garantía de trabajo

porque tenemos nuestro propio equipo

y podemos emprender acciones,

investigaciones o consultas adicionales.

También podemos, durante el trabajo,

modificar nuestra aproximación a los objetos.

Este es un lugar sagrado,

aquí fueron asesinadas más de un millón de personas.

La gente que viene aquí viene a rezar.

En realidad, visitan un cementerio

y como tal, hay que respetar este lugar.

Y por ello, pueden acceder de una manera totalmente gratuita.

El trabajo de la fundación es tan importante

porque no es tan solo preservar la infraestructura presente,

no solo preservar los objetos físicos

del paso del tiempo,

sino también protegerlos y repararlos después de 75 años.

Esto es lo que llamamos resiliencia.

Por ello, el trabajo de los laboratorios

aquí en Auschwitz-Birkenau es tan importante.

Son los encargados de que ni el paso del tiempo

ni los visitantes los deterioren.

Nos encontramos en los laboratorios de conservación

de Auschwitz-Birkenau en Oświęcim.

Los laboratorios, fueron fundados en 2003

y somos unas 22 personas

en el equipo que trabaja en la conservación.

Esto incluye dos químicos,

dos microbiólogos

especialistas en conservación de papel en pintura antigua,

especialistas en la preservación de maletas

o elementos similares

y especialistas en conservación de madera.

Los objetos suelen ser complejos,

ya que poseen más de una clase de material.

Por ejemplo,

en el departamento poseemos más de 3.000 maletas

o partes de maletas.

Lo que podéis ver aquí es una maleta

que está en proceso de conservación.

Y como podéis comprobar,

no posee un solo elemento, sino varios.

A veces, las maletas son rehusadas.

Llegaron a Auschwitz con su último dueño.

Bajo la capa de pintura podemos descubrir otros nombres

gracias a la ayuda de diferentes métodos visuales.

Rayos ultravioleta, infrarrojos...

Podemos averiguar lo que subyace bajo la superficie.

Esta es otra clase de información que está oculta.

Cada pieza puede ser una fuente de información,

hasta un pedacito de periódico,

porque nos puede revelar de dónde venía la persona,

la fecha cuando fue deportada a Auschwitz.

También tenemos en la colección, por ejemplo, cepillos de dientes.

Estos se degradan con mucha facilidad.

Por ello, debemos preservar y conservar cada objeto.

Cada elemento es algo único.

En un corsé, por ejemplo,

podemos ver que el color original de la tela

era rosa clarito.

Aquí podemos observar

cómo los materiales se degradan.

A causa de la luz,

pierden lustre, amarillean y también a causa del polvo.

A veces, el color original lo podemos encontrar

solo en algún pliegue oculto.

El polvo puede alterar la apariencia de un objeto,

pero posee además, efectos colaterales negativos.

El polvo contiene múltiples microorganismos

que a su vez, deterioran los materiales.

Después de la conservación,

esperamos que duren para siempre,

pero debemos monitorizarlo continuamente,

ya que hay elementos con un nivel de corrosión muy alto

como es el cuero, por ejemplo.

Como veis, el cuero se degrada bastante rápido,

por lo que necesita continuamente conservación.

Nosotros venimos aquí a diario

y cada vez que llegamos, los empleados del museo

que trabajamos en el aspecto histórico

del campo de concentración.

Debo confesar que me quedo muy impresionado

porque esto requiere una actitud muy especial.

No conozco personalmente a todos los empleados del museo,

somos más de 300,

además de otros 300 guías que colaboran con las visitas.

No los conozco a todos, pero cada vez conozco algunos más

y puedo decir, sin excepción,

que son personas muy especiales y muy conscientes

de la responsabilidad de su trabajo.

Esto es muy importante.

Debemos continuar con nuestra labor,

pero también hacerles saber que el trabajo ha ido cambiando

y ha pasado a ser también más peligroso.

Hay grupos extremistas que intentan contar la historia

de una manera que no es cierta

y nosotros estamos para preservar la historia como fue en realidad.

Si hay una sola persona que después de dejar este lugar

se pregunta a sí mismo, se cuestiona a sí mismo:

"¿cómo pudo ocurrir algo así?

¿Cómo existieron personas capaces de cometer estos crímenes?

¿Qué es lo que yo personalmente puedo hacer hoy

para que algo así no vuelva a ocurrir jamás?"

Pues valió la pena.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Los testigos silenciosos de la historia

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Shalom - Los testigos silenciosos de la historia

02 feb 2020

Con el paso inexorable del tiempo cada vez son menos los supervivientes del Holocausto que pueden dar testimonio de lo que ocurrió en los campos de concentración y exterminio. Hoy, 75 años después, nos preguntamos: ¿Cuándo no queden supervivientes quién nos contará la Historia?

ver más sobre "Shalom - Los testigos silenciosos de la historia" ver menos sobre "Shalom - Los testigos silenciosos de la historia"

Los últimos 622 programas de Shalom

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos