Shalom La 2

Shalom

Domingo a las 09:15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5812261
Para todos los públicos Shalom - Día de la Mujer desde una perspectiva judía - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad de TVE.

(Música)

Muy buenos días, Shalom mañana, si Dios quiere,

se conmemora el día dedicado a la mujer

y nosotros, en este espacio, en Shalom,

queremos hablar, pues, ¿cómo no? de la mujer judía.

Para ello, qué mejor que dos miembros de la comunidad judía,

que, además, son amigas.

Muy buenos días, Carolina, Liora, bienvenidas a Shalom.

Muchas gracias por estar aquí. - Gracias a ti, por la invitación.

Fijaros yo empezaría contando porque, ya de por sí,

el papel de la mujer ha cambiado muchísimo.

Y el de la mujer judía, ¿cuánto y cómo ha cambiado?

Carolina. Mira, yo creo que

lo conversábamos hace un rato, Liora y yo,

el papel de la mujer judía,

quizás ha empezado a romper un poco los estereotipos.

A pesar de que venimos de una historia larga de matriarcados,

o sea, nuestras matriarca siempre han sido muy fuertes.

A mí me encanta, yo disfruto mucho con mi hija

la historia de Miriam,

que no solo este, salva su hermano, se enfrenta a su padre,

vamos que es una historia como superpró,

Mujeres protagonistas. - Sí, sí.

Pero yo creo que, que, es muy complicado

diferenciar lo que es una mujer judía

de lo que es una mujer profesional,

que muchas veces somos ese tipo de mujeres que creemos todo,

porque yo quiero mi profesión,

quiero mi casa, quiero mis hijos.

¿Cuáles serían Liora, cuáles son los estereotipos?

- Pues.

No sé, a mí no me gustan mucho los estereotipos.

No, no nos gustan, porque, además, generaliza muchísimo dónde,

dónde es incorrecto.

Un estereotipo siempre es un cliché.

- Si tal vez es el estereotipo

de que la religión judía es machista

y entonces la mujer se encuentra por debajo

y está subyugada y, y claro, no tiene nada que ver

los que practicamos la religión y la estudiamos y la conocemos,

vemos el valor, la importancia que se le da a la mujer judía,

a la madre judía, como alma de su casa,

pero en general, yo creo que es como las mujeres no judías también.

Claro.

- El pilar y el alma de los hogares.

Porque en realidad, como decía Liora antes

tenemos uno de los prejuicios, sería que el judaísmo es machista.

Y, sin embargo, conociendo de la historia de la mujer judía,

nosotros vemos que el feminismo no es ninguna innovación, ¿verdad?

- El feminismo ya lo habíamos inventado,

si es que nuestra historia, la Torá, está llena de profetisas

llena de mujeres guerreras, llena de jueces.

Yo creo que justamente cuando hablamos un poco

de esa palabra tan antipática, del estereotipo,

es porque esperan eso, esperan una mujer sumisa.

Y es un poco complicado entender

que compaginamos todo. Claro que sí.

- Sencillamente llevamos nuestro papel

cada uno a su manera y con, entendiendo la necesidad

de que engranen ambas actividades. - Totalmente yo creo

que sí que tenemos características diferentes

y que por eso nos complementamos.

Y, y esa es la función, no estamos en competición,

sino que es un equipo y saber

que lo que para mí es más fácil de hacer lo hago y a la inversa, ¿no?

es el engranaje este, de sentir el apoyo en una dirección,

que es la familia,

que eso si es tan importante, yo creo para todas las mujeres judías.

Y para todos, ¿no? Y para todos.

Claro. Y espiritualmente hablando, ¿tú te sientes, sientes que

necesitarías un papel más protagonista?

Tener más voz y voto. ¿Cómo lo vives?

- Como lo vivo.

Pues, hombre, yo que soy un poco combativa,

a mí sí me gusta que las mujeres estén representadas

y bien representadas.

Por supuesto, mira que bien representadas están.

Y que estemos siempre presentes en todos los sitios

y yo creo que, por suerte, aquí nos lo encontramos, ¿no?

que las mujeres estamos y tenemos

abiertas a un montón de clases, de estudio y podremos formarnos,

igual que los hombres y, o mejor.

Y aportar ahí ese grano, a lo mejor que,

que la mujer es más espiritual y poder sacarlo.

Lo complicado para mi es compaginar todo

Por supuesto. - Compaginar,

pero bueno, como todas las mujeres ¿no?, en este mundo.

Que si tiene reglas de hombres,

pues compaginar ser profesional, llevar a tu familia

y no olvidarte de tu crecimiento personal

que el judaísmo hace tanto hincapié

en el trabajo personal interior de las personas.

Fijaros, si os parece, vamos a escuchar,

tuvimos la oportunidad de pedirle una declaración

a la presidenta de la comunidad judía de Madrid, Estrella Bengio.

Vamos a escucharlo.

- En el día de la mujer, en mi reflexión sería

que un día no me parece suficiente.

Debería ser el año de la mujer,

todos los días del año deberían de ser para la mujer.

Pues sí, que, efectivamente,

tendría que ser todo el año de la mujer.

Vosotras sois ambas profesionales, cada una en su ámbito.

Tú, por ejemplo, eres médico y además has estado muy cerca,

en primera línea, con todo el tema del covid y sigues estando.

¿Cómo lo has vivido? ¿Cuál ha sido tu impresión, tu vivencia?

- Ha sido muy duro. O sea, no te voy a engañar,

no lo voy a edulcorar, yo soy médico de urgencias

en el hospital de Alcalá de Henares, que en la primera ola

fue uno de los hospitales que tuvo más, mayor número de casos.

Tuvimos noche de tener en un sitio que para que os hagáis una idea

está diseñado para 20 camas de pacientes críticos.

Hubo un momento que pasamos los 200 pacientes.

O sea, había gente en los pasillos, había gente,

en cualquier sitio que lográbamos, medianamente,

habilitar para tener un paciente.

Y fue muy duro, porque esta pandemia nos ha obligado

a mantener a las familias fuera. Claro.

Con lo cual tenía una persona que lo estaba pasando muy mal.

Probablemente en los últimos momentos de su vida.

Y no tenía un familiar a un lado que le cogiera la mano.

Pero a mí me ayudó mucho,

yo había hecho, no estaba, no había pasado mucho tiempo

entre el viaje que hicimos a Israel, con las Sisters.

Y ahí yo tuve un aprendizaje espiritual

que me que me ayudó a afrontarlo con fuerza.

Incluso tenía minutos en que lo hablaba con mis compañeras

y me decían ellas, pero es que eres como un libro de autoayuda.

Yo le decía chicas, yo aprendí que Dios

no quiere extras en su película. O sea, que aquí cada uno

tiene un papel Son todos protagonistas.

y que si estamos aquí es porque hacemos falta aquí

y tenemos que marcar una diferencia.

Que bonito. Entonces, eso te da fortaleza.

Por supuesto te ayuda a saber qué va a haber,

un momento más, que vas a poder ir un pasito más adelante.

Qué bonito. Liora, cuéntanos un poquito,

cómo es ese viaje, porque Carolina lo ha nombrado,

pero muy de pasada y estoy segura que nuestros amigos

no han oído hablar, ¿qué es ese viaje?

- Pues ese viaje, es un viaje para madres judías

y alrededor del mundo,

donde nos juntamos durante ocho días y compartimos muchas experiencias.

Recibimos muchas clases. Y algunas sois amigas

y otras nos os conocéis y os descubrís en ese viaje.

- Y ha habido descubrimientos maravillosos.

- Totalmente, totalmente. Sí, sí, sí.

Carolina entre uno de ellos, porque no habíamos nunca,

Nos conocíamos, pero nunca

Y ¿por qué le recomendaríais a otras mujeres?

- Lo recomendamos porque este viaje, Cuando se pueda viajar, claro,

- Cree puramente en la fuerza de la mujer, como cambio.

Y entonces como madre, de cambio de su familia,

su familia, como cambio de su comunidad

y luego su comunidad, como cambio en la sociedad.

Entonces esto nace en una cocina,

cuatro mujeres norteamericanas sentadas alrededor,

seguramente de un café.

Y llevan no sé cuántas miles,

cuantas miles de mujeres viajando cada año de todo el mundo.

Entonces es un viaje que te da mucha fuerza a nivel espiritual.

Y a nivel de compromiso con tu sociedad,

también de Qué bonito

- A mí me encanta, me encanta ese,

digamos que el núcleo de la experiencia,

porque no solo es el viaje es una experiencia vital,

porque pasas un año preparándote para ir.

Y luego a la vuelta sigue en contacto con tus Sisters.

Y es que las mujeres somos capaces de cambiar el mundo.

Yo creo que lo estamos haciendo, - Pero completamente,

y lo que tenemos es que convencernos

ese cambio que tú logras con tus hijos

en el desayuno de las mañanas, mientras te cuelgas el bolso,

sales corriendo para el trabajo.

Cuando ya te has puesto los tacones, te has maquillado el ojo.

Ese, ese granito que tú logras meter en tus hijos,

que luego ellos transmiten, tu marido,

somos una fuerza maravillosa

cuando estamos juntas y nos lo creemos, somos imparables.

Somos indestructibles. Es verdad.

¿A qué mundo se enfrenta a vuestras hijas?

Ambas sois madres de hijos e hijas, pero tenéis hijas.

¿A qué mundo, a qué desafíos se enfrentan ellas?

- Yo creo que el desafío que se encuentran

es que seguimos en un mundo que las reglas son de hombres,

sobre todo a nivel laboral,

A la hora de compaginar profesión y hogar.

- Sí, las reglas están marcadas por ellos.

Entonces yo creo que, en general, los hombres tienen menos problemas

a la hora de renunciar.

O posponer el tema de familia.

Y eso es un hándicap para las mujeres que sentimos,

que para nosotras es muy importante la familia.

Yo creo, lo que creo que necesitamos son más mujeres

en toma de decisiones, para que las reglas se cambien.

Y las mujeres tengamos el mismo acceso

sin tener que renunciar a ser madres.

Sí, fíjate, porque yo una de las cosas

de este día de la mujer, una de las cosas que echo en falta,

es que estamos poniendo, le estamos dando tanta relevancia

al hecho de que la mujer puede ser,

puede ocupar cargos de responsabilidad, y los ocupa.

Pero parece que estamos perdiendo la dignidad, pues,

del papel de la mujer tradicional, de gestionar su hogar

no solamente físicamente, sino también emocionalmente.

Siempre hemos visto y hemos dicho una madre tranquila,

una madre segura, una madre confiada,

es un hogar tranquilo, seguro, confiado,

¿Cómo lo ves tú esto, Carolina?

- Yo voy a decir algo que quizás es algo

un poquito políticamente incorrecto, pero sí,

estamos en un mundo de hombres y tal,

pero yo creo que también a este mundo de hombres,

por decirlo de alguna manera, le hace falta mujeres

que entiendan que somos un equipo,

y que nos podemos apoyar unas a otras

y que el hecho de que yo decida ser madre

y que decida estar con mis hijos más tiempo,

no me hace menos que mi compañera que decide,

ni me hace más,

que mi compañera que decide dedicarse sólo la vida profesional.

Mi hija, yo veo que nuestras hijas se enfrentan quizás,

a un mundo, a un reto distinto,

porque no solo es el mundo de hombres que el trabajo

y la carga profesional recae sobre el masculino,

sino que, además, están entrenando a un mundo

de mujeres cada vez más exigentes.

Cuando mi madre se graduó de ingeniero en la universidad,

su madre había sido ama de casa. Claro.

Entonces, el hecho de que una hija llegara a, por lo menos,

entrar a la universidad ya era un triunfo.

Nuestras hijas lo tienen cada vez más difícil.

Efectivamente, yo os invito y me gustaría que escucháramos,

les hemos pedido también a las hermanas Lara,

que, como sabéis, son historiadoras, encantadoras,

les hemos pedido a ella también una reflexión,

vamos a escucharlo.

- Para este día de la Mujer, Laura Lara y yo

queremos traer a Shalom, ante la cámara,

a algunas de las mujeres

que han sido protagonistas de la historia.

Todas indudablemente lo han sido,

aunque hayan permanecido en el anonimato,

pero el judaísmo siempre ha tenido presente a los dos,

al hombre y a la mujer como criaturas de Dios.

Desde la reina Esther, a después

a las que se han ido sumando a la historiografía,

como en la Edad Moderna,

doña Gracia Nasi o también en ese siglo XVI, Deboras Carelli,

mujer judía, poeta de origen sefardí,

nacida en Roma y a la que he tenido la ocasión y el honor

de seguir la pista durante mis estancias en Harvard.

Y fue la primera mujer que vio sus obras impresas.

Y de ese modo, también llegaron a nosotros.

Y traemos también María Lara y yo

de uno de nuestros recientes viajes a Ámsterdam, hoy a Shalom,

la celebración del Día de la Mujer

a nuestra amiga y compañera Ana Frank.

Una feminista adolescente que murió víctima de la Sohá,

y que decía cosas tan importantes como esta.

Sé, que soy una mujer, una mujer con fuerza interior

y un montón de coraje.

Fijaros qué reflexión más bonita de las hermanas,

de las historiadoras Lara, a las que tanto queremos.

Carolina, Liora, muchísimas gracias.

Yo sé que para estar aquí habéis hecho un esfuerzo importante,

estoy y están nuestros amigos, súpe, súper agradecidos,

esperamos veros - Gracias.

Y feliz día. - Feliz día.

Pues nuestras amigas decían el poder y la fuerza,

esa energía que vibra de un equipo.

Nosotros con los amigos que nos veis desde vuestras casas,

sentimos esa energía y esa fuerza

o sentimos de equipo a través de vuestras cartas y correos.

Nosotros de ustedes nos despedimos

y el equipo se queda aquí trabajando

para encontrarnos la semana próxima aquí, en Shalom.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Día de la Mujer desde una perspectiva judía

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Shalom - Día de la Mujer desde una perspectiva judía

07 mar 2021

El 8 de marzo de 1.975, a raíz de unos trágicos sucesos, quedó declarado por las Naciones Unidas, el Día Internacional de la Mujer. En el programa de hoy reflexionaremos sobre la situación de la mujer en la sociedad en general y nos centraremos en el rol de la mujer judía.

ver más sobre "Shalom - Día de la Mujer desde una perspectiva judía" ver menos sobre "Shalom - Día de la Mujer desde una perspectiva judía"

Los últimos 676 programas de Shalom

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios