Shalom La 2

Shalom

Domingo a las 09:45 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5632441
Para todos los públicos Shalom - La respuesta educativa frente al COVID 19 - ver ahora
Transcripción completa

Muy buenos días. Shalom.

Un placer volverme a encontrar con ustedes un domingo más.

Hoy queremos hablar con ustedes de uno de los temas

que nos ha estado preocupando durante todo este tiempo

de pandemia, de confinamiento...

Queremos hablarles de la educación de nuestros hijos.

Queremos hablarles de ese futuro

que nosotros como padres queremos para ellos.

Para ello hemos traído hoy aquí a nuestro estudio,

a Julio Zapata.

él es el jefe de estudios del Colegio Judío de Madrid,

Ibn Gabirol.

Buenos días, Julio. Bienvenido. Buenos días.

Muchas gracias por invitarme.

Uno de los temas recurrentes para todos los padres

y para la sociedad en general,

pero para los padres quizá más intensamente,

ha sido esta sorprendente situación

que nos hemos encontrado de una pandemia.

¿Cómo fue esta situación en el colegio Ibn Gabirol,

cuando de repente os encontráis con una situación

que no había sucedido nunca?

Es una situación sin precedentes, inesperada

y diría yo que en el mundo,

pero también en el sistema educativo,

totalmente inesperada.

Entonces estuvimos durante muchísimo tiempo

haciendo un estudio

porque sabíamos que estaban pasando en otros países.

Tenemos socios, tenemos a *, tenemos a *,

tenemos contacto con colegios judíos en Europa

y sabíamos que estaban, estaban ocurriendo cosas.

Entonces, un mes antes de decretar el estado de alarma,

hicimos diferentes estudios

que nos pudieran llevar a un colegio online.

No era sencillo pasar de lo que es un colegio físico

a un colegio online

y estuvimos haciendo diferentes pruebas en ese camino.

Creo que la respuesta del colegio

ante esta situación ha sido muy positiva.

Es verdad que nadie se imaginaba

que íbamos a pasar a un sistema online completo,

sí que en el colegio habíamos tenido

y habíamos hecho tanteos anteriormente.

Desde 2000 venimos trabajando con la Universidad de Tel Aviv

también en digitalizar el sistema.

El sistema educativo.

Pero nunca habíamos establecido un online, digamos, completo

o sea, dar clases online al completo

y en ese sentido tuvimos la fuerza, el arranque

y sobre todo el equipo de profesores que se vinculó

y dos semanas antes,

una semana antes del decreto de alarma,

estuvimos ya formando a los profesores

para que entráramos en este sistema.

Veíamos lo que había pasado en Italia,

que habían cerrado sus colegios.

Teníamos socios también en Italia, que nos estaban diciendo:

"Mirad, esto va a pasar en España".

No fuimos futurólogos, sabíamos que, poco a poco, iba a pasar.

Mantuvimos dos sistemas, o por lo menos al principio,

que era si dar clase en remoto en el colegio o en casa,

y vimos claramente que la inercia

era que íbamos a hacer clase en casa, clase en remoto en casa.

Esta situación afectó al colegio,

pero afectaba también directamente a los alumnos del centro,

a los padres, a las familias.

¿Cómo fue la respuesta de la comunidad educativa

de Ibn Gabirol ante esta situación?

La educación siempre es una silla con tres patas.

Si una de las patas falla, la silla se cae.

Yo diría que excepcional,

que en esta excepcionalidad es excelente porque los profesores

rápidamente se comprometieron

con la nueva tarea a la que estaban encomendados,

no solo a nivel formativo,

sino también al nivel de compromiso con cada uno de sus alumnos.

Entendiendo cuál era la situación excepcional

que había en cada una de las casas, porque luego, lógicamente,

también en sus propias casas

había una situación totalmente anómala

donde tenías que dar clase pero tenías que atender a tus hijos.

En las casas, el agradecimiento de las familias ha sido fantástico

y también eso nos ha empoderado a los profesores

porque nos han empezado a llegar agradecimientos de:

"Qué bien lo estáis haciendo, esto está funcionando",

y es verdad que las familias

también tenían que lidiar con esta situación.

En muchos casos con niños muy pequeños

que no eran autónomos para una formación online.

Entonces, digamos, ellos sí que han dado el do de pecho,

las familias del colegio Ibn Gabirol sí que han dado el do de pecho

como para poder impulsar a sus hijos.

Lógicamente, cuando los niños son más autónomos

desde primaria, quinto y sexto de primaria,

secundaria y bachillerato,

estamos hablando de que el colegio ya estaba entrenado en este sistema

y no ha habido tanta dificultad, pero lo que ha sido infantil,

lo que ha sido primeros ciclos de primaria,

ha sido todo un entrenamiento, no solo de los profesores,

sino también de las familias.

Me doy cuenta de que te fijas

en la parte positiva de toda esta situación,

tanto de la valoración de cómo han respondido padres,

profesores, en los distintos entornos.

Pero, aparte de estas ventajas,

de que la respuesta haya sido positiva

y que el agradecimiento y la motivación

siempre son herramientas superpoderosas,

también supongo que os habéis encontrado

con algunos obstáculos. ¿Cuáles han sido las principales?

El principal obstáculo, creo yo, es el no tener al chico físicamente,

no poder abrazarle, no poderle dar un abrazo, cogerle la mano,

darle una palabra de motivación a la cara,

mirándole a los ojos.

Es decir, la pantalla, en este sentido, sí crea vínculo,

pero es muchísimo más complicado.

O por lo menos el vínculo se establece,

pero se establece con mucho tiempo.

Entonces es verdad que había chicos

que no lo estaban pasando del todo bien

y los profesores querían poder motivarlos y ayudarles.

No es tan sencillo tener este bienestar emocional, social,

a través de la pantalla

y ahí sí que lo físico sí que ha importado.

Yo creo que hay que volver al colegio para poner en valor

el bienestar emocional de cada chico

y yo creo que los profesores juegan un papel fundamental

junto con las familias en el estado emocional

y del bienestar.

Tengo entendido que aparte del apoyo

que han dado los docentes en cada una de sus asignaturas,

permíteme que comente que han tenido clases de gimnasia.

Incluso, ¿no? Así es.

Es una cosa que me ha parecido llamativa,

pero en este esfuerzo que han hecho los profesores

me parece que ha sido muy brillante.

También ha habido otro acompañamiento

de lo que tú estás hablando;

del bienestar psicoemocional de los chicos.

Ha habido un acompañamiento

por parte del departamento de las personas que orientan...

Sí, pusimos el departamento de orientación

al servicio tanto de las familias, como de los alumnos,

el departamento que cuenta con varios profesionales

y lógicamente el servicio que dábamos en el colegio

había que hacerlo online

y tuvimos una hora y una sesión y además píldoras formativas

para que las familias entendieran que lógicamente

que el confinamiento lleva una serie de consecuencias

y que había que sobrellevarlo de alguna forma.

Entonces, fuimos dando píldoras formativas

a las cuales las familias se conectaban

y hablaban de los problemas cotidianos

que uno suele tener con su hijo de cuatro o cinco años,

que no quiere conectarse o no quiere levantarse.

O los límites, ¿dónde están? Y todo esto.

Yo creo que también acompañó a muchas familias

que estaban encontrando dificultades,

sobre todo al principio.

En este sentido, también habéis tenido que dar

algún tipo de refuerzo especial a los docentes,

porque supongo que, como tú nos comentabas,

hay docentes que ya tenían una cierta familiaridad

con esta formación en online,

pero supongo que en infantil o primaria, esto no era así.

Los docentes no tenían estas herramientas.

Lo más importante en este momento era, digamos,

la competencia digital del profesor,

porque la herramienta era el ordenador

y a través del ordenador se tenía que comunicar.

Pero es verdad que no todas las etapas

estaban en el mismo punto de salida cuando nos tuvimos que confinar,

y en ese caso sí que, como colegio,

hemos ofrecido formación diaria, continuada y semanal.

Por lo menos, había una hora al día

donde aprendías herramientas digitales

que te ayudaran a la labor docente.

Lógicamente hay herramientas que ya conocían,

pero herramientas que eran nuevas

para que los alumnos pudieran colaborar,

para que los alumnos pudieran entrenar habilidades

que lógicamente no podías entenderlas en la clase

porque no los tenías físicamente.

Yo creo que este plan formativo ha generado...

Yo creo que en menos de dos meses hemos dado

más de 60 aplicaciones didácticas, formativas, digitales,

para los docentes.

Y esto, lógicamente, ha acrecentado su competencia digital de tal forma

que ahora mismo se sienten seguros para afrontar lo que venga.

Es decir,

esperemos que no tengamos que volver a esta situación,

pero es verdad que lo digital ha venido para quedarse

y hay que poder entender que el modelo, el sistema educativo,

va a tener que ser mixto

y de acompañamiento tanto en lo digital como en lo físico.

Llevamos tiempo con este tema de que las TIC,

de que las nuevas tecnologías

van a tener que incorporarse sí o sí,

los docentes van a tener que incorporarse sí o sí.

Pero en cualquier caso,

es una labor que hay que valorar muchísimo,

porque aparte de sus horas de formación,

que no las han disminuido,

han incorporado además tiempo para seguir formándose,

para dar su mejor versión, entiendo.

Sí, ahora era una necesidad, ahora es una necesidad.

Es decir, el confinamiento también nos ha llevado a tener necesidades

que antes no teníamos.

Y la respuesta ha sido fantástica.

Yo tengo que decirle a cada competencia digital

del colegio en su conjunto, de los profesores y el equipo,

y el compromiso de formarse en esta situación

ha sido excelente, la verdad.

También con materiales para los más pequeños,

porque entiendo que, claro,

evidentemente el acceso de infantil o los primeros cursos de primaria

para los alumnos era un poco más difícil.

Entonces, habéis compartido algún tipo de material

que ellos podían colaborar en casa, o...

Casi todo el material ha ido a través de plataforma.

Los profesores lo compartían con las familias

y luego las familias, semanalmente,

descargaban o accedían a esa plataforma.

Lo que arrancaba como 15 días,

que parecía que solo íbamos a confinarnos 15 días,

resulta que luego iban a ser dos meses

y hubo que cambiar el sistema y fuimos modificando cada 15 días,

evaluando un poco la propuesta didáctica,

tanto desde infantil hasta bachillerato.

Os habéis encontrado, seguro,

con familias que no tenían las herramientas necesarias

para que la conexión de los chicos en online fuera la óptima, ¿no?

Hemos tenido problemas, pero en líneas generales,

tenemos que decir que todos los alumnos

tenían algún dispositivo

y eso también lo generamos con las plataformas

que estuvimos trabajando, decidimos trabajar

con una plataforma que fuera gratuita

para la equidad del sistema educativo.

Quisimos que todas, que fuera, por ejemplo,

que te pudieras conectar con un móvil a una clase,

cosa que, bueno, no necesitabas un ordenador.

Y en este sentido, pudimos llegar a todas las familias.

Sí que es verdad que hicimos un filtro

y en las primeras semanas tuvimos que llamar a algunas casas:

"¿Tenéis algún problema, necesitáis algún recurso?

Nosotros os lo podemos ofrecer".

Es decir, que pudimos atender un poco, uno a uno,

a las necesidades que los chicos pudieron tener.

De los chicos y los profesores, entiendo también.

Habéis tenido que ayudarles.

Los profesores tuvimos que mandar algún portátil a casa, lógicamente,

porque justamente en este tipo de cosas

se estropea el ordenador que está usando, este tipo de cosas.

Tuvimos que mandar algunos portátiles a casa

para que pudieran trabajar.

Y entiendo que algunas de las familias del colegio,

como como le está pasando al resto de la sociedad española,

también tienen ahora mismo dificultades

para que los hijos puedan volver

en las mismas condiciones que estaban asistiendo al colegio

antes de que pasara todo esto. ¿Cómo estáis trabajando?

Absolutamente. La Junta Directiva de la Comunidad Judía de Madrid

y la CJM y el colegio llevan trabajando ya casi dos meses

en intentar conseguir fondos

para que esos chicos puedan tener una educación judía.

Lógicamente con una beca.

Y bueno, pues se necesita.

Se necesita, porque sabemos

que no solo es el problema de septiembre,

la vuelta al cole,

sino que en realidad vamos a tener dos o tres años

de mucha incertidumbre en ese sentido, económica,

y hay que tener una bolsa

que pueda que pueda solventar que ningún chico judío

se pueda quedar sin escolarizar.

Sí, que nadie se quede atrás

y que salgamos de esto todos unidos.

Exacto.

¿Cómo estáis preparando,

supongo que ya estáis trabajando en ello,

en lo que todos tenemos mucha esperanza, los padres,

en la vuelta en septiembre de nuestros chicos al colegio?

Una vuelta segura.

Van a volver todos, van a volver todos.

Nosotros estamos manejando ya un sistema presencial 100%.

Estamos ampliando los espacios.

El año pasado se hicieron una serie de reformas en primera planta,

lo que va a permitir, entre biblioteca y primera planta,

acoger todo un gran comedor para casi 90 comensales.

Es decir, que los espacios se están ahora mismo distribuyendo

y contamos con el 100 de la capacidad del colegio

para para no tener que hacer una distancia online

que si fuese necesario,

ahora mismo estaríamos absolutamente preparados,

pero la idea es que vuelvan todos, todos al colegio

y con las medidas sanitarias y de seguridad pertinentes,

lógicamente, en cuanto a normativa.

¿Es importante esta presencia en el aula?

Absolutamente. Yo diría que es esencial.

No se puede entender la educación online,

solo y exclusivamente online.

¿Habéis visto una evolución madurativa en los chicos

a través de este proceso, sobre todo en los más mayores?

Yo creo que los chicos no van a volver igual.

Esto nos ha cambiado a todos como personas

e incluso la manera que tenemos de relacionarnos.

Y los chicos no van a volver igual.

Van a volver con más fuerza, más crecidos, más autónomos.

En lo digital también, lógicamente,

pero sobre todo, también

entendiendo que somos protagonistas también de una sociedad

en la que somos responsables de un otro, ¿no?

Entonces esta corresponsabilidad

va a volver con más fuerza al colegio.

Y el hecho de "lavarme las manos, ponerme una mascarilla",

pues el otro también depende de mí.

En ese sentido, yo depende del otro.

Yo creo que esto va a generar una comunidad escolar

mucho más fuerte, más unida, en ese sentido.

Pues muchísimas gracias, Julio.

Seguiríamos hablando contigo toda la mañana,

pero el tiempo se nos acaba y queremos agradecerte dos cosas.

Por un lado, las ideas positivas que nos has transmitido

y por otro lado, por supuesto,

reconocer el gran mérito y...

Con todo el honor de que el colegio

ha trabajado y ha dado un ejemplo

que muchos otros creo que pueden seguir.

Al equipo de profesores. Sí, sí.

Gracias a vosotros por invitarme. Al equipo en concreto.

Al equipo al completo. Gracias.

Y a ustedes, nos despedimos con estas motivantes palabras

que nos ha dejado aquí el jefe de estudios

del colegio Ibn Gabirol

para que los padres estemos un poquito más tranquilos

y podamos ver con más expectativa

y más tranquilidad nuestro futuro

y el futuro de nuestros hijos de cara a la incorporación

el próximo 6 de septiembre.

Les esperamos la semana que viene aquí en "Shalom".

No nos falten.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La respuesta educativa frente al COVID 19

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Shalom - La respuesta educativa frente al COVID 19

26 jul 2020

La educación de nuestros hijos durante la pandemia ha sido uno de los temas recurrentes en informativos y conversaciones familiares. Hoy en SHALOM hablamos con Julio Zapata, Jefe de Estudios del Centro Educativo Ibn Gabirol, el colegio judío de Madrid.

ver más sobre "Shalom - La respuesta educativa frente al COVID 19 " ver menos sobre "Shalom - La respuesta educativa frente al COVID 19 "

Los últimos 640 programas de Shalom

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios